La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

  Death Eater takes a Holiday. Capítulo 74. Marcado

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234689
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 74. Marcado    Lun Ago 06, 2018 5:33 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 74

Marcado



El maestro de pociones de Hogwarts se sentó en su escritorio revisando un formulario que había dudado en completar toda la semana. En realidad, había llenado toda la información significativa con una excepción. 'La 473ª Conferencia Anual de Pociones', leyó en la cuarta línea. 4. ¿Número de personas que asisten? ___

Ahora tenía que pensar en Harry cuando hacía tales planes. Eran una pareja. No podía salir por casi una semana sin considerarlo. Parecía extraño en su cabeza. Eran una pareja. Había estado esperando la conferencia por mucho tiempo, y ni una sola vez pensó que ni por un segundo que no iría. Al echar otro vistazo al formulario, notó que la fecha límite era el día siguiente—Maldición—refunfuñó.







—Gracias por permitirme esconder esto aquí. Ya sabes cómo es Ron—Hermione terminó un envoltorio de regalo rojo y verde en la caja, fijando el moño justo. Harry vio como ella se ocupaba con el moño, haciéndolo incluso en ambos lados.

—Ron ni siquiera va a notar el moño mientras agita la caja y arranca el papel de una sola vez—se rió Harry—Ginny y yo fuimos a Honeydukes en busca de los regalos de Ron. Está deseando entrar en la Noche de Cita cuando salga de la escuela. Le sigo diciendo que no está invitada. Se vuelve loca—se rió de nuevo, tomando su cerveza de mantequilla para otro sorbo.

—Me gusta pensar que todavía tendremos la Noche de Cita cuando termine la escuela, pero apenas hacemos un par de noches al mes—suspiró, sabiendo que no duraría para siempre. Eventualmente se casaría y tendría muchas más responsabilidades que tomarían su tiempo—¿Qué sigue, cenas? —ella preguntó en broma—Puedo ver a Severus aparecer en una comida con su cazuela favorita en la mano—se rió entre dientes.

—Tal vez no, pero contigo y Ron teniendo su propio lugar pronto, ese será un lugar más en el que Sev y yo podemos ir juntos—anhelaba el día en que pudieran entrar a un restaurante y cenar sin temor a ser descubiertos, o usando una poción Multijugos. Harry agarró una caja cercana para envolver para Ron.

—Supongo que sé para quién es eso—dijo Hermione señalando el logo de Honeydukes en la caja que Harry estaba envolviendo—¿Qué conseguiste para él? —era una caja curiosamente grande para ser de Honeydukes.

—Una rana de chocolate—Harry sonrió, mirando por encima de su obra, saltándose el moño—Una rana de chocolate realmente grande—corrigió, todavía sonriendo—Lo ordené especialmente. ¡Garantizado para saltar más de ocho pies! —no podía esperar para ver la cara de su amigo cuando el monstruoso dulce se le escapara.

—¿Eso es por lo que hiciste que todos cooperaran para un galeón? —Hermione no podía entender por qué Harry los haría ir juntos por un regalo, cuando Harry tenía tanto dinero.

—De hecho, todos pusieron cantidades diferentes. De esa forma, puedo decir que todos participaron y podemos darle esto sin mucho alboroto por el costo—Harry sacó una enorme bolsa de ropa negra del armario delantero. Su reacción inicial fue que Harry le había comprado a Ron ropas nuevas para la boda o algo así, pero cuando abrió la bolsa y sacó un atuendo de aspecto extraño, no supo qué estaba mirando.

—Es armadura de batalla—dijo como si eso lo explicara todo.

—¿Es eso? Nunca he oído hablar de eso. ¿Es eso como las túnicas de duelo que desvían las maldiciones y cosas así? —ella sintió el material negro entre sus dedos. Se sentía como metal con spandex cubriéndolo, pero era extremadamente flexible.

—Debajo de las túnicas, ni siquiera puedes decir si un mago está usando esto—pasó los dedos por las mangas—Es un cruce entre túnicas de duelo altamente complejas y armaduras de cuerpo muggles. El Ministerio nunca desembolsaría el dinero para que todos los Aurores las usen, pero esto es lo que usan los Inefables—las colocó de nuevo en la bolsa, antes de colgarlas de nuevo—Incluso así—continuó—el Ministerio solo paga aproximadamente la mitad, el resto lo paga una subvención otorgada por la viuda de un Inefable que fue asesinado en el cumplimiento del deber hace unos años—.

—¡Es increíble! ¿Cómo te enteraste de esto? —Hermione ni siquiera podía imaginar lo que deberían haberle costado, pero estaba extremadamente agradecida de que su prometido estaría mejor protegido cuando saliera a trabajar.

—¿Recuerdas cuando alguien intentó asesinar al Ministro de Magia hace cuatro meses? —ella asintió—Surgió en una reunión de Orden—explicó—El Auror que recibió una medalla por arrojarse frente al ministro fue realmente golpeado en la espalda. No bloqueó la maldición, fue golpeado cuando se desvió de la armadura de batalla del ministro. No querían que el público supiera que lo usa. Es fácil mantenerlo en secreto, ya que está hecho para ser usado debajo de las túnicas externas, así que inventaron la historia y le dieron al auror una medalla, nadie más sabio. La única razón por la que alguien se dio cuenta fue que la ropa del ministro se había quemado cuando la maldición inicialmente lo golpeó, y uno de los Aurores que estaba trabajando como su guardia está en la Orden —

—Eso es increíble—repitió—¿Cuándo lo conseguiste? —Trató de recordar los detalles del periódico sobre el intento de asesinato.

—Lo investigué de inmediato, pero me costó bastante averiguar siquiera quién las hace. Y como no quieren hacerlas para cualquiera, tuve que aprovechar mi estatus de celebridad—sonrió—Obtener las medidas de Ron fue otro problema—se rió y le contó acerca de la cita donde el sastre esperó afuera durante media hora hasta que Harry pudo engañar a Ron para que se comiera una siesta de jengibre y lo dejara sin aire suficiente para tomar las medidas. Ron había despertado de la "broma" sin conocimiento de haber sido levitado en posición vertical en su ropa interior momentos antes.

Harry debería haberlo visto venir, pero aún estaba sorprendido cuando ella se arrojó sobre él—Eres el mejor amigo—gritó Hermione, con los brazos apretados alrededor de su cuello—¡No puedo decirte cuánto mejor me sentiré, sabiendo que él tendrá esta protección! —.

—Lo sé—respondió suavemente mientras pasaba sus dedos por su cabello y bajaba por su espalda para ofrecer consuelo—Nunca me di cuenta de lo extraño que se sentiría que él tuviera aventuras sin mí... o tu—agregó, pensando en sus muchas desventuras a lo largo de los años—Hablando de Ron, estoy bastante seguro de que no cree que me estés tirando durante La Noche de Cita. Sé que estoy caliente y todo... —se interrumpió en broma, esperando a que ella lo golpeara.

—Eres tan idiota—ella sonrió contra su hombro, dándole un apretón antes de soltarlo, y luego le dio un puñetazo—Tengo miedo de preguntar qué precio tiene eso. ¿Conseguiste uno para Severus o para ti? —no podía imaginar a Harry haciendo algo grandioso por Ron y no por Severus, que a menudo corría tanto peligro.

—No— Harry hizo un puchero—Severus no me dejó. Dijo que era demasiado para gastar. No preguntes—agregó, no queriendo divulgar el costo—Aparentemente, Sev necesita permitir que las maldiciones lo golpeen cuando Voldy lo castiga. El Ministerio milagrosamente ha logrado mantener una tapa cerrada en la armadura de batalla. Los Mortífagos saben que existe, pero nadie ha sido capaz de descubrir quién la hace o cómo—lo que decía mucho sobre su condición de "Niño que derrotaría al Señor Oscuro". No quería decirle a Hermione que no conseguiría una para él. El atuendo bajo las túnicas era cómodo hasta cierto punto. Ron podría usarlo fácilmente para una misión promedio, pero después de un tiempo, era demasiado para usar. Harry tendría que usarlo todo el tiempo para que fuera efectiva y no era práctica para el uso diario constante.

Un sonido de toques les alertó sobre una lechuza que aleteaba frente a la ventana esperando la entrada. Harry la dejó entrar y desenrolló un pequeño pergamino, que reconoció que era de Severus, aunque no estaba firmado. "Llámame cuando tu invitada se haya ido"—Necesita hablar conmigo—dijo en respuesta a su mirada curiosa.

—Oh, está bien, empacaré y saldré de aquí... —.

—No—la interrumpió rápidamente—Después de que te vayas está bien—dijo, entregándole la nota.

—No me importa, estoy segura de que tienes curiosidad de saber que quiere—continuó recogiendo sus cosas felizmente.

"Mione"*, él ni siquiera abrirá su Flu por unas pocas horas. No se va a sentar en su habitación esperando mi llamada—explicó y luego tomó una pizca de polvo de Flu y llamó a su amante, sin obtener respuesta. Finalmente accedió a quedarse un poco más y continuó envolviendo sus regalos.

Ninguno de los dos se molestó en encontrar un hechizo para hacerlo. Hermione sintió que parte del regalo era el esfuerzo puesto en la presentación. Pequeñas imperfecciones demostraban que se había tomado el tiempo de hacerlo ella misma. Harry, por otro lado, simplemente amaba hacerlo. Mientras estaban en la escuela, sus compras eran algo limitadas. En aquel entonces, por el bien del tiempo, los tenderos los envolvieron para ellos. Sin mencionar que era más fácil ocultar los regalos de las miradas indiscretas cuando los amigos (Ron) querían echar un vistazo. Ahora tenía tiempo para elegir las envolturas de los regalos. Severus no mostraba tanto entusiasmo, así que Harry escogió un papel de envolver suave. No podía esperar a que Severus abriera el paquete solo para que explotara y lloviera confeti de colores como sus regalos de Albus. Sabía que era infantil, y solo lo hizo para un pequeño regalo que planeaba dar durante su visita con Albus, no para su verdadero regalo.







—Confío en que te has llenado de delicias festivas—dijo Severus a modo de saludo.

—Hola Sev—sonrió Harry—No relleno, pero probablemente demasiada cerveza de mantequilla—sonrió, frotándose el vientre. La madre de Hermione envió galletas de Navidad para la Noche de Cita, pero no pudo comer muchas galletas de jengibre endulzadas con jugo de frutas.

—De hecho—Severus miró el vientre, deseando poder alcanzar el fuego—Recibí una correspondencia interesante de Molly Weasley—Severus sostuvo un pergamino de colores brillantes.

—¿Sabes que la gente normal habría dicho que le dieron una tarjeta de Navidad? —bromeó Harry—Estaba cenando en la Madriguera cuando ella lo envió. Se siente mal por no poder invitarte a pasar la Navidad, con la compañía mixta—dijo, refiriéndose a las novias, novios y prometidas de varios hermanos Weasley, que no necesitaban saber de su relación.

—Ella lo menciono—miró la tarjeta de felicitación con desprecio, como si fuera una afrenta personal para él. Harry notó que, a pesar de su respuesta externa, podía decir que Severus había colocado la tarjeta en su repisa de la chimenea y no en el cajón de su escritorio con la otra correspondencia.

Si Harry hubiera podido ver la repisa de la chimenea desde su posición, vería la tarjeta de felicitación colocada con otras dos. Las luces del árbol de Navidad en la tarjeta de Albus centelleaban alegremente mientras las hadas de azúcar en la tarjeta de Molly se quedaban boquiabiertas por el grosero gesto que un elfo de Navidad les estaba haciendo desde la tarjeta de Kieran.

—¿Calentando para Navidad? —preguntó Harry juguetonamente.

—A mi manera—su sonrisa malvada envió escalofríos por la espalda de Harry—Es la semana de vacaciones de la que quería hablarte. Realmente no hemos discutido ninguna tradición que valores en esta época del año—Severus no estaba seguro de cómo abordar el tema que realmente quería abordar.

—Son irrelevantes ahora—respondió Harry encogiéndose de hombros.

—¿Por qué, porque somos una pareja? ¿Esperabas que te pidiera que renunciaras a tu...? —.

—Lo que quise decir—Harry lo interrumpió—Es irrelevante ya que ya no soy un estudiante sin un lugar adonde ir, pero quedándose en Hogwarts—Se le ocurrió a Harry que la mayoría de sus amigos habían perdido sus propias tradiciones para quedarse en la escuela con él. Severus no tenía intención de decirle que esa era la razón por la que estaba teniendo esta conversación.

—En cuanto a mis propias tradiciones—puso los ojos en blanco ante las mismas palabras—Hay una conferencia a la que generalmente asisto los primeros tres días de las vacaciones de Navidad—.

—Pensé que tenías que quedarte en Hogwarts durante el receso—Harry trató de recordar si había años que no había estado allí, pero entonces había estado en la enfermería por lo menos en uno de ellos.

—Diversas misiones o tareas ocasionalmente me han impedido asistir recientemente—explicó vagamente—Es una conferencia que vale la pena donde he hecho buenos contactos en el mundo de las pociones. Siempre que sea posible, me aseguro de asistir—.

—Oh—Harry se reprendió mentalmente por tanta elocuencia, o falta de ella—Siempre podríamos reunirnos cuando regreses, y cenaríamos con Albus y Minerva en la víspera de Navidad. Quizás pueda quedarme, saltarme el desayuno en la Madriguera, y llegar un poco más tarde el día de Navidad—Harry se negó a jugar la parte del novio necesitado, pero echaría mucho de menos despertarse con Severus como lo había hecho esa semana en la casa solariega.

—Sí, bueno—Severus tocó el folleto en sus manos—Siempre ha habido una especie de regla implícita en contra de las esposas que asisten, sin embargo, es bastante común traer aprendices—observó a Harry, sin encontrar ningún signo de interés, en todo caso, parecía incluso más decepcionado—Entiendo que no lo encuentres muy interesante, pero hay un grupo y no necesitarías asistir a la mayoría de los eventos—Severus había esperado que Harry hubiera estado más entusiasmado sobre viajar con él, incluso si era una aburrida convención.

—¿Estabas hablando de que yo iría contigo? —preguntó Harry, su rostro se iluminó un poco.

—¿A quién crees que llevaría conmigo? —Severus rodó sus ojos, sus manos en el aire. No estaba seguro de si era el resplandor del fuego, o si Harry estaba sonrojado.

—Dijiste aprendiz, así que pensé que te referías al idiota—explicó, refiriéndose al hechicero con el que Voldy hizo trabajar a su amante—¿Podemos hacer eso? —Harry preguntó emocionado. Pero la idea de tomar multijugos durante tres días lo asustó.

—Lo he resuelto—Severus le aseguró con una sonrisa—Un glamour bien ubicado y algunos cambios deberían funcionar—parecía muy seguro de sí mismo, pero Harry no parecía tan seguro—Una de las razones por las que te identifican tan fácilmente es porque el público está acostumbrado a que vivas en esta área, por lo que, si ven a alguien que se te parezca, lo miran más de cerca. No creo que nadie esté esperando encontrarte en una conferencia de pociones en la mitad del mundo. Con algunos cambios básicos... —su confianza fue suficiente para construir el entusiasmo de Harry.







Harry se sentó cómodamente con una botella de agua, habiendo terminado su almuerzo. Escuchando de cerca, estaba seguro de haber escuchado un gruñido. Aunque sabía que era ignorante no prestar más atención, Harry estaba contento de beber el resto de la botella y disfrutar hasta el último segundo de su descanso. El gruñido se escuchó de nuevo, solo que esta vez más fuerte. Antes de que pudiera volver la cabeza, Harry fue pisoteado por un gran oso pardo, tirándolo de su silla de paja, hasta el piso.

—¡Mierda! —exclamó cuando los afilados dientes del oso relucieron. La bestia sostuvo todo su cuerpo, y luego se echó hacia atrás, con garras cortando el aire a gran velocidad hacia su cabeza, dejándolo sin tiempo para reaccionar. Las poderosas garras se transformaron en una mano sucia, acariciando a Harry odiosamente en la mejilla.

—¡Se acabó el descanso! —gritó Kieran, quien volvió a su forma animaga una vez más y lamió a Harry en el mentón.

—Eres repugnante—Harry se secó la cara con la parte de atrás de la manga y empujó, o trató de empujar a la inmensa bestia lejos de él. Estaba agradecido cuando Kieran dio un último gruñido y se bajó antes de volver a cambiar.

—¿Has leído el libro que te di? —Kieran se estaba refiriendo a un libro sobre convertirse en un animago. Harry asintió.

—Sí, fue interesante. Este libro aborda el concepto de manera muy diferente a los otros libros que he leído. Tenía mucho más sentido para mí. No sé por qué el libro recibió críticas tan malas—Harry puso su agua embotellada con los otros envases, listo para volver al trabajo.

—¿Has leído la contraportada donde un montón de brujas y magos elogian al autor y su estilo? —Kieran no se sorprendió al ver a Harry sacudiendo su cabeza, sin haberse molestado en mirar—Puede que no los reconozcas, pero cada persona que recomienda a este tipo es conocida por sus impresionantes poderes mágicos—lanzó un maleficio a Harry como si no estuvieran discutiendo los méritos de un libro.

—¿Y eso significa que para mí? —preguntó Harry después de desviar fácilmente el maleficio.

—Tienes que entender la teoría para comprender completamente un hechizo y hacerlo bien. No tanto con los más fáciles, pero entiendes la esencia—Kieran saltó, eludiendo una maldición que apenas chamuscó el borde de su túnica—Se ha argumentado que cuanto más poderoso es un mago, más fácil es lanzar hechizos mágicos sin tener que pensar tanto en la teoría—.

—Entonces, piensas que ese libro fue escrito para un mago más poderoso que el promedio. O al menos escrito por un poderoso mago que no se molestó con los detalles de la teoría—.

—Ahora lo entiendes—Kieran se giró, hizo grandes gestos con su varita, y luego le dio un puñetazo. Sin aliento, Harry no pudo hablar, pero habiendo vuelto a poner distancia entre ellos, movió su varita en dirección a Kieran, enviándole una paca de heno, tirando al escocés contra la pared.

—Estás despierto—dijo Harry al Kieran aparentemente inconsciente.

—Lo has adivinado, pero no estás seguro—se levantó, sin molestarse en quitarse el heno de su ropa. Harry sonrió, admitiendo adivinar—Está bien, ven aquí—señaló Kieran al piso donde estaba sentado esperando a Harry.

Harry se arrodilló frente a él, sabiendo que era una buena posición para comenzar cuando no estaba seguro de qué forma animal tomaría—¿Cuáles son las posibilidades de que yo sea un ciervo, como lo fue mi padre? —preguntó Harry.

—No sé—Kieran se frotó la barbilla desaliñada, pensando por un momento—Quiero que pruebes eso. Concéntrate, imagina un ciervo en tu mente. Piensa qué tan grande, las astas, todo—.

Harry cerró los ojos por un momento, calmando su respiración, concentrándose en la forma que siempre veía mientras lanzaba un hechizo Patronus, trabajando para tener en cuenta todos los puntos que recordaba del libro. Él había estado practicando en casa, solo que sin el encantamiento silencioso para realmente hacer el cambio. Hacer el cambio sin la presencia de un asistente era peligroso, se podía quedar atascado, algo así como un espasmo cuando la gente mágica estaba aprendiendo Aparecerse por primera vez. Sin abrir los ojos, Harry podía sentir que estaba cambiando. Llegó a un puesto, podía sentirlo. Con la concentración rota, abrió los ojos y miró a Kieran.

—Pude sentir que funcionaba, perdí algo y todo se detuvo. Podía sentirlo... ¡Estaba cerca! —.

Kieran repasó los puntos que Harry tenía que tener en cuenta. Estaba impresionado por lo bien que Harry estaba, asegurándole que hacer todo el progreso tan rápido como lo había hecho, era en sí mismo una indicación de talento, tanto como de su fuerza mágica. Reflexionó sobre lo que recordaba que le habían contado sobre el primer aprendizaje de Harry del patronus a los 13 años, y su afinidad para volar.

—Creo que probablemente seas algo natural en esto, Harry. Puede ser de familia: tu padre y sus amigos no deberían haber sido capaces de hacer lo que hicieron, a pesar de que trabajaron mucho más tiempo que tú. Creo que Lunático dijo que Cornamenta fue el primero en lograrlo y ayudó a los demás. Cierto, estás haciendo esto con la orientación adecuada, pero aún así... —.

Volvieron a eso de nuevo. El progreso de Harry era bueno, podía decirlo, pero seguía siendo principalmente interno. Lo mantuvieron durante unas horas de trabajo intenso, con momentos para descansar. Kieran sugirió a Harry pasar a otra cosa y volver a hacerlo otro día, pero Harry insistió en que casi lo tenía, y que realmente podía hacerlo. Simplemente se sintió impulsado a lograr esto hoy. Concentrándose de nuevo, sintió que los cambios comenzaban, y de repente su equilibrio le dijo que estaba más arriba del piso que entonces. Se sintió alto.

—Cambia de nuevo—dijo Kieran apresuradamente.

Sobresaltado, Harry abrió los ojos para encontrarse con los ojos abiertos de Kieran.

—Tengo algo más que quiero que pruebes—habló antes de que Harry pudiera hacerle una pregunta—Quiero que pienses en un animal doméstico—.

—Creo que el ciervo no fue tan bien—murmuró Harry después de volver a sí mismo—¿Como un gato o un perro? —preguntó, queriendo estar seguro. Supuso que Kieran había tenido una idea de cómo debería haber sido su forma en su primer intento.

—Uh, gato—respondió distraídamente—Gato negro—agregó.

Harry respiró hondo, pero esta vez no cerró los ojos. Vio como Kieran se hacía más grande, o más probable, él se hizo más pequeño.

—Bien—siseó un divertido Kieran. Él dijo un conjuro, haciendo que un espejo apareciera ante ellos—Echa un vistazo—retrocedió, permitiéndole a Harry ver su nueva forma.

El pequeño y brillante gato negro se acercó al espejo, agitando la cola de un lado a otro—¡Miau! —Harry se sobresaltó, su negro pelaje se alzó sobre su espalda, su cola se hinchó al doble de tamaño normal. No había esperado que su grito saliera como un maullido. Estaba seguro de que se estaría sonrojando por debajo y estaba contento de que Kieran no pudiera ver. Tal como estaban las cosas, el escocés se estaba riendo mucho por su reacción a su propio reflejo.

—Siéntete—alentó Kieran—Corre un poco—se sentó para ver como Harry trotaba y comenzaba a ganar velocidad. Corrió hacia un extremo del edificio y regresó, patinando sobre el heno, recibiendo otra carcajada de su entrenador.

Harry siseó y se fue de nuevo. Mientras se acercaba a la pared trasera donde el heno estaba apilado lo más alto posible, se lanzó hacia arriba, agarrándose con sus garras, escalando la pared de heno hasta que estuvo en la parte superior—¡Miau! —Gritó Harry con orgullo, y se paseó por la parte superior del heno, sintiendo que se balanceaba ligeramente.

—Snape se va a cagar—animó Kieran—Vuelve, tenemos más trabajo por hacer—.

Harry se volvió y miró hacia abajo. No creía que pudiera volver a bajar de la misma manera que se subió y estaba demasiado alto para saltar. Se le ocurrió transformarse, pero su peso normal seguramente haría que las pilas se cayeran. Un "maullido" salió antes de que pudiera detenerse a sí mismo.

—¿No es esto rico, el gatito se trepa y necesita ayuda? —Soltó Kieran.

Harry siseó a su entrenador y luego rápidamente dirigió sus oídos a la puerta. Sus ojos amarillos se estrecharon en rendijas fijas en la puerta, su cuerpo se agachó, luego inmóvil. Kieran no había oído nada, pero giró la cabeza en dirección a la mirada de Harry.

Después de fingirlo, Harry aprovechó su oportunidad y se abalanzó mientras la cabeza del escocés estaba girada. Bajó a los hombros del mago y luego rebotó en un fardo de heno más bajo donde podía saltar al piso con seguridad. Se negó a permitir que Kieran lo "salvara"; él nunca escucharía el final de eso. Se le ocurrió que su entrenador podría haber sabido lo que estaba haciendo todo el tiempo, pero decidió no insistir en ello. Se avergonzó lo suficiente por un día.

—¿Cuándo vuelves a ver a Albus? —preguntó Kieran sin hacer ningún comentario al truco de Harry.

—Esta noche, cenamos y él nos ayudará a Sev ya mí a trabajar en un buen Glamour. Iré a la convención de pociones con él—.

—Finalmente habló contigo sobre eso, ¿eh? —se rió Kieran—Ha estado loco por ir otra vez. Contigo fuera de Hogwarts, Snape puede salir en las vacaciones para un cambio—Kieran hizo varias notas en el registro de entrenamiento antes de volver a hablar, dejando a Harry estupefacto.

No se le había ocurrido por qué los miembros de la Orden que trabajaban en la escuela, especialmente Severus, se quedaban en Hogwarts de vacaciones. No lo había pensado ni un segundo como estudiante, aunque tenía sentido que cuidaran de él. Tiempos como este le hicieron preguntarse qué más había pasado desapercibido para él en el pasado.


Sintiendo su forma felina, Harry jugueteó en su apartamento el resto de la tarde. Hedwig no se divirtió cuando fingió acecharla y de vez en cuando se abalanzó debajo de la cama. Él nunca la había tocado, pero aún así logró alterarle los nervios. Después de atacar su propio reflejo en el espejo, Harry notó que parecía bastante joven y se preguntó si era debido a su edad o su tamaño. Reflexionó sobre esto solo por un momento más antes de volver su atención a Hedwig.

Harry no pareció detectar cuando su lechuza estaba harta, pero rápidamente aprendió su punto de quiebre cuando la gran lechuza nevada se elevó de su percha, lo agarró del pescuezo de su cuello peludo con sus garras, voló hacia la sala de estar y procedió a soltarlo en el aire sobre el sofá. Ella chasqueó su pico ruidosamente y voló a la cocina, buscando cualquier comida que estuviera afuera.

Cuando el reloj sonó, Harry se sorprendió al ver cuánto tiempo había pasado. Al parecer, la capacidad de mantener una cara seria como ser humano no hizo nada para evitar que su cola se hinchara cuando se sobresaltó. La manecilla en el reloj de "Hora de cenar con Albus" lo impulsó a la acción, cambiando de un gato y vistiéndose rápidamente con ropa limpia.







—¿Qué pasó? —Severus se levantó rápidamente de la silla frente al escritorio de Albus en el momento en que Harry entró a la habitación. Sus ojos lo examinaron de arriba abajo, necesitando confirmar el bienestar de su amante—Ese bastardo Donnelly le envió una nota a Albus diciendo que necesitaba una reunión, pero no se molestó en decirme de qué se trataba—la mano de Severus se apoyó en el hombro de Harry como si el contacto físico confirmara que estaba bien.

—¡Espera hasta que veas! Kieran dijo que te cagarías—exclamó Harry. No podía esperar para mostrarles su forma animaga—¿Dónde está Albus? —preguntó con entusiasmo.

—¿Qué pasó? —repitió Severus, esta vez se estaba refiriendo a las marcas rojas en la parte posterior del cuello de Harry.

—¿Qué? —Harry se frotó la parte posterior de su cuello, aliviado de sentir que Hedwig no había roto la piel. Sus mejillas ardieron de vergüenza—Nada—negó débilmente, recibiendo una mirada de Severus. Al viejo mago no le gustaba estar en la oscuridad y Kieran solo convocaba reuniones cuando sucedía algo malo o inesperado. La mirada que Severus le dio a Harry lo llevó a dar una mayor explicación.

—No te enojes con ella—Harry comenzó a explicar, pero fue interrumpido por la entrada de Albus y Kieran—Te lo diré más tarde—susurró Harry. Afortunadamente para él, Severus quería saber qué había sucedido durante el entrenamiento y esperaría para descubrir quién era "ella" que se había atrevido a marcar a su Harry.

Rebotando en las puntas de sus pies, Harry no esperó a que Albus le ofreciera los dulces habituales—¿Ahora? —le preguntó a Kieran.

—Adelante—Kieran hizo un gran gesto al ver lo mucho que Harry quería mostrarles.

Con una sonrisa de oreja a oreja, Harry se transformó en su forma felina. Saltó al escritorio de Albus, con la cabeza bien alta.

—¡Bien hecho! —animó Albus. Harry se pavoneó mientras el anciano mago le daba palmaditas en la cabeza. Caminando hacia el borde del escritorio, Harry levantó su cabeza, buscando la reacción de Sev. Ver el orgullo en la cara de su amante significaba para él más de lo que esperaba.

Severus lo revisó, incluso yendo tan lejos como para mirar el fondo de cada pata. Harry comenzó a preguntarse qué estaba buscando cuando sostuvo la cabeza de Harry, rozando con los pulgares la piel de su rostro.

—¿No hay marcas? —preguntó Kieran, sabiendo la respuesta—No creo que esa sea su verdadera forma—agregó, con un movimiento de cabeza hacia Harry.

Harry notó que cada uno de ellos lo miraba pensativamente. Ya no quería ser un observador en la conversación, por lo que saltó del escritorio a la silla antes de volver atrás. Creyó haber escuchado a Kieran ofrecer en silencio ayudarlo a bajar y vio la sonrisa en el rostro del escocés.

—¿Qué marcas? —preguntó Harry, resistiendo la tentación de lanzar una burla al mago desaliñado junto a él.

—Harry, ¿has notado las marcas en Minerva en su forma de gato? —fue Albus quien respondió la pregunta con otra.

Él asintió con la cabeza, después de haber visto claramente la forma de sus gafas en las marcas en la cara de su gato en el pasado, similar a las marcas de cierto escarabajo—Pero ya no me pongo tanto las gafas. Nunca noté ninguna marca en Canuto—trató de recordar haber visto algo más que pelo negro.

—La almohadilla en uno de sus pies era de un color diferente—.

—Muchos perros tienen eso, ¿no? —Harry interrumpió.

—Sí, la mayoría de los animales sí tienen alguna marca para diferenciarlos de los demás. Y hay gatos completamente negros, pero los Animagos no tienen nada en absoluto para diferenciarlos. Al registrarse en el Ministerio, toman nota de las marcas, por las que puedes ser identificado—explicó Albus, luego se volvió hacia Kieran.

—No crees que su forma sea un gato—dijo Severus antes de que Albus pudiera pronunciar las palabras.

—Le sugerí que probara un gato negro. Harry, creo que es hora de que les muestres el ciervo—Kieran ahora estaba más serio de lo que había estado—Donde hay más espacio—hizo un gesto hacia la alfombra frente al fuego donde el área estaba despejada para que la gente entrara.

—Pero eso no funcionó, ¿verdad? —preguntó Harry, reflexionando que mientras estaba en el edificio de entrenamiento, había pensado que había algo mal por la forma en que Kieran había reaccionado, pero lo había obligado a retroceder tan rápido, luego lo dirigió a otra forma, y luego su atención fue efectiva centrándose en su éxito en la forma de gato. Con un asentimiento alentador de Albus, Harry cerró los ojos y se concentró en la forma Animaga de su padre.

Un roce de las sillas moviéndose le hizo abrir los ojos para ver a Severus y Albus de pie, con los ojos muy abiertos. Harry podía sentir su magia rodeándolo más ahora y le habría prestado más atención si no hubiera sido golpeado por la mirada de su amante con la boca abierta. Con un chasquido, Severus lo cerró, se volvió para mirar a Albus y luego a Harry.

Nadie habló, pero Albus hizo un gesto con la mano para que Harry se adelantara. Tomando algunos pasos tentativos, no escuchó el sonido esperado de pezuñas en el piso. Para el caso, no sintió el piso debajo de él mientras se movía. Era como si se deslizara en el aire como una hoja atrapada en la brisa. Sacudiendo la cabeza, Harry podía sentir los cuernos allí, pero por supuesto no podía verlos. Estaba demasiado distraído por la reacción de todos como para siquiera mirar sus piernas.

—Vuelve ahora—fue lo primero que Albus dijo finalmente. Parecía preocupado, como preocupado de que Harry no pudiera regresar. Él y Severus parecían aliviados cuando realmente lo hizo. Es decir, hasta que Harry cayó al suelo, flotando justo encima. Logró mantenerse en pie, recuperando el equilibrio rápidamente.

—¿De verdad era un ciervo? —preguntó Harry ansiosamente—Deberías haber puesto un espejo... —Harry se detuvo cuando Albus negó con la cabeza—¿No era un ciervo? —preguntó, recibiendo lo mismo otra vez.

—¿Cómo cambias de forma, Harry? —Albus le ofreció su bandeja de dulces y Harry tomó un pequeño puñado—¿Te concentras en el conjuro y permites que tu cuerpo fluya a la forma que debería tomar? —.

—Um, no—Harry se metió un dulce de limón en la boca, haciéndolo crujir en voz alta antes de estallar dos más. Albus asintió.

—No lo creo—comenzó—Entonces, solo te concentras en el animal—Albus no esperó una respuesta—Kieran te dijo que probaras un gato negro y eso funcionó, pero no pensaste en ningún ciervo, ¿verdad? —.

—No, um... —Trató de recordar cómo había sucedido, aún masticando ruidosamente hasta que un frustrado Severus se acercó y tomó los dulces de limón restantes de su mano. Harry se volvió hacia su amante, pero no hizo ningún comentario—Le pregunté a Kieran si tal vez sería un ciervo como mi papá, y él me dijo que lo intentara. Así que, creo que me concentré en la forma de mi papá—Harry se volvió hacia Kieran como esperando la confirmación de que estaba contando una historia precisa de lo que sucedió. Kieran estaba bastante satisfecho.

—Temía que una vez que tuviera que pensar una forma, podría encontrarlo más difícil, si no imposible, probar con otra, así que hice algunas sugerencias—explicó Kieran. Harry recordó haber leído algo así, pero no tenía sentido en ese momento. Aparentemente no estaba restringido a un animal en particular. Eso no sucedía a menudo, pero no era tan raro como ser un hablante de pársel.

—Lo esperaba tanto—Albus no parecía tan sorprendido de que Harry tuviera esta habilidad, pero parecía haber algo más que había sobresaltado al mago—Harry, cuando piensas en tu padre como un ciervo, ¿te imaginas con un pelaje marrón con un parche blanco en el pecho? —.

Una vez más, Harry estaba seguro de que el mago mayor ya sabía la respuesta a su pregunta—No sabía qué tipo de color tenía, solo lo he visto cuando conjuro un Patronus y eso es como un brillo plateado— Harry se dio cuenta de repente—¿Era plateado? —preguntó, ignorando el comentario de Severus con respecto al inglés correcto.

Severus luego transfiguró un gran espejo para él. Harry se acercó al espejo y vio cómo se convertía en un ciervo plateado con grandes cuernos en la cabeza. Severus frotó su mano en el cuello del ciervo—Estabas pensando en un ciervo de plata—miró a Harry a los ojos plateados—¿Puedes sentir el piso? —preguntó, y Harry miró hacia abajo en lugar de en el espejo y golpeó a Severus en la cabeza con sus cuernos.

—Ignóralo—dijo Severus, refiriéndose a un Kieran sonriente—Quiero que intentes de nuevo, solo que esta vez, piensa en la forma de tu padre otra vez. ¿De acuerdo? —preguntó pidiendo un asentimiento de Harry, ahora consciente de sus cuernos.

Acarició la mano de Sev antes de cerrar los ojos y concentrarse una vez más. Al oír un suave gemido de su amante, Harry abrió los ojos, viendo su reflejo en el espejo. Él ya no era una forma sólida. Sus ojos brillantes se abrieron para ver su forma Patronus. Dando un paso hacia atrás desde el espejo, Harry miró a Severus quien también se hizo a un lado, inseguro de si debería tocarlo.

—Cambia de regreso—susurró Severus, e intentó atrapar a su joven amante cuando, una vez más, cayó al suelo—Me preocupa que te desvanezcas como un verdadero Patronus—murmuró, aunque Harry no estaba seguro de si estaba bromeando o no.

—¿Ser un hechizo? ¿Cómo es eso posible? —preguntó Harry, dirigiendo su pregunta a Albus—¿Puede Voldemort hacer esto? ¿No se suponía que debía haberme marcado como su igual o alguna mierda así? —preguntó, luego se disculpó con Albus por su lenguaje. Curiosamente, Albus miró acusadoramente a Kieran en lugar de a Harry por la ofensa del joven mago.

—Es solo una conjetura—Albus tomó un sorbo de su té, ordenando sus pensamientos—Se ha conjeturado que el Señor Oscuro te dio parte de su magia ese día, haciendo que seas un hablante de pársel, entre otras cosas. No sabemos cuánto o qué ganaste de él. Creo que Voldemort te marcó como su igual, dándote el mismo poder que el suyo—.

—Eso nos haría iguales, ¿verdad? —preguntó Harry de nuevo, pensando que eso significaba que inicialmente, él mismo, era menos poderoso que Voldemort.

—No, eso te habría hecho igual. Si bien estoy seguro de que ha logrado aumentar su poder a lo largo de los años, con la magia oscura a su disposición, no se compara con el poder que has adquirido recientemente además de lo que tenían como iguales—Albus tomó un sorbo de té, un brillo en sus ojos—Creo que es hora de que te registres en el Ministerio, mi niño—Albus volvió a levantar el plato de golosinas. Harry tomó otro puñado a pesar del disgusto de Severus. Al menos intentó hacer menos ruido comiéndoselos.

—Pensé que querrías mantener esto en secreto—Harry no veía el sentido de una habilidad tan grande si todos supieran que podías hacerlo.

—Mi niño, el público esperará que seas un animago. Parecería sospechoso si no lo fueras. Te sugiero que selecciones un formulario con un marcado distintivo y registres ese formulario—.

—¿Por qué no impresionar a las masas y registrarse como un Grifo? —bromeó Severus, aunque para su disgusto parecía que a Albus le gustaba la idea.

Harry se giró hacia Severus, silbando algo con una risa—¿Qué tal un basilisco? —se rió con más fuerza cuando Severus sorprendentemente lo puso sobre su regazo. Sostuvo a Harry apretado. Había tenido más miedo de lo que admitiría cuando Kieran convocó la reunión. El impacto de ver a Harry en una forma vaporosa no había hecho nada para calmar sus nervios. El joven mago estaba tan contento por la muestra inesperada de afecto que no lo cuestionó.

—Demasiado para un titular—dijo Kieran, refiriéndose a lo del Grifo—Tal vez algo sin pretensiones, menos intimidante—.

—Él tiene un punto—concordó Albus—El público es voluble. Debes considerar su reacción después de que termine la guerra. Sé que es difícil pensar en esos términos, ya que hemos estado luchando durante tanto tiempo, pero finalmente Voldemort será derrotado. No queremos que empiecen a preocuparse por tu poder y si tomas su lugar—Dejaron que Albus pensara más en el futuro que el resto de ellos. Los otros tres asistentes notaron su frase optimista de "será derrotado", en lugar de "si". Este era un gran punto de inflexión en la guerra y lo sabían.

—Siempre imaginé una gran batalla como la de Grindelwald o las Rebeliones de los Duendes, pero probablemente no será así, ¿verdad? —preguntó Harry.

—Él sabe que no puede ganar una batalla abierta—explicó Albus—Todavía no. Está reclutando brujas y magos más jóvenes e inexpertos. Pero crecerán y representarán una mayor amenaza en algún momento. En cuanto al futuro inmediato, Voldemort sabe que, al matarte, obtendrá muchos seguidores que simplemente elegirán el lado que parece más probable que gane. Gente como Lucius Malfoy, cuya lealtad se basa únicamente en la autopreservación—.

Harry se giró para mirar a Severus, sin saber quién más sabía que Malfoy Sr. le debía un favor. La cara inexpresiva de Severus no le dijo nada.

—Lo mejor es deshacerse de él antes que tarde, ¿eh Fawkes? —Kieran sonrió y arrojó un caramelo amarillo a Harry, quien lo atrapó hábilmente y lo comió con un solo crujido. El escocés se alegró de ver que Harry debía haber eliminado rápida y discretamente el hechizo que habría convertido su cabello en morado del dulce contaminado.

—¿Te unirás a nosotros para cenar? —preguntó Albus en lugar de cerrar la reunión. Hablaría con Harry más a fondo sobre este nuevo desarrollo cuando tuvieran más tiempo.

—Claro—respondió Harry, luego se volvió hacia Severus—La cena no será hasta dentro de unos minutos, ¿puedo ver el folleto sobre el lugar donde nos alojaremos en la convención? —.







Albus y Kieran entraron al Gran Comedor juntos—Puedes tomar la silla de Severus hasta que llegue—Albus le sonrió al escocés.

—En realidad, no crees que se presenten a la cena, ¿verdad? — preguntó Kieran incrédulo. Albus siguió sonriendo, agradecido de que el otro mago hubiera mantenido sus comentarios en una calificación G para el beneficio de los estudiantes.

—Tal vez deberíamos enviar a un elfo doméstico para preguntar si quieren que se les envíe comida—preguntó Albus, fingiendo inocencia.

—Sabía que eras un viejo retorcido—Kieran le dio a Minerva una reverencia educada antes de sentarse en la mesa principal—El favorito de Snape son las coles de Bruselas—agregó, sabiendo cuánto las odiaba su mejor amigo.







—El folleto está en mi oficina—dijo Severus cuando Harry salió del flu en su habitación. Aparentemente, el aumento de la magia y la agilidad física no lo hicieron salir del flu con más gracia. Siguió a Severus con una expresión traviesa. Tomando el folleto de su mano, Harry lo tiró sobre su hombro, dejándolo caer al piso.

—Luego—Harry empujó apresuradamente a Severus por la parte delantera de su túnica, aplastando sus bocas en un beso abrasador.

—Albus nos estará esperando—dijo Severus sin aliento, aunque sostenía firmemente el culo de Harry con ambas manos, acercándolo más. Harry continuó colocando besos frenéticos en su boca y cuello, tirando del cuello de su túnica para obtener más acceso a la deliciosa piel de Severus.

—Entonces será mejor que me folles rápido—insistió Harry, jadeando contra su cuello antes de morder más duro de lo previsto. Las firmes manos en su culo jalándolo le indicaron a Harry que envolviera sus piernas alrededor de la cintura de Sev—Tengo la puerta—jadeó cuando Severus lo llevó al escritorio. En su emoción, una ola de la magia de Harry hormigueó por toda la habitación. La sensación del poder mágico de su compañero hizo que el pene de Severus se pusiera más duro. Llevar a Harry tuvo un efecto similar en el mago más joven.

Severus lo bajó al escritorio de la oficina. Mantuvo una mano apretando el culo de Harry con la otra en el aire, esperando el lubricante que había llamado con un Accio. Harry hechizo su ropa con un gesto frenético y dejó caer su varita en el escritorio. Jadeó y se retorció cuando Severus comenzó a prepararlo rápidamente, comenzando con dos dedos. Acababa de meter el tercero cuando Harry insistió en que estaba listo.

—Cuidado con los ensayos—advirtió Severus cuando varios rollos de papel fueron aplastados bajo el codo de su amante.

—¿Por qué? No es que los califiques de manera justa—respondió Harry en una perfecta imitación de una acalorada discusión que habían tenido cuando Harry todavía era estudiante. Severus sonrió y luego lo giró rápidamente. El satisfactorio crujido de su mano sobre la espalda de Harry dejó una brillante marca roja. Harry se estremeció, sofocando un gemido cuando escuchó a Severus hablar cerca de su oreja.

—Cincuenta puntos de Gryffindor—ronroneó y de inmediato se enterró completamente en su impetuoso joven amante. Sin dejar tiempo para que ninguno de los dos se adaptara, se retiró casi por completo y entro de nuevo, su agarre tan fuerte que estaba seguro de dejar moretones en las caderas de Harry para que coincidieran con la marca en forma de mano en su culo.

Harry se sostuvo del borde del escritorio, su polla estaba casi dolorosamente aplastada debajo de él. Severus lo golpeó sin piedad y repetidamente golpeó justo en el lugar correcto hasta que Harry pensó que vería las estrellas—¡Mierda! —gritó cuando los dientes de Severus se aferraron a su piel donde su cuello se encontró con su hombro. El calor de su amante cubriéndolo por completo, hundiéndolo aún más en el escritorio, combinado con la marca que estaba seguro de que sintió en su cuello, envió a Harry hasta el borde con otro grito.

Sintiendo que Harry apretaba sus músculos alrededor de su sexo, Severus continuó follandolo en serio. Evaluó el hematoma que había hecho, que había cubierto con eficiencia las marcas rojas que había encontrado en el cuello de Harry antes. Satisfecho con sus esfuerzos, Severus empujó con fuerza tres veces más antes de encontrar su propia liberación con un gruñido posesivo.

Como ya no podía pararse, Severus hizo que la silla del escritorio se acercara y procedió a recostarse. Él sonrió, notando la vista perfecta que ahora tenía del trasero de Harry. El mago agotado colgaba lánguidamente del escritorio, su aliento todavía en cortos jadeos. Incapaz de resistirse, Severus frotó su mano sobre la marca de la mano roja que ahora se estaba desvaneciendo, donde lo había abofeteado antes.

Harry gimió y luego siseó cuando sintió que la mano dejaba su piel caliente solo para ser reemplazada por una lengua caliente. La sensación de los bordes duros del escritorio que se clavaba en su piel se olvidó rápidamente cuando pequeños besos fueron colocados en su sensible trasero. Vagamente se preguntó si la hábil lengua llegaría hasta su agujero. Siempre pensó que el beso negro tras el sexo no era tan excitante, pero estaba reconsiderando su opinión rápidamente.

Con un quejido, Harry permitió que lo voltearan, empujando los rollos restantes fuera del escritorio. Sus brazos extendidos, inmóviles mientras maniobraban sus piernas, sus pies colocados en los brazos de la silla para mantener el equilibrio. Severus se inclinó completamente sobre su cuerpo, descansando su cabeza en el pecho de Harry un momento antes de distraerlo burlándose de las protuberancias endurecidas allí. Procedió a lamer todos los restos del orgasmo de Harry.

El mago más joven no creía que le quedara nada, pero su revoltosa polla debatió lo contrario. Severus lanzó un hechizo lubricante, cubriendo tanto su pene como sus manos. Se deslizó fácilmente de nuevo dentro de él, mientras lentamente llevo la polla de Harry hasta la dureza completa.

Un gemido feliz y Severus estaba seguro de que había dado en el blanco, lo cual repitió, haciendo que Harry se moviera. Acarició a su amante con manos talentosas y suavemente, le dio un apretón a las bolas. El ritmo de acariciar las manos y la polla fue perfectamente a tiempo; una habilidad que Harry envidió y esperaba que algún día él también dominara.

Con los brazos y las piernas una vez más envueltos firmemente alrededor de Severus, Harry aguanto las olas de placer que le enviaban. Su respiración se detuvo cuando el mago más alto inclinó sus caderas en un esfuerzo por apuntar nuevamente hacia la próstata de Harry. Gritó, moviendo sus caderas casi fuera del escritorio, necesitando el ritmo para recogerlas. No podía entender cómo Severus logró mantener un ritmo pausado cuando deseaba tanto correrse otra vez. Sin embargo, tuvo que admitir que disfrutaba mordisqueando su cuello, mezclado con palabras pronunciadas en un tono que por sí solo podría enviarlo al límite.

Severus alcanzó a Harry, levantándolo por completo del escritorio, acelerando un poco el ritmo. Todo el tiempo, Harry había inclinado su cabeza, permitiendo el acceso a Severus para deleitarse con su cuello y mordisquearle los lóbulos de sus orejas. Se estremeció con una respiración entrecortada cuando sintió que una lengua probaba de repente en su oreja. Los brazos y piernas se tensaron cuando se convulsionó, dejando escapar un gemido. Reponiéndose de su segundo orgasmo de la noche, Harry se aferró felizmente a Severus, quien comenzó a besarlo profundamente. Harry lo abrazó fuerte, devolviéndole el beso.

Recordando los pliegues de Harry en el borde del escritorio, Severus decidió no volverlo a poner sobre la dura superficie. Simplemente se sostuvo con firmeza, se giró y caminó de regreso a su habitación con Harry envuelto alrededor de él. Su joven amante tarareaba feliz, mordisqueándole el cuello. Él disfrutó mucho de ser llevado.

Severus suavemente lo colocó en la cama, todo el tiempo aún dentro de Harry. Fue solo entonces que Harry se dio cuenta de que Severus aún no se había corrido por segunda vez. En movimientos lentos y parejos, Severus se deslizó dentro de él mientras continuaban compartiendo un apasionado beso. Harry estaba realmente perdido en ese beso, que se rompió solo cuando Severus finalmente encontró su orgasmo, presionando su rostro en el cuello de Harry, captando su olor mientras movía sus caderas hasta que cada gota de su semilla se había derramado.

—Dios te amo—las palabras respiradas justo detrás de su oreja causaron que Harry se estremeciera, acercando a Severus de manera increíble, sin confiar en que su voz dijera las palabras.

Sintiendo el estremecimiento y la humedad presionada contra sus mejillas, Severus no necesitó escuchar las palabras.





sev Capítulo 75 . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 74. Marcado
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: