La Mazmorra del Snarry
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

 

 El cazador y el lobo. 2.-Entraste en mi vida cuando me moría

Ir abajo 
AutorMensaje
Majo-san
Vencedor de Voldemort
Vencedor de Voldemort
Majo-san

Juego del verano 2 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Reto Navidad 2015 FanArt Reto Fanart DIS 2015 Reto one shot DIS 2015 Reto navideño de fanarts D.I.S. 2014
Femenino Cantidad de envíos : 3208
Fecha de nacimiento : 21/01/1986
Edad : 34
Localización : chilena
Galeones Snarry : 97784
Fecha de inscripción : 22/06/2009

El cazador y el lobo. 2.-Entraste en mi vida cuando me moría Empty
MensajeTema: El cazador y el lobo. 2.-Entraste en mi vida cuando me moría   El cazador y el lobo. 2.-Entraste en mi vida cuando me moría I_icon_minitimeMar Nov 26, 2019 1:20 pm

2.-Entraste en mi vida cuando me moría

.

.

Severus se sentía cómodo, como hace mucho tiempo no se sentía, estaba sobre una cama suave, cubierto por cálidas colchas y sentía el crepitar de una chimenea. Había alguien caminando por la casa o cosa donde estaba. Abrió los ojos con cuidado. Sí, era definitivamente una cabaña, era de techos altos y madera gruesa. Era un lugar acogedor, por lo que veía.

-Hola.

Severus giró su rostro, un hombre en la entrada de la habitación estaba cruzado de brazos, se veía cansando, pero aun así tenía una sonrisa tranquila en el rostro. Además de esos increíbles ojos verde.

-Demonios -le dolió el pie al tratar de sentarse.

-Espera, te ayudo -dijo el hombre acercándose para poner su brazo para que Severus se sostuviera y se pudiera acomodar.

-Gracias -dijo mirándolo a la cara.

-Oh, es verdad -dijo alejándose un poco-, soy Harry, Harry Potter.

-Severus Snape.

-Mucho gusto, Severus -dijo sonriendo y estirando la mano para estrecharla con el chico.

-Gracias, por ayudarme -dijo estrechando la mano, pero entonces una descarga fuerte se sintió, no sabía que había pasado, pero al parecer, por la cara de culpa de Harry, este sabía muy bien a que se debía- ¿Qué fue eso?

-Lo lamento -dijo sentándose a un costado de Severus, mirándolo de frente-, cometí un grave error cuando ten conocí -le dijo mordiéndose el labio-. Quería que te calmaras, pero por error te obligué a obedecerme, te hable a través de mi voz de mando -sabía que lo había arruinado cuando el chico se soltó de su mano con rapidez-. Severus…

-¿Nos vinculaste?

-De verdad, que lo lamento, Severus.

-¿De verdad nos vinculaste? -preguntó poniéndose de pie, pero el dolor en su pierna lo hizo trastabillar y cuando Harry le iba a ayudar se soltó con fuerza, yendo a parar directo al piso-. No te acerques -dijo mirándolo molesto.

-Severus, déjame ayudarte a volver a la cama, por favor.

-No, largo, no quiero verte ahora -dijo negando con la cabeza-. Ni siquiera me conoces, no sabes nada de mí y nos vinculaste.

-Ya te dije que fue un error, que lo lamentas.

-Justo ahora no quiero oírte, Potter -dijo mirándolo mal.

Harry sea alejó y salió de la puerta, pero por una hendidura en la madera pudo ver como Severus, lento y cuidadoso, volvía a la cama para sentarse derecho. Por lo menos no estaba en el piso, que es lo que más le preocupaba.

Caminó hasta la cocina, sacó un trozo de carne seca de cerdo salvaje y se puso a preparar una cena reponedora. Un caldo que le daría fuerzas a Severus.

¿Hace cuantos años que vivía solo? Sólo Hedwig era su compañía y las veces que iba al pueblo, era doloroso volver a esa casa vacía.

Mientras Severus dormía le había estado contemplando. No tenía idea de quien era o de que escapaba. Por que al cambiarle ropa por algo más cómodo y limpio, notó cicatrices de latigazos en la espalda y la marca de cadenas en su pierna derecha, la que no fue lastimada por la trampa clandestina en el bosque.

Le había visto quejarse del dolor y había tenido fiebre por tres días, hasta hoy que por fin reaccionaba.

Se había vinculado con un cambia forma. Un lobo negro y la idea en si le emocionaba, pero cuando vio la cara de decepción en Severus supo que había cometido un error. Además de haber estado en cautiverio, por las claras muestras de tortura en su piel, ahora estaba vinculado a un completo desconocido.

-Tengo que arreglar esto -se dijo a si mismo mientras seguía preparando la cena.





Severus se había quedado dormido nuevamente, al despertar, la luna estaba en lo más alto. Hubiera cambiado a su forma lupina y hubiera huido de esa cabaña, a pesar del dolor en su pata, pero no podía, no cuando ese idiota de ojos verdes le había vinculado.

Sumémosle a esto el que su identidad canina estaba fascinada con el asuntó., le sintió aullar en su cabeza, dichoso de haber sido vinculado por alguien que no fuera Riddle.

No, no pensaría en eso justo ahora.

-Permiso -dijo Harry desde la entrada, venía con una bandeja en las manos-. Te traigo algo para comer, llevas demasiados días sin probar nada.

Severus no respondió, pero tampoco se negaría a la comida que le hizo gruñir el estomago al sentir el agradable aroma.

Harry se acercó y puso sobre las rodillas de Severus la bandeja con un plato con caldo de cerdo y verduras, en otro plato había fruta picada y en otro un trozo de pan caliente. Severus imaginaba que todo estaba recién salido del horno.

Severus empezó a comer en silencio, pero era ese silencio que le molestaba.

-¿No vas a comer? -preguntó tomando de su sopa, pero sin mirarlo a la cara.

-Comeré más tarde -dijo mirándolo encantado, pero su rostro cambió a uno más serio-. Sé que cometí un gran error al vincularnos sin contar con tu aprobación -dijo mirando a la chimenea, se puso de pie para agregar un par de maderos más, como había estado haciendo desde hace tres días-. No hay nada que podamos hacer ahora, pero quiero hacer las cosas bien -dijo removiendo los maderos, sintiendo como la Severus seguía comiendo-. No te obligaré a hacer nada que no quieras, pero déjame cuidar de ti mientras este sanando tu herida.

Severus no sabía que decir, si bien las cosas no se estaban dando como él quería, como el pensaba que serían luego de haber logrado escapar, esto era mucho mejor que cuando estuvo en manos de Riddle.

-Permitiré eso -dijo orgulloso mientras terminaba de beber el caldo-, pero si llegas a tener una intención doble…

-No la tengo, lo prometo -dijo Harry mirándolo feliz-. Es tarde así que iré a dormir, no te duermas muy tarde, Severus -le dijo saliendo de la habitación, lo primero que tenía que hacer es darle su espacio al moreno.

Dentro de la habitación Severus se dedicó a ver alrededor. Un lugar cálido, un lugar con alma, tan diferente al que habitó los últimos siete años.

-Supongo que entraste en mi vida, justo cuando moría -dijo mirando la puerta.

Afuera de esta, Harry sonrió tranquilo. Quizás no estaba viviendo todo lo que aun no sabía de Severus, pero él sí sentía que la soledad lo iba a matar algún día. Quizás, ahora con Severus, esa carga sería mucho menos.


.

.

Continuará...

.

.

N/A: Hola a todos. espero estén disfrutando este fic. les cuento algo importante antes de pedir su ayuda. Resulta que estoy escribiendo un fic en el que Harry tiene otra personalidad, su parte alpha puede salir a flote y es más... instintivo que Harry. es violento y apasionado, pero no tengo idea de como llamarlo, ningún nombre hasta el momento me ha llamado la atención. así que les pediría su ayuda en esto.

eso es todo, nos vemos el martes, y estaré atenta a sus comentarios.

un beso

Majo

Volver arriba Ir abajo
 
El cazador y el lobo. 2.-Entraste en mi vida cuando me moría
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Majo-san-
Cambiar a: