La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Traducción Invisible Capítulo 33

Ir abajo 
AutorMensaje
Eowyn
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 123
Fecha de nacimiento : 10/08/1990
Edad : 27
Localización : España
Galeones Snarry : 5455
Fecha de inscripción : 24/07/2013

MensajeTema: Traducción Invisible Capítulo 33   Sáb Abr 14, 2018 9:17 am

Podeis encontrar la historia original aquí https://www.fanfiction.net/s/3780602/1/Invisible

Nota: Estos personajes no son nuestros, le pertenecen a la multimillonaria escritora J.K. Rowling, y otros que hayan comprado sus derechos. Este fic no es de mi autoría, yo solo estoy traduciendo del idioma inglés, este fic pertenece a DebsTheSlytherinSnapefan.

Capítulo 33
Conferencias y visitando las pirámides
Severus, Eileen y Harry - Mansión Prince - Salón
Dos semanas habían pasado desde que Harry y Severus salvaron a Eileen. Las cosas habían estado demasiado ocupadas, algo que no sorprendía a nadie. Harry estaba en ese momento con su aprendizaje; sus OWLS estaban y actualmente estaban con la promoción de la poción que había co-realizado. Era algo bueno que Harry era muy bueno en organizar su tiempo. Cualquiera diría que Severus era responsable de eso, puesto que le dio a Harry un horario diario para que no malgastase su tiempo. Era algo bueno que Harry mágicamente pudiese borrar cosas, puesto que su horario era cambiado frecuentemente. Harry iba a viajar a Egipto, donde iba a ser la nueva conferencia. Eileen por supuesto iba a venir; lo estaba haciendo bien estos días. Comiendo apropiadamente, y era capaz de moverse con más agilidad de lo que estaban acostumbrados a ver. Severus no creía ni que fuese capaz de moverse así cuando él era joven. Habían escrito todo lo que habían aprendido de la poción, lo mejor de eso era que - no había efectos secundarios lo cual era muy positivo.
"¿Podemos ir al museo mientras estamos aquí?" preguntó Harry curioso, mirando desde su libro sobre Egipto. Eran las 10 de la noche y mañana por la mañana estarían en Egipto. "Está justo al lado."
"Estoy sorprendida de que no quieras ir a ver las Pirámides," dijo Eileen sonriendo, "Sé que siempre he querido verlas."
"Nunca pensé que pudiera verlo todo," dijo Harry una mirada suplicante en su cara, "James y Lily siempre nos llevaban de vacaciones a donde Nick quería ir. Normalmente de vacaciones a la playa, lugares como Devon y algunas veces a Butlin en el mundo Muggle. Era solo por 5 días, no me empacaban nada para que llevase - pasaba la mayor parte del tiempo en la caravana o me llevaban y se olvidaban de mi. Lily pasaba la mayor parte de su tiempo con Roxy y James con Nick."
Severus y Eileen se miraron con una mirada significante en su cara. Harry no hablaba mucho de su familia. Normalmente cuando se le empujaban, e incluso entonces solo contaba lo suficiente para que lo dejasen. O cuando estaba muy enfadado, de hecho cuando estaba enfadado soltaba lo peor. James y Lily no le dieron a Harry una educación. De todo lo que habían hecho, eso era lo que al público le parecía lo peor. Por lo menos a la población sangrepura, mestizos y nacidos de muggles en general estaban disgustados por el hecho de que favorecieron a un hijo sobre otro aunque ese niño fuera el niño que vivió. Eileen parecía furiosa, solo deseaba pegar a Lily Potter donde hubiera dolido por mucho tiempo. Oh deseaba cruzar caminos con esa peliroja bruja. No le importaba que hubiera ayudado a su hijo durante su amarga juventud. Incluso Severus era ya incapaz de desenterrar los sentimientos que tenía sobre Lily. Ella había estado ahí en los momentos que no tuvo a nadie más. Cada vez aprendía algo nuevo, más y más memorias de Lily se empañaban. No era la pequeña niña que fue su amiga, ¿quién sabía que James Potter la cambiaría tanto? ¿O había sido siempre así y él no lo había visto? Sacudió la cabeza no queriendo pensar en ella, ella estaba en su pasado. Era su pasado desde los 17 años, cuando ella había rechazado todos los intentos que Severus hizo por reconciliarse.
"Bueno muchacho, no tendrás que preocuparte más de eso," dijo Eileen con voz firme cargada de determinación. "Estás a cargo de tu propio destino ahora; nadie, ni siquiera esa mujer te parará."
"Lo sé," sonrió Harry casi derrotado. Lo sabía desde que los confrontó en el Gran Comedor. No fue hasta que dijo lo que había hecho, que Harry se dio cuenta de que de verdad era totalmente libre. Libre de James y Lily, de Nick el maldito niño-qué-vivió Potter y mayormente libre de ser su sombra. No se dio cuenta de lo libre que estaba, lo lejos que estaba de la sombra de su gemelo. Aquí era el aprendiz más joven de la historia (por lo menos registrado), el inventor de pociones más joven y uno de las personas más aspiradas que les gustaría a los padres que fuesen sus hijos. También era uno de los mago más 'Sexis' del mundo mágico de acuerdo a la revista de magos adolescentes semanal.
"A lo mejor deberíamos ver las Pirámides y el museo, no es como si no tuviéramos tiempo." estableció Severus. Haría lo que fuese para hacer feliz a Harry; se lo merecía después de todo por lo que había pasado. Tenía más dinero del que necesitaba, y ahí estaba, todavía trabajando extraordinariamente para ganar su maestría. Nunca se retrasaba, sin importar lo cansado que estaba. Severus nunca había respetado a nadie tanto como se había encontrado respetando a Harry cada y todos los días.
"¿Qué pasa con todos los sitios que podemos visitar? ¡Tanta historia!" dijo Harry una vez más enterrado en los libros.
"Sólo nos vamos por dos días," dijo secamente Severus, "No te esperances mucho."
"¿Cuántas pociones se han inventado?" preguntó Eileen curiosa.
"5," dijo Severus. "Dos de ellas parecen prometedoras."
"¿A que hora se activa el traslador?" preguntó Harry mirando por encima de su libro.
"Siete y media, la hora allí será sobre las 8. La conferencia empieza a las 9 así que tenemos media hora para dejarlo todo hecho y llegar a la conferencia." dijo Severus.
"¿Estarán los Muggles cerca otra vez?" preguntó curioso Harry, tuvieron que tener cuidado de donde aparecerse en América. Era un hotel Muggle; tuvieron que llevar un pin para que la seguridad de los Aurores supiera quienes eran. Los Muggles fueron enviados a otro lugar .
"No, este es un hotel para magos, es muy exclusivo, ni siquiera los demás saben que está ahí, solo nosotros." explicó Severus. "Todos a los que veas son mágicos así que no tienes que tener ningún problema."
"Genial," dijo Harry, no es que tuviera algo en contra de ellos, solamente prefería no tener que preocuparse de que se le escapase que eran magos. Tenía que admitir que los Muggles tenían alguna comida muy sabrosa. Con esperanza irían a un restaurante Muggle y ver lo que había ahí.
"Ve a la cama, se está haciendo tarde y mañana tenemos que levantarnos pronto," dijo Severus. A pesar de lo que había deseado que la conferencia fuera el lunes y martes, los días cuando Harry supuestamente iría a Hogwarts. Sabía que Harry se pondría al día con el tiempo perdido, no es que fuese tiempo perdido. Harry estaba adelantado en la clase, en probablemente la mayoría de asignaturas salvo Runas Antiguas.
"Creo que lo haré," dijo Harry, "Buenas noches." Dijo antes de irse junto con su libro escaleras arriba.
"Creo que debería hacer lo mismo," dijo Eileen suprimiendo un bostezo, podría sentirse joven otra vez - pero eso no significaba que pudiese hacer las cosas sin dormir. Casi no podía creerse lo bien que funcionaba la poción, nunca se sintió con tanta energía, tan libre de dolor no lo sentía desde que era joven. Siempre les debería a sus niños todo por lo que habían hecho. Viviría para ver a sus niños juntos ahora, solo podía esperar que ambos sobrevivieran a la guerra y vivieran una larga vida juntos. Si nada la pasaba, viviría por otros 50 años, como era normal en todos los magos y brujas.
Severus hizo una mueca sorprendido; su madre había tomado eso de una amiga que había hecho la última vez. Esa amiga había estado de vacaciones de Escocia visitando a unos primos o algo. A Eileen la había gustado mucho, Heather era su nombre si recordaba correctamente. Se mantuvieron en contacto por un tiempo, hasta que como siempre las cartas fueron disminuyendo a nada. Tobias siempre había estado lo suficientemente borracho como para notar a su amiga; de otra forma habría dicho algo. "Sí, buenas noches madre." dijo Severus sin prestar atención. Viéndola irse se dijo a si mismo que este año había sido el más atareado y eso que conocía el estar atareado. Hubo una época en la que era maestro de pociones, profesor, hacer pociones para el hospital, Jefe de la casa de Slytherin, vigilando a 70 estudiantes bajo su cuidado, hacer las rondas y los horarios y siendo llamado al despacho de Dumbledore cada día fue exhausto.
Tres años estuvo más libre, haciendo pociones, visitando a su madre y viviendo sin horarios. Había incluso hecho una poción más avanzada de Wolfsbane, cuando su marca ardió. Le había sorprendido enormemente; fue a ver a Dumbledore por supuesto. Después le contaron sobre la poción que Harry había creado, después de que le dijeran que el adolescente había muerto. Lo que él pensó que era la primera casualidad en la guerra venidera. Después las cosas simplemente continuaron desde ahí, encontrar a Harry en el piso de su madre, encontrar que era ese Harry del que ella hablaba todo el tiempo. Ir a Hogwarts y aprender incluso más sobre la vida de Harry con los Potter y todo lo demás entre medias.
Ahora tenía a un aprendiz, algo que había jurado no hacer. Jacob tenía razón al sorprenderse, no solo había tomado a un aprendiz, había tomado a un Peverell o un Potter como Jacob le había llamado. Jacob era uno de los maestros de pociones de los cuales se había hecho amigo a lo largo de sus viajes. Severus sacudió la cabeza saliendo de sus pensamientos y memorias, y siguió la idea de Harry y de su madre - y decidió irse a dormir.
Harry y Severus - Conferencia de Pociones - Egipto - El Cairo
"Damas y caballeros, ¡¿pueden prestarme atención?!" gritó el maestro Sorens, el cual como siempre abría la conferencia; él era el que organizaba todas y cada una de ellas. También era el dueño de la revista de pociones semanal y mensual. Así que le resultaba fácil hacer publicidad de la conferencia. "Me gustaría darles la bienvenida a la conferencia de pociones número 729. Para comenzar les presentaré a Evan McNamara quien acaba de pasar su maestría y ha creado esta poción. Denle una ronda de aplausos damas y caballeros al maestro de pociones ¡Evan McNamara de América!"
Todos aplaudieron mientras Evan llegaba a la plataforma; parecía de unos 23 años. Parecía muy confiado mientras subía, mirándoles directamente a los ojos. Harry sintió un profundo sentimiento de respeto, a lo mejor era eso a lo que Severus se refería. A lo mejor su nerviosismo les hizo reaccionar como lo hicieron. Sacudiendo los pensamientos miró el programa para ver la poción que había creado. Evan habló del por qué de la creación de esa poción, cómo la había creado y las aplicaciones que tiene. Añadió algunas 'frases graciosas', no era su tipo de humor pero la gente ahí parecía encontrarlo divertido. O eso o lo eran falsos, solo para hacérselo más fácil al nuevo maestro de pociones. Aunque sonaba genuino, Harry suspiró, los primeros 10 minutos fueron interesantes. Ahora estaba siendo aburrido, la segunda poción del programa sonaba interesante. Harry en silencio rogaba por que el chico se callara, quería conseguir algo de beber. Por lo menos aquí no se necesitaba dinero Muggle - podía usar sus Galeones aquí para conseguir algo para beber.
Harry aplaudió educadamente cuando Evan terminó su discurso, se levantó y explicó a Severus rápidamente a donde iba viendo que tenía la ceja levantada con curiosidad. "Voy a por algo de beber...¿quieres algo?" preguntó Harry.
"No, gracias," dijo Severus, sacudiendo la cabeza viendo el progreso de Harry a través de la cola de espera para conseguir algo de beber.
"Veo otra poción de Harry en el programa Severus," dijo el Maestro James en la silla que Harry acababa de dejar libre. James también estaba mirando con curiosidad a Harry, sus ojos azules brillando con respeto por el niño de 15 años.
"Sí," dijo Severus secamente.
"¿Está muy determinado verdad? De tener éxito me refiero" dijo el Maestro James.

"Bueno me imagino que será un efecto de ser ignorado toda su vida," confió Severus en voz baja.
"Es mayor antes de tiempo," estableció el maestro James mirando a la figura con un poco de pena.
"Tuvo que matar a alguien en defensa propia, eso cambia a cualquiera. No solo fue torturado por lo mortífagos Rick, por supuesto que le va a cambiar." dijo Severus cortante.
"¿Fue torturado por mortífagos?" preguntó el maestro James, sorprendido por que Severus usara su primer nombre y por lo que Severus acababa de rebelar.
"¿No les el diario el Profeta verdad?" preguntó Severus secamente.

"No, no lo hago." Estableció Master James viendo los hechos, "Pero creo que voy a empezar."
"Fue sorprendente leerlo, afortunadamente Harry no lo lee." dijo Severus con una mueca en su cara.
"¿Cuan afortunado?" preguntó Master James pestañeando confuso.
"Harry no se ha dado cuenta de que ha cortado el grifo completamente a los Potters." dijo Severus su voz llena de alegría maliciosa.
Rick hizo una mueca de sorpresa, solo Severus podía encontrar diversión en algo así. Aunque sabía del odio que Severus sentía por ellos, de hecho Rick no podía culpar a Harry si lo supiera. Habían tratado a Harry de forma despreciable, y se merecían todo lo que recibiesen y más.
"¿Qué os hizo crear ese tipo de Poción Severus? Es bastante complicada en cuanto a la creación." dijo Master James.
"Mi madre," dijo Severus.
"Ya veo...Espero que esté bien" dijo el maestro James, levantándose cuando notó que Harry estaba volviendo con la bebida en su mano.
"Sí, la poción funcionó estupendamente," dijo Severus.
"Hola," dijo Harry de pie ahí sintiéndose un poco extraño.
"Harry, este es el maestro de pociones Eric James, Eric este es Harry Peverell," dijo Severus presentándoles. Harry no pudo conocer a los demás la última vez, prefiriendo quedarse con los aprendices. Esta vez eso no era posible, los aprendices estaban sentados con sus maestros a lo largo de las mesas.
"Encantado de conocerle señor," dijo Harry asintiendo con la cabeza en respeto.

"Lo mismo digo, enhorabuena por tu nueva poción." dijo Eric agitando la mano.
"¡Gracias señor!" sonrió Harry muy agradecido, un rubor rojo en sus mejillas. No estaba acostumbrado todavía, al parecer, a ser alabado. Severus prometió que debía decirle a Harry cómo lo estaba haciendo con más frecuencia. Ese rubor de hecho distraía, se aclaró la garganta encontrando muy raro ese pensamiento. Severus estaba encontrando difícil sacar esa imagen de la cabeza - no podía pensar en eso ahora. A solas por la noche sería otra cosa.
"Sin problema, toma tu asiento, parece que Soren va a llamar al siguiente aprendiz." dijo Master James secamente, rodando sus ojos en exagerada exasperación volvió a su asiento.
"¿Son todos nuevos maestros de pociones?" preguntó Harry sentándose.
"Todos menos tu sí, es por eso que esta es un poco más oficial que la otra como habrás notado." dijo Severus.
"He notado que se están sentando juntos en vez de los maestros juntos y los aprendices juntos." dijo Harry asintiendo con la cabeza.
"Sí," dijo Severus asintiendo con cortesía.

"Nadie me está mirando hoy - eso está bien." sonrió Harry.
Severus notó que Harry estaba mucho más relajado esta vez, ya sea por que sabía lo que esperarse o por que como él decía nadie le estaba mirando - no lo sabía. A lo mejor era un poco de ambos, tenía que trabajar en la confianza de Harry, pero eso vendría con el tiempo. "Claro, no se atreverían en un acto tan oficial." explicó Severus.
"Damas y caballeros, me complace presentarles al segundo maestro de pociones que ha pasado - Ardeth Mubarak de aquí del Cairo." dijo Soren sonriendo educadamente.
Harry pestañeó rápidamente, Egipto salía de la boca del joven, pero era traducido al English por el micrófono. Se dieron cuenta de que obviamente habían puesto un hechizo traductor en él. Era de hecho genial, y Harry prometió mirar el hechizo - era muy útil. "Tengo que aprender eso," Harry finalmente susurró a Severus alabanza reflejada en su cara.
"Te lo enseñaré esta noche," sonrió Severus manteniendo un oído en la presentación. Esta poción le llamó la atención más que ninguna. Era una poción de transformación; no te transformaba en tu forma Animaga. Te transformaba en un gato, por un tiempo limitado. Mientras el hombre hablaba, encontraron que te transformaba por 5 horas. Que podías volver si querías, simplemente con expandir tu magia. Era parecida a la poción que Harry quería crear, solo que la de Harry era diez veces más compleja. A lo mejor con las bases de la poción, Harry podía finalmente crear la poción que deseaba. Una poción que te diera la posibilidad de transformarte en todas tus posibles formas Animagas en vez de solo en una. Por supuesto solo funcionaría en aquellos que tuvieran la habilidad y poder para cambiar de formas. La poción que Ardeth había creado era útil para aquellos que quisieran cambiar a un animal pero que no tenían una forma Animaga.
Notó que Harry estaba prestando mucha más atención a esta poción, Severus se paró a si mismo de sonreír esta vez. Casi podía ver las piezas encajar en la mente de Harry; casi deseaba poder meterse y ver lo que Harry pensaba. Harry era muy apasionado sobre las pociones, probablemente rivalizaba con los libros. Era muy agraciado, ágil y sensacionalmente bello y por supuesto fuera de los límites. Severus se forzó a mirar hacia otro lado, recordándose duramente que Harry era casi un niño, y él era lo suficientemente mayor para ser su padre. La excusa estaba se rompía cada día que pasaba, mientras sentía más y más.
Los aplausos fueron mayores cuando Ardeth paró de hablar, asintiendo con la cabeza y agradeciendo mientras se sentaba al lado de su 'Maestro' el cual estaba felicitando feliz a su aprendiz.
"¿Bueno qué pensaste?" preguntó Severus curioso.
"Me está dando algunas ideas," dijo Harry casi saltando en excitación.
"Pensé que lo haría," dijo Severus sarcásticamente una mueca tirando de sus labios. "Por eso me gusta atender a las conferencias, no solo para nuevos ingredientes, sino para nuevas ideas...te pierdes cosas cuando lees sobre ellas en la revisa semanal de pociones."
"Noté eso de la última conferencia." dijo Harry asintiendo pensativo.
Severus apenas asintió; Soren una vez más se levantó e introdujo a un nuevo maestro de pociones.
"Damas y caballeros, demos la bienvenida a un nuevo maestro de pociones, viniendo de Suiza, Alfrida Skarsgard, completando su maestría en 3 años," dijo Soren aplaudiendo educado, haciendo gestos para que la única mujer que pasaba hoy su maestría subiera al podio.
Alfrida en rápido suizo comenzó a hablar, contando a todos por qué decidió crear la poción y cómo la creó. Rápidamente llegó al punto; nadie pudo acusarla de andarse por las ramas. Probablemente fue la más rápida en terminar, y Harry supo que era su turno. Harry cogió su libreta y respiró profundamente mientras Soren una vez más regresaba al podio.
"Me gustaría presentarles al aprendiz de pociones más joven que la comunidad de pociones ha visto nunca - creando su segunda poción en apenas un año, Harry Peverell," dijo Soren aplaudiendo muy alto, más alto que con los otros, haciendo que Harry tragara nervioso. En vez de sentarse en la silla que estaba al borde de la plataforma, Soren se bajó y se sentó asintiendo diciéndole que la plataforma era toda suya.
"Hola," dijo Harry nervioso, pero hizo lo que Severus sugirió, les miró y se estiró con orgullo. "Esta poción que yo mismo y el maestro de pociones Severus Snape hemos creado básicamente quita edad a los huesos. Lo que es bueno para mucha gente y muchos problemas que la gente sufre a lo largo de los años. La creamos para Eileen Snape, y estamos orgullosos de decir que no hay ningún efecto secundario. Para todos los casos y propósitos sus huesos han sido sanados y recuperados. Tenemos la idea de que ayudará a aquellos que han sido permanentemente dañados de forma que ni la magia ayuda. Desafortunadamente no conocemos a nadie por lo que n pudimos probarla, deberemos esperar hasta que la poción sea aprobada por la comunidad de pocionistas." El nerviosismo dejó a Harry mientras continuaba hablando, todos le miraban en alabanza. No les miraba mucho tiempo; movía su cara de un lado al otro de la sala.
"La razón de que no haya efectos secundarios creemos que se debe a la utilización de muchas hierbas junto con ingredientes de pociones." dijo Harry y nombró cada hierba e ingrediente de poción usado en la poción, y el tiempo que les duró hacerla. "También me gustaría dar las gracias a Dobby el elfo doméstico por su contribución, fue él quien me dio la idea de usar más hierbas." Dijo seriamente, queriendo infantilmente ver sus caras de shock.
"Gracias por escuchar," terminó asintiendo con la cabeza a la gente antes de cerrar su libro y bajarse hasta su sitio. Harry se sonrojó cuando la gente comenzó a aplaudir estrepitosamente.
"¿Harás la poción para San Mungo? ¡Hay mucha gente curiosa sobre ella! ¡Hemos recibido preguntas de la gente sobre esta poción!" dijo una joven mujer de unos 30 años con pelo rojo levantándose.
Harry pestañeó y miró a Severus sus ojos como platos, no sabía muy bien qué responder. Severus asintió con la cabeza, y se levantó "La haremos, realiza un contrato y envíamelo." dijo Severus en su voz normal de profesor.
"¿Cómo de seguro estás en que ayudará a roturas de huesos severas?" preguntó entonces. "Lo suficientemente seguro, la usé en mi madre," dijo Severus fríamente.
"Muy bien," dijo la mujer agradecida, sonrojada al ver que tenía atención de todos.
"Damas y caballeros el refrigerio se servirá enseguida, nos volveremos a reunir mañana a las nueve y media." dijo Soren. Hablando desde donde estaba, en vez de volver al podio. "Bien Severus, creo que Harry supera todas las expectativas." Su tono era divertido.
"Lo es," hizo una mueca Severus al ver a Harry sonrojado en rojo brillante.
"¿Una bebida?" preguntó Soren.
"En otro momento, estoy aquí con mi aprendiz...y no puede beber por unos años todavía." estableció Severus.
"Esta bien señor, volveré al Hotel con Eileen," dijo Harry.
"¿Por qué no van ambos al museo? Me reuniré con vosotros en unas horas" sugirió Severus.
"¡Okay!" la mueca de Harry transformándose en una mirada normal de un niño de 15 años.
"Bien," dijo Severus asintiendo a Soren para indicar que iba, Soren rápidamente reunió a los otros y decidieron ir a por una bebida. Era el momento de reunirse y tomar una bebida.
Al día siguiente - El Hotel - Egipto - El Cairo - Harry, Eileen y Severus.
"¿Os lo pasasteis bien?" preguntó Severus sentándose pareciendo desgastado.
Suprimiendo su mueca "Sí, ¡fue muy divertido! ¡compré un par de cosas! Un pequeño Tutankamon de oro, una esfinge y una pirámide. ¡Mi favorito es el libro! ¡Está en egipcio así que espero que el hechizo trabajo sobre escritura!"
"Estas de suerte, lo hace," gruñó Severus ¿tenía que ser Harry tan malditamente ruidoso? Definitivamente bebió demasiado ayer. Perdió completamente la noción del tiempo, no estaba seguro de cómo consiguió volver al Hotel sin perderse. Aunque no podía negarlo; se divirtió estando con gente que pensaba como él.
"¡Genial!" dijo Harry dándole a Severus un café negro cargado.

"Bueno hoy es el último día," dijo Severus.

"Sip, pensé que todas duraban tres días" dijo Harry, recordaba a Severus diciéndoselo.
"Normalmente lo hacen, no siempre." dijo Severus en voz baja, dando un sorbo al café.

"¿Así que qué harán hoy? Quiero decir, ¿todo fue cubierto?" preguntó Harry.
"Generalmente actualizar el libro, agradecerles otra vez y confirmar si han aprobado o no." dijo Severus.
"¿Conseguiré un libro nuevo?" preguntó Harry tensándose.
"No," hizo una mueca Severus secamente, "Sólo recibes uno."
"Oh," dijo Harry bueno suponía que tenía sentido. "¿Así que cuando se activa el traslador? ¡Por que me gustaría ver las pirámides antes de irme! Me encantaría saber como las hicieron."
"Magia," dijo Severus secamente.

"¿Qué?" preguntó Harry sorprendido por la respuesta de Severus.
"Magia, todo en la mitología egipcia es verdadera, de ahí que muchos tengan la cabeza de una animal...era su forma Animaga...los esclavos obviamente eran magos. Aunque los Muggles piensan que los 'Aliens' les ayudaron." replicó Severus sarcástico.
"¿Hay un sitio al que podamos ir...un sitio mágico en Egipto donde podemos comprar libros sobre ello?" preguntó Harry con esperanza. "Claro que lo hay," dijo en voz baja Severus, "Si quieres ir a los dos sitios tenemos que ir rápido."

"Oh ¡esto va a ser divertido!" dijo Harry feliz.
Los ojos negros de Severus miraban tristes al adolescentes, ¿cuánto habría sabido Harry si sus padres le hubieran cuidado correctamente? Si le hubiesen educado como debieron en primer lugar. Probablemente no sería como ahora. Negarle una educación hizo que el deseo de Harry por el conocimiento fuera muy fuerte, mucho más siendo un niño. Le recordaba a si mismo, un poco. Desafortunadamente se dio cuenta de que la vida de Harry era peor de lo que fue la suya. Había tenido una amiga y una madre que le adoraban. Harry no tuvo ninguna de esas dos cosas. Harry de verdad no sabía como ser un niño. Se dio cuenta de que no podía negar a Harry esas cosas, no solo por que estaba muy er...muy orgulloso de él sino por que había sido negado demasiadas cosas en su corta vida.
"Vístete, nos iremos ahora." dijo Severus levantándose del sofá y yendo a la a
habitación de su madre. Cuando volvió no se podía ver a Harry, una sonrisa de sorpresa cruzó su cara.
"¿Mamá? ¿Estás despierta?" preguntó Severus.

"¿Qué pasa hijo?" preguntó Eileen yendo hasta la puerta totalmente vestida.
"¿Te gustaría visitar el centro comercial del Cairo? Harry quiere conseguir algunos libros de historia mientras está aquí." dijo Severus.
Los ojos de Eileen se encendieron, "¡Por supuesto!" dijo Eileen, cogiendo su cartera mientras una mirada de presunción se reflejaba en su cara, Severus no la pudo ver. Parecía que su hijo no podía negar nada a Harry. A lo mejor debería sugerir a Harry que se merecía un fin de semana - uno de verdad. Un sitio muy cálido, después de su cumpleaños por supuesto. Su hijo no tocaría a Harry siendo menor de edad, no había forma alguna. Puesto que no podía negar nada a Harry, de lo único que debía asegurarse es de que le acompañase...a lo mejor sugería ir con ellos - solo para asegurarse de que todo fuera bien. Ocultando sus pensamientos de triunfo se reunió con Harry en el salón y todos fueron al centro comercial mágico de El Cairo.
Era un desierto bullicioso lleno de gente hablando en egipcio vendiendo todo tipo de cosas. A Severus le tomó unos segundos enseñarle el hechizo para la traducción, así podía regatear con ellos si veía algo que le gustase. No había muchas tiendas, en vez de eso solo carros llenos de cosas. Harry parecía completamente alucinado. Harry al parecer era bueno regateando, se compró 5 libros, unos cuantos libros de Anubis y dos sets de juegos mágicos de cartas y cartas de snap explosivos. También compró un bonito colgante egipcio con Luna escrito en egipcio y le compró uno a Eileen también. Y una pulser con Neville escrito en egipcio.
"Oh Harry ¡es precioso!" exclamó Eileen mirando a Harry tocada, besándole en la mejilla y poniéndose el collar dorado.
Harry volvió a sonrojarse pero continuó, llegaron a la mitad del mercado y decidieron ver la pirámides antes de irse a la conferencia después tendrían que volver a casa. No es que a Harry le importase, la Mansión Prince era su casa. La amaba y era feliz ahí.
"Son preciosas," tragó Harry una vez que pudo ver la pirámide principal desde donde estaba al lado de la esfinge. Mirándolas hizo una mueca triste, recordando la esfinge que vio en el laberinto antes de que su vida cambiara. La araña, recordaba el acertijo que la esfinge le dio.
"Claro," dijo Severus.

"Son tan grandes," dijo Harry alabándolas completamente.
"Lo son," dijo Eileen mirando a la alucinante vista que tenían delante tanto ella como Harry. Severus como siempre estaba inmutado, nadie más a parte de Eileen notó que Severus estaba mayormente mirando a Harry. Lo que causó que resurgiera una pequeña sonrisa en Eileen. Las preciosas pirámides delante de ellos, años de historia en esas piedras y en ese suelo. Donde los magos y brujas anduvieron libremente alguna vez.
"Llegaremos tarde si no nos vamos," dijo Severus mirando al reloj Muggle que estaba llevando.
"Estoy agradecido de saber hacer fotografías de recuerdos, ¡esto es algo que no puedo olvidar!" exclamó Harry, apartando los ojos verdes de la maravillosa vista delante de él.
Con eso dicho los tres hicieron el camino de vuelta al lugar de aparición donde ningún Muggle podía verles. Apareciendo directamente en el Hotel, Severus tomando a Harry quien todavía no podía aparecerse. Lo que le recordaba a Severus algo, había estado queriendo decírselo a Harry.
"Puedes obtener tu licencia de aparición, al estar emancipado no tienes que esperarte a los 17." dijo Severus.
"¿De verdad? Guay." dijo Harry añadiendo eso a su lista de cosas que tenía que hacer. Sería muy útil en caso de que algo pasara.
Volvieron a sus sitios de ayer, quitando el nombre que había en sus sitios mientras lo hacían. Todos los que crearon una poción tenían un sitio reservado - era su primer día después de todo. Eileen se sentó al lado de Severus y Harry. No estaba reclamado todavía, y si alguien lo intentaba sabrían todo sobre ellos. Nadie se metía con la madre de Severus Snape y vivía para contarlo.
NA: ¡Aquí vamos! Alguna personas quieren que Harry ayude a nick huh? Bueno puede ir de muchas maneras así que apostad - Harry se entera y le dice a su hermano y después se va sabiendo que su hermano no tiene los huevos para hacer nada. Se va sin decir nada, después de todo nick le había dejado para irse, después le dice a Sirius sobre ello y le deja a él que lidie con todo. O es Harry el buen hombre y hace lo que se debe hacer? Si lo hace podrá umbridge librarse debido a sus conexiones o acabará en azkaban? O arresto domiciliario? Quereis verla como un mortífago en la historia? Próxima capítulo licencia de aparición umbridge es descubierta y por supuesto exámenes! Final del quinto años

Volver arriba Ir abajo
 
Traducción Invisible Capítulo 33
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Eowyn-
Cambiar a: