La Mazmorra del Snarry
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

 

 Harry Potter enamorado: Capítulo 5-> Clases y detención curiosa

Ir abajo 
AutorMensaje
isaprince



No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 34
Fecha de nacimiento : 11/10/1988
Edad : 32
Galeones Snarry : 12867
Fecha de inscripción : 10/04/2009

Harry Potter enamorado: Capítulo 5-> Clases y detención curiosa Empty
MensajeTema: Harry Potter enamorado: Capítulo 5-> Clases y detención curiosa   Harry Potter enamorado: Capítulo 5-> Clases y detención curiosa I_icon_minitimeJue Nov 24, 2016 12:51 pm

Capítulo 5:-> Clases y detención curiosa

Harry y los demás se disponían a comenzar las clases de este nuevo curso, primero tendrían Transformaciones, seguido de herbología, historia de la magia, defensa contra las artes oscuras, adivinación y doble hora de pociones. Las clases iban desarrollándose con normalidad, Isa mientras tanto se la pasó en su habitación asignada, escuchando música e escribiendo a los suyos sin molestar. Harry por dentro se sentía feliz de tenerla con él, era un gran apoyo saberse apoyado por alguien ajeno a Howarts. Las clases pasaron muy rápido este primer día, para Harry le resultó raro todo lo vivido en tan pocas horas, llegó su hora más temida, sobre todo porque al término tendría que quedarse para saber que detención le haría Snape, eso le tenía bastante nervioso. Todos entraron en silencio para no enojar al profesor de pociones, Harry se iba a sentar al lado de Luna, pero la aterciopelada y varonil voz de su profesor, le detuvo, dios, como adoraba escuchar esa voz.

-Potter, usted estará aquí enfrente de mí, este curso espero que esa cabeza hueca consiga entender algo del noble arte de las pociones, muévase rápido – Le dijo Snape con esa voz dura y autoritaria señalando con el dedo  una mesa que estaba justo enfrente de la suya.
Los de su casa le dieron una mirada de compasión, y los sly se rieron, sobre todo Draco Malfoy. El incidente del gran comedor aun estaba grabado a fuego en su memoria.
Harry así lo hizo con pesar, no le hacía ninguna gracia saber que no iba a tener a nadie ayudándole, para pociones era nefasto, y tener a Snape delante de él , observándolo no iba a ayudarle nada este curso. Con un suspiro hizo lo que se le mandó y se sentó enfrente del escritorio de Snape.
Snape pasaba de dar la bienvenida a este curso, eso le parecía una ñoñería, ya sabían de antemano el procedimiento del año escolar, no hacía falta para su opinión, repetir todo cada año. Así que, sin más dilación, les instó a abrir los libros, dio algunos apuntes, para posteriormente elaborar la poción.
-Esta poción para empezar es sencilla, seguro que unos ineptos como ustedes podrán realizarla correctamente, se trata de una poción reconstituyente, creo que no hace falta explicar de qué se trata, pero como nunca se sabe, una poción reconstituyente como su propio nombre indica aporta vitaminas, es beneficioso para cuando por alguna razón hemos perdido parte de energía o magia, bien ahora cojan los ingredientes y prepárenla – Snape se dirigía a su escritorio, no sin antes pararse donde Harry y hablarle en voz baja – Señor Potter, al término de la clase, quédese, tenemos una detención pendiente por si lo ha olvidado. –
-No señor, no la olvidé – Contestó Harry algo temeroso
-Después le diré en qué consiste su castigo Potter, ahora lárguese a coger lo necesario para elaborar la poción.
-Sí señor . - Harry se levantó bastante contrariado, sentir el aliento de su profesor tan cerca le perturbó.

Cogió los ingredientes de un estante y se sentó para comenzar a elaborarla. Mientras tanto, Snape, estaba en su escritorio escribiendo algunas notas, de vez en cuando se levantaba para supervisar que todo estaba bien. Se exasperó al notar al chico Weasley , Longbottom, cortando mal algunos ingredientes, negó con la cabeza la inutilidad de todos ellos para seguir las instrucciones bien detalladas del libro, se percató para su sorpresa que Potter, aunque se había equivocado en alguna cosa, estaba haciéndola relativamente bien. Pensó para sí que el muchacho al fin y al cabo no era un negado del todo en pociones, aunque le costara aceptarlo. Vio como algunos de su casa tampoco eran capaces de seguir las instrucciones, pero como buen Slytherin, no iba a reprender a nadie de su casa. Habían pasado casi las dos horas cuando se escuchó una explosión, como era de esperar Seamus Finnigan había comenzado el curso haciendo explotar un caldero, como siempre.

-Oh diablos, Señor Finnigan ¿No es capaz de seguir unas instrucciones bien determinadas? ¿Es tan inepto que no sabe leer?, digo más, ¿Va a dejar algún año de hacer explotar medio colegio con su imbecilidad? – Le dijo Snape malumorado a Seamus-
-Lo siento profesor, yo…. – Iba a decir Seamus
-¡Silencio! 20 puntos menos para Gryffindor por este desastre señor Finnigan, Dejen las pociones tal y como están y lárguense de mi aula de una vez, ¡rápido!, usted Potter, se queda  -

Cuando todos se fueron de la clase, Snape se volvió para mirar a Harry. Harry estaba intrigado, nervioso y bastante temeroso aunque no quería que se notase mucho, lo último que deseaba es que Snape notara su turbación, así que, armándose de valor devolvió la mirada a su profesor.
Snape se sentó en su silla, no sin antes, pasar por donde estaba Harry, casi se rozan.
-Señor Potter, antes de seguir con el castigo, le quiero comentar que no voy a seguir tolerando faltas de respeto como le dije antes, no me interesa lo más mínimo que Albus haya permitido que esa muchacha se quede en el colegio, pero, no quiero ni un desagravio más, tampoco que ni usted  ni ella cuestionen mis obligaciones o lo que debo o no debo de hacer, le sugiero que hable del asunto con su “amiguita” y se lo deje bien claro, porque, le advierto que, cualquier cosa que ella haga mal lo pagará usted. ¿Me expliqué? – Dijo Severus con dureza mirándole por encima, - Repito ¿Me expliqué?
-Sí señor, pero, es algo injusto, ella no hizo nada, fue …-
-De nuevo la comunicación se ha roto señor Potter, no le estoy pidiendo que se explique o me diga que pasó, simplemente le estoy diciendo como son las cosas, no quiero escuchar su justificación, si vuelvo a escuchar algo más del tema, le aseguro que será una semana más de detención, y si piensa que puede seguir con el tema, no será una semana, podría ampliarse a un mes o quién sabe si al resto de lo que queda de curso que es todo. Usted elige – volvió a decirle Snape.
-Sí señor, entendido –  Dijo Harry rechinando los dientes pero no dijo nada más, no le apetecía en lo más mínimo estar así todo un año, no por no verle, que eso sí que le agradaba, si no, por esa situación tan incómoda.
-Bien, para empezar limpiará el destrozo que ha ocasionado el Señor Finnigan, una vez que termine, limpiará los estantes, muévase, oh, y sin magia – Le indicó Snape, - En aquella puerta tiene todo lo necesario para la limpieza-
-Sí Señor.

Como le indicó Snape, Harry cogió lo necesario para limpiar, odió por momentos a Seamus, era complicado de limpiar las sustancias que habían quedado en su caldero y en el suelo. Snape mientras tanto, leía un libro para sacar apuntes para su próxima clase. De vez en cuando observaba a Harry, se preguntaba una y otra vez que eran los dos muchachos, le intrigaba un poco aquella forma de tratarse, nunca vio a Harry en una actitud tan compenetrada como la que se daba con aquella chica, le había visto sonreír, bromear con sus compañeros de casa, en el gran comedor, en los pasillos en los cambios de clase, o durante las vacaciones de navidad cuando se quedaba en el colegio, pero jamás le vio en esa actitud tan despreocupada como era la relación que tenía con Isa. Él se dio cuenta que la relación de los dos era especial, se recordó en cierta forma a la suya con Lily cuando eran niños. No le hacía falta ver más para haberse dado cuenta que se querían, no, alguien como él con su astucia e intuición no necesitaba observar mucho más ni tanto tiempo para saberlo. En cierta manera influía el hecho que durante estos años, fue el protector en la sombra de Harry, aunque el chico no se diera cuenta, él le protegía contra cualquier peligro, recordó en primer año su desconfianza con Quirrell, y como formuló el contra hechizo para que no pudiese caerse de la escoba. También recordó como en su tercer año le protegió de Lupin cuando se transformó en lobo. Se dijo a sí mismo que su interés por saber era únicamente para saber quién era ella, por si el chico estaba en peligro, que visto lo visto, no era extraño que eso pasara. Dejando sus pensamientos a un lado, Snape carraspeó para aclararse la garganta y se dirigió hacía Harry para hablarle.

-Potter, ¿Dónde conoció a esa chica? – Preguntó Snape alzando una ceja evaluativa
- ¿A Isa?, Pues, la conozco desde siempre, ya que, vive en la casa contigua a la casa de mis tíos – contestó Harry extrañado por la pregunta
--¿Le contó que era Mago Potter?
-Bueno, no exactamente, cuando recibí la carta de Howarts, mis tíos no querían dármela, así que ella, me dio una, ya que, guardó una para mí, para dármela, ahí me enteré que era mago, y ella pues, lo tomó bien, quiero decir, al principio se extrañó, pero me apoyó. Y… -
-Por lo que reveló a una Muggle nuestro secreto, el secreto de que el mundo mágico existe, fenomenal Potter, su ineptitud me asombra –
-Señor, ella es de confianza, ella no revelaría a nadie más de nuestra existencia,
-Potter, ¿No se da cuenta que con su torpeza la ha puesto en peligro a ella también?, ¿No se le ha ocurrido pensar que el señor tenebroso puede en cualquier momento conocer de su existencia? –
Harry escuchó horrorizado, no cayó en eso, se olvidó por completo del peligro que le acechaba. Se maldijo interiormente. Snape tenía razón, pero por una vez quería ser algo egoísta.
-Señor, no, no pensé en eso, pero, por una vez quiero ser egoísta. Ella es mi apoyo, mi equilibrio, ella conoce muchas cosas de mí y yo de ella. Como dice, somos almas gemelas. Aunque suene algo cursi, es así. Este año sentía que la necesitaba conmigo y por eso le pedí ese favor al director para que me acompañara.
-Una idea completamente absurda Potter, lo que creo es que sus hormonas están en funcionamiento y no quería perderse momentos de diversión adolescente. – le dijo con dureza Snape. – No es que me incumba a quien mete en su cama, pero, eso sí Potter, nada de visitas clandestinas en mis mazmorras de noche. – Dijo Severus entrecerrando los ojos – Estaré vigilando, como tampoco quiero verle diambular por mis terrenos con frecuencia.
- Dumbledore me autorizó para visitarla…
-Albus puede decirle eso Potter, pero soy yo el jefe de la casa Slytherin, soy yo quien dice que se hace y qué no se hace en mis dominios, lo que quiero que entienda es que, en mi territorio mando yo. Ahora siga con esos calderos.
-Eh… Sí, si, señor – Harry siguió con sus quehaceres, la verdad que se sintió muy extraño al establecer esa conversación con su profesor, digamos, que sarcasmos aparte, fue bastante civilizada. Esbozó una pequeña sonrisa por lo bajo, Isa tenía razón, si seguía así, podía seducir a su profesor de una forma bastante sutil. Vieja loba pensó, ella sabe lo que se hace. Para él no fue normal ese pequeño interrogatorio, estaba claro que como al resto de los mortales en Surrey, le intrigaba a su profesor la relación que tenía con Isa, es más, su profesor pensaba que la metía en su cama, eso le divirtió. Sí, para sus adentros reconocía que la relación que mantenían era poco común, esa forma de hablarse, de expresarse mutuamente, de abrazarse, de dormir juntos, de acariciarse, siempre, durante toda su vida ha sido objeto de habladurías y malos entendidos, más que nada eran amigos verdaderos y como tal la confianza, el amor tan fraternal que sentían les hacía comportarse así, que a ojos del resto de los mortales, era como muestras de amor y pasión.

Pasó la hora del castigo..

-Potter, puede marcharse, su castigo terminó, y recuerde lo que le dije hace un rato – Hablo Snape después de haber estado un largo tiempo escribiendo en su escritorio. Eran ya las 12 de la noche.
-Sí, profesor – Harry cogió sus cosas, iba a salir por la puerta pero Snape lo detuvo.
-Espere, le acompañaré afuera, no sea que Filch esté haciendo su ronda.
Snape se levantó de su escritorio y se dispuso a acompañar a Harry a la salida de las mazmorras. Al poco Harry vio a Isa, tenía la puerta abierta de su habitación. Ella le vio, sonrió, estaba bien acompañado.
-Harry, espera – Corrió hacia él, le dio un beso en la mejilla – Buenas noches, que descanses.
-Eh, sí, buenas noches Isa, descansa tu también. – Dijo Harry bastante azorado.
-Profesor Snape, buenas noches para usted también, disculpe mi falta de modales por no haberle saludado antes, pero, al primero que vi fue a Harry y ..-
-Buenas noches señorita, le aconsejo que se meta en su habitación, es tarde, y Potter tiene que irse a dormir, mañana hay clases. – Contestó Snape bastante molesto.
-Sí , claro. Con permiso – Dijo Isa sonriendo a Harry, se metió en su habitación.
-Vamos Potter – Snape le condujo hasta el retrato de la dama gorda, en un principio pensaba solo en  acompañarle hasta la salida de las mazmorras, pero pensó que sería mejor hacerlo hasta el retrato por si Potter se metía en algún lío antes de llegar, no sería de extrañar.
-Bien Potter, vaya a su sala común y no se le ocurra salir de madrugada como acostumbra si no quiere ser nuevamente castigado.
-Sí señor, buenas noches –
Harry dijo la contraseña y el retrato le dejó pasar. Una vez que el chico entró, Snape se dio media vuelta para regresar a su despacho.

Harry llegó a su habitación, todos estaban dormidos, por lo tanto, no le han visto llegar tan tarde, se cambió de ropa para ponerse un pijama con los colores de su casa, y se metió en la cama después de asearse un poco. Tenía una sonrisa de oreja a oreja. Estaba bastante ansioso y excitado, aun que no en el sentido de la palabra, pero sí excitado en el sentido de que realmente pensaba que tenía alguna posibilidad. Vio el ceño fruncido de su profesor cuando Isa le besó en la mejilla hace un momento, no le agradó en lo más mínimo a su profesor que ella lo besara en la mejilla, los colores se le subieron, no pudo evitarlo, tener al hombre de sus sueños ahí con él, a su mejor amiga besándolo para “tratar de darle celos a Snape” fue muy bueno. No sabía si sus sentimientos eran correspondidos, pero, iba a seguir los planes de Isa, por locos que fueran, en tratar de seducir y conquistar a ese hombre que le volvía loco. Pensando en Severus, ya que en la privacidad de su mente así lo llamaba, se dejó caer en un sueño apacible y placentero con la imagen de su profesor en su mente, junto con una creciente esperanza que iba revoloteando en el ambiente.
Volver arriba Ir abajo
 
Harry Potter enamorado: Capítulo 5-> Clases y detención curiosa
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Isaprince-
Cambiar a: