La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212607
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Sáb Abr 11, 2009 1:43 pm

************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************




Epílogo




Harry se removió en su lugar, podía sentir a Severus abrazándolo posesivamente mientras dormían. A un lado de la cama, el aparato que servía de alarma avisando que eran requeridos en la habitación infantil no dejaba de parpadear.


- Sev… amor… -le llamó Harry perezosamente-. Te toca ir.

- No… yo fui la última vez. –protestó el mago mayor acercándolo más contra su pecho.

- Mentira. –sonrió Harry-. Ese fui yo, no lo olvides, dijiste que estabas cansado… ahora te toca a ti.

- Mmm… ¿Y no podrías traerla acá con tus grandiosa magia? –se burló sin intención de moverse de su lugar.

- Ya te dije que no supe cómo lo hice. –respondió divertido-. Pero si quieres nos arriesgamos, le lanzas un Avada y veo si puedo transportar a tu hija para acá.

- No, mejor no. –negó luego de meditarlo un par de segundos-. Iré a ver qué quiere esa niña.

Harry acentuó su sonrisa, aún sin dignarse a abrir los ojos y notó satisfecho como su esposo se levantaba a regañadientes, él prefirió acomodarse y disfrutar de su cálido lecho mientras Severus volvía. El gruñón profesor de Pociones no tuvo más remedio que ponerse una bata y caminar todavía medio dormido hacia la habitación contigua. Cerró la puerta para no molestar a Harry al encender la luz, y sonrió al ver a dos jovencitos de once años acercarse a una cunita para levantar a su hermana menor.


- ¿Qué hacen despiertos?

- Teníamos que venir a ver a Carolyn. –respondió Beth sosteniendo a la pequeña de cinco meses en sus brazos y consiguiendo calmarla al instante-. Ustedes son unos padres desnaturalizados que la dejan llorar demasiado.

- Bah, eres una exagerada, Beth. –murmuró Severus sin darle credibilidad a la broma de su hija-. Anda, regresa a la cama que yo me haré cargo de mi niña.


Severus se acercó con toda intención de sujetar a su pequeña de hermosos ojos verdes como los de su Harry, sonrió al verla, acariciando su suave cabello rojizo, cada día la veía más bella, le encantaba irse aprendiendo la forma de algunas de sus pecas en su nariz, descubriendo el nacimiento de unas nuevas y la atenuación de otras… todo en Carolyn era un milagro para él. Sin embargo, Beth lo esquivó y fue a sentarse en un sillón que actuaba como mecedora y que a su hermanita encantaba.

- ¿Para que te quedes dormido como la otra vez? –se burló Axel yendo a sentarse junto a su hermana.

- Cierto, mi hermano tiene razón. –secundó Beth-. Mejor regresa con el otro flojo que debió haberte chantajeado con el Avada para que quisieras venir. Nosotros nos haremos cargo de Carolyn.

- ¿Tan mal concepto tienen de nosotros? –dijo, fingiendo ofenderse.

- Claro que no, papá. –aseguró sonriendo Beth y sujetando a su padre de la mano, lo hizo inclinarse para darle un pegajoso beso que sabía resultaría en una mueca de supuesto desagrado, aunque Severus jamás lograba ocultar el brillo de sus ojos cada vez que uno de sus hijos le besaba-. Pero creo que nosotros podemos cuidar a nuestra hermanita, ¿verdad, Axel?

- Así es. –aceptó el pelinegro recostándose dispuesto a pasar toda la noche velando el sueño de la bebé-. No hay nadie mejor para calmarla que Beth y yo me quedo a acompañarla, así que regresa a la cama, papá.

- Bien… si ustedes insisten. –aceptó Severus dando la vuelta feliz.

- Ah, pero antes tienes que prometerme que nos darás un muy buen regalo de cumpleaños.

- Les prometo lo que quieran, Axel, pero ya déjenme ir a dormir.

- ¿Dormir?.. ¡Sí como no! –exclamó Beth con su bellísima sonrisa-. Les sugiero que insonoricen su habitación… a veces son sus ruidos los que despiertan a Carolyn.


Severus enrojeció ante el comentario de su hija pero prefirió no responder, no estaba preparado para hablar de esas cosas con adolescentes, jamás lo haría. Y no se atrevió a amonestarlos cuando los vio reírse de su reacción. Giró para marcharse pero antes de cerrar la puerta tras de sí, volvió a mirarlos y una dulce sonrisa se dibujó en sus labios. Su hija era realmente hermosa, nunca había visto nada parecido jamás, y su encanto Veela era indiscutible, sabía que por eso era quien mejor sabía tratar a la bebé y conseguía dormirla con sólo hablarle. Luego miró a Axel, tan dulce y gentil, apuesto y valiente, abrazado a su hermana a la que adoraba y protegía de todos, se trataban como gemelos aunque ellos sabían que había alguien más en la vida de Beth, pero no hablaban de eso por petición propia de la niña. Respetaron esa decisión esperando que un día estuviera preparada para hacerlo.


Severus regresó al lado de Harry, se metió bajo las cobijas y volvió a abrazarlo felizmente enamorado y contento con su familia.


- Regresaste rápido. –le dijo Harry dándose la vuelta para treparse sobre él y hundir su rostro en el cuello de Severus atacándole a suaves besos.

- Soy muy hábil con los bebés.

- Mentiroso… debió haberte ayudado Beth.

- Y Axel. –reconoció sonriendo mientras disfrutaba de las caricias de su esposo-. Harry… ¿crees que somos malos padres para Carolyn?

- No… -negó succionando la piel del cuello de Severus-… Creo que somos malos padres para Axel y Beth.


Severus sonrió divertido sabiendo que no era así, la prueba eran los magníficos hijos que tenían y que habían logrado conformar una peculiar pero hermosa familia.


- Y… no me has dicho con qué te sobornaron hoy.

- Quieren buenos regalos para su cumpleaños.

- ¿Sabes lo que eso significa? –preguntó deslizando su mano bajo el pijama de Severus.

- Sí… querrán escobas.

- ¿Y no te preocupas por eso?

- No, porque en un par de meses entrarán a Hogwarts y creo que su Profesor de Pociones se las decomisará.

- Mmm… me encantará ver al sádico Snape torturando a sus propios hijos.

- Claro, es mi papel… con su consentidor profesor de Defensa, no puedo ser de otra forma.

- No finjas, que sé que te encanta.

- Como a ti te encanta el sádico profesor.

- Sí… ¡Mucho!

Harry se apoderó de la boca de Severus para saborear sus labios que tanto le gustaban. Al ver que no iban a dormir, Severus recordó la sugerencia de sus hijos y tomando su varita, insonorizó la habitación para después lanzarse sobre Harry, su deseo por él se incrementaba día con día.


*************************************************


A la mañana siguiente, estaban a punto de salir con rumbo al callejón Diagon para comprar lo necesario para el próximo año escolar de sus hijos, ambos entrarían a Hogwarts y ninguno de los cuatro podía disimular lo emocionados que estaban, bueno, los cinco, porque hasta Carolyn rebotaba feliz en los brazos de Harry mientras esperaban a que Beth terminara de arreglarse.


- ¿Cómo le vamos a hacer ahora que entre a clases y tenga que vivir en la habitación de la casa que le toque? –preguntó Harry-. Habrá demasiados chicos cerca… ¿no podemos pedirle a Albus que la deje con nosotros?

- ¿Y que se nos arme la guerra? Recuerda que cuando nuestros hijos se unen son de temerse y seguramente Axel ideará todo un plan para salirse con la suya… desde hace tiempo que planean cómo deshacerse de nosotros, creo que mueren de ansiedad por pasar más tiempo con tu amigote.

- Ron también siempre dice que te quiere mucho. –respondió sarcástico, él era feliz de saber que Ron hacía espacio en su trabajo como Auror para ayudarle a organizar torneos escolares de quidditch y ajedrez, mientras que Hermione se involucraba más en clubes de lectura, tener a sus amigos cerca siempre le hacía muy feliz-. ¿Y cómo le haremos para cuidarlos?

- No sé, pero por lo pronto diré a Minerva que pronuncie bien sus apellidos cuando la llame al sombrero seleccionador… supongo que tendría que ser muy tonto el que se arriesgue a intentarlo siquiera, no solamente con Beth, con Axel también.


Harry sonrió imaginándose las escenas, pero no pudo responder nada porque alguien llamó a su puerta. Severus acudió a abrir y al ver al recién llegado se formó un tenso silencio. Harry se puso de pie palideciendo mientras que Axel, quien llegaba en ese momento les miraba confundido, sin saber porqué hasta Severus tenía esa expresión en el rostro.


- Abbatelli. –murmuró Severus débilmente.

- La última vez que nos vimos me llamabas Ángelo. –respondió sonriéndole de una manera que a Harry se le alborotó de nuevo el monstruo de los celos. Ángelo lucía espectacular, más bello y deslumbrante que nunca, ni siquiera se notaba el paso de los años y con su túnica del color de sus hermosos ojos simplemente era inmejorable.

- ¿Abbatelli? –preguntó Axel-. ¿Él és...

- Hola. –saludó Ángelo entrando sin haber sido invitado y dirigiéndose al joven de ojos negros-. Tú debes ser Axel, me siento muy feliz de conocerte.

- ¿Qué haces aquí? –preguntó Harry colocándose frente a su hijo que comenzaba a ver al Veela con admiración.

- Quiero ver a Beth… ¿puedo? –preguntó con amabilidad.

No hubo una respuesta inmediata. Harry y Severus intercambiaron miradas. Fue Severus el primero quien entornó los ojos mirando al Veela inquisitivamente.

- ¿No se supone que no puedes verla?

- Tengo un tiempo límite. –respondió sin dejar de sonreír-. En estos momentos hay un Consejo de Veelas unidos en un ritual para darme la oportunidad de hablar con Beth. Será por esta ocasión solamente… es hora de que conozca su herencia Veela.

- No quiero que conozca nada de los Veela. –manifestó Harry.

- Aunque no quieras, ella debe saber lo que es, por su propio bien.

- ¿Qué quieres decir con eso? –le cuestionó Severus.

- Sólo eso… ustedes no pueden darle la información que necesita. Sólo necesito unos minutos con ella, prometo que no haré nada malo, pero reconozcan que Beth tiene derecho a saber.


Nuevamente Harry y Severus me miraron comprendiendo que tal vez era cierto, sería absurdo negar que Beth era toda una Veela, y justo entonces apareció Beth en la habitación.


- ¡Ya estoy lista! –exclamó sin haber visto todavía al visitante.

- Beth…


Elizabeth palideció al ver al Veela, no tuvo que pensarle mucho para saber quién era, e instintivamente se sujetó de la mano de Harry con temor.


- ¿Le han hablado de mí? –preguntó Ángelo sin apartar la mirada de la recién llegada que le veía como si se tratara de un fantasma.

- Ella sabe quien eres. –respondió Severus.

- ¿Me permites acercarme un poco, Beth?


Beth miró a Severus en busca de apoyo pero su padre le
miró dándole la libertad de escoger. Así que buscó la mirada verde esmeralda esperando que él sí se negara, pero Harry le sonreía cariñoso… se aferró más a él negando fervorosamente con la cabeza.


- Beth… ven, vamos a hablar. –le pidió Severus.


Beth creía saber las pretensiones de su padre y por un segundo se aferró más a Harry, pero finalmente no pudo negarse y acompañó a Severus a la otra habitación. Al ver que Axel continuaba mirando sin parpadear a Ángelo, Harry le ordenó se reuniera con su otro padre. Pese a su voluntad, el ojinegro tuvo que obedecer, aunque no despegó la vista del hermoso hombre que acababa de conocer.

- Veo que tienes otra hija –preguntó Ángelo al ver a la hermosa pequeñita que Harry abrazaba con celo-. Es muy linda.

- Sí… gracias. -respondió no muy entusiasta.

- Me alegro… Felicidades, Harry. Veo que has sabido educarlos bien, es evidente que Beth siente mucho afecto por ti.

- Yo la adoro, la amo como si llevara mi sangre y la defenderé con uñas y dientes si es preciso.

- No tienes porqué decirlo, sé que así será. –dijo sin hacer caso de la amenaza implícita del ojiverde.

- ¿A qué viniste, Ángelo? –preguntó sin molestarse en ocultar su disgusto.

- Quiero ver a mi hija… ya lo dije, no creo que sea mucho pedir hablar con ella.

- ¡Sí, sí lo es!... ¡No voy a permitir que me la quites y tampoco a Severus, me di cuenta como lo mirabas y más te vale que te apartes de él!




************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************















Volver arriba Ir abajo
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212607
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Sáb Abr 11, 2009 1:51 pm

************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************







Ángelo sonrió con cinismo sin preocuparse por negar las palabras de Harry, pero cuando fue a sentarse en un sillón, su mirada cambió, una sombra de enorme tristeza le oscureció y empezó a llorar ante el desconcierto de Harry.


- ¿Qué pretendes con esto, Ángelo?

- Nada… ¿Acaso has olvidado que los repudié? Los he perdido a ambos. Ni siquiera debía estar aquí… y ya no puedo seguir fingiendo que todo está bien. –respondió con profundo dolor-. ¡Necesitaba ver a Severus una vez más, tan sólo una vez más!

- ¡Tienes que alejarte de él, ya no es tuyo, nunca lo fue!

- ¡Pero lo amo, lo voy a amar eternamente y cada día más y más!... ¡me estaba ahogando sin verlo, me moría por estar tan lejos de él!

- Ni siquiera viniste por Beth. –dijo con profunda decepción.

- ¡Sí, también por Beth!... –exclamó con algo de inseguridad que confirmó el presentimiento de Harry-… La amo muchísimo y ha sido el motivo de mi visita.

- Lo único que querías era un pretexto para ver a Severus, te advierto que no te permitiré que la lastimes.

- Ya no me interesa lo que pienses, sí es un pretexto es muy justificable… Sé que entrará a Hogwarts muy pronto, y ahora que la veo comprendí que hice bien en venir… ¡Es un ángel, Harry, su belleza no tiene igual y tienes que cuidarla!

- No era necesario que vinieras para que dijeras eso… tanto Severus como yo sabemos que debemos cuidarla.

- ¿Les has hablado del Encanto y del Reclamo Veela?

- Algunas cosas.

- ¡Tienes que decirle todo, Harry, ella tiene que saber todas las consecuencias de reclamar a alguien!

- ¿Consecuencias?

- Lo que te diré es mejor que quede entre nosotros, Harry, no se lo digas a Severus, no quiero que se sienta mal por mí. A pesar de todo sé que llegó a apreciarme y eso se lo agradezco mucho. Yo hablaré con Beth al respecto pero noté que mi niña confía mucho en ti y tienes que guiarla, pero por favor, sin que se entere Severus… él piensa que al repudiarlo los dos nos hemos liberado y eso no es así.

- ¿De qué estás hablando? –preguntó asustado.

- Yo lo liberé a él… pero yo seguiré siendo siempre suyo.

- Ángelo, necesito que me expliques eso.

- Desde el momento en que lo reclamé me condené a mí mismo a no poder amar a nadie más, ese es el motivo por el que ya nadie lo formula. Hace siglos parecía una buena idea, y quizá lo era si a quien reclamabas te amaba, entre Veelas era fácil conseguir usando el encanto, por eso no hubieron repercusiones en un principio, hasta que a alguien se le ocurrió hacerlo con una persona que no lo amaba, la mala suerte hizo que la muerte le llegara un par de días después, no tuvo tiempo de conseguir su amor… ahí empezó todo.

- ¿Qué?... ¿Qué empezó?

- El Poder del Reclamo se obtuvo en negociación con algunos otros seres mitológicos, Hadas y Duendes, quienes nos lo dieron a los Veela en pago por ayudarlos en guerras contra gnomos y gigantes. Pero no se dieron cuenta que tenía muchas cláusulas escondidas… Cuando esa persona que formuló el Reclamo hacia quien no lo amaba y murió, se supo entonces cuales eran. Tanto el Reclamador como el Reclamado quedaron eternamente vagando entre las vidas, el primero amando cada vez más, el segundo, sin posibilidades de amar a nadie.

- ¿Pero porqué pasó eso?

- El Reclamo, debe de ser entre dos personas que se amen para que funcione, para que puedan vivir siempre juntos sin riesgo a que nadie los separe… Si lo haces con una persona que no sienta lo mismo, tienes que conseguir cambiar eso, si no, ambos se condenarán.

- ¿Severus…

- Liberé a Severus justo a tiempo. –respondió comprendiendo la inquietud de Harry-. La prueba es que está contigo y no muriendo en vida por no poder estar con quien ame sin el riesgo de hacerlo perder la vida.

- Pero, eso es por el indulto ¿o no?

- En parte, pero si yo hubiera muerto antes de repudiarlo, el indulto se hubiese anulado, Severus cargaría con la condena por siempre.

- ¿Y tú?

- Yo no logré que Severus se enamorara de mí. –dijo con los ojos anegados y la voz quebrada-. ¿Puedes entender lo que significa?... no cumplí el trato. Quien lo hace se esclaviza para la eternidad… Mi amor por Severus seguirá creciendo, fomentado por el reclamo, por mi magia eterna que se encargará de que no deje de amar a quien reclamé para mí.

- Pero…

- Es mi magia que nunca muere, Harry. –repitió intentando hacerle ver la gravedad de lo que decía-. Yo debía haber conseguido que Severus me amara, era mi única opción para mi alma de poder salvarse, pero no pude… No es mi corazón mortal, no es tan fácil como morir y terminar con todo, es la magia… es esa energía indestructible que me seguirá en cada vida la que me encadena a mi propio reclamo. Cada vida lo amaré y cada vida será mayor ese amor… y cada vida le buscaré sin encontrarlo. Finalmente le repudié, ya nunca será para mí… amarlo sin tener jamás su amor es mi condena.

- ¿Qué hiciste Ángelo? –preguntó agobiado por la información que desconocía.

- ¡Yo sólo quería que me amara!... ¿Era demasiado pedir?

- ¡Pusiste a Severus en una situación demasiado grave, no pensaste jamás en él!

- ¡Pensé siempre en él, a cada momento, yo lo amé con todas mis fuerzas y quería que me amara, me hubiera sido fácil si hubiese usado el encanto Veela, pero no quise, creí que con mi cariño podía conseguir que algún día se fijara en mí, que reconociera que no eres mucho mejor que yo y que me amara!... ¡Si hice el reclamo jamás fue por maldad, aunque reconozco que actué con egoísmo, nunca fue mi intención lastimarlo!

- Tu obsesión te llevó demasiado lejos.

- No juzgues mi obsesión que fuiste igual que yo. Tú también cometiste muchas locuras y en ese tiempo, tampoco pensabas en nada más que en ganarme el amor de Severus. La suerte que tuviste fue que tú sí tuviste su amor que te ayudó a curar tu obsesión… yo no.

- Yo nunca te lo quité, tú ejerciste un poder sobre él de manera totalmente arbitraria.

- ¿Arbitraria?... ¿No crees que si yo le hubiera confesado todo esto a Severus, él no estaría ahora conmigo?... eso sí hubiera sido completamente arbitrario, estoy convencido de que jamás me hubiera abandonado y algún día quizá llegara a amarme. Renuncié a él sabiendo lo que me esperaba y no me arrepiento… ¡por él, jamás por ti!.

- Ni me importa. –respondió bufando contrariado-. Tienes que reconocer que nunca tuviste derechos sobre Severus. –aclaró entornando sus ojos con ira-. Puede ser que sí fue obsesivo, no lo niego, pero la diferencia entre tú y yo, Ángelo, radica en que si Severus llegara a dejar de amarme, yo iría a buscarte hasta el fin del mundo si es preciso para que indultaras a quien él quisiera… es algo que no puedes entender.

- No, no puedo. –aceptó desafiante-. ¡Y tú no entiendes cuanto amo yo a ese hombre que está ahí! –agregó llorando desesperado mientras apuntaba la puerta por donde había desaparecido Severus con su hija-. Pero más te vale que te cuides de perderlo, porque si él te llega a olvidar… no indultaré a nadie más, por lo menos no porque tú me lo pidas. No haré nada más por ti, Harry Potter… aunque no lo reconozcas, me debes todo lo que tienes.

- Yo no te debo nada, Ángelo. –ratificó riendo divertido-. Tú jamás hiciste que Severus me amara, y me diera esta familia. En todo caso, si alguien debe algo, ese eres tú, porque en esta vida estarías pagando esa condena en Azkaban o hasta haber sido sometido al beso del dementor, lo que hiciste a mi hijo no tiene perdón Tú cometiste tus propios errores que te llevaron a perder la oportunidad que hubieras tenido… tal vez hasta hubieses conseguido que Severus te amara, pero no supiste amarlo, por mucho que según tú sacrificaras por él, no lo hiciste a tiempo. Fuiste demasiado estúpido y yo, simplemente me alegro de eso.

- No dudo que seas feliz viéndome sufrir como ahora, pero sé que siempre me odiaste por no tener la oportunidad de reclamarlo, de saber que no es tan tuyo como quisieras.

- Severus es tan mío como Él quiere. –respondió desafiante-. Pero bien, ha quedado claro que ese reclamo sigue siendo muy importante para tí, te compadezco, si ese es tu propósito al venir a llorarme pues lo has conseguido, pero ni se te ocurra pensar que me haré a un lado por ti… Cada vez que veo a mi hijo, que recuerdo el sufrimiento de Severus ante la amenaza de perder a Beth, o a la misma Elizabeth a punto de morir por tu culpa, se me olvida que no es bueno odiar… Disfruta tu reclamo, Ángelo… yo disfrutaré a Severus.


Una mirada de odio se cruzó entre los dos pares de ojos verdes, tan diferentes a pesar de todo. Finalmente Ángelo suspiró y bajó la guardia, resignado a que no podía hacer nada, Harry era ahora el dueño del corazón de Severus y aunque quisiera, no podría quitárselo. Sentía un fuerte dolor en el pecho ante la ansiedad de querer ser él quien estuviera en su lugar, de ser la persona que podía hacer feliz a Severus, él quería ser por quien los ojos negros brillaran como lo hicieron cuando se cruzaron con los de su esposo… Odiaba a Harry, eso le era inevitable, pero también se sentía agradecido de que estuviera consiguiendo lo que él no pudo, pero eso, jamás lo reconocería frente al chico, su orgullo se lo impedía.


- De todos modos no he venido por Severus. –replicó limpiándose altivo las lágrimas, aunque otras ocuparan su lugar, sin importarle una expresión de incredulidad del Gryffindor-. Sólo he querido ponerte al tanto de todo para que cuides bien de Beth.

- Le diré todo, nunca he pensado en ocultarle nada.

- Eso espero… si Beth llega a formular un reclamo, ante la poca información que tiene de su raza por no crecer entre nosotros, es probable que sufra demasiado… y yo no quiero que mi hija pase por lo mismo que yo. Ella no debe reclamar nunca a nadie, puede enamorarse, tener novios, parejas, casarse, lo que quiera… ¡pero asegúrate de que jamás reclame a nadie!

- Ya te dije que lo haré. –repitió ocultando el temor que sentía por tan absurdas tradiciones.

- Gracias, traje algunos libros que no se pueden conseguir fácilmente por acá. –agregó sacando unos libros reducidos de su túnica y luego de colocarlos sobre luna mesita, los agrandó a su tamaño normal, Harry los vio pero no los tomó, aunque se prometió en silencio repasarlos concienzudamente esa misma noche-. Es sobre costumbres Veela, estúdialos junto con Beth, y cualquier cosa que no entiendas, puedes comunicarte conmigo a Florencia… sé que puedo confiar en ti.

- ¿Y yo puedo confiar en tí? –preguntó inseguro.

- Si lo dices por Severus, sí… ya no sería capaz de hacerle más daño del que le hice.

- Dijiste que no podrías amar a nadie más.

- Y es cierto… no puedo, pero eso no significa que lo obligaré a volver conmigo. Puedes quedarte tranquilo, Harry, sé que él te ama y ya te confesé que conmigo no puede estar más. No me quedaré, sólo quiero hablar un poco con mi hija, conocerla y así poder llevarme un recuerdo de regreso a Italia y esta vez puedes gritar de júbilo porque no volveré… Me han permitido esta entrevista sólo para advertirles sobre el reclamo, ya no podré verla más… –agregó sonriendo irónico-… es extraño que sea mi propia raza la que me impida volver a verla.


Por unos segundos no dijeron nada, simplemente se quedaron ahí sentados. Ángelo mirando de reojo como Harry acariciaba a su bebé revelando todo el amor que sentía por sus hijos.


- ¿Sabes? -preguntó Ángelo paseando su mirada por la estancia donde se encontraban-. Tal vez el beso del dementor no sea tan mala idea.


El Veela se rió de sus propias palabras mientras esquivaba la mirada interrogante de Harry, quien se esforzaba por entenderle, era en esos casos cuando de verdad daba la impresión de que Abbatelli sólo desvariaba. En ese momento se abrió la puerta y Ángelo secó sus últimas lágrimas cuando vio entrar a Severus tomando a su hija de la mano, y tras de ellos un Axel con una mirada más segura.


- Beth…. –le dijo Severus acercándola hacia el Veela-… te presento a Ángelo Abbatelli.

- Hola. –saludó Beth con timidez.

-Hola, Beth -respondió Ángelo con una sonrisa-. ¿Aceptas hablar conmigo un rato? Yo soy...

- Si vas a decirme que eres mi padre… -le interrumpió Beth-… tengo que informarte que no puedo tener más de dos y esos son Severus y Harry. –agregó apretando firmemente la mano del ojiverde.

- Entiendo… ¿podemos hablar?


Beth asintió pero no sujetó la mano que Ángelo le ofrecía. Harry les ofreció la terraza para que hablaran con toda la intimidad que necesitaban, aunque también se sentía mejor que estuvieran dentro de las protecciones de Hogwarts. Suspiró tranquilo al ver que Axel le quitaba a Carolyn para entretenerse jugando con ella, olvidándose del influjo Veela, así que se dirigió a Severus para abrazarlo.


- ¿Me amas? –le preguntó retozando mimoso en su pecho-. Dime que me amas y hazme el ser más afortunado en el Universo.

- ¡Te amo… Con toda el alma!... ¿no te has molestado porque les dejé hablar? –preguntó mirando hacia la terraza.

- No… creo que está bien. Es su padre, después de todo. –respondió tristemente resignado.

- No, te equivocas… ¿Sabes que me dijo Beth allá adentro?

- ¿Qué?

- Que aunque seamos unos padres excesivamente infantiles y tramposos, nos ama como a nadie, tú mismo escuchaste que nos quiere sólo a nosotros, y es sincera, Harry, para Beth tú eres su verdadero padre y no piensa renunciar a ti, ella me confió que todas las noches reza por ti, agradeciéndote por haberla salvado de la muerte… me dijo “Harry es mi vida”… y me aseguró que nos defendería si alguien osaba atentar contra su par de inútiles padres… -el ojiverde sonrió conteniendo lágrimas de alegría-… también dijo que si aceptaba hablar con Ángelo sólo sería para dejarlo bien claro y que solamente le verá como amigo.

- Creo que Ángelo no busca algo más que eso. –dijo Harry recordando con tristeza el papel de Elizabeth en la vida de su padre biológico.

- Sí, tendrá que conformarse con lo que ella quiera darle. –respondió sin captar la intención de su esposo.


Harry abrazó a Severus con profundo cariño, no sabía si podía confiar en Ángelo, y realmente ahora sí se quedara en Italia para jamás volver, pero como le había dicho al mismo Veela, defendería lo suyo con uñas y dientes, sus supuestas buenas intenciones siempre terminaban dañando a sus seres queridos, y no permitiría que volviera a pasar… nada iba a enturbiar la dicha de su familia que tanto trabajo le había costado tener. Supo entonces, que si alguna vez tuviera que volver a invocar un Avada, ese ya tenía dueño.




************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************




Volver al capítulo anterior









Ahora sí, hemos llegado al final de esta historia.

Nos vemos!!!



Besos y mil gracias y que viva el Snarry
















Volver arriba Ir abajo
Susy Snape
Duelista
Duelista
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 634
Localización : Valparaíso, Chile
Galeones Snarry : 9644
Fecha de inscripción : 14/02/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Sáb Abr 11, 2009 7:57 pm

que tristesa se siente al acabar de leer una historia que te tuvo enganchada por tantos días... la historia es muy bella de principio a fin y aunque te gusta hacer sufrir muchos a nuestros niños es imposible no leerte y disfrutar las historias

Citación :
me aseguró que nos defendería si alguien osaba atentar contra su par de inútiles padres…

me encanto esa frase jeje

Besos Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212607
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Dom Abr 12, 2009 9:52 pm

También me da tristeza terminar con una historia, y ésta con más razón pues la recuerdo con mucho cariño.

aunque... es cierto, los hice sufrir mucho, jeje

Gracias por haber vuelto a leer, te mando un besote muy grande y nos veremos pronto en nuevas historias

star















Volver arriba Ir abajo
kakarotta
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 74
Fecha de nacimiento : 09/03/1986
Edad : 31
Localización : México
Galeones Snarry : 8852
Fecha de inscripción : 26/06/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Miér Jul 01, 2009 4:04 pm

ah que bonito final aunque me dio un poco de lastima angelo no poder amar a alguien mas debe ser horrible
Volver arriba Ir abajo
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212607
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Miér Jul 01, 2009 5:53 pm

Ángelo tuvo lo que merecía por andar mintiendo a Severus y amarrándolo con un reclamo que sí tenía solución.
Yo le tuve cariño al personaje a pesar de todo, porque su sufrimiento era real a pesar de todas sus mentiras, le desesperaba no tener el amor de la única persona que quería
Pienso que si Severus no hubiera estado enamorado de Harry desde el inicio de la historia, Ángelo probablemente hubiera tenido una oportunidad con Severus... pero como el "hubiera" no existe, le tocó perder XD.

Bueno, no queda más que agradecerte por haber leído esta historia, nos veremos en otra ocasión.
Besos flower















Volver arriba Ir abajo
milisnape
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 134
Fecha de nacimiento : 08/09/1992
Edad : 24
Localización : En el mundo del Snarry muajajajaja
Galeones Snarry : 8600
Fecha de inscripción : 22/10/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Dom Nov 15, 2009 3:32 pm

Esta hermosa!!

Me enamore de la wn!!!

Salu2
Volver arriba Ir abajo
Prince Alan

avatar

No tienes logos aún.
Masculino Cantidad de envíos : 27
Fecha de nacimiento : 28/10/1974
Edad : 42
Localización : Chile
Galeones Snarry : 7677
Fecha de inscripción : 10/07/2010

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Dom Jul 25, 2010 1:41 am


Me ha gustado mucho todo... me lo sufri todo, incluso llegue a pensar que eres un ser sadico de lo peor, por hacer sufrir a Harry y Severus...
Al famoso Angelo lo hubiera cruciado a penas puso sus ojos en Sev... no te imaginas la cantidad de improperios que se me ocurrieron para el requetemal nacido ese...
Me encanto el final, aunque con todo el trabajo de parto y los niños, la imagen que tenía de Harry y Angelo terminaron pareciendose a aburridas dueñas de casa... pero en fin, valio la pena haber llegado hasta el final.

Mil besos

Prince Alan magic
Volver arriba Ir abajo
NiNfA0521
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 228
Fecha de nacimiento : 21/05/1989
Edad : 28
Localización : México, DF
Galeones Snarry : 10950
Fecha de inscripción : 15/02/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Sáb Ago 14, 2010 8:57 pm

Ara termine, de nuevo, ¡tu historia!
love
no se que are aun me cae el Angelo
pero bueno no lo puedo culpar Sev es irresistible
aun que no se como que se me quedo un nudo en la garganta de tanto sufrimiento
aun me haces llorar con esta historia
volví a reirme volví a amar a Ronnie en esta historia lo pones tan lindo con todo lo de Harry ahh siii me gusta verlos juntitos aun que no tanto Razz
bueno bueno aun que el premio se lo llevan Sev y Harry, suspiro, se ven tan lindos juntos
así de enamordos
así, así como los pintas aquí
val7
Volver arriba Ir abajo
mateo897



No tienes logos aún.
Masculino Cantidad de envíos : 47
Galeones Snarry : 8947
Fecha de inscripción : 15/07/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Lun Jun 20, 2011 1:02 am

Pobre Angelo.... no hay forma de que lo liberes ??? no digo para q este con Snape...pero una vida eterna de castigo ??? no es mucho ???
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1484
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100079
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Lun Nov 26, 2012 3:27 pm

mentiria si dijiera que siento pena por el maldito veela de angelo....si bien merecido se tiene todo ese sufrimiento.......jajaj y mass..........por mi k sufra hasta k vuelva a reenacer y mil veces mas..XD jajajajaja dioss eso suena infantil peroo lo odio..... Twisted Evil ...............sense i no me queda que felicitarte otra vez por magnifica historiaa......demasiado sufriimiento pero e de decir k soy una masoquista k le gusta estar llorando como maria magdalena..XD otr avezzz felicidades sensei....^^ palms palms palms palms reverencia reverencia reverencia
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1484
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100079
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Jue Nov 07, 2013 3:36 pm

realmente no importa las vecess que lo leaa para mi angelo es un maldito infeliz que debio morir.....Twisted Evil Twisted Evil Twisted Evil y aunk no murio..me conformo que sufraaaa toda la eternidad.....n_n angel angel angel graciass sensei por tan maravilllosa historiaa...¬¬ y de lo que me doy cuentaa es que la volvi a leer en el mismo mes que la primera vez...>.< cheers bravo bravo bravo palms palms palms 
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1484
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100079
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   Lun Feb 09, 2015 8:50 pm

hahahah la volvi a leer..y para no hacer mas largo el cuento.....lo resumire en cinco palabras.... "Maldito veela te lo mereces".XD hahaha..>.<
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*   

Volver arriba Ir abajo
 
Enfermo de amor. Capítulo 30 *Epílogo*
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Araleh Snape-
Cambiar a: