La Mazmorra del Snarry
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalÚltimas imágenesRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

 

 Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap2

Ir abajo 
AutorMensaje
Snarry_Love20
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
Snarry_Love20


Reto one shot DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Tú eliges cómo continuar 1 Mejor posteador del mes-Diciembre 2015 Navidad 2015 Reto Fanart DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 474
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Edad : 32
Localización : Capital Federal, Argentina
Galeones Snarry : 53921
Fecha de inscripción : 06/11/2009

Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap2 Empty
MensajeTema: Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap2   Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap2 I_icon_minitimeLun Oct 09, 2023 2:16 pm

ADVERTENCIA: este capítulo se centra en la ship Jareth/Sarah.



laolaharrysev laola



Capítulo 2: El Rey Goblin y La Campeona de Labyrinth


Sarah había ganado, entendiendo la importancia de su hermano por sobre sus berrinches infantiles y sus objetos materiales. Jareth estaba orgulloso de ella, no podía negar la sonrisa que le sacaba verla crecer en su interior y convertirse -de apoco- en la mujer que es su igual.

Aunque me apena tener que dejarla ir...

Vio con diversión (y un poco de anhelo, si ha de ser sincero consigo mismo) la fiesta que se llevó a cabo, en el bonito cuarto de la chica, celebrando la victoria. Sus súbditos hacían mucho ruido, así que puso un hechizo silenciador para evitar que los adultos de la casa descubriesen el lio que estaban armando.

Son unos demonios traviesos. Un poco de cariño se dejó caer en el pecho del faerie... solo un poquito, por sus goblins.

La celebración duro un buen rato, antes de que el sueño hiciera aparición. Uno por uno, los pequeños bribones fueron despidiéndose y regresando al Labyrinth, siendo los últimos los tres amigos de la campeona (y el fiel corcel del noble caballero, por supuesto).

⸺Bueno, nos estamos viendo chicos.
⸺Si.
⸺Sarah, amiga.

La abrazaron otra vez, antes de que sir Didymus, Ambrosius y Ludo fueran desmaterializándose.

⸺Y recuerda, Sarah: si no necesitas, solo llámanos.
⸺Por supuesto, Hoggle... te extrañare.
⸺También yo, amiga.

Cuando se quedó sola, un fuerte suspiro salió de sus labios. Al menos, no tengo que limpiar... Sarah observo que las decoraciones -además de los restos de la fiesta- se desvanecieron con los goblins. Fue a su armario y decidió darse un baño, para irse a la cama limpia y refrescada.


*****


Las semanas transcurrieron tranquilas dando paso a los meses, tanto Robert como Irene fueron notado el cambio en la joven de dieciséis años. Sorprendidos, emocionados y muy felices de verla madurar, la relación entre los tres empezando a mejorar. Gracias a ello, Robert se da cuenta de que le falta más comunicación con su hija, y decide explicarle algunas cosas sin miedo ya, a que su infantil visión del mundo entorpezca la conversación volviéndola frustrante. A su vez, Irene comprende, entonces, que no debe imponer sus formas a la jovencita: Sarah puede ser diferente en muchos aspectos, pero es alguien que requiere lealtad y confianza para abrirse. Y la muchacha aprende a escuchar y entender a los adultos, sabiendo que solo quieren lo mejor para ella.

Jareth es testigo de las experiencias que llevan a la familia a profundizar sus lazos, que es una de las cosas que le intriga más de los humanos: como se adaptan, crecen, se desarrollan y evolucionan en una mejor -o peor- versión de sí mismos. Algo que, a él, como faerie, le cuesta más... a pesar de haber nacido mortal.

Aquel espionaje, ayuda al soberano del Underground a sobrellevar la usencia de su discípulo y la de su amada.

Unos tres meses después, y casi a mediados de febrero, en la escuela de Sarah organizan un baile de San Valentín y eso le da al enamorado Rey una buena oportunidad para ver si podían quedar en buenos términos. Se dirige a la zona de comercio de la cuidad donde vive la chica, se transforma en su versión humana y se dispone a comprar algunos regalos para su amada.

Ya verás, cosa preciosa: ¡Serás la más hermosa!

Mientras tanto, aun en la escuela, Sarah siente un hormigueo en su interior... uno de antelación, algo bueno estaba por pasarle.

Me pregunto de que tratará... ¿será algo relacionado al baile?

Sarah suspiro soñadora ante la idea que le surgió de pronto: él viniendo a escoltarla al baile, prometiendo que esta vez no habría fuerza que los separara... Ella le dio muchas vueltas en su cabeza a las emociones -y sentimientos- que le despertaba Jareth. Fue a raíz de las charlas con Irene (sobre cómo había conocido a su padre) que consiguió entender un poco más su sentir. Aquello la llevo a preguntarle a su madrastra sobre varias cosas relacionadas al amor, dando como ejemplo los personajes de su cuento y enmascarar -aunque sea un poco- su anhelo de entender a Jareth o lo que siente por él. La mujer, emocionada de que el tema le interese al fin, la retuvo en una extensa conversación de corazón a corazón.

A Sarah le quedaron varios puntos clave después de ese momento. Primero, y principal, Jareth sí fue generoso: había cumplido con sus deseos y caprichos, a pesar de que realmente no tenía obligación de ello. Jugando el papel del villano seductor, volteando el mundo de cabeza para entretener a su imaginativo ser. Segundo; Jareth no mintió, pero, tampoco fue textualmente honesto: se manejó con sutilezas en sus palabras, contexto y acciones para demostrarle a ella su punto. Tercero, le gustaba espiarla: vigilando sus pasos, y, durante la travesía, poniéndola en peligro en determinados momentos. Esa parte le generaba querer estrangularlo, si lo veía de nuevo le pediría explicaciones, se sentía dolida por eso. Y todo eso, le daba el punto cuatro: Jareth estaba enamorado de ella.

Sarah no hubiese llegado a esa conclusión, de no ser por Irene y su padre. En el planteo que les presento, unos días después de la charla con su madrastra, pidió su opinión al respecto. Ambos concluyeron que era amor, dejando a la adolescente inquieta ¿Jareth la amaba? ¿le había roto el corazón al Rey de los Goblins? Y, lo más importante, ¿ella lo amaba? ¿o podría armarlo de vuelta? Su conclusión fue que le gustaba la idea de amar a un ser inmortal y mágico, le atraía la belleza enigmática y peligrosa del soberano, pero, aun así, no estaba segura de amar a Jareth.

Después de todo ¿realmente conozco al hombre?

Y, ahí, entraba el quinto punto: Sarah quería conocer al Jareth real. Descubrir sus secretos más profundos (como él conocía los suyos) y ver si podía retribuir ese amor.

Cuando las clases terminaron, horas más tarde, se fue tranquila a su casa. Últimamente reflexionaba mucho, pues, gracias a su aventura, estaba dispuesta a crecer y vivir nuevas experiencias, salir de la reconfortante zona segura de la niñez y abriéndose camino en el mundo adulto que aguardaba a la vuelta de la esquina.

Irene la aguardaba en la entrada, llevaba a su hermano y una bolsa para la compra.

⸺Sarah, querida, voy a ir a comprar algo que necesito para la cena: no te molesta quedarte con tu hermano, ¿verdad? Quisiera ir y venir rápido.

⸺No, claro, ve tranquila.

La joven extendió sus brazos para tomar al infante y la mujer sonrió agradecida.

⸺Gracias, cielo ¿Qué te parece unas golosinas como postre?
⸺Si, que rico ¡gracias!

Los inocentes ojos de la muchacha le saco risitas a su madrastra.

⸺Traeré los favoritos de tu padre y nos chocolatines para nosotras, ¿te parece?
⸺¿Aun le gustan esas gomitas de melón?

La cara de asco también se reflejó en la rubia.

⸺Se las come como si fueran de aire…
⸺Bueno, algo tenía que tener el pobre.

La conversación graciosa, y de fingido melodrama, termino con unas carcajadas de ambas antes de que Irene saliera a comprar.

Sarah entro a la casa, dejo la mochila al lado de la puerta y fue con su hermanito a la cocina a servirse algo para tomar. Balanceo al bebé y el vaso con cuidado, saliendo de la cocina con rumbo al living. Una vez allí, tomo un sorbo, dejo su bebida en la mesita de luz, coloco a Toby en el sofá y estuvo jugando con él (haciéndole caras graciosas, cosquillas y travesuras) un buen rato hasta que Irene volvió. Aprovechando un momento que madre e hijo se quedaron juntos, subió a su recámara para cambiar su calzado por otro más cómodo y, estaba por bajar de nuevo, cuando un paquete sobre su cama le llamo la atención.

Con la curiosidad bullendo en sus entrañas, la chica se acercó al paquete y lo tomo con cuidado. Sus ojos verdes examinaron el envoltorio de color crema, sus dedos recorrieron el lazo con reverencia y sus mejillas pronto denotaron la alegría: un regalo inesperado siempre la ponía de buen humor.

Bajo el paquete de vuelta a su cama, tomando asiento también, dispuesta a abrirlo. Jamás se dio cuenta que, desde la ventana, un búho blanco la observaba contento.

Al sacar la tapa, un envoltorio de papel manteca obstruía la visión, sin embargo, una tarjeta muy elegante descansaba en el centro. Con algo de nervios, Sarah la tomo y leyó en silencio sintiendo el retumbar de su corazón como si estuvieran golpeando un bombo en sus oídos.


Queridísima mía:
                          ¿No te has olvidado de mí, o sí? Ciertamente, yo no lo hago. Me he enterado por un pajarito que tienes un baile al que acudir este San Valentín y me he preguntado ¿Quién mejor para acompañarte que yo? Después de todo, ya hemos compartido uno antes y, realmente, amaría tener otra oportunidad de verte lucir esplendorosa ¿Qué dices, mi Cosa Preciosa? Aceptarías un nuevo baile con este -no tan- humilde servidor, nada me haría más feliz que volver a verte.

Tuyo, Rey Goblin.



El pequeño gritito de Sarah, acompañado de una nerviosa risita, conmovió el corazón del soberano y voló para darle privacidad, sabiendo que la respuesta era positiva. Una vez calmada, la jovencita se apresuró a descubrir el vestido precioso que el rubio le había comprado, junto a un collar y unos pendientes. Sarah estaba tan feliz que casi sale corriendo a decirle a Irene que la ayudara a responder la petición… aquello la bajo de un plumazo al instante.

No puedo decirle nada a nadie… me creerán loca…

Un poco menos entusiasmada, guardo todo como estaba al principio y, dejando el paquete a resguardo en su armario y la tarjeta en su escritorio, tomo algunas cosas y bajo al living para hacer la tarea del día.


*****


La fecha del baile finalmente llego, junto con los nervios. Sarah les tuvo que decir a sus padres que había conocido a un muchacho en el parque algo mayor (proveniente de otra cuidad que estaba visitando a un pariente por la zona) y le había pedido ser su cita ya que tenían gustos similares y le caía muy bien. Si bien Robert estaba reticente a ver a su única hija con un posible candidato a novio, Irene estaba muy emocionada y ansiaba conocer al muchacho. En cuanto la adolescente le mostro lo que usaría, la mujer estallo de alegría dispuesta a prepararla para la ocasión.

Sarah estaba esperando que el esmalte de uñas secara, Irene escogió un color perla para que combinara con su hermoso vestido y le estaba peinando en un semi recogido muy bonito. La chica aprovecho para recordar la contestación al Rey.



━✧❂✧━


Después de terminar sus deberes, y almorzar, finalmente decidió escribir una carta para Jareth. Su regalo había llegado dos días antes y ya había descartado como veinte tarjetas, no pudiendo escribir de manera corta todo lo que pretendía. Tras pensarlo mejor, su conclusión fue el escribirle algo más largo. Tomo su cuaderno, su libro El Laberinto, una cartuchera y su morral, salió de su cuarto y bajo las escaleras.

Se encamino a su parque favorito, refugio que siempre estuvo para ella desde que era una niña pequeña y que fue el escenario de sus actuaciones. Escogió el lugar más cómodo para su cometido, se acomodó, respiro profundo y, con la calma del lugar, reflexiono un poco antes de plasmar sus palabras en la misiva.


Mi estrambótico Jareth:

Antes que nada, quisiera agradecer el regalo que me has dado para el nuevo baile, tanto el vestido como la pedrería son preciosos y realmente aprecio el gesto. Me gustaría saber cómo logras estar tan al pendiente de mi persona ¿no estarás espiándome, bribón? ¿tendré que cuidar mis espaldas de las avecillas ahora? Aun así, admito que la propuesta es imposible de rechazar, te espero a las 19hs en la puerta de mi casa (si, vendrás a buscarme como el caballero que eres ¿verdad?).

Ahora, la verdadera razón de mi carta… Estuve pensando mucho sobre nuestro encuentro, el viaje por el Laberinto me ha hecho madurar (al menos, un poco ¿creo?) y, al final, te debo una disculpa. Lamento que tuvieras tantos quebraderos de cabeza por mi causa, y te lo agradezco al mismo tiempo. Jugaste el papel que deseaba y fue maravilloso, me sentí más viva que nunca (aunque lo de la serpiente y los limpiadores fue algo exagerado ¿pretendías matarme de un infarto, o qué? Travieso, me saliste). No estoy molesta, ni pretendo vanagloriarme ni humillarte. Te aprecio, aunque algo de miedo me inspiras (¿has considerado tu explosividad? Tal vez deberías bajarle un poco de espuma a tu chocolate) y te respeto. Puede que no te entienda del todo (o mucho), pero procurare ser más comprensiva ¿harías el esfuerzo de serlo conmigo, también?

No sé cómo, ni porque o, tan siquiera, si hay algo que pueda valer la pena para alguien como tú, pero llegue a una conclusión al analizar mejor tus palabras y acciones: Estas enamorado de mi ¿verdad? Es algo extraordinario, maravilloso y, por qué no decirlo, aterrador. Aun soy muy joven para entender por completo ese sentimiento, pero (créeme) lo quiero hacer. Supongo que, lo que pretendo decir, es que me gustaría intentar corresponderte: si, me atraes mucho (ya de seguro lo sabes), sin embargo, de eso a amarte… creo que hay demasiado trecho. Me gustaría que nos fuéramos conociendo de a poco, soy humana y muy joven (sin contar que inmadura y caprichosa). Odiaría causarte más dolor (seguro mi rechazo en ese último tramo no te sentó nada bien) o jugar con algo tan valioso como tu corazón. Tienes una ventaja enorme: me conoces mejor que mi sombra ¿me permitirías conocerte de igual forma? Algo dentro mío me dice que descubriré un tesoro ¿podría reclamarlo para mí? Si bien no creo tener la misma fuerza en mi sentir que tú por mí, creo que tu camino será infinitamente más sencillo (o al menos eso espero, perdón de antemano por mis arrebatos procurare poner de mi parte).


Con todo mi cariño,
Sarah, tu cosa preciosa.

━✧❂✧━




Le había dado la carta al Sabio, pues temía que Hoggle o Sir Dydimus fueran rechazados apenas sean vislumbrados. Se sentía mejor, ahora que le aclaro su sentir y preocupación. Jareth respondió con una tarjeta, aceptando su postura. Y ella estaba irremediablemente curiosa sobre su accionar, pues le había dicho que la llevaría en citas si su tiempo se lo permitía.

Aquello la hizo sonreír feliz.

⸺Cielo, ya terminé, vamos a bajar… no falta mucho.

La voz de Irene la regreso al mundo real y asintió emocionada. Su padre la recibió con Toby en los brazos, una vez que se encaramaron en la entrada.

⸺Estas hermosa, mi niña… parece mentira como pasa el tiempo.
⸺Gracias papá.

Justo cuando el reloj marco las 19 hs, unos toquecitos en la puerta, hizo voltear a los adultos. Irene estaba que no daba más de la felicidad, mientras que Robert tenía una sonrisa entre resignada y contenta.

Sarah fue a abrir la puerta, con una dulce sonrisa y algo de nervios. Si ella sabía qué tan atractivo era Jareth, acababa de recibir una nueva definición de belleza… y estaba en completo shock. Jareth tenía el cabello corto, pero su peinado era elegante y le daba un aire sensual al mismo tiempo (¿Cómo lo conseguía? Suponía que era algún tipo de magia). Sus ojos bicolores se destacaban mejor sin tanto flequillo sobre ellos, al igual que sus rasgos afilados y simétricos. Su altura -a pesar de no llevar sus típicas botas- no menguaba, lo que alegro secretamente a la chica de ojos verdes. Y, como correspondía dada la ocasión, su ropa era impecable y perfecta: un traje azul con dorado y negro que recordaba a su traje de la mascarada (y ella cayó en cuenta que su vestido blanco también daba una reminiscencia de esa ocasión).

⸺Hola, Jareth… pasa, mis padres quieren verte.

Tras varios segundos de contemplación, se movió de su lugar y dejar pasar a su pareja de baile.

⸺Gracias, Sara. Te ves hermosa, por cierto.
⸺Tu igual… y buenas noches.
⸺Buenas noches.

Jareth le sonrió galante y, con un giño travieso, se presentó a los expectantes adultos que aguardaban al lado de la mesita florera.

La primera que dio unos pasos en su dirección fue Irene, quien estaba sorprendida -y fascinada- de la atractiva apariencia del joven.

⸺Hola, Jareth, es un placer conocerte. Buenas noches, soy Irene Williams y este de acá es mi esposo Robert, el padre de Sarah.

Jareth tomo la mano delicada de la mujer y beso su dorso con respeto, a lo que su marido casi se carcajea, realmente este chico es algo teatral.

⸺Buenas noches, gentil señora, agradezco su amabilidad. Es bueno conocerla también, Sarah la ha mencionado un par de veces.

⸺Espero que cosas buenas.
⸺Por supuesto.

La divertida sonrisa de la rubia aligero el estómago de la nombrada. Entonces, fue su padre quien saludo al invitado.

⸺Bueno, muchacho, espero que el viaje no fuera cansador: Bienvenido a Cremmel Hill.
⸺No para nada, ⸺dijo con una sonrisita engreída, saludando al hombre con un apretón⸺, realmente amo manejar y no se me dificulta viajar tanto ni tan lejos.

Estuvieron los próximos ocho minutos con la charla de rigor, el recuerdo del horario de regreso, una amenaza sutilmente vedada sobre no propasarse con su hija (que tanto madre como hija recriminaron con la mirada, Jareth simplemente se lo tomo con diversión) y el deseo genuino de que la pasaran bien.

⸺Sabes, me cayeron muy bien.
⸺A ellos también les caíste bien.

Jareth la miro con los ojos brillando de la emoción.

⸺Genial, no querría llevarme mal con mis futuros suegros.

Aunque el comentario fue jocoso, ambos sintieron sus corazones retumbar como locos ante la posible perspectiva. Jareth, en especial, deseaba que su deseo más impensable se cumpliera. Observo con amor a su acompañante mientras se reía divertida, pensando en lo hermosa que era y en cuanto había cambiado su mundo con ella.

Esta decidido, voy a cantarle esta noche.


*****


El principio de la velada transcurrió sin ningún problema. Ambos estaban disfrutando de la comida, la bebida, la música y las miradas de envidia que les daban. Las compañeras de Sarah, incapaces de creer que semejante partido quisiera la compañía de alguien tan rara como ella, intentaban por todos los medios posibles llamar la atención de Jareth. Casa que no conseguían, dejándolas frustradas. Los chicos, en cambio, estaban notando la belleza innata que tenía la muchacha, sin sus estrafalarias vestimentas infantiles, después de todo era la primera vez que la veían con vestido y maquillaje. Sin embargo, Jareth les lanzaba miradas de superioridad y advertencia: Sarah era suya y más les valía no entrometerse. Su aire de rey peligroso se dejaba entrever y hacia desistir hasta al más valiente de ellos de ir a saludar.

⸺Si sabes que no estas en el Underground, ¿verdad? ⸺la diversión asomando por su rostro.
⸺Mi querida Sarah, no sería yo mismo si dejo que la chusma se acerque a mis tesoros.

Sarah negó dramáticamente y su acompañante se carcajeo sombríamente. Finalmente, tras calmarse, aprovecho el momento.

⸺Mi dulce, cosa preciosa… ¿me permites un nuevo baile?
⸺Por supuesto, ¿Cómo negarse al rey de los goblins?

Jareth estaba cada vez más enamorado de esa humana, pues la mirada retadora de la joven daba a entender un par de cosas. Oh, mi buen señor… voy a morir de felicidad, tiene que ser ella… mi igual, mi compañera, mi verdadero camino…

Con su magia, la banda de música empezó a entonar una melodía hermosa, y nueva, que el faerie acompaño, pronto, con su melodiosa voz.


I was lost. I was shattered (Yo estaba perdido, yo estaba destrozado.)
I was lonely. I was blue (Solitario y triste.)
In my world full of shadows (En mi mundo lleno de sombras,)
Covered in cobwebs (cubierto de telarañas.)
Draped in gloom (Envuelto en penumbras.)


Otras parejas aprovecharon el momento y se unieron a ellos, pero Sarah solo tenía ojos para su rey incapaz de creer que lo tenía cantando de nuevo enfrente suyo. Su corazón, finalmente, admitió lo que la razón le gritaba desde hacía días: ella estaba más que enamorada.


And then, something happened (Y entonces, algo sucedióSmile
You just came waltzing in (Llegaste bailando un vals.)
Like a warm summer breeze (Como una cálida brisa de verano.)
And spring bloomed again (Y la primavera volvió a florecer.)
And I caught myself smiling (Me sorprendí sonriendo.)
For the first time since I don't know when (Por primera vez desde no sé cuándo.)


Jareth dejo en cada palabra algo de si, viendo los ojos amados brillar de adoración. La misma que había en los suyos al observar a su campeona. Estaba dispuesto a revelarle su historia, sus secretos, todo lo que era y ponerlo en sus delicadas manos. Seguro de que, esta vez, no caería en saco roto.


Because of you, because of you (Por ti, por ti.)
How long I've waited for someone like you (¿Cuánto tiempo he esperado por alguien como tú?)
Say it's true, tell me it's you (Di que es verdad, dime que eres tú.)
All my world needed (Todo mi mundo lo necesitaba)
To see it through was you (atravesar, y ver que eras tu.)


Si le preguntaran a Sarah como regreso esa noche a su hogar, o que más paso después de su baile, la respuesta -muy probablemente- seria estuve bailando en una nube de algodón de azúcar.


Capítulo 1

Capítulo 3
Volver arriba Ir abajo
https://lamazmorradelsnarry.activoforo.com/profile?mode=editprofi
 
Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap2
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap3
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap4
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap5
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - Epilogo
» Labyrinth (Crossover - Sareth and Snarry coprotagonist ships) ATP - cap1

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Snarry_Love20-
Cambiar a: