La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Enfermo de amor. Capítulo 16 *La verdad del Veela*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212607
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Enfermo de amor. Capítulo 16 *La verdad del Veela*   Dom Abr 05, 2009 7:05 pm

************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************





La verdad del Veela






Severus llegó hasta la cocina y tomando un poco de polvos flu los echó al fuego haciendo brotar llamas verdes.


- ¿A dónde vas? –preguntó Ángelo alcanzándolo antes de que entrara a la chimenea.

- A Hogwarts, aquí no tengo nada qué hacer. –respondió sin volverse a mirarlo, aún con su voz alterada por la discusión con Harry.

- Severus no puedes irte. –intervino Dumbledore-. Tenía pensado pedirte que escoltaras a Harry hacia el colegio, el peligro continúa y sólo puedo confiar en ti.

- No es conveniente, Albus, y Potter tampoco querrá, busca a alguien más.

- ¿Ángelo?

- ¿Yo?... no, yo no. –se negó el Veela con algo de nerviosismo-. Últimamente las cosas no andan bien entre Harry y yo, lo has visto, Albus, así que no me pongas en posición de soportar sus altanerías.

- Harry no puede quedarse solo en Grimauld Place y yo tengo que irme.

- Envía por Arthur, o regrésalo a la Madriguera. –sugirió Severus con impaciencia-. El hecho es que ni Abbatelli ni yo lo custodiaremos, Albus… Vamos, regresemos a Hogwarts de inmediato.


Severus atravesó la chimenea seguido por su pareja. Albus suspiró resignado, sus ocupaciones debían esperar, ahora él sería el encargado de custodiar a Harry. Ninguno de los tres notó que Harry los había estado escuchando tras la puerta, con el corazón cada vez más destrozado de enterarse que Severus se rehusaba a cuidar más de él… estaba tan dominado por el embrujo de Ángelo que no quería creerle pese a haberle dado pruebas fidedignas de que él decía la verdad.


*************************************************


Harry regresó a su actitud callada y apática, se refugió en su habitación sin hablar con nadie. Dumbledore apenas consiguió un tenue gruñido cuando le comunicó que se iría con él a Hogwarts esa misma noche. Al llegar al castillo, Harry fue directo a su Torre mientras Dumbledore le miraba intrigado… debía averiguar enseguida lo que pasaba, fuera lo que fuera, Harry estaba siendo afectado sobremanera y eso le preocupaba. Así que mandó llamar a Severus a su oficina, era hora de que tuvieran una larga charla.


El profesor de pociones se apareció unos pocos minutos después, fue a sentarse frente al escritorio del Director de manera profesional, en espera de las siguientes indicaciones para su trabajo.


- ¿Y bien, Albus? Soy todo oídos. –le dijo al ver que el anciano caminaba de un lado a otro meditando cómo comenzar aquella conversación.

- Severus… necesito que me respondas con sinceridad, hay muchas cosas que escapan de mi entendimiento y eso me aturde.

- Entiendo. –se burló sin poder evitarlo-. Como siempre, todo quieres saber… ¿cuál es el problema? ¿estás molesto porque no quise custodiar a Potter?

- Primera pregunta… -empezó sin responder a su pregunta-… en Grimauld Place hubo un momento que lo llamaste por su nombre.

- ¿Yo?... creo que escuchaste mal. –respondió con asombrosa veracidad.

- No, no fue así. Segunda pregunta… ¿para qué quería Harry hablar contigo?

- Tonterías de niño malcriado.

- Tercera pregunta… ¿Porqué saliste molesto luego de esa entrevista con Harry?

- Porque sabes que no lo tolero, Albus. –respondió poniendo los ojos en blanco.

- Cuarta pregunta… ¿Porqué Harry está tan extraño luego de esta tarde?

- No lo sé, y no me interesa… siempre has sabido que lo que le pasa a Potter no es de mi incumbencia, y menos ahora que el Señor Oscuro ya no existe.

- Quinta pregunta… ¿Porqué no has respondido con sinceridad si fue lo único que te pedí, Severus?

- He dicho la verdad, si no me quieres creer pregúntale a Potter, tal vez en él sí confíes.

- Severus… necesito saber.

- ¿Para qué?... deja de ser tan cotilla, Albus, no es bueno para tu salud.

- Estoy preocupado por ustedes. Pienso que Harry está enamorado y sufre por eso.

- ¿Enamorado? –repitió sin poder ocultar un temblor en su voz.

- Sí, y creo saber de quien, pero…


Severus palideció, sus labios temblaban sin saber qué decir, bajó la mirada por primera vez en toda esa conversación. Dumbledore observó aquello con extrañeza, una actitud poco usual en el Profesor de Pociones, y entonces lo comprendió, supo de su error y casi de golpeó la frente por no haberlo captado desde un principio.


- ¡Por todos los cielos! –exclamó dejándose caer sobre su sillón-. ¡Harry está enamorado de ti!... Eso sí es algo que no me esperaba, pensé que era de Ángelo.

- Albus, no sé porqué crees eso, yo…

- Tus palabras pueden engañarme, Severus… tu silencio no.


Severus permaneció con la mirada baja, apretaba los puños con desesperación, nunca había tenido la oportunidad de hablar sobre lo que sentía con nadie… ahora lo necesita pero se resistía, era un hombre que no le gustaba mostrarse débil ante los demás, pero luego de lo sucedido esa tarde, un apretado nudo le oprimía dolorosamente la garganta. Dumbledore no dejaba de mirarlo, y un profundo desasosiego le invadió al darse cuenta de la parte de verdad que le faltaba.


- Severus…-le llamó conmovido-… ¿tú le amas?


El profesor movió la cabeza negativamente, pero sus puños se apretaron más, sus párpados se cerraron con fuerza conteniendo un torrente de lágrimas que no estaba dispuesto a dejar salir. Dumbledore suspiró casi imperceptiblemente ante la sorpresa que le representaba ver a su amigo, siempre tan fuerte, tan estoico y valiente, luchando por no ponerse a llorar. Se puso de pie para acercársele, y con la mayor suavidad que pudo, le ofreció sus manos… Severus no podía verlo, mantenía sus ojos cerrados, apretaba sus delgados labios en un esfuerzo sobrehumano por seguir callando algo que no quería decir, pero cuando su único amigo en la vida le dio un pequeño jalón para que se pusiera en pie, no supo cómo fue que terminó abrazándose de él con toda la fuerza que le quedaba y las lágrimas brotaban incontenibles, ahogando sus sollozos sobre la túnica púrpura del mago mayor.


Dumbledore sentía que el alma se le partía en pedazos, siempre había deseado que Severus conociera el amor y fuera feliz, por eso le emocionó la llegada de Ángelo al colegio, el Veela se mostró atraído por el Pocionista desde el primer momento y eso podía representar el cambio de vida para su amigo, lo que nunca imaginó es que sería para empeorarla, ahora estaba atado a él de por vida y debía renunciar a quien amaba… de pronto no supo cuando fue que él también empezó a llorar.


- Tenemos que decirle la verdad. –dijo Albus luego de algunos minutos.

- ¿Qué? –preguntó Severus levantando su mirada con espanto.

- Harry debe saber porqué no pueden estar juntos. –le dijo mientras le limpiaba las lágrimas-. Si te conozco, Severus, supongo que no le has dicho nada, por eso quisiste que todo fuera un secreto.

- No, no sabe y no puede saberlo.

- Severus… Harry sufre.

- ¡Y sufrirá más si se entera!

- ¿Para qué te quería ver hoy por la tarde?

- Es complicado de explicar. –dijo volviendo a sentarse agotado-. Él dice que estuvimos juntos antes de que me fuera con Abbatelli a Italia, me mostró imágenes en un Pensadero, asegura que yo no recuerdo nada por un obliviate de Abbatelli, pero tú y yo sabemos que eso es imposible… ¿Verdad? –le cuestionó enfatizando en el último cuestionamiento una esperanza que se negaba a morir.

- Sí, es imposible… tan imposible como inventar pensamientos.

- ¿Qué quieres decir con eso?

- Ni yo mismo lo sé… pero alguien está mintiendo.

- Yo mismo ví los efectos de la advertencia Veela. Harry me besó durante uno de los entrenamientos, se puso muy mal, fue el día en que el Señor Oscuro me llamó, cuando marcaron a Abbatelli.

- Lo recuerdo.

- Nunca volvería a poner a Harry en peligro, Albus… así que por lógica, quien miente es él. Me gustaría que no, que todo fuera cierto, pero no es así.

- Lo sé. –respondió con pesar-. La advertencia Veela no es ningún mito, sé que existe, y sé que es infalible, Severus… Ángelo no la inventó, estás atado a él.

- Entonces está confirmado… Harry miente. –concluyó entristecido.

- Sí… no hay otra explicación.


Severus asintió resignado al no encontrar jamás un camino que lo ayudara a no tener que vivir sin quien amaba. Confiaba en la sabiduría de su amigo más aún que en todas sus investigaciones y si él decía que no tenía modo de liberarse, ya no tenía caso pensar más en eso. Albus le apretó el hombro solidariamente antes de decidirse a volver a hablar.


- Con respecto a decirle a Harry que…

- No, Albus, eso está decidido. Tú lo conoces bien, es demasiado necio. Si sabe cuáles fueron las circunstancias de mi unión con Ángelo entonces querrá encontrar una solución… y como ha estado actuando últimamente, me temo que sé cuál es la solución que se le ocurriría.

- Él no lastimaría a nadie, ni siquiera a Ángelo… Además, tendría que saber que ni la desaparición de Ángelo ayudaría.

- Lo sé, leí sobre eso… “su magia inmortal es la que guarece la maldición” –dijo y Albus no le quedó más que asentir-. De todos modos, prefiero no arriesgarme, Harry está actuando muy impulsivamente, no soportaría otra vez otro arrepentimiento, no sé cómo superó lo de Tom pero parece haberlo logrado, no quiero que pase por lo mismo nuevamente… dejemos las cosas así, algún día Harry encontrará a alguien que lo haga olvidarse de mí, entonces será feliz y yo lo seré también.


Dumbledore captó la desesperanza en la voz de su amigo y ya no insistió, pero sería sólo por el momento, también tenía una deuda moral con Harry, se sentía culpable de haber fomentado la unión entre Severus y Ángelo y pensaba que el chico necesitaba conocer la verdad, pero jamás lo haría sin el consentimiento de su amigo.


El regreso a clases fue muy doloroso para Severus, Harry lo ignoraba por completo, sus travesuras habían quedado en el olvido, simplemente parecía que estaba cumpliendo su promesa de desaparecerlo de su vida para siempre. Severus estaba preocupado, le miraba demasiado taciturno, siempre alejado de sus amigos, no solo de él, y eso no era bueno, necesitaba quien lo apoyara. En algunas ocasiones no pudo evitar intentar buscar un encuentro supuestamente casual, pero Harry siempre huía y no podía culparlo por eso.


- No sé qué hacer, Albus. –le confesó a su amigo durante una de sus reuniones en el despacho del Director-. ¿Porqué no hablas con él? Intenta aconsejarlo que tiene que cambiar su actitud, se va enfermar si sigue así… ¿has notado que casi no come?

- Severus, tranquilízate… comprendo que te preocupes pero no puedo hacer nada. Harry también huye de mí, hace un par de días le mandé llamar y tuvo la osadía de desobedecer mis órdenes, creo que también está enojado conmigo.

- ¿Porqué habría de estarlo? Contigo no ha tenido problemas.

- No lo sé… tal vez sólo esté enojado con todo el mundo. Lo he intentado buscar, pero nunca tiene tiempo, pero tampoco hace nada, incluso los demás profesores me dicen que no participa en clases, ha dejado de entregar sus deberes. Ron y Hermione me aseguran que ya ni siquiera a ellos les habla y no ha acudido a las prácticas de quidditch.

- ¿Qué hago, Albus?... No soporto verlo así.

- Creo que debemos decirle la verdad, Severus, me parece que es la incertidumbre lo que no lo deja seguir con su vida.

- ¡Es que no puedo! –exclamó desesperado-. ¿Cómo le voy a confesar que no podemos estar juntos debido a ese tonto reclamo Veela?

- ¿Reclamo Veela?






************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************















Volver arriba Ir abajo
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212607
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 16 *La verdad del Veela*   Dom Abr 05, 2009 7:06 pm

************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************







Severus y Dumbledore se giraron hacia la puerta de donde provenía la voz que repitiera esas últimas palabras. Ahí estaba Harry, parado en el umbral, no sabían qué tanto había escuchado por lo que guardaron silencio, aunque el chico tenía una expresión en el rostro que no dejaba lugar a dudas del impacto que había hecho presa de él.


- ¡¡¿¿Ángelo te reclamó, Severus??!!! –cuestionó estupefacto.

- Así que ha vuelto a hablarme. –respondió Severus intentando ganar tiempo-. Pues no me interesa, no tengo nada que hablar con usted.

- ¡Responde, maldita sea! –exigió Harry sin importarle la presencia del Director-. ¿El Veela te reclamó?

- Harry… ¿qué sabes tú de eso? –se atrevió Dumbledore a cuestionarle.

- Lo que leí en un libro una vez. El Veela puede reclamar a su pareja y ésta le pertenecerá por siempre. –respondió asustado-. Pero eso no puede ser posible… creo que Ángelo te ha mentido, Severus, él no te reclamó de esa manera.

- Lo hizo, Harry. –aceptó Dumbledore ante la molestia de Severus-. Lo siento, amigo, pero creo que es hora de que Harry lo sepa.

- ¿Qué, qué debo saber?

- Cuando un Veela reclama una pareja, y el compromiso se sella, su destino es permanecer unidos. –relató Dumbledore-. Un engaño por parte del cónyuge y el culpable morirá antes de salir el sol del siguiente día.

- ¡Pero eso no es cierto! –gritó Harry desesperado-.¡Severus, nosotros estuvimos juntos y mírame, estoy vivo!

- Por lo cual ahora entiendes que no puedo creerte, Harry. –dijo Severus profundamente acongojado-. El reclamo del Veela es infalible, si eso hubiera sido cierto habrías muerto sin remedio… y yo no podría jamás haberte arriesgado a algo así, sé que no lo haría jamás, así que no sucedió.

- Yo no entiendo porqué lo hiciste si crees tanto en ese estúpido reclamo, Severus, ¡pero te juro que es cierto, que nuestra única noche juntos fue maravillosa y si no la recuerdas fue por ese odioso Obliviate!

- No sucedió, Harry… entiéndelo ya, por favor.


Harry iba a protestar, pero en ese momento la puerta se abrió dando pie a la llegada de Ángelo. Olvidándose de todo, el Gryffindor se lanzó sobre él, con un odio tan feroz que estaba dispuesto a romperle el alma en ese momento.


- ¡Eres un maldito! ¡¿Cómo te has atrevido a engañar a Severus con ese falso reclamo?!... ¡Tú y yo sabemos que no es cierto!


Ángelo no pudo defenderse enseguida y cayó al suelo con Harry sobre él, golpeándole y arañándole el rostro preso de la ira y la indignación que sentía. Rápidamente, Severus corrió a separarlo y sujetándolo por la cintura consiguió alejarlo del aturdido Veela.


- ¡Harry, por favor, tranquilízate! –pidió Severus estrechándole contra su cuerpo-. No permitiré que lastimes a Abbatelli.

- ¡Quiero matarlo, no lastimarlo! –gritó Harry bufando encolerizado-. ¡Es un maldito mentiroso que te ha engañado, Severus, entiéndelo!

- El que se engaña eres tú… basta ya, por favor. –pidió con serenidad.

- Harry… -intervino Dumbledore ayudando a Ángelo a ponerse de pie-… comprendo que las cosas estén muy liadas ahora, pero tendrás que calmarte para poder hablar, no pienso dejar que atentes contra uno de los profesores del colegio.

- ¡No me importa si es un Profesor o el Primer Ministro, en cuanto pueda te sacaré los ojos, estúpido Veela!

- ¿Qué sucede aquí? –preguntó Ángelo cubriéndose con Dumbledore fingiendo no comprender la actitud de Harry-. ¿Severus?

- Abbatelli, Harry acaba de enterarse del reclamo Veela. –informó Severus apretando más al chico en su pecho, como temiendo perderlo si lo dejaba ir.

- ¿Y eso a él qué le importa?

- ¡Tú sabes porqué me importa, imbécil! –gritó Harry con tanta furia ante la falsedad de Ángelo que estuvo a punto de liberarse-. ¡Yo amo a Severus, y él me ama a mí, pero por tu culpa él piensa que no podemos estar juntos!

- ¿Amas a Severus? –cuestionó con falso dolor-. Pero…

- ¡Deja de fingir! ¡Dile que le obliviataste, dile que nos descubriste desnudos en la sala de los requerimientos, que me atacaste!... ¡Díselo!

- No sé de qué hablas, Harry.


Ángelo se sujetó del brazo de Dumbledore como si estuviera a punto del desmayo. El Director le sostuvo cálidamente, estaba aturdido por la convicción en las palabras de Harry, pero era la misma en la expresión dolida y triste de Ángelo, uno de los dos era un maestro del engaño. Conocía a Harry, no lo creía capaz de inventar nada, pero debía reconocer que tampoco lo creyó capaz de enamorarse de Severus, ni de olvidarse de las jerarquías y el respeto hacia los profesores. Podía pensar en algunas formas de saber quien de los dos engañaba, pero era imposible sugerirlas, le resultaban indignantes tan sólo de pensarlas, después de todo, era sólo un asunto de amores no cuestiones criminales… y después de todo, al final, Severus no tenía alternativas para escoger, su destino ya había sido marcado.


- Creo que debemos dar por terminada esta discusión. –manifestó Dumbledore con pesar-. Ya no hay nada más qué decir, y temo, Harry, que tendré que exigirte una disculpa para el profesor Abbatelli.

- ¡¿Qué?! –cuestionó Harry reduciendo su fuerza ante la sorpresa por las palabras del Director-. No puede pedirme eso… ¡No lo haré!

- Entonces serás suspendido, Harry Potter, por agredir físicamente a uno de tus profesores.

- ¡Severus! –exclamó Harry girándose para abrazar al profesor en busca de ayuda-. ¡Dile que no es justo, tienen que creerme!... ¡Tú tienes que hacerlo, Severus, por favor, yo te creería, yo no dudaría de ti ni aunque me dieran mil pruebas de lo contrario!

- Harry. –murmuró Severus devolviéndole el abrazo con ternura, acariciándole la espalda tranquilizadoramente-. Debes reconocer que lo que dices no puede ser cierto y…

- ¡Eres un tonto, Severus! –exclamó separándose de él ya sin fuerza para discutir-. Te has dejado engañar por una mentira tan estúpida… no puedo creer que después de tanto amor que me juraste no seas capaz de tan siquiera poner un poco de confianza en mí.

- Albus… -dijo Severus mirando a su amigo con angustia-… no lo suspendas, por favor. No sabe lo que dice, no tiene idea de la magnitud de una historia que él cree cierta.

- No puede quedarse sin castigo, Severus… lo lamento.

- Yo le daré detenciones, hará trabajos extra, reducción de puntos… pero permite que continúe en el colegio. Además, sabes que no puede marcharse, el peligro no está del todo acabado aunque pareciera estar bajo control, dejarlo solo sería exponerlo a un ataque, Albus, y eso no creo que te parezca buena idea.

- Te concedo la razón, aunque pensé en enviarlo con los Weasley… Molly y Arthur podrían cuidarlo por un par de semanas.

- ¡No soy un niño! –protestó Harry-. Si quieren suspenderme o expulsarme háganlo, ¡ya qué más da!

- No, no serás suspendido, Harry. –le confirmó el director seriamente-. Pero deberás cumplir con un mes de castigos y detenciones… con el profesor Abbatelli.

- ¡No! –se negó Harry terminantemente.

- No te lo estoy sugiriendo, Harry, es una orden directa mía. –repitió el director-. Comenzarás a partir de mañana, todos los días a las siete te presentarás en su despacho y cumplirás con lo que él disponga. Eso es todo, caballeros, regresen cada uno a sus respectivas ocupaciones.


Ángelo fue el primero en obedecer y luego de agradecer a Dumbledore por su apoyo, se dirigió a la salida, pasando justo entre Severus y Harry quien no se atrevían ni a respirar. Al notarlo, Ángelo sujetó a su pareja de la mano para llevárselo con él. Severus envió una última mirada a Harry en espera de encontrar en sus verdes ojos una pequeña muestra de que le perdonaba por no poder creerle. El Gryffindor bajó la cara para ocultar su desilusión ante su derrota. No supo cuanto tiempo pasó desde que la pareja salió, pero fue hasta que escuchó la voz del Director llamándole que reaccionó y sin importarle lo que pretendiera decirle, salió rápidamente de la oficina mordiéndose los labios para no ponerse a llorar y maldecir su vida, a Ángelo, a Severus y hasta Dumbledore.



*************************************************


Al día siguiente, Severus entraba al despacho de su pareja cuando estaba a punto de anochecer. Ángelo le vio intrigado, no habían hablado en lo absoluto desde que salieran de la oficina de Albus, y le dolía verlo ahí justo cuando se aproximaba la hora del castigo de Harry.


- ¿A qué has venido? –preguntó con un tono seco en su voz.

- Tenemos que hablar. Anoche no quisiste, te dormiste enseguida y…

- ¿Y se te ocurre hacerlo justo ahora, cuando tu protegido está a punto de llegar?

- No entiendo porqué estás molesto conmigo, Abbatelli. Ayer sólo pretendía apoyarte… no es mi culpa que Harry se haya inventado esa mentira y que la crea con tanta firmeza, te aseguro que no sé porqué lo está haciendo.

- No me habías dicho que ese niño estaba prendado de ti.

- Porque no quería problemas. Después de todo… estoy contigo, ¿para qué complicarnos más la vida? Olvídate de Harry, eso es lo mejor que puedes hacer.

- Severus… yo te amo. –le dijo acercándosele cariñoso-. Nunca me imaginé amar tanto a ninguna persona, y no puedes culparme de sentirme celoso. Harry es de armas tomar, me da miedo lo que pueda hacer para separarnos.

- Nada ni nadie puede separarnos, Abbatelli.


Ángelo sonrió ante lo que podría considerar una frase romántica, pero para Severus significaba una sentencia mortal, sin embargo, no le quedaba más remedio que conformarse y aunque le intentó, no pudo corresponder al beso que el Veela le daba en señal de una sincera reconciliación.


- ¿Interrumpo? –cuestionó Harry irónicamente cuando entró sin llamar y los vio en esa actitud tan melosa.

- Un poco. –respondió Ángelo reteniendo a Severus quien dio muestras claras de querer alejarse en cuanto escuchó la voz gélida de Harry a sus espaldas-. Puedes empezar limpiando las estanterías del fondo… Severus y yo estaremos algo ocupados.


Harry no respondió y se marchó a cumplir con la orden, aunque de vez en cuando se atrevía a mirar de reojo, su mirada se cruzaba con la de Severus… le dolía verlo recibir los mimos de Ángelo sin rechazarlo, esos celos le impidieron captar que la atención del profesor de pociones sólo era para él y que la charla de Ángelo ni siquiera era escuchada.






************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************

Volver al capítulo anterior

Ir al siguiente capítulo















Volver arriba Ir abajo
Susy Snape
Duelista
Duelista
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 634
Localización : Valparaíso, Chile
Galeones Snarry : 9644
Fecha de inscripción : 14/02/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 16 *La verdad del Veela*   Mar Abr 07, 2009 12:09 am

Que gran actor resulto ser Ängelo, definitivamente se merece un Oscar jajaja

Besos Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212607
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 16 *La verdad del Veela*   Mar Abr 07, 2009 9:48 pm

jajaja, logró engañar a todos, quizá Harry se salvó y no fue tan crédulo aunque poco le sirvió, XD

ahora viene la revancha!! muahaha















Volver arriba Ir abajo
kakarotta
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 74
Fecha de nacimiento : 09/03/1986
Edad : 31
Localización : México
Galeones Snarry : 8852
Fecha de inscripción : 26/06/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 16 *La verdad del Veela*   Vie Jun 26, 2009 10:50 pm

si definitivamente se merece un oscar, maldito manipulador
Volver arriba Ir abajo
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212607
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 16 *La verdad del Veela*   Sáb Jun 27, 2009 1:26 pm

Justo es eso, un manipulador en toda la extensión de la palabra, pero su máscara tiene que caer y Severus darse cuenta de quien tiene a su lado... que lo sabe, pero no del todo, y le toca enterarse que puede deshacerse de él, wiii cheers















Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1484
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100079
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 16 *La verdad del Veela*   Dom Nov 25, 2012 10:27 pm

lloro1 lloro1 Sensei.........en esta historia me la paso llorando todo el tiempo........... lloro1 lloro1 y otro tiempo enojada....¬¬ maldiciendo al estupido veela... cabreo ........esta historia es geniall
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 16 *La verdad del Veela*   

Volver arriba Ir abajo
 
Enfermo de amor. Capítulo 16 *La verdad del Veela*
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Araleh Snape-
Cambiar a: