La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

  Death Eater takes a Holiday. Capítulo 69. Introspección

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234689
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 69. Introspección    Lun Ago 06, 2018 3:13 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 69

Introspección





Harry despertó, desconociendo a la persona que lo atendía. Estaba herido, mucho. Era muy difícil identificar cualquier lugar en su cuerpo maltratado, ya que todo parecía palpitar. Después de tomar una evaluación mental, decidió que su pierna izquierda era, por mucho, la fuente de su peor dolor. Tratando de recordar lo que le había sucedido, Harry sintió como si hubiera pasado algo de tiempo. Reflejaba atontado la sensación de despertarse, sintiéndose adolorido y pegajoso, como si el sudor y la sangre se le hubieran secado en el cuerpo días atrás. Antes, cuando inconscientemente se había curado, Harry se había despertado ocasionalmente con sangre coagulada en su piel y su ropa. Este era un sentimiento familiar; lo había experimentado en Privet Drive.

Una cara gorda apareció en sus pensamientos. Harry pensó brevemente en Vernon, pero el cabello era muy diferente. Goyle, recordó, o tal vez el padre de Goyle, reflexionó vagamente, habiendo visto solo la cara aparecer por un momento. Sin recordar completamente la situación, Harry no podía entender por qué no había sido capaz de defenderse contra un oponente tan lamentable. Podría haber bloqueado o contrarrestado fácilmente la mayoría de los hechizos lanzados contra él. Pero no, había sido golpeado con cada uno completamente. Era como si su varita hubiera estado defectuosa. Como los viejos hábitos nunca mueren, Harry instintivamente flexionó un músculo en su brazo, para confirmar la presencia de su varita en su soporte. Solo se había dado cuenta vagamente de su ausencia, ya que el dolor causado por el movimiento lo distraía del pensamiento consciente. Un espasmo muscular desencadenado en su brazo hizo que su hombro se tensara, creando un efecto dominó de dolorosos espasmos en un lado de su dolorido cuerpo.

—Maldita sea, no te atrevas a tener otro espasmo, convulsiones, lo que sea. Acabo de parar el sangrado después de la última—gimió su desconocido captor/cuidador. Harry casi resopló, pensando en los muchos años que esos dos títulos se habían entrelazado. Mientras se despertaba en una cama, pero todavía con un dolor considerable, Harry primero pensó que estaba experimentando un flashback, pero era demasiado real para ser así de simple. Estaba seguro de que había escapado, pero allí yacía, indefenso y a merced de quien le molestara por estar sangrando.

"¿No se había escapado?" volvió a preguntarse, tratando de recordar el ataque más reciente.

Golpeó a un enemigo invisible en lo que parecía una cara, y giró para patear hacia el sonido de alguien que se acercaba desde atrás. Recordaba haber escuchado un satisfactorio crack, pero se distrajo, después de haber recibido varios hechizos desagradables poco después. Varios sonidos aparecieron más tarde y Harry sabía que se enfrentaría a más de lo que esperaba.

Una voz grave dijo el hechizo revelador, haciéndolos visibles brevemente de nuevo. Este era el momento en que Harry tuvo una breve mirada a uno de sus atacantes—Estás loco, tomando a Potter así, sin previo aviso—reprendió un Mortífago divertido que acababa de llegar—Nuestro Señor no esperaba que pidieras refuerzos—.

—¿Está furioso? — preguntó un nervioso Goyle.

—Cuando me fui, él estaba cantando—dijo otra voz sobre el extraño comportamiento de su maestro—Supongo que el dolor de un hombre es el placer de otro hombre—el hechicero se rió con ganas, junto con los demás. Fue cuando la risa terminó que se ocuparon de su tarea. Harry peleó una buena batalla, noqueando o incapacitando a algunos mortífagos, pero sin magia solo podía luchar contra unos tantos. A pesar de la pura adrenalina que lo mantenía en marcha, estaba tomando consciencia de una realidad inevitable. Con solo sus ojos funcionando correctamente, Harry podía ver las puertas de Hogwarts retroceder mientras lo alejaban más lejos de la seguridad interior. De repente, sintiendo muchas manos sobre su cuerpo, Harry luchó para no entrar en pánico.

Cuando el mundo se tambaleó, se dio cuenta de que se habían aparecido. No pudo evitar reírse, pensando que usaron a cinco magos para hacerlo, cuando Ron y él lo habían hecho solos, y con un muggle. Su risa de diversión no había quedado sin recompensa. El aluvión de maleficios y asaltos físicos que siguieron fue una verdadera prueba de su entrenamiento. Sabiendo que podía hacer poco más que soportar, Harry decidió que lo haría lo mejor que pudiera. Escuchó atentamente, tratando de distinguir las palabras, identificando los hechizos y maldiciones a medida que los lanzaban.

Algunos de los mortífagos lanzaban hechizos sin pensar más que en qué hechizo utilizar a continuación, mientras que otros prestaron mucha atención a su reacción a cada uno. Pensó que a Kieran y Severus les impresionaría que hubiera mostrado muy poca reacción al hechizo que más le molestaba, con la esperanza de que el lanzador no eligiera ese hechizo en particular otra vez. Encontró que concentrarse en estas cosas lo ayudaron por un momento, pero pronto no pudo diferenciar entre los altibajos y mucho menos los detalles del hechizo. Todo sonaba como un rugido de burlas y encantamientos. Después de un tiempo, hubo una pausa en la acción, el rugido se había detenido, o tal vez habían dejado de gritar.

—¿Cuánto tiempo? —preguntó un asistente señalando hacia dónde estaría el reloj si tuviera uno.

—Diez minutos más hasta que se active, entregándolo directamente a nuestro Señor—el mago acercó su cara a la de Harry, burlándose antes de volver a hablar—Entonces comenzara la verdadera diversión—.

La idea de ser transportado hacia Voldemort lo estaba mareando. Harry había sido levitado a una posición de pie, haciendo un cambio en el objetivo. Solo habían pasado el tiempo, atormentándolo para su entretenimiento hasta que fuera entregado para la "verdadera diversión". Nuevamente sintió una oleada de náuseas y luego, con una sorprendente comprensión, reconoció que era un aumento en el poder. Ron le había dicho una vez que Fred había conseguido entrar en toda su magia a la vez, mientras que George había aumentado su magia con varios chorros más pequeños. Harry estaba dividido entre desear que solo creciera y deseando que los tratamientos de Kieran finalmente funcionaran.

—¡Tres minutos! —gritó un mago advirtiéndoles.

"¿Tres minutos?", Harry gritó en su cabeza. "¡Fueron solo diez minutos hace un momento!" Harry sacudió su cerebro, tratando desesperadamente de pensar qué hechizo podía manejar sin varita con esta nueva magia a su disposición que tuviera el mejor efecto. ¿Quién era el más vulnerable del grupo? ¿Qué hechizo sacaría a varios de ellos a la vez? Entonces, el sentido común apareció, sonando notablemente como Severus. "¡Lárgate de allí!" A dónde ir... contempló. Severus había dicho que el único lugar seguro donde estar sin magia sería su hogar o Hogwarts. No pudo aparecerse en Hogwarts, así que sería el hogar. Había estado a punto de concentrarse en el hechizo cuando recordó a uno de los hombres que se burlaban de él acerca de que follaba con animales. Remus. No podía ir a casa completamente ensangrentado, no durante la luna llena.

—Da un paso atrás, a menos que quieras irte "conmigo"—Harry escuchó a alguien decir y al momento siguiente se había ido. Aterrizando con un splat, miró a su alrededor, desconcertado, sin Voldemort a la vista. Él lo había hecho. Estaba contento de que su subconsciente hubiera excluido al traslador en el inventario mental de su persona. Esa era una de las cosas que estaba contento de dejar atrás. Instintivamente había viajado al edificio de entrenamiento donde se sentía seguro. Muchos días había pasado allí, gastando una gran cantidad de magia durante el entrenamiento, y luego descansando después tendido encima del heno. Queriendo colapsar y dormir por una semana, Harry miró para ver qué olía tan mal, solo para encontrar que su pantalón estaba quemándose. Dando una mirada alrededor de todas las pacas de heno seco, Harry corrió hacia la puerta. Se parecía más a un gatear y arrastrarse, pero logró atravesar la puerta con la suficiente rapidez, apagando las pequeñas llamas al caer en el fango y el lodo.







Momentáneamente consciente de lo que le rodeaba, Harry notó la luna, que se desvanecía por completo, antes de que una nube pasara por encima. No tenía idea de cuánto tiempo había estado allí tumbado en el aire frío de la noche. Severus vendría a buscarlo, se dijo a sí mismo. Severus. "Severus besó a Remus, lo besó con fuerza. ¿Y qué hice? Corrí, me encontré con problemas" se regañó a sí mismo. "Severus pensará que soy un niño, huyendo, sin confiar en él otra vez". Le había prometido que no asumiría lo peor después de toda la debacle de "Sev violando a Ron".

Su nuevo mantra era: "Severus vendría por él, y luego le diría que todo está bien". Harry quería que supiera que no creía que Sev estaba jugando con Remus. La idea todavía le dolía por dentro, pero él no diría esa parte. "Severus vendrá", repitió en su cabeza. El aguanieve en la que había caído antes había empezado a congelarse, solidificándose en partes de él. Aceptó el entumecimiento antes de cerrar los ojos, cayendo en la inconciencia.

La próxima vez que Harry observó lo que lo rodeaba, no pudo ver la luna detrás de las nubes. Extraño, pensó que el cielo se vería más oscuro, o tal vez si hubiera estado allí el tiempo suficiente, más claro. No importaba, vería cuando el sol saliera pronto. Harry trató de mantener la conciencia, pero se desvanecía por momentos. Pensando que solo había cerrado sus ojos por un momento, Harry trató de mover la cabeza para ver mejor el cielo. Se estaba volviendo más oscuro, no más claro. Había estado allí toda la noche y el día siguiente también, si pensaba que estaba en lo correcto. Sus ojos dolían. Harry se dio cuenta de que había estado usando sus lentes de contacto; sintió como si estuvieran pegados a sus ojos. Movió su mano, tratando de frotarlos, causando que un dolor perverso se disparara, llevándole lágrimas a los ojos—Eso ayudó—pensó vagamente, parpadeando el líquido. Su condición debía estar empeorando; no estaba pensando claramente en lo absoluto.

Una voz se podía escuchar a lo lejos. Harry no estaba seguro de si estaba soñando o no. El cielo estaba gris y no podía distinguir el día de la noche.

—... como si te debiera un gran favor—gruñó la voz—Tan malditamente críptico, ni siquiera sé lo que estoy buscando—.

Harry oyó un crujido en la nieve. Alguien venia. Fuera quien fuera, no estaba tratando de callarse o pasar desapercibido.

—"Mantenlo vivo" dice, podría haber ayudado saber lo que estaba manteniendo vivo. Si se trata de un animal sarnoso, es mejor que esté en una jaula adecuada—El hombre habló para sí mismo mientras buscaba en los terrenos.

Harry escuchó un grito ahogado y supuso que lo habían encontrado. Escuchó buscando una pista sobre quién estaba allí, manteniéndose completamente quieto. No es que tuviera otra opción.

—Si quisiera lidiar con cadáveres, habría tomado la Marca—gimió la persona sobre él. Harry abrió los ojos, sorprendiendo al espectador. La luz estaba en sus ojos, lo que hacía difícil para Harry ver si conocía a la persona. Es posible que sus ojos verdes no hayan podido ver mucho, pero ayudaron a que el otro hombre lo reconociera.

—No puede ser—dijo el mago con incredulidad. Los ojos de Harry se cerraron una vez más, pero pudo sentir que su flequillo se alejaba de su frente, confirmando su identidad por la cicatriz reveladora—¿Potter? —cuestionó el hombre, pero Harry había vuelto al olvido antes de que pudiera pensar en responder.







Varios miembros de la Orden se habían reportado de vez en cuando antes de partir de nuevo en busca de Harry. Ron y Bill Weasley caminaban de un lado a otro de la oficina del director, mientras Albus hablaba con Arthur en el fuego. Las noticias del Weasley mayor no eran buenas. Después de haber entrevistado a varios estudiantes, el Ministerio consideró que había suficiente evidencia para apostar un Auror en Hogwarts, evitando que Severus huyera hasta que St. Mungo presentara un informe completo sobre Flynn.

Albus frunció el ceño, sabiendo que una vez más que el Ministerio asumía culpable hasta que el mago en cuestión fuera probado inocente. Severus aún no había regresado, y había poco tiempo antes de que apareciera el Auror. Miró a Bill, midiéndolo—Sí, puede que estés en lo cierto—dijo el director crípticamente. Con un gesto de su mano, una pintura en la pared se movió a un lado, revelando una pequeña abertura. Dos conjuros más tarde y la apertura se amplió lo suficiente como para llegar a una mano y quitar un sobre muy pequeño—Vengan conmigo, muchachos—dijo Albus, cerrando la apertura una vez más—No hay tiempo que perder—estaba caminando a través del Flu mirando hacia atrás para ver si los chicos Weasley lo estaban siguiendo.

Al pasar por el fuego, Ron y Bill pronto se encontraron en una oficina que solo podía ser de Snape. Ron no pudo evitar la sensación de temor que usualmente acompañaba la detención con Snape—Es extraño que no pueda pensar en él como Severus en este lugar—le dijo a nadie en particular. Albus estaba ocupado una vez más abriendo compartimentos cerrados. Esta vez era un pequeño armario lleno de cosas privadas del Maestro de Pociones.

—Ah, aquí está—Albus sacó un vaso lleno con una sustancia glutinosa verde. En poco tiempo, Bill estaba vestido como Severus Snape y bebiendo la vil sustancia, a la que se le había agregado un único cabello negro grasiento tomado del sobre pequeño que Albus había recuperado.

—Mejor tú que yo—murmuró Ron, con respecto a la poción Multijugos. Albus eligió no hacer ningún comentario—Incluso si oculta la firma mágica de Bill, ¿qué les hará estar seguros de que este es Snape? —preguntó Ron. En lugar de una respuesta, Albus simplemente dijo—Accio tinta roja—Un pequeño tintero en forma de serpiente se deslizó en el aire, para que Ron lo atrapara, mientras una gran jarra de tinta roja salía del almacén hacia el director. Luego vertió una gran cantidad del líquido escarlata sobre el desprevenido Bill.

El mago mayor sonrió al recordar una obra de arte en particular que Poppy había encontrado en el vientre de Harry. Dado que Severus hechizó su tinta para evitar que los estudiantes cambiasen las calificaciones, se reconocería su firma mágica si se usaba un hechizo para verificar. Albus dijo que entendió la idea de Severus, pero no mencionó la "F" roja que había visto en Harry que lo había hecho pensar en ello.

Bill ayudó a poner un caldero en una de las estaciones de trabajo. El pequeño caldero parecía lo suficientemente inocente hasta que Albus explicó una de sus cualidades especiales—Él no cree que yo sepa, pero en raras ocasiones, Severus usa este caldero con los estudiantes durante detenciones bien merecidas. Independientemente de los contenidos, una vez activado, el que elabora debe revolver continuamente o la poción explotará—Albus vio que los ojos de Ron se abrían con incredulidad.

—Eso es una locura. Sabía que era vengativo, pero eso es loco y peligroso. ¿Lo dejó salirse con la suya con eso? —preguntó Ron incrédulo. Al darse cuenta de con quién estaba hablando, se disculpó, pero Albus simplemente rió entre dientes. Echando un vistazo más de cerca al caldero, la boca del joven pelirrojo quedó abierta por un momento antes de soltarla—Creo que utilicé esto una vez. Me asustó terriblemente, lo hizo—.

—¿Te lastimaste? —preguntó Albus a sabiendas.

—Um—Ron tuvo que pensar—Recuerdo, porque lo había visto agarrar su brazo, y me preocupaba que hubiera sido llamado por el Señor Oscuro, pero a mí y Neville todavía nos quedaban otras dos horas de detención. Maldita sea—exclamó Ron cuando se dio cuenta de lo que Snape había hecho—Recuerdo haber pensado en la suerte de que Neville explotara la poción, dándole una razón para deshacerse de nosotros—recordó Ron. A Poppy solo le había tomado unos minutos deshacerse de los furúnculos que brotaban de sus manos y brazos por el accidente con la poción.

Sabiendo que el Auror podía llegar en cualquier momento, y no quería explicar por qué Ron, que también era Auror, ya estaba allí, Albus lanzó un hechizo para que Ron pudiera usar la Flu privada de Severus en la habitación de Harry en la torre y esperar en la oficina.


Ron no pudo evitar mirar alrededor de la habitación antes de arrojar el polvo Flu. Sus ojos se detuvieron en un libro familiar en la mesita de noche. No había tomado a Severus como un entusiasta del quidditch. Como no podía resistirse, Ron abrió la tapa del libro para encontrar una inscripción con su propia letra. Supuso que no debería haberle sorprendido que Harry dejara algunas cosas en las habitaciones de Severus.

—¡Snape! —gritó una voz áspera desde el fuego, sobresaltando a Ron, haciéndolo soltar el libro. Se giró, ninguno de los magos habló mientras cada uno intentaba descubrir quién era esa persona y si eso significaba problemas. Al oír el nombre, Bill entró a la habitación con cautela.

Al verlo parecido a Severus, Kieran exhaló un suspiro de alivio—¿Ese es un Weasley? —preguntó, queriendo saber si era seguro hablar libremente frente al pelirrojo. Él ya sabía que Harry estaba tan cerca de ellos como su familia. Obteniendo un asentimiento de ambos magos, Kieran comenzó—He estado por ahí. No pude hablar con Fawkes antes de irme de Hogwarts. Quería checar antes de que Frances y yo nos fuéramos. Ella tiene un contacto en el Tíbet que puede tener una idea de lo que podemos hacer a continuación, si hay algo, dado que los tratamientos no funcionaron—Kieran parecía miserable mientras hablaba, decepcionado por los resultados—No lo hubiera hecho si hubiera pensara que fallaría. Estaba tan seguro...—se calló—Volveré a llamarte tan pronto como regresemos—.

Ron había oído hablar de Kieran tanto de Harry como de los gemelos, pero nunca lo había visto antes. Como no había dicho su nombre, Ron solo podía adivinar quién era. Aparentemente, un breve asentimiento de Severus fue suficiente respuesta, ya que el escocés lo aceptó y prometió contactarlo nuevamente dentro de una quincena.







Al llegar al vestíbulo de la entrada, Albus encontró a Minerva McGonagall manteniendo a raya a un obstinado Auror. Estaba blandiendo un documento de aspecto legal en vano. La vicedirectora no se intimidó en lo más mínimo por el Auror que ella recordaba como un joven que asistía a Hogwarts.

—¿Puedo ayudarle? —preguntó dulcemente Albus Dumbledore, como si no tuviera idea de por qué este mago estaba acosando a su bruja favorita. Inmediatamente siguió el saludo con una larga explicación de su deber oficial de asegurarse de que Severus Snape no abandonara el castillo hasta que lo arrestaran o lo liberaran sin cargos. Su tono indicaba claramente cuál de los dos esperaba.

Recogiendo su documento, sin permitir que el Auror hablara, Minerva preguntó a Albus—¿Es seguro interrumpir a Severus en este momento? —sabiendo que no está en las instalaciones.

—Él está trabajando en una poción bastante delicada, ¿tal vez le gustaría esperar en mi oficina hasta que sea seguro? —Los ojos azules de Albus brillaron alegremente mientras el Auror insistía en que cesaran los retrasos y le permitieran acceder a las mazmorras. Cuando finalmente entraron al laboratorio privado del Maestro de Pociones, encontraron a Severus removiendo cuidadosamente una poción.

Según iban los planes, este funcionó particularmente bien. Le tomó muy poco tiempo al Auror provocar a Snape, aunque tenía varias advertencias en contra. Ya había verificado la firma mágica del hombre para confirmar su identidad cuando hizo un comentario innecesario sobre la apariencia desordenada de Snape, momento en el que explotó el caldero. Salpicado de sustancia glutinosa, el Auror y el falso Snape fueron acompañados a la enfermería para recibir atención médica. Afirmando que el Maestro de Pociones tuvo una reacción alérgica al bálsamo de curación, le cubrieron la cara con vendajes, ocultando así la cara de Bill cuando desapareció la multijugos. Ron había disfrutado el espectáculo desde su escondite. Anteriormente se había encontrado con el Auror que había venido para vigilar a Snape. Él se entristeció al decir que varios de sus compañeros eran incompetentes, y este era uno de ellos, aunque esta vez eso funcionó para su beneficio.







Draco Malfoy se giró, habiéndose dado cuenta de que ya no estaba solo—¡Solo agua! —gritó incrédulo—No puedo creer que me hayas enviado a un Potter medio muerto—Draco continuó despotricando contra el atónito Snape, que no podía apartar los ojos de la cama donde yacía Harry.

—¿Dónde lo encontraste? —Preguntó Snape y comenzó a revisar las lesiones obvias.

—Fuera de los establos. No es de extrañar que no quisieras decirme cuál era el 'ingrediente', a través del Flu. No puedo creer que me hayas hecho esto ¿Sabes cuántas horas pasé aquí, solo manteniéndolo vivo? Solo agua, mi culo—Draco se paseó por la habitación, el agua que salía del vaso que había estado ofreciéndole a Potter.

—No esperaba que estuviera en tan mal estado. Debió haber ofrecido una pelea más grande de lo que esperaban—explicó Severus, inseguro de si debería decirle a Draco que no sabía que Harry estaba allí hace unos momentos. Podía ver al joven Slytherin tratando de descifrarlo, parecía muy inseguro de qué decir.

—Potter se volverá loco cuando descubra que es parte de una poción. ¿Es verdad que usaron su sangre en una poción para darle su cuerpo al Señor Oscuro? —.

Severus asintió con la cabeza; había olvidado eso. Eso explicaría por qué Draco asumió que él era un ingrediente de una poción. ¿Qué otra explicación podría dar sobre por qué Potter estaba en el terreno?

Mientras revisaba las quemaduras en la pierna de Harry, Severus pudo ver que se había despertado, pero no mostró—¿Qué hechizos has lanzado sobre él? —.

Draco parecía recordar un inventario mental de hechizos con un leve asentimiento antes de contestar. Había nombrado una variedad común de hechizos, incluidos algunos, para detener el sangrado. Uno en particular sorprendió a Severus; fue un hechizo de parálisis temporal.

—Algo puede estar mal en su sistema nervioso, ha tenido convulsiones, creo —Apenas Draco dijo las palabras, Severus sintió que los músculos debajo de su mano comenzaron a temblar. Adivinando correctamente, Severus aplicó presión, agarrando el músculo firmemente para reducir el espasmo muscular antes de que los temblores viajaran mucho más.

—No tiene convulsiones. Vivirá—dijo rotundamente, aunque su mente estaba tambaleándose. Notó que Draco no se veía mucho mejor.

—¿Solo asumiste que sabría cómo mantenerlo con vida? ¿Qué pasaría si alguien lo encontraba aquí? Y Potter gime en sueños. Merlín sabe lo que pensarían que estoy haciendo aquí si lo escucharan—se quejó Draco, aunque había lanzado un hechizo silenciador alrededor de su habitación. El tiempo que había trabajado para mantener vivo a Harry le había enseñado lo diferente que era de su padre, o de Severus. Ahora sabía que nunca sería su igual, ni quería serlo. Cualquier duda que haya tenido con respecto al camino que había elegido, había desaparecido.

Harry eligió ese momento para abrir los ojos. Sabiendo que no siempre podía manejar la indiferencia fingida; se asombró, pensando que un enemigo no lo consideraría una amenaza demasiado grande si pensaban que tenía miedo. El aspecto de animal enjaulado fue más fácil de lograr cuando uno es más pequeño que el promedio.

Draco vio los grandes ojos verdes mirarlo fijamente antes de moverse hacia Severus y regresar.

—Tal vez deberías salir por un momento mientras lo calmo un poco—le susurró Draco a Snape antes de volverse lentamente hacia Potter.

Severus asintió y se fue a recoger todas las pociones que la dama de la mansión podía encontrar para él. Lo más probable es que todavía tuvieran un buen stock, ya que había enviado muchos artículos en un paquete de cuidado como un 'gracias' por aguantar al joven Malfoy.

—¿Dónde estoy ...? —preguntó Harry de inmediato.

—Mansión Snape—Draco nuevamente vio la expresión de sorpresa, incomprensión, pensando que Harry temía a Snape. Harry, por su parte, no podía entender por qué su amante nunca mencionó tener una casa solariega. Siempre había creído que la familia de Severus había sido pobre.

—Te he estado manteniendo vivo, Potter. De la forma en que lo veo, me debes una deuda de vida—en realidad no lo creía, ya que Severus le había ordenado que atendiera al 'ingrediente', pero no vio razón para mencionar eso a Potter—Siempre puedes deshacerte del Señor Oscuro y estaremos a mano—agregó con una sonrisa, disfrutando de la expresión incrédula que recibió a cambio.

—Pensé que entraste por toda esa porquería de sangre pura que representa Voldemort—Harry no estaba seguro de si la risa que recibió de Malfoy era una buena señal o no.

—Creer que los sangresucia no deberían estar ocupando espacio en nuestro mundo, no significa que quiero seguir a un loco que ha perdido el tiempo tratando contigo y fracasando miserablemente. No parezcas tan sorprendido Potter—Draco se rió de nuevo—Puedes estar luchando por la Luz, pero no veo que te inclines ante Cornelius Fudge—.

Harry tuvo que admitir que Malfoy tenía razón, pero eso no significaba que olvidaría el pasado—Puede que no hayas tomado su marca, pero eso no impidió que me maldijeras con un dolor de cabeza, señalando a un grupo de malditos mortífagos para que nos atacaran a mí y a mis amigos—Harry pensó ver que la cara del rubio se estremecía levemente.

—Admitiré que estaba dispuesto a darte un gran dolor de cabeza, pero no esperaba que mataran a personas que conocía por ello. No creo que hubiera esperado que te estrellaras a través de una vidriera, tampoco—.

—¿Qué crees que iba a pasar cuando me maldijeras? ¿Un picnic en el campo, tal vez? —habría gritado, pero incluso hablar le dolía tanto—Espera, ¿cómo supiste que me estrelle en la ventana? —intencionalmente no mencionó a Severus habiéndolo hecho. La adrenalina lo mantenía activo en su estado agitado, pero Harry podía sentir que su fuerza se estaba agotando.

—¿Pensabas que solo te maldeciría y me iría a casa, sin saber qué estaba pasando? —Draco cambió su peso de un pie al otro—Siempre saliste por delante. Vi a uno de mis amigos morir ese día, Potter—comenzó a agitarse, pero se calmó de nuevo. Harry no creía que él mismo hubiera podido cambiar de marcha tan rápido. Se quedó en silencio, permitiendo que Malfoy siguiera hablando.

>>Me di cuenta de que, si te mataban, es posible que no me quitara la marca por mucho tiempo. He oído hablar de que tienes que ser el que lo mate. Que tienes el mismo tipo de varita o algo así—Draco se puso de pie en toda su altura e inesperadamente cambió el tema a algo más de su agrado—Todavía tienes que agradecerme por ayudarte a deshacerte de esas espantosas cicatrices tuyas—dijo engreído, disfrutando de la confusión de Potter.

—Poppy Pomfrey se deshizo de las cicatrices. Tuve que volver a crecer la piel cortada con el cristal de la ventana—.

—Lo cual solo puedes hacer con un segundo donante de sangre—la sonrisa se hizo más amplia—Y ni siquiera me has dado las gracias—agregó fingiendo sentimientos heridos.

—¿Tú? —Harry apenas podía creer que Malfoy fuera el otro donante de sangre. "¿Por qué no se lo dijeron, o por ese motivo, por qué no preguntó?" él se preguntó.

—No pretendas parecer tan sorprendido. Sabía que Dumbledore te diría tan pronto como se acabara el tiempo—Draco observó a Harry, tratando de ver la verdad en sus ojos—¿No lo sabías? —.

Harry negó con la cabeza y lamentó el movimiento una vez más. Otro temblor de dolor amenazando.

—No lo sabes, ¿verdad? —Draco se burló, más una afirmación que una pregunta—Si creciste con una familia adecuada, y no con esos muggles miserables, tal vez tendrías una pista—pateó una toalla húmeda en el suelo cerca de sus pies antes de explicar.

>> Con mi sangre en las venas, podrías haber tenido acceso a la Mansión Malfoy o a otras áreas protegidas contra cualquier miembro que no sea de la familia. Dumbledore prometió no decir quién era el segundo donante hasta que transcurriera el tiempo suficiente como para dejar de ser relevante. No es como si estuvieras fuera de la cama antes de ese momento —.

A Harry le hubiera gustado hacer más preguntas, pero Severus llamó a la puerta. Aparentemente, Draco se dio cuenta de que se suponía que le estaba diciendo que Snape era seguro, y rápidamente continuó.

>> Mira, sé que no confías en Snape, pero él no quiere al Señor Oscuro en el poder más de lo que yo lo hago, o no me habría escondido aquí. No sé exactamente lo que está haciendo, pero si él fuera a matarte, podría haberlo hecho, hace años—parecía que Draco quería decir más, pero la puerta se abrió.

Harry miró hacia la puerta, la cara de Severus era ilegible como se esperaba. De repente, tuvo muchas más preguntas, pero la conversación que tuvo con Malfoy había agotado su pequeña reserva de energía. Apenas prestó atención mientras hablaban entre sí.

—Yo, um, le dije que no era probable que le entregaras al Señor Oscuro—dijo Draco con una expresión que parecía plantear esa misma pregunta—¿Qué estás...? —"¿Que vas a hacer con él?" él realmente no terminó. No sabía qué juego estaba jugando Severus. No quería ser parte de eso, no más de lo que ya había sido. Lo cual tampoco había querido. Sintió una punzada de dolor por Harry, pero no lo suficiente como para tomar ninguna medida; solo quería salir de todo esto, y ya casi lo había logrado.

—¿Quién sabe que él está aquí? —preguntó Severus simplemente.

—Solo tú, yo y Potter—respondió, esperando que su parte estuviera terminada. Extrañaba a su novia y tenía un nuevo trabajo que empezar.

—Si Potter hubiera logrado escapar antes de que lo encontraras, podría haber aprovechado su convalecencia en Hogwarts y haberme ayudado con los líquidos necesarios—explicó hipotéticamente, y luego continuó—No has visto a Potter y no conoces ninguna poción que pueda o no esté haciendo para el Señor Oscuro—dijo Severus severamente, sin discutir.

—¿Vas a tomar el control desde aquí, entonces? —Malfoy preguntó con esperanza. Severus asintió con la cabeza y pasó a mirar a Harry, mientras Draco empacaba sus cosas. Le tomó poco tiempo reunirlas y despejarlas. Dio las gracias a la señora de la casa por su hospitalidad mientras Severus se mantenía detrás de él, asegurándose de que hiciera eso y luego saliera del lugar.







—Harry—habló Severus en una voz tan tierna. Los brumosos ojos verdes alzaron la mirada, revisando sus rasgos y las expresiones ahora visibles en su rostro.

—En realidad eres tú—suspiró Harry, agradecido de verlo de nuevo.

—Quizás no eres realmente Harry Potter—dijo Severus mientras pasaba suavemente sus dedos por la mejilla magullada de Harry—Dime. Si eres Potter, ¿qué herida mía sanaste mientras te sentabas a horcajadas sobre mi regazo y vistiendo una bata formal muy sexy y azul? —preguntó con un guiño, sabiendo que se había identificado con la pregunta, en caso de que hubiera alguna duda.

—Cuando mi primer intento de curar la impotencia no funcionó, tuve que conformarme con la herida sobre tu corazón—respondió con una sonrisa cansada—Las tablas están giradas ahora—agregó Harry y cerró los ojos—Cuando vuelva, puedes decirme por qué enviaste a Malfoy por mí, de todas las personas—.

—No me di cuenta de que te habían engañado hasta... pensé que necesitabas tiempo para pensar—se calló, pensando que su amor se había quedado dormido hasta que Harry volvió a hablar.

—En caso de que te lo estés preguntando. No tengo un rubio sexy en una gran mansión que no conoces—.

Severus hizo una mueca de dolor.







Después de algunas llamadas de fuego agradables y no tan agradables al Ministerio sobre el comportamiento de cierto Auror, se dispuso que el Auror Junior Ron Weasley lo reemplazara en Hogwarts para vigilar al aún inconsciente Snape. Ron estaba feliz de tener la oportunidad de hacer compañía a Bill, pero quería desesperadamente continuar la búsqueda de Harry.

—¿Cómo está nuestro paciente? —preguntó Albus mientras entraba a la enfermería—¿No ha intentado escapar, supongo? —.

—Señor, ¿está seguro de esto? —Ron lo cuestionó con incertidumbre—¿Cómo puede estar tan seguro de que Snape está con Harry? Todavía podría estar buscándolo, y Harry podría estar en cualquier lado—.

—Nada es seguro—comenzó el anciano mago, poniendo al pelirrojo aún más nervioso—Sin alertar al Ministerio sobre su ubicación mediante el uso de magia, Severus ya no puede viajar para buscar a Harry. Si Severus no lo hubiera encontrado, creo que sin duda habría vuelto, independientemente de las consecuencias—Albus esperaba y rezó para decir que estaba en lo correcto. Los miembros de la orden seguían buscando, pero todavía no tenían suerte.

—¿Qué pasa con el traslador de emergencia de Harry? —preguntó Ron, buscando alguna posibilidad de ayudar a su amigo. Albus negó con la cabeza y sacó la piedra del bolsillo.

—Después de que pasó un tiempo y no fue encontrado, activé el traslador yo mismo. Volvió sin él, y fue fácilmente rastreado y vino de justo afuera de las puertas del castillo. Aparentemente lo había perdido en la lucha inicial—.

Ron suspiró derrotado. Incluso si Albus no parecía tan confiado, no había más lugares para buscar a Harry.







Severus aprovechó el profundo sueño de Harry, o la inconsciencia, era difícil saber cuál, y se encargó de una tarea más dolorosa. Le quitó cuidadosamente los pantalones carbonizados y limpió la piel quemada antes de aplicar una pasta naranja para sanar el área. Fue frustrante para Severus no terminar, sin usar su magia. —Idiotas burócratas del Ministerio—refunfuñó.

El sonido de pasos firmes se escuchó, alertando a Severus de un visitante. No creía que fuera probable que alguien entraría en esta parte de la casa, pero no corrió riesgos, de pie junto a la puerta, listo. Un golpe rápido y un "yo otra vez" de Draco Malfoy lo calmaron un poco.

—Pensé que te habías ido de aquí hace mucho—comentó Severus sin hacer nada, aunque sabía que el chico se había ido y regresó, por lo que no había oído nada de su conversación con Harry antes. Después de tantos años, podía fácilmente percibir la firma mágica de Malfoy.

—He olvidado mi escoba—dijo al recuperar dicho elemento de la esquina de la habitación.

—Ya que estás aquí, transfigúrame un caldero, por favor—Severus fingió parecer más ocupado mezclando unos elementos con un mortero y la mano del mortero. Draco transformó una cuchara de por ahí en un caldero brillante, consciente de que Severus no estaba usando magia.

—Me sorprendió volver. Me imaginé que te habías ido y que las salas no me permitirían pasar—Draco se giró para irse.

—Qué suerte para ti—respondió con suavidad—No tengo ninguna intención de quedarme mucho tiempo—mentía—Tan pronto como confirme que no hay infección, voy a tener lo que necesito y estaré ausente del lugar—Severus observó al caldero, en busca de defectos—Mantente alejado de los problemas—dijo amablemente, en lugar de un despido.

—Hasta más tarde, Snape—Draco respondió con una sonrisa, pero añadió un sincero "gracias" antes de irse para siempre.







Harry se despertó al sentir una franela caliente deslizándose suavemente sobre su piel, limpiando la mugre de los últimos días. Sus ojos se abrieron, pero no hizo ningún sonido ni se movió para indicar que había despertado. La ceja de Severus se frunció mientras se concentraba en su tarea. Él frunció el ceño, buscando signos de congelación por debajo de lodo acumulado.

Harry debe haber hecho un sonido, ya que Severus de repente alzó la cabeza, mirándolo a los ojos—Sev—dijo entre dientes en lo que sonaba más como pársel que inglés. El agotamiento parecía haberse fijado en él, dejándolo bastante letárgico. Le molestaba pensar que había logrado decir tanto a Malfoy, pero ahora no pudo encontrar la energía para hablar con Sev. La preocupación en la cara de su amante estaba clara. Aunque Harry no sabía si era debido a sus lesiones o las conversaciones que iban a tener que tener en algún momento.

—¿Hay mucho dolor todavía? —preguntó Severus.

Un susurrado —Cansado—fue todo lo que Harry logró.

—Lo sé— dijo Severus con dulzura—Tuve que usar un analgésico que tenían en la casa. Fue fuertemente mezclado con una ayuda para dormir—.

Esto, al menos, calmó a Harry. Había pensado que algo estaba muy mal cuando estaba perdiendo energía en lugar de ganarla.

—Hay un residuo de poción aquí; ¿eran invisibles? —Severus esperaba que la pregunta tuviera algún sentido para Harry. Un gesto de confirmación envió a Harry un espasmo muscular que envió temblores, extendiéndose a lo largo de uno de sus costados. Parecía como si todos los músculos se encadenaran tan apretadamente que el más leve de los movimientos le daría calambres tremendamente dolorosos.

Severus lo mantuvo lo más cerca posible sin tener que moverlo, susurrando palabras de consuelo. Él sabía por las reacciones de Harry, el tipo de castigo que debe haber sufrido durante su cautiverio. Una combinación particularmente repugnante de Petrificus Totalus y la maldición Cruciatus tendría este tipo de efecto.

—Siento que esto te haya pasado, amor—Severus utilizó una toallita para limpiar la capa de sudor de la frente de Harry, y sostuvo una mano temblorosa para ayudarlo a calmar los temblores residuales.

—Bésame—pidió Harry en voz baja. Severus le dio una cálida sonrisa, que se desvaneció rápidamente cuando Harry volvió a hablar—Quiero ser el último en besarte esta semana—En cuestión de segundos, los labios calientes cubrieron a los pálidos y agrietado, colocados ligeramente, besos reverentes.

—Me dolió—dijo Harry cuando Severus se apartó, dejando al Maestro de Pociones deseando tener un bálsamo para colocar en los labios agrietados ahora.

—Voy a hacer una poción para...—comenzó.

—No— dijo Harry con un suspiro—Tú besaste a Remus—Eso es lo que dolía.

—Sabes que nunca querría a Lupin sobre ti. Casi no lo puedo tolerar en Hogwarts—Severus pasó a explicar todos los detalles que Harry ya había descubierto hace días—...un papel que desempeñar como espía. Sabes que puedes confiar en mí—.

—Pero aún así lo olvide—se quejó—Era como si no pudiera controlar mis emociones y todo dolía tanto—Harry estaba agradecido que Severus continuó suavizando la frente con la franela fresca—Suelo juzgar mi cordura sobre la forma emocional que superó las cosas. Vaya caso mental que tienes por amante—dijo débilmente, y entre dientes cuando Severus rozó accidentalmente un corte en el cuero cabelludo, una que no vio en su inspección antes.

—No eres un caso mental— sonrió Severus. No ayudaba, pero estaba aliviado de que Harry estaba más molesto por estar molesto que por él besando a Lupin. Luego paso a explicarle a Harry sobre el estado emocional como secuelas del episodio con Phoebe, y que no era mentalmente inestable. —Oh, y de acuerdo con Kieran, la mujer Phoebe está muy bien.

—¿Será Kieran quien me ayude a sanar? —.

—No. Se ha ido fuera del país con Frances para buscar información sobre por qué los tratamientos no funcionan. No puedo usar mi magia en este momento para ponerme en contacto con él, incluso si estuviera disponible—Severus observó el ensanchamiento de ojos de Harry, malentendiendo su reacción, y pasó a explicar su falta de uso de la magia—Me temo que estoy siendo culpado sobre que pude causar daño cerebral a un estudiante. Si tuviera que tratar de conseguir ayuda para ti, me encontrarían. Me tendrían que enviar a Azkaban por evadir al Ministerio, atacar a un estudiante y, probablemente, el secuestro del niño que vivió. Prometo que te cuidaré, tengo al menos conocimientos, es sólo que puede tomar un poco más de tiempo que si estuviéramos en Hogwarts—.

Los ojos de Harry se pusieron fuera de foco. Apenas podía creer todo lo que había sucedido en cuestión de días. No quería ser egoísta; desde luego no quería nada más que mantener a Severus seguro. Pero a pesar de todo lo que había acaba de oír, sólo una cosa se destacó en su mente.

—¿Los tratamientos no funcionaron? —se odiaba a sí mismo por la forma en que su voz se quebró. Harry se dijo a sí mismo y muchos otros que estaría muy contento con los resultados de los tratamientos, incluso si no liberaban su magia almacenada había dicho. Era más fácil decirlo cuando todavía había esperanza. ¿Realmente había pasado por todo ese dolor y angustia mental, y no funcionó? Una vez más cerró los ojos. La imagen de Hermione con una expresión de "te lo dije" en su cara era todo lo que podía ver en el ojo de su mente. Ella no lo diría, por supuesto, pero ella tendría esa mirada de dolor que tenía cuando estaba en lo cierto, pero deseó no lo estuviera. Merlín sabía, que había visto esa mirada con bastante frecuencia en los últimos años.

Para el resto del día, Severus estuvo mimando a Harry, y el joven mago lo disfrutó. Muchas de sus contusiones y pequeñas lesiones se curaron bien con las pocas pociones disponibles. La peor lesión visible era todavía la quemadura en la pierna, que fue mejorando en gran medida como la pasta de color naranja que se volvió a aplicar con regularidad. Los músculos tensos todavía seguían siendo un problema, pero el tratamiento para ellos fue por mucho el favorito de Harry. Se sentía mimado como nunca antes.

—Tenía planeado darte un masaje este pasado fin de semana. Oh, sí, justo ahí—Harry gimió mientras Severus trabajaba en otro nudo y sintió la liberación.

—Lo sé. He encontrado el paquete que dejaste en tu habitación. Toda una variedad de artículos—agregó con un gruñido, pensando en los juguetes y aceites de masaje que había encontrado—Cuando no te presentaste el sábado o el domingo, me encontré con la caja como un castigo, sabiendo lo que me estaba perdiendo—.

—Creo que fue el sábado cuando Malfoy me encontró—comentó Harry casualmente, lamentándolo cuando las manos fuertes que trabajan en el hombro se congelaron.

—Escucha, acerca de Malfoy— comenzó Severus, sus manos, lamentablemente, se detuvieron.

—Dije que confiaba en ti. No tenemos que hacer esto ahora—declaró Harry. Severus dejó escapar un suspiro.

—Siempre y cuando entiendas que no era lo que parecía—.

—¿Te refieres a que no estabas escondiendo a Draco Malfoy del Señor Oscuro en una casa de la que nunca me dijiste que eras dueño? — preguntó Harry, su tono entre sarcástico e indignado.

—Tal vez si era lo que parecía—dijo Severus rotundamente, pero Harry ya había continuado hablando antes de que llevara a cabo dos palabras.

—Sé que hay aspectos de tu vida que no puedes hablar. Puedo entender, como un espía, no me puedes decir algunas cosas, o tal vez no estés listo para abordar algunos temas—comenzó Harry, su voz tenue, pero aumenta al tiempo que continuaba—Yo hubiera pensado que cuando empecé a construir una casa para NOSOTROS, ¡Ese habría sido un buen momento para que me dijeras que ya tenias una muy, muy grande! ¡Una donde Draco-puto-Malfoy tiene su propia habitación! Ni siquiera quiero saber si lo besaste también—dijo ahogando la última línea.

Severus estaba de pie caminando de un lado a otro cuando Harry llegó al segundo "en serio". Estaba cerca de gritar que incluso como espía no iba a besar a un niño como Draco, pero se mordió la lengua antes de que pudiera lamentar sus palabras. Draco, después de todo, era de la edad de Harry. Casi dos meses de edad más grande.

—No debería ser mía—dijo en su lugar, y luego se dio cuenta Harry que Severus estaba hablando de la casa—Pasé un par de semanas aquí cada verano cuando mis padres se iban de vacaciones—Severus vio a Harry más tranquilo y escuchando, por lo que continuó—La mansión perteneció a un tío abuelo mío. Cuando era joven, el ama de llaves aquí fue muy amable conmigo cuando nadie más lo era. Su familia ha servido aquí por muchas generaciones. Ella tenía una hija adulta cuya familia también vivió y trabajó aquí. Cuando tenía doce años, mi padre, que tenía muy poco de su propio dinero, fue repudiado por la familia por su asociación con individuos indecorosos. Si puedes creerlo, eso fue antes de unirse al Señor Oscuro—Severus detuvo su paseo y regresó a la cama para continuar donde lo había dejado en el hombro adolorido de Harry y la historia que estaba contando.

>> Cuando me dijeron que mi tío había muerto, no quería tener nada que ver con la casa que me había dejado a regañadientes. Adeline, el ama de llaves, y su familia, se quedaron. Le pago a su hijo para administrar la finca—.

—Cuando tú y yo entrenamos en los establos, recuerdo que me dijiste que no podía salir afuera, que prometiste nadie entraría al terreno—recordó Harry, en realidad no estaba preguntando, pero quería saber más sobre el lugar misterioso.

—Lo guardé en mi mente, no quería tratar con eso. Entonces, un año, Navidad vino y recibí una tarjeta con una foto de la familia de Adeline. La familia había crecido bastante con los años y me pidió permiso para ampliar una habitación en las dependencias del servicio—Severus se levantó con gracia y añadió otro ingrediente a un caldero hirviendo antes de volver a agregar más aceite al cuerpo apreciativo de Harry.

—Cuando finalmente volví a explorar su espacio de vivienda, denegué el permiso para la expansión. Reuní las reliquias familiares y las coloqué a todas en una de las muchas habitaciones de huéspedes. Decidí prohibir los establos y solicité que el cuarto que había usado como almacén y una habitación adicional para invitados se reservara para mí en caso de que surgiera una emergencia, dejándome en la necesidad de una casa segura. Solo he usado esta habitación dos veces desde que saqué a la familia de Adeline de los aposentos de los criados y los llevé a la mansión hace muchos años—En busca de la reacción de Harry, Severus podía ver a su amante arrepentido de haber hecho una escena, pero que el resentimiento que sentía por haber sido dejado en la oscuridad por Severus le impidió expresar disculpas.

Severus no podía negar que entraba y salía del piso de Harry como si fuera el suyo. Harry, por el contrario, casi nunca entró en su guarida-mazmorra sin su conocimiento. Se dijo que era estrictamente debido a las medidas de seguridad, ya que era un espía. O podría ser que la última vez que Harry apareció inesperadamente en su clase, hubiera arrebatado al pobre muchacho de su silla. Ahora que lo pensaba, un incidente similar con el gato de Filch tenía la misma respuesta. El felino sarnoso nunca entró en su dominio de nuevo a menos que estuviera íntimamente envuelto alrededor de las piernas delgadas del cuidador.

—Consideré la idea de informarte la ubicación del centro de capacitación, pero no estaba seguro de qué era exactamente eso—.

Harry parpadeó varias veces—¿Qué? —-preguntó, incapaz de descifrar lo que le pareció oír.

—Quería que se inspeccionara la propiedad e iba a dividir la tierra. Quiero mantener el tercio inferior, que contiene los establos. No estaba del todo seguro de lo que iba a hacer con la casa solariega, pero con la tierra legalmente dividida, podría erigir protecciones individuales, lo que permitiría más privacidad y seguridad adicional a nuestras instalaciones de entrenamiento y cualquier otra cosa para lo que use la tierra—.

—Pero...— Harry dijo, sabiendo que no había más, y con ganas de animar esta rara indulgencia de información de Severus.

—Pero, mis planes de hacerlo fueron interrumpidos por la intromisión de un director que sintió que todos necesitábamos unas vacaciones como un grupo de adolescentes cachondos en un buen descanso de pascua. Entonces, tu sucediste—añadió con una sonrisa—Tuve que cancelar mis planes con un topógrafo esa semana de Pascua. Creo que se puede decir que he estado distraído adecuadamente desde entonces—dijo Severus, sin mencionar que había reconsiderado algunos de sus planes cuando la casa que Harry estaba construyendo fue destruida por segunda vez. Podía ver a Harry esforzándose por mirar alrededor de la habitación por primera vez.

—Sé que te está matando no preguntar, así que voy a ahorrarte cualquier otra angustia—Severus inexpresivo, luego sonriendo una vez más en su lugar—Lucius Malfoy ahora me debe un gran favor por ocultar a su hijo hasta que Draco pudiera quedar cómodamente instalado con seguridad en un nuevo trabajo de prestigio, dándole así la palanca para no tomar la marca tenebrosa. Draco sería de mejor uso al Señor Oscuro en una posición de influencia, en lugar de ser uno de los lacayos sin cerebro haciendo su trabajo más sucio—señaló Severus. La familia Goyle le vino inmediatamente a la mente.

—Al igual que Goyle— dijo Harry sin darle importancia, pensando en lo mismo—Así que... ¿Draco no tenía un masajista personal mientras se quedaba aquí? —preguntó con una sonrisa—porque eso merecería un gran favor—bromeó.

—Mocoso—Severus derramó un poco de aceite, deseando que Harry no se lastimara para poder darle un golpe en su adorable culo—Lo único que consiguió Draco fue un lugar acogedor donde alojarse y varias llamadas por la chimenea advirtiéndole que se portara bien—.

—Eso, o Malfoy padre estaría fuera de tu escondite en lugar de estar en deuda contigo—se rió Harry. Bromeó, pero sabía el serio beneficio de tener a alguien como Lucius Malfoy debiéndote un favor sustancial. Severus simplemente gruñó en respuesta.







En una oficina situada frente a un gran escritorio, Seamus Finnigan se sentó nerviosamente cuando un mago bajo y gordo lo entrevistó para un trabajo. El mago, que parecía estar cerca de los cincuenta años, tenía una nube de humo alrededor de la cabeza mientras hacía preguntas al potencial futuro empleado.

—Tengo aquí una carta, más como una carta de recomendación de un señor Harry Potter—el hombre levantó un pergamino ligeramente arrugada con alabanzas escritas de su amigo y compañero de dormitorio—Ciertamente, nadie más para la posición tiene como amigo personal al niño que vivió—hizo una pausa, colocando el pergamino en una carpeta de manila y recogió otra—Debo decir, el factor decisivo fue esta recomendación bastante interesante de un profesor Severus Snape—

—P... P... Profesor Snape, ¿señor? —Seamus tartamudeo.

—Sí, es una carta bastante colorida si lo digo yo mismo. Veamos—dijo mientras bajaba el pergamino en busca de un párrafo específico y lo leía en voz alta.



Como un hombre de negocios exitoso, asumiré que eres un mago inteligente que no se dejará convencer para contratar a alguien simplemente porque es un amigo cercano y personal de Harry Potter. Como estoy seguro de que sabes, la mayoría de los amigos mentirían entre dientes para ayudarse unos a otros. Yo, sin embargo, no soy amigo del Sr. Finnigan y no tengo nada que ganar con adornos y atributos exagerados.

Seamus se encogió.



Después de haber enseñado a este alumno en la clase de Pociones durante sus siete años en Hogwarts, puedo decir con seguridad que Seamus Finnigan no era uno de mis alumnos favoritos. Se las arregló para mostrar buenos hábitos de estudio con una gran comprensión de la teoría de la fabricación de pociones, sin embargo, la aplicación práctica demostró que era un peligro para él y para quienes lo rodeaban. Si bien su aptitud en la elaboración de pociones dejaba algo que desear, a menudo llegaba a tiempo a clase y constantemente entregaba las tareas asignadas antes de su fecha de vencimiento, completa y precisa. Como estudiante en general, el Sr. Finnigan se llevaba bien con sus compañeros y demostró ser leal a sus amigos en tiempos difíciles.

En conclusión, a menos que el señor Finnigan vaya a trabajar en estrecha proximidad a sustancias tóxicas, será sin duda un buen activo para su empresa.

Severus Snape, Maestro de Pociones del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería


—Estás contratado—dijo el gordo, exhalando una cortina de humo a medida que hablaba, corriendo su dedo índice a lo largo del borde de plata y verde en su túnica.
     





sev Capítulo 70 . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 69. Introspección
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: