La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Un mes para el recuerdo… por Lizie CoBlack, 21 de Mayo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Lizie CoBlack
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
avatar

[Reto de Fanfics]Renovación Tú eliges cómo continuar 2 Reto libre de fanarts D.I.S. 2014 No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 162
Fecha de nacimiento : 24/02/1995
Edad : 22
Localización : Morelos, Mexico
Galeones Snarry : 8032
Fecha de inscripción : 22/08/2012

MensajeTema: Un mes para el recuerdo… por Lizie CoBlack, 21 de Mayo   Mar Mayo 21, 2013 9:41 pm

a) Título del fanfic: The Blesséd Boy

b) Autora:
Rakina
Traductor: Alisevv

c) Link a la historia: http://www.slasheaven.com/viewstory.php?sid=33081&index=1

d) Fragmento que deseen recordar del fanfic en cuestión.

“>>Las bestias bendijeron la Tierra, y ahora nosotros haremos lo mismo —continuó Severus. Harry observó mientras les entregaba un pequeño vial de cristal a cada uno—. En honor de nuestra Madre, la Tierra —Severus abrió el recipiente y bebió.

Los demás le imitaron y Harry abrió el suyo; automáticamente, olió el contenido tratando de detectar los ingredientes. Vio que Severus le sonreía y se mostró un poco apenado; se suponía que no era el momento para hacer análisis. Bebió el contenido, que tenía un gusto ácido. De inmediato se le subió a la cabeza. Sintió como si su sangre se calentara, su cabeza empezó a punzar como si hubiera corrido una carrera, y su polla se endureció casi instantáneamente. Estaba mirando todavía a Severus y sus ojos se abrieron con sorpresa. Su maestro le sonreía, y era una sonrisa llena de promesas.

>>Dedicaremos nuestras acciones a la Tierra; nuestra energía se entregará en honor al espíritu de la estación, la revitalización de la sangre y la necesidad de procreación. Que la Tierra pueda aceptar nuestras acciones y nos conceda un año fértil.

Harry no era capaz de apartar los ojos de Severus. Su maestro nunca había lucido mejor a su vista: alto, con su negro cabello azotando sus mejillas debido al viento de primavera, sus ojos oscuros mirándole fijamente como si quisiera comérselo. Harry era un voluntario feliz para ser comida de Severus y avanzó un paso. Por el rabillo del ojo vio a Josiah abrazar a su esposa, cayendo sobre Lydia con un rápido movimiento que era reflejo del que Relámpago había tenido hacia la yegua. Distraído, observó alrededor para ver que Miranda ponía su mano en la mano extendida de Jolyon. George y Richeldis se estaban besando, a un ritmo más lento que la gente más joven, pero el placer compartido era evidente.

Harry buscó para ver lo que estaba haciendo Scylla y notó que le estaba observando, sus ojos oscuros mostrando alguna emoción feroz. Podría haber sido odio, o celos, cualquiera de esos sentimientos Harry podría aceptarlo, pero esto podía ser deseo, y él no quería ver eso en el rostro de la bruja. Argus Filch se acercó a ella y le tendió la mano. Scylla torció el rostro. Miró a Severus, pero éste estaba tendiendo su mano a Harry. Con un bufido, Scylla aceptó la oferta del Squib y prácticamente se lanzó sobre él. Harry jadeó.

>>Harry, ven conmigo —la voz de Severus era profunda y apremiante, y el joven apartó los ojos de lo que le rodeaba, en tanto sus vecinos comenzaban a deshacerse de sus ropas, el afrodisiaco añadiendo urgencia al momento.

Harry miró los ojos de su maestro y vio deseo y amor, y entonces olvidó todo lo demás, avanzando hacia Severus, que comenzó a besarle.

No había sido besado de ese modo desde antes del accidente. Severus parecía devorarle, sus besos destilando necesidad. La sangre pulsó en los oídos de Harry mientras respondía con una pasión similar, hurgando en la capa de su maestro. Él deseaba, necesitaba y sabía —en alguna parte de su corazón lo sabía— que esta vez conseguiría la culminación que tanto había anhelado.

Los sonidos a su alrededor aumentaban su excitación; gruñidos guturales y gemidos de placer, y pensaba que algunos de ellos provenían de Severus y él mismo. Sin necesidad de varita, su maestro se deshizo de las ropas de ambos y le atrajo tan cerca que ni un milímetro de piel se quedó fuera.

>>Te deseo, Harry. Quiero poseerte, ahora…

—Sí, por favor —gimió, tocando a Severus dondequiera que alcanzaba, sintiendo su maravillosa y caliente dureza presionando—. Por favor, tómame; hazme tuyo.

Severus gimió su placer ante esto, sus manos tocando con urgencia la polla de Harry, deslizándose hacia atrás, separando las nalgas. Susurró unas palabras y el joven sintió algo aceitoso, y jadeó cuando un largo dedo de su maestro irrumpió en él, deslizándose dentro de su abertura. Empujó a su vez, deseando esto; deseando tener a Severus en su interior, sin importarle que nunca antes lo hubiera hecho. Sus inhibiciones y miedos habían sido eliminados por el afrodisiaco; sabía que lo deseaba, y que se sentiría bien. Mejor que cualquier otra cosa que hubiera sentido antes. Ya era tiempo.

Severus le dio vuelta de modo que su espalda pegara contra el pecho de su maestro. Harry estaba a punto de protestar pero el mayor le animó a que bajara al piso. Harry se encontró arrodillado, con el hombre abrazándole por detrás. El dedo de Severus regresó, y luego otro más. Él sentía a su maestro en su interior por primera vez, los dedos acariciándole íntimamente y abriendo su canal.

—Harry, te necesito mucho. Te he deseado desde la primera vez que te vi. Cuán estúpido he sido al esperar; pero ahora honraré a la Madre con este acto. Tu virginidad potenciará el rito en mayor medida de la que lograríamos habitualmente. Grandes cosas sucederán este año en Eigg, lo presiento.

Harry se acunó contra los dedos; estaba listo y lo sabía.

—Por favor —gritó, sonando agónico por la necesidad. Escuchaba las palabras de su maestro, pero no era capaz de concentrarse en ellas en ese momento. Todo lo que podía sentir era su necesidad, la desesperación de su cuerpo por sentir el pene de su maestro—. Por favor, hazlo ahora, Severus. Por favor.

—Dedico nuestro amor a este sitio, a la Tierra en que vivimos, aquí en Eigg —declaró Severus en voz alta mientras alineaba su miembro y embestía dentro del cuerpo de Harry—. Con toda la fuerza con que te amo, Harry, bendeciré a nuestra Madre, y suplicaré porque proteja y bendiga nuestra vida en común —agregó en un susurro—: Repítelo.

Harry nunca sabría cómo logró repetir esas palabras; de hecho, difícilmente sabía dónde se encontraba en ese momento.

— Con toda la fuerza con que te amo, Severus, bendeciré a nuestra Madre, y suplicaré porque proteja y bendiga nuestra vida en común,

El joven apenas estaba vagamente consciente de los ruidos que le rodeaban provenientes de las otras parejas. Incluso aquellos que se mantenían solos estaban involucrados. El semen de Danyel se roció sobre el terreno cuando se corrió luego de masturbarse felizmente en el medio de la actividad sexual. Abigail, que sin duda se reservaba para Jamie, gritó mientras se complacía a sí misma, apoyada detrás de una gruesa viña. Nada de esto parecía importante; difícilmente parecía real. Todo lo que Harry podía pensar era que Severus estaba embistiendo en su interior, gruñendo con el esfuerzo y la necesidad, indicando que él era finalmente el verdadero amante de su maestro. Ya no era virgen.

Los gemidos de placer de Harry parecían inadecuados. Él sabía que había algo de malestar implicado en la pérdida de la virginidad, pero la marea de deseo que le inundaba se aseguraba de que su mente no pudiera procesarlo. La poción que había bebido aseguraba su entusiasta participación en el rito. En este momento, deseaba decirle muchas cosas a Severus; decirle cuánto amaba esto, ser llenado por el cuerpo de su maestro unido al propio. Pero no sabía qué palabras usar, incluso si hubiera sido capaz de hablar, así que gritó y aulló un sonido de felicidad que la Tierra comprendió bastante bien.

Aunque los ojos verdes estaban cerrados —las sensaciones eran demasiado intensas para que pudiera ser de otra manera— Severus sí vio el resplandor que rodeó su unión. El poder del sexo mágico llenó el aire y los viñedos parecieron estremecerse como si tuvieran vida, como si estuvieran respirando. La Comunidad sería bendecida este año, Severus estaba seguro de eso.

Tal intensidad no podía durar mucho. El poder fue brillante pero de breve duración, y pareció consumirse a sí mismo lejos del suelo. Severus llegó al clímax y se liberó en el interior de Harry —seguramente habitualmente no era tan caliente— y Harry vertió su semen en la tierra bajo ellos, una libación a la Madre. Terminaron con Harry hundido en la tierra, con Severus aún arqueado sobre él. A su alrededor, las demás personas yacían exhaustas, ignorando el hecho de que estaban acostados sobre la tierra en una fría noche de marzo, la mayoría de ellos desnudos, y todos regodeándose en el arrebol de sus intensos orgasmos.

Severus y Harry estaban acostados en medio de ellos, todavía abrazándose estrechamente mientras el pene del maestro se deslizaba del interior de su aprendiz. Severus se permitió un momento de calma, dándose cuenta de lo que realmente había sucedido. Había tomado la virginidad de Harry en un ritual de poder y era consciente de la responsabilidad que ahora tenía para con el joven. Pero también tenía responsabilidades hacia su Comunidad, así que a regañadientes dejó ir a Harry y se levantó, convocando sus túnicas.

—Lo hicimos, amigos míos. Regresemos a nuestro hogar. La Tierra ha aceptado nuestras ofrendas para el año por venir.

Los demás también se levantaron, los más viejos con mayor lentitud. Las ropas fueron encontradas y puestas. Severus esperó a que todos terminaran, parado con Harry a su lado. Cuando todos estuvieron listos, les condujo de regreso a las edificaciones de la Comunidad, donde Miranda había dejado un gran guisado calentándose en el horno. Hubo poca conversación. El afrodisiaco, como la magia, había actuado rápido y con fuerza, y había desaparecido dejando a los participantes bastante drenados. Harry iba feliz, reclinado contra el brazo ofrecido por Severus. Se sentía exhausto, y sabía que su pareja pensaría que era a causa de su convalecencia, pero Harry pensaba que tenía derecho a estar cansado luego de los ritos limítrofes y la pérdida de su virginidad de un modo tan intenso. A pesar de su cansancio, sentía como si estuviera caminando sobre una alfombra de aire, pisando sobre la tierra como en un sueño. Él era al único a quien Severus quería. Nadie más. Era el único a quien Severus deseaba. A nadie más.”


“Cuando Harry acostó a William en su canastilla esa noche, se giró para ver a Severus entrar en la habitación.

—Llegaste temprano, amor. ¿Te sientes cansado?

Severus sonrió de un modo que hizo Harry se diera cuenta que el cansancio no era el problema de su esposo. Le sonrió a su vez y se acercó a ofrecerle sus labios. El beso fue largo y apasionado, y sus cuerpos se entrelazaron con la facilidad que cabría esperar en ellos. A veces, era difícil evitar que eso pasara cuando estaban con otras personas; un simple beso podía escalar hasta convertirse en una danza sensual y ondulante antes que cualquiera de los dos estuviera consciente de ello.

Harry jaló hacia atrás y urgió a Severus para que le acompañara a la cama. De repente sentía un urgente fuego, una oleada de apasionada necesidad, y jaló las ropas de su pareja. Severus lanzó un hechizo sin palabras y las ropas desaparecieron, dejando sus cuerpos desnudos uno contra el otro, deslizándose en el extasiado contacto de la piel desnuda.

—Te deseo, tanto… —jadeó Harry.

Severus se echó hacia atrás y observe el rostro de su esposo, inseguro de lo que Harry quería decir.

>>Por favor, Severus. Semi dijo que estoy bien, ya normal. Y te deseo, mucho.

Severus podía sentir el ardor de Harry, tanto por su cuerpo como en sus emociones fluyendo a través de su enlace. Harry lo quería todo de él, TODO. Severus se inclinó y lubricó a ambos con magia, antes de deslizarse dentro del cuerpo de Harry, animado por la urgencia de su esposo.

Harry no quería esperar, no podía soportar el vacío por más tiempo. Durante el embarazo, había actuado como dominante hasta que su vientre fue demasiado grande, y después de eso no practicaron sexo con penetración. La familiar sensación de plenitud mientras Severus entraba hizo que Harry gritara en voz alta en una pura sensación de estar verdaderamente completo.

—Extrañé tanto esto —gimió Severus—. Tanto…

La frenética urgencia por unirse había cedido, dejando la maravillosa realidad de su unión. El ritmo que empezaron era a su vez único y totalmente familiar, mientras se movían juntos. Era tan antiguo como la existencia, pero tan fresco como su amor, renovado con el nacimiento de William. Ahora, estaban enlazados con más fuerza que nunca. Sus cuerpos lo demostraban mientras embestían uno contra el otro, chispeando sus terminaciones nerviosas a la vida, respirando con rapidez y encendiendo la magia a su alrededor hasta que la habitación brilló con más fulgor que el árbol de Navidad en la sala de estar.

En su canastilla, William John Snape abrió los ojos y observó la luz mágica que le rodeaba con amor. Sonrió.”



e) Razones por las que recuerdan ese fragmento en especial.


Son dos distintos capítulos de la historia el primero es sobre el rito del equinoccio de primavera. Para empezar esa es una parte que me gustó mucho de la historia: los ritos, que se practican en cada entrada de las estaciones, destaco este rito porque tuvo una parte importantísima para el Snarry desde mi punto de vista, fue el momento de la concepción sin que ellos se dieran cuenta y el fin de las dudas de Harry por parte de la relación que llevaban hasta ese momento.

La segunda parte es como la primera si se dan cuenta pero aquí se agrega un factor más: su hijo. Es por esto que esa escena se me hizo muy linda, dejándome la sensación de perfecta felicidad para todos, pero sobre todo para nuestra feliz parejita.

Esta historia me gusto porque es un AU muy distinto para mí pero sin dejar la magia y cabe agregar que la profecía que fue la base de la historia nunca la abandono, siempre trato sobre eso aunque la historia se desarrolla como aparte. Un fic que me gusto muchísimo. Otra vez gracias por otra tan buena traducción.

Volver arriba Ir abajo
 
Un mes para el recuerdo… por Lizie CoBlack, 21 de Mayo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry-
Cambiar a: