La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Inicios. Capitulo 7. Declaración

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
vashti_draco
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 81
Fecha de nacimiento : 22/09/1985
Edad : 31
Galeones Snarry : 9117
Fecha de inscripción : 02/06/2009

MensajeTema: Inicios. Capitulo 7. Declaración   Jue Jul 16, 2009 8:57 am

Capitulo 6

Demetrius cenaba mientras observaba a los amigos de su hermano, dos de ellos habían venido con sus esposas, <<curiosas criaturas eran algunas mujeres>>, pensaba Demetrius pues no entraba en su mente que acabando sus esposos de regresar de una guerra prefieran estar en un banquete ajeno a prepararles uno a sus propios maridos.

Si él estuviera en su lugar, habría corrido a los brazos de su amado en plena alameda para recibirlo con un abrazo, lo llevaría a casa a consentirlo y ya después, uno o dos días, comenzarían con su vida pública. En fin, Demetrius solo era un muchachito ingenio, quizá los matrimonios no funcionaban así

Por otro lado estaban esos insistentes hombres solteros, su papou Syrus le había advertido de ellos, <<solo quieren una cosa bebe, cuando lo obtengan no tendrán otro pensamiento para ti>>, había dicho. Demetrius le había preguntado que era lo que querían y que poderoso hechizo maldecía a esos pobres hombres para olvidarse de alguien, sus papous simplemente callaron

En el lugar de honor, Demetrius veía a ese hombre que lo tenía fascinado, y aunque le costra decirlo, era verdad. Stephano, debía de ser un gran hombre porque en plena batalla había salvado la vida de un hombre y quien sabe de cuantos más.

Para Demetrius era todo un enigma, era ya un hombre pero no podía tener más de 30 años, su cabello corto de forma militar le daba un aspecto severo, casi lo hacía temblar aunque no estaba muy seguro que fuera de miedo. De anchos hombros, poderosos brazos y de una estatura que superaba incluso a su hermano ¡Debía de ser un toro! <<Me pregunto si tendrá esposa, será mago, gustará de los varones, será cariñoso o siempre se mostrará áspero incluso con su familia>>

-¿Por qué no hablas con él?- Cuando su análisis fue interrumpido por su papou Leónidas se sonrojo. Su papou le sonrió y le murmuró- Anda que yo detengo a Cerbero- le animó con una sonrisa. A Demetrius no le dio tiempo de responder cuando su papou ya se dirigía con su padre hacia el balcón. Se decidió, bien el mundo no es para cobardes su papou Syrus siempre le decía

Tomó una jarra de vino dulce y disfrazando sus nervios se dirigió hacía ese hombre que no dejaba en paz sus pensamientos



Stephano lo vio acercarse con sus mejillas sonrojadas y una jarra de vino, entonces vio su copa que uno de los mozos acababa de llenar y rápidamente vació su contenido en una maceta cercana para hacerse el desentendido

-¿Puedo llenar su copa mi señor?- <<Dioses su voz es… oh dioses, como se escuchará cuando lo tenga debajo de mi y…>>

-Gracias- ofreció su copa vacía para que la llenara

-Es increíble que su copa esté completamente vacía- incordió- Philippo trae más vino y que no vuelva a ocurrir que una copa esté completamente vacía- el pobre sirviente se extrañó, si hacía apenas unos momentos que había llenado la copa de ese hombre, ¿o no?

Stephano no sabía que decir, nunca había sido bueno para proporcionar elogios u ofrecer poesía, sus maestros de retorica eran los mejores de Roma y aún así no habían conseguido que su mejor alumno pudiera dirigirse a una delicada criatura sin sentirse áspero o burdo. Así que un extraño silencio se posó en ellos, Stephano pensando que decir para agradarlo y Demetrius nervioso sin saber como dirigirse a él <<Empieza por algo en común Stephano, pregunta algo, pero ¡di algo!>>

-Em… su casa es hermosa- <<No lo mejor, pero al menos no la regaste>>

-Gracias- la mejillas rosas y la sonrisa caldearon el frío corazón del general y sintió que ahora todo sería más fácil- La villa ha pertenecido a mi familia desde mucho antes que Roma llegara

-¿Tus padres son nobles verdad?- <>- déjame hacer esto solo

-Si, mi padre Leónidas era hijo de uno de los consejeros del rey macedonio y mi padre Syrus el general de las legiones de su majestad- Decir que Stephano estaba impresionado era decir lo menos, este chiquillo tenía más linaje en sus venas que la mayoría de los hombres presentes

-Vaya pequeño. Pero era de esperar que tus dioses dieran una hermosa criatura por hijo a semejantes personajes- <<¡SI!>>

-Es usted muy amable- Demetrius sonrió complacido por el cumplido

Otro nuevo silencio apareció pero esta vez más relajado. Demetrius siempre había querido ser un militar y aunque había aceptado la voluntad de sus padres cuando le negaron ese único deseo, su curiosidad siempre iba más allá de los denominado decoroso. Además nunca había podido hablar de esto con nadie, su hermano Cleon no le comentaba nada en sus cartas y su papou Syrus siempre le respodía que era un tema que no era para él. Pero ahora estaba frente un guerrero Romano y su famosa curiosidad salió a flote

- Perdón si lo incomodo mi señor, pero ¿cómo es una batalla?- la pregunta realmente lo descoconcertó, nunca se imaginó que este dulce muchacho se interesara en las armas

-Em, bueno… Realmente es una vida llena de gloria y romanticismo- se alegró al ver el rostro iluminado de Demetrius, pero no podía engañarlo- Al menos es lo que dicen los eruditos, pero estar peleando contra otro hombre no tiene nada de poesía y yo, sinceramente, no encuentro gloria en arrebatar la vida a una persona. Un hombre que fue hijo, hermano, padre ¿todo porque? Por un rey que la mayoría no conoce o una causa con la que no se está de acuerdo

>>No hay nada valeroso en quitar vidas joven Demetrius

-Entonces ¿Prefiere usted la política? Tal vez a su esposa le agradaría más tenerlo seguro en casa- Ahí estaba, no sabía como se había atrevido a semejante pregunta, pero su indagación había llegado a nuevas costas, que descubrió tan pronto hizo la pregunta, la respuesta tendría una respuesta con mucho podre sobre él, además él quería saber si el hombre estaba casado ¿Y si no lo estaba? ¿Qué haría? Stephano sonrió mientras se llevaba su copa a los labios

-Bueno supongo que a mi esposo le agradaría tenerme en casa, o al menos yo esperaría que él se entusiasmara de tenerme a su lado… si tuviera uno- El corazón de Stephano dio un vuelco al ver el brillo en sus ojos por la respuesta. Supo en ese momento que tenía una oportunidad- Y en cuanto a la política, prefiero una vida tranquila en el campo criando caballos- Demetrius sonrió por la respuesta

-A mi me encanta montar y lo hago muy bien- <<Oh seguro que si cariño, después de que nos casemos aprenderás muchas maneras de montar>> La sonrisa y la mirada de Stephano hizo que un estremecimiento corriera por el cuerpo de Demetrius

-Quizá en un futuro, después de terminar mi servicio pudiéramos establecernos en las doradas praderas de Roma

-Perdón mi señor- << ¡¿Lo dije en voz alta?! >> Acaso había escuchado bien, Stephano pensaba en un futuro juntos y ni siquiera era próximo, sino muchos años adelante << Me pregunto si dentro de esos prados además de caballos corretean también niños >>

Así continuaron con una plática sencilla y fluida, donde comentaron cosas superfluas como gustos sobre las cosas más vanas de la vida como colores, telas, espadas y caballos; alguna que otra broma, además de la agradable sorpresa para Demetrius que Stephano también poseía magia. Descubrieron que compartían muchas cosa solo que las disfrutaban de manera diferente

Sin darse cuenta habían llegado a una terraza tranquila, el suave murmullo de las pláticas en el salón les llegaba amortiguado por los sonidos de búhos y grillos, tomaron asiento en una de las bancas de piedra mientras una doncella atendía sus copas dándoles un poco de privacidad

La noche era fría para ser Mayo, el cielo estaba completamente despejado dejando ver un cielo estrellado y una hermosa luna que iluminaba casi como otro sol, de repente una risilla musical hizo correr a una liebre haciendo brillar su lomo con destellos plateados

-Oh mi señor, no puedo creer que de niño le tuviera miedo a los caballos- Demetrius estaba feliz, ese hombre no solo era hermoso por fuera sino que deslumbrante por dentro

-No se burle de mi Agapé- los ojos de Demetrius se abrieron de asombro

-¿Sabe Griego?- La sonrisa en los labios de Stephano se lo confirmó

-Mi madre era griega, no una princesa ni siquiera de la nobleza, pero mi padre se enamoró de ella y vivieron felices muchos años hasta que ¿los destinos?- Demetrius asintió- decidieron que debía unirse a sus ancestros- Demetrius tomó su mano entre las suyas

-Lo lamento- le dijo con sinceridad

-Eso pasó cuando yo todavía era u chiquillo de 13 años- le restó importancia. Pero Demetrius sabía lo que debía doler perder a uno de sus padres y más a esa edad, al los 13 él aún peleaba con Rhea por la atención de su papou, entonces se entristeció no sin podérselo ocultar a un perspicaz Stephano

-Lo siento agapé, no quise…- unos finos dedos sellaron sus labios

-No te disculpes, es solo que me di cuenta de la vida tan fácil que he tenido, que sueño con la gloria de la guerra cuando se que no podría separarme de casa y también que soy un cobarde- Stephano se enterneció por la confesión y con una suave caricia despejó la frente del joven y lo hizo que mirara sus ojos negros

-Eres un ser hermoso, lleno de luz y bondad, tu no mereces ver los horrores de un campo de batalla o sufrir ninguna pena en la vida- Demetrius no se pudo contener más tiempo y se lanzó a los brazos de Stephano que lo recibió gustoso, en su candidez no veía nada malo en estar abrazando a un hombre en un lugar retirado y oscuro

-Así que es cierto- ambos hombres miraron al recién llegado sin separarse- Este es tu…

-No te atrevas a terminar esa frase- la punta de la espada estaba a centímetros de la garganta de aquel hombre que Demetrius no reconocía

-¿Es tan fácil abrirte de piernas hacia un soldado?- no hubo respuesta, pero Demetrius sabia que se dirigía a él <<¿Abrirme de piernas?>> sus pensamientos fueron interrumpidos por el sonido sordo de un golpe que rápidamente se convirtió en una pelea.

Stephano de un fuerte golpe derribó a su contrincante, desde el suelo el otro hombre lanzó una patada hacía el estómago de Stephano, pero él fue más rápido y logró esquivarlo pero Flavio también era un experimentado soldado y con un ágil movimiento logró conectar un golpe en la cara de Stephano

Ambos hombres estaban enzarzados en su pelea no escuchaban las súplicas de un muy preocupado Demetrius que al querer detenerlos logró lanzar un encantamiento que los hizo separarse y sin pensarlo se dirigió a Stephano que miraba al otro hombre con un sentimiento que Demetrius nunca había visto. No conocía esa clase de mirada pero si sabía que no la quería en los ojos de Stephano

-¡Stephano! Detente, no vale la pena, esta es mi casa y este… señor se retirará en seguida- Demetrius había logrado tranquilizar al encolerizado Stephanos, el ojinegro se limitó a bufar mientras afianzaba su agarre a la cintura de Demetrius anclándose para no matar a ese gusano

El alboroto había traído la atención de todas las personas, cuando Leónidas y Syrus llegaron encontraron a su bebe en los brazos de un agitado hombre que parecía defender su territorio, parecía un fiero león, incluso los sonoros bufidos hacían que los presentes temblaran de miedo, todos estaban helados por los horribles gruñidos, todos menos un jovencito que desde los brazos de ese… bueno, ese hombre lo miraba como si fuera a desaparecer de un momento a otro

Ya más tranquilo y cuando estuvo seguro que no iba a saltar de nuevo sobre ese hombre para arrancarle la lengua pudo hablar

-Que se sepa en todo el imperio- <<Demetrius no se merece la deshonra que estoy seguro este mal nacido le traerá>>- Hoy, está noche he venido para formalizar mi compromiso con Demetrius hijo de mis señores Syrus y Leónidas, varón que posee la gracia de los dioses y que dentro de 10 lunas será mi consorte
Volver arriba Ir abajo
Aryam_Tsepesh

avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 45
Fecha de nacimiento : 08/08/1990
Edad : 27
Galeones Snarry : 7096
Fecha de inscripción : 30/09/2011

MensajeTema: Re: Inicios. Capitulo 7. Declaración   Dom Nov 20, 2011 12:18 am

Ho por dios, dioses y Merlín!!! pero que fick tan bueno reverencia !!! enserio Vashti, quisiera que lo continuaras lo más pronto pasible... por favor si??????????????????????? sm1

Debo decirte que es un poco difícil seguir la historia más que nada por los nombres, al principio pero, cuando uno se acostumbra bueno... ya sabe como tomar el hilo de la historia jejeje.

Por favor reitero actualiza pronto lloro1 ... pues estoy que no me la creo matrimonio en 10 meses que emoción sm1 !!!

queremos pastel pastel pastel de boda!!!


Att: Ary
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/Ary_blood
 
Inicios. Capitulo 7. Declaración
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Vashti_draco-
Cambiar a: