La Mazmorra del Snarry
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalÚltimas imágenesRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

 

 Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - Epilogo

Ir abajo 
AutorMensaje
Snarry_Love20
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
Snarry_Love20


Reto one shot DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Tú eliges cómo continuar 1 Mejor posteador del mes-Diciembre 2015 Navidad 2015 Reto Fanart DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 474
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Edad : 32
Localización : Capital Federal, Argentina
Galeones Snarry : 53921
Fecha de inscripción : 06/11/2009

Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - Epilogo Empty
MensajeTema: Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - Epilogo   Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - Epilogo I_icon_minitimeMar Nov 07, 2023 11:56 pm

Epilogo: And the Goblin Queen has rise


Un suave toque sobre la madera de su puerta es lo que lo despertó. Recogiendo su bata, y poniéndosela sobre el pijama, Jareth fue hacia la entrada de sus habitaciones. Solo para descubrir una pequeña figura en el oscuro pasillo. La carita, que veía a la perfección con sus ojos mágicos, estaban bañados de lágrimas.

⸺¿Ven, amiguito, por qué no entramos y nos ponemos cómodos?

El niño de seis años asintió con un ligero asentimiento. El rey le cedió el paso y, cerró la puerta detrás del niño. Los condujo a su salita, donde estaba esperando unos mullidos sillones y un poco de chocolatada caliente. Algo le decía que estarían allí un rato.

Estuvieron en silencio unas horas, Jareth fue paciente y ayudo a destender el ambiente con algunas historias divertidas sobre sus goblins. Para cuando Harry decidió que hablaría, tenía una sonrisa tranquila y algunos muñequitos que el rubio fae le creo para distraerlo. Se limpio el rostro con un pañuelo y miro con pena al adulto.

⸺Durante la visita a la Corte Seelie, me dejaste con los otros niños… ⸺un poco de acusación se filtró en la voz infantil.

Jareth asintió con la cabeza, agradecido de que el chico se decidiera a contarle lo que vio en sus cristales.

⸺Los niños no fueron muy amables conmigo… me llamaron «Júhin»

Los ojillos verdes volvieron a llenarse de lágrimas y el monarca lo tomo en sus brazos con cariño para sostenerlo en su regazo y brindarle consuelo. Júhin era un término antiguo que se usaba despectivamente para los hijos que no son biológicos ni son adoptados, como si fueran una carga de la que el tutor no podía deshacerse ni tan siquiera con magia. Ya no se usaba, pero las viejas familias siempre transmitían todo tipo de información. Jareth había tenido discusiones con algunos otros reyes sobre las malas disposiciones en la crianza… y, como era de esperar, las descartaron.

⸺¿Sabes? Creo que nunca te conté de donde vine, ¿o sí?

Harry levanto su carita con la curiosidad brillando en sus ojos enrojecidos.

⸺No…

⸺Bueno, creo que esta historia la encontraras interesante…

Jareth los acomodo, mejor, sobre el sofá y le limpio el rostro con infinita paciencia y gentileza… haciéndolo cuestionarse ese accionar. Y, por primera vez, Harry se planteó la idea de que el rey de los goblins lo veía como un hijo. Aquel pensamiento trajo un hermoso calor a su corazón, mirando al adulto con una nueva reverencia. La voz fuerte, y única, de Jareth volvió a sonar.

⸺Yo nací en el mundo humano, en la Venecia del 1670… Mi padre biológico fue un noble ingles que estaba de paso, mientras que mi madre era una de las costureras de una famosa boutique. Ellos, al contrario de las historias de romance, no se enamoraron… no obstante, sí que se atraían lo suficiente. Estuvieron tonteando un tiempo, hasta que decidieron subir la apuesta. Sabian que no querían algo muy serio, pues ninguno pensaba dejar su vida de lado por solo una atracción. Sin embargo, mi llegada a sus vidas los puso en una disyuntiva: que yo naciera, y darme en adopción, o deshacerse de mí y hacer como si nunca hubiera pasado nada.

Harry observo la mueca de desagrado del rubio. Parecía que el pensamiento de que no llegara a nacer lo ofendía terriblemente… algo que, teniendo en cuenta el gran ego del Rey Goblin, tenía mucho sentido. Se rio un poco divertido… el fae lo secundo por unos segundos.

⸺Al final mi madre fue incapaz de quitarme del medio, así que me dio a luz. Para ese entonces, mi progenitor masculino se había marchado de regreso a su tierra natal, dejándonos algún dinero (que yo imagino) fue un sustancial soborno para que la mujer no lo molestara con respecto a mí nunca más. En aquellos tiempos, eso era algo peligroso de hacer… pero, un contrato firmado por ambas partes y un notariado de gran renombre cubrieron ese hueco.

Jareth hizo otra pausa, tomando algo de líquido. Si la historia le afectaba a algún nivel emocional, Harry no podría decirlo.

⸺Mi madre siguió con su trabajo, pero, los jefes estaban notando los cambios en ella… y, cuando al fin me descubrieron, la echaron a patadas. Sola, con un bebé de apenas cuatro meses y sin un techo; mi madre recurrió a las viejas historias para salvarnos del mundo a nuestro alrededor: deseo que el Rey de los Goblins nos llevara a su castillo con él.

Harry abrió los ojos emocionados, sin poder creerse que su mentor y salvador había sido humano como él. Empezaba a darse cuenta de los paralelismos de sus situaciones… aunque aún no terminaba de encajar todas las piezas.

Jareth juraría que escuchaba los engranajes del cerebro del niño como si fuera el tic tac del reloj de su pared.

⸺El rey Isilion, al ver la belleza de la mujer, quiso tenerla para sí y le propuso ser su esposa. Ella, desconfiada por las historias que se cuentan de los fae, le propuso un trato: si resolvía el Laberinto, ella y su hijo podrían vivir libres en Abalarys. Pero, si perdía, ella se casaría con él y dejaría que yo fuera el heredero al trono. La fuerza que la mujer tenía, junto a su ingenio, cautivo más al soberano.

Harry lo miraba absorbiendo cada pequeña información y Jareth se sentía muy a gusto compartiendo esa historia por primera vez con alguien que no lo juzgaría ni le tendría lastima.

⸺Entonces, la mujer recorrió el laberinto. A través de innombrables peligros e incontables dificultades, se fue abriendo paso hasta el castillo más allá de Cuidad Goblin para recuperar su libre albedrío. Porque su voluntad era tan fuerte como la del Rey, y su reino igual de grande… Sin embargo, el tiempo se había agotado.

Harry se apagó un poco por cómo termino la historia, más Jareth le sonrió enternecido.

⸺Las cosas no son siempre como aparentan, ¿o si Harry?

⸺No, nunca.

⸺Entonces, ¿Crees que ese fue el final?

⸺Mmm… ¿no? ⸺ahora la duda estaba en la voz infantil.

⸺Exacto ⸺se regocijó el monarca⸺. La mujer, ahora reina, aprendió en tiempo récord sus deberes. Descubriendo en su esposo a un compañero amoroso y servicial. La reina se enamoró del seelie profundamente. Y fue la burla de la Corte por ello… durante espantosos años, madre e hijo fueron ridiculizados. El corazón del Rey se entristecía, impotente, contra las malas disposiciones de su gente. Hasta que creo la forma de convertir a su hijastro, en su propio hijo: le dio de comer una fruta hecha con su propia carne y sangre. De esa manera, el niño humano se convirtió en un fae.

Harry lo miro asombrado, y algo esperanzado.

⸺¿Es posible convertirse?

⸺Sí.

Jareth pudo ver lo que ese dato hacía en el pequeño. Y se sintió tan profundamente bien… algún día, convertiría al chico en su hijo… Ahora, dejando de lado ese fuego que había nacido en él, volvió a su historia.

Harry le prestó toda su atención una vez más.

⸺Un día, cuando el joven heredero era un simple muchacho, una guerra estallo en Fantasía. Y, como hombre, acompaño a su padre a la guerra… junto a su madre. El rey se puso de todos los colores durante el griterío a su esposa. De nada sirvió, la mujer era tan terca como él y una vez que decidía hacer algo, nada la detendría.

Harry aplaudió entusiasmado por ello. Jareth se rio divertido.

⸺Ganaron, por supuesto… pero, solo uno volvió con vida.

Harry abrió la boca, en shock, un poco de miedo en sus ojos.

⸺¿Qué... que quieres decir?

⸺El rey Isilion y la reina Tiziana, quienes amaban a su gente y a su hijo, murieron al ponerse como escudos de un grupo de soldados entre los que estaba el príncipe heredero.

Harry, como el niño que era, se puso a llorar por la perdida. Jareth le sonrió amoroso y lo abrazo para contenerlo. Una vez que el niño se tranquilizó, el rubio le dio una mirada traviesa.

⸺Y, para fortuna del pequeño Jareth, sus padres (tan tercos como el peso de una montaña) decidieron quedarse con él de alguna u otra forma.



━✧❂✧━



Harry salió de sus recuerdos, con una suave sonrisa en los labios.

Hacía unos cinco meses que había regresado a Abalarys tras estar en el mundo humano diez tediosos años. Y su alma destinada, su querido Severus, estaba con él.

Jareth y su amado tuvieron un momento a solas, para hablar de la situación del mago en su mundo. Acordaron que el ex mortífago sería el Maestro Pocionista Real y jefe de Estrategia Militar Goblin. Ambas asignaciones creadas expresamente para él, ya que destacaba en las dos áreas y Jareth no era el tipo de soberano que no aprovechaba lo que le caía encima. Severus se sintió respetado y admirado, aceptado por su valor individual. Sus inseguridades, que había arrastrado por décadas, ya estaban en buen camino de ser sanadas por completo.

Aquello ponía al de ojos verdes muy feliz.

También fue fantástico, cuando Severus y Sarah se conocieron finalmente. El Príncipe Mestizo había jugado con ella, diciéndole que era la hermana perdida de Lily Potter a lo que Jareth secundaba con sonoras carcajadas.

⸺Si, en una realidad paralela, tal vez… pero, te lo aseguro, soy hija de Linda y Robert Williams.

Fue la divertida respuesta de la futura reina.

⸺Bueno, Harry ¿Qué se siente que tu madrastra tenga, más o menos, tu misma edad?

Severus no se perdió la interrogación de los ojos verdes de la mujer, ni el sonrojo en su pareja, ni la mueca divertida del rey.

⸺¿A qué te refieres, Severus? Harry y yo nos llevamos más que bien…

Ahora, la campeona miraba de Severus a Jareth, y de Jareth a Harry, muy intrigada.

⸺Bueno, eso se debe a que, para mí, Jareth es como mi padre… además de maestro y amigo.

La ternura baño la faz de la mujer al ver las mejillas sonrojarse… de Jareth.

⸺¿Amor… hay algo que quieras compartirme? ⸺le dijo con amabilidad, no quería que creyera que estaba disgustada.

⸺Veras… hasta que mi padre se enamoró de mi madre, no había manera de convertir un humano en fae. Y, desde entonces, solo un lazo muy fuerte puede obrar el milagro… con magia o sin ella.

⸺¿Y cómo funciona la conversión? ¿A qué te refieres con ‘hasta que…’? ¿Qué tipo de lazo es necesario? ⸺la curiosidad inocente de Sarah le valió un suspiro enamorado.

Entonces, Harry les conto a Severus y a Sarah la historia del rey Isilion y la reina Tiziana. Ambos quedaron fascinados con ella. Sarah, de pronto, entendió el contenido de su librito.

⸺La historia de El Laberinto es inspirada en ellos, ¿verdad?

Severus la miro con cautela, intuyendo. Jareth, frente a él, sonrió burlonamente.

⸺¿Hablas de un libro rojo de título ‘El Laberinto’?

⸺Si. ⸺Sarah no entendía a donde quería llegar el mago.

Con su magia, Severus llamo al libro que había recogido del despacho de Albus unas noches después de que regresara de su aventura en el reino de Jareth. Sarah, muy emocionada de ver la magia humana, se sorprendió al ver un libro idéntico al suyo. Metiendo la mano en su morral (que descansaba a los pies de la silla), extrajo el suyo.

Ambos se asombraron al ver lo idénticos que eran.

⸺La condesa Andalys creo esos dos libros. Son los únicos en su tipo… ⸺ayudo a revelar Harry.

⸺La creencia en mí, fue disminuyendo con el paso del tiempo. Necesitaba una ayuda extra… así que mi tia pensó en esa solución.

⸺¡TU TIA! ⸺fueron los gritos de los dos humanos.

⸺Si, Glarion es la hermana mayor de papá. Y maneja el Consejo Faerie.

Los mortales se quedaron unos momentos digiriendo esta nueva porción de información. Retomando el hilo inicial, Sarah volvió a preguntar.

⸺¿Qué relación tienen ustedes dos? ⸺señalo a los dos faes con un dedo acusador.

Jareth se volvió serio, algo inseguro por dentro.

⸺Use el mismo método que papá uso conmigo en Harry. Llevamos casi quince años siendo padre e hijo en magia…

⸺Oh, Jareth… es lo más tierno que he sabido que has hecho. ⸺y, como recompensa, Sarah le beso con mucha dulzura los labios. El miedo abandono el corazón del rubio.

Fue el turno del astuto slytherin quien, tras darse cuenta de cómo Jareth hablaba de sus padres, quiso preguntar algo que lo tenía picando.

⸺Jareth… ⸺lo miró fijamente⸺, tus padres… ¿aún están aquí?

La ceja derecha se alzó petulante.

⸺Si nuestros respectivos enamorados deciden hacer algo ¿tendrías el valor para evitarlo?

⸺No, gracias, paso. ⸺las pálidas mejillas del ex profesor se tiñeron de rojo, un beso delicado de Harry lo intensifico.

⸺Son adorables juntos. ⸺los ojillos de la única fémina inundados de brillo.

⸺Ciertamente, ⸺convino el rey, atrayendo a su prometida⸺. Sin embargo, tú eres más hermosa que ningún otro ser cuando te sonrojas para mí.

Sarah se rio divertida ante la descarada insinuación.

⸺Bueno, me alegro que nos casemos en una semana… así podrás hacerme sonrojar todo el tiempo.

Jareth jadeo fascinado con la perspectiva.

⸺Hablando de eso, Harry la nuestra, ¿Cuándo será? ⸺se giró el hombre de ojos negros.

Harry estuvo deliberando un poco, antes de ver a su pareja y voltear a Jareth.

⸺Quiero que sea la próxima Luna Azul.

Jareth, conmovido, le sonrió paternal.

⸺Si mi hijo quiere honrarme ¿Quién soy para negarle su deseo?

Esta vez, fue Sarah quien respondió a la duda del mago.

⸺Jareth nació en una noche de Luna Azul, es el símbolo de su magia. ⸺y señalo el medallón que colgada del cuello.

Severus asintió, igualmente conmovido.

⸺Y ¿Cuánto tiempo es?

⸺Sacando cálculos, ⸺le contesto el monarca⸺ serian alrededor de tres meses y veintitrés días.

⸺Me parece tiempo perfecto, así no se lo pierden.

⸺Mi hijo no se casa todos los días, no me lo perdonaría jamás… ⸺convino el rubio fae.

⸺Nuestro hijo, querrás decir. ⸺lo miro acusadoramente.

Jareth se derritió de amor, que Sarah aceptara a Harry como suyo era la mayor prueba de la veracidad de sus sentimientos. Y, teniendo en cuenta cómo fue que sus caminos se cruzaron, eso era decir mucho.

⸺Iba a preguntar por qué tus ojos no cambiaron como los de Jareth... pero, creo, que ya sé la respuesta.

⸺Eres mi chico inteligente, después de todo.



laolalaolasevharrylaolalaola



⸺¡Abuela! ⸺fue el grito alegre del joven hombre.

Una figura femenina, semi corpórea, le sonrió alegre. Tenía la altura de una modelo, la piel extremadamente clara y el cabello dorado. Traía puesto un vestido veraniego muy moderno, además de un sombrero playero.

⸺¡Harry! ⸺la cantarina voz, le hizo pensar en Jareth instantáneamente.

Sarah vio con dulzura como la bella mujer abrazaba a su ‘hijastro’ y se rio con cariño cuando su pareja fue recibida con un trato infantilizado. Las mejillas del rey se colorearon con vergüenza, pero los ojos desiguales relucían felices. Sarah suspiro enamorada al verlo tan a gusto. Severus, a su lado, carraspeo para llamar la atención de la mujer. Sin embargo, antes de que ella volteara, la figura imponente del antiguo Rey Goblin se manifestó en la casa de playa artificial.

Era mucho más alto que Jareth, tenía la piel de un bonito bronceado, el cabello larguísimo y de color fuego, vestido con una remera lisa de mangas cortas y un sofisticado pantalón de vestir. No llevaba calzado y, lo que dejo muy sorprendidos a los humanos allí reunidos, fueron sus ojos: uno era un zafiro en toda regla, el otro era el más puro de los cristales. Aquello, pensó Sarah, resuelve mi duda sobre los ojos de Jareth.

⸺¡Hijo mío! ¡Que maravillosa sorpresa! ¿Y con compañía? Acaso… ¿hay algo que debamos saber? ⸺la mirada picarona dejo a Jareth más sonrojado que nunca, Sarah amo a ver este lado tan hermoso de su rey.

⸺Hola, mucho gusto. Soy Sarah Williams, prometida de su hijo.

Varias reacciones siguieron a esas palabras. Tiziana chillo de felicidad y fue a abrazarla encantada, recalcando lo hermosa que era y los bellos nietos que tendría. Isilion, riéndose a carcajadas del tomate que era el rostro de su hijo, le daba golpecitos felicitándolo. Severus y Harry secundaban las risotadas, con lágrimas saliendo de sus ojos. Pero, no por nada, Jareth había dicho que Sarah tenía ojos crueles…

⸺Y ese hombre de allí, es el prometido de Harrycito… ⸺la mueca maliciosa devolvió al fae rubio su normal comportamiento.

Ahora, eran ellos dos los sonrojados y los que recibían las atenciones de la pareja de fantasmas. Jareth se acercó sigiloso a su amada y la sostuvo de la cintura.

⸺Mi cosa preciosa, eres una delicia.

⸺Oh, mi querido Jareth ¿esperabas menos de mí? ⸺le obsequio una mueca retadora.

⸺De ninguna manera, melin.



laolalaolasevharrylaolalaola



Era el día.

La ceremonia sería un evento sin igual, una boda de ensueño. Y se llevaba a cabo en el majestuoso Bosque de los Suspiros, un lugar de belleza indescriptible donde los enamorados solían casarse uniendo sus vidas y con la bendición de Lady Magic centelleando en cada rincón del bosque. Los árboles, las criaturas nativas que allí residían, todas ellas susurraban sus bendiciones, y las hadas tejían delicadas guirnaldas de flores para decorar el altar.

El fiel amigo de Sarah, el siempre malhumorado Hoggle, llevaba con orgullo los anillos en un cojín de terciopelo rojo mientras avanzaba hacia el altar. Una gran sonrisa, muy inusual, en todo su arrugado rostro. El noble sir Didymus, con su fiel Ambrosius y su valiente hermano Ludo, esperaban en un costado junto a un pequeño niño de doce años que traía su rubia cabellera llena de risos bien peinada. Un espejo de cuerpo completo y un poco ancho estaba puesto del otro lado, donde también aguardaba un Severus finamente atareado con un traje faeríco que le quedaba como una segunda piel. Los padres fantasmales de Jareth (atrapados en un cristal para preservarse sus memorias tangibles) veían la ceremonia desde allí con inmensa satisfacción en sus rostros amorosos. Algunos goblins con buen comportamiento, completaban la zona del novio.

Sarah, con su precioso vestido de novia (falda blanca, mangas abultadas y corsé verde oscuro, con guantes negros, un delicado velo debajo de una bonita tiara y su hermoso largo pelo, suelto) caminaba con gracia, siendo guiada por Harry, quien portaba una sonrisa de felicidad.

El Gran Sabio se encontraba detrás del altar, sosteniendo un antiguo libro de hechizos que serviría como guía para la unión de los dos enamorados y la ascendencia de la humana como Reina Goblin. Su pájaro/sombrero estaba decorado elegantemente para la ocasión, tenía la sabiduría de los siglos y estaba allí para otorgar su bendición de una manera peculiar.

El rey Jareth estaba frente al altar. Su cabello recortado simétricamente, con un traje blanco y azul elegantes y sin dejar piel al descubierto. Sus ojos parecían contener el firmamento y, su enorme sonrisa, rivalizar con el sol.

Para Sarah, era la imagen de la perfección.

Mientras el sol se ponía en el horizonte, Jareth y Sarah se miraban con amor y promesas infinitas en sus ojos. Los votos que abandonaron sus corazones, y almas, embutiéndose de la magia de Fantasía que bendecía su unión. La eternidad y la lealtad escapándose de sus voces, como una sola. El Gran Sabio, junto a su sombrero parlante, pronunció las palabras finales y lanzó un hechizo antiguo en torno a la pareja, que llenó el aire con destellos dorados y brillantes. En ese momento, Jareth y Sarah fueron declarados marido y mujer, y el Bosque de los Suspiros se llenó de vítores y alegría.

⸺¡Ahora, pueden besarse! Con lengüita… ⸺la picarona voz del sombrero arranco carcajadas a los asistentes.

Fue entonces, que la Condesa se materializó llevando una corona sin igual ante los ojos asombrados de todos. En especial de los antiguos reyes del Labyrinth. Sarah la miro interrogante.

⸺Hace mucho tiempo atrás, la Corte de los Fae denegó a la reina Tiziana ser reconocida oficialmente como la Reina Goblin. No la creían digna al ser humana… Sin embargo, mucho a cambiado desde entonces y, como muestra de arrepentimiento, se le ha concedido a Jareth lo que siempre debió haber sido de su familia.

La mujer mayor, de cabellos castaños y ojos dorados, se alzó en toda su magnificencia.

⸺Yo, la condesa Glarion De Andalys, hermana mayor del fallecido rey Isilion y actual jefa de la Cámara de la Corte Seelie, declaro al rey Jareth I y a su esposa, la reina Sarah I, como hijos legítimos de Fantasía. Reyes del Reino Goblin, soberanos de Labyrinth y protectores de los indeseados, los sueños y los deseos ¡LARGA VIDA A LOS ALTOS REYES FAERIES!

Jareth abrió sus ojos desmesuradamente… si los estaban aceptando como altos reyes, y dándoles esos otros títulos, solo podía significar una cosa: ellos pasaban a ser elegibles para ser considerados los sucesores del rey Eärendor y la reina Eleniireth. Y, por el rostro de su hijo, también él entendía la implicación… para con sus padres y para consigo mismo.

La tía de Jareth coloco, entonces, la corona real sobre la cabeza de Sarah. Algo en su interior le dijo que esto cambiaria su vida enormemente. Por fortuna, no había nada que no pudiera enfrentar con su amado a su lado. Y, tomándolo de la mano, se lo dejo saber. Jareth estuvo a nada de llorar de felicidad, amando a esa criatura que el destino le puso enfrente, cada segundo un poco más.

⸺Cómo has cambiado mi mundo, cosa preciosa.

⸺Tanto como tu cambiaste el mío, mi duraznito.

Jareth acerco el rostro de la mujer y lo beso con infinito amor. Sarah se derritió contra sus labios.

La celebración continuó con un banquete en el cristal de los padres de Jareth, donde simularon el Salón de los Sueños del Palacio de Sandman, donde todos compartieron risas, bailes y canciones. Fue una boda que nunca se olvidaría, donde el amor verdadero superó todas las diferencias y unió dos corazones para siempre en un solo camino que perduraría por siempre... y por siempre, no es tan largo en verdad.


Capítulo 5
Volver arriba Ir abajo
https://lamazmorradelsnarry.activoforo.com/profile?mode=editprofi
 
Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - Epilogo
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap2
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap1
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap3
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap4
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap5

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Snarry_Love20-
Cambiar a: