La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Penumbras. Capítulo 35: Pasión.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Majo-san
Vencedor de Voldemort
Vencedor de Voldemort
avatar

Juego del verano 2 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Reto Navidad 2015 FanArt Reto Fanart DIS 2015 Reto one shot DIS 2015 Reto navideño de fanarts D.I.S. 2014
Femenino Cantidad de envíos : 3106
Fecha de nacimiento : 21/01/1986
Edad : 31
Localización : chilena
Galeones Snarry : 93530
Fecha de inscripción : 22/06/2009

MensajeTema: Penumbras. Capítulo 35: Pasión.   Lun Ene 10, 2011 10:16 am

 flower  flower  flower  flower  flower  flower 


Capítulo 35: Pasión.

Harry siguió dando vueltas por su habitación mientras veía el tiempo pasar y él sin poder hacer nada. Sintió la puerta abrirse y vio por ella aparecer a quien había estado en sus pensamientos desde que estaba recluido en su habitación.

—Así que ya quieres hablar conmigo.

El tono amargado de Harry fue suficiente para Severus, era lógico que siguiera molesto con él. Caminó en dirección al chico que al verlo acercarse se movió para que no le pudiera alcanzar.

—No te comportes como un chiquillo, Harry. Sabes perfectamente que no estabas en tus cabales y por eso actué como lo hice.

— ¿Y esa es tu escusa? —Le preguntó mirándolo con rencor — ¿Cómo crees que me sentí ante la posibilidad de que mi papá este con vida? Era lógico que reaccionara como lo hice.

—Se que es difícil para ti, pero ten en cuenta que tu seguridad es lo más importante. — Vio como simplemente negaba con la cabeza y luego se sentaba en la cama con aire apesadumbrado —No es sólo eso lo que te molesta, ¿Verdad?

—No soy idiota, Severus —le dijo mirándolo a los ojos ya dejando de lado el asunto de la cachetada que Severus le dio para calmarlo, algo más había en su mirada que hiso que el hombre se sentara a su lado — ¿No has sacado las cuentas acaso? —Le preguntó cerrando los ojos —la niña tiene catorce años, Severus… bien podría ser tu hija.

—Lo se —dijo abrasándolo, podía notar el dolor en las palabras de su pareja —también lo había pensado.

—Podrías recuperar tus recuerdos… recordarla a ella.

— ¿Eso es lo que te preocupa? ¿Qué pueda dejarte para irme con ella? —Le preguntó negando con la cabeza —Creí que me conocías más, Harry.

— ¡Y lo hago! ¡Pero ten en cuenta las reacciones de todos! Tom casi muere por ver a mi padre, Remus y Regulus pareciera andan de luna de miel, y que decir de Lucius y Sirius… con suerte salen de su habitación.

—No me compares con los demás, Harry —le dijo sosteniendo su barbilla —. Si en algún momento yo recuperar mis recuerdos, el tiempo que llevamos separados es demasiado. Te amo a ti, no a ella.

Harry bajó la cabeza, sintiéndose inseguro, algo que no le agradaba para nada. La duda que tenía le hacía ver las cosas de otra manera, una que le causaba demasiado daño.

Severus, al ver las reacciones de su joven pareja, decidió que era tiempo de que las cosas se llevaran a otro nivel.

— ¡¿Qué?!

Harry sintió como era empujado sobre la cama y su pareja se subía sobre él.

—Crearé un vínculo contigo, incapaz de ser rompido por nadie. —Le dijo besándolo con pación, sintiendo como Harry ponía sus manos alrededor de su cuello, para acercarlo más —Esta vez nadie me detendrá.

—Draco y Dziban… vendrán en un rato.

Severus tomó su varita, la cual había abandonado sobre la cama para poder apuntar a la puerta, sellarla e insonorizarla, para luego lanzar su varita lejos, no la necesitaría para todo lo que tenía pensando.

Severus besó a Harry con ímpetu al tiempo en que se encargaba de ir desatando la corbata de su amante. Le encantaba ver sus colores en las vestimentas de su pareja. Los gemidos que lograba arrancar de su garganta al lamer su cuello, casi con gula, le hacían querer tomarlo lo más rápido posible, pero él quería ir con calma. Quería que Harry disfrutara, para que pudiera dejar sus dudas atrás y entender por fin que él nunca le dejaría.

Harry se removía en su posición, extasiado por las caricias de Severus, sentirlo desabrochar su camisa con los dientes, mientras movía sus caderas sobre las de él, haciendo que sus miembros se rosaran de manera deliciosa. Lo estaba volviendo loco. Estiró las manos para poder empezar a desprender la túnica que llevaba encima. Quería sentir la piel de Severus, desnuda sobre su propia piel, que parecía arder ante las caricias expertas que le eran prodigadas.

El pantalón de Harry pasó a mejor vida, cuando Severus, en un arranque de pación, se lo arrancó con todo y ropa interior. Le vio desnudo ante él, sólo con uno de sus zapatos puestos, ya que el otro quedo entre las telas del pantalón, y los calcetines negros. Se encargó de terminar con las ultimas prendas que tenía, para por fin verlo completamente desnudo ante él.

El cuerpo fibroso de Harry le atraía de manera innegable.  Tan diferente a cuando le rescataron de la casa de  los Dursley. Tan delicioso a sus ojos, que no se reprimió a bajar para besar sus labios y luego ir descendiendo de manera lenta y deliciosa, fue lamiéndolo completamente. El sabor almizclado y dulce de su piel le llenaba los sentidos, la piel rugosa de sus pezones excitados, le permitió jugar con ellos por un buen rato, mientras que él mismo se empezaba a desnudar, con ayuda de las manos de Harry, que no dejaba de acariciar su piel en búsqueda de mas contacto.

—Por favor —pedía Harry en medio de las caricias.

—Tendrás más de lo que pides.

Harry creyó que nunca en su vida había escuchado una voz más orgásmica que la que acababa de ocupar para darle placer. Creía que con sólo esa voz podría correrse.

Le sintió descender por su vientre y luego hacer algo que nunca en su vida pensó que podría hacer. Metió su miembro en su boca de un solo asalto.

Severus escuchó como Harry gritó cuando había metido su pene en su boca. Distendió su garganta para que todo el miembro entrara en su boca, o gran parte de el. Se encargó de que su lengua recorriera el largo del tronco y luego daba lamidas cortas y succiones a la punta, para luego soplar y morder un poquito la piel que lo cubría.

Harry no podía más con todo el pacer que estaba sintiendo, la boca de Severus le distraía perfectamente del dedo que se colaba por su pequeña entrada. No era tonto, había investigado sobre lo que tenía que hacer para poder hacer el amor con Severus, y tenía claro que en la relación que llevaban, él sería quien recibiera a su amante, no que le molestara, de hecho, quería que Severus lo dominara, que le tomara por completo y que le llevara al cielo cada ves que estallara en su interior. Además, él ya había jugado sus cartas, desde hace semanas que estaba tomando pociones fertilizantes. No iba a permitir que Tom lo alejara de su amante y si para eso debía conseguir un heredero, claro que lo haría. Ahora más que nunca, no permitiría que llegara una mujer que creía muerta hace años y que posiblemente tuviera una hija de Severus, viniera a arrebatárselo después de lo que le costó que Severus admitiera sus sentimientos para él. Obviamente no le había dicho nada a Severus y había sido Draco el que le había conseguido la poción fertilizadora. Increíblemente el rubio fue quien le dio la idea del heredero y le pareció que valía la pena el perder un año de clases por que Severus se quedara a su lado para siempre. Se había cansado de que todo le fuera arrebatado. Su infancia, sus padres, su vida… no permitiría que Severus entrara en la lista.

Severus notó que el cuerpo de Harry empezaba a temblar y se dio cuenta de que su entrada ya estada lo suficientemente extendida como para alojar su ancho y ahora doloroso miembro. Se incorporó y vio el rostro rojo de y sudado de Harry. Estaba listo.

—Estoy preparado —le dijo atrayendo su rostro para besarlo.

Severus no necesito nada más. Acomodó su miembro y empujo una sola vez. Se enterró hasta el fondo y esperó un poco para que Harry se acostumbrara. No requirió esperar más tiempo, ya que Harry elevó sus caderas para indicarle que se moviera. Empezaron de manera lento, acostumbrándose un poco a estar unidos y luego la pación se apoderó de sus cuerpos. Hubo un momento en que Harry tuvo que pasar sus brazos por debajo de los brazos de Severus para que no saliera disparado por la fuerza de las arremetidas.

No tuvieron que esperar por mucho tiempo más antes de que el clímax atacara a ambos de manera explosiva, dejándolos completamente desparramados sobre la cama. Y así se durmieron, ya tendrían tiempo para lo demás, además de un baño y de que Severus saliera del cuerpo de su amante, por ahora, no tenían fuerzas para nada.


Sirius estaba arto del calor y de las malditas mocosas que miraban a su amante como si fuera un rico vaso de agua fresca en el desierto. Maldita la hora en que le dijo a Lucius que tenían que utilizar ropa muggle para que pasar desapercibidos. Claro, no esperó que por las altas temperaturas, la única ropa que pudiera utilizar fueran una malditas bermudas de color verde botella, que le llegaban un poco mas debajo de las rodillas, y que el desgraciado no llevara polera y su cabello rubio le callera por la espalda, atado flojamente, dejando unos cuantos mechones que enmarcaran su aristocrático rostro. Obviamente las yeguas desgraciadas le cayeron como moscas a la miel y él, que no era nadita de celoso, estaba aguantando las ganas de empezar a torturar a esas idiotas.

—Los celos no te vienen, Sirius —le dijo el muy descarado, comiéndose al animago con los ojos.

Y es que Sirius, por mucho que le reclamara a Lucius que se luciera con su apariencia, no notaba como atraía a los hombres con su look. Un short, bastante corto, de color negro con un par de líneas blancas a los costados, dejando a la vista sus exquisitas piernas que parecían hacer señas para que las miraran. Una polera negra sin mangas y que se le pegaba al pecho, marcando sus abdominales y pectorales. El cabello negro, ensortijado y suelto, caía como cascada por su espalda, dándole a sus hermosos ojos azules un aire sublime. Pero como estaba en su fase celosa, no notaba los buitres a su alrededor.

—Sera mejor que busquemos rápido, antes de que se larguen de nuevo —dijo amargado.

Habían llegado a Buzios, pero cuando estuvieron allí, no pudieron encontrar nada. Tuvieron que mandarle una lechuza a Severus, para que les informara si habían abandonado la paradisiaca playa. Obtuvieron después de tres días, sumados a la semana que llevaban buscando, y como lo habían pensado, los Potter Evans se habían trasladado a Punta Cana en República Dominicana. Ya habían pasado más de dos semana desde que abandonaran la mansión Malfoy y se encontraban cada vez más frustrados.

—Yo también quiero volver con Draco, Sirius —le dijo tomándolo del codo, mas que nada para que el idiota que no dejaba de ver el trasero de su amante, supiera que no andaba solo —pero si no encontramos a esos…

Sirius miró a su amante a la cara, parecía que el color se había esfumado de su rostro de manera exagerada y no apartaba su mirada del frente. Casi con temor siguió su mirada y casi sintió como sus rodillas perdían la fuerza que necesitaban para sostenerlo.

Frente a ellos estaba un gran número de personas, comiendo en una terraza, fuera del restorán al que pertenecía. Las mesitas blancas, redondas, con cuatro sillas de apariencia cómodas y una sombrilla en el centro de colores blancas y azules, que las cubrían por completo, alejando el sol de los comensales. Rodeados de plantas de la zona. Un lugar, que de no ser por las personas que había en el lugar, sería una maravilla.

Sirius sostuvo el brazo de Lucius, quizás en un impulso para que siguieran avanzando, pero sus propios pies no le respondían. Frente a él estaba James Potter, mayor, pero ciertamente era él. El cabello corto de color oscuro, tal como la niñita que estaba a su lado, seguramente Roxanne. Al lado de ella se encontraba Lily Evans, con el cabello en una melena que le llegaba un poco mas debajo de la orejas, el mismo color rojo fuego de siempre, tenía puestos unos lentes de sol que le servían para que el cabello no le cubriera el rostro, ya que los tenía puestos sobre la cabeza. A su lado, un niño hermoso de cabello rojo, seguramente era el pequeño Dominique.

— ¿Nos acercamos? —Le preguntó Lucius, viendo que Sirius no les quitaba la mirada de encima. — ¿O prefieres que le demos aviso al Lord?

Sirius lo miró, como si recién en ese momento se fuera a dar cuenta de lo que estaba diciéndole.

—Vamos. Si descubrimos que demonios esta pasando, le diremos al Lord.

—Como prefieras.

Avanzaron con un aire de indiferencia, tratando de no llamar la atención más de lo que lo estaba haciendo.

Sirius notó que James les vio acercarse, pero que no les puso mayor interés a su presencia, por lo que seguramente él no les reconocía. Claro, no tenían recuerdos, ahora tenían que averiguar que tanto no sabían.

—Hola —dijo escuetamente Sirius, cuando llegaron frente a la familia — ¿Podríamos hablar un momento? Es importante —les dijo serio, tratando de que sus propios nervios no atravesaran su sonrisa falsa.

—Claro, pero no se de que. No creo conocerlos —le respondió James, sin dejar de mirar raro a esos dos hombres. Hermosos, pero extraños.

—Te conocemos desde hace años, Potter  —le dijo Lucius, sin esperar mucho más. Parecía que llamaban la atención más de lo esperado. —queremos saber por que ustedes no nos recuerdan, o reconocen.

James los miró con el seño fruncido.

—Creo que no es el lugar para hablar de tiempos pasados —le dijo poniéndose de pie —yo iré con ustedes —se volteó y miró a su familia —cuando terminen de comer, vayan al hotel. Estaré con ustedes en un par de minutos.

Los tres hombres se alejaron, sin esperar la respuesta de Lily.


 flower  flower  flower  flower  flower  flower 



Capitulo anterior



Última edición por Majo-san el Sáb Jul 05, 2014 8:56 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1484
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100334
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Penumbras. Capítulo 35: Pasión.   Lun Jun 02, 2014 11:19 pm

ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh pero si harry salio todo un genio...>.< un heredero excelente idea de draco....XD ahhhh que buena escena la de sev y harry....  Cool Cool Twisted Evil 
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Majo-san
Vencedor de Voldemort
Vencedor de Voldemort
avatar

Juego del verano 2 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Reto Navidad 2015 FanArt Reto Fanart DIS 2015 Reto one shot DIS 2015 Reto navideño de fanarts D.I.S. 2014
Femenino Cantidad de envíos : 3106
Fecha de nacimiento : 21/01/1986
Edad : 31
Localización : chilena
Galeones Snarry : 93530
Fecha de inscripción : 22/06/2009

MensajeTema: Re: Penumbras. Capítulo 35: Pasión.   Vie Jun 06, 2014 5:29 pm

ujujuju, ya decía yo que no habías comentado nada del lemon, lo bueno es que te gustó
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Penumbras. Capítulo 35: Pasión.   

Volver arriba Ir abajo
 
Penumbras. Capítulo 35: Pasión.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Majo-san-
Cambiar a: