La Mazmorra del Snarry
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

 

 Hasta el amanecer. Capítulo 6

Ir abajo 
AutorMensaje
nienna0410



Femenino Cantidad de envíos : 23
Fecha de nacimiento : 10/04/1999
Edad : 21
Galeones Snarry : 4889
Fecha de inscripción : 13/07/2016

Hasta el amanecer. Capítulo 6 Empty
MensajeTema: Hasta el amanecer. Capítulo 6   Hasta el amanecer. Capítulo 6 I_icon_minitimeMiér Nov 04, 2020 11:44 am

Parte VI. Regalos y presencia


Harry miró su calendario. El Quidditch `All-Star Break´ * y el Día de San Valentín se encontraban en el mismo período de dos semanas. No había visto a Snape desde su-lo que fuera-a principios de noviembre. Habían continuado enviándose lechuzas, con las mismas cartas ligeramente forzadas, a intervalos regulares. Whippet y sus compañeros de equipo se habían calmado un poco cuando se hizo evidente que Snape no iba a actuar como una típica groupie. Harry se divirtió durante unos minutos con la imagen de un Snape locamente enamorado arrastrándose detrás del equipo, incluso horneando pastelitos para sus jugadores favoritos. No, preparando pociones especiales. El calendario seguía allí cuando abandonó su divertida fantasía. También continuaba delante suya su trozo de pergamino.


"Querido Severus, El Quidditch `All-Star Break´ transcurrirá del 5 de febrero al 19 de febrero. Como no voy a participar, tengo dos semanas libres. Quizás podríamos vernos en algún momento." Eso sonaba bien. No se dio cuenta hasta que Hedwig se hubo marchado de que, en lugar de con su firma habitual, había terminado la carta con "Tuyo, Harry".


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx


Seis días después, Harry encontró dos cartas esperándolo cuando regresó a su piso. Primero abrió la de Snape. "Querido Harry, si quieres, quizá te gustaría pasar algún tiempo en mi casa. Tendré que trabajar, pero mi horario se ha estabilizado un poco desde que el sobrino del director fue reasignado a otro departamento después de mis múltiples solicitudes y pude contratar a un asistente un poco menos estúpido. Del 9 al 17 de febrero sería el periodo en el que tu visita causaría menor alboroto". ¡Menor alboroto! Como si Harry fuera un niño malcriado. Pero quizás Snape todavía lo viera así… "Me gustaría verte." Harry sonrió. "Tuyo, Severus."


Su corazón se aceleró. Volvió a leer la carta, la dejó a un lado y abrió la otra.


"Querido Harry, sé que falta poco para el Quidditch `All-Star Break´ y me pregunto si te gustaría quedarte con Remus y conmigo por unos días. Nos encantaría verte; han pasado siglos". Los había visitado en Navidad, cinco semanas antes. No habían pasado siglos. Habían pasado siglos desde que había visto a Snape. "Con amor, Sirius." Se recordó a sí mismo que debía agradecer nuevamente a Remus por ocultarle a su padrino varios ejemplares de Corazón de Bruja. Les envió una lechuza respondiendo que tenía otros planes, pero agradeciéndoles de todos modos; posteriormente, le mandó su respuesta a Snape aceptando su invitación; y se dirigió al Callejón Diagon para ir de compras.


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx


—No va bien—dijo Harry diez días después. Se encontraba almorzando con Ron y Hermione, algo que le agradaba, pero como estaba pasando sus vacaciones en la casa de Snape, había esperado estar metido en la cama del hombre en el mejor de los casos, sino al menos pasando el tiempo con él —. Por eso pensé en venir a veros. Está trabajando todo el día y la mitad de la noche. Algo sobre una emergencia repentina que ha surgido en el laboratorio. ¿Qué tipo de emergencia puedes tener en pociones, por el amor de Dios? —Suspiró y clavó el cuchillo al pez que había en su plato con furia—. Y estoy muy, muy cansado de esta dieta sin carbohidratos.


Ron intentaba mostrarse compasivo, pero estaba fallando notoriamente. Hermione lo estaba haciendo un poco mejor.


—¿Has podido hablar con él?


—Eso es lo que estoy tratando de deciros, Herm. Apenas lo he visto desde que llegué hace cuatro días. Cuando me levanto ya se ha ido. Espero despierto a que vuelva, y cuando lo hace, entra a trompicones, se come la cena, toma un whisky conmigo, sin decir absolutamente una palabra, y se va a la cama. SOLO — añadió para ver si podía hacer sonrojar a Ron. Tuvo éxito.


Ron intentó vengarse.


—Al menos ahora sabes cómo sería vivir con él. Como ser un ama de casa muggle.


Harry suspiró de nuevo y comió su brócoli malhumorado.


—Lo que sea. Bueno, no quiero ocupar todo vuestro día libre, así que me marcharé en breve.


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx


Salió sin gracia a través de la chimenea gigante de la sala de estar de Snape. Se encontró allí con un joven.


—Oh. Hola. Harry Potter, ¿no?


A veces realmente odiaba esa cicatriz. Se sacudió las cenizas antes de contestar.


—Si —respondió.


—Julian Whistleton. Soy el ayudante de laboratorio de Severus.


¡El guapo asistente! Alto, delgado, cabello rubio y ojos azules, y una sonrisa encantadora. Con hoyuelos. Harry comenzó a odiarlo al instante. ¿Y por qué estaba llamando a Snape "Severus"?


—Encantado de conocerte —murmuró Harry entre dientes.


Snape entró repentinamente en la habitación con una bandeja llena de viales.


—Julian, aquí está el-oh, Harry. Hola.


—Hola —Harry se había puesto de mal humor. Snape y el asistente comenzaron al instante en una conversación muy técnica sobre pociones. Harry solo podía entender alrededor del diez por ciento de ella. Se dejó caer en el sofá verde. ¿No estaba el asistente excesivamente cerca de Snape? La cabeza oscura se inclinó junto a la rubia mientras miraban los frascos. Como venganza, Harry se sacudió un poco más de hollín de su cabello, manchando el sofá.


—Harry, necesito volver al laboratorio. Te veré más tarde —Snape y el asistente salieron por la puerta antes de que Harry pudiera despedirse.


xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx


La hora de la cena llegó y se fue, sin que hubiera señales de Snape. Harry se dio por vencido y se fue a la cama. Un ruido como de un disparo lo despertó en algún momento de la madrugada. Oh, cierto. Había activado un hechizo para avisarlo cuando Snape. Se levantó, se puso su bata y fue a buscar al otro hombre.


Escuchó la música antes de ver a su exprofesor. Snape estaba sentado en su estudio casi a oscuras, escuchando música rock muggle. Escuchaba cantar una voz ronca y vagamente familiar.


         // Caminas por las calles de esta ciudad
             Viendo como todas las chicas se ven tan bonitas
             Todas las caras sonrientes pasan de largo, sin importar cuánto lo intentes // **


Harry se quedó quieto en el umbral. Vio que Snape tenía un vaso en la mano; sus ojos estaban cerrados. Su rostro por primera vez no mostraba ninguna máscara. Parecía exhausto, y triste.


            // A veces vuelve ese viejo sentimiento perdido
  A veces te golpea cuando te sientes deprimido
  Es ese viejo sentimiento, cariño, el que te deprime,
    El que te hace ir más lento. // ***


Snape abrió los ojos de repente. Sacudió la mano y la música dejó de sonar.


—Harry. Sé que estás ahí.


El joven entró cautelosamente en la habitación.


—¿Qué estabas escuchando?


El mayor permaneció un momento en silencio.


—Nada importante.


—Cierto. Por eso estás aquí a las ... —miró su reloj—, a las tres de la mañana, bebiendo y poniendo discos — se movió un poco para poder ver el rostro de Snape de nuevo, pero había colocado su máscara de vuelta. Harry suspiró—. Realmente desearía que hablaras conmigo.


Silencio de nuevo.


Harry esperó.


—Hablar contigo. ¿Sobre qué?


Ésta era su oportunidad. Entonces, ¿por qué no podía pensar en nada que decir? Quizás porque el tono de Snape sugería que no podía imaginarse hablando con Harry sobre cualquier cosa que fuera importante.
—Yo-cualquier cosa. Sobre trabajo. Sobre esa canción que estabas escuchando. Sobre por qué bebes whisky. ¡Sobre por qué me invitaste aquí para pasar la semana y luego ignorarme! —se dio cuenta de que sonaba irritado, pero no podía detenerse—. Pensé que vendría aquí para que nosotros ... para que pudiéramos ... —vaciló.


—¿Sí? Continúa, estoy fascinado —respondió el otro arrastrando las palabras. Un tono que no había escuchado a Snape, al menos no dirigido hacia él, desde que dejó la escuela. Desde la noche de su beso. Lo que parecía tan lejana ahora.


—Para que pudiéramos trabajar en nuestra relación —murmuró Harry. Esa frase podría haber aparecido en uno de los artículos más horribles de Corazón de Bruja.


—Nuestra relación —solo Snape podía hacer que dos palabras inocentes sonaran tan desagradables.


—¿Cómo lo llamas, entonces? —Harry no podía recordar si alguna vez antes había tenido la sensación de tener sueño y estar enojado al mismo tiempo. Era una nueva reacción que Snape había conseguido despertar en él.


—No la llamo de ninguna forma —susurró Snape. Tras eso bebió su whisky rápidamente y añadió: —Me voy a dormir. Te sugiero que hagas lo mismo —y se levantó.


Harry notó como su ira amenazaba con desbordarse, y la logró controlar rápidamente. Una vez había perdido los estribos y había hecho explotar todos los cristales de la habitación en la que se encontraba. No quería que Snape viera una muestra de esa magnitud.


—Severus. Por favor —genial, suplicaría en su lugar.


Snape pasó junto a él.


—Harry. Déjalo para mañana a primera hora. De verdad, ahora no —el mayor se fue de la habitación sin decir una palabra más.


Harry sentía que la había cagado y ni siquiera sabía lo que había hecho. Y todavía estaba tremendamente enojado. De pronto se sentió atrapado. Regresó a su habitación distraídamente y se quedó allí mirando su maleta aún sin vaciar. Sacó el libro que le había comprado a Snape. Como un tonto enamorado, había traído un regalo de San Valentín. Puso "Pociones oscuras y sus antídotos" de Rotolibius Castellat, 1553, una de las únicas veintisiete copias conocidas en circulación, en la mesita junto a la ventana. Luego agarró la bolsa, fue a la sala de estar y regresó por la red flu a su piso. Le enviaría una lechuza a Sirius por la mañana, preguntando si aún podía ir de visita.




*El equivalente que he encontrado a este término, es en el baloncesto, el llamado “All-Star game”, que es un partido amistoso en el que juegan los mejores jugadores de la temporada. No sé si la autora se está refiriendo a esto.
** Walk down the streets of this city                  
    see all the girls look so pretty            
    All the smiling faces go and pass you by            
    It don´t make a difference no matter how hard you try.
*** Sometimes you get that old lost feeling        
     Sometimes it hits you when you´re feeling down.        
     It´s that old feeling honey brings you down                                                
     I said it makes you crawl.


Ya solo queda un capítulo. He decidido poner los diálogos de la forma en que se haría en español porque la forma inglesa me pone nerviosa, creo que es algo que todos agradeceremos jajajaj.
Volver arriba Ir abajo
 
Hasta el amanecer. Capítulo 6
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de nienna0410-
Cambiar a: