La Mazmorra del Snarry
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalÚltimas imágenesRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

 

 Gatito pícaro y Serpiente mimosa

Ir abajo 
AutorMensaje
Araleh Snape

Araleh Snape


One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4358
Galeones Snarry : 220269
Fecha de inscripción : 16/01/2009

Gatito pícaro y Serpiente mimosa Empty
MensajeTema: Gatito pícaro y Serpiente mimosa   Gatito pícaro y Serpiente mimosa I_icon_minitimeVie Mayo 27, 2011 9:31 pm

***************************************

Titulo: Gatito pícaro y Serpiente mimosa
Resumen: El lindo gatito sabia que hacer para ganarse los mimos de su bella serpiente.....Y si tenia que hacer travesuras, por Merlín, que las haría....
Disclaimer: Todos los nombres propios, tanto sean personas, objetos y/o lugares, y los demás conceptos y/o alusiones fantásticas son propiedad de J.K.Rowling y Warner Brothers. Aquí solo se usan para fines de entretenimiento, no de lucro o robo.
Advertencias: Chan (adulto/menor), M-preg (embarazo masculino), NC-17.
Palabras: 1802
Beta: Gabrielle62
Frase del concurso: "Cuando te sale algo mal y sonríes es porque ya sabes a quién echarle la culpa"


Gatito pícaro y Serpiente mimosa


Era un día como cualquier otro, había tenido una mañana relativamente tranquila y una tarde bastante serena. Ese día había tenido clases con los de séptimo año de Gryffindor y Slytherin. Su querido ahijado ya estaba al corriente de quién era su pareja. No es que le molestara, solo que no era conveniente que se enterara todavía. Ya que él, era la cabeza de Slytherin y su amante, el rey de los leones.
En esas cavilaciones estaba Severus Snape, cuando la puerta de su habitación se abrió, dando paso a un joven sonriente ataviado con su uniforme de Quidditch.

–¡Hola, Sev! ¿Cómo estas? – Harry Potter se acerco a su profesor y le regalo un jugoso beso en los labios, que el adulto devolvió con igual pasión.

–Muchísimo mejor ahora que me visitas. — le respondió con una radiante sonrisa.

–Me alegra saberlo ¿Severus...? – le pregunto sonrojándose cual tomatito, lo que provocó la ternura del mayor.

–¿Si, ángel mío? – le alentó el slytherin.

–¿Malfoy ya lo sabe? – cuestionó el gryffindor.

El profesor de Pociones suspiro largamente, se tranquilizo y se dispuso a enfrentar, lo que sería sin lugar a dudas, una difícil tarea.

– Harry, yo sé que Draco no es de tu agrado y que no te gusta que él lo sepa y tus amigos no. Pero te aseguro que no...

– ¡¿Y qué es lo que te hace pensar que el rencoroso huron no le ira con el cuento al vejete?! –exploto el chico de ojos verdes, que en esos momentos destellaban peligrosamente.

Severus pudo intuir que, a pesar de no haber rencor en sus palabras, Harry no quería saber nada de que los descubrieran. Tratando de calmarse, suspiró para intentar calmarlo a él.

—Harry, Él no dirá nada, es mi ahijado y confío en el.

— Pero él me odia, no me agrada nada esto ¡Fue tu culpa que nos viera! — le largo a la cara sin pararse a pensar que decía y a quien. Lo que al pocionista le sentó como una cachetada.

—¡¿Mi culpa?! —escupió perdiendo la paciencia. —¡Yo no era el que gemía como un desquiciado! —le largo a la cara, volviendo a ser el bastardo grasiento de hacia años. —.Tu solito, Potter, viniste a verme para que te follara. Acéptalo, Potter. Te gusta que te de duro. —le restregó dolido y malicioso.

Solo entonces, el joven reparo en lo que había dicho. Apenado y humillado, se dispuso a disculparse...Pero el hombre de ojos negros estaba molesto.

— Lo siento, Sev. En serio, no se que me pasa, mi humor cambia constantemente. -—los ojitos llenos de ternura y arrepentimiento, derritieron al adulto.

—Bien, Harry. Pero tendrás que esmerarte para que te perdone del todo. -—le sonrío entre malicioso y lujurioso.
El muchacho entendiendo la indirecta, sonrío codicioso, se acerco al hombre y se restregó contra su cuerpo, con lo que el pobre hombre casi muere de deseo. Se aparto justo cuando Snape iba a tomarlo.

— No tan pronto amor, si quieres este cuerpito, serás una buena serpiente y harás que el gatito sea el amo. Te portaste mal al decir las cosas esas. Ya veras, te daré una reprimenda. — Harry movía sus caderas peligrosa y obscenamente al mismo tiempo que su maquiavélica sonrisa aumentaba las ganas del profesor. Tras su última frase, el joven se marcho de las mazmorras a poner en práctica su plan.


***********

Al día siguiente todo parecía normal , algo que tranquilizo bastante la mañana de Severus. Sin embargo, las cosas estaban a punto de cambiar.

Caminaba tranquilo paseando por los corredores cuando un grito le detuvo antes de cruzar la esquina.

—¡Señor Potter! ¡¿Qué cree que hace?! — fue el grito que la profesora McGonagall dejo escapar.

—Nada, yo solo estaba ayudando. — la voz de inocente, no logro engañar ni a la mujer enfrente de él, ni al Maestro de Pociones que continuaba escondido.

— ¿Y se puede saber que clase de ayuda pretendía dar? — preguntó irritada la docente.

"Harry.... ¿Que hiciste, pequeño travieso?" pensó Severus, mientras veía sonreír al muchacho. "Cuando te sale algo mal y sonríes es porque ya sabes a quién echarle la culpa" fue el certero comentario mental de Snape.

—Es que el profesor Snape me dijo que debía ayudar a Malfoy con la materia para recuperar mis puntos perdidos... — dijo inocentemente, sin saber que su amante que lo estaba escuchando todo estaba rechinando los dientes.

"Mocoso atrevido, metiéndome en problemas ¿que pretende?" maldijo el ojinegro.

—¿Así que es por eso que ataco al joven Malfoy? —cuestiono la profesora.

—Es que él me dijo durito— Harry miro significativamente al hombre oculto sin que la mujer se diera cuenta. El profesor jadeó excitado, entendiendo lo que su pareja trataba de hacer

"Y lo peor es que me encanta" pensó lujurioso.

—No importa lo que le dijera, señor Potter. No debió hacer lo que hizo, ahora esta castigado —. Le dijo al joven enojada. Y se alejó murmurando para sí misma: Tengo que hablar con Severus...

—Descuida, Minerva. Yo me haré cargo del castigo de Potter. — intervino al fin el oscuro hombre, haciendo acto de presencia.

— Bien por mí. — le miro interrogante. —Pásate por mi despacho después de cenar.

—Por supuesto. —le respondió. Volteándose al adolescente, le indico que lo siguiera. Una vez que perdieron de vista a la jefa de Gryffindor, Severus encaro al chico.

— ¿Qué es lo que pretendes, atrevido mocoso? — lo arrincono contra la pared, colocando sus brazos a los costados para evitar su huida y acercó su cuerpo al otro, susurrándole al oído como sabia que le enloquecía.

—Mmm.... — gimió Harry. — Solo lo que dije: castigarte por decir ¿cositas calientes? —y miro al adulto entre malicioso y provocador.
— ¿Acaso es que no le gusta, profesor? —le dijo insinuante justo al lado del cuello.

— ¡Dioses, Harry! Harás que me corra ahora mismo. -—la serpiente deslizo su lengua por todo el cuello del león hasta llegar a la boca donde se entretuvo un largo rato mientras sus manos recorrían la cintura de su presa.

Sin embargo, Snape no contaba conque Harry invirtiera los papeles. Colocando al pocionista se dice Profesor de Pociones, contra la pared, se dedico a atacar su cuello al mismo tiempo que desabrochaba con magia los botones de su túnica. Entretanto, el docente gozaba de las caricias de su niño dorado sintiéndose feliz de ser el único al que el chico daba proporcionaba semejante trato.

Poco a poco la ropa de los dos fue dejada a un lado, sumándose a esto los gemidos del adusto hombre de cabellos negros.

— ¿Te gusta, Snape? — le dijo picaron Harry. — ¿Te gustan los mimos que te hago?

— ¡Si! —gimió el ojinegro.

—¿Quieres que te mime la polla? — le susurro al oído.

— Mmm.... ¡Si! — rogó al joven.

Harry se dedico a lamer y acariciar el miembro del adulto, al tiempo que este se restregaba contra su cuerpo. Tras unos minutos más, el clímax alcanzo a los dos al mismo tiempo.

Harry y Severus se abrazaron para tranquilizar sus respiraciones. Una vez calmado, Severus acaricio con su nariz el cuello y hombro de su pareja. Harry río feliz y enamorado.

—Eres extraordinario, amor mío.

—¡OH, Sev! Tú lo eres más. Te amo.

— Y yo a ti.


***********


La fiesta de graduación acababa de terminar y el joven de ojos verdes esmeraldas y cabellos desordenados se dirigía a la habitación de su prometido y futuro, esposo. Harry Potter estaba feliz y muy satisfecho. Había salvado al mundo mágico de Voldemort y ahora ¡por fin! había terminado el colegio, con una de las mejores calificaciones de su generación. Pero lo que mas feliz lo hacia era el hecho de que Severus Snape le propusiera matrimonio.

"¿Y lo que le espera cuando se lo diga?" pensó feliz.

Al tocar la puerta, el hombre de negro le recibió sonriente haciéndole pasar. Harry le dio un tierno beso en los labios y fue a sentarse en el sillón bermellón frente de la chimenea. Severus se sentó a su lado, le rodeo la cintura y lo acerco a su pecho pensando en lo ocurrido hacia dos meses.

— Harry.... ¿Ya sabes por qué del cambio de humor? — le cuestiono. —Todavía me pesa la bronca que me echo Minerva por aquel problemita.

—Si, ya sé. —le sonrío picaron, al que Snape respondió con caricias y besos cortos que hacían la ternura del recién graduado.
—¿Y, mi bebe lindo? — mas mimos, caricias y besos llenos de cariño. — ¿Mi precioso nene? ¿Mi bello angelito?

—Ja,ja,ja — río feliz, sonrojado y apenado. —Sevie...no cambies nunca, me encanta que seas así.

—¡Qué bien, pues no pensaba hacerlo! —fingió alivio y mas risas llenaron las mazmorras. —¿Qué es lo que me ocultas?

—Pues.....Yo diría que será mejor que vayamos pensando en agrandar la alcoba y buscar una casa para más de dos....

Severus se quedo en shock por unos segundos, pero al rato casi saltaba de alegría. Cuando se calmo, volvió con su amado niño y beso sus manos.

— ¡Soy tan feliz y afortunado de tenerte! ¡Voy ser la envidia de todos los padres: Nuestro hijo será hermoso! — río feliz.
—Sev, amor....Tendremos gemelos. — le aclaro. Y eso solo aumento la alegría del otro.

***********

Habían pasado ya unos diez meses de aquella conversación. Y como Harry pensó que sucedería, lo de su embarazo trajo alegría a todos sus seres queridos. Severus y él decidieron vender las propiedades de Grimmauld Place, el valle de Godric y la calle de la Hilandera para comprar el terreno de la casa de los gritos y tirar abajo la estrafalaria mansión construyendo en su lugar otra nueva y magnifica casa para ellos.

Los gemelos nacieron una semana y media antes de lo previsto, un frío trece de diciembre. Una niña de cabellos lacios y oscuros como la noche, y un niño de cabellos enmarañados y piel cetrina a los que les pusieron Milagros Anahí y Tiberius Vladimir, respectivamente. Dos niños que ahora tenían poco más de un mes...Y que eran dos ángeles que hacían a sus padres sumamente felices.
Y así la vida fue medianamente pacifica para el ex-mortifago Severus Snape.

Lo fue hasta que los gemelos llegaron la adolescencia.

***Fin***
Volver arriba Ir abajo
 
Gatito pícaro y Serpiente mimosa
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Gatito picaro y Serpiente mimosa.....NC-17
» harry gatito
» Harry de conejito y sev de gatito
» Una serpiente, un dragón o una sombra ¿qué prefieres?
» El León Que Encanto A La Serpiente (Acrostico)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Club de Duelo :: 1er Concurso de Relatos Snarry-
Cambiar a: