La Mazmorra del Snarry
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalÚltimas imágenesRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

 

 Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap5

Ir abajo 
AutorMensaje
Snarry_Love20
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
Snarry_Love20


Reto one shot DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Tú eliges cómo continuar 1 Mejor posteador del mes-Diciembre 2015 Navidad 2015 Reto Fanart DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 474
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Edad : 32
Localización : Capital Federal, Argentina
Galeones Snarry : 53921
Fecha de inscripción : 06/11/2009

Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap5 Empty
MensajeTema: Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap5   Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap5 I_icon_minitimeLun Oct 30, 2023 7:02 pm

Capítulo 5: Los Salvadores del Mundo Mágico



Albus estuvo en vela toda la noche, con los nervios de punta. No dudaba de las destrezas de Severus, pero temía la intervención maliciosa del rey de los goblins. También tenía curiosidad sobre por qué el rey Jareth no había transformado al pequeño Harry en uno de sus esbirros. Ojalá mi muchacho descubra la razón… Si sus cálculos son correctos, Harry contaba con seis años y podrían tenerlo hasta sus dieciséis. Aquello no le terminaba de gustar, quería darle una formación completa al hijo de los Potter. Pero, de nuevo, estaba fuera de sus manos. No tenía mucha idea de cómo decirle el rol que jugaría en la guerra, o qué tanto debía saber; sin embargo, algo le tendría que decir, no disponían de mucho tiempo. Entrenarlo sería un desafío…

Termino su decimotercera taza de té, dispuesto a servirse una nueva, cuando un brillo mágico apareció de la nada frente a su escritorio. Cerro los ojos unos segundos, antes de que se apagara y abriera sus destellantes ojos azules de nuevo.

Se levanto para saludar al recién llegado.

Severus lo saludo con una mueca orgullosa y se apartó para dejar ver a un joven hombre alto, vestido con jeans oscuros, botas altas, camisa verde y una capa de viaje negra. Su rostro le pareció familiar, sin embargo, no tenía idea de quien era. Observo a ambos sentarse y busco con la mirada al pequeño niño que debería estar allí. Le tomo unos segundos darse cuenta del asunto… y tuvo que sentarse de regreso en su silla para no caer por el asombro. Regreso la mirada al adolescente y, ahora con meticulosa observación, busco… Los ojos de Lily, la mandíbula de Fleamont, la nariz de James, los hoyuelos de Rosset… y la cicatriz que sabia no había estado allí segundos antes.

⸺Es… es una sorpresa Harry, pero me alegro de tenerte aquí.

La burlona sonrisa del joven le recordó al rey faeríco.

⸺¿Qué… cuantos años tienes?

⸺Diecinueve.

El silencio reino por un momento indefinido, Albus procesaba el asombroso descubrimiento. Severus devolvía a los elfos el morral y servía un poco de té con galletas, tanto a él como al invitado. Harry no parecía perturbado ni ansioso, estaba allí tranquilo y a la espera.

⸺¿Acaso… allí el tiempo es…? ⸺no tenía ni idea como plantear su duda.

⸺Diferente.

⸺¿Crees que podrías…?

⸺No. ⸺fue la contundente respuesta⸺ Los secretos de Abalarys, se quedan en Abalarys.

Albus volvió a callarse. Los recién llegados comieron y bebieron en un cómodo silencio, mientras el director de Hogwarts reunía sus pensamientos y se dignaba a elegir un plan de acción.

⸺Bueno, mi muchacho… ⸺estaba por darle la bienvenida cuando fue interrumpido.

⸺Agradecería, director Dumbledore, que dejara la familiaridad… no le eh dado ese privilegio.

La oscura mirada verde lo sorprendió, y asusto un poco, debido a la fuerza que ocultaba. La magia a su alrededor parecía antigua, poderosa. Algo en el aura del jovencito gritaba ‘aléjate’ y no entendía como podría… al menos…

⸺¿Harry? ⸺pregunto asustado, Severus lo miro asombrado.

La ladina sonrisa helo la sangre del anciano.

⸺Te has dado cuenta. ⸺afirmo con sorna.

Albus abrió la boca en un mudo grito espantado. Sin entender, y algo temeroso de la respuesta, el profesor se giró a su izquierda.

⸺Harry ¿Qué está pasando?

La calma volvió al despacho, mientras que una dulce mirada era dirigida al pocionista. El director come caramelos abrió los ojos, incrédulo.

⸺Su Majestad, el rey Jareth, me convirtió en un Fae: un ser mágico ‘inmortal’ del antiguo folclore humano… solo que es muy real en Abalarys.

⸺¿No… no eres humano?

⸺No, dejé de serlo en el mismo instante en el que fui alimentado con comida de Labyrinth.

Severus no sabía que pensar al respecto, por lo que opto por no decir nada. Ahora entendía la confianza del chico por la victoria contra el Señor Tenebroso.

⸺Bueno, estoy algo cansado y quisiera dormir.

Albus dio unas cuantas instrucciones más y, un rato después, volvía a quedarse solo con sus pensamientos en el silencioso despacho.


laolasevharrylaola  


Desde que Harry había llegado a Hogwarts, ese 27 de junio de 1987, unos tres años habían pasado. Años donde le dieron un curso intensivo de magia. Albus se quedó muy intrigado por el nivel que poseía el adolescente y quedo asombrado de que Severus le contara la verdad. No estuvo contento con eso, pero agradeció tener un problema menos. Descubriendo que, con la verdad en la mesa, Harry cooperaba mejor. Su forma de ser tan analítica y su agudeza mental, les estaba rindiendo frutos para resolver cosas que creían que no lograrían ver la luz. Aquello le hacía cuestionarse a Dumbledore cómo habría funcionado todo, si le hubiera ocultado la información.

Harry congenio con casi todos los miembros del plantel docente. Salvando al cobarde Quirinus Quirrell, al aburrido Cuthbert Binns y a la amante de las desgracias Sybill Trelawney. Y con casi todos los miembros de la Orden del Fénix; Mundungus Fletcher, Elphias Doge y Alastor Moody fueron algunos con los que no se llevaba nada bien… especialmente con Moody y su odio al Maestro Pocionista. También, quedo de manifiesto para todos ellos, la atracción y cariño que tenía por el jefe de Slytherin, Severus Snape.

Era sorprendente el cambio de actitud del profesor de pociones, podían verlo más relajado y sonriente. Harry solía sacarle sonrojos y suspiros, algunas carcajadas y un lado picaron del que jamás se hubieran ni imaginado.

Cuando Sirius hizo su aparición, aquello trajo una horrible pelea… y la revelación más asombrosa.


━✧❂✧━

Harry estaba en la Sala de los Menesteres, que logro descubrir durante su tercera noche inspeccionando el castillo, practicando con Severus magia defensiva y ofensiva. Minerva, Filius, Kingsley y Albus eran los espectadores de ese duelo extraordinario. Entre los hechizos para vencer al oponente, el coqueteo descarado del hombre de veintidós años estaba metiendo en problemas al hombre de ojos negros.

⸺¡Vamos, precioso! ¿No quieres rendirte? Te prometo que te recompensare bien… ⸺la lasciva lengua del fae sedujo al pocionista casi haciéndole equivocar.

⸺Si sigues portándote mal, pequeño, te voy a castigar. ⸺y le sonrió malicioso, arrancando un jadeo de los labios ajenos.

⸺¡Sí! ⸺la efusiva respuesta estaba por ser reprendida por una muy escandalizada profesora de transformaciones cuando las puertas son abiertas brutalmente.

Severus desvió la mirada unos segundos por el exabrupto, lo que Harry aprovecho para desarmarlo y tirarlo al piso. Triunfante, se acercó con paso seductor (casi arrancando un gemido de Severus) y se sentó en el regazo ajeno con las piernas abiertas. Su mirada ambienta estaba dilatada. ¡¿Puede ser más hermoso?! fue el único pensamiento coherente que pudo formar el pocionista.

⸺Voy a disfrutar mirarte desde arriba… te ves demasiado bien… ⸺su voz, susurrada al oído, estaba ronca y caliente.

⸺¡HARRY!

La felicidad en ese nombre sorprendió al chico quien centro su atención en el recién llegado. Era un hombre de cabello oscuro y rizado, vestido muy moderno y con su piel clara llena de tatuajes. Tenía unos ojos grises alegres, pero con una ligera sombra de dolor en ellos. En otros tiempos debió haber sido guapo, sin embargo, ahora era alguien más del montón. O eso le pareció al hombre de ojos verdes. A simple vista, no parecía ser alguien que tuviera algo interesante que ofrecer… aunque el aire travieso a su alrededor, le hacía pensar en sus amigos los goblins. Harry vio el cambio de la expresión feliz a otra de osco desagrado, al darse cuenta de la presencia de Severus. El odio invadió las profundidades de esos ojos de plata liquida. Poniendo al ser faeríco en alerta.

⸺¡¿Qué haces con éste aquí?! ⸺reprocho con veneno en cada silaba.

Remus Lupin (a quien conoció hace unos días y con quien se sentía muy a gusto) llego justo en ese instante.

⸺Sirius, ya te dije… son amigos… y están entrenando… ⸺la duda en ‘amigos’ era evidente, pero se negaba a darle otro nombre a la relación del cachorro de su manada con el ex mortífago.

⸺¡NO ME IMPORTA! ¡QUEJICUS NO DEBE ESTAR CERCA DE HARRY! ⸺saliva saltaba de su boca y mojaba la chaqueta del castaño.

Albus y Filius estaban por intervenir, desafortunadamente, Harry estaba más que arto de esa actitud. Frio, con la ira burbujeando en sus venas, atrajo su magia y levanto al humano de su lugar y lo aventó contra la pared. Remus, cuyos ojos estaban abiertos con inquietante sorpresa, casi corre a su lado, de no ser por los pasos tranquilos y retumbantes de Harry. Sirius se enderezo sentado donde estaba, algo adolorido. Alzo la cabeza cuando su ahijado llego enfrente suyo… y, por segunda vez en su vida, el miedo lo dejo mudo.

Ojos de avada estaban taladrando su alma.

⸺Te recomendaría, mortal ⸺el veneno en la susurrante voz helo la sangre de todos los presentes⸺, que te abstengas de maldecir a mi pareja destinada. O tan siquiera le dirijas una mirada… a nosotros, los seres faes, no nos gustan que denigren a nuestras parejas. Y, le pese a quien le pese, Severus Snape es MÍO. Mio para amar, mío para conquistar, mío para romper, mío para adorar… No osaras rebajarlo o tu cuello cortare hasta ver caer la última gota vital de tu inmundo cuerpo.

¡Oh, por Morgana! Jadeó internamente extasiado el aludido.

Se levanto en toda su gloria, con la amenaza zumbando a su alrededor. La magia antigua de la raza del rey Jareth mezclados con su magia mortal en perfecta sincronía. Por desgracia, el actual Lord Black no era conocido por su prudencia.

⸺Yo soy tu padrino y ¡ME NIEGO A PERMITIR…! ⸺no termino la frase, ya que un dolor insoportable estaba naciendo en sus entrañas.

Se doblo como un bebé en el suelo, con Remus yendo a auxiliarlo.

⸺Tú no eres nada ni nadie para mí. ⸺Le miro con un aburrimiento vedado, en medio de una iracunda frialdad⸺ Solo otro humano más que pretende que calce en lo que su imaginación tenía planeado para mi… Al único mortal que pienso complacer sin tapujos es al hombre por el cual nací: mi pareja, mi compañero, mi Severus.

La contundencia en esas palabras, la veracidad de su enlace y el profundo anhelo de cuidarlo dejaron al profesor Snape en la nube más esponjosa de felicidad que podría existir. Sentirse tan amado era algo nuevo para él, algo que estaba convirtiéndolo en adicto al aprendiz. Sin embargo, sabía que debía parar la pelea o perderían a un valioso aliado.

⸺Harry, mi amor… ⸺se acercó con cautela y rodeo la cintura más pequeña, Harry ronroneó por el mimo⸺ Libéralo, por favor. No lo lastimes, tenemos una historia… y yo ya pasé página, no estoy molesto. Deja que él cierre su ciclo también…

Aun dudando, el chico obedeció. Sirius, sorprendido, los miro un buen rato mientras regularizaba su respiración y regresaba a la normalidad. Remus, a un costado de Canuto, se maravillaba por la madurez que veía en los pozos oscuros. Ojos que miraban con adoración al joven fae en sus brazos. Supo, entonces, que separar a esos dos era una misión imposible. Pero, había algo que lo dejaba inquieto.

⸺Harry… ⸺los tortolitos voltearon la mirada al licántropo⸺ ¿a qué te refieres con ‘nosotros los faes’?

⸺¿Dumbledore no les conto? ¿No fue eso revelado en la reunión de la Orden cuando llegue aquí? ⸺la curiosidad tiño de dulzura sus facciones, Severus se rio tiernamente dejando al chucho en shock.

⸺No, Harry, Albus no quiso dar muchas explicaciones… nunca las da.

Harry negó con desaprobación.

⸺Si no confías en tus soldados, puedes lamentar las consecuencias de la ignorancia.

⸺La información sensible no puede llegar a todos, Harry.

⸺No es información sensible: es básica. Yo no voy a ocultar este echo irrefutable… y, estando en medio de una guerra ¿Cuánto crees que tardaran en averiguarlo? Es ridículo… estúpido y peligrosamente arriesgado.

El anciano director reflexiono sobre aquello… y tuvo que darle la razón.

⸺Entonces remediare esto, Sirius y Remus ¿Por qué no me siguen al despacho? Los demás aquí presentes pueden acompañarnos.

Así, la pareja se quedó sola para terminar con el entrenamiento de esa tarde.


━✧❂✧━


Ahora, y gracias a la discreta administración de los goblins más inteligentes del rey Jareth, Harry había logrado rendir (en tiempo récord y con las notas más altas) los exámenes que le faltaban para ser aceptado como mago adulto en el mundo mágico. Bajo el nombre de Haziel Jareth Peverell, gracias a lo cual pudo hacerse de la basta fortuna de la familia (junto a varias cositas más) para deleite de los goblins. Eso le valió a Severus descubrir su propia herencia dejada por su abuelo, el viejo Lord Prince. Harry estuvo muy divertido por el nuevo estatus de su pareja «¡Ahora sí eres mi Príncipe!» era la frase que más le escuchaban… seguida de unas risitas enamoradas.

Harry resoplo, saliendo de sus pensamientos, muy contento por como las cosas estaban marchando. Sin embargo, su relación no parecía querer salir de la zona de confort. Severus y él tuvieron muchas citas en esos tres años, no podía centrarse solo en entrenar e ir a misiones. O estar en los juzgados… Aun así, Severus no había querido pasar de besos, mimos y algunas masturbaciones. Y estaba empezando a sentirse frustrado.

Tengo más de veinte años, ya… deberíamos poder ir más lejos.

Conocer ese lado noble de su pareja era algo hermoso… y extremadamente frustrante. Estaba a punto de dejar la biblioteca, cuando su amado entro en escena. Para el joven fae su pareja era atractivo… sin embargo, verlo con un trae que claramente había sido diseñado por Jareth en los colores de Slytherin… bueno, decir que la palabra perfecto se le hacía muy vaga, lo decía todo. Harry tenía la boca abierta del asombro, con los ojillos brillando en deseo. Severus se movía tranquilo y seductor, con la mirada cargada de oscuras intenciones.

¡Llévame demonio infernal! ¡Quiero pecar!

⸺Harry ¿me harías el honor de tener una velada conmigo?

El cabeceo afirmativo fue suficiente para que el brazo ajeno lo escoltara afuera, el jovencito se dejó llevar hasta las mazmorras privadas del slytherin sin percatarse de nada más que del hombre a su lado.

Las recamaras personales de Severus eran grandes y formaban una ‘U’. Contaba con una salita de estar muy confortable en tonos oscuros con una puerta que daba al despacho (que, a su vez, daba al salón de clases). Una cocina pequeña abierta, al fondo, a un costado se encontraba la puerta que daba a su laboratorio personal. La entrada del dormitorio y del baño en la pared contraria a la chimenea. En ese momento, Severus había apartado los sillones y la mesa ratona a un rincón, dejando una elegante mesa frente a la chimenea. Los dos tomaron asiento allí, con la luz de las velas bailando en sus ojos mientras compartían una mirada llena de amor. La cena comenzó con una sopa de calabaza, seguida de filetes de ternera con una salsa de vino tinto y acompañados de papas al horno y espárragos. Severus había preparado cada plato con amor y cuidado, y Harry saboreó cada bocado con deleite.

A medida que avanzaba la cena, la pareja compartió historias y risas. Hablaron de sus momentos favoritos juntos, de sus sueños y esperanzas para el futuro. El tiempo pareció detenerse mientras se sumergían en la compañía del otro.

Después de la cena, Severus hizo desaparecer la mesa y, tomando a Harry con delicadeza, empezó un dulce vals. La música, que el chico no tenía ni idea de donde salía, fue secundada por la voz de su mentor.


Birds flying high

You know how I feel

Sun in the sky

You know how I feel


⸺Severus ⸺maravillada sorpresa en la voz juvenil⸺, ¿Cómo hiciste para que Jareth te compusiera?

⸺Ah, ah, ah… ese es mi secreto.

⸺Te amo, Severus Snape.

⸺Como yo te amo a ti, mi hermoso Harry.


Breeze driftin' on by

You know how I feel

It's a new dawn

It's a new day

It's a new life

For me

And I'm feeling good

I'm feeling good


Bailaron varios versos más hasta que decidieron tirarse frente a la chimenea donde Severus había colocado cojines y mantas después del vals. Allí, se acurrucaron juntos y las llamas calentaron sus corazones, vieron por un espejo mágico, como haciendo de ventana, una vista impresionante del reino de Jareth iluminado por la luna.

⸺Su Majestad me dio esto para que te comuniques con él.

⸺Gracias, Verus… realmente extraño Abalarys.

Como toda respuesta, Severus beso su frente aun con la canción de fondo. Harry amo cada pequeña frase, apaciguado por la voz familiar del que consideraba su amigo, mentor… y padre.


Dragonfly out in the sun, you know what I mean, don't you know

Butterflies all havin' fun, you know what I mean

Sleep in peace when day is done, that's what I mean

And this old world is a new world

It's a new world

It's a new day

It's a new life

For me

And I'm feeling good

I'm feeling good


⸺Eres mi amor verdadero, mi compañero en esta vida y en todas las que vendrán, Severus.

⸺No puedo imaginar mi vida sin ti ⸺respondió con ternura⸺. Eres mi luz en la oscuridad, mi razón para seguir adelante.

⸺Eres mi amor eterno, mi alma gemela. No importa el tiempo ni el lugar, siempre estaré a tu lado.

⸺Y yo estaré contigo en cada aventura que la vida nos depare. Nuestro amor es inquebrantable.

Los dos se perdieron en el brillo de la luna, mientras esa promesa imperecedera se creaba entre los dos. Severus atrajo con su magia una botella del más raro de sus vinos que compartió con gusto. La conversación se volvió a ser más íntima y personal, compartiendo sus deseos más profundos y sus promesas más sinceras.

Y, para goce del más joven, culmino en la cama del pocionista, donde se entregaron a la pasión de la carne.


laolasevharrylaola


Harry camino entre los miles de objetos, buscando el llamado oscuro.

Eran las vacaciones de Navidad del ciclo lectivo de 1991, y él ejercía como Profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras. Lo cual fue apropiado, ya que el querido profesor Quirrell había sido poseído por Voldemort y estaba queriendo joderlo. Afortunadamente, con la intervención de Jareth, lograron evitar a tiempo el robo de la Piedra Filosofal. Harry se llevaba muy bien con Nicolas Flamel, a quien conoció por el Gran Rey Faeríco. El amante de los caramelos de limón se llevó una buena reprimenda por su amigo y el joven profesor.

Aquel encuentro con el alma mutilada del heredero de Slytherin ayudo a que el Rey de los Goblins se diera cuenta del oscuro secreto que habitaba en su querido aprendiz: era un horrocrux. Iracundo (y extremadamente asqueado) inicio la campaña para que reunieran los objetos y realizar un ritual que volviera el alma a su estado inicial.

Y eso lo llevaba al presente.

Harry, en sus noches de travesuras, había sentido en la sala cambiante, una fuerza oscura… igual a la que tenía en su cicatriz.

Tres horas… tres horas recorriendo el abarrotado cuarto sin poder encontrar el objeto. El rastro, debilitado con la presencia imponente del fae, no lograba ser preciso. Aun así, Harry no se rendiría. Volvió a llamar a su magia y, esta vez, reboto el llamado desde una parte detrás de un enorme armario negro. Con cautela, analizando el gran objeto, el joven adulto fue acercándose y esquivando los muchos artefactos abandonados allí y esparcidos por el suelo.

El armario era de color negro, tenía talladas algunas runas y varios diseños intrincados. La forma de triangulo de la madera dejaba como puertas las dos paredes paralelas. Harry lo observo un momento, antes de que su magia le revelara lo que era. Los ojos verdes se sobresaltaron con deleite. Una suave pirueta de la mano y un cristal era materializado en su palma. Lo embutió con su magia más fuerte y lo lanzo contra el armario. Al chocar, ambos objetos desaparecieron… seguro que Jareth le encontraría la pareja y le daría un buen uso. Satisfecho, se giró para seguir buscando.

Y lo encontró.

Una sonrisa de gato de Cheshire dio al apuesto rostro, una aterradora apariencia.

⸺Van dos, faltan cuatro.


laolasevharrylaola


El tercero llego caído del cielo… como se suele decir cuando es pura suerte.

Harry y Severus acompañaron a una familia de una nacido muggle a comprar las cosas para el ciclo lectivo del 92. En la puerta de Flourish & Blotts se toparon con Lucius Malfoy. Y el fae sintió el objeto maldito instantáneamente. Con las habilidades adquiridas de su mentor, el hombre de ojos verdes robo el diario de Tom Marvolo Riddle de las garras de su mortífago. Esa noche, Severus se rio a carcajada limpia al imaginarse la cara del snob de Malfoy cuando le dijera a su amo que había perdido el horrocurx.

El cuarto fue proporcionado, en noviembre del 94 y en pleno apogeo del Torneo de los Tres Magos, por un lloroso Sirius Black y un aliviado Kreacher.

La historia de Regulus Arcturus Black conmovió al joven fae y estuvo un largo rato hablando con el elfo doméstico. Cuando volvieron con los demás, Harry debatió con el actual Lord Black para obtener al pequeño y llevárselo a Jareth. Tardo, pero Sirius le concedió el deseo. Meses después, el rey de los goblins le había mandado una caja con pastelitos a su discípulo. Harry se dio cuenta que los pasteles eran la receta exacta de los de la madre de Su Majestad. Severus se derritió al ver el sonrojado rostro del más joven ante la realización. En cuanto al Torneo, fue relativamente bien. Al menos nadie murió, se atrapo a un mortífago infiltrado a mediados de enero y la Orden logro atrapar tanto a Pettigrew como a Voldemort. Uno fue directo a Azkaban… el otro quedo atrapado en un artefacto del rey Jareth.

El quinto, y último, también fue proporcionado por el animago.

A mediados del ciclo lectivo del 95, a pocos meses de cumplirse el plazo establecido por el rey Jareth, Sirius había ido a solucionar algunos asuntos a Gringotts y dio con la copa de Helga Hufflepuff en la bóveda de alta seguridad de su prima Bellatriz Lestrange. Jareth, Albus, Severus y Harry estaban en el despacho del segundo; cuando las llamas verdes se encendieron en la chimenea dando paso al animago.

⸺¡Lo tengo! ⸺grito entusiasmado… para abrir la boca como bobo ante el hermoso rubio que estaba sentado junto a su ahijado.

El rey Jareth estaba usando su glamour. Y, aun así, Sirius supo quién era. Remus se lo había dicho ya que se topó con el excéntrico ser hace algunos días atrás. Recalcando que era el hombre más hermoso que había visto en su vida. En verdad, ahora le daba la razón. Sirius estaba sintiéndose como adolescente cachondo bajo la atenta, y traviesa, mirada del soberano.

⸺Aquí… ⸺carraspeo, dejando la copa sobre la madera.

Los ojos divertidos del rey hicieron temblar sus piernas. Harry rodeo los suyos exasperado, Severus y Albus a duras penas conteniendo sus risotadas.

⸺¿Qué, Black? ¿Te comió la lengua el gato? ¿A dónde fue tu osadía?

⸺Oh, cállate, tú…

Y tomo asiento al lado del pocionista, ya sin los ojos desiguales sobre su persona. Sirius pudo respirar tranquilo.

⸺Vamos, vamos, Severus… ⸺la burla era evidente en su voz⸺ Son los beneficios de mi raza.

⸺Espera a que le cuente a Sarah… seguro te pone en cinta. ⸺la diversión de la voz de su otrora enemigo le dio curiosidad al animago.

⸺¿Quién es Sarah?

⸺Mi prometida, la futura Reina Goblin…

⸺Y mi gemela honorifica. ⸺sonrió orgulloso Harry.

Sirius y Albus se rieron ante la mueca dramática del rubio. Severus le planto un sonoro beso en la mejilla a su amado.

⸺Lo primero que hare cuando nos casemos, será engendrar un heredero… pienso jubilarme en cuanto mi primogénito tenga dieciocho. Entre los goblins, Sarah, Harry y Severus… mejor buscar un trabajito más ligero antes de que sea muy tarde.

Los aludidos estallaron en sonoras carcajadas mientras el monarca se lamentaba de manera muy dramática y los otros dos espectadores negaban con la cabeza divertidos.

⸺Ya quiero conocer a esa mujer… seguro me cae bien.

⸺¿Crees que deberíamos ampliar los merodeadores? Creo que Harry y esta Sarah podrían ser grandes adquisiciones para la causa.

Ante estas palabras del ex convicto, el profesor de pociones se unió al dramático rey de los goblins.

⸺¿Tienes un lugarcito en tu retiro Jareth?

Ahora fue el fae quien se rio de la desgracia del moreno.


laolasevharrylaola


El ritual estaba listo, solo estaban esperando la llegada de Voldemort.

Había sido ardua la tarea de crear la pocion de Jareth, pero Severus lo consiguió. Tuvo que recolectar varios ingredientes del mundo de Abalarys, lo que hizo tardar la realización del brebaje ya que el soberano no podía obtener todo directamente de sus tierras. Muchos ingredientes los tuvo que pedir a los demás reinos de Fantasía, cobrando favores pasados o deber un favor a otro reino… lo cual, entre faes no era algo muy recomendable. Y, por ello, tuvo que andar con mucho cuidado.

Sin embargo, ya tenían todo preparado.

Estaban en una habitación vacía de la Mansión Riddle, el circulo del ritual trazado en el suelo y los horrocruxes (incluyendo el nuevo de la serpiente) en cada cuadrante ordenados cronológicamente. Harry estaba con una túnica ligera de color blanco.

Albus y Severus estaban a un costado de la puerta esperando al Rey. La espada de Godric Gryffindor siendo sostenida por las manos del pocionista.

⸺¿Realmente quieres que lo haga?

⸺Si, mi muchacho… creo que es hora de que asumas el papel que te corresponde.

⸺Siempre fui un espía, Albus…

El anciano le levanta una ceja y el otro resopla con resignación.

⸺¿Siempre reniegas de los halagos, amigo mío?

La jocosa voz de Jareth resonó desde la ventana, Severus le mira con vergüenza.

⸺Nunca tuve mucha autoestima…

⸺Bueno, empieza a serte a la idea: eres un héroe ahora… y, pronto, serás proclamado como tal.

⸺No me lo recuerdes…

Harry se rio enternecido, mientras su mentor colocaba el cristal donde encerró a Voldemort.

⸺Bueno, mis estimados caballeros, por más agradable que sea esta charla, debemos apresurarnos.

El reloj conjurado por Jareth, marcando los diez años, estaba a unas horas de dar las últimas campanadas.

⸺Si, vamos.

Albus derrama la poción sobre los objetos, le da a Harry un trago y a Nagini otro (obligándola con su magia); Jareth empieza a recitar los hechizos y Severus enfoca otra parte de la poción (mezclada con canticos) sobre la esfera/prisión.

Poco a poco, empiezan a sentir la temperatura bajar rápidamente. Una oscura y espesa neblina invade el cuarto, los faes sintiendo a Lady Death acercarse allí. Las sombras del lugar se hicieron ms pronunciadas, empezando a susurrar para acompañar la letanía de las palabras de Severus y Albus (quien se unió al cantico después de encender las velas correspondientes). De pronto, una ventisca apago el fuego y los humanos sintieron la piel de gallina ante el miedo que el instinto les trasmitía. Alguien más estaba allí… Jareth termino sus encantamientos y, con la voz solemne, se dirigió al espíritu.

⸺Mi señora Muerte, fin de enseñanzas, camino de los desdichados, estoy ante ti para devolverte a tu hijo. Hijo que te rechazo, que te aparto en su egoísmo, te lo entrego hoy, para que sanes al inocente…

El espectro, anhelante por su preciada alma, acepto el ritual y, con un soplido que arrastraba un helado viento, el alma de Lord Voldemort se unifico… para ser liberado de su prisión.

⸺¡AHORA, SEVERUS! ⸺vino el grito del monarca.

Con la rapidez de una pantera, el hombre de ojos negros se abalanzó sobre el cuerpo deforme del Señor Tenebroso, quien estaba tan aturdido que apenas se percató de nada. El filo de la espada atravesó el pecho ajeno, manchando de sangre la ropa y salpicando el suelo.

El alma completa del heredero de Slytherin fue llevada por Lady Death al purgatorio.

Harry, con el corazón retumbando alegre por sentirse libre de esa opresión que tenía su alma, se incorporó del suelo con una enorme sonrisa y corrió a los brazos de su amado.

⸺Lo hiciste muy bien, amor mío.

Con una sonrisa igual de grande, Severus beso a su hombre. El reloj dio el fin del trato con Jareth y, ambos amantes, fueron transportados al Castillo más allá de la Cuidad de los Goblins. Unas horas más tarde, el rey Jareth les llevaría el diario El Profeta con el titular ‘El Niño Que Vivió y su prometido, Severus Snape, vencen al Señor Tenebroso ¡Descubre todo sobre Los Salvadores del Mundo Mágico!’.

Capítulo 4

Epílogo


sev laola laola laola harry


Harry
Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap5 68747470733a2f2f73332e616d617a6f6e6177732e636f6d2f776174747061642d6d656469612d736572766963652f53746f7279496d6167652f52726d6730763066714d306476773d3d2d313336383037393534302e313738346139643638363231313637633736323937373332323630342e6a7067?s=fit&w=1280&h=1280



La canción de Jareth para el Snarry
(Porque también el Rey Goblin shippea a nuestros chicos)

Volver arriba Ir abajo
https://lamazmorradelsnarry.activoforo.com/profile?mode=editprofi
 
Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap5
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap2
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap3
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap4
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - Epilogo
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap1

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Snarry_Love20-
Cambiar a: