La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Traducción Invisible Capítulo 40

Ir abajo 
AutorMensaje
Eowyn
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 123
Fecha de nacimiento : 10/08/1990
Edad : 28
Localización : España
Galeones Snarry : 5905
Fecha de inscripción : 24/07/2013

MensajeTema: Traducción Invisible Capítulo 40   Dom Abr 15, 2018 4:45 am

Capítulo 40

James y Nick Enfermería de Hogwarts–Escocia

Fiel a su palabra James fue a hablar con Nick después de darse una ducha y descansar. James había echado en el postre de su mujer una poción para dormir. Lo necesitaba, y necesitaba hablar con Nick a solas. Su esposa no entendía que lo que habían hecho estaba mal, veía sus acciones como perfectamente correctas. Desafortunadamente Nick estaba comenzando a darse cuenta de lo mismo que él, ¿y sólo les tomó cuanto, 15 años? Casi 15 años. No quería tener esta conversación, especialmente con lo que era Nick. Si solo le hubiera dicho lo que estaba pasando, desafortunadamente James no estuvo alrededor. Había estado muy ocupado; tomando horas extras para mantener el nivel de vida que habían mantenido hasta ahora. Nunca antes tuvo que preocuparse por el dinero; por supuesto todavía estaba enfadado por que su hijo se lo robara enfrente de sus narices. Que malo que nunca pensaron en las viejas leyes, casi estaban olvidadas en la práctica. De lo que se enteró cuando llegó al Ministerio queriendo recuperar su dinero.

Abrió la puerta y se encontró a Nick leyendo un libro; se quedó ahí mirándole por un tiempo. ¿Cómo la había liado tanto? ¿No solo con un hijo sino con los dos? Sus padres seguramente estaban retorciéndose en sus tumbas. Entonces otra vez si hubiesen sido más duro con él, no sería el inmaduro que era y seguía siendo. Entró y se sentó, esperando por el reconocimiento de Nick – el cual no parecía tener prisa para hacerlo.

"¿Cómo te sientes hijo?" preguntó James su tono bajo no queriendo que Poppy entrara como un diablo. No le gustaba que hubiera gente no enferma en la enfermería, pero él lo había hecho las suficientes veces. No era tan listo cuando era pequeño; Poppy tenía barreras advirtiendo cuando alguien entraba. Pensarías que un Auror se habría dado cuenta de esto, pero James estaba preocupado con el pensamiento de perder a su hijo. El único hijo disponible para seguir el linaje Potter, - Esperemos que Nick no haga lo mismo que Harry.

"¿Cómo crees que me siento?" preguntó Nick enfadado, todavía rehusando mirar a su padre. Si acaso su furia era mayor que antes. Sentarse a pensar no le hacía ningún bien para nadie, de verdad odiaba a sus padres ahora mismo.

"¿No han ayudado las pastillas para el dolor?" preguntó James frunciendo el ceño muy enfadado ante el dolor de su hijo.

"De hecho, lo han hecho," dijo Nick cerrando el libro de golpe, les tomó un tiempo pero funcionaron. Después de media hora desde que las había tomado pensó que no funcionarían, pero habían surtido efecto despacio. Poppy le dijo que debía tomar 2 cada 6 horas, no más que eso y no antes de tiempo.

"Nick, ¿por qué no me lo dijiste?" preguntó triste James, sus ojos marrones mirando a su hijo arrepentido, nunca bajando cuando su hijo le miró con odio. Él solo quería que las cosas volvieran a ser lo que habían sido antes. Merlin deseaba poder volver en el tiempo y pararlo todo, tratar a sus hijos por igual. Desafortunadamente ni la magia funcionaba así, el destino era de verdad una mierda.

"¿Cómo se suponía que iba a hacer eso?" bufó Nick, "¿Entre el entrenamiento y tu diciéndome la decepción de hijo que era? ¿Qué estaba perdiendo la oportunidad de ser auror y estaba fallando al apellido Potter?" ¡No quería ser Auror! No era como Harry, no era ni listo ni valiente. No sabía lo que quería, pero estaba seguro que eso no era lo que quería.

Los hombres Potter habían sido Auror por 5 generaciones, eso lo sabían por los cuadros. Se convirtió en una tradición, y James había presionado su deseo en su hijo. Sin pararse a pensar en lo que él quería. Desafortunadamente James no estaba pensando en esa parte de la frase. No, era el entrenamiento, y casi convertir al niño que vivió, su hijo, en un squib. Merlin esperaba que el núcleo mágico de su hijo se mantuviera firme, y mejorara. Odiaba pensar en lo que el mundo pensaría si convertía a su hijo en un squib. Ya estaban suficientemente disgustados y amargados por lo de Harry, sin añadir esto.

James miró hacia otro lado, vergüenza escrita claramente en su cara. "Lo siento hijo," gruñó James, casi incapaz de retener las lágrimas. No había llorado desde aquella noche en la que casi pierde a su familia, desde que Peter los traicionó.

"No acepto tus disculpas, solo quiero que me dejes en paz." Dijo amargamente Nick.

"Escucha hijo, no puedes dejar que esto afecte tu vida; no puede dejarte amargar por esto. Dime lo que hacer – haré que sea mejor, te lo prometo." rogó James, haría lo que fuese para que su hijo volviera a ser feliz.

"No hay nada que puedas hacer, nada que quiera." dijo Nick, mirando a su libro. Una parte de su corazón se encogió al ver las lágrimas de su padre. Había sido siempre tan fuerte y cabezota; había sido su ejemplo de vida. Ya no más, no quería ser como James, y se hizo la promesa de que si alguna vez tenía hijos ellos vendrían primero. Una gran parte de él estaba contento de ver a James alicaído, por lo menos no era el único cazando.

"Solo piensa en ello hijo," dijo James volviendo a ganar su compostura, mientras se sentaba mirando al suelo. No estaba seguro de que más decir, lo que iba primero. Siempre habían sido como mejores amigos, siempre hablando, sobre Quidditch sobre hechizos de bromas – no es que Nick hiciera alguno en el colegio, solo sobre ellos bueno... sobretodo en Harry cuando era joven realmente. Hasta que Harry comenzó a encontrar sitios donde esconderse de ellos.

"No hay nada en lo que pensar." dijo Nick.

"¿Es esto por Harry?" preguntó en voz baja James, después de que media hora hubiera pasado, recordando lo que pasó un poco antes. Con esperanza si podían tener una buena charla la amargura de su hijo se iría y podría llegar a su hijo.

"¿Qué pasa con Harry?" preguntó Nick frunciendo el ceño, ¿cuándo se convirtió esto en una conversación sobre Harry? ¿De verdad ellos se pensaban que estaba cabreado por eso? Quería abalanzarse y estrangular a su padre, ¿era él tan denso? ¡Esperaba no ser así! ¡Estaba furioso con que ellos creyeran al estúpido Ministerio por encima de su propio hijo! Esto ni siquiera tocaba nada que tuviera que ver con su hermano. No todo lo que había recibido era una revelación sobre lo que su hermano había pasado todos estos años, y se sentía fatal, pero no, esto no era sobre Harry.

"¿Estás enfadado por cómo le tratamos, cierto?" resumió tristemente James.

"¿Quieres decir que por fin te has dado cuenta de que no era normal?" bufó Nick, no tenía mucho derecho a bufar en realidad – él se acababa de dar cuenta. No podía evitarlo, él solo quería hacer daño a su padre y cualquier medio sería bueno.

"Nick, para esto ahora mismo," advirtió James, noe staba acostumbrado a que sus hijos le hablaran así. Siempre le habían respetado, por supuesto se quejaba, gruñían o peleaban, ¿pero que hijo no lo hacía de vez en cuando? "Me di cuenta de que lo hicimos mal, y Harry pagó el precio." Bueno de hecho ellos lo habían hecho ahora, considerando que no tienen dinero a su nombre.

"No solo con Harry," dijo Nick chirriando sus dientes, la furia estaba cogiendo lo mejor de él.

"¡VETE AHORA JAMES POTTER!" gritó Poppy apareciendo luciendo como si fuera a matarle. James solo la miró confuso, que en la tierra estaba mal con ella. Estaba vestida con su ropa de noche, su pelo desordenado – obviamente había estado durmiendo. Poppy no podía creer que James fuera tan tonto para hacer lo que estaba haciendo. Era un Auror sabía que debía evitar cualquier conversación que le hiciera enfadar.

"Nick, cálmate, tu furia está haciendo a tu magia reaccionar, cierra los ojos y concéntrate en respirar." dijo Poppy, poniendo una mano en la frente del joven. Poppy oyó que James tragó en shock pero ella no le prestó atención. No podía dar a Nick una droga calmante, así que debía calmarse él mismo – si no lo hacía su magia reaccionaria a los sentimientos fuertes. Gracias a Merlin ella se levantó cuando lo hizo; de otra forma no quería pensar en lo que podría haber pasado.

"Eso es, bien hecho. Ahora toma esto," dijo Poppy dándole 4 pastillas todas blancas pero de distinto tamaño. Le dio un poco de zumo de calabaza – para ayudar a que el sabor se fuera el agua lo hacía. Las pastillas para el dolor y para dormir esperaba que funcionaran – tenía que descansar. Suspiró aliviada cuando el hechizo que se estaba formando cesó, ya que ella no podía realizarlo en él, ella lo lanzó sobre las pociones que había cerca de su cama. Así tenía un ojo sobre él. Pues como decían si había un deseo había un camino, incluso con la magia.

James se contrajo ante la mirada que Poppy le estaba dando; honestamente le daba miedo la mirada que le estaba dando. No había querido que se enfadara tanto; solo había tratado de arreglar las diferencias. Que su hijo le perdonara, en este momento no parecía que eso fuera a pasar pronto.

"James Potter a partir de ahora tienes prohibida la entrada en la enfermería por 5 semanas, a no ser que seas traído en una camilla." dijo Poppy su voz fría y seria, su mirada no había perdido nada de potencia. No había estado tratando de salvar el núcleo mágico de Nick para que James Potter la cagara. "Lily Potter también tiene prohibida la entrada por el mismo tiempo." Añadió como una buena medida – tenía un presentimiento de que Lily probablemente enfadaría a Nick más de lo que James pudo. ¡Su constante charla la ponía nerviosa! Merlin sabría como Nick se sentiría sobre ello.

"No Lily, no hizo nada," dijo James sus ojos como platos, pero no tuvo oportunidad de oír la réplica de Poppy puesto que fue echado de la enfermería por la propia magia de Hogwarts. Se quedó ahí mirando y tragando pues no se podía creer lo que había oído y visto. Todas las veces que había entrado sin que debiera entrar - ¿por qué le hacía ello esto ahora?

"Duerme Nick, es lo mejor que puedes hacer ahora," dijo Poppy, sonriendo triste al adolescente. Se sentía muy agradecido por sus acciones, realmente agradecido. Sus ojos se cerraron ante lo que la enfermera le pedía. Era mejor que hiciese lo que le pedía – quería que su magia se curase. Una vez que lidió con su paciente salió de la enfermería, sintiendo que James de pie enfrente de la enfermería. Tenía una cosa más que decirle al mago cabezota.

"No trates de involucrar a Albus, no tiene control sobre mis barreras." Le dijo amenazante.r32;

"Poppy no puedes impedirme ver a mi hijo," dijo James irritado.r32;

"Lo acabo de hacer, ¡no he hecho todo para que no pierda su magia para que tu vengas y lo arruines todo!" lanzó Poppy.

"Mira no me di cuenta...por favor," dijo James cansado.

"¡No te das cuenta de nada siempre! ¡Necesita descansar y calma! ¡Ten esa conversación una vez que esté bien!" dijo Poppy ahora era ella la que estaba irritada con el cabezota mago. No queriendo discutir con él, el cual no conseguiría nada, volvió a sus dominios y cerró la puerta. Sabiendo que él no conseguiría entrar, Hogwarts no lo permitiría. Ella nunca tuvo que forzarlo, y menos con un adulto. Haría todo lo que estuviera en su mano para ayudar a Nick como dijo; James y Lily no eran buenos para él. Estaba tan cabreados con ellos, por una buena razón.

"Les odio," dijo en voz baja Nick, mirando a la enfermera, probablemente ella era la única que no le odiaba por haber dejado allí a su hermano. Bueno por lo menos no lo comentó abiertamente.

"No te preocupes," dijo Poppy yendo hacia él, sintiéndose triste por el chico que había estado equivocado. Le llevó dentro y se sentó a su lado, dándose cuenta de que quería hablar.

"La cagué, ¿cómo hago que las cosas mejoren?" preguntó triste.

"Sobre qué?" preguntó Poppy.

"Con Harry, no solo una vez...no creo que nunca me perdone." dijo Nick. "Él es tan valiente, y fuerte...no soy como él. Cuando me encontré con quien-usted-sabe pensé que iba a morir, tod el entrenamiento desapareció - ¿cómo podría vencerle? Él es tan fuerte, y sabe mucha más magia de la que yo conozco. Aunque Harry no se dio por vencido, sin él ninguno de los dos habría sobrevivido... debí ayudarle...si pudiera volver atrás en el tiempo lo haría. Él nunca me perdonará haberle dejado ahí."

Poppy no estaba segura de lo que podría decir, "A veces lo siento no es lo suficientemente bueno, a lo mejor es mejor dejar a Harry ir. A no ser que hagas algo que le pruebe que de verdad te arrepientes."

"¿Cómo que?" preguntó Nick el ceño fruncido se unió a su cara, mientras pensaba en lo que Poppy le acababa de decir. ¿Cómo podía probar a Harry que lo sentía? ¿Y que no quería decir nada de lo que dijo en su última conversación? ¿Dejando ir a Harry? ¿Sería eso lo que haría al final? ¿Rendirse y dejar que Harry viviera su vida sin él? Dolía, de hecho, mucho ante el pensamiento de dejar ir a Harry. En realidad había dejado ir a Harry desde que eran niños. Dio fuerza a su pensamiento, no, no se daría por vencido. Haría todo lo que fuese necesario para probarse ante su hermano – su gemelo.

"Eso me temo que no puedo contestarlo, eso es algo que tendrás que pensar y decidir tu solo." dijo Poppy, "Ahora mismo deberías concentrarte en recuperarte, llegará un tiempo en que tendrás que hacer lo que se necesite hacer."

"Gracias," dijo Nick, mientras Poppy salía.r32;Poppy se dio la vuelta y miró a Nick, ¿qué es lo que le estaba agradeciendo?r32;"Por no juzgarme, por ayudarme todas las veces que lo hiciste." dijo Nick una lágrima deslizándose por su mejilla.

"Es mi trabajo Nick, lo haría pro cualquiera." dijo Poppy sonriendo tristemente mientras apagaba todas las luces de la enfermería y se iba a sus habitaciones privadas. A lo mejor había esperanza para Nick Potter todavía. Había visto la determinación radiando de él, sabía que algún día Nick encontraría la forma de compensar a su hermano. Sería una tarea difícil como le dijo, lo siento no era lo suficientemente bueno.

Severus, Harry – fuera de la mansión Prince – algún sitio de Inglaterra

"Hoy vas a aprender el hechizo Fiendfyre," dijo Severus, hoy estaban fuera, en el lado opuesto de la casa verde. No había forma de que aprendiese un hechizo tan impredecible, indomable en la casa. No sin querer que la casa se consumiera en llamas a su alrededor, con ellos dentro. Mañana Harry volvería al colegio, puesto que este había comenzado.

"Vale," dijo Harry, había leído sobre él, así que sabía que hechizo iban a practicar hoy. De hecho todo el test había sido sobre el hechizo y lo impredecible que es. La cantidad de magia usada decía lo impredecible que era. Cuanta más magia tuviera más controlado estaría, con poca magia más descontrolado estaba el fuego. No enseñaban ese hechizo en Hogwarts por esa razón.

"Bien, sabes el hechizo, sabes lo que se necesita para empezar." dijo Severus, había creado una casa de madera para Harry. Era parecida a la que Lily tuvo cuando era pequeña, su padre se la hizo. Hechizando la hierba para que no ardiese, no quería que el jardín pareciese como un campo de batalla. Severus dio un paso atrás, muy atrás de la línea de fuego. Viendo a Harry con ojo crítico, su varita preparada, por si tenía que sacarla para controlar el fuego. Agua no podía pararlo, pero el aire extintor de un hechizo sí. Puesto que el fuego necesita aire para crecer y respirara, sin él – sería como estar en una cámara de Gringotts. El fuego sería incapaz de respirar y se extinguiría.

"¡Fiendfyre!" gritó Harry, moviendo su varita en un increíble movimiento, y largas llamas siguieron el camino. Continuó tratando de controlarlo pero se le fue un segundo y el fuego se descontroló quemando todo a su paso. Antes de que el fuego pudiera tratar de empezar a quemar algo - Severus dio un paso adelante y lo paró.

"Lo hiciste muy bien para ser tu primera vez," dijo Severus aprobatoriamente.

Harry le miró muy agradecido por las palabras de Severus, sabía que no estaban dichas por pena o para subir su ánimo. El hechizo era muy potente; había subestimado la cantidad de magia necesaria para controlarlo. No debió, el fuego era el regalo de la naturaleza más potente para nosotros. Creemos que podemos controlarlo pero la verdad es – que nadie podía controlar el fuego pues es su propio maestro. Puedes controlarlo temporalmente para hacer lo que quieres que haga. No había forma de controlarlo para siempre.

"Otra vez," dijo Severus determinado. Se iba a asegurar de que Harry no tuviera duda de lo que debía hacer. No iba a ser blando con él, no importaba que sabía de lo que Harry era capaz de hacer y se aseguraría de que lo hiciera. No era todo por Harry que estuviera listo para enfrentar a Voldemort. Otra casa de muñecas fue creada y Severus esperó a que Harry hiciera el hechizo.

"¡Fiendfyre!" dijo Harry determinación recorriéndole. El fuego surcó el aire, Harry lo tuvo haciendo un círculo a la casa, consiguió controlarlo por un par de minutos más antes de que se le saliera de control. Harry se quedó ahí jadeando, sus manos en sus rodillas mientras veía como el fuego se volvía a extender.

"Bien, otra vez." dijo Severus.

Harry respiró profundamente, su núcleo mágico se quejó pero gracias al conocimiento de Severus nunca ha estado en peligro o dañado como el de Nick. Severus alternaba entre pociones y hechizos para que el núcleo mágico tuviera tiempo de regenerarse y recargarse por si mismo. Considerando que el núcleo de Harry es grande, tomaría mucho hacerle daño. Harry usando magia cuando era pequeño para aprender (Sin varita para el caso) había hecho que su núcleo se alargase y se hiciese más grande que cualquiera de los núcleos de un niño de 16 años.

"¡Fiendfyre!" dijo Harry, el hechizo comiendo a la vida, forzándole a hacer lo que quisiera, coexistiendo con la magia. Eventualmente pudo sentirlo saltar con entusiasmo, queriendo ser libre. Lo controló tanto tiempo como pudo mientras daba vueltas alrededor de la casa, hasta que eventualmente tuvo que soltarlo. Era como ver una unión, unido todo bajo control hasta que finalmente se sale de control y encontrándote teniendo que finalizarlo. Solo que este fuego era 100 veces más rápido que un fuego normal.

Harry se derrumbó sobre sus rodillas desesperado; sudor rodeaba su cuerpo y su varita se cayó al suelo.

"¿Estás bien?" preguntó Severus una vez que el fuego finalizó.

"Sí," dijo Harry mirándole con determinación brillando en sus ojos.

"Otra vez," dijo Severus. Esta vez no se molestó en hacer la casa de muñecas, decidiendo dejar a Harry hacer lo que quisiera.

"Fiendfyre," dijo Harry, empujando su magia con él, demasiado, lo que hizo que su control durase unos segundos antes de que se rompiese. Harry se limpió su sudor; sacudiendo la cabeza, iba a ser difícil controlar este hechizo.

"Nunca controlarás el hechizo," dijo Severus, tranquilamente, como si pudiera leer los pensamientos de Harry. "Es impredecible, solo podemos usarlo para lo que queremos y ya está." Ni siquiera él podía controlarlo, eso es lo que hacía que el hechizo fuera tan complicado.

"Okay," dijo Harry, asintiendo con entendimiento.

"El hechizo que he estado usando será el próximo en la lista," dijo Severus, "Ahora ese no toma mucho tiempo perfeccionarlo." No había punto en enseñarle un hechizo que no se puede controlar si no le enseñas como pararlo cuando ha cumplido con lo que tení que hacer, ¿cierto?

Harry sólo asintió completamente exhausto; todo lo que quería hacer era tomar un largo y relajante baño.

"Descansa un rato, a las 5 hacemos pociones" dijo Severus, sus ojos negros brillando con orgullos. Estaba tan feliz por la dedicación que Harry siempre mostraba. Él era todo lo que un mago o bruja buscaba en un aprendiz. No era muy común encontrar a un niño de dieciséis años tan dedicado. A esa edad todo lo que podían pensar era en como aprobar todo con notas que agradasen a sus padres. Salir de Hogwarts pensando que era un pase gratuito para no hacer nada – solo para tener un rudo despertar.

"Sí," dijo Harry llegando a la mansión tan rápido como podían sus piernas. Tendría que escribir a Viktor pronto, había estado olvidando escribir en el libro. Sin Viktor Harry no sabría como sobreviviría. Siempre tenía buenos consejos a mano, y siempre estaría agradecido con él por eso. De hecho había aconsejado a Harry qué hacer sobre Severus, después de emborracharse y revelar cómo se sentía. Admitiéndolo fue una buena y mala cosa. Saber que le gustaba a Severus, bueno él era un adolescente al final del día...y Dios él solo quería sentirse querido...incluso amado. ¡Aunque Severus estaba determinado a esperar a que terminase su aprendizaje! ¡Bueno Harry no podía esperar hasta terminarlo!

Severus simplemente le vio irse sonriendo, antes de seguir a Harry a la mansión. Tenía que hablar con su madre, encontrar como narices se había enterado de sus sentimientos. Aunque otra vez si alguien le conocía...era su madre.

Nick, Susan - Enfermería – Día siguiente

Nick miró a Poppy atender a Susan Bones, quien siendo sincero parecía muy enferma. Estaba a dos camillas de distancia de él, y su varita estaba encerrada en la alacena. Era sólo una precaución; después de todo no querían que ocurrieran accidentes. No es que ella pudiese usarla pronto, tenía la gripe. Con esperanza Nick no se contagiaría, era lo último que necesitaba. Si hubiera sido la gripe mágica sin duda la habrían puesto en la misma situación. Coger la gripe mágica desde luego sería la guinda del pastel. La forma en la que iban las cosas Nick no se sorprendería con nada de lo que pasara.

"¿Estás bien?" preguntó Nick en voz baja, había pasado todo el día solo – y estaba empezando a pasarle factura. El silencio, aunque tranquilo, no era a lo que Nick estaba acostumbrada.

"¿Me estás hablando a mi?" preguntó Susan luciendo extrañada y su voz ronca.

"Sí," dijo Nick, preguntándose silenciosamente si habría hecho algo para ofenderla...probablemente – parecía como si hubiera ofendido a todos de una forma u otra.

"Nunca me has hablado; lo intenté cuando tenía 5, fui a tu fiesta. El segundo en que dije que la mayor parte de mi familia era Huffelpuff y dije que yo iría ahí me ignoraste." dijo Susan amargamente, "Acababa de perder a mis padres."

Nick tragó amargamente, "lo siento, de verdad lo siento." Como siempre había estado siguiendo el ejemplo de sus padres. Cualquiera que no fuese Gryffindor lo ignoraba como si él fuese mejor por ser un Gryffindor.

"Está bien," dijo Susan tosiendo violentamente, casi ahogándose por la fuerte tos.

"Se que fui un idiota," dijo Nick mirando hacia otro lado incapaz de mirarla más. La culpa simplemente seguía apareciendo y Nick preguntándose si alguna vez terminaría.

"Sí lo fuiste, pero por lo menos te diste cuenta de que lo hiciste mal y te disculpaste," dijo Susan como si eso hiciera que todo estuviese bien. Ella no le conocía casi así que no era como si él le hubiese hecho daño a ella. Bueno igual en su momento, pero una vez que ella había crecido lo dejó pasar. Su tía la crió para no dejar que la amargura de otros la afectase. Para dar siempre a otros segundas oportunidades, a veces se lo merecían y hacía que su amistad se fortaleciese.

"¿Qué?" tragó Nick mirando alrededor, "¿Eso es todo?" debía ser una cosa de los Huffelpuff. Los Gryffindor habrían tardado más, Slytherin habrían exprimido todo lo posible y los Ravenclaw querrían algo.

"Sí." dijo Susan simplemente.

Nick simplemente la miró, era muy... refrescante, abrió la boca para y le preguntó. Ambos se tumbaron en la cama hablando, finalmente después de atender a todas sus fiestas de cumpleaños cuando eran jóvenes – hablaron sin ningún prejuicio. Estaban muy sorprendidos por lo mucho que tenían en común; a lo mejor las casas no eran importante después de todo.


Notas finales:
Bueno espero que lo hayan disfrutado y no se olviden de dejar su comentario, con cualquier sugerencia, duda queja... les invito desde luego a que lo deje. Sin más me despido hasta el 31 de diciembre, espero que pasen una feliz semana Very Happy besitoos
Volver arriba Ir abajo
 
Traducción Invisible Capítulo 40
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Eowyn-
Cambiar a: