La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Death Eater takes a Holiday. Capítulo 80-II. Intimidad Casual II

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234890
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 80-II. Intimidad Casual II    Mar Ago 07, 2018 5:07 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 80-II

Intimidad Casual II





En la cafetería de un campus, Harry esperó a que Hermione emergiera de un mar de estudiantes que ingresaban al edificio en busca de sustento. Pensó en la comida escolar deficiente y, en contraste, se preguntó cómo estaría Severus con el irritable chef con el que estaba cocinando en ese mismo momento.

—¡Harry! —Hermione llamó en saludo, encantada de que sus instrucciones fueran adecuadas—Veo que lo encontraste bien—le dio un beso en la mejilla antes de dejar su bolso demasiado lleno, que parecía lo suficientemente pesado como para sacar su brazo de su hombro—Nos preparé un almuerzo. Odiaría que tu primera impresión de la universidad sea una de las cosas a las que se refieren como comida—Fue una maravilla. Las chicas de primer año lograron ganar el peso extra que había escuchado, pero luego todavía vivía en casa y no en un dormitorio.

Harry la ayudó con el termo de sopa mientras ella desenvolvía sándwiches—Perdón por la noche pasada—Él rápidamente lanzó un hechizo de No-Me-Notes para permitirles hablar libremente.

—No, lo siento. No tenía idea de que él no sabía. Pensé que iría a cocinar hoy, que tendría que haberlo sabido al menos el día anterior, para asegurarse de que su horario fuera claro—ella tomó un sorbo de sopa e hizo una mueca.

—Está bien, no es tu culpa... demasiado—dijo con un guiño—¿Quieres que caliente algo? —preguntó, viendo su reacción a la sopa—Es un fin de semana de Hogsmeade, y Albus se aseguró de contratar a cierto Jefe de Casa para que se ofreciera como voluntario para ser el acompañante—.

—¿Voluntario? —ella se rió un momento, luego recordó cómo estaban las cosas cuando se fue la noche anterior.

—Enfadado como estaba, estaba acostumbrado a que Albus hiciera cosas así; Sev nunca adivinó que lo habíamos preparado para darle una excusa—.

—¿Las cosas están bien entre ustedes? —.

—Sí, supongo. Hicimos las paces y él se siente mal por cómo actuó sin tener los hechos, pero no creo que se dé cuenta de lo mucho que me molestó su comentario de "Soy un adulto"—Harry tomó un poco contundente bocado de su sándwich—Creo que la única razón por la que no hice una escena y le pedí que se fuera fue porque se trataba de que yo era un adulto y eso hubiera vencido el propósito. Quizás no, pero entonces no he sido un adulto tanto tiempo—dijo él, haciendo caso omiso del murmullo "En todo caso" oyó que Hermione decía en su mano, cubierta por una tos obviamente falsa y carraspeo.

—¿Cómo estuvo Ron anoche? Parecía llevarnos bromeando bastante bien—Harry no estaba seguro de lo avergonzado que Ron estaba por su "rescate" ebrio, por innecesario que fuera. Hermione una vez más cubrió su boca para esconder su bocado mientras se reía.

—Lo superó. Tú conoces a Ron; él hace un escándalo más grande porque esperamos que lo haga. Me confió que probablemente no lo hubiera tomado tan bien si no hubiera estado completamente vestido, con ustedes totalmente estrenados—.

—¿No? —se rió—probablemente me habría arrojado a la cama completamente vestido como Ron, solo derramé una copa de whiskey de fuego sobre mí y me desnudé antes de meterme en la cama. Es más probable que los hechice sin pensarlo, ya que no puedo encontrar esa ropa ahora—se sonrojó, pensando que sería mejor que tuviera cuidado con la magia que hacía bajo la influencia—Debería haber sabido que fue Severus quien me ayudó con eso. Ya sabes, ahora tengo varios pares de pijamas de Slytherin—pensó en la escena en la que Severus había entrado, con Neville dormido en el sofá, porno suave en la tele, y Harry en la cama sin nada, con Ron acurrucado detrás de él, completamente vestido con zapatos arruinando las sábanas.

Hermione le contó a Harry los eventos recientes o la falta de estos en la Madriguera, junto con las especulaciones sobre la creciente relación entre Ginny y Neville. La familia extendida Weasley era tan grande que estaba empezando a entrar en pánico sobre la lista de invitados para sus próximas nupcias, a pesar de que ni siquiera iban a tener lugar durante bastante tiempo.

—No es que no me guste la planificación de bodas y todo eso—dijo con sarcasmo—¿Pero me odiarías si cambiara el tema un poco? Hay algo que quiero que manejes tú y sé que tienes un tiempo limitado antes de tu próxima clase—le dio una sonrisa brillante en respuesta a la cara que ella estaba haciendo además de sacarle la lengua—Sí, eso es maduro—dijo antes de sacar su propia lengua.

—Como mi aburrida vida es demasiado mansa en comparación con el soltero rico y caballeroso que eres, por favor siéntete libre de cambiar de tema—dijo con un gesto de su mano.

—Bien, ahora que todo está arreglado—comenzó con una sonrisa ganadora solo para fastidiarla—¿Te vas a comer eso? —preguntó, señalando el último sándwich y lo tomó sin esperar una respuesta—Tengo una idea sobre cómo pagar a Kieran por todo su tiempo y esfuerzo—.

—Ron y yo estábamos hablando de eso—interrumpió—Sé que pasa mucho tiempo entrenándote, pero también pasas más tiempo aprendiendo, y nadie te paga por dejar tu vida de lado para librar al mundo de Voldemort. Sé que suena egoísta, pero todos estamos haciendo lo que podemos, entonces ¿por qué estás tan empeñado en que le paguen? ¿No ha dedicado Severus años de su vida al servicio? La mayoría de las personas ni siquiera lo reconocen como de nuestro lado, y mucho menos le agradecen sus esfuerzos—.

—Lo sé, pero como dijiste, todos hacen su parte, y Severus es mucho más grande. Sé que nunca sentirá que ya hizo lo suficiente. Pero, esto es sobre Kieran. Dejando de lado el entrenamiento, pasó mucho tiempo y esfuerzo tratando de ayudarme a liberar la magia a la que no podía acceder. Sé que en realidad no funcionó, pero la verdad es que no solo pasó mucho tiempo, sino que también abandonó toneladas de oportunidades para ganar dinero porque necesitaba recuperarse de mi curación, sus ingresos se hundieron durante los tratamientos. Además, la idea que tengo no es entregarle oro. ¿Cómo te sientes al desnudarte? —preguntó, y esperando que ella no lo maltratara de inmediato, rápidamente pasó a explicar su plan.

—¿Disculpa? —soltó ella y habría tenido la atención de los estudiantes de los alrededores si el hechizo no hubiera protegido su privacidad.

—En realidad, ahora que lo pienso, probablemente te pongas la bata blanca—dijo para sí mismo más que para ella—¿Cómo te sentirías acerca de CRC? ¿Curación de Rejuvenecimiento Completo? ¿Recuerdas los anuncios en la parte posterior de las revistas para mujeres? —.

—¿Estás loco? —sus ojos se escucharon—¿Tienes tan poca memoria? Eso ha sido expuesto como un procedimiento miserable y, a menudo, una charlatanería dañina. Incluso si se hace bien, la cantidad de recuperación rara vez justifica el estrés y el dolor—Solo el pensamiento de Harry en tan mala forma, en medio del flashback, la hizo sentir emocional.

—Hubiera sido mucho más fácil lidiar con eso si hubiera tomado precauciones como Severus me había sugerido. Podrías hacer meditación y utilizar algún tipo de relajante muscular aprobado antes, con pociones tranquilizadoras antes y después—explicó, esperando sonar alentador—Realmente no espero que sea un gran problema para ti, ya que no recuerdo que tuvieras muchas lesiones graves en el pasado. No es como si Kieran intentara liberar magia almacenada o trabajar en cada pequeña herida que alguna vez hayas tenido—.

—Bueno—ella se cubrió—En los anuncios, dicen que solo hace falta una visita, pero te llevó más de un mes—ella no olvidó que después de todo ese sufrimiento, ni siquiera fue lo que había sido la cura para liberar la magia almacenada de Harry.

—¿Tuviste alguna gran herida cuando eras niña? —le preocupaba lo que podría preocuparle y no quería que fuera una mala experiencia—Estoy seguro de que quedar petrificada. es una mierda, pero no recuerdo que te hayas lastimado demasiado durante la escuela—.

Hablaron sobre cómo ciertas cosas mejoraron con la eliminación del tejido cicatricial y cómo se había realizado un gran trabajo dental, y no querían que nada de eso cambiara. Repasaron un buen plan de historia si lo seguían. Albus, el maestro manipulador, no tendría ningún problema para contarle a Kieran acerca de una bruja nacida de muggles que fue presionada por sus futuros parientes políticos de sangre pura que querían que tuviera un tratamiento de CRC, diciendo que ella era al menos saludable y apta para producir herederos. Por supuesto, solo para fastidiar a su familia política, ella decide no ir al tratamiento con los charlatanes sobre los que había leído, sino ir a alguien a quien considerarían "menos respetable" y sin embargo, un sanador que le refiere a ella con alguien en quien ella pueda confiar.

Al final, ella no se negó rotundamente, pero aceptó hacer algunos deberes. Llamaría a un grupo de curanderos en los anuncios de CRC, obtendría respuestas sobre el tratamiento, qué esperar y cuánto costaba.







Severus Snape caminó a través de Hogsmeade, luciendo dramáticamente diferente de su yo habitual, en un conjunto de túnicas blancas y nítidas. Él había tenido la tarde más agradable. No estaba seguro de qué esperar del chef con el que estudiaría, pero estaba bastante satisfecho. El propio chef no estaba seguro e incluso había admitido que planeaba hacerlo un día difícil para la "cocina de medicinas". Una vez más, Severus recordó el hecho de que su amante tenía un efecto interesante en las personas. Ellos lo amaban o lo odiaban. Tal vez el chef había sentido estas dos emociones en un momento u otro. Aparentemente, Harry les había causado una buena impresión durante el levantamiento, lo que había cambiado dramáticamente la actitud del chef hacia Severus. También se sintió un poco avergonzado por la reacción del chef cuando supo que Severus no trabajaba para una compañía similar a un farmacéutico muggle, sino que de hecho trabajaba en una escuela, enseñando y "cocinando medicinas" para niños. Fue desconcertante tener a un extraño que lo elogiaba por el buen trabajo que hacía, sin darse cuenta del otro trabajo que tenía y todavía hacía, con cierta frecuencia.

Severus se sorprendió por varias cosas que surgieron mientras los dos hombres tomaban un descanso y hablaban del levantamiento de protecciones en el que Harry había participado. El chef no había conocido a muchos de los futuros suegros de su hija y se sorprendió al saber que la gente mágica vivía tanto tiempo como lo hacían. Mencionó a un viejo y amable mago que había conocido, y se refirió a él como Albut Dumbludoure, el abuelo del señor Fawkes, que había llegado a tiempo para ayudar a Fawkes a regresar a casa.

Todo el tiempo que Harry le contó acerca de las precauciones que había tomado con respecto al levantamiento, él no había mencionado que también tenía a Albus escoltándolo a casa—Realmente tengo que compensarlo—se dijo a sí mismo. Hizo una nota mental de ver a Harry pronto, y notó que tenía el beneficio adicional de la próxima luna llena que esperar, cuando sabía que podía contar con que Harry se quedara con él en sus habitaciones.

Mientras pasaba unas tiendas llenas de estudiantes, Severus agradeció a las deidades que había dejado de ser chaperón a favor de un gran día en la cocina. Él sonrió ante el pequeño engaño que Albus y Harry habían arreglado para asegurarse de tener el tiempo libre de otras demandas. Decidiendo que no tenía prisa por regresar a Hogwarts, Severus se apareció en el Callejón Diagon. Mientras estaba allí recogió algunos ingredientes y varias especias nuevas con las que había cocinado antes. Al pasar por la tienda Magical Menagerie, Severus se detuvo para ver su último pedido de tritón.

Una gran pecera de vidrio albergaba varias serpientes interesantes. Pensó en Harry, pero recordó que siempre había liberado a las serpientes que le habían dado en el pasado. Abajo, cerca del piso, había un pequeño tanque con dos serpientes de colores brillantes con bandas rojas, negras y amarillas. Un letrero en el frente decía "Serpiente Rey Escarlata - No está a la venta".

—¡Guau! —exclamó un niño al lado de Severus—¡Mira papá, mira las rayas, eso significa que es venenoso! —llamó, pero no llamó la atención de su padre en la tienda.

—No son venenosos—Severus corrigió al niño, y decidió que era más divertido cuando podía tomar puntos, también—Una serpiente de coral, que es venenosa, tiene un anillo amarillo en ambos lados del rojo, así como el negro. Esta serpiente es una imitación, lo que significa que solo quiere asustarlo para que piense que es peligroso—observó el niño pensar eso por un momento, sin quitar los ojos de las serpientes.

—¿Entonces su mejor defensa es mentir y parecer más aterrador de lo que realmente es? —dijo el chico, sorprendiendo a Severus con su lógica—Como mi estúpido hermano—masculló el niño y salió corriendo—Papá, ¿puedo conseguir un lagarto? —gritó, decidiendo que no le gustaba tanto la serpiente después de todo. Severus levantó la vista para ver al padre, un mago que recordaba de Hogwarts, pero no pudo recordar en qué casa había estado.

—¿Cómo es que no estás vendiendo esos? —el niño le preguntó al empleado de la tienda, señalando a las serpientes reinas reales. Severus hizo cola en la fila detrás del mago y el niño, esperando su turno.

—Estará a la venta después de su temporada, pero el macho no durará mucho más. Está perdiendo un colmillo, no puede atrapar a los ratones, pero rechaza a los muertos. Tiene grandes colores, así que yo lo mantendré con vida el tiempo suficiente para que de crías—explicó el mago detrás del mostrador.

—¡Eso es malo! ¿Podemos tenerlo papá? De esa manera no morirá—Fue interesante ver al niño cambiar su melodía hacia la serpiente. "Probablemente no será un Slytherin", Severus se dijo a sí mismo.

—Hijo, si cuidas de esa serpiente, tendrías que alimentarla con ratones. ¿Estás dispuesto a matar a un pequeño ratón una vez a la semana? —preguntó el padre, impactando al niño.

—Um... ¿qué comen los lagartos? —.







En el apartamento de la tienda de antigüedades de Jennings, Harry estaba sentado a la mesa de la cocina con la ropa limpia, con el cabello aún algo húmedo por la ducha anterior. Había sido un ejercicio vigoroso con Kieran, pero se sentía genial. Harry no pudo quitar la sonrisa de su rostro, sintiéndose muy orgulloso de haber obtenido lo mejor de su entrenador una o dos veces hoy. Conjuro el aderezo de ensalada para su comida ligera. Sabía que Severus había pasado todo el día cocinando y secretamente esperaba poder probar algunos de los platos de hoy.

Cuando un búho le tocó la ventana, Harry estaba emocionado de ver la etiqueta del restaurante en el paquete—Sí—susurró alegremente mientras desempaquetaba la comida. Le había ofrecido comida y agua a la lechuza antes de abrir la ventana nuevamente para soltarla, solo para encontrar un pájaro negro que se deslizaba en su dirección. Su primera idea fue que era un cuervo, pero a medida que se acercaba, Harry vio que era un poco diferente de lo que había pensado al principio, y que probablemente era un cuervo.

Harry apuntó con su varita al cuervo, revisando su paquete de maldiciones antes de permitir que entrara. Una vez que el ave estuvo lo suficientemente cerca, pudo ver que Severus había salvado la caja y no estaba seguro de qué paquete le entusiasmaba más abrir. Mirando de cerca al pájaro que no había visto en mucho tiempo, Harry decidió cerrar la ventana antes de que pudiera despegar de nuevo.

—Hola, guapo—saludó al pájaro, recibiendo un graznido en respuesta. Al dar los paquetes una vez más, Harry le preguntó al pájaro—¿Cuál debería abrir primero? —la cabeza del cuervo se inclinó hacia un lado y luego hacia atrás—No eres de ayuda—se quejó y decidió abrir el que era más probable que tuviera comida.

—Bueno, me muero de hambre, así que ganas—dijo sosteniendo la caja del restaurante—¿Hambriento? —preguntó, sin obtener respuesta del pájaro. Parecía que había otro pájaro en el piso que tenía una respuesta diferente. Hedwig voló a la cocina para investigar los nuevos olores. Harry observó detenidamente su reacción al cuervo y le pareció interesante que reaccionó muy poco al recién llegado—¿Compartieron una percha en el pasado? —preguntó, sin obtener respuesta de ninguno de los pájaros.

Con una mirada apreciativa al plato lleno, Harry se zambulló en su cena con gusto. Tarareó alrededor de su tenedor, sus papilas gustativas estaban en un estado de dicha. Parte de la comida podría comerse fácilmente sin cubiertos, aunque sería desordenada, y Harry estaba feliz de disfrutar plenamente de la comida con los dedos en la privacidad de su propia casa. Con el siguiente mordisco, cerró los ojos, se lamió los labios y recibió hasta la última gota de salsa. Continuó comiendo de esta manera hasta que el cuervo graznó.

—¿Querías que te abriera la ventana? —preguntó Harry mientras terminaba—Esperaba que, si te quedabas demasiado tiempo, Severus vendría a buscarte—dijo con una sonrisa y se chupó la salsa de los dedos uno por uno, lamiendo la red entre cada dedo.

Harry limpió la cocina con una interesante mezcla de magia y estilo muggle. Tomando una pequeña pila de correspondencia, se sentó a la mesa. En muy poco tiempo, escribió una nota de agradecimiento a un fan que había hecho una donación a una organización benéfica local en su nombre, respondió a una breve postal de Gwen Jennings y rechazó dos propuestas de matrimonio. Se alegró de ver al cuervo saltar con facilidad sobre su brazo ofrecido cuando se levantaron a la sala de estar.

—Accio Película—Harry levantó su mano, esperando que el DVD alquilado llegara desde el dormitorio—Debería preguntarle a Severus cuál es tu nombre—se dijo y levantó el brillante disco para que el pájaro lo examinara—¿Puedes verte a ti mismo? Ves, te dije, eres guapo—le guiñó el ojo al pájaro y preparó el reproductor, esperando que comenzara la película.

El cuervo chasqueó el pico y voló al respaldo del sofá y picoteó un hilo suelto.

—No te comas el sofá, no es mío y esta prestado un tiempo aquí tal como está—le dijo al pájaro, sin obtener respuesta, pero no había esperado una—Holaaaa—canturreó a la tele, donde había un hombre muy sexy con un bronceado profundo y cabello castaño dorado muy corto en los lados, pero más lleno en la parte superior, donde era casi puntiagudo. Llevaba un par de jeans azules demasiado apretados y una camisa musculosa tan endeble que parecía que podía arrancarse con muy poco esfuerzo—Ojalá pudiera haber estado allí cuando se pusieron los pantalones—dijo Harry, y luego convocó una cerveza de mantequilla.

Tarareó apreciativamente cuando ese hombre sexy, a quien Harry mentalmente se refirió como "Chico Musculoso" inclinado para hacer Merlín solo sabía qué. Después de medio minuto sonó el timbre. En todo ese minuto, Musculoso había logrado tener mucha grasa en sus manos y una pequeña mancha en su rostro.

—Es John. ¿Estás fuera? —Llamó el recién llegado, que no había esperado a que se respondiera la puerta—¿Cómo te va? —preguntó, mirando por encima de lo que debía haber sido una reparación en progreso.

—Me gustaría venir, pero no puedo tener esto lo suficientemente caliente—se quejaba Chico Musculoso.

—Nunca antes habíamos tenido problemas para calentarnos lo suficiente—dijo John sin aliento, y limpió la mancha de grasa del chico musculoso, mientras se lamía seductoramente los labios. Harry no encontró a John tan atractivo, más bien peludo y todo, pero estaba hipnotizado por el tamaño del paquete que estaba luciendo, si el bulto en sus pantalones era algo para juzgar. En la película, John se inclinó, giró un tornillo y consideró que la reparación se había completado—He terminado aquí, pero si quieres, me quedaré, solo para asegurarme de que las cosas se calienten—sugirió, y Harry gimió ante la actuación patética, con tono desafiante por el diálogo. Pero los cuerpos fueron entretenidos.

En poco tiempo, Chico Musculoso estaba limpio y se quitó los pantalones vaqueros mientras el agua en la bañera de hidromasaje recién reparada se calentó. Harry se acomodó y se acomodó aún más en el sofá, estirando sus piernas.

—El agua todavía tiene un poco de tiempo para calentarse, pero el sol seguro está caliente—gimió Chico Musculoso, que comenzó a aplicar bloqueador solar sobre sus músculos ondulantes.

—Tal vez deberías ayudarlo con eso, John—dijo Harry sonando muy parecido al sarcástico Severus.

—Tal vez debería ayudarte con eso—dijo John, haciendo reír a Harry por la previsibilidad. Harry se quitó la camisa y murmuró su deseo de ayudarse un poco. Observó el frotamiento improvisado mientras se frotaba el estómago de la tabla de lavar, arrastrando las puntas de los dedos lentamente sobre un pezón antes de descender de nuevo para explorar sus músculos bien equilibrados. La respiración de Harry se hizo más pesada cuando el Chico Musculoso embadurno su polla dura con copiosas cantidades de protector solar con una mano y casi enterró cuatro dedos de su otra mano en el ansioso agujero de John.

En contraste con los ansiosos muchachos porno, Harry continuó bromeando, acariciando lentamente su cara interna del muslo, que todavía tenía una barrera de mezclilla—Agradablesss—siseó cuando la entrada de John se relajó lo suficiente como para que diez pulgadas de muchacho rubio pudieran violarlo. "Juguete" gritó Harry, sobresaltando al pájaro que se dio por vencido de abrir un agujero en sus muebles. Un consolador de tamaño mediano zumbó a través del aire en la mano extendida de Harry. Comenzó a zumbar cuando deslizó el juguete sobre su tensa polla, causando que temblara. Cerró los ojos concentrado durante unos segundos y sus pantalones vaqueros parecieron evaporarse inmediatamente y luego aparecieron doblados sobre la mesa de café—Fuera—dijo sin aliento, haciendo que sus pantalones de seda bajaran lentamente por sus piernas hasta que pudiera sacar una pierna, y no se molestó en quitarla del otro tobillo. Todavía tenía que apretar su polla, que se mantenía firme mientras observaba cómo el Chico Musculoso se retiraba a tiempo para llegar al orgasmo en el culo peludo de John.

—Supongo que Severus no viene a buscarte, ¿eh? —Harry le preguntó al pájaro, obteniendo un 'caw' en respuesta—¿Crees que se preocuparía por mi bienestar si le enviara una nota diciendo que "Te necesito"? —Se rió de su propia broma e ignoró al pájaro, a favor de lubricar el consolador. Jugueteo su entrada con el juguete y después de una preparación mínima lo deslizó a casa. Con su juguete en baja vibración, Harry volvió a molestarse. Sus dedos todavía resbaladizos acariciaron su saco y exploraron tranquilamente una vena que latía en su eje. Apoyándose en un codo, podía alcanzar un pezón para apretar y girar con una mano mientras que la otra continuaba haciendo que su polla se moviera con la necesidad.

En la tele, el agujero del culo de John estaba estirado y rociado con semen. Chico Musculoso lo limpió, lamiendo todos los rastros de su liberación. Los ojos de Harry permanecieron pegados a la tele y acariciaron su fruncido alrededor del juguete, imaginando que era la lengua de Sev. Gotas de presemen gotearon desde la cabeza de su pene cuando Harry finalmente envolvió su miembro con su mano completa y lo apretó. Se resistió a levantarse demasiado rápido y se frotó con largos y constantes golpes hasta que estuvo cerca de correrse.

—Fóllame—siseó Harry, con los ojos cerrados y por un momento pensó que alguien estaba haciendo exactamente eso cuando el consolador repentinamente se salió de él. Con los ojos abiertos de par en par, Harry levantó la vista y vio que el cuervo había desaparecido. Los brazos vestidos de blanco se extendieron por el respaldo del sofá y lo levantaron—Te tomó suficiente tiempo—dijo Harry con una sonrisa. Harry se había sentido seguro de que era Severus, algún tipo de sentido que no podía nombrar, y se sintió honrado de que Sev confiara en él lo suficiente como para revelar su forma animaga, especialmente dado que Sev había sido inflexible acerca de no admitir que tenía la habilidad.

Severus lo besó con fuerza y lo giró, inclinándolo rápidamente sobre el respaldo del sofá. Un hechizo de lubricación apresurada y se enterró profundamente hasta las bolas.

"'Gah" no se tradujo fácilmente a pársel, pero eso no impidió que Harry profiriera una corriente de obscenidades y muchos sonidos inarticulados mientras Severus lo golpeaba con vigor.

—Maldita tortura—gruñó Severus con un empuje particularmente contundente—Lamiendo y chupando tu cuchara, tenedor y cada dedo, gimiendo como una puta del callejón Knockturn sobre tu postre—Severus agarró a Harry como un vicio e inclinó sus caderas para permitir un mejor ángulo. Tirando de Harry hacia atrás con la misma fuerza con la que empujó, golpeó ese glorioso punto dulce con fuerza castigadora. Harry soltó un grito cuando su clímax se apoderó de él, llegando en el momento en que la polla de Severus golpeó su objetivo. Su cuerpo se derrumbó sobre el respaldo del sofá, pero Severus lo mantuvo en sus caderas para evitar que cayera mientras atendía su propia necesidad.

—Es tu culpa—apenas podía oír las palabras de Harry amortiguadas por los cojines del sofá—No te revelarías a ti mismo, así que asumí que querías un espectáculo—soltó un gemido cuando Severus volvió a golpear su próstata y en silencio se preguntó si estaba siendo castigado o recompensado por un trabajo bien hecho—La sangre corre a mi cabeza—siseó en pársel y luego apretó su trasero alrededor de Severus y cuidadosamente probó el hechizo de los dedos mágicos, por primera vez sin una varita mágica. Severus se precipitó sobre el borde, corriéndose con un grito resonante.

Definitivamente una recompensa.

Severus se desplomó un poco, pero rápidamente se puso de pie cuando el colgante debajo de la funda de su varita le alertó que Harry estaba sufriendo—¿Por qué no me dijiste que te estaba haciendo daño? —preguntó y trató de recordar si la sensación acababa de comenzar, o si no había reconocido la señal de dolor en medio de la pasión.

—¿Qué? —Harry permitió que Severus lo levantara, agradecido con toda la sangre que se le había subido a la cabeza. Lo disfrutó mucho cuando Severus envolvió sus largos brazos alrededor de él.

—¿Fui demasiado rudo? —preguntó con preocupación.

—Hmm—Harry acarició su cuello—De ninguna manera—dijo con un suspiro de satisfacción—Ya sabes lo bueno que es sentirte bien follado—Harry habló contra su cuello, besando su camino hacia la barbilla de Sev.

—Harry—advirtió Severus. No quería que Harry minimizara el dolor como si no fuera importante haber sido herido o no.

—Sev, estaba demasiado perdido en la sensación de tu gran polla golpeándome para notar mucho más—dijo con una sonrisa—A veces—admitió—Cuando realmente te involucras, tu agarre es un poco enérgico, pero maldita sea, se siente malditamente bien cuando me follas duro—acentuó sus palabras con un mordisco en el cuello de su amante. Se aseguró de chupar un poco, dejando una marca que lamentablemente no se quedaría por mucho tiempo, ya que era obvia como el Infierno—Tal vez deberías besarme y hacerlo mejor—sugirió Harry, descansando sus manos donde Severus había sostenido sus caderas.

Severus se inclinó y se sorprendió cuando Harry movió su mano a un lado para encontrar huellas donde sus propios dedos habían marcado las caderas de Harry. Sacó su varita de su funda solo para ser detenido por una mano firme.

—No, quiero ver—Harry fue al dormitorio donde tenía un espejo de cuerpo entero. Admitió para sí mismo que estaba dolorido—Creo que hace calor—le dijo a Severus, que estaba de pie en la puerta. Harry pudo ver que su amante estaba desgarrado. Severus despreció la idea de lastimar a su joven amante, pero admitió que siempre había disfrutado marcando a Harry como suyo—Accio—Harry convocó un vial de poción y se bebió su contenido.

Contento de que ya no podía sentir el dolor de su Harry, Severus se unió a él frente al espejo y envolvió sus brazos alrededor de él. Pellizcó un pezón y luego deslizó sus manos por el torso de Harry hasta que las puntas de sus dedos cubrieron los moretones. Sus ojos se encontraron en el espejo cuando Severus lo besó en el hombro y en la nuca. Harry se retorció contra él hasta que Severus apretó con más fuerza, tirando a Harry hacia atrás, imitando sus posiciones anteriores—Nunca me cansaré de follarte—ronroneó contra la concha de la oreja de Harry—Marcándote... —apretó sus manos otra vez, disfrutando de los escalofríos que siempre lograba causar—Mío—se agarró al cuello de Harry, mordiendo y chupando, agregando un nuevo moretón para reclamar a Harry como propio.

Mirando hacia arriba, encontró los ojos de Harry cerrados, su cabeza inclinada hacia un lado, luciendo tan feliz—Bésame—susurró Harry cuando finalmente abrió los ojos.

Severus rozó sus labios con apenas un toque antes de alejarse nuevamente, causando que Harry lo persiguiera, y lo atrajo hacia sí. Labios presionados juntos de verdad esta vez, lento y gentil. Harry pensó que, si pudieras categorizar besos como bailes, esta sería una canción lenta, tan lenta que tus pies no se movían, simplemente te balanceabas con la música, sin saber nada más.

Harry solo era vagamente consciente de que el beso había salido de sus labios ya que todavía podía sentir las sensaciones donde Severus había continuado. Parecía que Severus iba a besar sus moretones "todo mejor" después de todo, si la dirección de su movimiento era una indicación. Al abrir los ojos, Harry los miró en el espejo. Le encantaba verlos desde el punto de vista del espejo, ambos desnudos y presionados.

Le hizo cosquillas cuando Severus lamió las marcas de los dedos, haciendo que temblara y siseara. Los sonidos que Harry hizo solo se volvieron más interesantes cuando sintió que la lengua de Severus esquivaba a su endurecido miembro para ir más abajo, chupando sus bolas.

—Gah. Sev, por favor—sus piernas se estremecieron—No puedes molestarme mientras estoy prácticamente parado en mi cabeza y luego... Oh, maldita sea, se siente bien... por favor, tengo que sentarme—sus piernas casi se rindieron cuando Severus lo tomó en su boca y tragó alrededor de su eje.

—¿Hmm? —Severus tuvo la audacia de mirar inocentemente a Harry mientras tarareaba, haciendo que su joven amante agarrara su cabeza y hombros para mantener el equilibrio.

—Bastardo—jadeó Harry con una gran sonrisa. Gritó cuando Severus se puso de pie, llevándose a Harry con él sobre su hombro como un saco de patatas—Quiero el espejo para poder mirar—se humedeció los labios y vio a Severus echar un rápido vistazo alrededor, notó que su varita no estaba al alcance, así que, en lugar de eso, levante el pesado espejo del piso para colocarlo donde pudieran verlo desde la cama.

—¿Cómodo? ¿Algo más que pueda conseguirte, quizás una almohada? —Preguntó Severus sarcásticamente, y comenzó a arrastrarse por la cama como si acechara a su presa.

—Puedes chupar mi polla—se dio un apretón, ordeñando unas gotas de presemen que fueron inmediatamente lamidas. Severus había disfrutado jugar con él, pero ambos sabían que estaba agradecido de tener las rodillas en el piso duro. Tenía una buena vista de la cara de Harry en el espejo, aprendiendo qué movimientos causaban que sus ojos se cerraran; amaba la vista cuando Harry estaba cerca porque se mordía el labio inferior cuando intentaba aguantar más tiempo, pero estaba fallando miserablemente. Fue cuando Severus apartó la mirada y redobló sus esfuerzos para que Harry volviera a bajar la mirada y viera cómo su dureza desaparecía en la boca ardiente de Sev. Fue esa vista junto con las sensaciones que lo enviaron al borde, una mano retorciendo la sábana, la otra agarrando el largo cabello negro, mientras derramaba su semilla.

Después de un lánguido beso para compartir el sabor de Harry, Severus tiró de las mantas sobre ellos y convocó su varita para colocarla debajo de la almohada. Dejó escapar un suspiro de satisfacción cuando Harry lo abrazó por detrás muy cerca, envolviendo sus brazos alrededor de él.

En algún lugar de la cocina había una caja sin abrir que silbaba—Estúpido ratón muerto—.




sev Capítulo 81 . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 80-II. Intimidad Casual II
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: