La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Death Eater takes a Holiday. Capítulo 87-I. De Finales Felices Y Comienzos I

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234887
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 87-I. De Finales Felices Y Comienzos I   Mar Ago 07, 2018 7:22 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 87-I

De Finales Felices Y Comienzos  I



En una cama caliente, no lejos de un fuego acogedor, Harry se acurrucó bajo una manta, disfrutando del aroma que emanaba de una taza de café caliente sobre la mesita de noche. El olor a tocino en la sartén y tostadas con mantequilla caliente era divino. En un momento, Severus entró al dormitorio, llevando una gran bandeja llena de huevos revueltos, tocino, salchichas, fruta en rodajas y una pila de pan tostado tambaleante.

—Realmente espero que haya dos tenedores en esa bandeja—comentó Harry, al ver la enorme cantidad de comida.

—¿Por qué? ¿Tenías hambre también? —Severus preguntó con ironía. Dejó la bandeja y la jarra de jugo de calabaza que había estado detrás de él. Harry se inclinó hacia adelante mientras Severus acomodaba las almohadas, permitiéndole sentarse cómodamente.

—No tienes que preocuparte por mí—dijo Harry, amando cada detalle—¿Me vas a dar de comer también? —.

—¿Debo pelarte una uva? —el inexpresivo Severus, pero luego comenzó a amontonar comida en el plato de Harry.

Mientras Severus amablemente cortaba su salchicha en trozos del tamaño de un bocado, Harry apiló la suya en una rebanada de pan tostado con una gran porción de huevos y tocino—Has pasado demasiado tiempo con Kieran—dijo Severus mientras Harry doblaba su tostada cargada todo lo que podía, y tomaba un gran mordisco. Harry simplemente sonrió, su boca demasiado llena para responder. Severus estaba agradecido, sabía que, si se tratara de Kieran, probablemente habría respondido, con la boca llena y todo.

—Ya no tendrás que preocuparte por eso—dijo Harry, sacando una rebanada de tocino del plato de Severus en lugar de sacarlo de la bandeja cargada de comida—Desde que terminé el entrenamiento, no pasaré tanto tiempo con Kieran, y ya no tendrás que estar celoso. Mmm, gracias—agregó cuando Severus tomó una porción de tocino de reemplazo de la bandeja, pero luego se lo dio a Harry.

—¿De qué crees que tengo que estar celoso? —antes de que Harry pudiera responder, Severus metió una rebanada de pan en su boca y continuó—No importa, ya que no es necesario “entrenar”, si así es como quieres llamar a las sesiones prácticas de borrachos—.

—Oye, no lo ofendas, realmente ayudó al final—defendió Harry—La parte más aterradora fue que el plan de Voldy era atacarme donde él creía que era débil, y casi funcionó—.

—Pensó que eras mentalmente inestable... como si esa no fuera su misma falla—murmuró la última parte, pero luego se recuperó rápidamente, para no ser malentendido—No se puede decir que sea una debilidad cuando cualquier mago habría tenido la misma respuesta al ser mordido por un enjambre de Glumbumbles. Creo que Poppy contó 38 aguijones eliminados de tu persona. Yo, por mi parte, estoy muy orgulloso—puntuó esa declaración con un beso, sin preocuparse demasiado por las migas de las tostadas—Apuesto a que, si no hubieras estado aturdido al ver que un dementor había besado al Señor Oscuro, habrías reaccionado y continuarías luchando, con suerte en forma corpórea—sonrió Severus.

—Ahora soy corpóreo, ¿quieres sentir? —preguntó Harry, inclinándose para un beso y comenzando a abrir los botones de su camisa. Desafortunadamente, Severus se alejó.

—Aunque no me gustaría nada más, Poppy está llegando antes de que te vayas a la Madriguera—no estaba más feliz de posponer su diversión que Harry, solo que Severus no estaba a punto de hacer pucheros—Después de que ella se vaya, podremos tomar un baño y me aseguraré de sentir todo lo que quieras—prometió—Mientras tanto, si no puedes comportarte, puedo atarte de nuevo—bromeó, y se rió cuando Harry deslizó sus manos hacia atrás en los bucles que estaban en el poste de la cama de la noche anterior.

—Si insistes en mantenerme atado, vas a tener que alimentarme tú mismo—Harry se sonrojó cuando vio la mirada indignada de Poppy mientras salía del fuego.

—No me parece nada gracioso, Sr. Potter—les frunció el ceño a los dos. Severus le lanzó una mirada de bajo nivel cuando Harry deslizó sus manos fácilmente fuera de la cuerda-no-tan-atada.

—Fue solo una broma—murmuró Harry mientras revisaba sus signos vitales—Me siento bien—añadió, pensando que no necesitaba que ella lo tocara.

—No creo que esos funcionarios del Ministerio tengan más sentido del humor que yo. No les demos ninguna razón para causar problemas—sus palabras aleccionadoras fueron una verdad aterradora.

>> Sé que estás bien—resopló Poppy—Simplemente estoy revisando tu presión arterial y otros signos vitales para ver cómo te está yendo después de haber recibido sangre ayer. Ah, y mientras estoy pensando en ello, doscientas treinta y seis personas llegaron para donar sangre, en caso de que necesites más, aunque estoy seguro de que no necesitarás más de lo que ya has recibido de Seamus Finnigan y Ron Weasley—.

—¿Por qué necesitaba sangre otra vez? Creí que ya había sanado—Harry aceptó alegremente otro vaso de jugo de calabaza de Severus mientras Poppy continuaba escaneando.

—Técnicamente, no lo hiciste, pero tu recuento sanguíneo era bajo y es fácil darte sangre. De esta forma, tu cuerpo puede gastar su energía restaurando lo que no se reemplaza tan fácilmente—explicó, dando una mirada aprobatoria sobre su plato de desayuno—Come más fibra—añadió, avergonzándolo—Casi lo olvido, el Sanador Kieran me envió esto—le entregó un sobre antes de hablar sobre las pociones de Harry con Severus y luego irse.

—Termina—animó a Severus—Preferiría que nos bañáramos antes de que Albus llegue para llevarnos a la puerta—El sonido del agua que llenaba la bañera significaba que Dobby ya estaba allí.

—¿Va a ser tan malo que necesitemos una escolta? —Harry estaba preocupado porque Severus fuera a las oficinas del Ministerio de Magia. A los aurores no les gustaba Severus Snape.

—No espero que me arrojen a los lobos sin que Albus tenga algo que decir. Aun así, ¿se te ocurrió que Albus podría querer pasar un poco de tiempo contigo? —.

—Oh—respondió Harry con aire culpable. No había pasado mucho tiempo con Albus y se sentía mal por no querer nada más que quedarse la semana en la cama de Severus. Albus o no, no tenían tiempo para pasar una semana en la cama... pero la idea tenía sus méritos—Estoy preocupado por ti—admitió en voz baja—¿Por qué no puedo ir? —.

—Discutimos esto—Severus puso una mano en la pierna de Harry—No hay nada de malo en que el público te vea en este estado, Merlín sabe que es mejor que ellos estén preocupados de que te vayas a apoderar del mundo mágico, pero en este momento no pareces mucho más viejo que un quinto año, y así no es cómo quiero que nos vean por primera vez como pareja. No me malinterpretes—enmendó rápidamente—No me importa si nunca quieres desarrollar tus músculos como antes—.

—Solo un poco menos demacrado—ayudó Harry.







Harry pasaría el día en la Madriguera porque Severus había sido llamado para interrogarlo; estar con su familia ayudaría a tranquilizar y distraer a Harry de preocuparse demasiado. Si bien no se podía argumentar que todos los periódicos del mundo mágico habían publicado que Severus estaba trabajando del lado de la Luz, el Ministerio no iba a comenzar a planear celebraciones y entregar medallas antes de que pudieran probar sin lugar a duda que Severus Snape no había cambiado de bando en el último minuto, y más especialmente, que no había hecho nada malo con El Gran Harry Potter.

Severus había aceptado el uso de Veritaserum, pero solo con una línea de preguntas previamente aprobada. Le asustaba, pero haría lo que fuera necesario para demostrar su posición en la Orden del Fénix, y lo más importante, que Harry estaba con él por su propia voluntad. No iba a permitir que los fanáticos del Ministerio se interpusieran entre ellos. Aunque a él no le importaba particularmente lo que el público pensara de él, sabía que podrían hacer que sus vidas fueran miserables si continuaban insistiendo en que Harry necesitaba salvarse de la maldición Imperius bajo la que debía estar, según varias publicaciones mágicas.







—Hoy no debería ser un gran problema—dijo, aunque realmente no lo creía—Ya he visto la lista de preguntas, y si bien no me gustan algunas, son un mal necesario. Todo terminará en un instante—.

—¿De verdad crees que compraría eso? Buen intento. ¿Qué aspecto tendrá si no demuestro mi apoyo hacía ti? —.

—Técnicamente, esto no se trata de “nosotros”. Esta es una línea de preguntas con respecto a mi posición como espía de la Orden y si te ayudé a derrotar a Voldemort, o si estaba allí para ayudarle a derrotarte—Severus no pensó que había hecho mucho para ayudar con su caso; no había sido capaz de hacer gran cosa desde la barrera.

—Pensé que me estarías diciendo que me amabas—preguntó Harry, ingenuamente.

—Tal vez para los fanáticos que desean verte feliz, no importa qué. Pero para muchos, eso no ayudó a mi caso. No solo traje un Dementor y no hice mucho más, me declaré pedófilo en el proceso—Sabía que en el momento en que las palabras salieron de sus labios se equivocó, y no se sorprendió cuando el vaso de Harry se estrelló contra la bandeja, desestabilizando la pila de pan tostado y derramando el jugo.

—A menos que estés jodiendo a uno de tus estudiantes, no quiero escuchar la palabra “pedófilo” salir de tus labios—el tono de Harry era peligroso—¡No soy un niño y es el maldito momento en que tú y el resto del puto mundo mágico lo note! —Mientras gritaba, la bandeja del desayuno se elevó en el aire y luego flotó hacia la cama. Harry irrumpió en el baño por falta de un mejor lugar para ir. En poco tiempo, alguien llamó a la puerta. Se apoyó contra el fregadero, exhalando un suspiro.

—Harry—.

—¿Qué? —respondió cansadamente y abrió la puerta con un gesto de su mano.

Severus comenzó tan pronto como entró—Déjame explicarte algo—hizo una pausa, pero no esperó una respuesta—Soy un maestro. He sido un maestro la mayor parte de tu vida. Voy a reuniones de personal donde discutimos las políticas de la escuela y varios problemas con los niños. A veces se usa el término “estudiantes” mientras que otras veces simplemente decimos niños, chicos o, en mi caso, cretinos—.

Harry no se rió, pero se mordió el labio y guardó silencio mientras Severus continuaba.

—Entiendo que eres legalmente un adulto, y después de una infancia despreciable, detestas que te mencionen como un niño, pero te guste o no, a los ojos de la mayoría de los magos, los dieciocho es ser muy joven. ¿Lo entiendes? —dijo con severidad.

Harry se encogió de hombros, sin querer responder, ya que sabía que Severus tenía razón.

>> Déjame decírtelo de esta manera, ¿cuánto tiempo me has conocido? —.

—Casi ocho años—su tono plano.

—¿Y cuántos de esos años he sido el “Bastardo Grasiento”? —.

—Todavía lo eres... a veces—Harry sonrió.

—Y a veces todavía actúas infantilmente. No lo digo para molestarte, así son las cosas—.

—¿Lo suficientemente maduro como para que un bastardo grasoso se enamore e inmaduro lo suficiente como para hacerte preguntarte por qué me aguantas? —.

—Algo así—respondió Severus, quien luego entró en su espacio personal. Pasó sus dedos sobre el cabello nuevo y suave de Harry.

—Hoy, cuando se quejen de que estemos juntos, tendremos la ley de nuestro lado. Soy un adulto legal y eso es todo lo que hay que hacer—dijo Harry como si eso lo resolviera todo. Severus suspiró, sabiendo que su tiempo de baño era cada vez más corto si no terminaban esta conversación. Fueron declaraciones como esta las que le hicieron darse cuenta de lo joven que era Harry.

—¿Te gustaría que te ilumine sobre la forma en que realmente son las cosas? —.

—Por supuesto—dijo Harry de manera un tanto sarcástica, y aunque estaban mucho más cerca de lo que habían estado un momento antes, no estaban más cerca de la bañera.

—Preguntarán cuándo comenzamos a salir. Nos preguntarán si tuvimos sexo mientras eras un estudiante...—.

—Pero eso no es tu culpa...—Harry interrumpió ya que Severus no era realmente un maestro mientras estaba en sus vacaciones de dieciocho años.

—Mientras este bajo el efecto del veritaserum, estaré respondiendo principalmente preguntas de “sí” o “no”, que dan poca oportunidad de explicar mi estado mental o físico en ese momento. Me preguntarán si influí en ti o en tus amigos de alguna forma. Te he salvado la vida, y aunque eso puede sonar como una buena herramienta de negociación para nuestro lado, ellos cambiarán todo para su beneficio. Me preguntarán si está cumpliendo con una deuda vital y/o si una obligación de Deuda vital te impide hablar de eso—.

—Um...—Harry buscó en su mente argumentos—Pero no tengo ninguna obligación, ni has usado ningún tipo de presión u otra influencia sobre mí o mis amigos. Um, ¿verdad? —preguntó vacilante, viendo caer la cara de Severus.

—He obliviado a Hermione Granger… tres veces—tosió en el último momento y explicó rápidamente cuando las cejas recién crecidas de Harry casi se perdieron en su pelo, que era aproximadamente del mismo largo que las cejas—La primera vez fue durante las vacaciones del año pasado. Ella lo descubrió y me llamó por eso, pero luego decidió que estaba mejor sin saberlo. Ya sabes sobre la noche en que escuchó a Ron hablar sobre el anillo de compromiso—.

—¿Qué era tan malo? —A Harry le molestaba que Severus supiera algo tan malo sobre Hermione que él no supiera—¿Qué podría ser tan malo que la chica que quiere saber todo, pensó que era mejor no saberlo? —No estaba seguro de que tuviera sentido, pero no intentaría volver a decirlo.

—No voy a traicionar su privacidad. Si ella decide decírtelo, ese es asunto de ella—.

—¡Pero ella no sabe! —argumentó Harry.

—Sabía que no quería saber, y ahora ya no importa, ya que la sesión de Curación con Kieran eliminó todos los bloques de memoria. Ahora recuerda todo y parece estar bien con esos recuerdos—.

—¿Sabes sobre eso? —Harry había pensado que se habían salido con la suya engañando a Kieran para que tomara dinero, haciendo arreglos para una sesión con una mujer que una familia de sangre pura necesitaba tener limpiada antes de permitir que su hijo se casara, quien resultó ser Hermione. Si Severus lo sabía, entonces lo más probable es que Kieran también lo hiciera.

—¿Ves por qué me preocupa hoy? —A Severus no le encantaría nada más que tener a Harry parado orgullosamente a su lado en el Ministerio de Magia, pero estaba bastante preocupado, está bien, admitió para sí mismo, realmente muy preocupado, sabiendo lo mal que podrían salir las cosas si Harry no lo reconociera las preguntas engañosas y en su lugar empeorara las cosas. Todo lo cual estaba fuera del punto, ya que no quería que Harry se esforzara más de lo necesario. El problema era más para evitar que Harry llegara, o más realista, se estresara a sí mismo cuando lo hiciera. Cuanto más rápido volviera Harry a su yo sano, mejor.

—Sí—dijo Harry abatido—Yo quería ir y hablar por ti, pensando que debería tener algo de fuerza, ser “El Niño Que Derrotó A Voldemort”, pero parece que también podría estropear las cosas—También se le ocurrió que nadie se refería a él como el “Hombre” Que Derrotó A Voldemort, y no quería que las implicaciones inherentes perjudicaran a Severus, ni siquiera a nivel subconsciente. Él había aprendido un poco sobre eso durante su asesoramiento—Pensé que con Voldemort fuera, sería más fácil—.

—Ven, toma un baño conmigo—Severus engatusó a Harry hacia la bañera llena de burbujas. Con un pensamiento repentino, preguntó—¿Sientes que te trato como un niño cuando te cuido? —.

Harry no respondió de inmediato; sonaba como una pregunta que había discutido con su terapeuta en el pasado—Yo um, esperaba que fuera normal que las parejas adultas se consolaran mutuamente, y no quiero que sea así entre nosotros simplemente porque he tenido tantos problemas. Evito pensar en ello porque no quiero que las cosas cambien—admitió, para gran alivio de Severus. Harry estaba feliz de escuchar que mientras Severus tenía poca experiencia en ese departamento, estaba seguro de que las personas en relaciones saludables se cuidaban entre sí de muchas maneras.







Harry se rió entre dientes cuando Severus lanzó un hechizo de limpieza sobre los dos antes de meterse en la bañera. Casi había preguntado cuál era el punto cuando Severus lo acercó a su pecho y simplemente lo sostuvo. Harry no lo dijo, pero se sintió un poco fatigado, aunque todo lo que había hecho era saltar de la cama y discutir con Severus. Dejó escapar un suspiro de satisfacción cuando una mano enjabonada acarició su pecho. Los dedos acariciando sus pezones hicieron que su polla se contrajera en respuesta. Era difícil mantener la cabeza girada para besar a Severus como quería, por lo que no se sintió decepcionado cuando la lengua de Severus lamió a lo largo del casco de su oreja. Gimió cuando esa lengua se le clavó en la oreja, enviando un escalofrío por su espina dorsal y directo a su polla. Su tamaño total disminuido, aunque temporal, sirvió para hacer que la erección madura de Harry pareciera proporcionalmente más grande mientras se mantenía firme. Al menos esos pedazos no habían sido disminuidos, de alguna manera, la magia los debe haber considerado “necesarios para la vida”.

—Oh, por favor no te burles de mí—respiró Harry mientras la mano de Severus lentamente se frotaba más abajo, justo llegando al parche de pelo corto y oscuro debajo de su ombligo.

—Nunca—ronroneó Severus, luego chupó su cuello, lamiendo la pequeña cicatriz que sabía que estaba allí. Su exploración pausada había alcanzado su objetivo y fue recompensado con sonidos de aprobación.

Harry deslizó sus manos a lo largo de los muslos de Severus, pero no pudo alcanzar buenas partes de su posición—No puedo alcanzarte—se quejó Harry, pero no quería moverse. Severus murmuró que no era necesario, pero el endurecido pene frotándose contra su trasero parecía tener una opinión diferente. Harry levantó la mano perezosamente en el aire, aparentemente esperando un objeto invocado. Cuando el lubricante a prueba de agua entró al baño, Severus gruñó su aprobación. Con una cucharada de la sustancia resbaladiza, Harry alcanzó entre sus piernas, cubriendo la endurecida polla de Severus antes de colocarla entre sus muslos.

Apoyándose contra su amante, Harry se retorció un poco, sosteniendo sus piernas alrededor de la erección de Severus. Las sensaciones fueron celestiales. Los largos y sensuales dedos de Severus acariciando lentamente la polla de Harry, mientras acariciaba comenzando contra el culo de Harry y se deslizaba entre sus muslos. Le tomó poco tiempo a Severus caer en un ritmo agradable. Harry tenía muy poco tono muscular en sus piernas, pero lo suficiente como para sostener con fuerza a su amante para acariciarlo, al menos por un tiempo. De vez en cuando, Severus se estiraba entre las piernas de Harry para colocar su propia polla en una mejor posición, haciendo que Harry gimiera por la presión resultante cuando la mano de su amante se entretenía para complacerlo.

Harry estaba dividido entre querer empujar hacia adelante en los talentosos dedos de Sev o hacia atrás contra el pene que inexorablemente provocaba su entrada. Mientras yacía sobre el pecho de Severus, se conformó con apenas moverse en absoluto, solo apretando los músculos del muslo y movimientos cortos de cadera que realmente no podía evitar.

A medida que el placer aumentaba, también lo hicieron las olas de agua que coronaban el costado de la bañera. Pronto fue Harry arqueándose y corriéndose a chorros dentro de la mano de Severus. Su cuerpo se movió por su propia cuenta y Severus usó su otra mano para envolver apretadamente las caderas de Harry para mantenerlo en su lugar. El pene erecto entre los muslos de Harry comenzó a empujar más rápido y luego más esporádicamente cuando Severus alcanzó su propia finalización.

Notando que su amante estaba inusualmente quieto, Severus encontró a Harry dormido contra su pecho, su cabeza arrullada a un lado. No estaba seguro de si Harry estaba fuera por agotamiento o por una breve disminución de sangre después del coito en su cerebro, pero no importaba. Simplemente envolvió los brazos alrededor de su amante y lanzó un hechizo sin varita para mantener el agua caliente. Él se rió entre dientes, recordando la vez que Harry los apareció en la cama después del baño y había olvidado que todavía estaban empapados. Un beso apretado en su sien hizo que Harry abriera los ojos.

Harry rodó sobre los brazos de su amante, presionando un beso propio en el pecho de Severus—Eso estuvo bien—dijo con un chasquido de su lengua contra el pezón de Severus—¿Tenemos que levantarnos? —preguntó, sin querer saber la hora.

—Desafortunadamente—Severus lo besó lánguidamente—Tal vez deberías descansar mientras me preparo—sugirió, aunque Harry no parecía demasiado interesado en la idea—No está a un corto paseo de las puertas del castillo, pero...—hizo una pausa con una sonrisa—Si no te importa aparecer en la madriguera luciendo al máximo, estoy seguro de que Molly Weasley estará más que feliz de asegurarse de que descansas—.

—Buen punto—Harry aceptó rápidamente, saliendo y secándose mientras se deslizaba en su cama. Estaba deseando pasar tiempo en la Madriguera, pero no si eso significaba que Molly lo estaría tratando como a un inválido.







Cerrando el último botón en una larga fila, Severus enderezó su túnica. Podía hacerlo fácilmente con magia, pero quería tomarse este tiempo para pensar en su día. Un crujido le hizo levantar la vista y encontrar a Harry rodando para reclamar su almohada. Le pareció divertido que Harry aún pudiera ocupar toda la cama mientras dormía.

Habiendo terminado de vestirse, mirando a su amante dormido, Severus reconoció una sensación de profunda satisfacción. Deseaba poder saborear este momento para siempre, pero no podía posponerlo más; él despertó a Harry.

—Uf—Harry chasqueó los labios, haciendo una mueca—No sé si me gusta que me despierten con un hechizo para refrescar la respiración—gruñó, pero no se quejó cuando los labios de Severus reclamaron los suyos. Suspiró felizmente, tratando de derribar a Severus, pero el beso terminó demasiado pronto—¿Supongo que me tengo que levantar? —se extendía desde una esquina de la cama hacia la otra como un gran gato. No notó la mirada hambrienta de Severus, o su lengua humedeciendo sus labios.

—Lamentablemente—Severus no quería que Harry se moviera. Le gustaba tener a Harry desnudo, tendido en su cama. En lugar de ayudar a Harry a levantarse, le hechizó ropa a su amante. Harry miró a Severus con una sonrisa burlona y luego bajó la mirada y descubrió que sus jeans no estaban ajustados, y colgaban bajos sobre sus caderas. Asimismo, su camisa estaba subiendo, exponiendo sus abdominales, dejándole una vista deliciosa. En una pose seductora, se inclinó para frotar su polla, incluso si no iba a estar dura en el corto plazo, a pesar de la corta siesta. Era igual de bueno, ya que necesitaban ponerse en marcha. Si Harry no estaba en el flu de camino a la oficina del director en los siguientes cinco minutos, Albus vendría a buscarlo.

—Te veré arriba—dijo Severus antes de despedirse de él.

—¿Quieres decir que no vamos a caminar por Hogwarts tomados de la mano? —Preguntó Harry con un puchero, y luego se rió.

—No estás bajo el engaño de que voy a convertirme en un romántico, ahora que nuestra relación es pública, ¿o sí? —Severus preguntó secamente.

—Dioses, espero que no—las palabras de Harry fueron amortiguadas por el jersey que estaba tirando sobre su cabeza—Lo único que me ayuda a seguir adelante es la idea de que me golpees contra la pared cuando me sienta bien de nuevo—bromeó. Alisando sus manos sobre el jersey, Harry ignoró el comentario de Severus acerca de la gran snitch dorada tejida en el frente—Creo que este fue un regalo de Navidad de tercer o cuarto año, ya sabes cómo se estiran los tejidos—murmuró Harry a la defensiva. Sin querer pensar en lo pequeño que era en ese momento, deslizó un dedo sobre la snitch y algunos hilos sueltos se anudaron nuevamente. No podía esperar para volver a su rutina de ejercicios otra vez.







Caminando entre Harry y Albus, Severus se abrió camino a través de las grandes puertas de roble de Hogwarts. Era consciente de su ritmo, ya que, si se lo dejaba a él mismo, tendía a caminar más rápido. Albus fue más lento de lo normal, lo que pensó que era en beneficio de Harry. Había esperado que su amante se cansara, pero Harry estaba manteniendo el ritmo bastante bien. Cuando pasaron junto a un grupo de estudiantes, el trío recibió una variedad de respuestas, la mayoría de las cuales fueron aplausos por derrotar al Señor Oscuro. Severus estaba seguro de que habría habido una gran variedad de comentarios, si el director no hubiera estado con ellos. Las fiestas de celebración en el mundo mágico continuaban sin parar y Severus estaba feliz de tener una excusa para no estar en el medio de las cosas. Tenía la sensación de que Harry se sentía de la misma manera, ya que había visto a Harry recuperarse de las lesiones mucho más rápido en el pasado. Aunque, sinceramente, Harry se veía bastante frágil.

Pensó en el mal tiempo y se preguntó si no haría que todo pareciera más sombrío. Le recordó parte de la extraña profecía, que mencionaba específicamente—Cuando el clima ya no sea sombrío, ganará más que cualquier otro cuando el último Potter ya no exista—Se pateó mentalmente incluso por considerar dar validez a lo que el viejo murciélago había profetizado. Ciertamente, los hechos podrían ser torcidos para hacer que cualquier predicción parezca precisa. Es cierto que había confiado y aceptado la ayuda desde donde menos lo esperaba, pero cualquier Slytherin habría aprovechado la situación para su mejor provecho, y permitirle al enfermizo y leal Gryffindor que lo ayudara era lo mejor para él. No, no pensaría más en lo que había dicho la mujer. No temía el regreso del buen tiempo debido a alguna profecía; era natural de él preferir el clima más sombrío; se adaptaba a su constitución. Ya basta de esta melancolía, era más sensato volver a la tarea que lo ocupaba. Repasó la lista de pociones que Harry necesitaba tomar e hizo una nota mental para asegurarse de que Molly estuviera completamente educada en el plan de tratamiento que él y Poppy habían diseñado para su frágil amante.

Cuando el grupo más reciente de simpatizantes comenzó a estrecharle la mano a Harry, Severus notó que su joven amante ya no intentaba seguir adelante y estaba escuchando pacientemente algunas palabras de un Gryffindor sobre lo emocionado que estaba por haber descubierto que dormía en el mismo lugar del dormitorio que Harry Potter tenía. Muchos de ellos miraban de Harry a Severus como si trataran de decidir si creían que era posible que fueran una pareja. El consenso entre los estudiantes tendía a la creencia de que la declaración de amor de Snape era un engaño o una expresión única de amor no correspondido y su pobre maestro de pociones era simplemente uno de los muchos admiradores de Harry Potter.

Estaba a punto de hacer un comentario sarcástico para hacer que se movieran nuevamente cuando Albus lo golpeó hasta el brazo. Por supuesto, el director era más amable y simplemente les dijo a los estudiantes que tenían que ir a una cita. Severus supuso que funcionó bien, pero no fue tan satisfactorio como habría sido su comentario, lo que también habría incluido puntos de casa perdidos.

—Harry Potter todavía no está en su madriguera de Weasleys—chilló Dobby, mirando nerviosamente a Harry—¿Puede Dobby traerte…? —se detuvo, sus grandes ojos de pelota de tenis se fijaron en Severus. Severus esperaba que Harry sacara al elfo de su miseria ahora dándole una orden o algo así, pero Harry parecía igualmente perdido. El elfo se apresuró a decir—Dobby lamenta desobedecer. Dobby debe obedecer la regla más alta. Se castigará a sí mismo por los demás—chirriando mientras se golpeaba varias veces en la cabeza con un bastón, que Harry rápidamente se llevó.

Albus finalmente habló cuando el insufrible elfo doméstico estalló en lágrimas—¿Cuál es el problema, Dobby? —Albus preguntó con calma, aunque miró a Harry, no al elfo.

Dobby gritó, derramando grandes lágrimas, mientras se reprendía—Dobby no debería avergonzar a Harry Potter ayudando en público sin ser convocado. Y Dobby no olvida que el Profesor Snape cuidará de Harry Potter cuando estén juntos, pero la regla más alta del Profesor Dumbledore debe prevalecer, por lo que Dobby viene cuando Harry Potter lo necesita—.

—¿La regla más alta? —cuestionó Severus, ignorando al elfo, que una vez más se estaba castigando a él mismo, para gran consternación de Harry. Severus notó ahora que Harry parecía exhausto. Mientras rebuscaba en su bolsa de pociones y le ofrecía dos ampollas a su amante, esperó a que Albus le explicara. Harry los tomó de Severus, sin siquiera molestarse en mirar las etiquetas mientras los bebía y conjuraba un vaso de agua para lavar el terrible sabor. Cuando el elfo se calmó, no fue difícil darse cuenta de que la “regla más alta” era que la salud de Harry era lo primero. Pero cuando Harry era demasiado orgulloso para mencionar que se estaba cansando, varias de las reglas entraron en conflicto, dejando a la pobre criatura en un caos.







Harry llegó a la Madriguera, recién dosificado con poción pimentónica. Molly estaba simplemente encantada de tener la oportunidad de cuidar a Harry. Le recordaron que no necesitaba mucho “cuidado”, sino que solo necesitaba descansar y comer. Si la cocina era algo por lo que pasar, ella había estado trabajando toda la mañana, haciendo muchos alimentos variados para “engordarlo”.

—¿No te encantan los buenos olores en esta cocina? —Harry le preguntó a Severus, causando que Molly corriera y lo abrazara más fuerte. Cuando finalmente lo liberó, Molly insistió en que todos se sentaran por un plato de salchichas y puré.

No tuvieron tiempo para quedarse. Tardó un momento, pero Severus convenció a Molly de que ya había comido, y realmente tenían que estar en camino. Aunque tenía prisa, Severus aún repasó la lista de pociones dos veces.

—Honestamente, pensarías que no soy madre de ocho y no sé cómo dar una simple poción—Molly le guiñó un ojo a Harry y puso las pociones y el largo pergamino de las instrucciones completas de Severus en un lugar seguro, luego procedió a llenar a Harry con comida.

—Se preocupa por mí—dijo Harry con una pequeña sonrisa.

—Se preocupa demasiado—dijo ella enfadada.

Harry recordó el comentario de Severus, “la falla en sí mismo”.

—Qué tal si te instalamos en el sofá. Puedes mostrarme cómo funciona la caja de Visiones Parlantes. Arthur me lo explicó una vez en Navidad, pero siempre está tan entusiasmado con la instalación, nunca aprendí a hacerlo. Ronald también estaba muy emocionado cuando fue entregado, pero hizo tanto escándalo cuando descubrió que no podíamos tener programas como los que tienes en casa. Por supuesto, no entendí el sentido, hasta que Hermione trajo el reproductor de películas que lo acompaña. Creo que el disco de plata brillante va en este cajón, aquí—Molly estaba a punto de usar su varita para abrir la puerta cuando Harry la detuvo, presionó el botón “abrir” y sacó el DVD que había quedado en la máquina.

—Arthur no cree que sea mágico, pero mira esto—sostuvo un DVD—es plateado y brilla como un líquido de pensadero, y no importa cuántas veces lo mire, la historia sigue siendo la misma—.

—¿Son estas las únicas dos películas que tienes? —preguntó Harry, tratando de no sonar decepcionado. Hermione pensó que era una buena idea comenzar con un par de clásicos. No la culpaba realmente, pero no estaba de humor para It's a Wonderful Life o Gone with the Wind—Dobby—llamó, y con un estallido, el elfo doméstico apareció al instante.

—¿Harry Potter está listo para Dobby? —preguntó, balanceándose sobre las bolas de sus grandes pies.

—Supongo que sí, pero primero me preguntaba si no podrías traer las películas de mi apartamento. Están apiladas en la sala de estar. Oh, y pensé que podrías preguntarle a Effie si estaría interesada en pasar el día aquí también—agregó rápidamente, no queriendo asustar al elfo—Albus debería haber hablado con ella, diciendo que estaba bien con él y que no la iban a despedir ni nada—Dobby asintió vigorosamente y se fue tan rápido como había llegado.

—¿Pasar el día? —preguntó Molly, insegura de lo que Harry había planeado.

—Pensé, ya que estarías pasando el día conmigo, Dobby podría ayudar con las cosas que te impido hacer—rezó para que no se ofendiería.

—Pero he planeado…—parecía perdida, haciendo un gesto hacia la cocina.

—No están aquí para cocinar—prometió Harry, para alivio de Molly—Recuerdo lo que dijiste cuando Ron estaba enfermo, acerca de que no habías hecho nada, aunque no estoy realmente enfermo o incluso necesito cuidados, a excepción del horario de pociones—.

—Tonterías. No hice nada porque Ron me causó el doble de trabajo cuando estaba enfermo. Lo mismo con Ginny y Percy. Bill, por otro lado, simplemente se metía en la cama y dormía todo el día. Ni siquiera discutir sobre los gemelos—dijo con un estremecimiento.

Harry se rió—¿Qué hay de Charlie? —.

—Charlie no estaba tan mal, pero luego casi no se enfermó. ¿Quién es? —preguntó cuando los dos elfos de la casa aparecieron.

—Dobby, ya lo conoces, y esta es Effie. Effie, esta es la Sra. Weasley—presentó Harry. Effie hizo una reverencia nerviosa y no estaba segura de qué hacer con Molly, que estaba siendo muy cortés con ellos.

Poco después, Dobby volvió a entrar, exclamando lo poco que había que hacer ya que Molly mantenía una casa tan limpia. Harry hizo una nota mental para comprarle un par de calcetines extra en la primera oportunidad que tuviera. Le había advertido al elfo que Molly podría no llevar bien a los elfos que estaban allí, y Dobby había logrado decir todo lo correcto. Bendice su pequeño corazón verde.

Mientras Harry señalaba por la ventana hacia los jardines donde Dobby más tarde podría querer almorzar con Effie, Molly introdujo un disco brillante en la ranura—Bareback Riding. ¿Se trata de caballos? —preguntó Molly, sosteniendo una caja vacía con la imagen de un vaquero sexy en la portada.

—¡No! —gritó Harry, pero era demasiado tarde. El grito de Molly se escuchó a lo largo de toda la madriguera. Hechizar el DVD para volver a su parte favorita había sonado como una buena idea en ese momento, pero en este momento hubiera preferido mirar la pantalla azul que advertía a los usuarios contra la copia ilegal del DVD—Lo siento—suplicó Harry por el perdón, haciendo una mueca ante la expresión de sorpresa en la cara de Molly. Tenía el rostro sonrojado, y para empeorar las cosas, había pulsado cada botón a la vista, lo que solo logró congelar la escena. Si la situación hubiera sido diferente, estaba seguro de haberse resentido de la vista. Un hombre alto y moreno, con chaparreras y poco más, estaba inclinado sobre otro hombre igualmente vestido, pelotas profundas, con una mano entrelazada en un largo cabello castaño oscuro, como si sujetara las riendas de un caballo bronco mientras la otra sostenía una pequeña fusta

Harry salió de ella, al darse cuenta de que estaba mirando la tele, quitó el disco y giró la cabeza para ver a Molly, que también estaba congelada en su lugar, con la boca abierta. La mano de su varita apuntaba a la pantalla mientras la otra la apretaba contra su pecho. Sus ojos todavía estaban pegados a la pantalla ahora en blanco, ya que Harry había sacado el DVD lo más rápido posible.

—Yo…—hizo una pausa, sin estar segura de lo que quería decir, y luego tomó a Harry por sorpresa cuando finalmente habló—¿Usan hechizos Engorgio para eso? —ella preguntó, todavía señalando la televisión en blanco. Harry se rió.

—Um, esta es una película muggle, entonces no. Sospecho que no fueron contratados por sus habilidades de actuación—Harry sacó rápidamente una película más adecuada de la pila—Um, ¿por qué no miramos esta? —Dijo apresuradamente, sin querer hablar sobre el porno o los vaqueros bien dotados con Molly Weasley.







—... ¿Y dices que elaboraste intencionalmente el veneno más fragante que de costumbre en un esfuerzo por hacerlo notar a la víctima prevista? —preguntó uno de los inquisidores, apresuradamente tomando notas en un pergamino cuando Severus respondió afirmativamente.

—¿Se salvó la vida de alguien debido a tu ingenio? —el tono del mago era dudoso, y la respuesta de Severus no cambió su opinión sobre él.

—No—.

—¿Por qué no funcionó? —.

—El Señor Oscuro se dio cuenta, y me castigó por una poción inferior. Se me requirió que reemplazara ese veneno con un brebaje más efectivo—dijo Severus, bajo la influencia de Veritaserum.

Un detalle que ayudaría a Severus era que él testificó que rara vez preparaba pociones ilegales, o cualquiera en la lista de sustancias controladas. No reportado, ya que no fue solicitado, fue que esto se debió al hecho de que la mayoría de las pociones que hizo para Voldemort fueron creaciones de Severus; no podrían estar en ninguna lista del Ministerio.

El interrogatorio continuó y Severus se vio obligado a dar explicaciones detalladas de muchas cosas que había hecho como espía, incluida la violación simulada de Ronald Weasley. Unos pocos aurores que asistieron pudieron verificar su testimonio, después de haber visto el recuerdo del Pensador que se había derramado sobre la camisa de Ron, que había mostrado su experiencia antes de escapar de los Mortífagos.







La Sra. Weasley se secó los ojos cuando la película se acercaba a su final cursi. Harry yacía con la cabeza apoyada en el brazo del sofá, acurrucado, dormido. Molly buscó una colcha tejida a mano para colocar sobre él cuando Dobby, el elfo doméstico, también la sorprendió y también cargó con una manta.

—Señora Weasley, Dobby está trayendo una manta para Harry Potter. ¿La señora Weasley hizo un escaneo para verificar las necesidades de Harry Potter? —preguntó, asintiendo como si estuviera de acuerdo consigo mismo y esperando lo mismo de la bruja—Dobby no necesita escaneos. Dobby puede sentir las necesidades de Harry Potter—agregó con orgullo.

—Yo también tengo habilidades especiales para saber cuándo un niño tiene frío—dijo y sonrió, al ver que los ojos del elfo se abrían mientras escuchaba absorto—Soy madre—explicó simplemente. Dobby no estaba seguro de cómo responder, así que se mantuvo en silencio. Bailó nerviosamente, sin querer sobrepasar sus límites, y se sintió muy aliviado cuando la vio tomar las instrucciones de las pociones.

—Harry, cariño—arrulló, despertando—Te esperan las pociones, cariño—le entregó un frasco.

Lo tomó, lo olió y automáticamente hizo su chequeo habitual de hechizos, lo suficientemente sutil como para que ella nunca lo supiera. Él confiaba en ella implícitamente, pero no pudo evitar el hábito. Severus o Albus fueron los únicos de quienes tomó pociones sin preguntas o preocupaciones. Después de que el segundo frasco fue entregado, hizo una mueca ante el horrible sabor habitual y tendió la mano hacia el vaso de agua que seguramente seguiría.

—¿Agua? —preguntó, la mano aún extendida. Dobby estaba listo con un gran vaso de agua tan refrescantemente fría que brillaba con condensación.

—Oh no, cariño, esta poción no se puede tomar con agua—Molly le dio una palmadita en la mano y ahuyentó al elfo.

—Harry Potter necesita un vaso de agua—insistió Dobby.

—Entiendo que estás en sintonía con Harry y puedes decir que él quiere agua, pero entiende que hay cosas que no podemos tener, aunque las deseemos—explicó ella como si le estuviera hablando a un niño pequeño.

—Dobby está entendiendo la diferencia entre necesidad y deseo, y Dobby no siente “deseos”. Dobby está comprendiendo las instrucciones que el Profesor Snape le está dejando a Harry Potter—esquivó a la matrona Weasley, trepó al regazo de Harry, empujando contra el pecho de Molly con un pie mientras se balancea en el otro, ofreciendo insistentemente el vaso a Harry. Los dedos verdes retorcidos se apretaron contra la barbilla de Molly, manteniéndola a raya mientras Harry se apresuraba a beber el vaso.

—He sido madre durante más de treinta años. Creo conocer las reglas básicas para una de las pociones más comunes—Mientras hablaba, Molly revisó las instrucciones, por nada más que para demostrar su punto—Ya ves…—se interrumpió, después de leer que Snape había vuelto a trabajar la poción específicamente para Harry.







En este punto, el interrogatorio de Severus Snape fue interrumpido por Albus Dumbledore, quien señaló que, de hecho, a las chicas se les había dicho que no podían entrar en la torre de Gryffindor durante las “vacaciones” debido a los arreglos para dormir reasignados, y como tal, Snape no podría ser considerado responsable si una niña se metiera en su cama mientras dormía. El director de Hogwarts también se apresuró a señalar que hace tiempo que se abandonó la lista de preguntas acordada. Antes de que alguien pudiera responder al comentario, el fabricante de pociones del Ministerio declaró que era un buen momento para tomarse un descanso, ya que el Veritaserum probablemente estaba desapareciendo.

—¿Te unes a mí para una taza de café? —uno de los interrogadores le preguntó a un compañero de trabajo.

—¿No vas a observar a Snape? —preguntó ella, sabiendo que era típico para ellos ver a los acusados en este momento. Snape sería puesto en una habitación pequeña con varias sillas, donde se uniría con amigos y/o familiares.

—No tiene sentido, solo tiene un amigo que se presentó para esto—respondió con una sonrisa, sabiendo que Dumbledore no podía escuchar, ya que se estaba tomando este tiempo para hablar con alguien sobre la inaceptable línea de preguntas que había llegado hasta el momento fuera de contexto.

—Mucha gente solo tiene una persona en la sala de espera…—comenzó, pero fue interrumpida cuando el mago explicó que Kieran Donnelly, un amigo conocido de Snape, había sido llevado para interrogarlo al mismo tiempo, y que actualmente indisponible—Pero Donnelly no estaba bajo sospecha—comenzó de nuevo, pero no terminó, sabiendo que no tenía sentido. No fue una coincidencia, no lo iban a hacer más fácil para gente como Snape.

—Disculpe—interrumpió un empleado nervioso—Creo que vamos a tener que asignarle a Snape una habitación más grande—.

Con los ojos muy abiertos corrieron hacia la ventana hechizada que permitía observar la pequeña habitación donde Snape estaba esperando durante el receso. Estaban Arthur y Ron Weasley, acompañados por Hermione Granger, todos reunidos cerca de Snape.

—Hay dos asistentes más, pero han sido detenidos porque tenían un arsenal de productos de Sortilegios Weasley cuestionables—El empleado se calló para poder escuchar a escondidas.





sev Capítulo 87-II . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 87-I. De Finales Felices Y Comienzos I
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: