La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de septiembre: Helen Black P. Felicidades!!!
Mes de octubre - Gran celebración Snarry. ¡¡Ya está aquí!!
Comparte | 
 

 Módulo 8. Práctica. Uso correcto de la X

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv



Juego del verano 2 Juego del verano 1 No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos: 5754
Fecha de nacimiento: 15/01/1930
Edad: 84
Galeones Snarry: 21468
Fecha de inscripción: 08/01/2009

MensajeTema: Módulo 8. Práctica. Uso correcto de la X   Vie Mayo 22, 2009 2:11 pm

EJERCICIOS


1-. En las siguientes palabras coloque la letra C, X o S para que la palabra resulte
ortográficamente correcta.




E__CARBAR
APRO__IMADO
E__QUINA
E__TABLO
E__PLORAR
E__CAVAR
E__CAPAR
E__ACTO
E__CAÑO
É__TASIS
E__CAMOSO
E__CÁNDALO
E__PULSIÓN
E__CESIVO
E__CENARIO
E__CITAR
E__CLUIR
E__CUSA
E__CULTOS
E__QUÍ
SE__TO
E__TORBAR
E__TENSO
E__TAMPA
E__PRIMIR
E__COCER
E__IGENTE
E__ISTENCIA
DE__BORDAR
E__PRESIÓN
E__PONTÁNEO
CLA__ON
CRUCIFI__IÓN
CONVE__O
A__CENSOR
ASFI__IA
E__CLAVO
E__CITAR
E__CURRIR
E__COLTA
E__CUSAR
E__PERIMENTO
E__CALOYAR
E__IGENTE



Respuesta


Spoiler:
 












—¿Y eso por qué fue? —preguntó Harry, mirando a su esposo y sonriendo.
—Porque te quiero —musitó Severus, acariciando su mejilla—. Sólo porque te quiero.

Volver arriba Ir abajo
alisevv



Juego del verano 2 Juego del verano 1 No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos: 5754
Fecha de nacimiento: 15/01/1930
Edad: 84
Galeones Snarry: 21468
Fecha de inscripción: 08/01/2009

MensajeTema: Re: Módulo 8. Práctica. Uso correcto de la X   Vie Mayo 22, 2009 2:14 pm

2-. Dadas las definiciones de las siguientes parejas de palabras homófonas,
escriba S o X para que resulte ortográficamente correcto (en caso de
duda consulte el diccionario)



Conte__to : Acción de contestar
Conte__to: Contenido de un texto. Hilo de un discurso.

E__tirpe: Raíz o tronco de familia
E__tirpe: Del verbo extirpar

E__tática: Relativo al equilibrio de los cuerpos.
E__tática: Que está en éxtasis.

E__pirar: Exhalar el aire.
E__pirar: Morir.

E__piar: Observar.
E__piar: Reparar un crimen o culpa por medio de castigo o sacrificio.

Te__to: Del verbo testar.
Te__to: Contenido de un libro. Libro.



Respuesta


Spoiler:
 












—¿Y eso por qué fue? —preguntó Harry, mirando a su esposo y sonriendo.
—Porque te quiero —musitó Severus, acariciando su mejilla—. Sólo porque te quiero.

Volver arriba Ir abajo
alisevv



Juego del verano 2 Juego del verano 1 No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos: 5754
Fecha de nacimiento: 15/01/1930
Edad: 84
Galeones Snarry: 21468
Fecha de inscripción: 08/01/2009

MensajeTema: Re: Módulo 8. Práctica. Uso correcto de la X   Vie Mayo 22, 2009 2:16 pm

3-. En las siguientes oraciones complete con S, C o X según corresponda


1-. El e__ceso de velo__idad puede ser peligro__o
2-. Con__iguió una e__igua cantidad de dinero.
3-. El e__perimento no re__ulto una e__periencia agradable.
4-. La e__pulsión del colegio fue un ca__tigo e__agerado.
5-. Juan e__peraba que el e__perto llegara en un ta__i.
6-. La e__pedición terminó en un fraca__o e__trepitoso.
7-. El e__cenógrafo e__puso lo que de__eaba hacer.
8-. La bomba e__talló en una terrible e__plosión.
9-. El hombre se apro__imaba al se__to jardín de la e__planada.
10-. El e__traño llegó al e__caño mas alto.
11-. La e__hibición se ubicó en un punto e__tratégico.
12-. El político tenía una e__colta e_agerada.
13-. Era un joven e__belto, e__traño e ine__perto.
14-. La e__tensión del discurso e__asperó a los a__istentes.
15-. La e__periencia es muy valiosa en tiempos de e__casez.




Respuestas


Spoiler:
 












—¿Y eso por qué fue? —preguntó Harry, mirando a su esposo y sonriendo.
—Porque te quiero —musitó Severus, acariciando su mejilla—. Sólo porque te quiero.

Volver arriba Ir abajo
alisevv



Juego del verano 2 Juego del verano 1 No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos: 5754
Fecha de nacimiento: 15/01/1930
Edad: 84
Galeones Snarry: 21468
Fecha de inscripción: 08/01/2009

MensajeTema: Re: Módulo 8. Práctica. Uso correcto de la X   Vie Mayo 22, 2009 2:18 pm

4-. En el siguiente trozo de Crimen y Castigo, coloque correctamente las letras faltantes, ya sean X, S, C o Z


Se dio un puñeta__o en la cabe__a, apretó los dientes, cerró los ojos y se acodó en la mesa pe__adamente. Poco después, su semblante se tran__formó y, mirando a Raskolnikof con una espe__ie de mali__ia inten__ionada, de __inismo fingido, se echó a reír y e__clamó:

-Hoy he e__tado en casa de Sonia. He ido a pedirle dinero para beber.

-¿Y ella te lo ha dado? -preguntó uno de los que habían entrado últimamente, echándo__e también a reír.

-Esta media botella que ve usted aquí está pagada con su dinero -continuó Marmeladof, dirigiéndose e__clusivamente a Raskolnikof-. Me ha dado treinta kopeks, los últimos, todo lo que tenía: lo he visto con mis propios ojos. Ella no me ha dicho nada; se ha limitado a mirarme en __ilencio... Ha sido una mirada que no pertene__ía a la tierra, sino al __ielo. Sólo allá arriba se puede __ufrir así por los hombres y llorar por ellos sin condenarlos. Sí, sin condenarlos... Pero es todavía más amargo que no se nos condene. Treinta kopeks... ¿Aca__o ella no los ne__esita? ¿No le pare__e a usted, mi querido señor, que ella ha de con__ervar una limpie__a atrayente?

Esta limpie__a cue__ta dinero; es una limpie__a e__pecial. ¿No le pare__e? Ha__en falta cremas, enaguas almidonadas, elegantes __apatos que embelle__can el pie en el momento de saltar sobre un charco. ¿Comprende, comprende usted la importan__ia de esta limpie__a? Pues bien; he aquí que yo, su propio padre, le he arrancado los treinta kopeks que tenía. Y me los bebo, ya me los he bebido. Dígame usted: ¿Quién puede apiadar__e de un hombre como yo? Dígame, señor: ¿tiene usted piedad de mí o no la tiene? Con franque__a, señor: ¿me compade__e o no me compade__e?

Intentó llenarse el vaso, pero la botella estaba va__ía.

-Pero ¿por qué te han de compade__er? -preguntó el tabernero, a__ercándose a Marmeladof. La sala se llenó de ri__as me__cladas con in__ultos. Los primeros en reír e in__ultar fueron los que e__cuchaban al fun__ionario. Los otros, los que no habían pre__tado aten__ión, les hi__ieron coro, pues les ba__taba ver la cara del charlatán.

-¿Compade__erme? ¿Por qué me han de compade__er? -bramó de pronto Marmeladof, levantando__e, abriendo los bra__os con un gesto de e__altación, como si sólo espera__e este momento-. ¿Por qué me han de compade__er?, me preguntas. Tienes ra__ón: no merezco que nadie me compade__ca; lo que mere__co es que me cru__ifiquen. ¡Sí, la cruz, no la compa__ión...! ¡Cru__ifícame, juez! ¡Ha__lo y, al cru__ificarme, ten piedad del cru__ificado! Yo mismo me encaminaré al supli__io, pues tengo sed de dolor y de lágrimas, no de alegría.

¿Crees acaso, comer__iante, que la media botella me ha propor__ionado algún pla__er? Sólo dolor, dolor y lágrimas he bu__cado en el fondo de este fra__co... Sí, dolor y lágrimas... Y los he encontrado, y los he saboreado. Pero nosotros no podemos re__ibir la piedad sino
de Aquel que ha __ido piadoso con todos los hombres; de Aquel que todo lo comprende, del único, de nuestro único Juez.

Él vendrá el día del Juicio y preguntará: «¿Dónde está esa joven que se ha sacrificado por una madra__tra ti__ica y cruel y por unos niños que no son sus hermanos? ¿Dónde está esa joven que ha tenido piedad de su padre y no ha vuelto la cara con horror ante ese bebedor despre__iable?» Y dirá a Sonia: «Ven. Yo te perdoné..., te perdoné..., y ahora te redimo de todos tus pecados, porque tú has amado mucho.» Sí, Él perdonará a mi Sonia, Él la perdonará, yo sé que Él la perdonará. Lo he __entido en mi cora__ón hace unas horas, cuando estaba en su casa... Todos __eremos juzgados por Él, los buenos y los malos. Y nosotros oiremos también su verbo.

Él nos dirá: «A__ercaos, a__ercaos también vosotros, los bebedores; a__ercaos, débiles y desvergon__adas criaturas.» Y todos avan__aremos sin temor y nos detendremos ante Él. Y Él dirá: «¡Sois unos __erdos, lleváis el sello de la be__tia y como be__tias sois, pero venid conmigo también!»

Entonces, los inteligentes y los austeros se volverán hacia Él y e__clamarán: «Señor, ¿por qué re__ibes a éstos?» Y Él re__sponderá: «Los re__ibo, ¡oh sabios!, los re__ibo, ¡oh per__onas sensatas!, porque ninguno de ellos se ha con__iderado jamás digno de este favor.» Y Él nos tenderá sus divinos bra__os y no__otros nos arrojaremos en ellos, de__hechos en lágrimas..., y lo comprenderemos todo, entonces lo comprenderemos todo..., y entonces todos comprenderán... También comprenderá Catalina Ivanovna... ¡Señor, venga a nos el reino!

Se dejó caer en un a__iento, agotado, sin mirar a nadie, como si, en la profundidad de su delirio, se hubiera olvidado de todo lo que le rodeaba.



Respuesta

Spoiler:
 












—¿Y eso por qué fue? —preguntó Harry, mirando a su esposo y sonriendo.
—Porque te quiero —musitó Severus, acariciando su mejilla—. Sólo porque te quiero.

Volver arriba Ir abajo
alisevv



Juego del verano 2 Juego del verano 1 No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos: 5754
Fecha de nacimiento: 15/01/1930
Edad: 84
Galeones Snarry: 21468
Fecha de inscripción: 08/01/2009

MensajeTema: Re: Módulo 8. Práctica. Uso correcto de la X   Vie Mayo 22, 2009 2:19 pm

5-. En el siguiente trozo de Crimen y Castigo, coloque correctamente las letras faltantes, ya sean B o V


Se dio un puñetazo en la cabeza, apretó los dientes, cerró los ojos y se acodó en la mesa pesadamente. Poco después, su sem__lante se transformó y, mirando a Raskolnikof con una especie de malicia intencionada, de cinismo fingido, se echó a reír y exclamó:

-Hoy he estado en casa de Sonia. He ido a pedirle dinero para be__er.

-¿Y ella te lo ha dado? -preguntó uno de los que ha__ían entrado últimamente, echándose tam__ién a reír.

-Esta media __otella que __e usted aquí está pagada con su dinero -continuó Marmeladof, dirigiéndose exclusi__amente a Raskolnikof-. Me ha dado treinta kopeks, los últimos, todo lo que tenía: lo he visto con mis propios ojos. Ella no me ha dicho nada; se ha limitado a mirarme en silencio... Ha sido una mirada que no pertenecía a la tierra, sino al cielo. Sólo allá arri__a se puede sufrir así por los hom__res y llorar por ellos sin condenarlos. Sí, sin condenarlos... Pero es toda__ía más amargo que no se nos condene. Treinta kopeks... ¿Acaso ella no los necesita? ¿No le parece a usted, mi querido señor, que ella ha de conser__ar una limpieza atrayente?

Esta limpieza cuesta dinero; es una limpieza especial. ¿No le parece? Hacen falta cremas, enaguas almidonadas, elegantes zapatos que em__ellezcan el pie en el momento de saltar so__re un charco. ¿Comprende, comprende usted la importancia de esta limpieza? Pues
bien; he aquí que yo, su propio padre, le he arrancado los treinta kopeks que tenía. Y me los be__o, ya me los he be__ido. Dígame usted: ¿Quién puede apiadarse de un hombre como yo? Dígame, señor: ¿tiene usted piedad de mí o no la tiene? Con franqueza, señor: ¿me
compadece o no me compadece?

Intentó llenarse el _aso, pero la _otella estaba _acía.

-Pero ¿por qué te han de compadecer? -preguntó el ta__ernero, acercándose a Marmeladof.
La sala se llenó de risas mezcladas con insultos. Los primeros en reír e insultar fueron los que escucha__an al funcionario. Los otros, los que no ha__ían prestado atención, les hicieron coro, pues les _astaba ver la cara del charlatán.

-¿Compadecerme? ¿Por qué me han de compadecer? -bramó de pronto Marmeladof, le_antándose, a__riendo los brazos con un gesto de exaltación, como si sólo esperase este momento-. ¿Por qué me han de compadecer?, me preguntas. Tienes razón: no merezco que
nadie me compadezca; lo que merezco es que me crucifiquen. ¡Sí, la cruz, no la compasión...! ¡Crucifícame, juez! ¡Hazlo y, al crucificarme, ten piedad del crucificado! Yo mismo me encaminaré al suplicio, pues tengo sed de dolor y de lágrimas, no de alegría.
¿Crees acaso, comerciante, que la media _otella me ha proporcionado algún placer? Sólo dolor, dolor y lágrimas he _uscado en el fondo de este frasco... Sí, dolor y lágrimas... Y los he encontrado, y los he sa__oreado. Pero nosotros no podemos reci__ir la piedad sino
de Aquel que ha sido piadoso con todos los hombres; de Aquel que todo lo comprende, del único, de nuestro único Juez.

Él _endrá el día del Juicio y preguntará: «¿Dónde está esa jo__en que se ha sacrificado por una madrastra tísica y cruel y por unos niños que no son sus hermanos? ¿Dónde está esa jo__en que ha tenido piedad de su padre y no ha _uelto la cara con horror ante ese be__edor despreciable?» Y dirá a Sonia: «_en. Yo te perdoné..., te perdoné..., y ahora te redimo de todos tus pecados, porque tú has amado mucho.» Sí, Él perdonará a mi Sonia, Él la perdonará, yo sé que Él la perdonará. Lo he sentido en mi corazón hace unas horas, cuando esta__a en su casa... Todos seremos juzgados por Él, los buenos y los malos. Y nosotros oiremos también su ver__o.

Él nos dirá: «Acercaos, acercaos también _osotros, los bebedores; acercaos, dé__iles y des__ergonzadas criaturas.» Y todos a__anzaremos sin temor y nos detendremos ante Él. Y Él dirá: «¡Sois unos cerdos, lle__áis el sello de la _estia y como _estias sois, pero _enid conmigo tam__ién!»

Entonces, los inteligentes y los austeros se vol__erán hacia Él y exclamarán: «Señor, ¿por qué reci__es a éstos?» Y Él responderá: «Los reci__o, ¡oh sabios!, los recibo, ¡oh personas sensatas!, porque ninguno de ellos se ha considerado jamás digno de este fa__or.» Y Él nos
tenderá sus di__inos _razos y nosotros nos arrojaremos en ellos, deshechos en lágrimas..., y lo comprenderemos todo, entonces lo comprenderemos todo..., y entonces todos comprenderán... También comprenderá Catalina Ivanovna... ¡Señor, _enga a nos el reino!

Se dejó caer en un asiento, agotado, sin mirar a nadie, como si, en la profundidad de su delirio, se hubiera ol__idado de todo lo que le rodeaba.



Respuesta

Spoiler:
 












—¿Y eso por qué fue? —preguntó Harry, mirando a su esposo y sonriendo.
—Porque te quiero —musitó Severus, acariciando su mejilla—. Sólo porque te quiero.

Volver arriba Ir abajo
alisevv



Juego del verano 2 Juego del verano 1 No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos: 5754
Fecha de nacimiento: 15/01/1930
Edad: 84
Galeones Snarry: 21468
Fecha de inscripción: 08/01/2009

MensajeTema: Re: Módulo 8. Práctica. Uso correcto de la X   Vie Mayo 22, 2009 2:21 pm

6-. En el siguiente trozo de Crimen y Castigo, coloque correctamente las letras faltantes, ya sean G, J, R o RR


Se dio un puñetazo en la cabeza, ap__etó los dientes, ce__ó los o__os y se acodó en la mesa pesadamente. Poco después, su semblante se transfo__mó y, mi__ando a Raskolnikof con una especie de malicia intencionada, de cinismo fin__ido, se echó a _eír y exclamó:

-Hoy he estado en casa de Sonia. He ido a pedi__le dinero para beber.

-¿Y ella te lo ha dado? -preguntó uno de los que habían ent__ado últimamente, echándose también a _eír.

-Esta media botella que ve usted aquí está pagada con su dine__o -continuó Marmeladof, diri__iéndose exclusivamente a Raskolnikof-. Me ha dado t__einta kopeks, los últimos, todo lo que tenía: lo he visto con mis p__opios o__os. Ella no me ha dicho nada; se ha limitado a mira__me en silencio... Ha sido una mi__ada que no pe__tenecía a la tie__a, sino al cielo. Sólo allá a__iba se puede sufrir así por los homb__es y llo__ar por ellos sin condena__los. Sí, sin condena__los... Pero es todavía más amar__o que no se nos condene. T__einta kopeks... ¿Acaso ella no los necesita? ¿No le pa__ece a usted, mi querido señor, que ella ha de conse__var una limpieza at__ayente?

Esta limpieza cuesta dinero; es una limpieza especial. ¿No le pa__ece? Hacen falta cremas, ena__uas almidonadas, ele__antes zapatos que embellezcan el pie en el momento de saltar sobre un cha__co. ¿Comp__ende, comp__ende usted la impo__tancia de esta limpieza? Pues
bien; he aquí que yo, su p__opio padre, le he a__ancado los treinta kopeks que tenía. Y me los bebo, ya me los he bebido. Dí__ame usted: ¿Quién puede apiadarse de un hombre como yo? Dí__ame, señor: ¿tiene usted piedad de mí o no la tiene? Con f__anqueza, señor: ¿me
compadece o no me compadece?

Intentó llena__se el vaso, pero la botella estaba vacía.

-Pero ¿por qué te han de compadecer? –pre__untó el tabe__nero, ace__cándose a Marmeladof. La sala se llenó de _isas mezcladas con insultos. Los primeros en _eír e insultar fue__on los que escuchaban al funciona__io. Los otros, los que no habían p__estado atención, les hicieron co__o, pues les bastaba ver la cara del cha__latán.

-¿Compadece__me? ¿Por qué me han de compadecer? -bramó de pronto Marmeladof, levantándose, ab__iendo los brazos con un __esto de exaltación, como si sólo esperase este momento-. ¿Por qué me han de compadecer?, me preguntas. Tienes razón: no me__ezco que nadie me compadezca; lo que me__ezco es que me crucifiquen. ¡Sí, la c__uz, no la compasión...! ¡C__ucifícame, juez! ¡Hazlo y, al c__ucificarme, ten piedad del crucificado! Yo mismo me encaminaré al suplicio, pues tengo sed de dolor y de lá__rimas, no de ale__ría.
¿C__ees acaso, come__ciante, que la media botella me ha proporcionado algún placer? Sólo dolor, dolor y lágrimas he buscado en el fondo de este f__asco... Sí, dolor y lá__rimas... Y los he encontrado, y los he sabo__eado. Pero nosotros no podemos _ecibir la piedad sino
de Aquel que ha sido piadoso con todos los hombres; de Aquel que todo lo comp__ende, del único, de nuestro único Juez.

Él vend__á el día del _uicio y pre__untará: «¿Dónde está esa _oven que se ha sac__ificado por una mad__astra tísica y c__uel y por unos niños que no son sus hermanos? ¿Dónde está esa _oven que ha tenido piedad de su padre y no ha vuelto la cara con horror ante ese bebedo_ desp__eciable?» Y di__á a Sonia: «Ven. Yo te pe__doné..., te pe__doné..., y ahora te _edimo de todos tus pecados, po__que tú has amado mucho.» Sí, Él pe__donará a mi Sonia, Él la pe__donará, yo sé que Él la pe__donará. Lo he sentido en mi co__azón hace unas ho__as, cuando estaba en su casa... Todos se__emos juzgados por Él, los buenos y los malos. Y nosotros oi__emos también su ve__bo.

Él nos di__á: «Ace__caos, acercaos también vosot__os, los bebedo__es; ace__caos, débiles y desver__onzadas criatu__as.» Y todos avanza__emos sin temor y nos detendremos ante Él. Y Él dirá: «¡Sois unos cerdos, lleváis el sello de la bestia y como bestias sois, pero venid conmigo también!»

Entonces, los inteligentes y los auste__os se volverán hacia Él y exclama__án: «Señor, ¿por qué _ecibes a éstos?» Y Él _esponderá: «Los _ecibo, ¡oh sabios!, los _ecibo, ¡oh personas sensatas!, porque nin__uno de ellos se ha conside__ado _amás di__no de este favor.» Y Él nos tende__á sus divinos brazos y nosotros nos arro__aremos en ellos, deshechos en lá__rimas..., y lo comprende__emos todo, entonces lo comprende__emos todo..., y entonces todos comprende__án... También comprende__á Catalina Ivanovna... ¡Señor, venga a nos el _eino!

Se de__ó caer en un asiento, a__otado, sin mi__ar a nadie, como si, en la profundidad de su deli__io, se hubie__a olvidado de todo lo que le _odeaba.



Respuesta


Spoiler:
 












—¿Y eso por qué fue? —preguntó Harry, mirando a su esposo y sonriendo.
—Porque te quiero —musitó Severus, acariciando su mejilla—. Sólo porque te quiero.

Volver arriba Ir abajo
alisevv



Juego del verano 2 Juego del verano 1 No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos: 5754
Fecha de nacimiento: 15/01/1930
Edad: 84
Galeones Snarry: 21468
Fecha de inscripción: 08/01/2009

MensajeTema: Re: Módulo 8. Práctica. Uso correcto de la X   Vie Mayo 22, 2009 2:23 pm

7-. En el siguiente trozo de Crimen y Castigo, coloque correctamente las letras faltantes, ya sean Y, LL, M o N


Se dio un puñetazo en la cabeza, apretó los die__tes, cerró los ojos y se acodó en la mesa pesadamente. Poco después, su se__blante se transformó y, mirando a Raskolnikof con una especie de malicia intencionada, de cinismo fingido, se echó a reír y exclamó:

-Hoy he estado en casa de Sonia. He ido a pedirle dinero para beber.

-¿Y e__a te lo ha dado? -preguntó uno de los que habían e__trado últimame__te, echá__dose ta__bién a reír.

-Esta media bote__a que ve usted aquí está pagada con su dinero -continuó Marmeladof, dirigié__dose exclusivame__te a Raskolnikof-. Me ha dado trei__ta kopeks, los últimos, todo lo que tenía: lo he visto con mis propios ojos. E__a no me ha dicho nada; se ha limitado a mirarme en silencio... Ha sido una mirada que no pertenecía a la tierra, sino al cielo. Sólo a__á arriba se puede sufrir así por los hombres y _orar por e__os sin condenarlos. Sí, sin condenarlos... Pero es todavía más amargo que no se nos condene. Trei__ta kopeks... ¿Acaso e__a no los necesita? ¿No le parece a usted, mi querido señor, que e__a ha de conservar una li__pieza atra__ente?

Esta li__pieza cuesta dinero; es una li__pieza especial. ¿No le parece? Hacen falta cremas, enaguas almidonadas, elegantes zapatos que embe__ezcan el pie en el mome__to de saltar sobre un charco. ¿Co__prende, co__prende usted la i__portancia de esta li__pieza? Pues
bien; he aquí que _o, su propio padre, le he arrancado los trei_-ta kopeks que tenía. Y me los bebo, ya me los he bebido. Dígame usted: ¿Quién puede apiadarse de un hombre como _o? Dígame, señor: ¿tiene usted piedad de mí o no la tiene? Con fra__queza, señor: ¿me
co__padece o no me co__padece?

Intentó _enarse el vaso, pero la bote__a estaba vacía.

-Pero ¿por qué te ha_ de co__padecer? -preguntó el tabernero, acercá__dose a Marmeladof.
La sala se __enó de risas mezcladas con insultos. Los primeros en reír e insultar fueron los que escuchaban al fu__cionario. Los otros, los que no habían prestado ate__ción, les hicieron coro, pues les bastaba ver la cara del charlatán.

-¿Co__padecerme? ¿Por qué me han de co__padecer? -bramó de pronto Marmeladof, levantá__dose, abriendo los brazos con un gesto de exaltación, como si sólo esperase este momento-. ¿Por qué me han de co__padecer?, me preguntas. Tienes razón: no merezco que
nadie me co__padezca; lo que merezco es que me crucifiquen. ¡Sí, la cruz, no la compasión...! ¡Crucifícame, juez! ¡Hazlo y, al crucificarme, ten piedad del crucificado! Yo mismo me e__caminaré al suplicio, pues tengo sed de dolor y de lágrimas, no de alegría.
¿Crees acaso, comerciante, que la media bote__a me ha proporcionado algún placer? Sólo dolor, dolor y lágrimas he buscado en el fondo de este frasco... Sí, dolor y lágrimas... Y los he encontrado, y los he saboreado. Pero nosotros no podemos recibir la piedad sino
de Aquel que ha sido piadoso con todos los hombres; de Aquel que todo lo co__prende, del único, de nuestro único Juez.

Él vendrá el día del Juicio y pregu__tará: «¿Dónde está esa joven que se ha sacrificado por una madrastra tísica y cruel y por unos niños que no son sus hermanos? ¿Dónde está esa joven que ha tenido piedad de su padre y no ha vuelto la cara con horror ante ese bebedor despreciable?» Y dirá a Sonia: «Ven. Yo te perdoné..., te perdoné..., y ahora te redimo de todos tus pecados, porque tú has amado mucho.» Sí, Él perdonará a mi Sonia, Él la perdonará, yo sé que Él la perdonará. Lo he sentido en mi corazón hace unas horas, cuando estaba en su casa... Todos seremos juzgados por Él, los buenos y los malos. Y nosotros oiremos ta__bién su verbo.

Él nos dirá: «Acercaos, acercaos también vosotros, los bebedores; acercaos, débiles y desvergonzadas criaturas.» Y todos ava__zaemos sin temor y nos detendemos ante Él. Y Él dirá: «¡Sois unos cerdos, __eváis el se__o de la bestia y como bestias sois, pero venid conmigo ta__bién!»

Ento__ces, los inteligentes y los austeros se volverán hacia Él y exclamarán: «Señor, ¿por qué recibes a éstos?» Y Él responderá: «Los recibo, ¡oh sabios!, los recibo, ¡oh personas sensatas!, porque ninguno de e__los se ha co__siderado jamás digno de este favor.» Y Él nos te__derá sus divinos brazos y nosotros nos arrojaremos en e__os, deshechos en lágrimas..., y lo co__prenderemos todo, entonces lo co__prenderemos todo..., y ento__ces todos co__prenderán... Ta__bién comprenderá Catalina Ivanovna... ¡Señor, venga a nos el reino!

Se dejó caer en un asiento, agotado, sin mirar a nadie, como si, en la profundidad de su delirio, se hubiera olvidado de todo lo que le rodeaba.



Respuesta


Spoiler:
 












—¿Y eso por qué fue? —preguntó Harry, mirando a su esposo y sonriendo.
—Porque te quiero —musitó Severus, acariciando su mejilla—. Sólo porque te quiero.

Volver arriba Ir abajo
alisevv



Juego del verano 2 Juego del verano 1 No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos: 5754
Fecha de nacimiento: 15/01/1930
Edad: 84
Galeones Snarry: 21468
Fecha de inscripción: 08/01/2009

MensajeTema: Re: Módulo 8. Práctica. Uso correcto de la X   Vie Mayo 22, 2009 2:32 pm

8-. En el siguiente texto de Crimen y Castigo, algunas de las palabras han perdido su H. busca a ver si las detectas todas


Se dio un puñetazo en la cabeza, apretó los dientes, cerró los ojos y se acodó en la mesa pesadamente. Poco después, su semblante se transformó y, mirando a Raskolnikof con una especie de malicia intencionada, de cinismo fingido, se echó a reír y exclamó:

- Oy he estado en casa de Sonia. E ido a pedirle dinero para beber.

-¿Y ella te lo a dado? -preguntó uno de los que abían entrado últimamente, echándose también a reír.

-Esta media botella que ve usted aquí está pagada con su dinero -continuó Marmeladof, dirigiéndose exclusivamente a Raskolnikof-. Me a dado treinta kopeks, los últimos, todo lo que tenía: lo he visto con mis propios ojos. Ella no me a dicho nada; se a limitado a mirarme en silencio... A sido una mirada que no pertenecía a la tierra, sino al cielo. Sólo allá arriba se puede sufrir así por los ombres y llorar por ellos sin condenarlos. Sí, sin condenarlos... Pero es todavía más amargo que no se nos condene. Treinta kopeks... ¿Acaso ella no los necesita? ¿No le parece a usted, mi querido señor, que ella a de conservar una limpieza atrayente?

Esta limpieza cuesta dinero; es una limpieza especial. ¿No le parece? Acen falta cremas, enaguas almidonadas, elegantes zapatos que embellezcan el pie en el momento de saltar sobre un charco. ¿Comprende, comprende usted la importancia de esta limpieza? Pues
bien; e aquí que yo, su propio padre, le e arrancado los treinta kopeks que tenía. Y me los bebo, ya me los e bebido. Dígame usted: ¿Quién puede apiadarse de un ombre como yo? Dígame, señor: ¿tiene usted piedad de mí o no la tiene? Con franqueza, señor: ¿me
compadece o no me compadece?

Intentó llenarse el vaso, pero la botella estaba vacía.

-Pero ¿por qué te an de compadecer? -preguntó el tabernero, acercándose a Marmeladof.
La sala se llenó de risas mezcladas con insultos. Los primeros en reír e insultar fueron los que escuchaban al funcionario. Los otros, los que no abían prestado atención, les icieron coro, pues les bastaba ver la cara del charlatán.

-¿Compadecerme? ¿Por qué me an de compadecer? -bramó de pronto Marmeladof, levantándose, abriendo los brazos con un gesto de exaltación, como si sólo esperase este momento-. ¿Por qué me an de compadecer?, me preguntas. Tienes razón: no merezco que
nadie me compadezca; lo que merezco es que me crucifiquen. ¡Sí, la cruz, no la compasión...! ¡Crucifícame, juez! ¡Azlo y, al crucificarme, ten piedad del crucificado! Yo mismo me encaminaré al suplicio, pues tengo sed de dolor y de lágrimas, no de alegría.
¿Crees acaso, comerciante, que la media botella me a proporcionado algún placer? Sólo dolor, dolor y lágrimas e buscado en el fondo de este frasco... Sí, dolor y lágrimas... Y los e encontrado, y los e saboreado. Pero nosotros no podemos recibir la piedad sino
de Aquel que a sido piadoso con todos los ombres; de Aquel que todo lo comprende, del único, de nuestro único Juez.

Él vendrá el día del Juicio y preguntará: «¿Dónde está esa joven que se a sacrificado por una madrastra tísica y cruel y por unos niños que no son sus ermanos? ¿Dónde está esa joven que a tenido piedad de su padre y no a vuelto la cara con orror ante ese bebedor despreciable?» Y dirá a Sonia: «Ven. Yo te perdoné..., te perdoné..., y ahora te redimo de todos tus pecados, porque tú as amado mucho.» Sí, Él perdonará a mi Sonia, Él la perdonará, yo sé que Él la perdonará. Lo e sentido en mi corazón ace unas oras, cuando estaba en su casa... Todos seremos juzgados por Él, los buenos y los malos. Y nosotros oiremos también su verbo.

Él nos dirá: «Acercaos, acercaos también vosotros, los bebedores; acercaos, débiles y desvergonzadas criaturas.» Y todos avanzaremos sin temor y nos detendremos ante Él. Y Él dirá: «¡Sois unos cerdos, lleváis el sello de la bestia y como bestias sois, pero venid conmigo también!»

Entonces, los inteligentes y los austeros se volverán hacia Él y exclamarán: «Señor, ¿por qué recibes a éstos?» Y Él responderá: «Los recibo, ¡o sabios!, los recibo, ¡o personas sensatas!, porque ninguno de ellos se ha considerado jamás digno de este favor.» Y Él nos
tenderá sus divinos brazos y nosotros nos arrojaremos en ellos, desechos en lágrimas..., y lo comprenderemos todo, entonces lo comprenderemos todo..., y entonces todos comprenderán... También comprenderá Catalina Ivanovna... ¡Señor, venga a nos el reino!

Se dejó caer en un asiento, agotado, sin mirar a nadie, como si, en la profundidad de su delirio, se ubiera olvidado de todo lo que le rodeaba.



Respuesta


Spoiler:
 












—¿Y eso por qué fue? —preguntó Harry, mirando a su esposo y sonriendo.
—Porque te quiero —musitó Severus, acariciando su mejilla—. Sólo porque te quiero.

Volver arriba Ir abajo
 

Módulo 8. Práctica. Uso correcto de la X

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry ::  ::  :: -