La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Death Eater takes a Holiday. Capítulo 86-II. Tristeza, Triunfo y Acontecimientos Inesperados II

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6718
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 235108
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 86-II. Tristeza, Triunfo y Acontecimientos Inesperados II   Miér Ago 08, 2018 12:06 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 86-II

Tristeza, Triunfo y Acontecimientos Inesperados II





Pasaron las horas y Severus continuó sosteniendo su varita en alto, buscando signos de movimiento de lo que parecía ser el resultado de una nevada plateada. Las piernas de Severus se estaban cansando y decidió sentarse. Lo que le molestaba era que Voldemort todavía mostraba signos de vida. Supuestamente, era una existencia horrible estar sin alma, pero incluso horrible era demasiado bueno para Voldemort.

—¡¿Harry?! —gritó la última voz que Severus esperaba escuchar—¿P... p... profesor? —tartamudeó Neville Longbottom—¿Qué pasó con la casa? ¿Dónde está Harry? —Los ojos de Neville se agrandaron cuando vio el maldito desastre cerca—¿Es eso...? —se detuvo, inseguro de si realmente quería la respuesta.

—Voldemort—respondió Severus, pronunciando el nombre por primera vez en muchos años, sin vacilación ni inquietud.

—¿Voldemort? —Severus tuvo que darle crédito al joven; no había dudado en pronunciar el nombre, incluso si chillaba mientras hablaba—¿Está vivo? ¿El campo mágico impide su escape? —Neville levantó su mano, sintiendo la corriente mágica irradiar fuera de la esfera. Quería preguntar dónde estaba Harry, pero no creía poder hacer la pregunta. Nunca había visto al Profesor Snape lucir grave. Esto era muy diferente de la miríada de expresiones burlonas que iban de frustrado a enfurecido y que estaba acostumbrado a ver. Se enorgullecía de leerlos mejor que la mayoría, de haberlos dirigido más hacia él mismo que la mayoría de sus compañeros, varias veces por clase, algunos días a la semana durante 7 años.

—Ha sido besado. Por un Dementor—agregó cuando Neville pareció no comprender—No va a ir a ninguna parte, eso a menos que alguien aparezca decidido a ayudar al bastardo... aunque no conozco ninguna magia que pueda ayudarlo ahora—.

Se le ocurrió que no había respondido la otra pregunta—Tengo que...—se interrumpió, sin estar seguro de lo que tenía que hacer—La niebla... la plata, eso...—fue más difícil de decir de lo que esperaba. ¿Quién hubiera pensado que tartamudearía cuando hablaba con Neville Longbottom? —Tengo que asegurarme de que el viento no lo sople... Harry... se iría—Allí, él lo había dicho.

—Harry—susurró Neville, como si hablar demasiado fuerte perturbara la extraña escena que tenía delante. No entendía exactamente lo que estaba sucediendo, pero el hecho era realmente surrealista de que él había conversado con Severus Snape tranquilamente, y en su mayor parte con calma. Se quedó allí por un tiempo. Ninguno de los dos habló, ni ninguno de ellos apartó los ojos de lo que quedaba de Voldemort.

Después de lo que pareció una eternidad, se escuchó algo en los arbustos al otro lado de la calle. Severus temía lo peor, pero fue Neville quien señaló que a menudo había un reportero allí.

—¿Puede alguien aquí usar magia más allá de tu recinto? —preguntó Neville. Severus simplemente asintió, triste—¡Oh! Tengo que irme…—Neville sonaba casi sorprendido y Severus no culpó al chico por estar asustado. Sin embargo, se sorprendió por los sentimientos que se despertaron cuando el chico se fue. En su mayoría, estaba contento de estar solo, incluso si no había permitido que su dolor se manifestara, por lo cual estaba agradecido, ahora que se había dado cuenta de que había un periodista mirándolo todo este tiempo. Harry la había mencionado algunas veces. Le sorprendió que no hubiera habido una propagación en el periódico sobre el gran Harry Potter que estaba construyendo su casa. Tal vez ella no estaba afiliada con un periódico, y estaba esperando hasta que tuviera una gran colección de fotos e información para vender de una vez. Si ese fuera el caso, ciertamente había valido la pena. Ella tenía una gran primicia ahora, la más grande. Sus pensamientos continuaron divagando; se sentía entumecido, simplemente mirando lo que lo rodeaba. Parecía que su capacidad de pensamiento significativo simplemente se había apagado.

—¿Señor? —El regreso de Neville sorprendió a Severus, aunque el mago más joven nunca lo sabría—Disculpe señor, me temo que no puedo aguantar mucho más—Neville luchó bajo el peso de una pequeña caja en su mano. Colocó la caja en el suelo y usó su varita para elevarla hasta donde el Señor Oscuro yacía inmóvil, con la excepción de su pecho subiendo y bajando con respiraciones lentas y superficiales—Yo, um, no recuerdo el hechizo para deshacer esta contención, pero no creo que va a durar mucho de todos modos—explicó como si eso tuviera algún sentido para Snape. Efectivamente, la caja comenzó a temblar. En poco tiempo, se desvaneció por completo, dejando una planta pequeña, pero de rápido crecimiento—Poco más grande—murmuró Neville para sí mismo, ya que la planta parecía alcanzar su tamaño completo.

Antes de que Severus pudiera preguntar qué estaba tramando el Gryffindor, la cabeza de la planta se abrió y tragó al desalmado Señor Oscuro. Neville agitó su varita en la planta, pero no pasó nada.

—Um, no puedo volverla a meter—dijo nerviosa Neville.

Severus habría hecho un comentario sarcástico aquí, explicando que ese era el objetivo de la esfera en primer lugar, pero no pudo cerrar su boca abierta. Después de tantos años de servidumbre, su Maestro realmente se había ido. Sí, su alma ya se había ido, y sabiendo que el cuerpo se había ido también, lo inundó con una ola de alivio. Su boca colgaba aún más baja cuando se le ocurrió que Neville Longbottom acababa de matar oficialmente a Lord Voldemort. Si no fuera por su vigilia para mantener la esfera intacta, Severus pudo haberse desmayado.

—Incendio—Neville estaba contento de ver la planta irse—Podría perder mi trabajo por eso—dijo ociosamente, seguido por un satisfecho—Nadie lo va a ayudar ahora, ¿verdad señor? —Era como si no se diera cuenta de la magnitud de lo que acababa de hacer—¿Está bien? —preguntó tímidamente—¿Qué debería hacer ahora? —.

Un fuerte crujido los alertó de que el periodista se había apresurado a desaparecer. Esto llevó a Severus a darle una tarea a Neville. ¿Era esto de lo que hablaba Trelawney cuando dijo que confiaría en alguien que normalmente no sería? Él pensó que se refería a Malfoy, pero tal vez no.

—Albus podría saber cómo ayudarme. Puedes encontrar a Ron y Hermione y decirles que tengo que quedarme con Harry, pero deben hacer lo que puedan para mantener a los periodistas alejados—Severus recibió un rápido asentimiento de parte de Neville y se alegró cuando el chico arrojó un hechizo “No Me Notes” alrededor de la propiedad. No se le había ocurrido pedirle a Longbottom que hiciera la tarea; la precaución de sentido común y la iniciativa que tomó Neville fueron una sorpresa. Tan pronto como el muchacho se fue, se pateó a sí mismo por no decirle a Neville específicamente para alertar a Dumbledore de la situación. El joven no era el tipo de persona que entendía el mensaje sutil e implícito de contactar primero a Albus.







Tan preocupado por su amigo, Neville ni siquiera se había detenido a explicarle a su abuelo lo que estaba pasando. Simplemente envió un búho a sus amigos antes de Aparecer en la Madriguera en un intento de encontrarlos lo antes posible. Al no encontrarlos en la casa de Ron, salió a buscar, pero no antes de enviar a Fred y George a la casa de Harry para ayudar a mantener alejados a los reporteros y otros transeúntes. Pensó que eran tan buenos sustitutos como cualquiera, por el momento.

Los gemelos llegaron con un arsenal de productos por si necesitaban una distracción, pero se sorprendieron al no encontrar ni una sola persona cerca de la casa de Harry. El Sr. Jennings cerró la tienda de antigüedades como lo haría en cualquier otra víspera y se fue a casa por la noche, dejando el edificio oscuro y silencioso. Por más que lo intentaran para ver lo que estaba pasando, los hechizos de Harry para evitar que los entrometidos escudriñaran sus ventanas lo hicieron imposible. Poco sabían que estaban en el lugar equivocado, pero no importaba, ya que tampoco había reporteros en Godric's Hollow. Después de unas horas, no hubo cambios; aún así los gemelos no dejaron su puesto.







Después de varias horas, Severus notó una película de plata que había cubierto su ropa. Le hizo cosquillas en la nariz y se preguntó distraídamente cuánto podría perderse sin problemas cuando Harry se transformó. No podía decir si, tenía que ser cuando Harry regresara. Sus pensamientos cambiaron de ese tema doloroso. No lo habían discutido, pero le había preocupado lo que le pasaría a sí mismo cuando muriera Voldemort. Pensó que tal vez su conexión a través de la Marca Tenebrosa de alguna manera sería fatal cuando llegara el momento. Tal vez estaba equivocado, o quizás el Beso del Dementor cambió todo eso. De cualquier manera, nunca en sus sueños sobre la desaparición de Voldemort pensó que él sería el único que quedaría en pie. Severus tenía toda la intención de dar su propia vida, si eso era lo que se necesitaba para proteger a Harry. Tener que mirar desde la barrera había sido insoportable. Voldemort había desaparecido... ese pensamiento alucinante fue interrumpido cuando Severus estornudó violentamente.

Él y Harry habían hablado sobre lo que sucedería cuando algo dañara su forma Animaga. Por ejemplo, cuando perdió plumas mientras volaba como un búho, todavía regresó intacto. Si hubiera habido una pérdida lo suficientemente seria, Harry podría haberse transformado con menos cabello, o lo que sea que no extrañaría demasiado. Se compiló una forma de Animago no solo del mago, sino de todo lo que tenía en su persona. La ropa y la varita en el bolsillo eran parte de ese paquete, sin mencionar la magia inherente. Y esa magia se encargó de que, en caso de daño, las cosas de menor importancia fueran las que se perdieron primero. Severus calculó mentalmente cuánta materia se podía perder antes de que no fuera suficiente. Como las formas de Animagos podían ser de cualquier tamaño, no podía ser el peso real, debía ser un porcentaje... era demasiado para pensar, pero sabía que cuando dejaba de pensar en la mecánica del problema, su mente vagaría en territorio peligroso.

La poca luz del sol que había se había desvanecido en el horizonte, dejando a Severus con solo una farola iluminando la zona. La casa carbonizada y derrumbada era realmente triste. Habiendo olvidado su habitual buena postura, Severus se desplomó aún más en el suelo, la mano que no sostenía su varita se veía extraña mientras se frotaba los dedos, recordando las veces que nunca se había atrevido a tocar a Harry en esa forma Patronus. Ahora se aferró a él como talco.

—Mi Harry—susurró, las lágrimas corrían por su rostro—Por favor, vuelve a mí—su voz se quebró, sus hombros temblaron de dolor. Grandes sollozos destrozaron el cuerpo de Severus, vencido por el tormento de perder a su amor. Él jadeó para respirar mientras los desgarradores latidos del corazón se apoderaban de él. Su mano libre golpeó el suelo blando. Largos mechones de pelo negro se aferraban a los lados de su cara, los extremos se mezclaban con lágrimas y barro. Su puño solo dejó de golpear el suelo cuando el agotamiento mental y físico lo dejó tan débil que ya no podía levantar la mano ensangrentada.

Con su fuerza agotada, el angustiado Severus dejó escapar un aullido e intentó sacudirse en su dolor cuando se dio cuenta de lo cerca que estaba de terminar el colapso. Si eso significaba que tenía que forzar la impasibilidad, lo haría; no podría arriesgarse a perder el control de su varita o romper la conexión; eso podría liberar la esfera que contenía a su amor. La impasibilidad no había sido fácil; El hipo reemplazó los gritos mientras trataba de recomponerse. No había perdido la compostura tan completamente desde... bueno, nunca, realmente.

Mientras su respiración se calmaba, las lágrimas seguían corriendo por sus mejillas cetrinas. Un surtido de pociones ayudó a mantener su fuerza por un tiempo. Se encontró deseando que la ayuda llegara, y sin embargo rezaba para que nadie viniera a verlo en un estado tan lamentable.

El sonido de alguien apareciendo hizo que el corazón de Severus saltara. Neville se acercó lentamente, pero esperó un momento antes de hablar. Severus lo reconoció, pero no levantó la mirada, su rostro estaba cubierto por el cabello lacio.

—¿Señor? —Neville quería preguntar si estaba bien, pero no creía que el mago apreciaría la pregunta—Um, no estoy seguro de por qué nadie está aquí todavía, desde que envié a los gemelos a ayudar hace bastante tiempo. Ha tomado mucho tiempo encontrar a Ron y Hermione—.

—Debería haberte enviado por el Profesor Dumbledore—dijo Severus con un suspiro, y antes de que pudiera decir más, Neville intervino.

—Sí, Hermione también lo pensó así, así que está en camino a Hogwarts, pero Ron debería haber estado aquí—Neville miró en busca de signos de Ron y se quedó sin aliento cuando vio a un Mortífago en el suelo con una espiga de madera sobresaliendo de su cofre Al mirar rápidamente, notó la falta de reacción de Snape. El mago ni siquiera había mirado hacia arriba—¿Hay algo que pueda hacer por ti? —preguntó nerviosamente, y durante mucho tiempo, parecía que no iba a obtener una respuesta.

—¿Conoces el encanto de Extricorpuniceus? —preguntó Severus, su voz impasible, pero apenas audible.

—Sí, soy bueno en eso—respondió Neville rápidamente, contento de ser de ayuda, y luego avergonzado de admitir esa habilidad en un hechizo que borra la mancha de tu cara. Lo usó después de visitar a sus padres—Oh—dijo, sorprendido, antes de que pudiera detenerse—Voy a…—se calló y cerró la boca antes de poder decir algo más de lo que se arrepentiría. Con un movimiento cuidadoso de su varita, apuntó más allá de la barrera negra del cabello, lo que hizo que Snape estuviera más presentable. O eso esperaba, ya que no había visto la cara del hombre desde que había regresado.

—Lo he adivinado, ya sabes. Seamus y yo estábamos bromeando acerca de que eras la “S” de Harry, pero en realidad pensé que podría ser cierto, más adelante, por supuesto. Es curioso que, cómo una broma puede ser la verdad—Neville balbuceó, habiendo olvidado que quería mantener la boca cerrada—Eso fue más o menos al mismo tiempo que dijeron que podría haber sido el niño que...—Neville contuvo el aliento y casi comenzó a hiperventilarse—Yo... maté a Voldemort—dijo con asombro. Esta vez Severus levantó la vista. Neville casi se desmaya. Entre matar al mayor Señor Oscuro de su tiempo y ver a Snape sonreír, no sabía cómo se mantenía de pie.

—Hiciste un buen trabajo, Neville—Severus lo felicitó sinceramente.

Una voz fuerte desde el otro lado de la calle les llamó la atención.

—No puedo creer que ustedes, dos idiotas, hayan pasado horas en el apartamento de Harry y no se les ocurrió que Neville estaba hablando de la casa—gritó Ron, lo suficientemente fuerte como para llamar la atención de cualquier persona en un radio de diez kilómetros—¿Dónde está la casa? —lo oyeron preguntar, haciendo reír tanto a Neville como a Severus.

El encanto “No Me Notes” aparentemente aún funcionaba bastante bien. Severus habría comentado algo, pero no pensó que demasiado shock en un día sería bueno para Neville.

Los gemelos se quedaron detrás del mismo arbusto donde el reportero siempre se había escondido, mientras que Ron cruzó la calle para mirarlo más de cerca. Lanzó un revelador para cancelar el otro hechizo y había esperado ver la casa aparecer ante sus ojos—No—jadeó, viendo la casa en ruinas—Neville—gritó, al ver a su amigo—Severus, ¿estás herido? —preguntó Ron cuando encontró a Severus sentado en el suelo no lejos de Neville.

—No—Neville agarró el brazo de Ron, impidiéndole ir al lado de Severus—No podrás salir, y no creo que debas pisar a Harry—su tono firme hasta la última palabra, que susurró suavemente. Ron miró de Neville a Severus, estudiando la cara del viejo mago. Neville había hecho un buen trabajo haciendo que la cara de Severus estuviera menos hinchada y volviera a su color de piel habitual, pero no había borrado las lágrimas que habían atravesado el brillo plateado que cubría su cara.

—¿Qué es eso? —levantó una mano, pero en realidad no tocó—¿Dijiste Harry? —El tono de Ron fue desigual mientras reconstruía las pistas—Su Patronus animago—Ron entendió rápido—¿Es él...? —Sin estar seguro de cómo terminar esa frase, simplemente miró inquisitivamente a Severus en busca de respuestas. Fue entonces cuando se dio cuenta de lo que había hecho las líneas extrañas en la cara de Severus—¡Espera... no! ¡Él... no! ¡Maldito infierno! ¡NO! —gritó Ron, pateando el suelo con fervor y temiendo lo peor. Alcanzó lo más cercano que pudo encontrar y arrojó la lata de pintura con tal fuerza que estalló al impactar—¡Se suponía que debía estar aquí a su lado! —Ron gritó con ira y dolor. Golpeó una caja cercana, rompiendo algunos huesos en su mano por si acaso—¿Qué demonios es esa cosa? —dijo, mirando alrededor de la caja carbonizada donde podía distinguir las palabras “bañera de porcelana de doble tamaño”.

—Oh, querido—era Albus quien acababa de aparecerse con Hermione en su brazo—¿Qué fue exactamente lo que sucedió, Severus? —Preguntó Albus con calma, evaluando la situación. Ron estaba gritando “¿Por qué?” una y otra vez, continuaba pateando cualquier cosa en su camino. Neville intervino para ayudar a calmar a su amigo cuando uno de los ladrillos pasó volando, hacia la barrera mágica que Severus estaba luchando por mantener. Mientras Severus le explicaba todo lo que había sucedido desde su llegada con el Dementor, los ojos de Hermione se encontraron con los de él y ella se dejó caer al suelo. Su lento descenso al barro fue lo que finalmente sacó a Ron de su diatriba.

—¡Mione! —Ron estaba a su lado en un instante, envolviendo sus brazos alrededor de ella, tirando de su ligera forma sobre su regazo—Dumbledore lo va a hacer todo mejor, va a arreglar todo. Dumbledore... él—divagó Ron, abrazándola demasiado fuerte, meciéndolos de un lado a otro de manera maníaca. Él alisó su cabello con una mano grande hasta que Hermione dejó escapar un grito estrangulado de ser maltratada.

—Está bien, entonces—Dumbledore pasó una varita sobre la pareja y al instante los ojos de Ron y Hermione adquirieron una serenidad—Chicos—llamó a los gemelos desde el otro lado de la calle. Antes de que pudieran echar un buen vistazo, Albus les ordenó llevar a su hermano y a su próxima cuñada a Hogwarts, donde Madame Pomfrey podría tratarlos por el shock.

—¿Cómo vas? —Albus le preguntó a Severus, viéndolo estoicamente mantener el control de su varita—Pondré mi propia contención para dejarte descansar un poco—Albus levantó su varita, para la protesta de Severus.

—No—dijo Severus con firmeza—No voy a soltar esto—hizo un gesto hacia su varita—...solo para poder sentarme aquí y ser inútil, mientras tú levantas tus propias protecciones y tienes que mantenerlas. Sé que puedes hacer más que eso. ¿Qué pasa con un hechizo de reversión de animago? —.

—No me atrevo hasta que lo hayamos recogido un poco—Dumbledore miró a la distancia por un momento, perdido en sus pensamientos—Si puedes sostener la barrera de contención, no estaría de más dar más tiempo para que la magia de Harry se reponga—Él no parecía estar esperando una respuesta, pero continuó mirando a través de los escombros y el terreno irregular, con su capa de aspecto helado. Cuando Albus finalmente les prestó atención, se detuvo por un momento, mirando a Neville apreciativamente y luego de regreso a Severus, quien todavía mostraba signos de derramar lágrimas. Albus, como Ron, parecía querer extender su mano para tocar la sustancia plateada, pero no se atrevió—Tengo algo en Hogwarts que podría ayudarnos a unir todo—dijo Albus, pensando en uno de los muchos artilugios y cachivaches en su oficina.

Con un crujido, un gato fantasmal atigrado con marcas interesantes alrededor de sus ojos apareció ante ellos. Neville entendió que era el Patronus de Minerva McGonagall cuando lo oyó hablar con la voz de la subdirectora.

—Estudiantes señalados han causado una agitación. Los refuerzos mortífagos pueden llegar pronto—el atigrado desapareció de la vista, dejándolos en un silencio forzado.

Severus cerró los ojos; su cabeza colgaba—Ve—dijo simplemente, sabiendo que Albus era necesario en el castillo. Trató de mantener su tono impasible, pero falló.

—Lamento que pienses que no elegiría ayudarte primero—dijo Albus con tristeza. Sabía que su historial estaba en su contra.

—Como dijiste, necesitas conseguir algo en Hogwarts para ayudarnos. Ve, soluciona el problema y vuelve. No es como si fuera a ir a algún lado—añadió Severus sardónicamente y luego suspiró—Por favor, Albus; sabes que Harry nunca te perdonaría sí, debido a él, no fueras a ayudar a los necesitados—Miró a Neville, sorprendido de ver en qué confidente se había convertido—Estoy en buenas manos—admitió. Neville sonrió, pero ya fuera porque le habían dado un cumplido, o debido a la mirada de dolor que le costaba a Severus hacerlo, nunca lo sabrían.







Pasaron las horas y ni Neville ni Severus hablaron más de lo necesario. En un momento, Severus pensó que el chico podría haberle gastado una broma con un vaso goteante, pero la verdad era que Neville había transfigurado una copa tan nerviosamente que tenía varios agujeros minúsculos. Al menos había conseguido el encanto de Aguamenti y el agua estaba limpia y clara.

Los efectos de las pociones que Severus había tomado ya habían desaparecido. Él había estado sosteniendo firmemente su varita durante muchas horas, pero ahora comenzó a mostrar más signos de fatiga. Su cabeza se hundió, pero Neville pensó que podría ser más por ocultar su rostro que por agotamiento.

Neville había estado tratando de encontrar formas de ayudar, y ahora tenía una idea, pero no quería irse. Lo que sea que estuviera sucediendo en Hogwarts, había evitado que Dumbledore volviera oportunamente.

—Señor, yo—Neville hizo una pausa, esperando ver si tenía la atención del otro hombre—Quiero conseguir algo... solo me iré unos minutos, lo juro—agregó rápidamente—Quiero ayudar de alguna manera, y yo…—comenzó a divagar, inseguro de sí mismo, cuando Severus lo rechazó y le dijo que estaría bien solo.

Fiel a su palabra, Neville regresó incluso más rápido de lo que Severus hubiera preferido. Sintió un leve cosquilleo en la cara y se sorprendió al darse cuenta de que el chico le había lanzado el hechizo de Extricorpuniceus sin decir palabra de nuevo. Maldito sea por ser tan perspicaz.

Sin decir ni una palabra, Neville se puso a trabajar. Dejando la cartera que había traído, sacó una pequeña pala y cavó un agujero al lado de la barrera. Continuó cavando y se abrió camino en la tierra debajo de la esfera misma. Severus observó atentamente mientras un pequeño paquete de semillas era rebuscado. Contento con su selección, Neville sostuvo una semilla en la mano y comenzó a recitar un conjuro. Hizo una pausa por un momento para revisar una pequeña hoja de pergamino apoyado en la bolsa y volvió a sus cantos. El siguiente fuera de la bolsa era una navaja. Neville empujó la manija hacia la tierra haciéndola sobresalir del suelo. Agitó su varita sobre la hoja hasta que brilló y luego guardó su varita en su bolsillo.

Severus reconoció algunos de los hechizos usados en magia oscura, sorprendido de que Neville los conociera o los hubiera hecho tan bien. Por supuesto, el joven mago tuvo que revisar el pergamino unas cuantas veces, pero aún así. Él se sorprendió aún más cuando el joven se cortó la palma de la mano, apretando su puño sobre la mano que sostenía la semilla. Luego apretó ese puño hasta que una luz brilló. Los rayos de luz salieron de entre sus dedos, lo que significaba que había tenido éxito hasta el momento. Luego plantó la semilla, rellenando el agujero con tierra. Después de curarse y limpiarse las manos, Neville sacó un pequeño frasco de la bolsa y vertió el líquido sobre la tierra suelta, rezando para que sus habilidades en Herbología no le fallaran. Mientras limpiaba y guardaba sus herramientas, Severus miró con avidez el suelo a su lado.

Al igual que ver una fotografía de lapso de tiempo, la plántula creció. Un pequeño brote verde brotó del suelo, lentamente se desenrolló y se profundizó en color ante sus ojos. La pequeña planta creció rápidamente hasta que llegó a seis pulgadas y luego se detuvo. Preguntándose por qué se detuvo tan de repente, Severus se sorprendió una vez más cuando una pequeña flor de color rojo sangre se formó en la parte superior. En momentos aparentes, la flor se formó, se secó y se cayó de la planta, dejando una sola fruta en su lugar.

Neville se sentó en el suelo, apoyado contra una roca, luciendo un poco peor. Se había desplomado más cuando la planta finalmente dio fruto. La extraña fruta, que parecía demasiado grande para la ramita verde de donde colgaba, era de un color oscuro como una ciruela, y parecía un poco esponjosa, completamente madura.

Neville asintió cansado, indicando que había terminado y Severus debería seguir adelante y tomarlo. Parecía sustancialmente más cansado de lo que Severus pensaba que estaba solo unos minutos antes. Le pareció extraño darse cuenta de que ni siquiera había considerado no comer la fruta extraña, y supo en ese momento de claridad que era en realidad Neville Longbottom en quien confiaba, y de quien habló la profecía. Sacó la espeluznante fruta de la planta y la mordió, lamiendo un lado de su boca para atrapar el jugo que se derramaba. Impulsado para terminar, se lamió los dedos, tratando de no pensar en cómo el líquido se parecía más a la sangre que al jugo. Sabía tan bien como parecía, y Severus se preguntó si Neville secretamente disfrutaba de verlo comer la fruta de mal sabor.

La barrera a su alrededor pareció brillar y fortalecerse, y Severus se dio cuenta enseguida de que el Gryffindor había hecho una transferencia ilegal, semi-oscura. Podía sentir el aumento de su propia energía mágica y física a medida que la fruta lo nutría. Podía sentir el aumento, pero de alguna manera magia diferente fluyendo por sus venas, y no pudo evitar sonreír. Severus sabía que sonreír podía asustar a alguien que no estaba acostumbrado a verlo, pero no se había dado cuenta de que sus dientes y encías seguían brillando con jugo rojo sangre. Todo lo que realmente necesitaba eran colmillos para completar la aterradora mirada.

Esta vez, cuando Neville evocó nerviosamente una copa de agua, incluyó una pajita para reducir la cantidad de agua que se derramaría sobre Severus. Aunque muy poco, ese último pedazo de magia parecía agotar por completo a Neville; él se recostó contra la roca. Dio una pequeña sonrisa y un asentimiento de reconocimiento cuando Severus le dio las gracias, luego cerró los ojos para descansar.







Hermione había estado fuera de sí cuando pensó que Harry realmente se había ido. No fue hasta que Albus le dijo a Minerva McGonagall que necesitaba volver con Severus y ayudar a Harry, que ella sabía que no todo estaba perdido. Hubo una conmoción afuera, pero no estaba segura de lo que estaba pasando. Según los estudiantes heridos que se habían unido a ella en la enfermería, se había producido un alboroto en el Gran Comedor, pero los profesores habían tomado el control. Los Mortífagos estaban afuera, intentando pasar las barreras e ingresar a la escuela.

Cuando los Aurores llegaron a la escena para reunirse con Ron y los maestros, Hermione aprovechó la oportunidad para colarse en la oficina de Madame Pomfrey y el Flu en la cabaña de Hagrid, desde donde podría correr hacia las puertas de Hogwarts. En unos momentos, ella estaba de vuelta en Godric's Hollow. No fue un aterrizaje suave, tropezando con Neville, pero ella no se había roto.

—Nev, oh, lo siento mucho—se disculpó, saliendo de su soñolienta amiga—¿Te golpeé? —preguntó, insegura de por qué estaría en el suelo—¡Severus! —ella gritó, sin esperar la respuesta de Neville—Pensé—hizo una pausa, no queriendo terminar—Hay un puñado de Mortífagos en Hogwarts y el Profesor Dumbledore no puede regresar todavía, pero no podía soportar estar más tiempo en la enfermería—.

Severus se preguntó cuántas pociones tranquilizadoras le habían dado a la niña, y decidió que tal vez una más no le haría daño—No puedes…—se apagó, era demasiado tarde; Hermione había entrado en la esfera.

—¿Qué? —preguntó ella, nerviosamente dando un paso atrás, pero descubrió que no podía, la magia le impedía irse—Oh—murmuró, dándose cuenta de lo que había sucedido—Bueno, no tengo intención de dejarte, de todos modos—afirmó ella como una cuestión de hecho. Hermione simplemente sonrió cuando creyó haber escuchado a Severus murmurar “leal como Hufflepuffs, todos ustedes”.

Severus explicó la situación lo mejor que pudo. Estuvieron de acuerdo en que Harry podría estar inconsciente, y que, si no fuera así, no podrían conciliarse. Preocupada, preguntó qué pasaría si ya hubieran perdido algo de Harry, aunque no sabía si realmente quería la respuesta.

—He visto a un pájaro animago perder una cantidad sustancial de plumas, solo para transformarse un poco más delgado, o en un caso, usar solo pantalones cuando realmente no había ninguna grasa corporal que perder, o no habría sido saludable. Nuestra magia decide de lo que podemos prescindir—Eligió no mencionar que eran sus propias experiencias personales. Hermione simplemente asintió y volvió a una lluvia de ideas.

Mientras caminaba, Hermione sacudió su varita en un movimiento de barrido. Las tenues manchas plateadas fluyeron fuera de su camino como una nube en el viento. Su mirada atrapó los insectos diseminados a lo largo del borde de la barrera mágica. Después de examinar uno de cerca, ella jadeó.

—¿Le picó uno de estos, lo crees? —Levantó un Glumbumble muerto—Harry me dijo que era horrible cuando lo picaron antes—.

Severus suspiró—Posiblemente todos ellos—respondió, recordando el dolor de Harry. ¿Eso le dificultó el regreso? ¿Estaba demasiado afectado por ellos como para querer regresar? Severus miró al suelo, a la dispersión de insectos. Su cabeza se inclinó cuando los observó atentamente. Estaban todos juntos en un grupo, como una fosa común. Sin previo aviso, los insectos se volcaron cuando la varita de Hermione abrió el camino para su paseo cercano. No se dio cuenta de que había hecho un sonido, pero la cabeza de Hermione se levantó bruscamente en su dirección.

—¿Qué? —preguntó asombrada, mirando alrededor para ver si algo había cambiado. Severus parecía haber tenido una especie de epifanía. Mantuvo su varita apretada, manteniendo la esfera intacta con todas sus fuerzas. En su dirección, Hermione lanzó varios hechizos y amuletos, uno de los cuales se limpió de cualquier cosa, especialmente Harry, seguido de un Impervious, para mantenerla limpia mientras creaba una mini tormenta dentro de la esfera.

El aire se arremolinó como un pequeño tornado, barriéndose alrededor del suelo, arremolinándose los destellos plateados como una tormenta de polvo. Cuando se le indicó que se detuviera, Hermione bajó su varita y observó cómo la masa reluciente se detenía lentamente y finalmente se acomodaba en una pila. Severus había estado en el centro de la tormenta. La mayoría de las partículas reunidas que formarían su querido amigo se habían desplazado hacia abajo y sobre él. Pensando en su paso, Hermione usó su varita para “barrer” los restos que faltaban. Cuando Severus asintió, pensando que era lo suficientemente bueno, había una pila ordenada al lado de sus piernas. Parecía que alguien había derramado una gran bolsa de polvo de hadas.

—Es como estar en un globo de nieve—susurró apenas.

—Buena idea—Ron había pasado desapercibido y los sorprendió a ambos. Se ocupó de Neville, trayendo un suministro de pociones con él, y luego volvió su atención a su prometida y a Severus—Pensé que estarías en mal estado por ahora, pero te ves bien—comentó Ron, listo con un arsenal de pociones para ayudar, habiendo esperado que Severus se agotara.

Decidiendo que entre los tres Gryffindors, podría ser Ron el que estaba mejor preparado para el trabajo, Severus le instruyó sobre el hechizo que obligaría a un animago a volver a su estado normal. Recordaba haberlo visto en Peter Pettigrew en la Casa de los Gritos. Eso y sería más fácil vivir más tarde con Ron si él hubiera ayudado también.

Cuando sintió el peso de Harry contra sus piernas, Severus dejó caer su varita y la esfera mágica junto con ella. Hermione dio un grito de sorpresa y tanto ella como Ron se adelantaron para ver a su amigo. No fue lindo.

Si alguno de ellos hubiera estado en el cementerio la fatídica noche en que Voldemort había regresado a su cuerpo, se habrían sorprendido por las extrañas similitudes. La piel de Harry estaba pálida y pegajosa, sin ningún tipo de ropa o cabello en su esbelto cuerpo. Sus músculos se habían atrofiado, haciéndolo frágil y de aspecto pequeño. Cuando Severus trató de sacarlo de su posición fetal, vieron que su varita acebo se deslizaba de su mano inerte.

—¿Es él...? —Hermione dejó escapar un chillido, conteniendo el aliento para ver si Harry vivía. Severus suavemente verificó el pulso, pero estaba seguro de que el amuleto que sentía caliente debajo de la funda de su varita no se habría sentido así si Harry ya no estuviera vivo. No registró dolor, pero tampoco lo sintió en el pasado cuando Harry estaba inconsciente. Un hechizo murmurado quitó la capa de Severus, envolviéndola alrededor de Harry.

Ron se estaba fregando rápidamente la cara con la manga de su túnica, negando las lágrimas que pudieran haber caído. Sacó un calcetín de lana de su bolsillo y se lo dio a Severus, explicándole que era un Traslador a la habitación segura de la torre de Hogwarts—Dumbledore dijo que estaría aquí en diez minutos, pero si estás listo para ir—señaló el calcetín—Él me dio eso, por las dudas—.

Ron, Neville y Hermione se inclinaron sobre la frágil forma de su amigo y agarraron el calcetín de lana, junto con Severus, quien lo presionó contra el hombro de Harry, activando el Traslador.







La habitación no era lo suficientemente grande como para que cupieran más de dos personas cómodamente junto a la cama. Innumerables Weasleys y algunos amigos selectos llenaron la oficina de Albus, esperando su turno para visitarlo. Hermione se sentó en una silla, sosteniendo la mano de Harry. Ella había hecho esto muchas veces en el pasado cuando Harry había venido a vivir a la torre con Albus. En aquel entonces, Harry parecía bastante asustado, pero no era lo mismo que ahora. Las lesiones visualmente obvias y las listas de lesiones internas extensas, aunque eran malas, eran una especie de lista de “cosas por hacer” para el sanador. Una lista que ella sabía había sido completada hace mucho tiempo cuando su amigo sobrevivió ese terrible verano. En este momento, Harry se parecía notablemente a su primo Greg, que había muerto de cáncer cuando ella tenía nueve años.

Kieran Donnelly se había unido a Madame Pomfrey cuando Harry fue trasladado. Kieran sanó la quemadura en un lado de la cabeza de Harry mientras que Poppy arreglaba los cortes, algunas heridas y realizaba escaneos. Algo había causado un gran daño al lado lingual de los dientes de Harry, pero no podían descifrar qué lo habría causado sin hacerle un daño extenso a toda la boca. Poppy le había dado a Kieran un asentimiento aprobatorio cuando terminó de curar los dientes de Harry y los dejó un poco más blancos que antes.

Todos se habían sorprendido de la poca cantidad de lesiones que Harry había sufrido, considerando que se había enfrentado al Señor Oscuro. Severus orgullosamente señaló que no había sido la primera vez. Esta vez, ambos tenían la intención de que fuera a muerte, preferiblemente del otro. Harry, como se vio después, no había tenido muchas opciones, pero no se podía decir que no hubiera vencido a Voldemort. La historia tardó varias horas en llegar a los periódicos. Ediciones especiales de cinco periódicos diferentes, tabloides y similares ofrecían fotos de la batalla final, presentando a Harry Potter derrotando a Voldemort, la rápida eliminación de Neville Longbottom del caparazón vacío que era el Señor Oscuro, y, por último, pero no menos importante, la Declaración de Amor por Severus Snape, espía recientemente revelado para la Orden del Fénix.

Las bandadas de lechuzas ya habían empezado a llegar y Harry todavía tenía que abrir un ojo cansado. Como en el pasado, Hogwarts estaba almacenando todas las publicaciones en una sala especial hasta una fecha posterior, siempre que pudiese abordarse. También Severus recibía un número desorbitado de cartas, y debería tener cuidado de revisar minuciosamente los maleficios, ya que el mundo mágico no tomaría a la ligera sus sentimientos por el Niño Que Vivió.

Severus caminó por la pequeña habitación de Harry. Había pasado horas mirando a su amante, buscando cualquier cambio. El color de Harry había mejorado y las pociones restauradoras eventualmente lo ayudarían a lucir menos demacrado, pero no tenía una onza de grasa en su cuerpo, y tenía poco o ningún tono muscular. Había visto a Harry sin pelo en el pasado, cuando su amante había comido un sándwich hechizado de Kieran, por lo que no le había causado mucha preocupación; sin embargo, por alguna razón, había molestado a Hermione terriblemente. Severus no estaba exactamente seguro de cómo era la quimioterapia, pero podía oír a Hermione murmurar algo por lo bajo. Sacudido de sus pensamientos, Severus registró dolor en su amuleto. Rápidamente escaneó a Harry, pero no vio cambios evidentes, y notó la mano de Hermione, apretando con preocupación la de Harry mientras ella decía una oración silenciosa.

—Lo estás lastimando—gruñó, sorprendiéndola. Soltó bruscamente la mano de Harry y Severus notó que el dolor había disminuido por la sensación que emanaba del amuleto que llevaba puesto—Debe estar durmiendo ahora—dijo más para sí mismo. El dolor no se registró mientras Harry estaba inconsciente.

—Iré a decir…—la escuchó decir, pero no le prestó atención a quién iba a decir, solo mientras dejara el asiento y lo dejara más cerca de su Harry.

—Despierta, amor—Severus acarició la suave cabeza de Harry—Vuelve a mí—le susurró al oído a Harry antes de presionar un beso en su sien. Sintiendo un ligero movimiento de la mano más pequeña en la suya, Severus esperó, sin saber que estaba conteniendo la respiración.

Con un aleteo, brillantes ojos verdes se abrieron por fin. Severus se regocijó al ver esos bellos ojos, mirándolos, los suyos húmedos de lágrimas—Bienvenido, amor—Severus se inclinó y le dio un casto beso en sus labios suaves. Harry tembló bajo el beso y se alejó con un resoplido. Las lágrimas brotaron en los ojos de Harry antes de derramarse—¿Harry? —Se limpió el pañuelo de papel que tenía a mano, para secar las lágrimas de su amante, pero seguían cayendo.

—Lo siento, Severus—lloró Harry—No lo maté. Quería que tuviéramos una vida normal y, y... —Harry contuvo el aliento con un gran sollozo, queriendo corregir todos los errores, pero había fallado. Severus, por otro lado, estaba hurgando rápidamente en una bolsa llena de frascos de pociones, maldiciéndose a sí mismo por no predecir esta reacción antes. Le tomó tres veces más de la cura para superar la melancolía que Harry sufría a causa de las múltiples picaduras de Glumbumble.

Harry olfateó e hipó el último de sus sollozos incontrolables, pero, aun así, las lágrimas se deslizaron por sus mejillas cuando Severus lo abrazó con fuerza. Incluso sin los efectos de los molestos insectos, todavía estaba conteniendo la verdadera tristeza.

—Nuestra casa—gritó, con los hombros temblando. Los fuertes y largos brazos de Severus envueltos alrededor de él eran muy reconfortantes, pero su mente no descansaría—Tenía tantos planes—sus gemidos ahogados en el pecho de Sev quedaron devastados—Quería vivir contigo, quería que pudiéramos relajarnos, sin tu espionaje y tener que esforzarme tanto para sobrevivir cada año—gimió Harry—Nunca te lo dije, pero quería que nos sentáramos juntos en la boda de Ron y Hermione. Como una pareja real—agregó.

Severus se alejó lo suficiente para ver la cara de Harry, le dio una cálida sonrisa y lo besó profundamente. Después de haberlo distraído lo suficiente, procedió a contarle a Harry todo lo que había pasado después de que él fue “esparcido” a través de la propiedad de su familia. Él disfrutó de la expresión de asombro que mostraba Harry cuando le contó todo sobre las plantas de Neville, tanto la que se comió al Señor Oscuro como la planta siguiente que había ayudado a Severus.

Con una mano sobre su boca, Harry comenzó a temblar nuevamente, pero esta vez con alegría—¿Tenían razón? —preguntó incrédulo.

—¿Quien? —.

—Dean y Seamus, tenían razón—se rió Harry—¡El misterioso mago 'S' es Severus Snape, y Neville fue quien derrotó al Señor Oscuro! —Ante esto, se rió en voz alta. Severus se apresuró a señalar que era Harry quien había derrotado al Señor Oscuro, pero a Harry realmente no le importaba.

—Recuerdo discutir algunos planes—comenzó Severus, llamando la atención de Harry una vez más—Vivirás conmigo, ya he seleccionado la cuerda adecuada para ser utilizada para atarte a mi cama. Si insistes en que esté sentado a tu lado en la boda de Ronald y Hermione, supongo que podría dejarte en libertad por ese breve período de tiempo, siempre que no nos sentemos cerca de los gemelos o el pastel, ya sea que explote o no. En cuanto a nuestra casa—sonrió y vio la habitación iluminarse con la sonrisa de Harry cuando él había dicho “nuestra” casa—Cruzaremos ese puente cuando te sientas mejor—deslizó su mano sobre la esbelta parte superior de Harry—Eres tan flaco como yo a tu edad; positivamente repugnante—bromeó—A este ritmo, cocinaré para ti constantemente, solo para engordarte—Esto trajo una sonrisa aún más grande.

—Harry—ambos levantaron la vista y vieron una reunión de rostros apretujados en la entrada. Harry estaba agradecido por la frazada con la que Severus lo envolvió mientras echaba de menos el calor de su abrazo. Vio la cara de Kieran entre todos.

—Hola, Kieran, le di una patada en el trasero—proclamó Harry con orgullo—Desearía que pudieras haber visto su cara de serpiente cuando le corté la mandíbula—sonrió radiante—Fue como nuestras sesiones de entrenamiento de borrachos. Está bien, normalmente no soy un borracho melancólico, pero aún así. Oh, y mi tigre hizo un gran daño. Creo que arranqué los músculos de una de sus piernas—dijo Harry, causando una mezcla de respuestas del grupo. Los ojos de Ron se iluminaron mientras rugía, Hermione parecía estar a punto de enfermar, Kieran hizo algún tipo de señal con la mano que realmente no debería haber sido usada en compañía educada. Harry no le prestó mucha atención ya que de repente estaba recordando la batalla y quería pasar por ella mientras todo volvía a él.

—Oh—hizo una pausa y sintió sus dientes con la lengua y los dedos—Lance fuego de dragón, pero no era un dragón en ese momento—Agregó—No lo recomiendo—recordando el dolor resultante que había causado a sus dientes frontales—El bastardo lo bloqueó de todos modos. Malditamente bien derribó la mitad de la casa con eso, creo—dijo miserablemente, tratando de recordar qué pasó cuando, que hechizo hizo qué daño. En este punto, Madame Pomfrey presionó a través del grupo, revisándolo. La dispersión del grupo reveló a Neville de pie junto a Ginny.

—¡Neville, tú perro! —sonrió Harry, felicitando a su amigo—El Niño Que Vivió... no, espera, El Niño Cuya Planta Se Comió Al Señor Oscuro—se rió y luego tosió, ya que Poppy había aprovechado la oportunidad para rociar algo en su garganta, todo el tiempo murmurando sobre el fuego del dragón y los adolescentes imprudentes.

Cuando hubieron repasado la mayoría de los detalles que podían recordar sobre la pelea, Harry aceptó varias pociones de Poppy. Ella le recomendó que descansara nuevamente, pero había estado demasiado entusiasmado como para tomar ese pequeño consejo. Realmente no necesitaba que ella se preocupara porque Kieran lo había sanado, pero eso no significaba que no necesitara reconstruir su fuerza y todo lo demás que se había agotado, compensando partes perdidas de él. Severus se sentó a su lado en la cama, acercando a Harry, y comenzó a contar la historia de la planta de Neville.

—El señor Longbottom había llegado con…—comenzó.

—Neville—corrigió Neville.

—Sí, Neville—continuó—Creo seriamente que alguien de la división Auror debería visitar a tu jefe, teniendo en cuenta los libros de Herbología Oscura que encontraste, semillas raras del tipo de plantas usadas para las artes oscuras, sin mencionar la cría de una planta con gusto por los magos. En este momento, planeo volver a contar toda la fascinante historia, porque Harry necesita descansar y ha dejado de escuchar las palabras reales que digo...—Severus continuó, pero a este punto, todas las miradas habían descendido al regazo de Severus donde Harry descansaba su cabeza y sonrió mientras escuchaba la voz, pero no la historia. El tono melódico de Severus fluyó a través de él más suavemente que cualquier poción calmante jamás podría. Hubo una risita de varios amigos cuando Severus agregó unas palabras en francés, sin obtener ninguna reacción de parte de Harry.

Se escuchó un “pop” silencioso cuando Dobby llegó con una manta extra y cubrió a Harry. Acercó el edredón a la barbilla de Harry, recibiendo un suspiro de satisfacción a cambio. Cuando el elfo de la casa se alejó de su vista, los amigos de Harry pudieron ver que sus ojos se habían cerrado. Severus solo miró brevemente hacia abajo, y continuó describiendo la fruta de sabor más horrible que alguna vez había comido. Sus ojos se encontraron con los de Neville, una sonrisa en su rostro. El valiente Gryffindor le devolvió la sonrisa, pensando en lo mucho que su vida probablemente cambiaría en el futuro.




sevCapítulo 87-I . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 86-II. Tristeza, Triunfo y Acontecimientos Inesperados II
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: