La Mazmorra del Snarry
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

 

 DESPUÉS DEL FINAL. Capítulo 3

Ir abajo 
AutorMensaje
NANNDYTA
Duelista
Duelista
NANNDYTA

Navidad 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 El muñeco de nieve-Navidad 2015 La magia del mundo Muggle-Navidad 2015 El pergamino Apolillado-Navidad 2015 Posteador del mes (Diciembre 2015)
Femenino Cantidad de envíos : 720
Fecha de nacimiento : 27/07/1991
Edad : 29
Galeones Snarry : 127886
Fecha de inscripción : 14/10/2012

DESPUÉS DEL FINAL. Capítulo 3 Empty
MensajeTema: DESPUÉS DEL FINAL. Capítulo 3   DESPUÉS DEL FINAL. Capítulo 3 I_icon_minitimeSáb Abr 11, 2020 2:19 pm

A mi único amor


- ¡¡¡¡¡QUEEEEEE!!!!!  -los dos pelirrojos y la chica Granger saltan como si fuesen impulsados por un resorte en cuanto mi pareja dice mi nombre, pero Kingsley a pesar de su rostro de enfado trata de no prestarles atención y nuevamente abre el pergamino para que los deseos de Harry sean finalmente oídos por todos los presentes incluso por sobre el ruido que aún produce el trío.

“A mi único amor, a la persona mas importante de mi vida, mi amado Severus Snape, a ti que estuviste en todo momento a mi lado, sin jamás molestarte por que debías permanecer en las sombras y mucho menos enfadarte porque algunas personas incentivaran absurdos rumores de romances conmigo con tal de que ello sirviera para mantenerme a salvo. Todo lo que soy ya te pertenece, así que solo me resta entregarte mis posesiones materiales, sé que son cosas que no te importan, pero deseo que pasen a ser tuyas, al igual que lo soy yo.

Las cámaras de Gringotts que heredé de mis padres y de Sirius además de todo lo que me sea legado posterior a mi alejamiento pasarán a ser de tu propiedad en el mismo momento en que esto sea leído, el mapa y la capa pertenecientes a mi padre estarán a buen resguardo en tus manos, no es algo que sea de tu agrado, pero sé que sabrás cuidarlas por mi hasta que un día puedas heredarlas a tus hijos….”


- ¡Esto debe ser falsificado! ¡Es imposible que diga eso! ¡Debe ser una trampa! -los tres hablan a la vez tan rápidamente que casi no se puede comprender quien dice que frase, nuevamente por culpa de estos ineptos no puedo deleitarme con la voz de mi Harry.

- ¿Pero como pudo dejarle todo a ese mortífago? -dice Weasley totalmente enfadado al ver que todas las pertenencias de mi pequeño león han pasado a mis manos- siempre fui su amigo y estuve a su lado apoyándolo arriesgando mi vida, incluso le abrí las puertas de mi casa, merezco por lo menos algo, no puede dejarme con las manos vacías.

- ¡Cállate Ron! -grita un enfadado George.

- Debe haber utilizado alguna poción ilegal para atrapar en sus sucias manos a Harry, con lo necesitado de afecto que estaba el pobre no debió haber sido difícil para usted -dice una totalmente enfadada pelirroja- lograr que redactara este testamento y hacerse de todos sus bienes no debe haberle presentado ningún problema para un tipo como usted.

- Ginny no digas idioteces -Fred espera poder calmarla acercándose a ella, pero esta le rehuye buscando apoyo en el tonto de Roland mientras llora de furia- hablas como si todo lo que sentías por Harry solo hubiese sido por interés.

- Chicos cálmense -Remus trata de ir hacia ellos pero por suerte es detenido en su asiento por mi amigo y mi ahijado quien intenta controlar su temperamento para no romperle la cara a golpes al estúpido pelirrojo que mira a todos con enfado, mientras Hagrid, Poppy y Minerva solo pueden observar el espectáculo que está dando el trío, atónitos ante sus reacciones y para nada sutiles comentarios, yo también solo miro a mi alrededor, ¡haaaa!, realmente mis posiones son las mejores, por suerte me tomé una poción relajante para poder enfrentar lo que sabía vendría una vez conocida la última voluntad de mi Harry, por ende soy el único que ha permanecido tranquilo en su asiento observando todo como ajeno a la situación, a pesar de oír todas las acusaciones infundadas de los supuestos mejores amigos de mi pequeño.

- Llegué a pensar que en un momento como este por lo menos podrían comportarse como personas adultas -se que era una tonta esperanza que Harry me había estado contagiando, definitivamente los años rodeado de su amor me han vuelto bastante blando como para llegar a pensar que personas como éstas podían cambiar- pero como siempre han sido una completa decepción y….

- ¡¡¡CALLATE MALDITO BASTARDO GRASIENTO!!! -vaya la supuestamente educada sabelotodo por fin sacó a la luz su verdadera personalidad, esa que siempre trató de ocultar a los ojos de todos bajo un manto de amabilidad y rectitud- debes estar feliz con todo lo que estás obteniendo sucio y repugnante desviado.

- ¡Señorita Granger! ¿Qué tipo de vocabulario es ese? -Minerva está casi tan ruborizada por la reacción de su ex alumna como el resto de los presentes, a excepción eso si, de Draco y Poppy quienes parecieran haber conocido ese lado oscuro con anterioridad.

- No pensé que tú fueses a reaccionar tan mal Hermione -un lloroso y estupefacto Hagrid trata de acercarse al trío para hablarles de frente- ¿dónde quedó la adorable pequeña que conocí?, tú nunca antes habrías reaccionado así, lo que menos siempre te interesó fue el dinero.

- Debe haber desaparecido con tanto uso del giratiempo que tenía, ese que utilizaba en Hogwarts para mejorar sus calificaciones -el rostro de la sabelotodo se ha tornado completamente blanco ante esas palabras- el mismo que ocupó para pasar el examen en la Academia de Leyes Mágicas, debido a ese incidente no fue admitida y por ende su supuesto año sabático es totalmente una farsa -la voz de Draco, aunque pausada está llena de desprecio por la chica Granger, nunca fue de su agrado, y no precisamente por la pureza de su sangre, si no porque jamás tragó su pose de alumna ejemplar.

- Estás hablando estupideces como siempre hurón -el rostro de Weasley está tan rojo de ira que tal pareciera que está apunto de salirle humo por las orejas- solo tratas de difamar a Mione con tus mentiras, jamás haría trampa, el giratiempo lo utilizaba para poder asistir a todas las clases que deseaba y lo de la academia es un invento tuyo.

- Claro que no, al contrario de ustedes yo no acuso sin pruebas, un amigo mío estuvo presente aquel día, fue un gran escándalo -dice mirando a Minerva para que lo desmienta.

- El señor Malfoy tiene razón, como directora de Hogwarts fui informada de su falta de ética y de las medidas disciplinarias que se tomaron sobre su persona -dice totalmente apenada por tener que revelar algo tan bochornoso, varios profesores fuimos enterados de este asunto debido a que todas las calificaciones de Granger deberán ser revisadas.

- Seguro fue la cara de perro de Parkinson la perra esa es…..

- ¡¡¡SILENCIO!! -con un solo movimiento de su varita Kingsley les lanza un conjuro para poder calmar las cosas y que los odiosos niños regresen a sus asientos- al aceptar venir aquí están obligados a oír todo hasta el final, así que en este momento acatarán mis órdenes y se quedarán en completo silencio, así que ustedes tres jóvenes permanezcan en sus puestos, aún queda algo que debo hacer al verme en estas instancias -gira y me entrega el pergamino que hasta ese momento había sostenido en sus manos instándome a guardarlo, por lo visto ya no es necesario terminar de conocer su contenido- no pensé que llegaríamos a esto- se gira y con total solemnidad apunta su varita y con un simple incendius hace desaparecer los tres howler´s que quedaban sobre el escritorio, regresa a su antigua posición y de su túnica extrae un nuevo pergamino, en cuanto lo abre la hermosa voz de Harry inunda la habitación.

“Si Kingsley ha utilizado este nuevo pergamino es porque lo que me temía ha ocurrido, a pesar de que aún me quedaba alguna esperanza de que no llegara a pasar, Ron, Ginny y Hermione han interrumpido con alguno de sus odiosos comentarios las palabras dedicadas a mi esposo Severus, ¡SI!, aunque piensen que es algún tipo de desvarío mío, tengo que sacarlos de su error, Severus y yo nos enlazamos la noche de año nuevo de nuestro quinto año escolar, luego de mas de 8 meses de noviazgo, ¡gracias a Merlín!, pues ya estaba impaciente de tanta abstinencia, fue realmente duro que cayera en mis redes profesor, no sé cómo podía conformarse solo con besos y tomaditas de manos cuando yo lo único que deseaba era saltarle a la yugular. ¡Jajajajaja!, nadie habría creído que este hombre maduro, grandioso espía, el más temido profesor de todos los tiempos de Hogwarts fuera acosado por mi, al límite de temer encontrarse a solas conmigo, incluso llegó a perdonarme varios castigos para que ello no ocurriese.

Con lo serio y malhumorado que tiendes a ser ante el resto de los mortales debe ser algo totalmente poco creíble la situación en la que te encontrabas, huyendo de un adolescente con las hormonas alborotadas. Desde que cumplí los 14 años supe claramente que serías el único en mi corazón, no dudé ni un segundo en declararte mi amor en cuanto aclaré mis emociones, cuando por fin te atrapé hasta Sirius terminó comprendiendo que nuestros sentimientos eran verdaderos y no un simple encaprichamiento adolescente o una forma de retorcida venganza, así que nos dio su bendición logrando que te atrapara definitivamente.

Ron, Mione, se estarán preguntando el por qué de no confesarles mi amor por Sev, pero debo decirles que lamentablemente si lo hice, es más, todos quienes están allí presentes saben de esta unión y la aceptaron comprendiendo que el amor que nos tenemos nos ha hecho infinitamente felices, Sirius fue quien me entregó en el altar, según él, fue uno de los días mas felices como mi padrino, Remus, Hagrid, Lucius y Minerva fueron los testigos de nuestro enlace, el cual fue oficiado en representación del ministerio por Kingsley  y legalizado ante el Wizengamot por Albus quien también nos unió espiritualmente, aunque todo fue guardado en estricto secreto debido al miedo de que Voldemort lo descubriera, Draco se enteró una tarde casi 10 meses después de acontecida la boda, en el momento mas triste que hemos pasado como esposos recibimos su apoyo incondicional, Severus, sé que no te gusta que recuerde esto amor mío, ya que según tu me deprimo enormemente, pero al igual que tu, yo no deseo olvidar a nuestro pequeño James Sirius, aunque siempre trataste de que no me diese cuenta de ello, constantemente cuando pensabas que estabas solo te veía mirando la fotografía que nos tomaste el día de su nacimiento y que tan celosamente guardas de ojos indiscretos, como el tesoro que es para ambos.

¿Recuerdas lo hermoso que era nuestro hijito?, tan solo tenía 6 meses de gestación cuando debido a un ataque mortífago que recibí durante un paseo a Hogsmeade se adelantó el parto, fue el peor día de nuestras vidas, cuando sin poder hacer algo nos fue arrebatado nuestro pequeño ángel. Aunque me encontraba solo en esos momentos debido a que Ron y Mione aún no habían llegado, pude deshacerme prontamente de un par de atacantes, pero antes de terminar con el último, un crucio me dio de lleno en el abdomen, la maldición fue rota gracias a la pronta llegada de Draco, al revisarme pudo comprobar el inicio de una hemorragia que comenzaba a manchar la parte baja de mi túnica, con algo de esfuerzo me llevó todo lo rápido que pudo a Hogwarts lo que me salvó la vida y gracias a la ayuda de la magia conjunta de Poppy, Draco y tuya, nuestro hijito pudo llegar a este mundo con vida, debido a su poco desarrollo, pudimos disfrutar de sentirlo junto a nosotros tan solo por 3 horas ya que al cabo de ellas murió en nuesros brazos, aún puedo rememorar su hermoso y pequeñito rostro, su cabecita ni siquiera poseía rastro de alguna pelusita debido a los meses que le faltaron de formación, tenía un cuerpo tan pequeñito solo era un poco mas grande que una bludger, no había ningún rasgo distintivo en el, pero estoy convencido que hubiese tenido tus ojos, esos que cuando me miran solo demuestran el amor que me tienes, por lo mismo sé que estás angustiado al oír mi voz algo quebrada, así que haré caso a tus consejos amor mío, suficiente de remembranzas que nos pondrá sentimental a todos, no deseo apenar a nuestros amigos recordando dolorosos pasajes de nuestra vida, ya que estoy convencido que llegará el día en que podamos volver a estar con nuestro pequeño el cual debe estar siendo consentido por sus abuelos, Sirius  y sobre todo por Albus en cuyos brazos descansa nuestro angelito, ¿quien mejor que el para velar su sueño?, cuando le comunicamos el embarazo estaba más que encantado por ser abuelo postizo, el saber que James está a buen resguardo esperando nuestra llegada es algo que me reconforta cada mañana al despertar, además del hecho de tenerte a mi lado apoyándome incondicionalmente.

Luego del nacimiento de James estuve muy mal anímicamente, ustedes pensaron que era por la muerte de Albus producido en el mismo ataque que ya mencioné y los recuerdos de Sirius, no ahondaron mucho más allá, ensimismados en sus propios asuntos, tu Ron preocupado por los malos desempeños de tu equipo favorito que como siempre terminó en el último lugar y lo que te tenía mas nervioso, la posible suspensión del Torneo Anual de Quidditch, ante la constante amenaza de Voldemort y sus seguidores el ministerio estaba pensando en tomar dicha medida, como si se tratara de la máxima tragedia del mundo el hecho de que no pudiésemos utilizar la invitación que había recibido meses antes, ¿y tú Hermione?, bueno, como siempre con tu cabeza metida en los libros sin prestar atención al mundo fuera de ellos, preocupada por ser siempre la mejor, horrorizada de que Pansy Parkinson te arrebatara nuevamente el Premio Anual como ya lo había hecho el año anterior, solo vivías empeñada en ser la mejor, pero George y Fred si vieron mas allá de las sonrisas falsas que entregaba a todos a mi alrededor, a pesar de siempre comportarse tan livianamente ante temas de interés, ellos pudieron percatarse de que algo me pasaba y según me dijeron comenzaron a seguirme para ver el motivo de mi ostracismo, un día cerca del lago Severus me regañaba por descuidar mi salud y alejarme de el enfrascándome en mi dolor sin buscar su apoyo para ayudarnos a sobrellevar nuestra tragedia  juntos como las personas que se aman deben hacerlo, los gemelos nos observaron escondidos y al verme tan triste en ese mismo instante encararon a Severus, debido a la férrea defensa que hacían de mi persona, acto que me sorprendió al ver su valentía, ante su actitud, mi esposo consideró que eran personas de fiar y les revelamos el tipo de relación que nos unía y el motivo no solo de mi tristeza, desde ese momento se convirtieron en un gran apoyo,  incluso para Severus, ese último año fue la época en la que más bromas hicieron a casi todos los habitantes del castillo, hasta lograron que Peeves se sintiera celoso de sus travesuras, todo lo hacían para mantenernos alejados de recuerdos tristes, también me convencieron a que les hablara a ustedes sobre mi amor por este malhumorado profesor.

Luego de pensarlo detenidamente por fin tomé el valor y los reuní a ambos en el salón de los menesteres para nuevamente hablarles de mi amor, mis supuestos amigos incondicionales por segunda vez me decepcionaron, no he cometido un lapsus al decir que no fue la primera vez que no aceptaban mis sentimientos, ninguna de esas ocasiones la recuerdan pues la primera vez fue cuando recién Severus había aceptado que me amaba tanto como yo a el y no pude esperar para contarles las buenas noticias, pero no recibí el apoyo que esperaba, ante mi sufrimiento al oír las crueles palabras que me dedicaron Albus les lanzó un obliviate a ambos, instándome a dejar pasar el tiempo y esperar a que maduraran para nuevamente hablarles, al ver la reacción de los gemelos pensé que el momento había llegado, pero nuevamente me decepcionaron, así que esta vez el conjuro salió de mi propia varita, ¡sí!, ya sé lo que dirás Hermione, es una de las imperdonables y su castigo es el enviarte a Azkabán, pero ni Albus ni yo estamos allí para que nos denuncies, así que tendrás que quedarte con tu malentendido seguimiento de las normas, a menos que decidas poner una queja postmortem, pero dudo que con tus antecedentes siquiera den pie para que alguien manche el honor del “Salvador del mundo mágico”, de algo que sirva ese estúpido título.

Pero dejemos los recuerdos y vayamos a lo que seguro les interesa, para que mi adorado esposo se percate que he madurado y no soy un chiquillo rencoroso también pensé en que merecían que les dejara un pequeño recuerdo de quien se supone consideraban su amigo.

Algo que tenía previsto darte Ron era el palco privado con capacidad para 6 personas en el estadio de la final de la Copa Mundial de Quidditch, ni yo estaba enterado que los Potter poseían uno y que había sido “prestado” desde entonces a un familiar del antiguo ministro Fudge, por lo visto es realmente generoso ese señor sobre todo con lo ajeno, pero el entregarte ese palco sería como premiarte por la falta de cortesía hacia mi esposo que incluso ahora has demostrado, así que espero que Draco lo sepa disfrutar, lo mejor de todo mi rubio amigo es que para que no tengas ningún engorroso trámite que hacer, viene con traslador incluído que se activa en el momento en que el lugar de la final es elegido, por lo que se ve mi abuelo odiaba el papeleo burocrático tanto como tu, también posee acceso al salón post-partido en donde se puede compartir con todos los jugadores del encuentro.

Ron, te dejo mi agradecimiento por la amistad casi incondicional que me ofreciste, además de el abrirme las puertas de tu casa, donde pude conocer a muy buenas personas, también te dejo una caja de ranas de chocolate y grageas de Bertie Botts como recuerdo de nuestro primer encuentro en el Expreso de Hogwarts, sé que las disfrutarás, pues definitivamente nunca pudiste dejar de ser ese niño temeroso y dispuesto a prejuzgar a las personas por la casa a la que pertenecen sin siquiera darte el tiempo de conocerlas y formarte tus propias opiniones, lo que más te enfadaba de mi relación con Severus es que pertenecía a Slytherin y que nos había hecho la vida bastante dura en nuestros años escolares, ni siquiera quisiste aceptar que solo lo hacía para no levantar sospechas en su labor como espía y que varias veces, ¡ok Sev!, casi siempre teníamos bien merecido los castigos impuestos ante las imprudencias que cometíamos incluso arriesgando nuestro bienestar, ni siquiera Albus pudo convencerte de la incondicionalidad de mi esposo hacia su persona, no quisiste oír nada que te pudiera hacer cambiar de parecer, para ti siempre sería el “grasiento murciélago de las mazmorras”, espero de todo corazón que algún día logres pensar por ti mismo y no dejarte llevar por la marea.”


El rostro del chico Weasley está realmente desencajado de furia, mira a su alrededor como si deseara incinerarnos a todos los presentes, sobre todo a Draco que trata de ocultar su risa ante las palabras de mi esposo, sé que pensaban que Harry les dejaría todas sus posesiones ya que no tenía muchas personas cercanas y siempre los había considerados casi sus hermanos. Como no pude dejar del todo enterrado mi lado de espía, averigüé que Weasley tenía reservado un nuevo equipo profesional de quidditch hecho a la medida, de seguro pensando en todo el dinero que su amigo le había heredado, frente a varios ex Gryffindor incluso se jactó de ser el dueño de la saeta de Fuego de Harry, aunque según el, la guardaría como un trofeo pues tenía pensado comprarse la nueva  Nimbus 3000 de edición limitada, aún así lamento de sobremanera que mi investigación haya sido tan exacta.

Sin poder soportar mas las miradas de beneplácito de la concurrencia ante las palabras de mi esposo mira de forma casi suplicante a Kingsley para que lo deje marchar, pero éste solo lo observa sin siquiera darse por enterado de su silenciosa súplica, le hago un pequeño, pero hago un movimiento de cabeza para que lo ir y solo continúe.

- Puede marcharse si lo desea Weasley -le dice Kingsley y ante la autorización sale dando un portazo sin siquiera mirar a su novia y hermana que permanecen sentadas tratando de ocultar su odio hacia todos nosotros y seguro esperando no correr la misma suerte del pelirrojo y terminar marchándose sin todo el dinero con el que ya estaban contando.
- será mejor continuar.

“Hermione, con toda tu inteligencia, jamás dejarás de ser el estereotipo de muggle que Voldemort tanto odiaba, tu cerebro sólo te sirve para guardar conocimiento el cual no aplicas realmente, aún hoy en día no puedo creer que seas una persona homofóbica, sé que dirás que estoy equivocado, que “el amor es amor sin importar el sexo de las personas”, si que te encanta repetir esa cursi frase, pero por lo visto nunca has podido comprenderla, incluso en nuestro cuarto año llevabas colgada una insignia apoyando a esa pareja de cantantes muggles que habían confesado su historia de amor, pero solo lo hacías ya que eran ajenos a tu círculo, mientras fueran extraños estaba bien, pero era una aberración mi amor por Severus, hasta pensé que te opondrías debido a la relación maestro alumno y no a prejuicios heredados de mentes cerradas, lo peor fue tu actitud hacia Remus cuando nos comunicó repleto de felicidad la noticia sobre su embarazo, incluso trataste de dejar su clase con la excusa de la falta de tiempo, por lo que Minerva te prestó amablemente su giratiempo, jamás quisiste siquiera mirar al pequeño Teddy, aunque estuviese al lado tuyo en alguna de las últimas reuniones de la orden, hasta Ron en ese ámbito es más abierto de mente que tú, y eso de por sí, es decir mucho, te consideras una persona justa, pero solo en torno  las cosas que a tí te convienen, creo realmente que si no hubieses estado en el grupo que era blanco de Voldemort nunca te habrías unido a la lucha.

Sé que deseabas la colección de libros pertenecientes a mi abuelo sobre los comienzos de la historia de la magia escritos por el propio Merlín, desde que los viste la vez que entramos a la cámara de mi familia han sido tu obsesión, le había dicho a mi esposo que al acabar la guerra te los daría, a pesar de la desilusión que vi en sus ojos pues eran volúmenes que siempre ha querido poseer y que debido a que son ejemplares únicos jamás siquiera pensó en poder tenerlos frente a el, solo me pidió leerlos dentro de la cámara, a veces me quedaba dormido en ella mientras lo esperaba a que terminara su lectura, cuando le dije que había cambiado de opinión sobre dártelos, consideró que mi primera idea era la acertada ya que tu sabrías apreciar tan magnífico trabajo caligráfico y no solo el valor material que tenían, como comprenderás prefiero que continúen en la familia, así que pasarán a aumentar la colección que con esfuerzo Severus ha logrado obtener.

Amor mío ya no tendrás necesidad de practicar el hechizo duplicador que tanto esfuerzo te costó perfeccionar para que pudiera funcionar en Gringotts eludiendo todos los censores restrictivos de magia que hoy en día tienen.

Hermione te dejo un pequeño consejo de quien fuese tu amigo, para ir por la vida con la bandera de mujer moderna y liberal eres mas obcecada que Dolores Umbridge, no continúes por ese camino tan recto o terminarás loca y sola como ella, y para que puedas disfrutar de buena lectura tte dejo una recopilación de las creaciones de Oscar Wilde(1).”
Por lo menos Granger no sale huyendo de forma cobarde cómo su novio y permanece rígidamente sentada como una estatua de sal, pero no puede ocultar la furia que siente, ella que siempre se ha considerado una persona carente de prejuicios y defensora de las minorías y ha sido desenmascarada ante todos, mejor dicho ante los pocos que aún no conocíamos su verdadera piel.
“Ginny, pequeña Ginny, sé que incluso con mi constante rechazo igualmente te veías como la señora Potter, estoy seguro que ya nos imaginabas juntos despidiendo a nuestros hijos en la estación de King Cross rumbo a Hogwarts, lamento tener que traerte nuevamente a la tierra, jamás podrías haber llegado a ser mi esposa, siempre te vi como la hermanita pequeña de mis amigos, nada mas que eso, además de que muy en el fondo sabía que solo deseabas estar a mi lado por la para ti, agradable fama de salvador del mundo que me rodeaba, sin olvidar que te comencé a interesar con mayor intensidad cuando nos enteramos del dinero que los Potter habían logrado esconder de los corruptos del ministerio, nunca viste mas allá de lo buen partido que según Molly sería para cualquiera, mucho menos trataste de conocerme como persona, si según tú, mi máxima aspiración en la vida era convertirme en Auror, nada más alejado de ello, con todo lo que he tenido que ver en estos años lo único que siempre he deseado es tener un vida tranquila. Espero que hayas aprovechado la fama que te llegó por ser mi supuesta novia, cuando parte de mi testamento sea de conocimiento público como estipula la ley, también se dará a conocer mi matrimonio, deseo que todos sepan quien ha sido siempre la persona a la que he amado, la que es dueño de mi corazón y de mi alma, desde mis 14 años me considero perteneciente a Severus Snape, por ende hace tiempo dejé de ser un Potter legalmente y quiero que ese hecho sea conocido por todos.

Severus, espero que cumplas lo que me prometiste y destruyas la tumba en donde me hayan enterrado, estoy seguro que la ceremonia incluyó un montón de parafernalia y que no estuviste presente pues habrías sido capaz de maldecir a todos los curiosos que estuvieron allí pero que jamás movieron un dedo para luchar contra la oscuridad, sabes muy bien que lo último que quiero es que con el paso de los años se convierta en un lugar de peregrinación, solo deseo descansar en paz, tú amor mío conoces muy bien el lugar en donde quiero terminar.

Disfruta la vida amor y para que comiences a hacerlo te dejo un pequeño regalo un ticket para que viajes en el Expreso Mágico de Oriente, estoy seguro que lo disfrutarás de seguro conocerás a alguien interesante en ese largo viaje, mantente abierto a la posibilidad de amar nuevamente sin importar lo que otros piensen de ello.

Vive, enamórate, sé feliz como siempre mereciste serlo y no pudimos, trata de hacer todos esos sueños que tines realidad, lo más importante, ten muchos hijos para que alboroten tu vida como lo hacía yo, espero que esta vez puedas seguir los consejos de tu amante y fiel esposo que te ama mas allá de la eternidad y que por sobre todo siempre ha deseado lo mejor para ti.
Harry James Snape.”



- Como siempre san Potter tan sentimental -dice Draco tratando de distender el triste ambiente que nos ha rodeado, pero ocultando su rostro entre los brazos de Remus para que nadie vea su rostro lleno de tristeza.

- No lo llames así Draco, sabes que no me gusta que te refieras a Harry de….

- Estoy segura que debió haberle dado alguna poción para lograr su objetivo -parece que al fin a despertado la pelirroja luego de lo que ha escuchado- voy a denunciarlo por utilizar la amortentia -la chica Weasley trata de lucir calmada, pero en sus ojos se vislumbra el brillo del odio que me tiene- ni siquiera ser héroe de guerra lo podrá sacar de este lío.

- Cállate Ginny y acepta que perdiste al pez gordo -le dice un enfadado Fred a su hermana que aún no se conforma con lo que le tocó vivir- deberías dedicarte a estudiar y no ha estar soñando con riquezas y fama que no te has ganado.

- Ustedes defienden esta locura todo porque recibieron su tajada, seré el hazmerreír de todo el mundo cuando llegue a ser público el testamento -definitivamente creo que la entrevista a la que tanto le preocupaba llegar retrasada será cancelada indefinidamente- deben impedir que ocurra.

- ¡¡¡ESTO ES EL COLMO!!! -una enfurecida Granger se levanta hecha un vendaval en cuanto puede reaccionar a las últimas palabras de Harry- espero que esté contento con lo bien que manipuló a mi amigo prof…. Snape, con sus intrigas logró alejarlo de nosotros, además usted es un pedófilo, ¿cómo pudo abusar de un niño?

- Sabes bien que en nuestro mundo las diferencias de edades no son importante y….

- No pierdas tu tiempo Remus, además no puedes alterarte en tu estado -le digo acercándome a el, aunque Lucius permanece en silencio al lado de su esposo no dejaba de mirar en forma intimidante a mi ahijado para que no fuese a intervenir y que luego esta absurda confrontación pase a mayores.

- Deja de hablar de esa forma tan resentida Hermione -George es ahora quien trata de calmar a las dos muchachas que siguen despotricando- realmente no te reconozco, de Ginny podemos esperar sus palabras, después de todo siempre ha estado muy consentida por nuestra madre -Arthur Weasley murió varios meses antes de la batalla final, incluso Harry fue muy generoso con su viuda para que ella no tuviese que depender de una simple pensión para sobrevivir, además todos sus hijos varones la ayudan lo que la hace llevar una vida mas que holgada financieramente- mucho mas luego de la muerte de nuestro padre, pero tú no estás siendo para nada la persona madura que siempre has demostrado.

- Señorita Granger, por favor no continúe por ese camino -Kingsley trata de que no comience a despotricar como acostumbra, yo ni siquiera le presto atención a sus palabras, solo son los balbuceos de una persona enfadada por no obtener lo que deseaba- podría ser merecedora de una demanda por difamación.

- El señor Black era legalmente el tutor de Harry y autorizó el enlace -eso sí que con la condición de que a nuestro primer hijo le pusiéramos James- además debido al tipo de unión espiritual que Albus llevó a cabo, la pureza de Harry, el no era de esos muchachos que se lanzaban a las paciones carnales con cualquiera -dice Minerva mirando detenidamente a la sabelotodo, por lo visto ella también debió haber sido testigo de los desfogues de Granger y no solo con su pelirrojo novio como contraparte- el respeto y la fidelidad de Severus hacia Harry se comprobó mediante hechizos en el instante mismo del vínculo.

- A diferencia de algunos jóvenes que conozco, ambos supieron respetarse, no como usted señorita Weasley que coqueteaba con todo el que se le ponía por delante, incluso cuando fingía ser la novia de Harry -Poppy definitivamente es más directa con sus declaraciones- o como usted Granger que acostumbraba a reunirse con cierto muchacho no pelirrojo en la biblioteca a horas no prudentes, hasta los cuadros del castillo son testigos de sus desfogues.

- Definitivamente el rumor que corría en mi sala común de que te llevabas muy bien con cierto Hufflepuff no eran exageraciones -Draco habla sin llegar a perder el tono pausado que hoy en día es su sello, ante la mirada de asombro que ambos gemelos posan sobre Granger, seguro esperando que solo sea un malentendido- jamás dejarás de ser una muggle sin clase, solo alguien como tu podría interesarse en el simplón de Zacharias Smith, hasta el tonto de la comadreja es mejor que ese cobarde.

- ¡Eso no es….! -trata de justificarse pero es interrumpida.

- No tengo por que pensar que solo son difamaciones, lo que acabo de escuchar me ayuda a comprender el por qué de tu insistencia a que se uniera al ED -dice un realmente calmado Fred ante la reacción de culpable que tiene la cara de Granger que ni siquiera puede replicar- más te vale que aclares todo con Ron, sólo él puede tomar una resolución sobre tu continuidad como su novia.

- En cuanto Ronald esté enterado se lo comunicaremos a nuestra madre -Fred solo asiente ante sus palabras- desde hoy considérate no bienvenida en nuestra tienda -se pone de pie para ir en dirección a su hermana quien luce realmente enfadada con su amiga, por lo visto no tenía idea alguna de las andanzas de la sabelotodo- Ginny, ¡vayámonos! -sin mediar alguna réplica George toma del brazo a su hermana para marcharse- nos vemos pronto amigos.

- Por la panza de Remus pronostico que en menos de dos meses nos reuniremos a celebrar el nacimiento de la princesita Malfoy -Fred acercándose a Draco le toma de la mano y se la besa galantemente- tal vez allí rodeado de la felicidad de un nuevo hijo por fin mi suegro me deje cortejarte, amor mío.

- ¡Oye!, te recuerdo que no estoy interesado -a Fred le encanta incomodar a mi ahijado, incluso estando presente Pansy, la cual siempre se divierte con la broma.

- Ya deja de perseguir a mi hijo -un enfadado Lucius casi con movimientos felinos se pone de pie y le arrebata la mano de un enfadado Draco a Fred que aún no la había soltado- pelirrojo del demonio.

- Bueno Romeo, es todo por hoy, a menos que desees terminar sin una oreja al igual que yo -finalmente George termina por tomar de un brazo a su hermano para que se aleje antes que Draco termine golpeándolo.

- ¡JAJAJAJAJA! -esta situación siempre causa que todos los que estamos presentes en el momento en que se lleva a cabo terminemos disfrutando a costa del enojo de mi amigo y como siempre aprovechando las risas Fred huye antes que su físico sufra algún daño.

- Lucius, no les sigas el juego, sabes que son solo bromas -Remus sonríe ante el rostro de enfado de ambos rubios- ya va siendo hora de concertar una reunión con los padres de Pansy, en cuanto nazca nuestra pequeña princesa comenzaré a preparar todo.

- ¡¿Estás seguro papá?! -por lo visto hasta allí le duró la compostura Malfoy a mi ahijado, ante las palabras de Remus no pudo evitar no abrazarlo de felicidad- ya quiero que Alya(2) esté con nosotros.

- Falta poco cariño, mientras tanto podemos ir buscando el regalo apropiado para la petición -ni siquiera toman en cuenta el rostro de enfado de Lucius al no ser consultado sobre el asunto y comienzan a hablar de todos sus planes.

- Ya era hora de que formalizaran, la señorita Parkinson no te esperaría eternamente ahijado -además que Draco respeta totalmente a su ex compañera como para siquiera proponerle iniciar una relación sin el consentimiento de los tutores de la muchacha, lo que conlleva a una petición formal al tratarse de dos familias tan antiguas, en mi caso con Harry… bueno, mi pequeño esposo jamás fue de respetar reglas- será mejor partir, recuerden que tengo una tumba que profanar.

- No digas tonterías Severus -me recrimina Poppy por mis palabras, pero con una gran sonrisa se acerca a abrazarme para despedirnos, lo mismo hace Minerva.

- Eso suena tan morboso -dice despidiéndose de mi Kingsley- aunque tu siempre te has deleitado poniendo incómodas a las personas con tus palabras- espero que disfrutes tu viaje en tren.

- Como si no conocieran el humor de Severus -dice Hagrid luego de un sonoro ruido al limpiar su nariz congestionada por tanta lágrima.

- Mi amigo nunca cambiará -dice Lucius dándome un abrazo de despedida, pues saben que en cuanto haga lo que Harry me ha pedido me marcharé- no puedes dejar tu tono sarcástico, pero dime ¿necesitas ayuda para mancillar tan magnífico sepulcro?

- No gracias, es mejor hacerlo solo, además no quiero retrasarme -sin mas palabras salí del salón ante la atenta mirada de nuestros amigos.
…………………………


Definitivamente el mausoleo del “salvador del mundo mágico”, era bastante exagerado, incluso rivalizaría con el Victoria Memorial(3) del Londres muggle, aunque debo admitir que el lugar en el cual estaba emplazado era bastante bonito, así que decidí darle un buen uso a dicho terreno, ahora hay un pequeño parque dedicado a todas esas personas anónimas que ayudaron a la derrota de la oscuridad para que nunca sean olvidadas, aunque luego de todo el esfuerzo quedé bastante agotado mágicamente hablando, así que en cuanto el traslador me llevó a mi vagón del tren cierro mis ojos y me dispongo a dormir todo el viaje si es posible, siempre he sido una persona muy organizada, así que ya llevo conmigo todo lo que necesitaré para mi travesía.

- Hola soy Ethan -escucho una suave voz y un pequeño remezón en el hombro que me sacan de mi pequeño letargo, lo miro solamente esperando el por qué de su presencia- creo que tenemos un problema y nos han dado la misma cabina, por suerte mientras lo solucionan el espacio es suficiente para ambos, espero que viajes solo.

- Lo hacía….
FIN


Aclaraciones:  
(1) Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde:
nació en Dublín, Irlanda,  entonces perteneciente al Reino Unido el 16 de octubre de 1854y murió el 30 de noviembre de 1900 en París, Francia como indigente, escritor, poeta y dramaturgo inglés, es considerado uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano tardío.

Wilde se enfrentó a un juicio en mayo de 1895, en que se le acusó de sodomía y de grave incidencia, debido a su muy pública amistad con Lord Alfred Douglas, fue condenado a dos años de trabajos forzados. Esta sentencia ejemplificante tuvo mucha repercusión y propició un recrudecimiento de la intolerancia sexual no sólo en Gran Bretaña, sino también en Europa, muchos artistas homosexuales sufrieron represalias.

(2) Alya: es una estrella en la constelación de Serpens, situada en Serpens Cauda, la cola de la serpiente. Su nombre, proveniente del árabe al-alya, significa “la serpiente”.

(3) Victoria Memorial: es una escultura emplazada en frente del Buckingham Palace de Londres, fue dedicada, tal y como su nombre indica a la Reina Victoria, en el año 1911 por parte del rey del Reino Unido Jorge V y Guillermo II de Alemania, dos de sus nietos.
Volver arriba Ir abajo
Snarry_Love20
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
Snarry_Love20

Reto one shot DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Tú eliges cómo continuar 1 Mejor posteador del mes-Diciembre 2015 Navidad 2015 Reto Fanart DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 458
Fecha de nacimiento : 02/06/1991
Edad : 29
Localización : Capital Federal, Argentina
Galeones Snarry : 49924
Fecha de inscripción : 06/11/2009

DESPUÉS DEL FINAL. Capítulo 3 Empty
MensajeTema: Re: DESPUÉS DEL FINAL. Capítulo 3   DESPUÉS DEL FINAL. Capítulo 3 I_icon_minitimeDom Abr 12, 2020 4:11 pm

Me encanta que esos tres recibieran su merecido!!! Pero me pone tan triste que Sevie se quede sin Harry, aunque equilibra un poco la balanza (hay varios OS en donde Harry pierde a Sev... en español, me refiero)
Volver arriba Ir abajo
https://lamazmorradelsnarry.activoforo.com/profile?mode=editprofi
 
DESPUÉS DEL FINAL. Capítulo 3
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de NANNDYTA-
Cambiar a: