La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

  Death Eater takes a Holiday. Capítulo 73-I. Volver A La Realidad I

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234689
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 73-I. Volver A La Realidad I   Lun Ago 06, 2018 5:20 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 73-I

Volver A La Realidad I



—Eso estuvo bien—comentó Harry, refiriéndose al almuerzo con Adeline. Después de usar ropa de cama por lo que pareció una eternidad, estaba extremadamente agradecido de haber encontrado algo de ropa para él. La ropa que llevaba cuando llegó había sido quemada desde hacía tiempo. Severus murmuró una respuesta, haciendo reír a Harry—Estás molesto porque contó historias vergonzosas sobre cuando eras joven—se rió Harry, recibiendo otro "hmph" de Severus—¿De verdad usaste su olla buena de salsa para preparar una poción? —.

—Tenía doce años—espetó en respuesta—¿Cómo iba a saber que no lavaría la olla lo suficientemente bien antes de volver a usarla? —No pudo evitar reír al recordar la forma en que las caras de su tío y primos se habían puesto de varios colores.

—¿Estás seguro de que fue un accidente? —preguntó Harry. Había regresado a la habitación donde se habían quedado, mirando por los alrededores una última vez.

—Nunca lo diré—sonrió Sev, recogiendo algunos artículos y colocándolos en una bolsa de viaje que pidió prestada a Adeline.

—¿Cómo es que tenemos cosas para empacar cuando no trajimos nada con nosotros? —preguntó Harry, ayudando a juntar varios frascos de vidrio.

—Simple, planeo reemplazar las pociones que usamos—Severus tomó los frascos vacíos de Harry y los empaquetó cuidadosamente—Esto fue hecho por Draco—levantó un caldero, pero luego recordó que había sido transfigurado, por lo que lo cambió a una cuchara y lo dejó con sus tazas vacías de antes.

A Harry no le gustó el atisbo de celos que surgió cuando Severus usó el nombre de pila de Malfoy. Decidió no hacer ningún comentario y ayudó a empacar varios pedazos de plantas y el camisón que Sara insistió que llevara consigo. Ella había jurado que su hermano lo había superado. Harry habría declinado, pero era cómodamente suave, y tenía pequeñas fotos de sombreros de hechiceros. Estaba seguro de que Albus habría tenido una camisa como esta, pero con un esquema de color más atroz que los diferentes tonos de azul. Severus resopló, pero no hizo ningún comentario sobre la prenda. Tenía un gran recuerdo de Harry usándolo... no por mucho tiempo, por supuesto.

—Quince minutos antes de que el traslador se active—le recordó Severus—Dado que esto no es como tu piedra, una alarma no sonará a nuestra llegada—añadió, para alivio de Harry.

No hubo alarma, pero Poppy estaba esperando su llegada, lista para revisar cada centímetro de sus lesiones. Ella estaba bastante impresionada con las habilidades de Severus, dado los suministros disponibles para él sin el uso de su magia.







Pasaron unos días antes de que pudieran contactarse con Kieran. El escocés se sentó para una reunión con Albus, Harry y Severus. Frances había planeado estar allí con ellos para discutir sus hallazgos, pero la llamaron de la clínica. La versión de Kieran fue una traducción aproximada, por decir lo menos.

—Veamos si puedo darle sentido a esto para ti—dijo Kieran, mirando sus notas—Todo tenía perfecto sentido cuando Frances y yo estábamos mirándolo—dijo, ignorando el movimiento de los ojos de Severus cada vez que usaba una gramática pobre—Podría seguir todo el día sobre las vías de energía y la armonización del cuerpo, la mente y el espíritu, pero todo se reduce a... según algunos ancianos que juran que esto funcionó para ellos, debes revertir lo que causó los disturbios en primer lugar. Un tipo de cosas de Ying/Yang—dijo, haciendo contacto visual con Albus y Harry y continuando ignorando a Severus.

—¿No es eso lo que intentabas hacer con los tratamientos anteriores? —preguntó Severus, aunque había prometido no interrumpir con cinismo.

—Sí, lo fue, pero este es un enfoque diferente. Deshacer el daño suena muy bien, pero no estoy seguro de cómo lo haríamos de la manera en que lo describieron—agregó, hablando más para sí mismo que para los otros—Harry, fuiste herido por personas que deberían haber estado cuidando de ti. La falta de nutrición... —Kieran una vez más fue interrumpido.

—No leerás la lista interminable de injusticias cometidas contra Harry, ¿verdad? Te tomaría una semana—Severus una vez más lamentó que Vernon muriera antes de que pudiera ser castigado adecuadamente.

—En pocas palabras—Kieran sabía saltar a la conclusión cuando Severus estaba enfadado—Harry debería ser atendido por alguien a quien normalmente no hubiera ido. Sin esperar nada a cambio de sus esfuerzos—dijo, revisando nuevamente las notas—Creo que menciona atender a las necesidades por el mero hecho, independientemente del receptor, pero creo que Poppy calificaría para la última parte. No dice si tiene que ser una persona que tenga que adaptarse a todas las necesidades o si podrían ser recibidos por varios, que, entre ellos, cada uno conoció al menos algunas—Kieran dejó escapar un gran suspiro—No sé cómo podría pasar esto sin que estés gravemente enfermo o gravemente herido, y llevar eso deliberadamente frustraría el propósito; eso es parte de por qué lo que hicimos, no funcionó—continuó refunfuñando acerca del uso de maldiciones imperdonables también se necesitaría para que eso suceda.

—¿Crees que me sentiría mareado cuando la magia almacenada fuera liberada, algo así como cuando alguien entra en la magia a mi edad? —preguntó Harry, aunque estaba seguro de que sabía la respuesta. Él y Severus estaban seguros de que esto ya había sucedido.

—Es muy probable que se sienta así, pero en mayor medida—.

—Entonces, digamos, hipotéticamente, si estuviera herido o enfermo, necesitaría que alguien muy poco probable me cuide... ¿cómo Draco Malfoy? —Harry miró para ver los ojos de Sev—Entonces, ¿Tal vez una semana de cuidados sin la solución rápida de una varita mágica? —añadió y recibió una sonrisa de Albus. Kieran no estaba seguro de si se estaban burlando de él, o tal vez había más cosas de las que se había dado cuenta. Fue en ese momento cuando notó que Harry irradiaba energía mágica como nunca antes.

—¿Ayudaría si un completo extraño me diera un baño? —él agregó con una risa.

—Tal vez sería mejor si hicieras que Harry volviera a hacer la prueba—sugirió Albus mientras Harry rió disimuladamente detrás de una copa de jugo de calabaza.

—¡¿Te dieron un baño?! —Severus farfulló; su cabeza dio vueltas, ojos de ónix se encontraron con el verde.

—¿No mencioné eso? —Harry continuó escondiéndose detrás de su copa, pero no pudo sofocar una risa. Albus intervino.

—Severus, podría ser mejor si completas a Kieran sobre los últimos días. Creo que alguien está esperando ver a Harry—Albus hizo un gesto hacia la puerta, pero mantuvo sus ojos en Severus para asegurarse de que la conversación fuera una broma juguetona y no una tormenta que se colara entre los dos. Si la diversión de Harry era algo por lo que pasar, no tenía por qué preocuparse.

Harry abrió la puerta de la oficina de Albus, inseguro de quién estaba allí. Ya había visto a Ron y Hermione cuando regresó. Quienquiera que estuviese en la sala de espera parecía caminar de un lado a otro. Estaba de espaldas cuando Harry abrió la puerta. Aún así, reconocería el cabello castaño con vetas grises en cualquier parte—¿Remus? —.

—¡Harry! —su tono en algún lugar entre sorprendido, aliviado y lleno de alegría. Remus lo abrazó fuertemente—Estaba preocupado antes de que Severus me avisara. Quería escabullirme de las clases para encontrarte, pero Albus dijo que era demasiado peligroso para mí partir todavía—dio un paso atrás, permitiendo que Harry respirara, pero mantuvo una mano sobre su hombro, como si pudiera desaparecer. Remus continuó cuando Harry no parecía entender—El Señor Oscuro parece pensar que tú y yo somos una pareja—se rió, dándole un apretón en el hombro a Harry—Eres como un hijo para mí, o al menos un sobrino... ¿podrías imaginar lo que Lily diría? —apenas había respirado desde que había visto al joven.

—Entra—dijo Albus desde la puerta—Creo que algo de almuerzo está en orden—estaba a punto de convocar a un elfo doméstico cuando el Maestro de Pociones hizo una sugerencia.

—Me gustaría repasar esta información con Kieran. Minerva me ha informado sobre los rumores sobre la desaparición de Harry. Sería mejor que Harry fuera visto en el Gran Comedor con Lupin—Los ojos de Severus se encontraron con los de Harry. No habían estado separados durante las comidas durante más de una semana. No sabía cómo se sentiría cuando las cosas volvieran a la normalidad y solo vería a su amante los fines de semana y tal vez un día en el medio—Ten cuidado—dijo con un beso en la frente de Harry, aunque había muy poca amenaza en el castillo en este momento.

—Lo sé—dijo Harry con un movimiento de sus ojos—Mira a ambos lados antes de cruzar la calle y no aceptes dulces de extraños—dijo con una sonrisa.

—O baños—agregó Severus y resistió la tentación de golpear a Harry en el culo cuando salía por la puerta.







Aunque habían vuelto al castillo por unos días, Harry aún no había entrado en los pasillos. Por lo tanto, no fue poca sorpresa cuando las cabezas se volvieron y las conversaciones se detuvieron cuando él pasó. Puede que incluso haya notado la reacción de aquellos en el Gran Comedor si Ginny no lo hubiera visto de inmediato. La única advertencia antes de que la chica se hubiera abalanzado era un chillido que podría haber sido el nombre de Harry. Ella lo abrazó con tanta fuerza que no pensó que sus pies siquiera tocaran el suelo. Le tomó casi cinco minutos, con la promesa de que la alcanzaría más tarde, para convencer a la chica de que se sentara con sus amigos.

—Fue un momento difícil para ella y para mí también—Remus dejó escapar un suspiro de satisfacción, solo viendo a Harry sentado allí. La silla vacía de Severus había sido un recordatorio constante de que Harry había desaparecido—Ahora sé cómo se sintió tu pobre madre—rió suavemente, recordando el día en que Lily quiso retorcerle el cuello.

—Dime, me encanta escuchar historias sobre los Merodeadores metiéndose en problemas—rió Harry.

—¿Y eso no tiene nada que ver con tu elección de amantes? —bromeó. Remus ocasionalmente tenía dudas de que Harry estuviera con Severus, ya que era natural sentir eso por un rival de mucho tiempo, pero no podía negar que Severus era bueno con el joven. Remus había consultado con Poppy después del regreso de Harry y estaba agradecido de saber que ella no tenía casi nada que atender a su llegada—No podría haber cuidado demasiado bien de ti—admitió Remus como si Harry hubiera estado en sus meditaciones internas todo el tiempo.

—Ha hecho más de lo que crees—Harry no podía imaginar la vida sin Severus ahora. No le contaría a Remus sobre su magia liberada hasta que se confirmara—¿Creo que estabas a punto de avergonzarte con una historia sobre mi madre? —preguntó, y vio a Remus sonreír alrededor de su tenedor.

—Después de esta semana, tengo una mejor comprensión de lo asustada que estaba—Remus parecía estar mirando al espacio, recordando el día anterior—Sirius y yo habíamos ido a hablar con tu padre. Creo que tenías casi un año y casi caminabas—.

Harry apiló su plato con más pollo. Había estado escuchando ávidamente la historia, pero todavía notó que Minerva empujaba subrepticiamente un plato de patatas frente a él—Hmm—tarareó felizmente alrededor de un enorme tenedor lleno de patatas con una cantidad obscena de mantequilla. Los dos escucharon a Minerva comentarle a Albus que Harry no había comido alimentos sólidos por un tiempo y que estaba feliz de verlo comer como de costumbre. Aparentemente el director la había informado sobre su semana. Dando vuelta atrás, Harry vio a Remus luciendo consternado—Bueno, tengo tiempo para hablar de esto—Harry esperaba que sonara tranquilizador. Minerva, estando tan cerca de Albus, había sido informada, pero nadie más había sido informado sobre lo que le había sucedido a Harry desde su secuestro—Termina tu historia—suplicó.

Remus suspiró, pero cedió y continuó con su historia—Como dije, tenías apenas un año y eran tiempos difíciles. Tu papá tuvo que hacer un mandado y Sirius y yo dijimos que nos quedaríamos para asegurarnos de que Lily y tú estuviesen a salvo. Ahora, las orejas de una madre son perspicaces, pero no son competencia con Sirius en forma de perro junto con un hombre lobo. Escuchamos que te despertaste y jugabas en tu cuna—.

—¿Quiero saber por qué Sirius estaba en forma de perro? —Harry no pudo resistir las burlas, y no había esperado el sonrojo que apareció en la cara de Remus—Lo siento, sigue adelante—se rió Harry. Remus refunfuñó una obscenidad, pero continuó.

—Tu madre se había quedado dormida en el sofá, así que decidimos darle un descanso y recogerte antes de que lloraras. Qué edad tan divertida. Finalmente eras lo suficientemente grande como para jugar y hacer más que babear—bromeó—Te mantendría en tu lugar mientras Sirius te daba paseos sobre su espalda. No estabas caminando, sino dando pasos de aquí para allá. Dabas un paso, entonces te caías, o tirabas de Canuto y agarrabas sus orejas para mantener el equilibrio, tirando de su pelaje negro implacablemente—Remus sonrió, recordando el chillido que Harry soltaba cuando Sirius acariciaba su fría nariz con la barriga o el cuello del bebé Harry.

>> En forma humana o de perro, nadie más podía hacerte reír tan fuerte. Probablemente fue uno de esos chillidos ensordecedores lo que despertó a tu madre de un sueño profundo. Ella había revisado la cuna y tú no estabas allí. No creo que importara que conociera la forma Animaga de Sirius, estaba tan asustada de ver un gran perro negro parado sobre ti en el patio—negó con la cabeza ante el recuerdo de una frenética Lily.

—Me sorprende que sigas viviendo para contar la historia—sonrió Harry. Él hizo una mueca, al oír hablar de su madre tan molesta, pero disfrutó la idea de tener momentos tan divertidos como un niño feliz. No podía recordarlo, por supuesto, pero era tan joven cuando sucedió que no habría podido hacerlo, independientemente de lo que sucedió ese mismo año.

—Digamos que nunca lo olvidaré—Remus sabía que Harry asumiría que ella los había hechizado. A decir verdad, ella lo intentó, pero Sirius fue más rápido y esquivó la maldición, dejando tiempo para que Remus jalara su varita y los protegiera el tiempo suficiente para que ella viera que su hijo no estaba en peligro. Más tarde, James descubrió que ella había llorado toda la semana por no haber podido proteger a su hijo, que le habían quitado de debajo de la nariz. No hubo forma de aplacar a la mujer, a pesar de haber explicado que las barreras todavía estaban en su lugar y de que a sus amigos se les permitía entrar, mientras que los mortífagos lo habrían pasado mucho peor.

Remus luego consideró que el evento podría haber sido lo que causó que Lily estudiara la antigua magia que había usado para proteger a Harry en esa fatídica noche de Halloween.







Decir que estaban felices después de la prueba de Harry sería una subestimación masiva. Una fiesta improvisada estalló en el Instituto de Sanación y Bienestar de Wellingfield. Frances estaba encantada de escuchar que no solo se había liberado por completo la magia almacenada de Harry, sino que Kieran y sus hallazgos habían sido probados como correctos, incluso si no se habían hecho de forma intencionada. Aunque a ella le hubiera gustado tomar el crédito, enlistó "intervención divina" en su cuadro al lado de todas las otras notas. En su mente, nada más podría explicar tal coincidencia.

Acostumbrarse a una afluencia repentina de magia era otro problema a abordar. Harry, Severus y Kieran decidieron que necesitaban concentrar sus esfuerzos de entrenamiento después de que Harry incendiara accidentalmente la oficina de Albus mientras intentaba activar el Flu.







Harry tenía la intención de ajustarse a la vida gradualmente, o se decía a sí mismo que esa era la razón por la que había planeado quedarse en Hogwarts unos días, pero entre cuidar cosas olvidadas en casa mientras él había estado fuera y sesiones de entrenamiento extra, Harry había estado extremadamente ocupado No es que prefiriera estar atrapado en una cama, pero sí extrañó pasar tanto tiempo con Severus.

Cuando llegó el próximo viernes, Harry estaba seguro de ir a Hogwarts. Como era un fin de semana de Hogsmeade, Severus necesitaba quedarse en el terreno. Harry estaba feliz de usar el flu desde su habitación en la torre para pasar la noche en la cama de Sev.

Tal vez fue debido a la percepción de "incapacidad" de Severus que los estudiantes acudían a él más a menudo con problemas. ¿No era así como siempre funcionaba? Parecía que cada 40 minutos más o menos, fue llamado fuera. Tanto para comer, pensó Harry. Cuando el toque de queda rodó, habían suspirado de alivio, sabiendo que ningún Slytherin molestaría a su Jefe de Casa a menos que fuera una emergencia. Severus se quitó su bata de enseñanza y Harry lo acompañó ansiosamente a la ducha.

Jalando a Harry bajo la corriente de agua caliente, Severus presionó sus cuerpos juntos, besándolo ferozmente. El agua corría por sus rostros mientras devastaba a su joven amante—Te extrañé—dijo mientras probaba el cuello de Harry. Harry jadeó fuertemente contra su hombro, y giró su cabeza para que Severus mordisqueara el otro lado—Te quiero—gruñó Sev en su oído, haciendo que Harry temblara.

—Tómame—respondió Harry simplemente y luego le entregó una botella de acondicionador de cabello para usar como lubricante. Con una rápida mordida al pezón de Sev, Harry se giró, ofreciéndole su buen culo para que lo tomara. En las duchas rara vez hay suficiente espacio para dos personas. Entonces, cuando Harry se giró, tratando de parecer lo más atractivo posible, accidentalmente pisó el pie de Severus—Lo siento—murmuró, y agitó su culo para no romper el estado de ánimo.

—¡Maldición! —espetó Severus, claramente irritado.

—Lo siento, fue un accidente—gritó Harry, volteándose para ver a Severus poner la botella de nuevo en el estante—¿Qué demonios? —no es como si gritara el nombre de otra persona, pensó Harry.

—Lo siento, amor—Severus presionó sus frentes juntas mientras envolvía una toalla alrededor de su joven compañero—He sido convocado—explicó con una mirada a la Marca Tenebrosa, que parecía contrastar más duramente contra su piel. Presionó un firme beso en los fruncidos labios de Harry.

—Realmente apesta—refunfuñó Harry, recordando en el pasado cuando había dicho "esto" apesta y Severus se había sentido culpable por estar en esa situación. Harry no quería agregar ningún motivo de culpabilidad a la lista de Sev—Supongo que tuvimos suerte de que no llamara por ti la semana pasada—dijo Harry.

—Eso podría tener algo que ver con mi nombre en el periódico que anuncia mi arresto domiciliario ¿Mmm? —Severus levantó una ceja y sonrió cuando Harry lo pensó.

—Oh, eso fue tonto—puso los ojos en blanco ante su propia estupidez y resistió el impulso de decir "duh"—No te preocupes, me iré pronto—añadió, recordando que era más seguro si no se quedaba en las habitaciones de Severus sin Severus allí con él.

—No tienes que irte. Coloca una protección extra después de que me vaya. Dudo que alguien pueda pasarlo—sonrió, pensando en que Harry todavía necesitaba controlar cuánto poder ponía detrás de sus hechizos y maldiciones. Con un movimiento de su varita, estaba vestido con una túnica de mortífago, listo para partir—Te amo—dijo en voz baja, acunando la cara de Harry en sus manos, presionando un beso en sus labios.

—¿Puedo ir contigo? —preguntó Harry, sonando bastante indiferente. La cara de Severus no mostraba emoción alguna, sin saber a dónde iba Harry con esto—Solo pensaba que podía seguir y finalmente matar al bastardo para poder vivir felices para siempre—terminó con un guiño.

—Antes de la semana pasada, había estado investigando mucho sobre eso mismo. ¿No creo que puedas esperar hasta que se haya establecido un plan adecuado? —preguntó Severus sarcásticamente.

Harry dejó escapar un suspiro exagerado, soplando el flequillo de sus ojos—Creo que podría aguantar un poco más. ¿Puedo ir a las cámaras de Remus desde aquí? No quiero pasar por mi habitación para llegar a las cocinas—Harry hizo una mueca extraña, como si hubiera olido algo sucio—Minerva está arriba y odio atravesar la torre, especialmente sabiendo que podría estar interrumpiendo algo—explicó con un estremecimiento.

—Compra todos los medios, corre al siguiente mago disponible tan pronto como me haya ido—bromeó Severus y le dio otro beso rápido antes de irse.







Arriba en la torre de Gryffindor, Ginny Weasley y sus amigas se juntaban, hablando y espiando a una de las chicas—¡Cierra la ventana, tu mocoso! —gritó Ginny mientras un remolino de nieve entraba a la sala común cuando un chico de cuarto año dejó entrar a un búho. Para su vergüenza, el búho se dirigió directamente hacia ella—Bueno, no tuvo que abrirla tanto—dijo en su propia defensa, demasiado avergonzada para decir mucho más.



Hola Gin,

Estoy aburrido y voy a la cocina. ¿Hambriento? Estaré en la entrada de Gryffindor a las diez.

HP


Doce minutos después ...  

—¿Es tu cabeza tan grande, solo asumes que voy a decir que sí? —preguntó Ginny, envolviéndose en la capa de invisibilidad ofrecida.

—Saldrás de aquí dentro de seis meses, ¿quién te va a molestar a la media noche para conseguir budín? —.

—Sí, claro, como si no hubiera alguien en la cocina de mamá en un momento dado. Además, he oído que hay buenos tentempiés en tu casa los jueves. ¿Noche de Cita con Mione? —

—¿Quién dice que vas a ser invitada? —se burló Harry, sosteniendo la pintura de la fruta abierta para que Ginny entrara a la cocina—No hay mucha comida allí ahora—había tirado toda la comida en mal estado y no había ido de compras para reemplazarla todavía. Varios elfos domésticos parecieron ver lo que querían. Harry le contó a Ginny algunas cosas que habían sucedido mientras estaba en la mansión Snape. En realidad, no dijo quién era el dueño del lugar, o que era una casa segura para Sev, solo que era una especie de refugio donde Severus era bienvenido. En realidad, no era una mentira.

—Brillante—los ojos de Harry se agrandaron al ver el enorme helado colocado frente a él. El abuelo del pecado culinario estaba en un tazón grande, con dos bolas de helado de chocolate, una vainilla, un plátano rebanado, salsa de chocolate caliente derramada sobre él, con generosas porciones de crema batida y rociadas de nueces tostadas hasta arriba de todo.

—Todo el mundo siempre habla de lo mucho que saboreas y disfrutas de tu comida tan sensualmente—Ginny puso los ojos en blanco—Eres solo un cerdo, como Ron—dijo, señalando un goteo de salsa de chocolate en su camisa.

—¿Acabas de descifrar eso? Me decepcionas, Ginny—dijo, sonando severo mientras se metía otra cucharada en la boca—¿Cómo está Neville? —preguntó con la boca llena.

—Neville está bien—ella hizo una mueca por sus modales—Sé que no eres tan cerdo con "él"—dijo refiriéndose a Severus.

—¿Ustedes tuvieron una pelea? —preguntó ella, su tono ahora serio. Harry maldijo su perspicacia y apartó su budín—No estas siendo tú tirando la comida. Incluso cuando eres un cerdo, aún disfrutas cada bocado. ¿Qué pasa? —.

—Menciona "trastorno de alimentación" y esta conversación ha terminado—dijo, tratando de mantenerlo ligero, pero sabía que no lo dejaría ir—No pueden ser todas "noches de trofeos"—dijo con un suspiro exasperado—Uno pensaría que estaría contento de que no fuera una de nuestras mejores noches que él estaría... teniendo que trabajar, pero todavía apesta—Harry metió la cuchara en la crema, rescatando una nuez que había estado hundiéndose.

—"Yo y Mione" tuvimos esta misma conversación hace dos semanas. Ella ni siquiera está viviendo con mi hermano todavía. ¿Te imaginas esperar en casa, esperando que regrese seguro de una misión de Auror? Er ... como lo estás haciendo ahora, ¿Eh? Sí, apesta—.

Tomaron sus postres en silencio, ambos pensando en lo mismo, solo Ginny pensando en Ron y Harry, en Severus. Un elfo doméstico apareció en la mesa con un cuenco de crema en la mano. Parecía conocer a Ginny y lo que le gustaba. Ella sonrió y le dio las gracias por el topping extra.

—Ohh, una cereza—bromeó Harry y le hizo tomar la brillante fruta confitada, sabiendo que Ginny cuidaría su plato. El elfo doméstico le dio una a Harry cuando levantó la mano para indicar que ya había tenido suficiente—Gracias, pero tomaré la suya si quiero una—bromeó.

—Tuviste tu oportunidad y la arruinaste. Sin juego de palabras—añadió con una sonrisa.

—Sí, ese soy yo, justo cuando me estabas ofreciendo tu cereza, estaba soplando a alguien más—rió mucho más fuerte de lo que el chiste justificaba, pero fue bueno liberar la tensión.

—Intento imaginarte a ti y a él, pero solo veo, ya sabes, quién es él por aquí—hizo un gesto, odiaba tener que ser tan cuidadosa con la identidad de Severus, pero sabiendo que nunca se arriesgaría, incluso si era solo en las cocinas.

—No esperas que me bese y diga, ¿verdad? —él sonrió. Ginny siempre estuvo al lado de Hermione cuando lo molestaron sobre su vida amorosa—Es un buen besador—recordó Harry.

—"Mione" piensa que cualquiera que pueda enfurecerse tanto como él puede, debe ser muy apasionado en otras áreas también. Creo que ella también se estaba refiriendo a Ron, pero ciertamente no me importa especular sobre las habilidades de mi hermano en asuntos de amor—ella reflexionó eso por un momento—Toda la cosa de la personalidad furiosa no dice mucho de mi padre—se rió, pensando en su padre de modales suaves.

—Al menos sabemos que tus padres debieron haber tenido relaciones sexuales al menos siete veces—Harry pasó la cuchara por su postre en busca de pecanas que podrían haberse hundido—Seis en realidad, Fred y George solo cuentan por una—.

—Por favor, realmente necesitamos hablar de otra cosa—hizo un gesto de náuseas—¿Cómo es que estabas teniendo una noche libre? —ella preguntó, recibiendo un encogimiento de hombros en respuesta.

—Solo un montón de pequeñas cosas. Nada malo, de verdad—Harry dejó escapar un suspiro de autodesprecio—Fui muy suave y elegante antes cuando pisé su pie, cuando estaba tratando de...—se rió suavemente, sacudiendo la cabeza.

—Lo siento—se disculpó Ginny por reírse, aunque ambos sabían que ella realmente no lo decía en serio—Estoy seguro de que fue muy fácil. ¿Tiene los pies grandes? —Ella levantó una ceja, esperando que entendiera su verdadera pregunta—Sabes, los chicos con nariz grande tienden a tener grandes... pies, también—explicó, tratando de parecer inocente.

—Eres una verdadera pieza de trabajo—Harry rodó los ojos—¿Qué te dio la idea de que respondería eso? —.

—Nos contaste sobre ese tipo, Archer—respondió con un puchero.

—Eso fue diferente. No era para siempre. No te pregunto sobre el paquete de Neville—.

—No he visto el de Neville—respondió Ginny, y luego se metió la cereza en la boca con una sonrisa malvada—Todavía—.

—Lo hice—la sonrisa de Harry era mucho más diabólica; era una habilidad que había aprendido de Severus. La expresión de asombro de Ginny no tenía precio—Honestamente, ¿crees que podría compartir una habitación con Nev durante siete años y no haberla visto? Duchas comunales—le recordó y se rió de un recuerdo que había surgido. También fue el momento en que Neville se había quedado dormido después de masturbarse y luego se cayó de la cama con los pantalones aún sobre las rodillas. No lo dejaron vivir durante una semana.

—¿Qué? —le preguntó Ginny viendo la mirada "Sé algo que tú no sabes" en Harry—Él no es muy pequeño, ¿verdad? —ella chilló—No es que importe—agregó rápidamente.

Harry se salvó de tener que responder cuando un elfo doméstico chilló y pasó corriendo, buscando en un pequeño armario donde aparecían pequeñas ampollas de vidrio. Eran pociones; estaba tomando pociones para alguien.

—¿Ya ha vuelto el profesor Snape? —Harry le preguntó al elfo antes de que pudiera salir de la habitación. La criatura, no podía decir si era hombre o mujer, miró a la mesa con un extraño brillo en los ojos. Harry conocía la apariencia que tenían los elfos domésticos antes de comenzar a golpearse la cabeza con algún objeto, en forma de castigo—Pregúntale si puedes abrir su Flu para que entre—Harry escupió sus palabras, sabiendo que solo tenía un segundo antes de que el elfo se fuera para entregar las pociones.

Por lo que solo pareció una eternidad, Harry esperó pocos minutos hasta que el elfo regresara. Cuando finalmente lo hizo, no hubo necesidad de escuchar la respuesta; la criatura lo miró patéticamente.

—No desea tener visitas en este momento—dijo el elfo cordialmente, y corrió a otra parte de la cocina. Harry hizo una mueca ante el estruendo estrepitoso que pronto siguió a la partida del elfo.

Harry se inclinó cerca de Ginny, susurrando—¿Puedes ir a preguntarle a Remus si conoce alguna manera de entrar a la habitación de Severus? —Él trabajaría con el elfo doméstico mientras ella no estaba.

—¿Te das cuenta de qué hora es? —ella preguntó incrédula.

—Está bien, él se levantó. Pase por su habitación antes, usando el Flu. Probablemente esté esperando mi viaje de regreso—explicó Harry rápidamente, sabiendo que Remus tenía un montón de deberes por calificar para el día siguiente y la convenció con ojos suplicantes.

Con un suspiro de derrota, Ginny se fue, refunfuñando acerca de amigos que explotan debilidades conocidas. Ella nunca pudo resistir esa mirada de cachorro que le daba cuando quería algo.

Un elfo apareció en la cocina. Harry pensó que este parecía una niña, pero no podía estar seguro.

—¿Acabo de hablar contigo sobre el Profesor Snape? —preguntó, viendo que sus ojos se iluminaban, y sacudía la cabeza.

—No, soy Effie—respondió feliz.

—Effie—le dio su sonrisa más brillante—Soy un amigo del Profesor Snape, y... —.

—Sé que eres amigo—interrumpió—Effie y su Dobby son los únicos elfos que saben que eres un amigo especial del Profesor Snape—habló en voz baja, como si alguien pudiera escuchar.

—Bien—Harry dejó escapar un suspiro de alivio—Entonces puedes ayudarme a entrar, así puedo ocuparme de... —lo interrumpieron una vez más, mientras el pequeño elfo sacudía la cabeza, las orejas se agitaban alrededor de su cara.

—Él te está diciendo especialmente que no vayas a visitarlo—Effie se volvió, sin esperar una respuesta y abriendo el mismo armario, recogió otro frasco de poción.

Concentrándose en su magia y Severus, Harry se abalanzó y agarró al elfo mientras salía de la cocina.





sev Capítulo 73-II . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 73-I. Volver A La Realidad I
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: