La Mazmorra del Snarry
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

 

 Por su error. Capítulo 9: Parte de la razón. Majo-san

Ir abajo 
AutorMensaje
Majo-san
Vencedor de Voldemort
Vencedor de Voldemort
Majo-san

Juego del verano 2 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Reto Navidad 2015 FanArt Reto Fanart DIS 2015 Reto one shot DIS 2015 Reto navideño de fanarts D.I.S. 2014
Femenino Cantidad de envíos : 3208
Fecha de nacimiento : 21/01/1986
Edad : 35
Localización : chilena
Galeones Snarry : 97961
Fecha de inscripción : 22/06/2009

Por su error. Capítulo 9: Parte de la razón. Majo-san Empty
MensajeTema: Por su error. Capítulo 9: Parte de la razón. Majo-san   Por su error. Capítulo 9: Parte de la razón. Majo-san I_icon_minitimeSáb Nov 05, 2011 1:46 pm

Por su error



Resumen: Severus Snape no soporta que nadie se meta en su vida, y por ende, que trate de hacer cambios en esta, pero cuando conoció a James Potter, el hijo del que fue su alumno hace muchos años, todas las cosas se trastornaron y ahora tratará de que ese chico deje de verlo como el monstruo que su padre le dijo que era.

Categoría: Harry Potter

Personajes: Harry Potter, Severus Snape

Géneros: Drama, Romance.

Clasificación: NC-17

Advertencias: AU=Universos Alternos, Chan=Adulto/Menor, Lemon, Mpreg=Embarazo Masculino.

Desafío: Día Internacional del Snarry (23 de octubre) - Convocatoria 2011

Capitulo: 9/?

Completa: No

Beta: Lorient/Snarry-Lucid

Disclaimers: Los personajes de este fic no me perteneces, los utilizo sólo por mera diversión.


Parte de la razón


—Me duele —se quejó James, al sentir como los analgésicos poco a poco dejaban de hacer efecto.

—Y seguirá así hasta que sepamos como quietarte el hechizo protector que tienes puesto encima.

James reconoció la voz de su interlocutor al primer momento.

— ¿Qué hace aquí? —Preguntó de mala gana.

—Tengo un par de preguntitas para ti —Severus se sentó en una silla que antes estaba un poco más apartada de la camilla.

— ¿Qué quiere saber ahora? —Estaba realmente arto, le dolía todo el cuerpo y no estaba en sus estándares de buen despertar, el hacerlo en presencia de Severus Snape.

—Quiero saber como fue que tu padre te concibió.

— ¿Le contaron la historia de la abejita y la flor? —Dijo con vos irónica.

—Claro, pero una parte no entendí —dijo con el mismo ton —, la parte en que yo me acosté con tu padre, para procrearte.

La sonrisa retorcida que adornaba la cara de James se borró en ese momento. Sintió como la sangre de todo su cuerpo se congelaba. Como la transpiración en su espalda se afianzaba y le provocaba escalofríos.

— ¿Cómo se atreve…?

— ¿Cómo se atreven ustedes a negarme tal información? —Le interrumpió elevando la voz. Había estado dispuesto a escuchar la otra versión de las cosas, pero escuchar que James se burlaba de él, lo superó —Me negaron tu existencia…

—Eso no es así —dijo molesto el chico — ¿Por qué mi padre haría algo por el estilo? Claro, sólo por ser quien es, se le tiene que estar buscando para que me conociera, ¿Verdad? —Dijo con ironía, soltando el cumulo de sensaciones que tenía adentro —Mi padre si le dijo de mí, pero a usted no le importó.

—Eso es inverosímil —dijo apretando los dientes —. Nunca abandonaría a un hijo mío, mucho menos si su padre es un mocoso aun.

— ¿Ahora es un mocoso? —Preguntó hiriente —Pues eso no le importó cuando se lo tiró.

— ¡No voy a permitirte que me hables así!

— ¡¿Qué?! ¡¿Ejercerá ahora su papel de padre?! —Le gritó con le mismo tono —No me haga reír. Lo último que hará en esta vida es escuchar de mí el que lo llame de esa manera.

—Nunca te impondría el que me llames así —dijo en un tono más bajo, pero no por eso menos intimidante —, pero quiero saber la verdad. ¿Por qué no recuerdo todo lo que pasó?

— ¿Qué se yo? No estoy en su cabeza como para saber que es lo que quiere o no saber.

—Si sigues en esa pose no podremos hablar como gente civilizada.

— ¡Pues yo no quiero que este aquí! —Gritó irritado — ¡Aléjese de mí! ¡Aléjese de mi padre y de nuestra vida! —Respiraba irregularmente y apretaba los puños sobre su cama —Como lo hizo hace años —dijo mirándolo fijamente, aun sin poder verlo.

Severus no dijo más, estaba demasiado extasiado por los ojos de James. Había esperado ver los ojos verdes de Lily o Harry Potter, incluso se imaginó que podrían haber sido negros como los suyos, por lo menos esa idea pasó por su cabeza hace unas horas, mientras velaba su sueño. Nunca se esperó el que esas lindas pestañas enmarcaran unos ojos tan bancos, no había una gota de color en esas ventanas. Increíblemente, ese era el color más hermoso que pudo haber tenido.

Severus se puso de pie y se alejó de la silla en la que estaba. Si seguía en esa habitación no sabía que haría.

—Cuando encuentre a tu padre, podremos saber lo que pasó —dijo casi en un susurro, que por el silencio que había en la habitación, era fácilmente escuchado —, pero te lo repito, nunca supe de ti, si hubiera sabido…

—El “hubiera” no existe, señor Snape —dijo acomodándose hacia el otro lado de la cama.

Cuando James se quedó solo, pudo por fin llorar.



—Tengo el número de la habitación en donde tienen a tu hijo, Potter —dijo un hombre a su lado, torturándolo en sueños — ¿Sabes que más se averiguó? —Le dijo susurrándole al oído —Que Severus Snape le salvó la vida, dándole su sangre.

Harry escuchó como el maniático ese se alejaba y le dejaba solo nuevamente. No podía sacudirse, estaba claramente hechizado y no podría moverse por quizás cuanto tiempo, pero aun así podía escuchar todo lo que le decían, y esperaba que sólo se tratara de una más de sus torturas psicológicas, por que no podía creer que en sólo tres meses, todo lo que trató de ocultar por quince años, se perdiera por un estúpido accidente en escoba.



—Severus, no entiendo nada de lo que estas diciendo —dijo Minerva, tratando de entender por que el hombre que siempre vio como un hombre culto, educado y dentro de sus cabales, casi se tiraba de los cabellos, mientras daba vueltas por la habitación.

—No puedo creer que ese mocoso mimado me lo haya ocultado. ¡Claro! Ahora si entiendo muchas cosas.

— ¿Cosas como cuales? —Preguntó la mujer, viendo que no podría sacar información de otra manera.

—Como el porque el chico me odia… cosa que de todas formas no entiendo por completo, pero si tomamos en cuenta que él cree que yo sí sabía de su existencia, y que aun así lo desdeñé…

— ¿A quien desdeñaste?

—A James… ¿Me estas escuchando? —Preguntó mirando a la mujer con una ceja alzada.

—Lo hago, pero desde hace un buen rato te dije que no entiendo a que viene todo esto.

—James Potter es mi hijo biológico —declaró, viendo como la mujer se cubría la boca con ambas manos y trataba de evitar que un gemido saliera por su boca —. Sí, como lo oyes. Me acabo de enterar que en algún momento de mi vida me acosté con Harry Potter y de esa unión llegó al mundo el mocoso insolente que esta en una camilla de San Mungo con una herida en el brazo, y al que no puedo ayudar por que el idiota de su padre lo sobre protege al punto de lanzar un hechizo sobre él que no le permita a nadie tocarlo —dijo con el último aliento que le quedaba, antes de caer sobre la silla que estaba frente al escritorio de la mujer.

—Lo que me cuentas está fuera de toda lógica, Severus —dijo después de unos minutos que utilizó para analizar la situación — ¿Quiere decir que Harry esperaba a James cuando se fue de Hogwarts?

—Así es —dijo sin tomar mucho en cuento las palabras de la mujer, más pendiente en tratar de recordar algo, pero nada entraba en su cabeza.

—Lo que quiere decir que quizás por eso se fue de Hogwarts.

—Puede ser…

—Severus… ¿Qué es lo que recuerdas?

— ¡Nada! —Dijo irritado —Lo último que puedo recordar es las clases que le daba al chico, nada fuera de lo común… pero…

— ¿Pero?

—Ahí algo que me molesta. Hace unos días, estando solo, recordé a Potter. Me decía que estaba esperando un bebé. Estaba frente a mí, pero después alguien lo apuntó por la espalda. No vi nada más después de eso.

— ¿Crees que pueda ser parte de un recuerdo?

—Es lo único que puedo imaginar por ahora.



—Esta es la habitación —dijo el hombre —762-779 —dijo leyendo en la puerta. Un par de Aurores estaban dormidos gracias al hechizo que les había lanzado.

El hombre abrió la puerta y pudo ver, pese a la oscuridad de la noche, la silueta del chico sobre la camilla. Se acercó con cuidado, apuntándolo siempre con su varita. El chico dormía plácidamente, su pecho subía y bajaba con calma.

—Te tengo, James Potter —dijo con una sonrisa retorcida, mientras desaparecía con el chico de la habitación.





Capítulo anterior

Volver arriba Ir abajo
Helen Black P
Duelista
Duelista
Helen Black P

Maratón Junio 2014 [Reto de Fanfics]Renovación [Tú eliges cómo continuar] Juego 1 [Mejor posteador del mes] Mayo 2014 Maratón one shots D.I.S.2014 [Mejor posteador del mes]  Septiembre 2014 Juego del verano 2 Tú eliges cómo continuar 2
Femenino Cantidad de envíos : 556
Fecha de nacimiento : 02/07/1988
Edad : 32
Galeones Snarry : 28958
Fecha de inscripción : 23/12/2010

Por su error. Capítulo 9: Parte de la razón. Majo-san Empty
MensajeTema: Re: Por su error. Capítulo 9: Parte de la razón. Majo-san   Por su error. Capítulo 9: Parte de la razón. Majo-san I_icon_minitimeJue Jun 05, 2014 12:37 am

hay Severus todo preocupado por lo de James y ya se secuestraron al niño, lo que no se es como van a encontrar a Harry
Volver arriba Ir abajo
 
Por su error. Capítulo 9: Parte de la razón. Majo-san
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Club de Duelo :: Archivo Dia Internacional del Snarry-
Cambiar a: