La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Death Eater takes a Holiday. Capítulo 80-I. Intimidad Casual I

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234887
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 80-I. Intimidad Casual I    Mar Ago 07, 2018 5:04 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 80-I

Intimidad Casual I



En el modesto departamento de Harry, Ron miró vacilante el equipo. Harry, con su pantalón de chándal rojo y camiseta negra, estaba haciendo todo lo posible para explicar el banco de pesas muggle.

—No se veía así cuando lo levitamos desde la sala de almacenamiento del señor Granger—ladeó la cabeza, viendo a Harry subir una larga barra con pesas redondas con números en ellas.

—Eso es porque estaba enterrado debajo de una cama plegable y dos cajas de la ropa de bebé de Mione—Harry levantó sus cejas sugestivamente—¿Tal vez deberíamos habernos llevado la ropa de bebé también? —Bromeó y luego se rió entre dientes cuando los ojos de su amigo se agrandaron cómicamente.

—¡Muérdete la lengua! —jadeó Ron—Mamá me mataría—se veía verde solo de pensar en la posibilidad.

—Lo haría—estuvo de acuerdo Harry—Pequeños pelirrojos corriendo—bromeó—y piensas que mi cabello es inmanejable—.

Ron resopló, intentando ayudar con la barra, pero no supo cómo agregar la abrazadera que evitaba que se cayeran los pesos—Mucho que sabes. Podría tener el pelo castaño, recto y con reflejos rojos, y verse elegante, como su viejo—Ron hinchó el pecho, sin importarle que su mejor amigo reía mientras se pavoneaba como un orgulloso padre pavo real de un niño aún por concebir.

—No suenas como si estuvieras demasiado molesto si hubiera una pequeña sorpresa en el camino—Harry trató de imaginarlo con un montón de mantas con una carita rosada asomando. Ron se encogió de hombros.

—Nosotros um, tuvimos un poco de miedo el mes pasado—admitió—Me dejé llevar un poco y olvidé usar el hechizo—negó con la cabeza, soltando un suspiro de alivio—Olvídalo, me alegro de que haya sido una falsa alarma, ya que no quiero meterme con nuestros planes y la escolarización de Hermione, pero me hizo pensar en cómo sería—.

—Creo que quieres esperar, espero—dijo Harry, pero había visto la mirada pensativa en la cara de Ron.

—Tú sabes— Ron estuvo de acuerdo de todo corazón—Unos años más de fiesta—luego murmuró que debería haber sido marcado como un momento notable en la historia que un Weasley no procreó cuando no estaba usando protección. Olvidando su suerte por un momento, Ron vio como Harry demostraba cómo hacer pesas en la banca.

—Esto fortifica tus brazos, hombros y músculos del pecho—explicó Harry y le indicó a Ron que se mantuviera de pie junto a la barra y que mantuviera sus manos holgadamente alrededor de la barra, listo para estar preparado en caso de que necesitara ayuda.







Hermione atravesó el flu y pudo ver el viejo banco de ejercicios de su padre desde detrás del pequeño tabique divisorio donde colgaba el reloj. Le impresionó ver que el equipo ahora estaba libre de óxido y una vez más, negro brillante, como si hubiera sido nuevo. Desde la vuelta de la esquina, ella divisó unas familiares piernas largas y peludas. Los pies de Ron estaban saliendo del suelo mientras luchaba por levantar las pesadas pesas; era su último de tres sets en ese grupo muscular.

Al doblar la esquina, ella permaneció en silencio y los observó. Harry le dio un rápido asentimiento, pero mantuvo su atención en Ron mientras balanceaba la barra, animando a su amigo a terminar el set.

—Vamos, empuja— gruñó Harry, notando que sostenía la mitad del peso—Empuja más fuerte, bastardo vago. ¡Eso es! Un poco más—los músculos de los bíceps de Harry temblaron cuando la pesada barra se acercó a la parte superior. Ron emitió un sonido agudo y gruñó mientras levantaba las pesas con un último empujón hasta que tuvo los brazos rectos y la barra una vez más estaba segura en el estante. El sudor goteaba por la cara de Ron mientras su camisa se pegaba a sus costillas.

—Cobarde—bromeó Harry a pesar del hecho de que Ron había presionado una gran cantidad de peso en el banco—¿Haces esos sonidos cuando tienes sexo? —Rió; Hermione se unió con una risita. Ron se sobresaltó por el sonido ya que no la había escuchado entrar. Se sentó tan rápido que se golpeó la cabeza en la barra, casi fuera de sí mismo.

—¡Ay, maldita sea! —exclamó cuando el golpe del tamaño de un huevo en su cabeza creció rápidamente—¡Eres un culo diciéndome que empuje más! ¿Es así como suenas durante el sexo? —gritó Ron, sosteniendo su mano sobre su frente, buscando sangre—Maldición—gimió, viendo un ligero toque de sangre en su mano. Antes de que Ron pudiera terminar su diatriba, Hermione consiguió un poco de hielo, envolviéndolo en una tela que encontró sobre la mesa de café.

Harry se mordió el labio; no quería reírse de Ron, que obviamente estaba avergonzado y gritaba hasta que se calmara—Lo siento, amigo—dijo Harry sinceramente—Se me olvida cuánto te molesta cuando escuchas la hermosa voz de Mione—dijo Harry guiñándole un ojo a Hermione—Cobarde—agregó y comenzó a reír de nuevo.

Ron arremetió contra su mejor amigo, desalojando a Hermione que se había sentado a horcajadas sobre el banco, sosteniendo el hielo sobre su cabeza. Continuó gritándole obscenidades a Harry mientras intentaba derribarlo al piso. En el pasado, Ron podía dominarlo con fuerza en la rara ocasión en que Harry no podía superar a Ron con su impresionante agilidad. Hermione podía ver los cambios en sus dos magos favoritos haciéndolos más cercanos. Después de años de conocerse tan bien como lo hicieron, tanto Ron como Harry habían llegado a anticipar los movimientos del otro solo para descubrir que había habido cambios en sus técnicas a partir del entrenamiento muy diferente que habían tenido cada uno.

—¿Tus músculos te hacen lento? —preguntó Ron cuando rodó sobre Harry, tirando de él en una llave de cabeza. Harry se retorció, se giró para apalancarse antes de tirar a su amigo.

—No necesito escapar de ti, puedo patear tu... oomph—Harry gruñó cuando su burla fue interrumpida debido a otra repentina embestida de Ron, nuevamente espoleando una ronda de lucha por la ventaja.

Hermione observó divertida, haciendo una nota mental de que sí, así es como suena Ron durante el sexo. Sus reflexiones fueron interrumpidas por Severus apareciendo en la cocina. No dio ninguna indicación de que lo había notado, pero habló tan pronto como dobló la esquina para investigar lo que sucedía.

—¿No te encanta ver hombres rodando así? —Trató de sonar desapasionada, pero no pudo llevarlo a cabo y soltó una risita. Su gruñido de respuesta solo la hizo reír más fuerte. También llamó la atención de dichos hombres, que sudaban e intentaban recuperar el aliento.

—Oye, Sev—Harry lo saludó feliz por debajo de Ron—Lo siento, pero Ron no pudo resistir mi impresionante cuerpo por más tiempo—agregó. Ron se levantó rápidamente, asegurándose de darle un codazo a Harry en el estómago mientras aprovechaba para levantarse. Harry hizo una mueca cuando lo dejó sin aire, pero aun así puso su pie alrededor del tobillo de Ron, haciéndolo tropezar.

—Buen intento, puff—rió Ron mientras lograba mantenerse en pie—Gracias—le dijo a Hermione, dándole una sonrisa brillante mientras le entregaba el hielo otra vez. Se sentó en el banco de nuevo, mostrando finalmente su agotamiento.

—¿De dónde sacaste eso? —preguntó Harry, mirando la tela blanca presionada contra la cabeza de Ron. Ron levantó la vista, sus ojos casi se cruzan mientras trataba de ver la tela. Vio una "S" bordada y se la quitó rápidamente; su cara se torció en disgusto.

—¡Uf! —él gimió—¿Me diste un trapo con moco de Snape? —.

—¡Ron! —amonestó Hermione.

—Lo siento, moco de Severus—corrigió Ron, que sabía perfectamente que ella no se estaba refiriendo a su uso del apellido del mago. Recogió su varita, liberó la tela de hielo y luego le tendió el pañuelo a Severus con una sonrisa burlona.

—Te lo aseguro, estaba limpio—dijo Severus rotundamente. Ron tuvo la sensación de que el mago más viejo sabía lo suficiente como para no tomarlo en serio.

—Odio esa cosa—murmuró Harry suavemente—Me voy a duchar primero, ¿de acuerdo? —le preguntó a Ron, asintiendo y luego presionó un beso rápido en la mejilla de Severus antes de dirigirse al baño. Hermione observó a Severus, no sorprendida de verlo impasible como de costumbre.

—Es más común para los criados-muggles tener dificultades para aceptar hechizos de limpieza para tales cosas—dijo, pensando en las reacciones de su propia madre ante la magia. Severus sabía que no era el caso en esta circunstancia. Consideró dejar que la conversación terminara, pero había tan pocas oportunidades para que él ofreciera información personal sin un alto precio. Podía permitirse esta asignación.

—Creo que Harry tiene más problemas sobre cómo se usa que cómo se limpia—comenzó Severus. Ron se encogió, pensando en qué otros usos, podría tener. Las visiones de Snape dando cabeza y no tragando vinieron a la mente. Casi se atragantó con lo visual en su mente y afortunadamente se distrajo de tales pensamientos cuando Severus agitó su varita sobre el pañuelo, transfigurándolo en la máscara de un Mortífago. Hermione soltó un pequeño jadeo, tapándose la boca, mientras Ron se sentía tonto, sacando su mente de la alcantarilla.

Sorprendido, Severus le permitió a Hermione quitarse la máscara de su mano. Ella lo sostuvo frente a su rostro por solo unos segundos antes de devolvérselo apresuradamente—Y solía pensar que asustabas detrás de un caldero—se estremeció y se sintió aliviada al ver que Severus chasqueaba la muñeca, haciendo que la máscara volviera a su forma anterior.







Después de haber decidido que, dadas las circunstancias, era mejor ir por flu a su casa para una ducha, Ron hizo una nota mental que no tenía nada que ver con no querer estar desnudo, con Snape justo al otro lado de la puerta. Había superado completamente esa escena de violación simulada, muchas gracias.

—Claro, déjame en paz—bromeó Hermione cuando Ron afirmó que Harry probablemente tomaría un tiempo en la ducha y que ya volvería—Lo único que quieres es dejar de pelar papas—agregó.

—Conoces un hechizo para eso—defendió Ron, tomando el cebo con facilidad—Gracioso, ja, ja—dijo después de haber aprendido que ella solo estaba bromeando, y luego se fue rápidamente antes de que Harry pudiera terminar en el baño.

Hermione no le permitió la última palabra incluso cuando Ron no estaba allí para escucharla.

—Sí, como voy a cometer el mismo error dos veces—se quejó ella, pensando en el tiempo que había pelado y rebanado una manzana, usando un hechizo sin prestar mucha atención, sólo para encontrar un gusano pelada y cortado repartido en su merienda Ella hizo una mueca ante el recuerdo.

—Debo decir, Hermione, tengo curiosidad por saber cuándo dejaste de pensar en mí como algo aterrador—preguntó Severus mientras cortaba una gran cantidad de vegetales con notable velocidad y precisión. Cuando levantó la vista, parecía bastante amenazante, sosteniendo un enorme cuchillo francés. Sus ojos se abrieron y estalló en carcajadas.

—Nunca lo diré—sonaba fría y tranquila, pero un tinte rosado en sus mejillas la traicionó. Para su alivio, Harry salió de la bañera con una niebla a su paso cuando el vapor de la pequeña habitación se derramó. Usaba unos cómodos pantalones vaqueros y una toalla alrededor del cuello para evitar que el agua goteara, aunque no parecía estar funcionando lo suficientemente bien.

—Sev, deja de tratar de asustarla—Harry se inclinó más allá de su amante, haciendo caso omiso del gran cuchillo y tomando una rodaja de pepino de la tabla de cortar.

—Es tu culpa, mostrándole escenas sonrientes. ¿Cómo se supone que voy a mantener un aire aterrador, ahora? —Severus mantuvo su expresión irritada a pesar de la risita de los otros dos. No se rindió y sonrió, aunque le resultó más difícil hacerlo a medida que pasaba el tiempo.

Harry se inclinó para susurrar al oído de su amigo—¿Debo decirle que era la remera ajustada en la que lo viste cuando hablabas con Ron por el Flu en septiembre? —.

—¡No te atrevas! —gruñó Hermione blandiendo un cuchillo de cocina.

—Mira, Sev, eso es lo que da miedo—señaló el cuchillo que su amiga sostenía fuertemente a unos pocos centímetros de su barbilla. Severus dejó su cuchillo y miró a Hermione.

—Nunca me dejes atraparte sosteniendo un cuchillo sobre él de esa manera otra vez—gruñó Severus. Él había cubierto su mano con la suya antes de que pudiera siquiera pestañear.

—¿Cómo te atreves a pensar que alguna vez me lastimaría...? —.

—Oh, silencio—dijo con calma y reorganizó sus dedos en una nueva posición—Así es como sostienes un cuchillo. Ahora, si alguien intenta dominarte, todavía tienes la oportunidad de causar un daño grave aquí, aquí, o especialmente aquí—explicó, mostrando las mejores formas de incapacitar a un atacante.

—Ginny estaba en la ducha... —La voz de Ron se apagó cuando entró a la cocina para encontrar a Severus y su prometida tomados de la mano y apuntando con un cuchillo a su mejor amigo.

—Si se trata de la pregunta "¿qué hay para cenar?", Entonces voto por lo que Mione y Snape quieran—Ron colocó su mano debajo de los demás, levantando el cuchillo lo suficientemente alto como para caminar bajo sus brazos—Estaré en la ducha mientras lo resuelven—.

—Que Auror eres—se quejó Harry. Severus simplemente sonrió y volvió a cortar verduras.

—Estoy fuera de servicio—dijo Ron con una sonrisa, y para su crédito, solo se estremeció un poco cuando el cuchillo pegó con un golpe en el marco de la puerta por su cara. Hermione no había sabido que Harry había sido entrenado para lanzar un cuchillo y se quedó allí con la boca abierta en estado de shock.







—Nunca debí haber dudado del juicio de Harry—. Severus pensó para sí mismo mientras veía a Ron llenando su plato de nuevo. La cena estaba yendo bien; Harry se había superado a sí mismo con una deliciosa comida. Había comentado antes que solo tenían cuatro para la cena, no toda la familia Weasley, pero Harry le había asegurado que no había hecho demasiado, que no le dio ni se tomó algunas sobras.

—Esto es increíble—felicitó Ron justo antes de comer un gran bocado.

—Estoy muy de acuerdo—Severus levantó un vaso para el chef y volvió a llenar el vaso de vino de Hermione cuando ella había imitado sus acciones y se sonrojó al ver que ya había terminado. No le interesaba en particular la elección del vino, pero había comprado la selección más dulce para apaciguar su joven paladar.

—Tuve ayuda—dijo Harry modestamente, pero Severus lo reprendió rápidamente, y afirmó que solo podía atribuirse el mérito de la ensalada.

—Esto es muy bueno—felicitó Hermione, antes de tomar un gran sorbo de vino tinto—Tal vez no debería tomar más—soltó una risita.

—Cuidado, Mione, no quieres beber demasiado—Dijo Harry con una sonrisa en dirección a Ron, ignorando el tosco gesto de la mano del pelirrojo—Ya nunca se sabe con quién te vas a despertar—añadió con un guiño—Por cierto, Neville dice que nos vemos realmente lindos juntos—Harry apoyó su cabeza contra el hombro de Ron solo para ser empujado.

—Gilipollas—fue todo lo que dijo Ron antes de servirse otra cerveza de mantequilla.

—Se ven lindos, en realidad—dijo Severus sorprendiéndolos. Harry no se había dado cuenta de que Sev había aparecido la otra noche cuando él y sus amigos se habían caído. Ron y Neville habían estado discutiendo sobre quién tomaría el sofá y quién dormiría en el catre que transfiguraron cuando Harry los dejó solos, se desnudaron y se metieron en su cama.

Olvidando el sueño, Ron decidió presentar a Neville las alegrías de la telenovela y la mujer escasamente vestida que se podía ver durante las primeras horas. Había pasado un tiempo después cuando Ron escuchó un grito. No sabían si Harry estaba teniendo un mal sueño, visión o incluso un ataque de pánico, pero, en cualquier caso, Ron había rescatado a su mejor amigo. Había abrazado a Harry y asumió su papel de comentarista del legendario partido de quidditch, y luego se desmayó.

Severus había entrado y había encontrado a Harry profundamente dormido, acurrucado en una bola con Ron detrás de él.

—Los periódicos siguen especulando sobre la posibilidad de una relación escandalosa entre ustedes. Tienes suerte de que Longbottom sea tan leal—Severus se sirvió más ensalada y se abstuvo de reír cuando Hermione goteó su vino cuando tosió.

—Aparentemente solo escuché una vaga descripción de su noche salvaje—dijo, buscando más detalles, sorprendida cuando fue Ron quien comenzó a hablar primero.

—Era solo cuestión de tiempo antes de que Harry se diera cuenta de la criatura tan sexy con la que había compartido un dormitorio—Ron sacudió una pelusa imaginaria de su camisa, luciendo engreído e intentando no mirar a Harry, sabiendo que se reiría si lo hacía. Por más que lo intentó, Ron comenzó a reírse. Solo recordar la mirada en la cara de Neville fue suficiente para perderlo.

—¿Estás seguro de que era a ti a quien llamaba? —preguntó Severus—La última visita que Harry hizo a Longbottom tuvo un efecto bastante interesante sobre su libido, si mal no recuerdo—le guiñó un ojo a Harry.

—¡Él nos contó sobre eso! —se rió Hermione, y Severus hizo una nota mental para no volver a llenar su vaso—¿Te imaginas a la asistente de Neville teniendo sexo en el invernadero? Eso no es como pisar a alguien; estaban prácticamente encima de ti, Harry. Apuesto a que no esperabas que eso sucediera alguna vez—no se dio cuenta Ron se ahogó con su patata, o la sonrisa que Severus usaba cuando recordaba a Harry contándole la historia de cuando se había despertado en la noche hace mucho tiempo, escuchando a sus dos mejores amigos jugando en la cama de al lado porque Ron temía romper el hechizo silenciador que había en sus dos camas, por si Harry tenía una visión y necesitaba ayuda con pociones. Harry hizo un sonido extraño, cubriéndolo como un bostezo. Hermione entendió eso y asumió que Harry estaba cansado de su agotado día anterior.

—¿Cómo estuvo el levantamiento de las protecciones ayer? —preguntó Hermione—Apuesto a que tenían comida excelente allí—dijo pensando en el chef que sin duda haría una fiesta digna de un rey para el cuidado del nuevo hogar de su hija. Sabía que Harry no se habría quedado a cenar, al igual que no lo había hecho en levantamiento de las protecciones de la casa de los Granger, pero imaginó que habría sido una extensión impresionante. Los grandes ojos de Harry le impidieron decir algo más y temió haber cometido un gran error al preguntar sobre eso.

—¿Qué protección? —Severus cuidadosamente colocó su tenedor, indicando que había terminado de comer, aunque su plato aún estaba medio lleno.

—Es una historia interesante, de verdad. Te contaré todo sobre eso después de la cena—dijo Harry en un intento de continuar la comida y posponer lo inevitable. De hecho, se las arregló para mantener la discusión de las protecciones hasta más tarde, pero lo que había sido una buena comida con una conversación fácil cambió rápidamente a temas cuidadosos y Hermione continuamente se disculpó por haber dejado al gato fuera de la bolsa.

Cuando la cena finalmente llegó a su fin, Hermione se puso en pie de un salto para ayudar a limpiar la mesa mientras Severus preparaba café. Ron observó, pero no había esperado ver a Severus poner tres cubos de azúcar en la taza de Gryffindor, tal como le gustaba.

—No parezcas tan sorprendido. ¿Qué tipo de espía sería si no pudiera recordar algo tan trivial? Es una buena práctica que es beneficiosa cuando menos te lo esperas—.







Cuando todos se acomodaron en la sala de estar con una taza de café, Harry le dio a cada uno una porción del pastel que Hermione trajo. Había estado pensando en formas de protegerse de la conversión.

—Sé que tienes curiosidad, pero no quería estropear la sorpresa—Harry vio la cara de Severus y supo que no estaba llegando a ninguna parte.

—Sabes lo que siento por las sorpresas—Severus estaba sentado en una silla cómoda frente al sofá donde los otros estaban sentados.

—Sí, soy dolorosamente consciente—.

Hermione y Ron intercambiaron una breve mirada.

—Todo fue sin problemas, ¿verdad, Harry? —Dijo Ron, haciendo todo lo posible para suavizar las cosas.

—Hice una especie de trueque para su regalo de San Valentín. Soy muy consciente de que preferiría informarle antes de involucrarme en algo tan importante como un levantamiento de protecciones, pero tenía todo en mis manos y no sentí nada y no necesitaba molestarte con los detalles, así como no detallaste todos los esfuerzos que pusiste al preparar mi bolsa de pociones—Harry realmente intentó parecer maduro y no alzar la voz, yendo a la defensiva—No veo ninguna razón para criticar todo esto ahora y poner un freno a una noche divertida con amigos—.

Severus tomó un sorbo de su café y se recostó, poniéndose cómodo. Sus largas piernas estaban estiradas delante de él, cruzadas en el tobillo.

—Dado que el gato está fuera de la bolsa, por así decirlo, no veo ninguna razón para que no nos cuentes sobre tu día. Sé que a Hermione le interesa saber cómo fue—sabía que las palabras solo harían sentir a la chica peor, pero estaba furioso por saber que Harry se había arriesgado tanto.

—Bien—dijo Harry, infelizmente reconciliado que no discutirían el último partido de quidditch entre el Puddlemere United y las Avispas de Wimbourne—A cambio de una tarde de cocina con el chef en tu restaurante favorito, participé en un simple levantamiento de protecciones en una pequeña casa de dos dormitorios para su hija y su nuevo esposo. Era seguro, tuve mucho cuidado, fue bien el levantamiento, y la familia fue realmente agradable—dijo con naturalidad, y se volvió hacia Hermione—La encontrarías muy interesante, Mione. Recibió una carta de aceptación de Durmstrang, pero no pudo dejar el negocio familiar para asistir a la escuela. Tiene montones de libros para los hechizos básicos de la vida cotidiana y de la casa—.

—Parece una pérdida—dijo Hermione—Hay mucho más que podría aprender sobre cultura e historia—no podía imaginar la vida sin todos los libros que había leído en Hogwarts.

—Nah, probablemente esté realmente feliz de poder hacer muchas cosas más fácilmente ahora. Probablemente sería mejor no saber sobre algunas cosas—añadió, pensando en el lado más oscuro de su mundo. Severus no había escuchado el comentario de Ron. Se sorprendió al escuchar que pasaría una tarde con uno de sus chefs favoritos, pero todavía estaba demasiado preocupado con el trueque de ese trato.

—Un chef orgulloso nunca permitiría que un extraño ingrese a su cocina sin una trampa. ¿Cómo sabías que su hija iba a tener un levantamiento de protecciones? —preguntó, obteniendo un suspiro de Harry, quien notó que el final de la conversación de Severus sonaba más como un interrogatorio.

—No lo hice. Fue idea de ella. Estaba perfectamente satisfecho con la idea de que me lanzaran una olla y me tiraran a la calle—dijo riendo y luego explicó cómo sucedió todo.

—Déjame aclarar esto—dijo Severus, sentándose—Vas solo a un restaurante en un país desconocido. Después de comprar un certificado de regalo, pensaste que sería una buena idea hablar con el chef, que prefería cocinarte antes de que él te dejara una receta secreta de la familia. Casi te expulsan, pero, milagrosamente, decide cocinar una comida, manteniéndote allí, dándole suficiente tiempo para hacer una llamada mientras estás comiendo. En ese momento, la única bruja en el edificio te echa un vistazo. y decide que debes ir con ella a un callejón para conocer a su hermano mayor—.

Harry rodó los ojos, pero dejó que Severus continuara. Él podía ver que esto no se veía bien. Hermione se removió nerviosamente en su asiento, tanto que Ron la sentó en su regazo.

>> Veamos si me perdí algo—prosiguió—No estoy seguro de poder creer que lograste perder tu varita mágica mientras estuviste en el callejón trasero. Poco después, la hija, ¿era Aurelia? —preguntó, encogiéndose de hombros, Harry pensó que podría haber sido el nombre de la otra hermana muggle, pero no le importó lo suficiente como para mencionarlo y dejarlo continuar—Tienen una pequeña charla sobre lo poderoso que eres y lograron hechizarte antes de que pudieras detenerlo—.

—Estaba usando los escudos para protegerme de la magia dañina, ella no podría haberme lastimado—se defendió Harry.

—No, pero eso no significa que no podría haber usado un hechizo para identificarte. ¿Entonces vas a una casa desconocida y agotas tu magia? ¿Por qué siquiera te molestas con el entrenamiento de batalla si vas a arriesgar tu vida como así? —prácticamente estaba gritando.

—Bueno, por supuesto, suena mal de la forma en que lo pones. ¿Se te ocurrió que estaba en guardia todo el tiempo en el restaurante, y tomé precauciones ante el levantamiento para protegerme? Solo porque no sabías nada de eso, no significa que no estaba protegido—Harry dejó su taza con demasiada firmeza y la rompió.

—Tal vez deberíamos irnos—sugirió Hermione.

Harry se disculpó con ella por la inquisición después de la cena, pero luego fue golpeado por otro pensamiento.

—¿Me avisaste cuando fuiste a Bali para conseguirme este brazalete? He oído que hubo ataques allí, podrías haber sido herido—Sabía que sonaba ridículo, pero necesitaba aclarar su punto.

—¡No seas absurdo, soy un adulto! —.

Hubo silencio en el aire; por un momento todo quedó en silencio. El silencio se interrumpió solo por un instante cuando Ron susurró "La Madriguera" y acompañó a su novia a la corriente flotante y la siguió rápidamente.

—No sabía que tenías el hábito de follarte a los niños—gruñó Harry, quien se puso de pie y comenzó a pasearse por la pequeña habitación.

—El amor puede no reconocer los años entre nosotros, pero la experiencia ciertamente lo hace—Severus también se paró, pero se mantuvo en su lugar, con los brazos cruzados sobre el pecho—No puedo creer que hicieras algo tan tonto—.

—¡No eres el único que puede protegerme! —gritó Harry—Simplemente asumes lo peor de manera automática. Solo soy un niño inexperto que no piensa antes de actuar, ¿verdad? —Los tenedores comenzaron a temblar contra los platos de postre y Harry respiró hondo para calmarse. Lo último que necesitaba era que el propietario tuviera otra razón más para desalojarlo. Cuando se consideró algo relajado, Harry volvió a sentarse antes de continuar.

—Contraté a un Auror que es un contacto directo para la Orden. Revisó a toda la familia, a cuatro generaciones de muggle para asegurarse de que no había partidarios del Señor Oscuro. La lista de invitados estuvo disponible la semana pasada, y cada uno de ellos fueron revisados, aunque a ninguno de ellos se les permitió llegar hasta después de que yo había salido del local, con la excepción de los participantes reales en el levantamiento. Dado que se considera de mala educación usar amuletos de ocultación para un levantamiento, hice que Albus colocara el mismo Glamour que utilizamos para la convención de pociones. De esa forma pudieron verme quitar los encantamientos y seguir pareciendo el mismo tipo que conocieron en el restaurante—A Harry no le gustaba volver a ponerse las cicatrices, pero no era por mucho tiempo, y cuando todo estaba dicho y hecho, había hecho algo bueno por una buena familia—No me habría molestado en absoluto, pero la niña había reconocido que usaba Glamour cuando nos conocimos—.

—¿Por qué no dijiste nada de esto antes? —preguntó Severus, sintiendo el talón.

—No debería tener que hacerlo—respondió en voz baja.

—Harry... —comenzó Severus, pero Harry lo interrumpió.

—Sé que soy joven, y sé que a veces hago cosas estúpidas, pero he aprendido más con el entrenamiento que he hecho de lo que nunca creí posible. Kieran y yo hemos examinado simulacros y escenarios que espero nunca necesitaré. Cada dos martes ceno con Albus y trabajo en aprender y controlar la magia de una naturaleza que solo él puede enseñarme—Harry enumeró sus calificaciones, luego se contuvo antes de seguir divagando. No debería necesitar recitar sus habilidades a Severus para defender sus decisiones. Con un movimiento de su varita mágica, pero sin conjuro en mente, pura voluntad, cerró el flu para garantizar la privacidad.

—Feliz día de San Valentín—Harry no pudo resistir escarbar.

—Soy un idiota—dijo Severus en su pecho; sus manos parecían tener un agarre en forma de visera en sus sienes. Harry había demostrado su valía en el pasado, pero era difícil no recordar sus días escolares cuando Harry hacía cosas como enfrentarse a trolls y basiliscos sin tener idea de cómo escaparía con vida. Una pequeña voz en la cabeza de Severus le recordó que incluso cuando Harry se apresuraba a las cosas, por lo general se las arreglaba para cuidarse solo—No debería haber supuesto lo peor. Lamento arruinar la velada con tus amigos—.

—¿Mis amigos? —preguntó Harry, aunque solo estaba pidiendo ver cómo reaccionaría Severus, sabiendo que las nuevas amistades eran tentativas en el mejor de los casos.

—Hermione ha hecho un buen esfuerzo para ser amistosa, ya que ha mirado nuestra relación desde todos los ángulos y quiere verte feliz—.

—¿Y Ron? —preguntó Harry, divertido, aunque no iba a mostrarlo—Ron es demasiado cabezón para ser amable contigo solo porque tú y yo estamos saliendo. Él te quiere, ahora que te ha conocido mejor—.

—A Ron le gusto mi capacidad para preparar una gran taza de café, y por la ocasional poción para la resaca que obtiene de ti—dijo Severus a la ligera.

—Probablemente tengas razón—dijo Harry con una sonrisa—Adelante, hazme reír, pero sigues siendo un idiota—dijo, dejando que Severus supiera que todavía estaba algo molesto.

—¿Me perdonas? —Severus preguntó sinceramente.

Harry sabía que lo haría, pero eso no cambiaba el hecho de que estaba realmente molesto por el comentario de Severus insinuando que no siempre pensaba en Harry en términos de un adulto. Él sabía que era el maestro en Snape lo que hacía una transición difícil, pero eso no lo hacía menos molesto. La pregunta era ¿qué tan fácil iba a ser? Decía mucho sobre su relación que Harry no cayera en sus inseguridades pasadas y evitara la pelea por temor a arriesgar la relación, como lo hizo una vez, incluso si fue inconscientemente. Sabía que necesitaba defenderse, y lo hizo. Pero también sabía que necesitaba ser razonable.

¿Perdonarle? Severus había hecho una abyecta disculpa, sin excusas para ocultar su pobre comportamiento, algo que Harry nunca pensó que vería del hombre. Se dio cuenta de lo difícil que debe haber sido; pensó en cómo le gustaría que lo tratasen en circunstancias similares, seguro que sucedería en algún momento. Él lo perdonaría, pero necesitaba un poco de tiempo para poder dejar ir sus emociones.

—Eventualmente—sabía que la sonrisa evitaría que Severus se preocupara demasiado, pero no pudo evitar dar esa tranquilidad al ver que las manos del hombre se apretaban con tanta aprensión. Se levantó para devolver los platos del pastel a la cocina, sirviéndose una taza de café recién hecho antes de preguntar—¿Quieres una taza fresca o un encanto de recalentamiento? —para hacerle saber a Severus que todavía era bienvenido a quedarse.

—Estoy lleno—respondió Severus apenas lo suficientemente alto para que Harry lo escuchara. Se preguntó cuántas veces podría arruinarlo antes de que Harry lo sacara de su oreja. Ese pensamiento le recordó el regalo de Valentín que Harry había mencionado. Tenía muchas preguntas que quería hacerle sobre su tarde de cocina con su chef favorito, pero ahora no era el momento. Su conciencia le recordó que la cena tampoco había sido el momento de pelear con Harry por algo que ya había tenido lugar, solo para arruinar una tarde agradable con Ron y Hermione. Antes, mientras preparaba la ensalada, se había preguntado cuánto tiempo pasaría antes de tener a Harry para sí mismo. Lo había conseguido más rápido de lo esperado, pero a un costo demasiado alto.

Cuando Harry regresó con una taza de café y una caja de chocolates en forma de corazón, pero luego encendió la televisión, Severus supo que su noche había seguido dando un giro no deseado. Al parecer, su plan original de chocolates en la cama no iba a suceder. Los canales cambiaron a una comedia romántica que duró unos cinco minutos antes de que estuvieran de acuerdo en que era basura y pasaron a una vieja película de James Bond. Harry sostuvo la caja roja en su regazo, ocasionalmente buscando otra pieza de chocolate. Tres pausas comerciales más tarde, Harry sostuvo la caja en oferta, aunque Severus declinó la oferta.

—¿Te gusta este Bond, o alguien que vimos en esa otra película? —preguntó Harry con sus palabras levemente arrastradas por el dulce fundido en su boca.

—Este es un mejor actor, pero no el mejor, de los pocos que he visto—Severus cambió de opinión y buscó en la caja. No era el mejor chocolate, pero lo habían comprado por sus cualidades de derretimiento rápido y no por el sabor.

—Es cierto. Personalmente prefiero un hombre alto, moreno y... —.

—No lo digas—advirtió Severus.

—Bien dotado—.

Sin intención de escuchar la respuesta de Sev, Harry cubrió la boca de su amante con la suya, haciendo que Severus reconsiderara su opinión sobre el chocolate. Con la combinación perfecta de Harry y el perdón, el sabor era exquisito. Severus enredó su lengua con la de Harry hasta que apenas quedaba un rastro de chocolate. Harry también debe haber tenido pensamientos similares, ya que aprovechó ese momento para meterse una nueva pieza en la boca y luego darse la vuelta para envolver su pierna sobre el regazo de Sev, sentándose a horcajadas sobre él.

Volviendo a donde lo había dejado, Harry succionó la lengua de Severus en su boca, disfrutando de los sonidos que podía extraer del otro hombre. Recuperando el aliento, abandonó su beso a favor de lamer y mordisquear su camino hacia la almidonada camisa blanca que se interponía en el camino de su exploración. Harry jugueteó con el área protegida, deslizando su lengua debajo del cuello rígido mientras sus dedos ágilmente abrían los botones sin magia, pero con una velocidad impresionante.

Las sensaciones de la lengua pecaminosa de Harry y la polla dura, vestida de mezclilla que se frotaba contra él hicieron que su sexo se hinchara. Antes de que Severus pudiera notar la sensación de tirantez de los apretados pantalones, la ropa desapareció. Ambos jadearon ante la repentina sensación de piel sobre piel de la cintura para abajo, sin perder el ritmo, moviendo las caderas para una mejor fricción. Harry se retorció en su regazo, perdido en las sensaciones de lo que estaba haciendo Severus con su lengua en su cuello. Sev succionó, mordisqueó y algunas veces se metió un lóbulo en la boca, lo que distrajo a Harry. Necesitando algo más que el placer de frotarse el uno contra el otro, Harry los mantuvo juntos en su mano. Una mano más grande se unió a la de Harry para envolver sus pollas, tirando y apretando hasta que el mago más joven se perdió y sus caderas empujaron hacia adelante con voluntad propia.

Después de su orgasmo, Harry pensó que moriría por la hipersensibilidad cuando Severus aún los acariciaba por varios momentos más hasta que él también se acercó, y agregó su propia semilla a sus manos y abdomen. En un montón deshuesado, Harry cayó hacia adelante, dejando que su cabeza cayera pesadamente sobre el hombro del otro. A pesar de que su cabeza estaba quieta, su lengua rosa se deslizó hacia la piel al alcance de la mano. Limpiándose las manos con la camisa desechada, Harry envolvió sus brazos alrededor del cuello de Sev y dejó escapar un suspiro de satisfacción. Severus, también se sentía bastante saciado, descansó sus brazos alrededor de la cintura de su amante, manteniéndolo en su lugar.

Harry y Severus permanecieron pacíficamente envueltos en los brazos del otro, escuchando solo sus corazones palpitantes y la música que acompañaba los créditos finales de la película que no habían terminado de ver. Harry debe haberse quedado dormido porque cuando el volumen de la tele pareció elevarse sustancialmente con el detestable comercial, su cabeza se levantó alarmada. Severus lo apretó más fuerte, colocándolo nuevamente. En lugar de apoyar su cabeza en el hombro de Sev, Harry besó suavemente la mejilla, la barbilla y finalmente los labios de Severus. Tarareó felizmente el beso de boca cerrada, los labios se detuvieron allí y trabajaron hasta que se apartó lentamente, sacando el labio inferior de Sev.

Severus deslizó sus manos por la espalda de Harry, y luego las pasó por su cabello, tirando de su amante para otro beso. Harry gimió mientras sus lenguas se entrelazaban en un baile lento e hipnótico. Cuando Harry abrió los ojos nuevamente, estaba la sonrisa de Severus, mirándolo divertido. Le gustaba saber que podía poner a Harry en ese estado. Con los ojos entrecerrados, Harry devolvió la sonrisa y le preguntó a Severus si no podía pasar la noche. Sabía que su amante necesitaba regresar, pero valía la pena preguntar. Tristemente, Severus negó con la cabeza "no". Tenía los deberes del jefe de la casa de Slytherin por atender.

—¿Qué tal si me convierto en algo pequeño y vuelvo contigo? —Harry preguntó bromeando—Podrías llevarme mientras acechas por los pasillos como un vampiro. Solo piensa en todos los encuentros que podrías romper en una noche romántica como esta—.

—¿Y escucharte hablar sobre la injusticia de todo cuando tome docenas de puntos de Gryffindor? —bromeó Severus.

—Es muy posible que encuentres más Hufflepuffs. Nunca se sabe, ya que su dormitorio está cerca de las cocinas, en las mazmorras—sugirió Harry.

—Me aseguro de pasar suficiente tiempo cerca de la torre de Gryffindor—respondió con una sonrisa—He descubierto que son los que con mayor frecuencia están fuera del límite del toque de queda—La respuesta de Harry fue amortiguada cuando su rostro fue enterrado en el hueco del cuello de Severus, pero el espía logró escuchar "bastardo".

—Hmm—Harry emitió un sonido curioso mientras chupaba el lóbulo de la oreja de Sev—¿Encuentras muchos chicos juntos? —.

—No muy a menudo, aunque sorprendentemente, la mayoría de las chicas que he encontrado juntas están en Ravenclaw—Severus inclinó su cabeza para permitir el acceso. Descubrió que disfrutaba muchísimo de esta posición, al menos hasta que finalmente se le entumecieron las piernas.

—¿Me pregunto por qué? —tendría que preguntarle a Hermione si conocía a muchos, si es que tenía alguno, ya que solía pasar la mayor parte de su tiempo libre consigo mismo y con Ron cuando estaban en la escuela.

—Tal vez sea porque son inteligentes y aprenden antes que pueden prescindir de adolescentes malolientes—Severus siseó cuando Harry chupó su cuello, marcándolo. Harry lamió la marca, admirando su trabajo, y se preguntó si Severus lo dejaría, ya que estaría bien escondido por su collar.

—Disfruté bastante con ellos—tarareó de nuevo contra los músculos que lo llevaban a un hombro fuerte.

—Todavía eres uno, en caso de que no lo hayas notado—las manos de Severus se arrastraron por su espalda, apretando su trasero—Adolescente maloliente—dijo en el cabello desordenado de Harry.

—Pegajoso, también—agregó Harry antes de convocar un paño caliente para limpiarlos.





sev Capítulo 80-II . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 80-I. Intimidad Casual I
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: