La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

  Death Eater takes a Holiday. Capítulo 67. Eventos Incómodos

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234818
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 67. Eventos Incómodos    Lun Ago 06, 2018 2:17 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 67

Eventos Incómodos




Hermione atravesó el Flu de Harry. Ella sonrió, viéndolo sentado en el suelo, estirándose, mientras la esperaba. —No puedo creer que puedas tocar tu nariz con tu rodilla así. Mis piernas me matarían—lo observó terminar, comentando lo en forma que se había puesto desde que dejaron la escuela—Pensé que estabas caliente antes. Ahora...—se interrumpió y decidió darle molestarlo—Oye, tal vez deberías jugar una temporada de quidditch para poder entrar en esa revista—dijo con la cara seria, hasta que levantó la vista con una extraña sonrisa—¿Qué? —ella preguntó, fingiendo inocencia.

—He modelado el equipo de quidditch que Sev me regaló para mi cumpleaños. Pero no creo que él me apreciaría medio desnudo en la revista—Harry tenía una mirada distante, pensando en el momento en que Severus llegó para encontrarlo vistiendo la túnica negra exterior con botas marrones y protecciones a juego. Severus había puesto sus manos en la cintura de Harry, manteniendo las túnicas a un lado, exponiéndolo completamente. Suspiró solo de pensar en eso—Creo que le gusta verme volar, sabiendo que estoy desnudo debajo—.

—¡Tu no! —gritó Hermione como si estuviera escandalizado. —¿Te refieres a Hogwarts, cuando tú y Ron vuelan con Ginny el día antes de un gran juego...? — preguntó ella, con la boca abierta, cuando sonrió.

—Solo cuando sé que él está mirando. Una vez no creyó que yo supiera que estaba allí, así que le enseñe el trasero—se rió al ver que abría la boca—Discretamente, por supuesto—agregó con una sonrisa.

—¡No lo hiciste! —ella se repitió, riéndose mientras Harry asentía con la cabeza.

—Mira esto. Creo que el techo es lo suficientemente alto como para funcionar—Harry hechizo su túnica de quidditch sobre su pantalón de chándal rojo y camiseta, y luego tomó su escoba. Asomándose, frunció el ceño—Demasiado bajo—Los dos salieron por la puerta de atrás—Sabes que los gemelos se solían soltar, ¿Dónde caes directamente hacia abajo para evitar una bludger inesperada? —Asintió con la cabeza y observó a Harry volar justo encima del techo. Dio un par de vueltas y pareció caer del cielo frente a ella. Podía ver claramente un destello rojo en el asiento de sus pantalones cuando la bata se alzó en la parte posterior. Hermione se rió tan fuerte que crujió.

—Oh, Merlín—dijo, con una mano sobre su boca—¿Qué hizo él? ¿Reaccionó, o mantuvo la cara seria que hace tan bien? —.

—No sé, estaba volando lejos de él—sonrió Harry, y devolvió su escoba al armario—Digamos que después de esa noche, no pude volar por días—levantó las cejas de forma sugestiva y ella chilló.

—Eres un burlón, diciéndome cosas así, y nada más—protestó y siguió a Harry a la cocina. Se estaban saltando la comida para llevar y preparando la cena en cambio—Puedo apreciar que respetes la privacidad de Severus. Dios sabe que no estaría muy feliz si pensara que Ron iba a besar y decir—hizo una pausa—No lo hace, ¿verdad? —Preguntó Hermione, habiendo perdido su pensamiento original.

—No—respondió Harry con vehemencia—Como si fuera a decirte si lo fuera—murmuró. Cuando Harry seleccionó los alimentos del refrigerador, se los entregó. Trabajaron bien juntos, aunque no tan bien como Sev y él, Harry lo notó. Hermione, continuó con su pensamiento original como si nunca se hubiera detenido.

—Es sorprendente que nuestra percepción de él haya cambiado—dijo, pensando en otra cosa, pero Harry la conocía demasiado bien.

—Sí, estás obsesionada con todo el asunto de los "dos hombres juntos"—él hizo una sonrisa mientras asentía con la cabeza—Aquí, corta estas—le entregó unas verduras.

—Si la idea de dos hombres juntos puede hacerte sentir acalorado y excitado, ciertamente puedo disfrutar de mis fantasías—.

—No creo que quiera saber acerca de tus fantasías—dijo con naturalidad, buscando un bote, dirigiendo a Hermione señalando varias hierbas.

—Dudo que mi imaginación sea mucho más enérgica que tu realidad. Además, no pienso cosas sobre ti—Tenía una expresión distante, su mente tratando de reclamar un recuerdo reciente—¿Alguna vez pensaste en Draco Malfoy con un Slytherin en su dormitorio? ¿O tal vez alguien escandaloso, como un Gryffindor? —Ella soltó una risita ante la expresión incrédula de Harry.

—Obviamente tienes demasiado tiempo en tus manos, si puedes pensar en eso. Claro, puede que haya pensado que tenía un buen culo, pero ¿quién en su sano juicio pensaría en Malfoy como algo más que hetero? necesito cambiar el tema aquí—Quería mantener su apetito, muchas gracias.

—No lo sé...—se interrumpió—¿No sería una locura ver a Malfoy con Neville? — sonrió cuando Harry pareció considerarlo.

—Me gustaría ver eso—admitió Harry—No me puedo imaginar a Malfoy ocupándose de nadie más que él. Eso me recuerda, ¿encontraste esa revista de la que te hablé? —.

—Sí, está en mi bolsa. Las revistas mágicas son como revistas muggles, con anuncios sombríos en la parte posterior. No puedo creer lo que están tratando de vender. ¿Qué dijiste que era lo que Kieran hizo por ti... qué fue... curación para el rejuvenecimiento completo? —.

—Así es. Kieran dijo que brujas y magos gastan mucho dinero para "recuperar su juventud"—dijo poniendo los ojos en blanco—Me encantaría que pudiéramos encontrar la forma de pagarle a Kieran por todo lo que ha hecho. Pensaba que todo era solo parte del entrenamiento, pero luego descubrí que no puede trabajar antes de los tratamientos o inmediatamente después—Le molestaba a Harry no compensar al sanador de alguna manera. Juntos, Hermione y él elaborarían un plan.







Severus Snape había sentido una punzada de dolor en su antebrazo. No era el dolor ardiente de una citación, sino un breve recordatorio de su servidumbre. Con un vaso de vino tinto y una pila de ensayos de tercer año, Severus se instaló para pasar la noche frente a un rugiente fuego.

Tenía ganas de que llegará el fin de semana, cuando podía hacer su calificación frente al fuego del dormitorio con Harry molestándolo para que terminara para poder estar juntos. Planeaba terminar su calificación antes de que Harry llegara, pero bromeaba con su joven amor al llevar una gran pila de pergaminos. Valió la pena por toda la diversión que obtendría al ver el esfuerzo que Harry ponía en tentarlo de dejar el trabajo a un lado en favor de actividades más placenteras.

Divertido, se preguntó si Harry siquiera sabía que generalmente era un ardid, pero anticipó el esfuerzo de Harry para encontrar su punto de distracción. Una vez, Harry se había plantado en el piso y prácticamente había subido debajo de la bata de Severus, masajeando, besando, mordisqueando y todo lo que se le ocurría para hacer que Severus dejara de lado la calificación. Aunque más recientemente, Severus se encontró incapaz de concentrarse incluso cuando Harry aún no lo había tocado. Esa vez, Harry se tumbó en la cama, vistiendo solo sus bikinis de raso verde. Después de haber hecho un comentario sobre el invierno secando su piel, procedió a frotar aceite sobre sí mismo. Después de que cada sabroso centímetro estuviese cubierto, Harry volvió su atención a sus duros pezones, girándolos y tirando de ellos mientras sus satenes verdes se volvían más apretados con cada toque.

—Severus, ¿pensando en mí? —una voz fría y digna desde el fuego rompió su tren de pensamientos lleno de lujuria.

—Lucius—respondió Severus a modo de saludo. No se había estremecido, ni parecía estar un poco nervioso, habiendo sido atrapado frotando el bulto de su bata.

—Que recluso, Snape ¿Te mantienes en contacto con alguien fuera de Hogwarts? —Lucius parecía solo un poco interesado, pero Severus podía ver a través de él.

—¿Por qué? solo esta semana estuve en contacto con algunos viejos amigos de la familia—, dijo, respondiendo a la pregunta de Lucius sobre Draco. "Él quiere algo ... pero ¿qué?", Severus sentía curiosidad por la verdadera razón de la llamada.

—Es extraño que menciones a viejos amigos de la familia—Lucius tomó la transición fácil—¿Has oído hablar de tu amigo Donnelly últimamente? —.

"Ah, él necesita un Sanador ¿Ha perdido los estribos con su sastre otra vez? ¿O está preguntando por alguien más?" se preguntó Severus—Se ha escondido. Curando a un amigo de su madre, creo—mintió Severus, sabiendo que Lucius pagaría más para convencer a Kieran por un paciente, especialmente si era personal.

—Si pudiera ayudar a un amigo común, haré que valga la pena, por supuesto— "Amigo mutuo" significa el Señor Oscuro. No era propio de Voldemort preocuparse, incluso si involuntariamente causaba daños graves a uno de sus seguidores. Severus sonrió para sus adentros. Él había dado su opinión con respecto a marcar a los niños. Le había costado unos minutos de gran dolor en ese momento, y ahora, lamentablemente, estaba demostrando que tenía razón. Los estudiantes son demasiado impetuosos para saber lo que quieren a una edad tan joven. Son caprichosos y cambian rápidamente de opinión, tratando de alentar a sus amigos a hacer lo mismo. Esto dejó al Señor Oscuro en la posición repugnante de tener que tener cuidado de no asustar a los reclutas más jóvenes mientras aún pudieran tener la protección de Dumbledore, en caso de que elijan buscarlo.

—¿Tal vez podríamos reunirnos para tomar una copa y discutir esto en un entorno más privado? —sugirió Lucius cuando Severus no había comentado sobre su oferta considerablemente grande para compensar al Sanador.

Después de acordar con Lucius para reunirse en privado, Severus cerró su Flu, vació su copa de vino, y se puso en contacto con Kieran. La luna llena se acercaba. Sus estudiantes de Slytherin sabían que la poción Matalobos consumiría mucho tiempo y esperarían que su Jefe de Casa estuviera ocupado ese fin de semana, recuperando el tiempo perdido. Con un poco de suerte, Lucius no lo detendría por mucho tiempo. Severus tendría que despertarse temprano para comenzar la poción de Lupin. Echó un vistazo con pesar a los ensayos en espera. No tenía intención de calificar durante el próximo fin de semana. Esta iba a ser, sin duda, una larga noche.

Absorto en sus pensamientos, Severus subió las escaleras de las mazmorras. Contactó a Albus, le habló de su plan de encontrarse con Lucius y aprovechó la oportunidad para hablar con Lupin. Pasó por el establo de Hagrid, Remus Lupin estaba esperando su llegada. Parecía convincentemente sorprendido de ver al Maestro de Pociones. Severus admitió a regañadientes, aunque solo para sí mismo, que el lobo era un miembro competente de la Orden.

—Profesor Lupin, debería haber esperado que estuviera aquí "comunicándose con la naturaleza"—dijo sarcásticamente.

—Buenas noches, Severus—Remus lo saludó cordialmente, como si no hubiera hablado. Podía sentir que alguien se acercaba. Era el niño Flynn y uno de sus cohortes. Severus miró su reloj como si llegara tarde y no tuviera tiempo para charlar con su colega, pero realmente estaba esperando que Flynn entrara en el rango de audición.

—No tengo el tiempo ni la inclinación para seguirte esta mañana. Nos encontraremos aquí. No queremos que arriesgue la vida de un estudiante por olvidar su poción, ¿verdad? —.

—Por supuesto que no—respondió Remus con los dientes apretados. Observó que los groseros comentarios usuales de Severus ahora y entonces no solo aumentaban, sino que también se hacían con más ferocidad. Fácilmente olió las oleadas de ansiedad que brotaban del mago, que por lo general no se inmutaba. Era claro para él que Severus se sentía incómodo jugando su papel actual. Al principio, pensó que se debía a la animosidad entre ellos de años pasados. Pero luego reconoció una oleada de culpa. A pesar de sus muchas fallas, Severus era un hombre honorable, y Remus podía ver que el hombre sentía como si sus acciones traicionaran a Harry, a pesar de que lo que se hizo fue solo en su papel de espía. Remus envidió a Harry; Severus le dio al mago más joven algo que siempre había querido de Sirius. Caminaron hacia las puertas de Hogwarts en silencio, hablando solo cuando estaban seguros de que ya no los escuchaban.

—Espero que estés en la oficina de Albus para tu poción a tiempo. Te encontraré en el establo a la hora designada con una falsa Matalobos. La poción que Flynn verá que te daré será un relajante muscular—explicó Severus. Remus no lo había esperado, pero estaba agradecido de que la poción falsa fuera tan beneficiosa.

—¿Cómo supiste que Flynn estaría allí para escuchar? —preguntó Remus.

—Uno de los prefectos de Slytherin es un espía—dijo Severus con una sonrisa—Ella vigila a algunos estudiantes clave para mí.

—¿Qué saca ella de eso? —Remus sabía que los Slytherins no hacían nada por nada.

—Como un Gryffindor, creo que apreciarás los beneficios de ayudar por el bien de la humanidad, no por las recompensas— Severus esperó a que Remus rodara sus ojos antes de continuar—Pude haber hecho algunos arreglos y que su período libre coincidiera con el de su novio. Eso, y acordé no consultar un salón de clases vacío en particular los viernes por la noche mientras patrullaba para que los estudiantes salieran del toque de queda—.

—Espero que el arreglo incluya una poción anticonceptiva—.

—Ciertamente no—dijo Severus con firmeza, y luego agregó—Si la poción que le doy para mantener su piel clara tiene un efecto secundario de prevenir el embarazo, no es asunto mío—explicó con una sonrisa.







Varias horas antes...  


Hermione estaba algo confiada en sus habilidades, pero no pudo evitar querer sostener la mano de Harry mientras se aparecía en la heladería de Florean Fortescue.

—Ves, lo hiciste bien—la animó Harry, dándole un apretón en la mano antes de reclamar la suya. Era todo lo que podía hacer para no reírse de ella cuando descubrió que ella había usado un programa de mapeo en su computadora en su departamento del Londres muggle para estimar la distancia desde su apartamento hasta Florean Fortescue. Ella le había explicado que no podía buscarlo en un sitio web típico, ya que Hogsmeade no figuraba en los mapas muggles.

—Gracias—sonrió radiante, disfrutando de la nueva libertad que viene con una forma más conveniente de viajar—Escuché que Fortescue tiene ahora algunos sabores sin azúcar, y le dije a mi mamá y papá que los recogería en un cartón pequeño—.

—¿Pequeño? ¿Eso es como qué, dos porciones cada uno? — preguntó Harry incrédulo—Uno si eres Ron—añadió con una sonrisa. Ella simplemente se encogió de hombros a su amigo antes de dirigirse a la tienda.

—Pensé que tu "entrenador" quería que omitieses el helado—Ella preguntó, refiriéndose a Severus.

—Sí, pero si una noche me paso por un banana split, es mucho mejor que traer un cartón grande en casa y comerlo tres noches a la semana—intentó racionalizar.

—No tendríamos que hacer un trato especial si conservas en tu lugar una comida chatarra decente, como un adolescente normal que vive solo—le dio un golpe en el estómago, sorprendida de sentir unos abdominales tan firmes. —Wow, estas duro—Hermione puso una mano sobre su boca al darse cuenta de lo que había dicho—Gran tono muscular—agregó para apaciguar a un cliente ofendido delante de ellos en la fila, pero no ayudó.

—Son comentarios como esos los que te pondrán de nuevo en los periódicos—le susurró al oído—Antes de regresar, ¿Quieres dar un paseo hacia los suministros de calidad de Quidditch? Quiero echar un vistazo a la escoba nueva sobre la que Ron nos contó la otra noche. Creo que puede haber estado exagerando después de unos tragos—Harry, siempre caballeroso, llevó las bolsas. O más precisamente, Hermione dio un paso atrás con una sonrisa y dejó que el empleado le entregara las bolsas a Harry—Qué maravillosa noche tuvimos la otra vez. Ron y Seamus discutieron sobre quién tiene el mejor buscador, mientras que Dean trató de descubrir por qué mi techo es antinaturalmente azul. Después de que todos se fueron, menos Ron durmiendo en el sofá, Neville y yo nos quedamos media noche, riendo y mirando la caja de fotos que Colin Creevey me dio—.

—Pensé que Ron dijo que Neville siempre fue el primero de ustedes en quedarse dormido—se apretó el abrigo—No sé lo que odio más, el frío o saber que se supone que va a llover este fin de semana. Si me voy a congelar ahora, me gustaría que al menos tengamos algo de nieve—refunfuñó, pero le dio a Harry una sonrisa de agradecimiento cuando lanzó un hechizo de calentamiento sobre ella. —Tan galante—dijo contenta.

—Galante y duro ¿qué más podría pedir una chica? — preguntó Harry con una sonrisa—Bastante gracioso, creo que eso es lo que Ginny tiene con Neville. Cuando le expliqué que una nota enviada por Albus era en realidad un mensaje que me advertía que debía permanecer despierto por un tiempo, Neville me ofreció quedarse conmigo. Ron ya se había desmayado. cuando Neville me vio bebiendo la poción para ayudarme a mantenerme despierto. Lo siguiente que supe, Nev se tragó otra de la misma dosis y platicamos lo mismo la mitad de la noche. Incluso se nos ocurrió un hechizo para sacar el azul del techo. Bueno, algo de eso de todos modos—Harry gimió—Se veía mejor antes de meternos con eso. Al menos antes, podría decir que estaba buscando un efecto de cielo azul, pero ahora parece manchado—.

—¿Harry? ¿No está cerrada la tienda de quidditch a esta hora de la noche? —ella preguntó con curiosidad.

—Sí, pero solo quiero mirar por la ventana de todos modos—miró hacia adelante y vio por qué ella estaba preguntando. Dos personas salían de la tienda cerrada. Lo primero que pensó fue que la tienda estaba siendo robada, pero luego vio una cara familiar—¡Ese es Oliver! —dijo en voz suficientemente alta para que el mago en cuestión levantara la vista—¿Qué estás haciendo, haciendo que se queden despiertos hasta tarde? —bromeó con su antiguo capitán.

—¡Harry! Necesité algunas reparaciones a último momento y tuvieron la amabilidad de ayudarme—Oliver le agradeció al propietario, que estaba cerrando nuevamente. Junto con su escoba, Oliver estaba agarrando una camisa con un logotipo que Harry reconoció como la tienda de quidditch—Me dirijo al Caldero Chorreante para salir, ¿quieres venir a tomar algo y ponerte al día? —.

—Esta noche no es una buena noche, pero caminaremos hacia allá contigo ¿Te acuerdas de Hermione Granger, la novia de Ron Weasley? —Harry, Oliver y Hermione tuvieron unos minutos mientras caminaban para alcanzar al "no muy famoso" jugador profesional de quidditch. A Harry pronto le resultó muy difícil explicar por qué no se había unido a un equipo profesional recién salió de la escuela. No fue fácil decir que no había hecho mucho más que construir una parte de una casa que ya no estaba en pie. Tampoco era una opción discutir su programa de entrenamiento, y que estaba follando con uno de sus entrenadores, que resultaba ser su profesor más odiado en Hogwarts.

Harry terminó hablando con Oliver por otros cuarenta y cinco minutos. No tenía la intención, pero la idea de tratar de terminar la carta de recomendación de Seamus más tarde esa noche lo estaba persiguiendo. La había empezado tantas veces que su gancho de bola de papel lanzada contra el cubo de basura mejoró enormemente.







Severus se sentó cómodamente en una silla que costaba más que su salario mensual. Lucius se instaló en una silla similar, después de haber llenado sus bebidas. Esta fue una de esas pocas veces cuando su conversación tuvo poco o nada de personal con Severus, permitiéndole relajarse un poco y disfrutar de un escocés muy bueno y muy viejo. O eso pensó.

—Narcissa recibió recientemente una carta de la prometida de Draco—lo que significa que Draco logró obtener información para su padre sin arriesgar demasiado—Afirma haber llegado a un entendimiento con los habitantes locales. ¿También mencionó ganar su sustento? —preguntó Lucius.

—Le expliqué la importancia de que se lleve bien con los que viven en la casa solariega. Le convendría que se mantuviera en buenas relaciones. Espero que solo tenga que comportarse bien otra semana antes de regresar a Inglaterra para comenzar su nuevo empleo—Severus pensó que era divertido. Por ahora, los hijos mayores de la casa solariega se habían dado cuenta de la posición en la que estaba su "invitado" y habían aprovechado al máximo la situación. Especialmente cuando involucraba paquetes de cuidados de la madre de Draco. Si nada más, la mujer era consistente, siempre empaquetando los mejores chocolates y otras indulgencias para que su hijo los disfrute.

Lucius no hizo ningún comentario. No le importaban las trivialidades del día a día, solo quería saber que su hijo estaba a salvo y todo iba según lo planeado. Giró el líquido ambarino en su vaso mientras escuchaba a Severus explicarle a Draco que se ganara el sustento, por así decirlo.

—Una de mis recientes comisiones de pociones de nuestro Señor requiere una planta rara, ilegal y muy cara. Debido al tiempo de fabricación de tres semanas, la poción tendrá que hacerse en Hogwarts. La planta no viaja bien, por lo que Draco la debe regar y posiblemente alimentarla durante varios días antes de que pueda ir por ella personalmente—Severus esperaba que la planta llegara sin que nadie lo notara, excepto Draco.

—¿Crees que sabio? — preguntó Lucius, sin necesidad de recordarle a Severus las lúgubres puntuaciones de Herbología de su hijo.

—Mi mayor preocupación es llevar la planta a un lugar seguro y silencioso donde no se la moleste. Una vez que sobreviva el movimiento requerido en la entrega, el resto es sencillo—Severus estaba agradecido de que la planta fuera casi imposible de inundarla de agua. Pero, uno o dos días de tierra seca y sería inútil.

La conversación continuó así por un tiempo más. Severus quería saber para qué necesitaba a Kieran, pero no podía arriesgarse a parecer demasiado ansioso. Al final resultó que, la historia fue un pequeño drama. Se parecía mucho a una telenovela muggle. Y pensar que Severus solo esperaba pequeños problemas como el que acaba de escuchar que pasara con los estudiantes, no el "siempre poderoso" Señor Oscuro.

—¿Dime otra vez qué provocó que un recluta se abalanzara sobre su nuevo amo en un intento de estrangularlo? —preguntó un entretenido Severus. Tal vez eso es lo que Harry debería intentar.

—En un intento por ganar el favor del señor oscuro, alguien trajo a un candidato... su novia, una mujer joven de excelente formación, y solicitó audiencia. Caminó alrededor de la mansión, al lado del Señor Oscuro, enfocándose atentamente como un perro faldero. La chica escuchó felizmente el discurso habitual acerca de la vida tan glamorosa cuando fuera uno de sus seguidores. Cuando regresó con el novio, ella estaba aturdida y sus labios estaban hinchados y rojos—Lucius sonrió con satisfacción en su vaso cuando vio el momento de sorpresa que Severus permitió mostrar.

—No es propio de él ir por alguien tan joven, ¿verdad? —cuestionó Severus. Ni siquiera quería pensar en lo que sería darle entrada a Voldemort, que apenas parecía ser humano en el mejor de los casos. Al menos la chica tenía su memoria alterada. Podía imaginarse al joven recluta volando y saltando hacia el Señor Oscuro—¿Él vivió? —asumió Severus, ya que requerían la pericia de Kieran.

—No me pidas que lo admita, pero estoy bastante seguro de que nuestro Señor ahora está prestando atención a tus palabras con respecto a poner la marca en esos seguidores tan jóvenes. No vale la pena el dolor de cabeza. Tuvo que evitar matar al niño porque algunos de sus amigos cercanos todavía son estudiantes. Los estudiantes que se necesitan para ejecutar asignaciones sin asustarse—.

A Severus le preocupaba el comentario de "asignaciones", y sabía que gente como Flynn lo vigilaba atentamente.

—Como amigo, te sugiero encarecidamente que encuentres y mates al amante de Potter antes de enfrentar a nuestro Maestro nuevamente—advirtió Lucius con una sonrisa malvada. Severus no podía ver cómo esto tenía algo que ver con la conversación en cuestión—Si quieres, puedo darte una pequeña pista. Cualquiera que hayas visto en las últimas horas ya no es sospechoso—el brillo en los ojos de Lucius se encendió con alegría.

—¿Cómo, dime, llegaste a esta evaluación? —preguntó Severus, pensando "esto va a ser entretenido".

—Mientras le hablaba a la joven, uno de los nuestros le hizo una pregunta al Señor Oscuro acerca de algunos planes futuros. La chica lo escuchó decir que tenía todo bajo control, y que era tan poderoso, que, si hiciera un esfuerzo, él podría decirle en cualquier momento qué emociones sentía Potter. Como no era alguien que negara la solicitud de mostrar una hazaña tan grande a un posible candidato, cerró los ojos y se concentró—en este punto, Lucius se rió en voz alta. Era bastante indigno, pero no todos los días alguien presenciaba a Voldemort casi en estado de shock mientras lucía una erección inesperada—Antes de darme cuenta de lo que había sucedido, estaba arrastrando a la chica a una habitación oscura—se rió de nuevo.

—¿Le ruego me disculpe? — Severus intentó parecer divertido, pero no lo logró.

—Tenía que suceder, eventualmente. Potter es un adolescente. ¿Cuántas veces puedes controlar al mocoso antes de atraparlo teniendo relaciones sexuales? —.

Severus ni siquiera podía comprender el caos que se había despertado. Estaba demasiado atrapado en el último comentario de Lucius. "¿Con quién diablos estaba teniendo sexo Harry?" Su cabeza estaba dando vueltas. —¿Quien? —.

—Ese es tu trabajo, descubrir quién—sonrió Lucius—Con solo una emoción, ¿quién podría decirlo? No te envidio—Podía ver que Snape estaba perplejo; la máscara del hombre se había deslizado por un momento.

Severus quería golpear la mirada petulante de la cara del rubio. Hizo todo lo que pudo para salir rápidamente, aceptando gustoso una gran bolsa de galeones para pedirle a Kieran por su ayuda y discreción.

Apareciendo en la sala de estar de Harry, Severus se tomó un momento para evaluar el área. Se dijo a sí mismo que confiaba en Harry implícitamente, pero una pequeña voz dentro de su cabeza le recordó la impetuosidad de la juventud—No Harry—discutió consigo mismo, sin embargo, no pudo evitar pensar en el tipo de estimulación que habría llevado a Harry a tener ese tipo de efecto en Voldemort.

Mirando hacia abajo, Severus vio un pequeño volante sobre la mesa con una imagen de un jugador de quidditch muy atractivo. El pie de foto decía—Oliver Wood, Buscador de Puddlemere United—el cronograma del juego está impreso en el interior. En el reverso había una nota escrita a mano.


Harry, piénsalo bien. Lamento haber sido tan agresivo esta noche, pero fuimos un gran equipo y puedo decir que lo extraño. Como mencionaste que vas a tener que mudarte pronto, es posible que quieras aceptar la oferta y viajar un poco una vez que ya no estés atado. Oliver

—Se está refiriendo al quidditch—dijo Severus, convencido de que no había ninguna razón para leer algo más profundo en esto. Él confiaba en Harry. Si Harry quería alejarse de él, habría sido sincero. Él conocía a Harry demasiado bien para irritarse por esto. Severus realmente creía todo esto, pero cuando trató de abrir la puerta del dormitorio había sido bloqueado por un poderoso hechizo. Él sacudió su duda y se calmó. Después de "Alohomora" y varios otros hechizos, la puerta permaneció cerrada. Al pasar por la puerta por completo, Severus se apareció en el dormitorio. El volante arrugado de Puddlemere cayó al suelo junto con su mandíbula cuando vio por primera vez la cama. Estaba claro que Harry no había esperado a Severus esta tarde.

Perverso fue la única palabra que se le vino a la mente cuando Severus vio la exquisita escena frente a él. Harry, su almohada se aferraba debajo de su cabeza con una mano, la otra envolvía holgadamente un pequeño objeto cuadrado. Severus colocó su túnica exterior sobre una silla cercana antes de acercarse para mirar mejor. Uno de los juguetes favoritos de Harry yacía descartado en la cama, sin embargo, debía ser limpiado de la sustancia resbaladiza que lo recubría. No muy lejos de eso estaba el tarro de lubricante, arrojado al azar, el ángulo en el que descansaba daba como resultado un charco en las sábanas. En el piso estaba el anillo de polla que Severus sabía que Harry no había usado antes. Su deseo comenzó a empujar mientras imaginaba a su joven amante experimentar con él.

Completamente vestido, Severus se puso detrás de Harry, en el lado de la cama que estaba vacío de sustancias pegajosas. Extendió la mano sobre Harry, sumergió su dedo en el lubricante derramado, sonrió y comenzó a explorar el cuerpo agotado junto a él. Solo admitiría haberse sentido aprensivo por un segundo antes de que su mente traicionera se convirtiera en pensamientos de Harry complaciéndose mientras pensaba en el jugador de quidditch. Él lo sabía mejor, pero sintió una oleada de alivio cuando recogió el pequeño artículo de la mano de Harry para ver una "Caja de Cerebro" llena de fragmentos intensos de Harry y él juntos. Observó la sucesión de escenas, su propia tumescencia confirmando que cada una era más erótica que la anterior. Apreciaba que Harry quisiera mantener esos recuerdos tan nítidos, sin diluir por el tiempo u otra influencia, y se preguntó con qué frecuencia Harry se complacía usándolos.

—Mmm—murmuro Harry, acercándose al calor, gimiendo cuando Severus deslizó otro dedo.

—¿Disfrutaste tus juguetes? —Ronroneó una voz profunda en el oído de Harry.

—Mm-hmm—afirmó Harry—Te quiero el fin de semana—añadió medio dormido. Severus sonrió en el cabello desordenado de su amante, presionándolo en un beso. Era divertido ver cuánto tiempo podía jugar con Harry, cuánto podía hacer, extraer respuestas a la estimulación y evitar que llegara hasta la plena conciencia, cuando Harry se daba cuenta de que no estaba soñando.

—Te voy a hacer el amor ahora, y todo el fin de semana—dijo Severus entre besos en el hombro de Harry—¿Te gustaría eso? —él enfatizó la pregunta con un golpe a la próstata de Harry.

—Sí—gimió. —~Sííí~—tan pronto como Harry había hablado en pársel, el pene de Severus se endureció hasta una dureza casi dolorosa. Harry continuó hablando varias frases, inclinando a Severus hasta el borde, enloqueciéndolo con la lujuria, Severus hechizo su túnica y sus pantalones, exponiendo su ansiosa polla, dejándola libre para deslizarse en el calor que lo esperaba. En un intento de contenerse, Severus se mantuvo quieto por un momento, no queriendo correrse rápido, o ser demasiado enérgico.

—¿Qué dijiste, amor? — preguntó como una distracción.

—¿Hmm? —Preguntó Harry, e intentó apretar las caderas debajo de Severus.

—Dímelo otra vez, en inglés—Harry tardó un minuto en concentrarse para repetirlo.

—Cuando estés calificando, te inclinaré sobre los papeles de Slytherin y te follaré duro—presionó para obtener más fricción—En tu escritorio—añadió, haciendo reír a Severus.

—Estás soñando—dijo con una sonrisa, saliendo completamente antes de empujar en serio. Severus sostuvo las caderas de Harry, atrayéndolo hacia él con cada golpe, pero tuvo que tener cuidado de no dejar marcas. Harry estaría desnudo para su examen al día siguiente. Severus planeaba dejar muchas marcas en el ágil cuerpo debajo de él, durante el fin de semana.







Cuando Harry despertó a la mañana siguiente, gimió ante el estado de su cama. Tenía la rodilla manchada en un charco de lubricante derramado, y un vibrador nudoso se estaba clavando en sus costillas—Oh, Merlín—gimió, recordando la noche anterior. Nunca fallaba, cada vez que Severus lo tomaba dormido, balbuceaba incoherentemente. El Slytherin tenía una habilidad especial para incitarlo, pero lo mantenía al borde entre el sueño y la vigilia. Severus iba a molestarlo despiadadamente cuando lo viera.

Aunque quería pensar en su amante todo el día, Harry estaba ansioso por comenzar el día. Kieran lo llevaba a probar para ver si los tratamientos estaban funcionando. Se encontraron, salieron a desayunar y discutieron los últimos grandes tratamientos que harían con Albus si todo iba bien. Antes de que lo supieran, era hora de su cita.

Harry estaba de pie en la entrada de la Institución Wellingfield de Sanación y Bienestar mientras Kieran coqueteaba con una dama en el escritorio. La actitud rebelde de Kieran lo hacía atractivo para las damas allí. Ser un sanador llegando al centro le dio credibilidad, pero tenía un exterior tosco que no solían ver en el campo. Frances le había dicho hola a Harry, pero rápidamente se distrajo con Phoebe, la especialista. Harry vio como un niño pequeño con el pelo rojo brillante saltaba por el pasillo, muy parecido a la niña que había visto. A Harry le pareció gracioso que, aunque la niña parecía angelical, este niño pequeño parecía tener cuernos y cola. Pensó que el niño se parecía a Ron a la misma edad.

—¿Vuelas? —le preguntó a Harry con una gran sonrisa, hablando en voz muy alta para el pequeño espacio. Él continuó sin tomar una sola respiración—Voy a volar cuando sea más grande, papá lo dijo. Dijo que podía jugar quidditch como lo hizo el tío Joey en la escuela. Mi abuela vive lejos de cualquier muggle y voy a volar a su casa cuando vaya, incluso si tengo que dejar que me bese con su asqueroso labial. Mamá dice que tengo que usar la escoba para bebés hasta que yo sea realmente grande, ¡como de seis o siete! —dijo con un movimiento exagerado de sus ojos y su mano estirada en el aire—No eres un sanador, ¿verdad? Nunca te había visto aquí antes—El pequeño pelirrojo subió a una silla y estaba en una mesa en un instante, para ver mejor a Harry.

—Sólo he estado aquí una vez antes. Creo que soy un paciente hoy. Yo solía volar por un equipo de quidditch en la escuela, al igual que tu tío— dijo Harry, consiguiendo una enorme sonrisa a cambio.

—Voy a jugar de golpeador o cazador, o tal vez incluso un boscador*—pronunció mal, haciendo que Harry riera, pensando en Hermione—No quiero ser un guardián porque es aburrido permanecer en un solo lugar todo el tiempo. ¿¡Sabes qué !? —gritó—Escogiste un verdadero buen día para estar enfermo, porque mamá me dijo que Harry Potter va a estar aquí hoy y tengo que portarme muy bien y no molestarlo. Tal vez llegas a encontrarse con él también—dijo el niño con entusiasmo.

—¿Listo para empezar, Fawkes? —interrumpió Kieran.

—Pensé que sólo las mascotas eran nombradas Fawkes—el niño los miraba con curiosidad.

—Es un apodo— dijo Harry antes de ser conducido a la habitación de al lado. Kieran asomó la cabeza por la puerta para hablar con el niño.

—Sé que su madre, ella te llamó un animal—bromeó. La sonrisa que obtuvo a cambio sólo demostró que el niño había oído el comentario una vez o dos veces antes.

—Sí, ella se lo dice a mi padre. Dijo que hoy es mi último día de trabajo aquí, también, porque no estoy calmado lo suficiente como para seguir trabajando con la señorita Phoebe—explicó con orgullo.


Harry fue advertido por Kieran que guardara su varita y que no se metiera en problemas antes de que Phoebe entrara. No dejaría que Harry viviera su última visita por un tiempo.

—Estás celoso porque se me permite estar desnudo delante de las chicas—dijo Harry con un guiño antes de sentarse sobre la mesa de examen.

—¿Sabías que sólo Phoebe cierra los ojos cuando hace el examen? Ella los mantiene abiertos para todo los demás. Bobo feo—.

—No hagas caso a él, Harry— vino una voz desde la puerta. Phoebe les saludo con una sonrisa cálida—Solo insulta a los pacientes cuando está preocupado—.

—Si esto no funciona, tu no vas a quitarle su licencia de curación o algo así, ¿verdad? —se rió Harry—Además, creo que está trabajando—agregó seriamente. Phoebe le dio una inclinación de cabeza. Ella esperaba eso.

—Antes de que comencemos, dime, ¿has encontrado que esto es un proceso difícil? —preguntó ella con sinceridad. Kieran parecía más nervioso ahora.

—No voy a decir que ha sido muy fácil, pero vale la pena, creo. Me puedo sentir más potente, así que estoy bastante seguro de que está funcionando, pero incluso si no lo hace, nunca me he sentido mejor. No tenía idea de lo mucho que mis viejas lesiones me afectaron de manera regular hasta que se fueron. He sido capaz de entrenar a un nivel que nunca podría haber logrado antes. Teniendo en cuenta mi futuro, que por sí solo hace que esto valga la pena—exclamó Harry con confianza.

Phoebe se movió alrededor de la mesa en su posición de trabajo—Me parece reconfortante escucharlo, Harry. No voy a mentir, hay varios aquí en el Instituto, incluida yo misma, que estábamos cautelosos de las complicaciones que pueden venir de tratamientos como el que Kieran había propuesto— ella dio un paso atrás y señaló a Kieran para retirar la hoja. Harry observó los movimientos practicados y vio lo cuidadosa que era para no se acercarse lo suficiente como para tocarlo accidentalmente. No podía imaginar tener que pasar la vida teniendo que tener mucho cuidado para evitar el contacto. Se preguntó si ella sería más relajada en casa, y tal vez tenía amigos sencillos con muy pocas malas experiencias en sus vidas, si esa fuera su forma de mantener la exposición a la energía negativa en un mínimo. No parecía posible.

El examen no tomo mucho tiempo. Harry no sabía si era porque estaba tan nervioso la última vez, o si tal vez ella sabía exactamente dónde buscar esta vez. De cualquier manera, Kieran y él estuvieron listos en poco tiempo, y estaban a punto de dirigirse al lugar en el centro en el que Harry podía gastar su magia antes del segundo examen.

Se abrió la puerta, el pequeño pelirrojo saltó a los brazos de Phoebe, casi tirándola hacia abajo—¡Vas a extrañarme cuando llegue una chica aburrida a trabajar con usted! —declaró. Phoebe coincidió en que el centro sería mucho más tranquilo sin él, pero que podría venir a visitarla a veces.

—Nos vemos en un rato, Harry— dijo, y llevó al niño a su oficina mientras él extendió sus brazos como si estuviera volando. La puerta estaba cerrada, pero su voz todavía se podía escuchar preguntando por qué no se le había dicho antes que era Harry Potter.

—Como si hubiera dejado que se dijera una sola palabra—se rió Kieran, llevando a Harry por el pasillo.

Gastar su energía era mucho más fácil esta vez. Desde que unos pocos de los empleados se habían enterado de que Harry iba a estar allí, se habían ahorrado algunas tareas difíciles con las que querían ayuda. En pocas horas, Harry había conjurado una nueva ala, levitado una bañera de mármol sólido en posición mientras los trabajadores instalaban tuberías nuevas, y cambió el color de la pared en la oficina personal de Frances a un verde bosque profundo, su color favorito.

De vuelta en la sala de exámenes, donde Phoebe solicitó que Harry mantuviera la información lo más privada posible, fuera que los tratamientos hubieran funcionado o no. Ellos no aprobaban el tipo de actividad desarrollada por los estafadores, que hacían sus galeones de confiados brujas y magos, y el respaldo de Harry Potter sólo lo haría peor. Harry estuvo de acuerdo, por supuesto. Observó su rostro de cerca, en busca de signos de reconocimiento, queriendo saber los resultados. Permanecieron en silencio hasta que ella le indicó a Kieran cubrirlo de nuevo.

—¿Bien? —preguntó Harry con impaciencia cuando terminó su segundo examen. Kieran lo cubrió con la sábana, sonrió, y se la pasó por la cabeza para que se callara.

—Vístete y vamos a hablar en mi oficina, como lo hicimos la última vez—dijo Phoebe con la misma sonrisa cálida, sin revelar nada. Harry no podía esperar para descubrir y se vistió rápidamente. Había corrió tan rápido que la mujer ni siquiera estaba en su oficina todavía.

—¡Hola! —exclamó el muchacho, bajando de los brazos de la mujer—¡No sabía que fueras Harry Potter antes! —.

Phoebe le dio a Harry una sonrisa de disculpa, antes de volverse hacia el niño—Creo que tu madre te dijo que no fueras una molestia—dijo, sosteniendo su mano para que él la tomará.

—Aw, bien—dijo con desaliento—¡Espera! ¿Puedo mostrarle a Harry lo bien que puedo volar, en primer lugar? Voy a hacerlo rápido ¿Está bien? —preguntó al subir la silla de un solo salto, una vez más, de pie sobre la mesa detrás de Harry—¡Mira esto! — gritó el pequeño pelirrojo y se lanzó fuera de la mesa en el aire.

Instintivamente, Harry alargó la mano y cogió al niño. Por desgracia, Phoebe, también, se había abalanzado para proteger al niño. Había sucedido tan rápidamente, sin embargo, mirando hacia atrás, todo parecía ir en cámara lenta. Las acciones de Phoebe se congelaron, sus ojos miraron la mano de Harry que estaba cubriendo la de ella. Los temblores comenzaron a agitar su pequeño cuerpo y sus ojos se abrieron en estado de alarma, antes de rodar de nuevo hacia su cabeza. La conmoción atrajo a muchas personas en el corredor. Un hombre se llevó al niño rápidamente de Harry, lo puso abajo con la catatónica Phoebe, y le hizo levitar a una habitación tranquila. Harry se encontró a si mismo entrando en la oficina de Frances mientras que varios sanadores iba y venía.

Podía oír la conmoción de la oficina, las voces de varios niños pequeños mientras esperaba a que alguien viniera a decirle si ella iba a estar bien.

—Harry— una voz amable, Frances, finalmente había llegado a hablar con él después de lo que pareció una eternidad.

—¿Va a estar bien? —su preocupación era evidente. Frances miró tan tristemente; ahora estaba aún más preocupado que antes.

—Lo va a estar—prometió Frances con una mano sobre su hombro, y conduciéndolo a una silla frente a su escritorio. Se sentó en el borde de su asiento, apoyada sobre su escritorio.

—Es malo. Parece que te dan ganas de llorar—dijo Harry miserablemente, presionando su cara en sus manos—Lo siento mucho—.

—No, Harry, lo siento si te hice pensar eso. Es simplemente... — Se interrumpió, sabiendo que Harry quería saber por qué se veía tan triste; ella no podía decirle que era porque se sentía mal por él. Había tenido que tener muchas experiencias horribles para tener un efecto tan profundo en su compañera sanadora. Había leído la carta de Harry, pero la lectura de las palabras no tiene el mismo impacto que la prueba de ver como su breve contacto envió a Phoebe al peor estado que Frances había visto hasta la fecha.

—Esto sucede inevitablemente, de vez en cuando y sabemos cómo manejarlo. Phoebe va a estar bien. Cuando se toca a alguien, cualquier energía negativa que la persona tiene surgirá en ella. No es simplemente la energía negativa, sino la esencia de las experiencias de su vida. Estas sensaciones son abrumadoras, pero no causarán daños graves. A ella le han dado un sedante y su oficina se verá como una guardería por las próximas horas, pero te prometo, estará de vuelta pronto, y volverá a casa por unos días para su recuperación—le aseguró Frances—Tienes que creerlo—agregó cuando Harry no parecía muy convencido—Ella estará bien. Toques ocasionales ocurren entre el personal al menos una vez al mes sin ninguna consecuencia que tener un niño que necesita estar cerca. Y de vez en cuando, un forastero como tú, que está más expuesto al mundo, hace un contacto accidental—.

Kieran entrando en la habitación era una vista agradable. Hablaron brevemente y aceptaron la oferta de Frances para comer antes de salir. Harry todavía estaba débil, pero Kieran se aseguraría de que Harry llegara a salvo a Hogwarts donde podría descansar y permitir su magia rejuvenecer después del drenaje para el examen. Frances se comprometió a enviar los resultados de los exámenes a través de Kieran.

Aunque nunca sería tan burdo como para decirlo en voz alta, Harry no pudo evitar pensar que ahora pasaría un tiempo antes de que llegaran sus resultados del examen.




sev Capítulo 68-I . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 67. Eventos Incómodos
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: