La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Traducción Invisible Capítulo 6 parte 2

Ir abajo 
AutorMensaje
Eowyn
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 123
Fecha de nacimiento : 10/08/1990
Edad : 27
Localización : España
Galeones Snarry : 5455
Fecha de inscripción : 24/07/2013

MensajeTema: Traducción Invisible Capítulo 6 parte 2   Mar Ago 18, 2015 2:19 pm

Podeis encontrar la historia original aquí https://www.fanfiction.net/s/3780602/1/Invisible



Nota: Estos personajes no son nuestros, le pertenecen a la multimillonaria escritora J.K. Rowling, y otros que hayan comprado sus derechos. Este fic no es de mi autoría, yo solo estoy traduciendo del idioma inglés, este fic pertenece a DebsTheSlytherinSnapefan

Mesa de Ravenclaw

Los de primer año ya se estaban hablando unos a otros, conociéndose. Harry no sabía qué se suponía que debía decir o hacer, puesto que nunca antes había tenido un amigo. Se sentó cenando en silencio, y cuando alguien le preguntaba algo, él contestaba. Mayoritariamente, ellos querían saber sobre su hermano.

"¿Cual es el color favorito de tu hermano?"r32;"¿Cual es la material preferida de tu hermano?"r32;"¿Cómo es tu hermano?"r32;"¿Por qué no estas en Gryffindor con tu hermano?"r32;"¿Qué pasó la noche de Halloween? ¿Cómo destruyó tu hermano Quién-Usted-Sabe?"

Esas eran solo algunas de las muchas preguntas que le gritaban; Harry estaba comenzando a cabrearse. Lo peor es que no sabía la respuesta a ninguna de esas preguntas, y sabía que de todas formas no se las diría. Se sentí a punto de llorar; a nadie le importaba, era solo su hermano. ¡Incluso su propia casa no le miraba! respirando, se sentó ahí simplemente cenando.

La noche para Harry parecía eterna, pero para los demás, el tiempo pasó volando, y antes de que lo supieran, Dumbledore se había levantado. Les dio una calurosa y amistosa buenas noches, diciendo a todos que tuviesen bonitos sueños —antes de añadir una cosa más.

"Ahora, antes de ir a la cama, la canción del colegio" dijo el Director Dumbledore.

Los alumnos de Slytherin así como los profesores se mantuvieron en silencio mientras que los demás alumnos se hacían burla unos de otros mientras cantaban. Hoggie hoggie hog wash. Nick Potter cantaba con todos los demás; Severus, en cambio, vio que Harry Potter estuvo cayado a lo largo de toda la canción.

La canción terminó hacia una marcha funeraria, halagos a los gemelos de pelo rojo de la mesa Gryffindor, los cuales la gente conocía como Fred y George Weasley, los bromistas. Harry estaba agradecido de que hubiese terminado; solo quería irse a la cama y dormir y descansar de todas las agotadoras preguntas.

Fueron guiados a la torre de Ravenclaw junto con los Gryffindors, que tomaron distinto camino en las escaleras que se mueven. Harry casi se cae cuando las escaleras se movieron. Cuando llegaron a la cuarta planta, los Gryffindors y Ravenclaws cambiaron de dirección par air a sus torres. Los prefectos de Ravenclaw explicaron a los Ravenclaw el mecanismo de entrada—responder una pregunta correctamente, siempre una pregunta distinta—les dejaba entrar en la sala común, y y daba una larga, y pesada lectura de bienvenida. Harry ni siquiera se molestó en escucharles, puesto que sus ojos estaban en los libros, puesto que no podía esperar a leerlos eso seguro.

Al final de la charla, un Prefecto distinto se adelantó y dijo, "Los elfos domésticos debería haber dejado vuestros baúles y las cosas necesarias para los de Primero en vuestra habitación, así que solo id habitación por habitación del pasillo que pone primer año—las chicas están cruzando la puerta a la derecha y los chicos a la izquierda. Los Ravenclaws tienen suerte, puesto que sólo hay dos por habitación, y un apropiado espacio para el guardarropa, armario, mesa y una larga estantería para los libros de los ocupantes, así que tenéis mucho que deshacer. Iros ya."

Así que, los niños y niñas se separaron y fueron a su habitación, buscando en cada habitación por su baúl. Cuando Harry finalmente encontró la suya, estaba sorprendido—y secretamente complacido—de ver que era la mitad de las habitaciones que había visto, pero había solo una cama y un mueble de cada una de las piezas que corresponde. Entró y cerró la puerta, cerrándola antes de girarse y contemplar la habitación.

En la Mansión Potter, la mayor parte de su casa era roja y dorada. No, no odiaba esos colores, pero tampoco le gustaban. Le era más fácil vivir con el azul y Amarillo de los dormitorios de Ravenclaw, y le ayudaba a calmarse mientras iba hacia su baúl, lo abrió, y comenzó a sacar cosas del baúl y ponerlo en los armarios y estanterías. Puede que fuse más pequeña que la que tenía en la mansión, pero ya se sentía más como un hogar que la mansión.

Antes de terminar, oyó que llamaban a la puerta, y con prudencia la abrió par a ver a otro niño de primer año ahí. El niño dijo sin preámbulos, "Estoy buscando mi baúl. ¿Te importa si miro aquí?"

"Solo hay una cama en esta habitación, así que no puede estar aquí," Harry le dijo, empujando la puerta lo suficiente para que el chico viese que efectivamente solo había una cama en la pequeña habitación.

Primero, el niño parecía un poco sorprendido. Después su expresión se volvió sospechosa, y finalmente, se volvió furiosa y comenzó a gritar, "¿Por qué TU tienes una habitación sola? Eres un Potter—¡Es la primera vez que uno de los vuestros ha estado en Ravenclaw! ¡Mi familia toda ha estado en Ravenclaw por generaciones, así que alguien tiene que tener una habitación unitaria debería ser yo! Sal, voy a poner aquí mi baúl, Potter." La forma en la que el chico sonaba hacía parecer como si soltara veneno.

Frustró a Harry, es más le hizo enfurecer. Sus ojos brillaban y su voz deliberadamente suave y calmada, estableció, "No elegí esta habitación. Si tienes un problema, habló con los elfos domésticos. Mientras tanto, me voy a la cama. Buenas noches." Entonces cerró la puerta de un portazo y la bloqueó antes de que el cho pudiera reaccionar.

Sin dares cuenta, también puso un encantamiento de silencio (aunque terminó por la mañana), así que mientras terminaba de desempacar y subía a la cama, no escuchaba al chico gritar y profanar su nombre. No supo que el chico fue llevado ante su Jefa de Casa para una charla, puntos perdidos, y una detención, y no supo sobre la división que había causado en Ravenclaw por haberse negado a ser acosado por un Sangre Pura. Algunos le respetaban por eso, otros le odiaron por eso, pero ninguno de ellos sabía muy bien como encasillarle, así que a la mañana siguiente, nada había cambiado para él.

No supo hasta la mañana siguiente que su nombre había aparecido en una placa fuera de su habitación (todas las puertas tenían una plaquita con el nombre de los ocupantes), pero había un beneficio de ello que realmente apreciaba. Por lo menos no tendría que aguantar a los miembros de su casa haciéndole preguntas sobre su hermano.

Pronto, todos se estaban preparando para el primer día de colegio. Estirándose, Harry se levantó sin problema, yendo a los baños de primer año antes de que todos comenzasen a llegar. Se vistió rápidamente con su uniforme y sacó sus libros nuevos, los cuales ya había leido varias veces. Usó algunos hechizos en su mochila para hacerla más ligera y que le hiciese menos daño en la espalda, despues movió todos los libros de sus clases a la mochila, junto con un montón de pergaminos, plumas y tinta

Mientras dejaba la habitación, se aseguró que solo se abriese con su magia puesto que no quería a nadie revolviendo en sus cosas. ¿Quién sabe lo que harían? Lo peor que puede pasar sería que le robasen las cosas y obligarle a hacer cosas para recuperarlas, como responder a preguntas de su hermano u obligarle a hacer sus ensayos. Entonces comenzó su camino al Gran Comedor.

Le tomó 20 minutos para llegar—se perdió tres veces antes de llegar. El Gran Comedor estaba ya lleno de gente, y nadie levantó la cabeza cuando Harry entró; no le importaba a Harry. Estaba acostumbrado a ese trato. Sentándose al lado de un chico qu eno conocía, uno diferente del de ayer por la noche, saltó cuando Filius Flitwick le dio su horario alegremente, una mirada de orgullo. Inmediatamente, comenzó a mirarlo.

Harry había visto la lechuza familiar entregándole una carta a su hermano; no estaba sorprendido, pero se entristeció, cuando nada vino a él. No se había esperado nada realmente, pero aún así dolía que no podían (o no querían) ni siquiera felicitarle, o incluso ni siquiera decirle lo disgustados que estaban. Harry realmente odiaba ser ignorado—de alguna forma que le gritaran era mucho mejor, puesto que por lo menos implicaba que sabían que existía.

Era capaz de sentarse y disfrutar el desayuno más que los demás, pues estos al recibir el horario debían volver al dormitorio a por sus libros. Harry ya tenía todos los libros que iba a necesitar este año en su mochila.

'Tengo la mayor parte de las clases con Slytherin. Es mejor que Gryffindor, supongo. Lo menos que tenga que ver con mi hermano, mejor,' pensó Harry mientras continuaba leyendo (y memorizando) su horario.

Poniéndolo delante en su mochila y así podría verlo siempre, después empezó a preguntarse cómo Transformaciones, su primera clase del día, sería. También se preguntaba cómo sería McGonagall, puesto que pensaba que sería una clase fácil, ya que había aprendido Transformaciones años atrás.

'Debería ir yendo, a lo mejor me cuesta un rato llegar hasta allí,' pensó Harry, sacudiendo la cabeza mientras se levantaba, cogió un trozo de tostada, unto mermelada, y salió del Gran Comedor yendo hasta su clase, estaba sorprendido de encontrar con tanta facilidad la clase de Transformaciones. En la mesa del frente había sentado un gato negro y gris con espectaculares marcas en sus ojos. Puesto que era casi el primero en llegar, se fue al final de la clase y se sentó a esperar que la clase comenzara. Tuvo que pararse a si mismo de reírse cuando su hermano y Ron entraron en la clase algunos minutos tarde y hechos un desastre.

"Gracias a Merlin que ella no está aquí," dijo Ron, sentándose. Sólo había dos sitios libres, y eran justo al frente.

De repente, el gato negro y gris encima de la mesa comenzó a moverse, tembló, y se convirtió en la Profesora McGonagall. "A lo mejor debería transformar a uno de ustedes en un reloj de pulsera pues así el otro llegaría a tiempo," dijo la Profesora McGonagall, sonando a su vez enfadada y disgustada mientras que les gritaba, mientras que los demás estaba alucinando con el cambio desde su forma animaga.

"Lo siento, Profesora McGonagall. Fue culpa de Ron," replicó el Niño-Que-Vivió, dándole a la mujer una sonrisa encantadora.

"Bien. Siéntese, Señor Potter," ordenó McGonagall, y Nick rápidamente se sentó junto a Ron. "Señor Thomas, quiero que reparta lo que está en la caja," dijo la Profesora, señalando a Dean Thomas la caja a la que se refería.

"Sí, Señora," dijo el chico, saliéndose de la silla.

"Ahora, quiero darles la bienvenida a clase de Transformaciones. Mi nombre es Profesora McGonagall, en caso de que alguien lo haya olvidado, quiero que trabajéis duro. No me conformaré con menos," dijo la Profesora McGonagall con los labios fruncidos y el moño que le hacía parecer más intimidante y con su túnica verde de bruja.

Una vez que todos tuvieron algo, Thomas se sentó y la profesora tomó un paso más, demandando la atención de sus estudiantes con un aura que hacía ver a sus alumnos que no toleraría tonterías en su aula. "Quiero que todos miren su libro y lean el capítulo 1. Daré 5 puntos a la casa que consiga transformar lo que tienen delante en una aguja. Tan raro como es que alguien consiga hacerlo, los puntos estarán bien-merecidos—pocos han sido capaz de hacerlo desde que estoy aquí," dijo la Profesora McGonagall. La clase comenzó.

Fue después de 10 minutos de que la bruja terminase.

"¡Bien hecho, Nick! ¡Sólo un poco más y se transformará completamente! Si eres capaz, te daré 5 puntos extras," ofreció la Profesora McGonagall, sonriendo un poco.

Por supuesto Nick era bueno en transformaciones...Los dos lo eran de hecho, pero Nick obtenía toda la ayuda que necesitaba mientras que Harry tenía que hacerlo por si mismo. La razón por la que no esperaba que ninguno lo consiguiese era por que sus padres no les enseñaban Transformaciones de antemano. No ha mucha gente le gustaba Transformaciones, pero James Potter era bueno en ellas, y sus hijos se parecían a él en eso. La mayor parte de los sangre limpia pasaban su tiempo aprendiendo latín y protocolo, lecciones de etiqueta, y artes escuras, nada parecido a Transformaciones.

Harry, él sólo lo hizo casi enseguida, pero nadie le notó ni a él ni a los pequeños zafiros azules que cayeron en el reloj de arena de Ravenclaw que había en la clase, que era una copia del del Gran Comedor—todas las clases tenían un duplicado en una de las paredes. Ni siquiera su pareja lo notó; pues lo estaba intentando él, su concentración estaba en ello. Si McGonagall hubiese mirado al otro lado de la clase, ella habría visto que tanto Harry como la nacida de muggles lo hicieron antes que Nick. La chica era la misma del tren, quien tenía el pelo rizado y los dientes más largos que lo normal. Parecía enfadada por que la profesora no la miraba, mientras que Harry ya estaba acostumbrado.

Harry dejó de mirar a la chica disgustado, pensando, 'La mascota de la profe.' Odiaba a la gente como ella; su hermano era así también, esperando recompense por todo lo que hacía. Era patético y molesto. No pudo evitar pensar, ‘Tiene mucho que aprender. Nadie la felicitará, no cuando Nick Potter está alrededor, eso seguro.' Sacudió con la cabeza ante sus pensamientos.

"¡Bien hecho, Señor Potter!" sonrió la Profesora McGonagall de repente. "¡5 puntos extra para Gryffindor!"

Entonces el timbre sonó, todos recogieron y comenzaron a salir mientras McGonagall pensaba que solo una persona lo había conseguido. Una vez que los alumnos se fueron, la mujer rápidamente recogió la clase, después paró dándose cuenta que habían sido tres alumnos los que lo habían conseguido. No sabía quienes fueron los otros dos chicos, pero de repente estaba deseando ver qué pasaba. Tres prometedores estudiantes, todos en una case...tenía que enterarse de quienes eran. Tendría que revisar la lista para comprobar las localizaciones...

No se dio cuenta hasta ese momento de que había pasado toda la clase ayudando a Nick a conseguirlo, después lo descartó como poco importante. Sabía que iba a necesitar toda la ayuda que pudiese conseguir; sabía de la profecía, puesto que Albus y James mantenían pocos secretos de ella.

Los de primer año se fueron a DCAO, solo para que fuse una clase de la que Harry solo se quería reír como si fuera una broma. Solo esperaba que el profesor estuviera jugando con ellos al ser el primer día; sino entonces es que era un complete desastre. Harry se fue al final de la clase, cada vez más enojado, y comenzó a leer un libro mientras que una pluma hechizada escribía todo lo que el profesor decía. Lo bueno es que podía encantar a la pluma para que esperase a que el hombre terminase de hablar para escribir, de otra forma los apuntes serían hojas llenas de tachones y notas. Él solo las miraba en su camino a Encantamientos, aprendiendo más de sus notas que de lo que decía el hombre.

Encantamientos fue genial, puesto que el pequeño profeso y Jefe de Casa de Harry era muy inteligente y feliz. Además prestaba atención a todos, Harry decidió que le gustaba el Profesor Flitwick. Tuvieron que leer primero también; aunque, el libro de Encantamientos era más largo que el de Transformaciones, pero los hechizos eran más fáciles. Harry se pasó la clase leyendo y pretendiendo que trataba hacer el hechizo, pero Nick realizó el hechizo rápidamente. Lily había enseñado a Nick cómo hacerlo; Harry sabía hacerlo también, pero no quería llamar la atención del profesor en una clase donde el profesor prestaba atención a todos los alumnos, así que decidió no hacer bien el hechizo.

No iba a ser vencido ni a recibir cartas diciendo que quería robar la atención. Recordó una vez cuando era pequeño y probó una de las escobas familiares. Fue divertido mientras duró, hacienda trucos que no podía hacer Nick. James solo le había llamado ladrón de atención, y su hermano le pegó en la cara.

Con un pequeño temblor, Harry solo reconfirmó el hecho de que no quería llamar la atención en ninguna clase que tuviera con Nick.

Finalmente, la clase terminó y Harry miró rápidamente buscando a Nick. El otro chico ya se había ido, junto con la mayor parte de los Gryffindors, así que Harry llamó, "¡Profesor!"

"¿Qué quiere, Señor. Potter?" preguntó Profesor Flitwick alegremente, uniéndose a Harry en su mesa.

"¿Puedes ver como realizó el hechizo antes de irme, por favor?" preguntó el niño de 11 años. Con el asentimiento del mago y el adelante Harry hizo el hechizo perfectamente.

"Oh, ¡bien hecho! ¡Lo tienes! ¡5 puntos para Ravenclaw!" anunció Flitwick feliz. "¡Ya puede irse!" añadió el Profesor, animando al agradecido chico a irse.

Después Pociones, que era con los Hufflepuffs esa vez. No era una clase con su hermano. Sentándose en una silla en la clase de Pociones, comenzó a leer un libro mientras esperaba a que llegar la gente. No parecía que quisieran entrar, y ninguno se sentó cerca de él. Se preguntaba que demonios estaba pasando; estaba sentado al final de la clase y sabía que estaban evitando la parte de delante, pero también parecía que le estaban evitando. Encogiendo sus hombros, se escondió detrás de su libro. No estaba mal, pues tenía espacio para poner todas sus cosas pues tenía el banco para si mismo. Se dio cuenta de que estaba bien con eso, no le molestaba que nadie quisiera sentarse con él.

Entonces, la puerta se abrió y entró el Maestro de pociones y Profesor Severus Snape. "Están aquí para aprender la sutil ciencia y el exacto arte de fabricar pociones. Puesto que en esta clase se mueve poco la varita, pocos creerán en esta magia. No espero que entendáis el fino arte de la creación de pociones ni la magia de un caldero, así como tampoco el poder de un liquido pasando por las venas humanas, controlar la mente, embotellar las esencias...Puedo enseñaros a embotellar fama, hacer una infusión de gloria o incluso parar la muerte—si es que no sois como los cabeza huecas a los que doy clase todos los años." Todo el diálogo narrado en un susurro, pero la última parte la de las cabezas huecas fue más alto, como un rayo. **

Después de una pausa, el hombre en túnica negra comenzó, "En la pizarra están las instrucciones para una estúpidamente fácil poción, la Cura para Heridas. Escribid las instrucciones, puesto que la estaréis bebiendo en breve. De hecho, preparaos para tomar notas."

No atormentó a los Hufflepuffs ni a los Ravenclaws tanto como a los Gryffindors en las clases Slytherin/Gryffindor. Las clases de Ravenclaw/Hufflepuff eran las clases más tranquilas y seguían bien las instrucciones, probablemente por que no había ningún prejuicio entre las Casas. No, la lucha entre las Casas era entre Gryffindor y Slytherin.

Severus sabía que Voldemort no solo había reclutado Slytherins, sino a gente de todas las Casas. Además no estaba bajo ninguna ilusión, como os demás—sabía que Voldemort volvería; era parte de la razón por la cual actuaba como actuaba, sabia que cuando Voldemort volver tendría que se más duro, más fuerte. Bien, algunos sabían que Voldemort volvería, como Dumbledore, McGonagall, los Potter, y algunos otros miembros de la Orden...No los suficientes.

El Maestro de Pociones agradecía no tener que actuar en esta clase, puesto que no sería una clase que le estuviese vigilando...No era la clase de Nick Potter, donde el Niño-Que-Vivió estaba.

Se asombró cuando leyó la lista y se dio cuenta de que Harry Potter estaba en su clase. Buscando al chico mientras que leía su nombre de la lista, le encontró en la esquina de la clase, listo para tomar notas después de haber anotado las instrucciones. Severus mantuvo un ojo en el chico mientras pasaba lista, y mientras hacía la poción después de eso. El joven Potter estaba realizando la poción con una paciencia que solo se había visto tener a si mismo en esa materia, pero todavía no estaba seguro de que pensar del chico.

Aunque pensase que el chico estaba bien, no podía ser pillado siendo amable con el hermano del Chico-Que-Vivió. Aunque, simplemente podía decirle a Voldemort que estaba corrompiendo la mente del chico, como si fuera a funcionar—de hecho tener a miembros de familias del lado de la luz traicionando a su familia y amigos era uno de los juegos favoritos del Lord. Severus sacudió la cabeza para aclararla. Odiaba pensar en Voldemort volviendo pues le ponía de muy mal humor. Decidió no pensar más en el chico.

Mirando lejos de Harry Potter, ladró a los estudiantes que estaban a punto de añadir un ingrediente mal.

Harry había visto a su profesor de Pociones mirándole. Estaba confundido, nadie le había mirado durante tanto tiempo que le hacía parecer incómodo. Tembló levemente, pensando en lo que habría pasado si hubiese sido cogido como héroe. No creía que hubiese podido soportarlo, y no sabía como su hermano podía soportarlo.

En la cena, Nick era la noticia del día. Mirando alrededor vio que su hermano estaba rojo y a punto de explotar. Con el ceño fruncido, se preguntaba qué demonios estaba pasando, así que empezó a escuchar la charla de los Ravenclaws hasta que se enteró de lo que había pasado.

"...El Profesor Snape fue directamente a por él...";"...Le preguntó preguntas que no sabía...";"...Aunque yo las sabía y también la hija de muggles..."

'Esa chica me está poniendo nerviosa. Solo espero que saque las narices de mis asuntos. Gracias a Merlin no la tengo en muchas clases,' pensó Harry, sacudiendo la cabeza. Oh, cuantas ganas tenía de estrangularla. Aunque, a su favor, Harry encontró increíble como su hermano no pudo contestar a las preguntas que le hacían. ¿No había leído los libros?

Pronto se enteró de cual fue la pregunta que Nick no podía contestar.

"...No sabía lo que pasaría si añadía raíz pulverizada de asphodel a una infusión de ajenjo. Estúpido..."

'¿Asphodel y ajenjo? ¿No es esa la droga de los muertos vivientes? Lo miraré,' pensó Harry. "...No sabía donde encontrar bezoar..."

'¡Eso es estúpido! Está en la segunda página de 100 hierbas y setas mágicas, te dice que lo encuentras en el estómago de un ganso. Es el Segundo ingrediente sobre el que aprendes. Se que tiene el libro,' pensó Harry, preguntándose qué es lo que pasaba. ¿Su hermano no era tan tonto no?

"...La última era más fácil. Era una pregunta trampa sobre cual es la diferencia entre monkshood and wolfsbane..."

'¿Qué?' pensó Harry. Oh, ¡Nick era tan estúpido!' Las preguntas iban de difícil a fácil. No extrañaba que los Ravenclaws pensaran que era estúpido y por que Snape estaba cabreado. Es la misma maldita planta...' pensó Harry.

Antes de que nadie lo supiera, era el día anterior a vuelo con una señora llamada Madam Hooch. Harry estaba deseando que llegara, pero ahora, estaba andando a lo largo del campo de Quidditch y nadie estaba alrededor.

Nick era bueno volando, pero no tan bueno como Harry. Indudablemente, Harry era mejor, tanto que incluso Nick tenía que admitirlo. La malo es que el otro gemelo era un celoso. Creció enseñándole que tenía que ser (y ERA) bueno en todo, ¿así que por qué pensaría lo contrario? A pesar de lo bueno que era Harry no era un piloto fantástico, era solo natural—lo que significaba que James no podía haber sido su rival volando, aunque lo hubiese querido.

Queriendo una pizca de vuelo otra vez, se fue al armario de las escobas y tomó una. No había nadie que le dijese que er un ladrón de atención así que podría volar unos minutos; después de todo pretendería ser muy malo durante la clase. Demasiado tiempo siendo nadie. Su pelea con su padre y hermano hizo que no quisiera volver a montarse en una, por lo menos no donde alguien de la familia le viese. No era un ladrón de atención y nunca lo sería.

Subiendo a la escoba, comenzó a volar, no sabiendo que iba en contra de las reglas. Después de todo la carta solo decía que no podían traer sus propias escobas no que no pudiesen volar fuera de las clases supervisadas. Comenzó a hacer giros y piruetas, sintiendo la libertad que le traía. No le gustaba el Quidditch (demasiado competitivo), pero volar era genial. No veía nada excitante o de lo que mereciese la pena hablar. Lo que le gustaba era la libertad que sentía al volar por unos poco minutos, aunque todavía prefería un buen libro.

"¡POTTER!" gritó McGonagall de repente, acercándose tratando de verle mejor, pues no llevaba las gafas.

Jurando en silencio, intentó buscar un escondite, pensando que a lo mejor si desaparecía la mujer no lo sabría y pensaría que fue otro. Entonces se dio cuenta, ¿a quien quería engañar? Había gritado 'Potter'. Desvaneciendo la escoba en los arbustos corrió a la biblioteca y metió la nariz en un libro esperando así evadir el problema.

Se pasó la tarde en la biblioteca y ahora era hora de cenar. Estaba girando la esquina cuando oyó las voces de su hermano y Ron. Hablando en la mitad del pasillo, escuchó la conversación.

"No, ella solo me ha dicho que soy el buscador más joven de la historia," dijo Nick, sonriendo.r32;"¡Pero estábamos contigo! Tu no volaste, ¿Así que qué demonios ha pasado?" preguntó Ron, sonando confundido. "Fui yo solo hace poco," respondió Nick, mintiendo rápidamente para que no sospechara.r32;La mandibular de Harry se cayó ante eso.

Así que McGonagall pensó que fue Nick, y otra vez los méritos de sus habilidades. Pegándose a la pared, paró las lagrimas de bajar por su cara con un acto de deseo. Llorar no cambiaría nada. A nadie le importaba, nunca. Era mejor no llorar ante nada, lo había aprendido por el camino duro. Todavía se preguntaba como lo que hacía acababa siendo mérito de su hermano...Primero Voldemort, después muchas muestras de magia accidental, y ahora esto.

No sintiéndose hambriento volvió a su dormitorio, no queriendo oír ninguna celebración de que Nick Potter estaba en un equipo de Quidditch. Lo ultimo que deseaba era oír como todos felicitaban a Nick por lo bueno que era mientras que a él le decían lo pequeño e insignificante que era. Su cuarto era mejor que el Gran Comedor, aunque no tuviese ningún deber con el que distraerse—ya los había terminado. Se quedó toda la noche encerrado en el cuarto intentando no sucumbir a los sentimientos de agonía tras los acontecimientos recientes.

Antes de que nadie lo supiera Halloween ya estaba aquí. Harry estaba excitado, oyendo y viendo como la gente preparaba y se estaba preparando para Halloween. Nunca lo había celebrado, y sabía que podía salirse con la suya y no estar ahí— después de todo no les importaba.

Se quedó en su cuarto hasta que oyó los pasos de sus compañeros reducirse a nada. No le llevó mucho tiempo a Harry de aburrirse, así que buscó en su librería por un libro, pronto dándose cuenta de que los había leído todos. Sacando su pase de biblioteca, que le permitió sacar libros de la Biblioteca, se encaminó a su lugar favorito de toda la escuela.

Estaba tan concentrado en llegar a la Biblioteca que no oyó el gruñido ni olió la esencia hasta que estaba muy cerca. En shock, se cayó cuando el pasillo tembló a cada paso que la cosa daba. Preguntándose que demonios hacía un gigante o un troll en el colegio, retrocedió, sus ojos buscándole—y encontraron una montaña que era el troll.

"¡Conjunctiva!" gritó Harry, con miedo sabiendo que la bestia podría y le mataría. Todavía se quedó más en shock cuando procesó que había efectivamente un troll en el colegio. Harry se dio cuenta de que no debió hacer eso cuando vio que estaba pisando alrededor y pegado a las paredes. Si acaso, el troll fue a peor, pero gracias a Dios, las paredes se estaban llevando la peor parte hasta ahora.

Pensando en otro hechizo que pudiera utilizar, finalmente decidió uno. Apuntando con su varita, gritó un hechizo que había encontrado un libro de pociones de unos años más. Estaba en la estantería con los libros usados cuando había ido a tomar uno en una clase por que se había olvidado el suyo. Lo había cogido así como el de primer año. Sabía que era el libro de pociones de sexto, pero amaba las Pociones lo suficiente como para cogerlo, especialmente cuando vio que tenía notas y los ingredientes apuntados. Viendo lo que el libro contenía nunca lo devolvió. Pociones sería tan fácil con los apuntes de los márgenes para ayudarle. Nadie le echaría de menos—era solo un libro usado dejado en el armario para cuando los alumnos olvidasen sus libros.

"Levicorpus," gritó el chico, poniendo tanta magia como pudo en el hechizo.

El Troll estaba dado la vuelta en unos segundos; aunque, Harry no podía mantener el hechizo pues era demasiado pesado. Con un movimiento, el troll se cayó de cabeza. Vio el golpe y se quedó mirando como el cuello del troll se partia por la mitad. Estaba desgarrado y colgando, sangre verde de troll esparciéndose por todas partes. Asqueado por la vista, se fue rápidamente de la escena. Si fuse visto ahí, Nick escribiría a casa, y no quería un Howler desde casa llamándole ladrón de atención por intentar salvar su vida. Especialmente no enfrente de todos, que es cuando los Howlers tenían tendencia a acudir.

Albus Dumbledore bloqueó las entradas de las salas comunes, sabiendo que quien fuera que estaba fuera había matado al troll. Quería saber quien tenía tanta magia para matar a un crecido troll de montaña.

"Todos los que no estén en la sala común deben bajar al Gran Comedor inmediatamente," anunció el Director, su voz enfadada mientras se encaminaba a lo largo de todas las salas comunes para que todos le oyeran.

Harry y otros que no habían estado en su sala común entraron mirándose culposos. La primera en entrar fue Hermione Granger, seguido de Ronald Weasley y Nick Potter. Último pero no menos importante Harry Potter.

"¿Alguno de ustedes estuvo cerca del troll?" preguntó el Director, sus ojos no brillaban. Por un momento nadie dijo nada.

"Lo estuvimos, Señor," dijeron Ron y Nick preocupados. Vieron al troll y corrieron cuando este soltó un gruñido.

"¿Y qué hacían ahí?" preguntó Dumbledore, su voz fría y dura.

¡Nick debía salirse del problema! ¡Lo necesitaba! Nunca había estado en problemas y no empezaría ahora, así que le contó todo al Director (o una versión editada que le hacía parecer bueno), su voz de disculpa y su cabeza agachada, Mirada en el suelo.

"Lo siento, Director. Verá Ron había sido malo con la hija de muggles llamada Hermione y una chica llamada Parvati e hizo que se enfadaran. Escuché a alguien decir que estaban llorando en el baño, pero nos perdimos en el camino y nos encontramos con el troll. Hice lo que tenía que hacer para pararle," dijo Nick.

"Un poco lejos de donde teníais que estar ¿no?" Preguntó Severus.r32;"Sí señor, nos perdimos," dijo Ron, su cara tan roja que hacía juego son su escudo.

"Bien, 20 puntos por encarar al troll, pero detención con McGonagall por desobedecer las normas," dijo el Director, sus ojos brillando otra vez.

"¡Gracias, Señor!" dijeron Nick y Ron, compartiendo miradas incrédulas. "¿Qué hechizo usaste?" preguntó Severus, con las cejas levantadas.

"Hechizo de levitación, Señor," dijo Nick, recordando su última clase de encantamientos y pensando en la suerte que tuvo de que hubiese habido una vieja, mágica y fina puerta de madera que parecía como si hubiese pertenecido al Gran Comedor cerca de ellos. Había sido capaz de bloquear al troll de forma que no pudiese perseguirles poniéndola entre dos estatuas del pasillo.

"¿Tú libro de Pociones es nuevo?" preguntó Severus, adelantándose hacia su presa. "¿Señor?" preguntó Nick, levantando su cabeza con confusión.r32;"¿Tú libro de pociones es nuevo?" repitió Snape, hablando despacio deliberadamente. "Sí, Señor. Mi madre me lo compró," dijo Nick, aún más confundido.

"Muy bien," dijo Severus. Así que Potter no había matado al troll, el mocoso después de todo estaba mintiendo. O, por su forma de actuar, él y el Director hablaban de cosas distintas.

Sabía los efectos de su propio hechizo; tenía una muy única firma, aunque era parecida a la del Wingardium Leviosa. Dumbledore no se dio cuenta, pero él se dio cuenta desde el momento que examine al troll. Por ello, definitivamente no fue Nick Potter, así que o se estaba llevando el mérito por algo que había hecho otra persona o había conseguido evadir al troll on un hechizo de levitación. Interesante. Tenía curiosidad por saber quien tenía su libro y el conocimiento para realizar esos hechizos. Tendría que revisar a sus Slytherins; solo sus Slytherins actuarían como lo había hecho el vencedor del troll—hacienda algo y después huyendo no diciéndole a nadie o que habían hecho.

Si solo hubiese mirado a Harry en el momento después de que le pregunto a Nick por su libro de pociones, a lo mejor se habría dado cuenta de quien tenía su libro.

Harry, por otro lado, supo que el libro pertenecía a Severus Snape tan pronto como preguntó. Después de todo, el hechizo había estado en el libro y no aparecía en ningún otro sitio. Así qu el Maestro de Pociones era el Príncipe Mestizo...no pudo evitar sonreír un poco, encontrando esa información interesante, muy interesante de hecho. La madre de Snape fue una Prince, entonces. No hay dudas de por que fue bueno en pociones—los Prince eran conocidos por sus pociones. Había leido libros y libros sobre pociones las cuales los Prince habían creado o mejorado.


Espero que os guste esta parte del primer año Smile Disfrutadla y dejad comentarios
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1498
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 26
Galeones Snarry : 101057
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Traducción Invisible Capítulo 6 parte 2   Mar Ago 18, 2015 9:51 pm

Si me gustó estoy más que picada con la historia XD ya quiero leer lo demas >.<
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Eowyn
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 123
Fecha de nacimiento : 10/08/1990
Edad : 27
Localización : España
Galeones Snarry : 5455
Fecha de inscripción : 24/07/2013

MensajeTema: Re: Traducción Invisible Capítulo 6 parte 2   Jue Ago 20, 2015 1:31 pm

Yuki Fer escribió:
Si me gustó estoy más que picada con la historia XD ya quiero leer lo demas >.<

No te preocupes, es normal, yo tambien estoy muy picada y a veces me encantaría qye fuese más rápido pero bueno poco a poco y con paciencia a ver que tal se desarrolla todo Very Happy
Volver arriba Ir abajo
elamordesnarry
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

[Mejor posteador del mes] Noviembre 2014 Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 [Mejor posteador del mes] Octubre 2014 [Mejor posteador del mes] Abril 2015 Yo entré-Mes del amor Reto Navidad en el Mundo (Fanfics) Posteador del mes (diciembre 2014)
Femenino Cantidad de envíos : 1322
Fecha de nacimiento : 25/10/1950
Edad : 67
Galeones Snarry : 257983
Fecha de inscripción : 25/12/2011

MensajeTema: Re: Traducción Invisible Capítulo 6 parte 2   Vie Ago 21, 2015 10:37 am

Debo decir que estoy muy enojada con Minerva enserio esperaba mas de ella, pero creo que olvide que ella daría lo que fuera por el elegido y cada día odio mas a ese idiota de James Potter, de por si nunca me cayo bien y ahora mucho menos,
Pero bueno lo único importante es que Harry y Severus empiezan a interactuar y por lo menos las impresiones de Harry hacia Sev son muy buenas, esperemos a ver como reacciona Sev cuando se de cuenta de quien en verdad es Harry
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Traducción Invisible Capítulo 6 parte 2   

Volver arriba Ir abajo
 
Traducción Invisible Capítulo 6 parte 2
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Eowyn-
Cambiar a: