La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Death Eater takes a Holiday. Capítulo 86-I. Tristeza, Triunfo y Acontecimientos Inesperados I

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234890
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 86-I. Tristeza, Triunfo y Acontecimientos Inesperados I    Mar Ago 07, 2018 7:03 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 86-I

Tristeza, Triunfo y Acontecimientos Inesperados I



Una lechuza llegó al Gran Comedor durante el almuerzo, navegando graciosamente hacia Severus Snape. Estirarse para tomar el pergamino de aspecto importante lo hizo incomodarse un poco en su silla. El Maestro de Pociones inhaló profundamente y ocultó la sonrisa que quería extenderse a través de su rostro cuando la punzada le recordaba sus actividades recientes. Habían pasado tres días desde que Harry lo había follado tan duro que apenas había dejado de cojear en el salón de clases a la mañana siguiente.

Si bien se había divertido a sí mismo esa noche, a Severus se le ocurrió pensar que tenía que reconsiderar cómo hizo algunas cosas la próxima vez que cambiaran de posición. Mientras Harry había usado su cuerpo, en más de un sentido, Severus tuvo la oportunidad de saber cómo era estar en un cuerpo más pequeño. Harry siempre había comentado cuánto amaba las fuertes manos de Severus, pero ni una vez mencionó qué tan dolorosos serían los moretones en sus caderas al día siguiente. Realmente no se había dado cuenta de lo enérgico que era, mientras él mismo estaba sumido en la pasión. Nunca había sido su intención dañar a su amante.

“Realmente tengo manos fuertes” pensó para sí mismo. Severus había sanado los moretones, no queriendo un recordatorio constante de que probablemente le había causado este dolor a su amante muchas veces. Eso, y no quería que los moretones le quitaran el dolor en su trasero, lo que le recordó todo el día lo afortunado que era de tener a Harry en su vida por el tiempo que fuera. A diferencia de al principio de su relación, Severus no se estaba refiriendo a pensar que Harry lo dejaría.

Con un pergamino de Malfoy en sus manos, trató de concentrarse en el presente, pero su mente volvía al día anterior.

***Flashback***  

—¿Has tenido tu Flu abierto todas las noches? —preguntó Albus por segunda vez, agravando al Maestro de Pociones.

—¡Sí! Lucius parecía nervioso y quería decirme algo. No sé por qué tarda tanto en volver a hablar conmigo—Severus estaba furioso. Algo estaba pasando y tuvo que sentarse para descubrir qué era. Además de eso, tenía que permanecer cerca para poder contactarlo de nuevo, lo que afectaba mucho su tiempo para Harry. Al igual que muchas cosas sucedieron con cada uno de ellos últimamente, la situación fue excitante en ese momento, pero ninguno desearía una actuación repetida. Mantendría la mayor distancia posible entre Lucius y Harry.

Severus fue interrumpido por un golpe en la puerta de Albus. Cuando Albus dio su “entre” habitual, entró la caprichosa profesora Trelawney.

—Buenos días, Albus, Oh, hola, Profesor Snape—parpadeó varias veces como si tratara de enfocarse antes de dirigirse a Albus de nuevo—Director, quería su aprobación para pedir seis nuevas bolas de cristal. Parece que hubo un percance en el que cinco de ellas se rompieron—.

Severus sabía que debía mantener la boca cerrada, pero por mucho que lo intentara, no podía evitar preguntar—¿Por qué necesitarías seis si solo cinco se rompieron? —su burla solo se multiplicó por diez cuando señaló con el rabillo del ojo con una mirada cómplice. Severus no dejaría pasar la oportunidad de romper una el misma, aunque solo fuera para demostrar un punto. Por supuesto, su ojo que todo lo ve no iba a decirle que fue Ginny Weasley quien se había lanzado a una diatriba y rompió las bolas de cristal, junto con varias tazas de té.

—Las bolas que teníamos eran suficientes, pero creo que si podemos ordenarlas desde…—se interrumpió, su cara se quedó en blanco, sus ojos mirando como si vieran algo que el resto de ellos no podía ver.

—¿Sibyll? —Albus agitó una mano frente a su cara, fue en vano. Con voz gutural y ronca, comenzó a hablar.

—El más oscuro de la luz aprenderá a confiar y aceptar ayuda de donde menos se espera. Cuando el clima ya no sea sombrío, ganará más que cualquier otro cuando el último Potter haya desaparecido—Sibyll parpadeó, mirando de Severus a Albus, y comenzó de nuevo como si no hubiera habido una pausa—Las herramientas de Adivinación de Harold. Garantizan sus bolas durante 3 milenios—parecía como si fuera a continuar, pero fue tomada por las extrañas expresiones que los dos magos le estaban dando.

—Sí, querida, haré que Minerva atienda eso—Albus la sacó de su oficina con una promesa de té al día siguiente.

—¿Harry ha alterado su testamento? —preguntó Albus, sin perder tiempo ni picar palabras. Severus había esperado, en el fondo de su mente, considerar la posibilidad de que ella no hubiera hecho necesariamente una predicción real, o que ella podría haber querido decir otra persona, pero nunca había oído hablar de una predicción tan precisa. Claro, el comienzo fue vago, pero no se podía argumentar que ella nombró específicamente a Harry; después de todo, él era el último Potter.

—No dijo nada, pero tampoco mencionó que nos estaba construyendo una casa desde hacía bastante tiempo. No es que pueda preguntarle ese tipo de cosas, ¿verdad? —Severus sintió un dolor de cabeza entrar. Parecería que estaba pidiendo que lo coloquen en el testamento de Harry y que dudaba de la capacidad de Harry para conquistar a Voldemort. Él nunca lo mencionaría.

*** Fin del Flashback ***  

—Hijo de pu…—maldijo Severus cuando el búho le mordió el dedo. Hubo una explosión de risa entre los estudiantes; Severus los ignoró, prestando más atención al pergamino. Al abrir el pergamino, pudo ver que esta no era una misiva ordinaria. La carta fue escrita en estacionario oficial de Malfoy con el emblema de la familia estampado en la parte superior. El búho lo mordió de nuevo y Severus se dio cuenta de que había una copia de la carta adjunta con un lugar para que Severus firmara. Albus miró con curiosidad para saber por qué Lucius Malfoy enviaría algo con tal formalidad como para requerir la confirmación de recepción de Severus.

Con un movimiento rápido de su varita, Severus calentó la mancha de cera en el fondo de la copia y presionó su anillo en el sello. Fuera lo que fuera lo que esta carta contenía, Lucius quería que fuera verificable.



Querido Severus,

Me gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecerte nuevamente por ayudar a mi hijo Draco en su momento de necesidad. Si no lo hubieras mantenido oculto en la mansión de la familia Snape del Señor Oscuro, me temo que no podría haber sido lo suficientemente fuerte como para defenderse de los tipos de presiones y magia oscura que Lord Voldemort había usado sobre mí en el pasado. Si bien mi propia debilidad ante la maldición Imperius puede ser, de hecho, mi mayor caída, temía más por la vida de mi hijo que por la mía. Tú, en gran riesgo para ti y tu posición como espía de la Luz, protegió a mi familia de la Oscuridad, y por esto estoy en deuda con usted. En un esfuerzo por recompensarte por tus sacrificios no solo en mi nombre, sino también por el lado de la Luz, te contactaré hoy con información vital que bien puede terminar esta guerra en el futuro cercano.

Atentamente,

Lucius Malfoy


Después de leer la carta tres veces, Severus la selló con un hechizo y la colocó dentro de un bolsillo interior de la túnica con otro hechizo de protección. “Entonces, Lucius ya estaba planeando su futuro”. Severus consideró qué clase de información podría tener Lucius. El aristócrata había tomado una seria oportunidad, escribiendo una carta como esa. Ciertamente los ayudaría a los dos cuando llegara el momento de demostrar que estaban en el lado correcto de la guerra, pero Severus sabía que Lucius diría lo que fuera necesario, simplemente para estar del lado ganador, cualquiera que fuera.

No estaba absolutamente seguro de que Lucius estuviera mintiendo sobre su conocimiento de que Severus era un espía. Lucius probablemente ya lo habría delatado, si hubiera tenido la prueba y hubiera funcionado para su beneficio. Quizás él realmente tenía evidencia convincente, y estaba esperando para ver dónde la información sería de mejor uso.







Cuando Harry llegó al establo, se sorprendió al ver a Kieran esperando con una túnica blanca, en lugar del atuendo habitual que usaba para una sesión de entrenamiento—¿Qué está pasando? —preguntó, después de devolver el pequeño arco que recibió del Sanador—¿No puedo patear tu trasero hoy? —Harry dio un salto en su paso, ya que ya se había calentado en casa y estaba listo para pelear. Kieran usualmente no le daba tiempo para ajustarse a la Aparición antes de que Harry recibiera un golpe en la cabeza o una maldición lanzada contra él.

—Te pateé el culo, lo último que recuerdo—dijo Kieran con una sonrisa. Lo había hecho después de que Harry terminara de luchar contra una emboscada sorpresiva de otros seis magos que habían sido traídos para la sesión.

—Sigue diciéndote eso a ti mismo—Harry se rió entre dientes y siguió a Kieran hacia donde estaban ubicadas dos sillas, esperándolas. Esperó pacientemente a que Kieran le explicara.

—Podemos repasar simulacros hasta que estemos azules en la cara... a veces literalmente—le guiñó un ojo a Harry, quien se sonrojó ante el recuerdo de uno de sus muchos errores de entrenamiento—No voy a engañarte, sé por varios contactos que la mierda va a golpear pronto. El bastardo tiene grandes planes que involucran al Ministerio que tiene a muchos de sus seguidores dispersos haciendo movimientos. Yo, Snape y unas pocas personas en los círculos correctos coinciden en que, sea lo que sea que haya planeado, primero quiere quitarte del camino. Personalmente, creo que está tan loco como siempre, pero eso no significa que no lo tenga un buen plan—Kieran se pasó la mano por la parte posterior del cuello con una mueca de dolor, como si le dolieran sus pensamientos.

—¿Y ahora qué? —Harry todavía no sabía por qué Kieran estaba en túnicas de sanador.

—De acuerdo con Snape, el Bastardo Que No Será Nombrado cree que todavía estás destrozado por la culpa por las pérdidas de tu familia y esas cosas así. No sabemos si jugará un juego mental contigo o no. Tus amigos los vigilan mientras están deambulando por el campo mirando casas de luna de miel—habló con un tono cómico como si Ron y Hermione estuvieran haciendo lo más absurdo—Como si importara, mientras haya una cama—murmuró en voz baja—Tu amigo amante de las plantas también ha sido atacado. Un mortífago fue enviado a capturarlo anoche, pero no se lo ha visto desde entonces—.

—¡Neville! —gritó Harry, temiendo por su amigo—¿Está perdido? —Harry parecía listo para lanzarse hacia la puerta o aparecerse.

—No te pongas las bragas torcidas, me refiero a que el Mortífago no se ha visto desde que fue enviado—explicó Kieran.

—¿Cómo averiguas todo esto? Sé que tienes conexiones con personas que sanas, pero eso es bastante específico—preguntó Harry con curiosidad. Confiaba en Kieran, pero le pareció extraño que el Sanador escuchara tanta información.

—¿Qué? ¿Crees que estoy trabajando solo aquí? Cure a este tipo que había sido maldecido en un ataque. Mientras estoy allí, él menciona que no debería necesitarme otra vez demasiado pronto, ya que su próximo trabajo iba a ser un pastel, incluso le dijo a su esposa que le traería de vuelta algunas flores. No lo pensé mucho en ese momento, pero luego me encontré con Shacklebolt, que había sido llamado para investigar un robo en la guardería donde trabaja Longbottle—Él así disfrutaba burlándose del joven mago.

—Longbottom—corrigió Harry.

—Sí, eso es todo. Bueno, hubo signos de una lucha y se encontró una varita mágica, pero no un cuerpo. La varita se probó y se confirmó que se utilizó para imperdonables, muy probablemente en incursiones recientes. Shacklebolt piensa que es un tipo de planta mortal puede haber estado involucrada, pero no lo creo. De todos modos, Longbutt tiene protecciones adicionales en su casa, y está bajo vigilancia, al igual que los Weasley.

—Y estas vistiendo un vestido, ¿por qué? —preguntó Harry en un tono molesto. No quería pensar en el peligro para sus amigos—Lo siento—murmuró, pero de todos modos recibió un rasguño en la parte posterior de la cabeza.

—Has estado entrenando para prepararte para la batalla, ahora es el momento de prepararte para la batalla—comenzó Kieran y fue a golpear a Harry otra vez cuando el mago más joven rodó sus ojos con un “¿De nuevo? “—Estoy hablando de prepararte para entrar en combate, amigo, un poco de respeto no iría mal, ya sabes—Kieran alisó la túnica blanca. Tenía problemas para usarlo mientras hablaba de batallas, ya que por lo general mantenía su personalidad curativa separada de su yo de entrenamiento. Una vez que se puso la bata, entró en el modo Sanador, pero ahora los dos se estaban entrelazando y era difícil actuar como solía y no atacar a Harry continuamente. Estaba complacido de ver a Harry tomar una respiración profunda y tranquilizarse.

—¿Qué vamos a hacer hoy? —preguntó calmadamente.

—Vamos a meditar, practica mantenerte concentrado mientras estás en un torbellino de mierda, y luego almuerza bien antes de darte una vuelta con mi varita. ¡Mente fuera de la cuneta! —agregó cuando Harry hizo un gesto sugerente cuando Kieran mencionó su varita—Maldito gay—añadió con una sonrisa. Harry guiñó el ojo porque sabía que molestaba a su entrenador y amigo.

Después de una larga sesión de meditación, Kieran le dio a Harry una tarea de baja categoría, en la que necesitaba mantenerse enfocado a pesar de las distracciones externas—Hay momentos en los que tienes que concentrarte en el trabajo que tienes entre manos y confiar en que los demás que luchan contigo hacen lo que deben hacer, sin tu ayuda o interferencia—.

Harry lo hizo bastante bien trabajando en un acertijo, manteniéndose enfocado mientras Kieran hacía lo posible por distraerlo. El escocés incluso había logrado sonar como Hermione pidiendo ayuda. Harry estaba curioso por saber si Kieran había estado en contacto con Hermione o si tenía alguna otra manera de imitar la voz tan bien. También se preguntó si realmente podría haber ignorado la llamada de su amigo, si no hubiera sabido que estaba solo con su entrenador y que posiblemente no podría haber sido Hermione.

Algún tiempo después, cuando Harry terminó de comer un almuerzo increíble, apreciaba que estaría descansando mientras Kieran lo examinaba—Demasiado lleno—gimió Harry, subiéndose a la mesa cubierta de tela blanca. Harry transfiguró una almohada para él, y Kieran preguntó si la princesa estaba cómoda ahora.

—Hmm—Harry dio un feliz suspiro. La sensación de la varita de Kieran sobre su piel lo hizo temblar. A medida que la varita se movía lentamente, podía sentir cada músculo relajarse y cualquier nudo o tirantez se liberaba—Es como el beneficio del mejor masaje, pero sin tocarse—.

—No voy a tocarte—bromeó Kieran. A medida que avanzaba la sesión, Harry pensó que oía los sonidos del océano a lo lejos. Lo ayudó a relajarse, aunque era extraño que el sonido se detuviera durante las pocas veces que Kieran habló.

—Podría dormir aquí todo el día—sus palabras fueron amortiguadas por la almohada, pero no levantó la vista para ver si Kieran lo había escuchado. El hormigueo de la magia continuó trabajando a través de sus músculos, arrullándolo para dormir. Cuando el hormigueo se detuvo, Harry entreabrió los ojos, aunque solo por un momento. Los últimos vestigios de la sensación mágica se podían sentir en los dedos de los pies, así que pensó que el Sanador había terminado—¿Listo? —.

—Casi, necesito que te relajes por lo menos otros quince minutos, así que cierra los ojos y duerme todo lo que quieras—Kieran le indicó que descansara, lanzando un hechizo de calentamiento sobre Harry para ayudarlo a volver a dormirse. Estaba contento con el trabajo del día con su aprendiz, pero le había prometido a Snape que se quedaría con Harry hasta su última clase de pociones de la mañana.

Severus tenía que dar un examen importante a primera hora de la mañana y tenía una clase de séptimo año trabajando en una poción peligrosa. Había estado tan preocupado por Harry, le había pedido a Kieran que mantuviera al joven mago en el edificio de entrenamiento para que pudiera mantener la cabeza y concentrarse en sus alumnos. Aún no había tenido noticias de Lucius; quería saber que Harry estaba al menos a salvo hasta ese momento. En el fondo de su mente, se dio cuenta de que, fuera lo que fuese que Lucius tuviera que decir, muy bien podría no tener nada que ver con El Chico Que Vivió.







En una guardería bien cuidada, Neville Longbottom defendió su caso—Señor, reconsidérese. Esta planta es muy peligrosa. Sé cómo se siente con respecto a algo que ha nutrido, pero es demasiado peligroso—la planta en cuestión se balanceó lentamente como atrapada por la brisa del verano, pero el botánico experimentado sabía mejor que bajar la guardia cerca de la enorme planta verde, que bien pudo haber consumido recientemente a un Mortífago.

Neville se dio por vencido, al menos por hoy, renunciando a sus esfuerzos por convencer a su jefe de qué deshiciera el lugar de la peligrosa planta—¿Quién en su sano juicio poliniza de forma cruzada la tentácula venenosa con el lazo del diablo? —Murmuró antes de reforzar el hechizo que contenía la extraña planta, que parecía no solo crecer, sino crecer más rápido cada día. La mente de Neville regresó a Ginny, quien, la otra noche, había sido lastimada y asustada cuando la planta la atacó. El problema era que no podía contarle nada a su jefe, ya que había sacado a su novia de la escuela y la había llevado a los invernaderos después de horas para mostrarle algo de su trabajo... incluso si era demasiado oscuro para ver la mayoría de las plantas. Afortunadamente, Madame Pomfrey había cuidado bien a Ginny; técnicamente habían dicho la verdad, pero solo dejaron fuera la parte sobre el invernadero que no era donde Ginny asistía a la clase de Herbología.

De vuelta en Godric's Hollow, Harry contempló, ¿una estantería empotrada o estantes? Con un libro lleno de diseños de construcción y muchos encantamientos de ilusión, Harry se sentó en una silla cómoda, tratando de decidir lo que quería. Consideró los estantes por los bonitos objetos de cristal que había encontrado en la bóveda de sus padres. No podía esperar para terminar la casa y poder mostrar algunas cosas que una vez habían adornado la casa de sus padres en esa misma tierra.

La idea de la tierra le recordó que Neville había mencionado, posiblemente, pasar más tarde en la noche. Iban a discutir algunas posibilidades de paisajismo para los jardines. Harry apreciaba todos los problemas que Neville había pasado para ayudarlo. Le había preguntado a Harry por las fotos que tenían de la tierra cuando la casa original estaba intacta. Harry se había decepcionado al encontrar tan pocas imágenes de los terrenos entre las cosas de Sirius; había esperado más, ya que los Potter lo habían acogido. Era Remus quien había llegado con una fotografía del patio trasero.

Avergonzado, Remus le explicó la foto y cómo había estado tratando de fotografiar a Sirius corriendo por el bosque en la parte posterior de la propiedad, pero solo se veía una mancha de pelaje negro saliendo de detrás de un árbol grande y viejo. Harry no estaba seguro de por qué había guardado la imagen a lo largo de los años, pero estaba contento de eso, ya que mostraba casi todo el patio trasero. Neville iba a mirar las fotos y mostrar a Harry varios planos de paisajismo con opciones de los mejores diseños para la disposición de la tierra, utilizando las especies que se habían plantado hace años.

Cuando se le preguntó su opinión, Severus simplemente señaló que todas las plantas que consideraba importantes estarían en el invernadero o creciendo silvestres en el Bosque Prohibido; a él no le importaba particularmente lo que creciera en el patio. Harry recordó que su amante había comentado alguna razón mágica de que ciertas plantas son salvajes, no cultivadas.

El clima todavía era húmedo, pero no tan frío, recordándole que tenían un aniversario viniendo. Las vacaciones de Pascua estaban a la vuelta de la esquina, marcando su primer aniversario. A Severus le gustaba decir que no se habían convertido realmente en una pareja en el receso, pero Harry pensó que solo molestaba al profesor, sabiendo que, en ese momento, Harry todavía era un estudiante.

Acomodándose en su silla, Harry dejó el libro sobre decoración de interiores. No tenía idea de qué hacer para que Severus celebrara su primer aniversario, incluso si su amante no celebraría hasta después de que terminara el año escolar. Había una posibilidad de que, si realmente trabajaba duro, podría terminar la casa. Tal vez un laboratorio lleno de suministros excitaría a Severus. Su amante se burló por no preocuparse por el charlatán romántico y lánguido, pero recientemente había admitido haber usado la excusa de recoger muestras de agua del lago para sentarse junto a su lugar y disfrutar del atardecer.

*** Sin embargo, otro flashback***  

Hermione se limpió una lágrima de los ojos mientras los créditos rodaban al final de una película lacrimógena que ella y Harry acababan de ver. Con un sniff, apagó la televisión y comenzó a recoger las cajas vacías de comida china para llevar.

—Lo tengo—dijo Harry atontado, ya que había dormido durante los últimos veinte minutos de la película. Con un movimiento de su varita, el desorden se despejó, incluso los cartones de las manos de Hermione—¿Supongo que murió al final? —preguntó, notando las lágrimas en los ojos de su amiga mientras frotaba el sueño de los suyos.

—Sí—suspiró—sus heridas fueron demasiado serias. No pudieron salvarlo—sorbió nuevamente y jaló a Harry para un abrazo de despedida. La noche de cita había terminado tarde y ella tenía clases por la mañana.

—¡¿Quien?! —Preguntó Severus con impaciencia. Se había aparecido para encontrar los ojos de Harry rojos y Hermione molesta por la muerte de alguien. Dicha amiga gritó y saltó de miedo con un pie en el aire.

—¡Me asustaste muchísimo! —ella gritó. Las mejillas de Hermione se enrojecieron cuando se dio cuenta de que le había gritado a Severus como si fuera Ron o Harry—Lo siento—dijo tímidamente.

—No, soy yo quien debería disculparse—dijo él con alivio, colocando una mano sobre su hombro—Alguien ha muerto y yo irrumpí aquí con toda la gracia y diplomacia de un hipogrifo. Acepta mi disculpa—le hizo una cortés reverencia y le preguntó en voz baja quién había fallecido.

Las mejillas de Hermione se calentaron cuando se sonrojó dos veces más roja que antes—Um...—ella se detuvo.

—Nadie que realmente conozcamos—Harry acudió en su ayuda—¿Todo está bien? —él cambió el tema. No había esperado que Severus viniera.

—Tenía que hacer un mandado y pensé en pasar y discutir algunas cosas contigo—a Severus no le gustaba ir directamente y decir que había estado en una reunión de Mortífagos, incluso si los dos lo hicieron entender exactamente dónde había estado. ¿Dónde más se hacen recados a las 12:50 am?

—Los dejaré a ustedes dos—dijo Hermione rápidamente y agarró una pizca de polvo Flu.

—Sabes cómo aparecer, ¿recuerdas? —Bromeó Harry mientras ella rápidamente rompía la ornamentada caja de polvo Flu cerrada. Para su sorpresa, la mano de Severus estaba una vez más en su hombro.

—Es sabio no aparecerse angustiado, especialmente cuando otro modo de viaje está tan disponible—su preocupación solo hizo sonreír a Harry y Hermione se sonrojó aún más y se sumergió en el Flu. No sabía si Harry le diría a Severus que estaba llorando por una película, y no quería estar cerca de allí si lo hiciera. Tan pronto como ella se fue, el Flu fue cerrado.

—¿Dijiste que tenías algo de lo que querías hablar? —preguntó Harry, encontrándose envuelto en los brazos de Severus.

—Diría cualquier cosa, si eso hiciera que Hermione nos diera privacidad más rápido—dijo antes de aplastar sus labios—Solo tengo poco tiempo, pero quería verte—.

—Dioses—gimió Harry mientras Severus le chupaba el cuello—¿Verme o comerme? —Añadió y luego gimió ante la sensación de la polla de Sev contra la de él.

—¿Eso es lo que quieres? —.

—Sííííí—siseó en respuesta—Eres increíble—elogió mientras Severus no perdía el tiempo engullendo su polla hasta la raíz. No sabía ni le importaba cuando se le habían caído los pantalones, solo que las sensaciones eran tan gloriosas, que nada más importaba. Cuando Sev dijo que tenía poco tiempo, no estaba bromeando, el hombre no había perdido el tiempo.

Harry no sabía qué tipo de magia se había hecho, pero los dedos acariciando sus bolas parecían estar vibrando y enviando una sensación de hormigueo a través de él, volviéndolo loco de placer.

—Por favor... sí—suplicó cuando un solo dígito se deslizó a través de su entrada. La succión aumentó mientras que la punta de la lengua de Sev hizo cosas que lo hicieron gemir por más.

—Yo... Oh, Jod...—palabras completas, mucho menos oraciones, ya no eran una opción cuando Harry se acercó al borde de su inminente orgasmo. Tal vez algún tiempo antes en su relación se hubiera avergonzado de llegar demasiado pronto, pero en este momento en particular, no le importaba en lo más mínimo.

—¡OH! —Gritó Harry y al mismo tiempo empujó sus caderas hacia adelante cuando un largo dedo entró en él con fuerza, apuntando a su próstata con increíble precisión. El empuje de sus caderas solo logró forzar su pene más abajo en la garganta de Severus. Afortunadamente, no hubo quejas provenientes de Severus, ya que Harry no pensó que podría haber detenido el empuje involuntario, follando la boca de su amante hasta que gritó y se estremeció mientras Severus tragaba alrededor de su pene, tomando cada gota que Harry le ofrecía. Harry se dejó caer en el sofá con un suspiro de satisfacción.

Severus ni siquiera se quedó lo suficiente para que Harry le devolviera el favor; simplemente besó apasionadamente a su joven amante y se fue tan rápido como había llegado.

***Fin del Flashback y una excusa flagrante para colar un poco de lemon en este capítulo***  

Solo recordando esa noche, Harry tuvo la tentación de sacar su polla hinchada, pero decidió no hacerlo cuando creyó haber escuchado un sonido afuera. Las pisadas demasiado cerca de la casa le causaban preocupación, ya que ninguna de sus alertas se había disparado para alertarlo de un intruso. No era un mago cualquiera quien podía intentar inhabilitarlos sin que Harry lo supiera.

Se dijo a sí mismo, tal vez era Hedwig, luego de que un gran ratón había tenido más éxito en correr que la mayoría, pero que no se engañaba a sí mismo. Acercándose a la puerta, Harry pudo percibir la magia de al menos tres magos. Trató de discernir si sentía la oscuridad de la marca en los tres, pero lo que sí sentía hizo que Harry abriera los ojos. Solo dos llevaban la Marca Tenebrosa. La magia del tercero era inolvidable e inoportuna, ya que era familiar.

—Voldemort—dijo Harry casualmente, como si hubiera esperado que el mago se pasara a tomar un té. Salió en silencio, y luego, sin esperar que el Señor Oscuro diera una larga arenga sobre por qué y cómo planeaba matarlo, Harry disparó el primer disparo. Voldemort blindaba fácilmente la inesperada maldición, pero había tenido el efecto deseado. Mientras Voldemort se reía del hechizo, Harry había eliminado a uno de los dos Mortífagos que habían aparecido.

—¡Mátalo! —gritó el Señor Oscuro, sorprendiendo a Harry.

—Entonces, él puede aprender de sus errores—se burló Harry—Nunca me has vencido uno a uno, es sabio pedir ayuda cuando la necesites—Harry se mordió el labio, recordándose a sí mismo que no era sabio de su parte cabrear a magos malvados mientras luchaba, pero era momentos como este cuando las palabras salieron antes de que él lo pensara bien.

Con un salto y un giro que enorgullecería a cualquier gimnasta, Harry evitó ser golpeado por algunos desagradables maleficios lanzados en su dirección. Siguió un maleficio de corte con tres hechizos diferentes en sucesión, esperando que el tercer mago fuera alcanzado por al menos uno.

Harry notó las sombras de color y se dio cuenta de que no estaba familiarizado con algunos de los hechizos que venían de la varita del bastardo malvado. Eso le recordó proteger a los que pudo y salirse del camino de los demás. Cuando un hechizo repelente no le devolvió el hechizo de Voldemort, Harry se dejó caer al suelo y aguantó la respiración mientras el chorro de chispas pasaba volando, apenas esquivándolo.

Harry no pudo evitar mirar hacia el sonido estrepitoso. Toda la pila de madera inútil y otros restos de construcción de su primer intento de construcción se astillaron en pequeños pedazos, luego explotaron en un polvo fino y explotaron con la brisa. Estuvo tentado de agradecer a Voldemort, ya que había calculado el costo del transporte, y lo había considerado atroz, por lo que lo pospuso para una fecha posterior. Afortunadamente, el sentido común regresó y la idea de que tal magia oscura lo golpeara mantuvo sus labios sellados. Su mente se reenfocó en la tarea que tenía entre manos.

Después de una andanada de hechizos y maleficios desagradables, Harry se dio cuenta de que su arsenal de conocimiento mágico, aunque bastante respetable, era minúsculo en comparación con la magia oscura que usaba Voldemort. Era hora de dejar de pensar qué hechizos lanzar y dejar que fluyera como lo había hecho mientras estaba drogado, ebrio o cachondo. Harry sonrió ampliamente ante el último pensamiento. Se había puesto muy tieso justo antes de que apareciera su invitado no deseado.

Con un gruñido, Harry abrió la boca, pensando en un enojado dragón respirando fuego. Mirando hacia abajo, esperando ver escamas, Harry sorprendentemente descubrió que no se había transformado en un dragón, sin embargo, había hecho lo que quería. Desafortunadamente, Voldemort solo había sido chamuscado un poco antes de desviar las llamas. La mirada en la cara de Tom no tenía precio.

—Crucio—gritó el único Mortífago que aún estaba de pie. Harry apretó los dientes, no solo por el dolor, sino por enojo por permitirse distraerse disfrutando de la reacción de Voldemort ante su último ardid, cuando debería haber estado maldiciendo a Voldie y defendiéndose. Harry se convulsionó en el fango frío mientras el dolor de la imperdonable sacudía su cuerpo.

Voldemort se rió de su dolor, sin esperar nada más que un buen espectáculo en el piso, cuando Harry agitó sus brazos frenéticamente. La magia giraba a su alrededor, soplando serrín alrededor como una tormenta de nieve en un vórtice. La tormenta arremolinada causada por la magia de Harry barrió varias piezas de madera, dos latas de pintura y un ladrillo a lo largo de las líneas laterales. El Mortífago que aún sostenía a Harry bajo el Cruciatus emitió un repugnante sonido gutural cuando un trozo de madera perforó su cuerpo, sobresaliendo de su pecho como un arpón. Mirando incrédulo la madera ensangrentada que sobresalía de su camisa, levantó la mirada nuevamente, solo para ser golpeado en la cara con un ladrillo volador. Antes de que el cuerpo cayera al suelo, Harry ya había saltado del barro, una vez más luchando contra Voldemort.

El mundo giró en su eje por un momento cuando Harry fue inesperadamente golpeado con un hechizo desconocido. No podía decir si estaba colgando boca abajo o si su cerebro estaba girando en su cráneo. Buscando refugio, Harry aterrizó detrás de la gran caja etiquetada como “bañera” donde esperaba poder recuperar su enfoque. Un pequeño ratón marrón salió corriendo detrás de la caja, perseguido fuera de su escondite.

Después de enviar un puñado de maleficios a la caja, Voldemort se cansó del juego y levitó la caja del suelo, haciéndolo volar. Para su total incredulidad, Harry no estaba allí. Junto a su pie había un ratón desapercibido, que se transformó en una serpiente que el Señor Oscuro notó cuando colmillos venenosos se hundieron en su tobillo. Al instante, Harry luego se transformó en sí mismo y golpeó a Voldy en la cabeza. Bilis y sangre comenzaron a brillar contra su piel enfermiza y pálida.

—¡Tú! —Siseó Voldemort irritado—¿Pensaste que una mordedura de serpiente me dañaría? —gritó y se tambaleó un poco desequilibrado por el golpe inesperado.

Mientras Harry retrocedía rápidamente, volando como un pequeño insecto que esperaba que no se notara en el aire aún polvoriento, recordó que durante un buen tiempo antes de ser restaurado a su cuerpo, Voldemort había vivido de una poción hecha de veneno de serpiente y sangre de unicornio. Al menos el golpe en su cabeza había sido satisfactorio. Probablemente habían pasado décadas desde que alguien intentó atacar físicamente al bastardo. Regresó a su propia forma justo detrás de otra caja, reanudando su ataque. Protegiéndose de otro hechizo aterrador y saltando lejos de un Avada Kedavra, Harry continuó el aluvión de maleficios, acercándose cada vez más con cada paso.

Sabía que ninguno de los maleficios daría en el blanco, pero mantendrían a Voldy a la defensiva mientras se acercaba lo suficiente para que él avanzara rápidamente, golpeando su puño para conectarse con esa nariz de serpiente inexistente, seguido con un rápido golpe en el estómago.

Voldemort farfulló mientras la sangre se filtraba por las rendijas de su nariz. Era todo lo que podía hacer para no doblarse de dolor. Todo lo cual enfureció al Señor Oscuro lo suficiente como para manifestar una enorme bola de fuego que volaba hacia Harry con tal velocidad que Harry sintió y olió el cabello chamuscado en un lado de su cabeza mientras la esquivaba.

Un chorro de agua fría salió disparado de la varita de Harry para refrescar la piel enrojecida de su cuero cabelludo—¡Hijo de puta! —gritó Harry, cuando las llamas golpearon la casa con tanta fuerza que instantáneamente sacaron la pared por el impacto.







Severus podría matar a Lucius Malfoy. Claro, le había dado información tan vital que no solo cumplía con su deuda, sino que ayudaba a terminar la guerra, pero la información era casi demasiado tarde. Había estado tan desesperado por obtener la información, Severus había ido a encontrarse con Lucius lejos de Hogwarts, y las salas circundantes hacían imposible enviar un mensaje a Albus desde su lugar de reunión. No esperaba tener tiempo para trabajar, en absoluto. Además de eso, podía ver por el amuleto bajo su funda de varita que Harry ya había estado sufriendo dolor en varias ocasiones, mucho dolor.







—Dime algo, Tom—se burló Harry—¿Te molesta que te haya hecho más daño sin magia de lo que me has hecho con ella? —Harry lanzó un hechizo particularmente desagradable usando la varita en su mano derecha, mientras su mano izquierda se movía en el aire, enviando una gran piedra a la parte posterior de la cabeza de Voldemort. Su puntería estaba un poco desajustada y la piedra golpeó al mago en el hombro. Todos estos pequeños ataques físicos fueron casi infantiles, pero le estaban pasando factura al viejo mago, que no estaba acostumbrado a tal abuso. La irritación no era solo física, sino también enloquecedora.

—¡Accio! —Voldemort llamó desde la parte de atrás de la propiedad donde el primer Mortífago había caído. Una caja del tamaño de una quaffle voló por el aire. Harry estaba a punto de lanzar un hechizo sobre la caja cuando Voldemort lo golpeó, haciendo que el paquete se abriera; pequeños pedazos de envoltura volaron alrededor. Se escuchó un zumbido distintivo y Harry se dio cuenta de que no era un papel volando, sino una especie de insecto. Así como el aserrín lo hizo antes, este enjambre de insectos se arremolinaba en un patrón casi antinatural. Por supuesto, fue el Señor Oscuro dirigiendo el pequeño enjambre alrededor del Niño Que Todavía Vivía... hasta ahora.

Una rápida maldición de Impedimenta había congelado el enjambre para que Harry pudiera desterrar las cosas desagradables. No los había visto de cerca, pero pensó que probablemente serían venenosos. Ni siquiera podía contar cuántas veces ya le habían picado. Saltando hacia donde la caja de la bañera había aterrizado, Harry sacó su bolsa de pociones, rápidamente derribando un antídoto para todo uso que podía o no ayudarlo con cualquier veneno que pudiera estar corriendo a través de su sistema. Le pareció extraño que el Señor Oscuro no estuviera aprovechando esta vez para atacar por completo, pero tal vez sabía que Harry no tenía mucho tiempo, dependiendo de lo que fuera que le había mordido.

Una mirada a su casa lo hizo flaquear. Fue arruinado. Distraído por una magia que lo abarcaba todo, Harry solo reconoció vagamente una esfera mágica que había sido erigida sobre ellos—¿Qué…? —se interrumpió, pensando en la jaula dorada que apareció cuando luchó contra Voldemort después del Torneo de los Tres Magos.

—Solo algo para asegurarme de que no intentes huir—explicó Voldemort, quien se había asegurado de evitar que Harry se apareciera—Deberías estar sintiendo los efectos de todos esos encantadores Glumbumbles ahora—levantó su varita—¡Crucio! —.

—¡Crucio! —Harry gritó de vuelta. Si él hubiera causado dolor, no estaba seguro, pero al menos el Señor Oscuro lo había liberado de la maldición—¡No necesito la felicidad para vencerlo! —gritó Harry—Has hecho la mayor parte de mi vida miserable, ¿por qué ahora debería ser diferente? —Harry alzó las manos en el aire como un director de orquesta. En cuestión de segundos, el suelo donde estaba Voldemort se alzó como si una enorme criatura estallara debajo de él, causando que Voldemort cayera—Crucio—repitió Harry mientras Voldemort intentaba enderezarse. Harry se acercó, señalando con el dedo al Señor Oscuro, sosteniendo la maldición dolorosa hasta que prácticamente sintió como si lo hubiera tocado en el cofre. Sin previo aviso, Harry bajó la cabeza, golpeando sus cabezas como un carnero. Harry se encontró siendo lanzado por el aire lejos del Señor Oscuro.

Continuaron batallando, cada uno bloqueando muchas maldiciones, pero también siendo golpeados con algunas desagradables. Después de un tiempo, tanto Harry como Voldemort estaban usando solo hechizos no verbales, no solo eran más rápidos de lanzar, sino que le daban a su oponente menos tiempo para reaccionar, ya que no había ninguna advertencia de lo que se acercaba. Una gran excepción fue el Avada Kedavra, que necesitaba ser pronunciada en voz alta, con convicción. Harry también había descubierto que no necesitaba hacer gestos con las manos en absoluto; simplemente había sido su hábito, ya que tenía que recordar usar una varita en público.

—¿Por qué desperdiciaste tu tiempo construyendo en esta tierra, Potter? —se burló del Señor Oscuro—Potter es una antigua familia de magos y aún eres todo lo que queda. Ni siquiera suficientemente hombre para procrear. No importa, ya casi has terminado Avada...—gritó cuando parecía que Harry se desplomaría en el suelo, pensando en su patética vida.

—¡NO! —Gritó Harry en un tono desesperado antes de girar y saltar fuera del camino de la neblina verde que instantáneamente habría tomado su vida. Tomando una respiración profunda, Harry se concentró con cada fibra de su ser para crear una poderosa barrera que lo protegiera de cualquier cosa que Voldy pudiera arrojarle—Con suerte, cualquier cosa—pensó, aunque prácticamente resplandecía por el encantamiento de escudo que había erigido.

Harry estaba más allá de la razón. Comenzó a arrojar más magia al Señor Oscuro de lo que recordaba haber aprendido, y cuando no pudo concentrarse para lanzar más, encontró la manera de acercarse y golpearlo con un gancho de izquierda. En un momento dado, Harry estaba tan furioso que se transformó en su forma de gato y arañó al malvado bastardo, destrozando la parte delantera de su bata. El Señor Oscuro se habría reído a carcajadas ante tan absurda visión y fue tomado completamente por sorpresa cuando la forma de gato de Harry creció inmensamente en un momento, equilibrándolo en el acto. El gato blanco y grande lo golpeó, desgarrando la carne de su blanca y pálida pierna mientras unos dientes grandes y afilados se cerraban alrededor de la varita que tanto dolor había causado en el mundo mágico. El chasquido del tejo rompiéndose en fragmentos era casi ensordecedor. Harry podía ver la pluma de fénix de Fawkes que sobresalía de la madera astillada. Voldemort se enfureció; su chillido animal podría haber sido escuchado a dos cuadras de distancia.

Un inesperado escalofrío en el aire hizo que el tigre de Bengala albino retrocediera del sangriento Señor Oscuro.

—Lucius, qué bueno que hayas llegado finalmente—su tono no fue un buen augurio para Malfoy. Escupió sangre al pelaje blanco de Harry, que rápidamente se transformó en ropa muggle, que consistía en un par de jeans azules y una sudadera que anunciaba a Sortilegios Weasley.

—Lucius no pudo hacerlo, mi Señor—la voz de Severus Snape hizo que ambos magos voltearan sus cabezas con sorpresa—Parece que su tiempo en Azkaban ha pasado factura a Lucius, lo que le ha dificultado el cumplimiento de su orden. Sin embargo, estoy a tu servicio—evaluó Severus la situación. Tanto Harry como su Maestro parecían demacrados. Al mismo Severus no le estaba yendo tan bien, con un dementor a cuestas—¿Mi señor? —cuestionó Severus cuando no pudo atravesar algún tipo de barrera.

—¡Tú! —gruñó Harry al ver a Severus en un intento de no volar su tapadera.

Con un movimiento de su muñeca, Voldemort recordó que su varita ahora era solo un simple trozo en su mano. Lanzando el inútil palo, pronunció un conjuro para permitir que el Dementor entrara en su esfera protegida, asegurándose de que Harry todavía no pudiera aparecer.

—¿Mi señor? —repitió Severus cuando se dio cuenta de que no podía seguirlo.

—Lo siento, Severussss. No me arriesgo—siseó el Señor Oscuro, y ni Harry ni Severus sabían si quería decir que no confiaba en su espía. Se estaba acercando al punto en que eso ya no importaba—Nuestro señor Potter aquí va a conseguir un beso. No quiero que el Dementor pierda el tiempo o el esfuerzo tratando de tener otra alma, cuando es Potter a quien debe cenar esta noche—.

Snape quedó indefenso mientras Harry enfrentaba al Señor Oscuro y a un Dementor hambriento. Miró la escena, viendo la apariencia de Harry. Parecía que le había ido bien, o al menos mejor que nadie que se enfrentara a Voldemort. El costado de su cabeza estaba gravemente quemado y favorecía una pierna sobre la otra. Sorprendentemente, era el bastardo malvado el que parecía como si hubiera sido pisoteado por hipogrifos. La túnica de Voldemort, generalmente larga y ondulante estaba hecha trizas en varios lugares y cubierta de sangre alrededor de las piernas. La piel pálida que se veía estaba remendada, rasgada y magullada. Severus no pudo evitar la sonrisa, pensando en Harry golpeando al Señor Oscuro como si estuviera en una pelea en el patio de la escuela. Le recordó que Harry no solo era joven, sino que se había criado como muggle, y que no se batiría como un mago maduro. A Harry no le importaba la delicadeza y la forma si eso significaba hacer el trabajo. Por lo que parece, el camino de Harry había funcionado bien hasta ahora.

A medida que el aire se arremolinaba en la esfera, la ruina se acumulaba contra la barrera de la magia. Lo que llamó la atención de Severus fue la colección de insectos en una pila en el suelo. Sus ojos se agrandaron cuando reconoció que estaba mirando unos cuarenta Glumbumbles. Maldito Lucius, le había contado a Severus sobre el ataque y el Dementor, pero no había mencionado a los insectos. El Señor Oscuro estaba burlándose de Harry por su casa, lo que quedaba de ella.

Harry se paseó como un animal enjaulado, lanzando maleficios tras maldiciones, pero teniendo poco efecto. Las lágrimas corrían por su rostro, oscureciendo su visión, haciendo que su puntería se apagara. La temperatura descendió tan rápidamente a la llegada del Dementor que la esfera comenzó a empañarse, dejando a Severus tratando desesperadamente de ver dentro.

—Lo siento—lloró Harry—No tengo recuerdos felices...—se apagó.

—¡TE AMO HARRY! —gritó Severus, impactando al Señor Oscuro—No necesitas un recuerdo, ¡YO.TE.AMO.! —.

Con una sonrisa tonta que cruzó fugazmente su rostro, Harry lanzó su Patronus. Los mechones plateados formaron cornamentas, pero se desvanecieron rápidamente y desaparecieron. La vista de las astas sorprendió a Severus, recordando lo que Harry podía hacer, pero no sabía si se atrevería a sugerir tal cosa.

—¿¡Tú que!? —Los ojos rojos de Voldemort miraron a Severus, luego a Harry.

—Lo siento, Sev—gritó Harry—Quería derrotar a este bastardo antes de nuestro aniversario—.

Las palabras solo sirvieron para enfurecer aún más al Señor Oscuro. ¿Realmente habían estado juntos el tiempo suficiente para celebrar un aniversario?

—¡Veremos cuánto te ama sin alma! —Voldemort siseó en pársel y llamó al dementor que había estado esperando su orden.

Severus no supo lo que se dijo, pero vio que el Dementor se acercaba a Harry. Sin pensarlo más, llamó a su amante, esperando y rezando a los dioses y diosas que no estuviera cometiendo un error—¡¡¡Cornamentas, Harry, déjame ver la forma Animaga de tu padre!!! —su voz se quebró con la última palabra, y luego silenciosamente suplicó que todo estuviera bien al final.

El cuerpo de Harry se transformó rápidamente en el magnífico y traslúcido ciervo plateado. Con toda su gloria resplandeciente, se alzó sobre sus patas traseras, su frente pateando al acercarse a Dementor.

Lord Voldemort jadeó al ver a Harry tomando la forma de un Patronus. Mientras su boca se quedaba en estado de shock, el hambriento Dementor aprovechó la oportunidad que le ofrecían, el único ser viviente que quedaba, y le precedió para que absorbiera la pequeña alma que había allí. Harry retrocedió, no queriendo interferir con el último beso de su enemigo.

Justo cuando el Dementor terminaba la poca humanidad que le quedaba a Voldemort, la esfera desapareció, permitiendo que la criatura que succionaba el alma se retirara, dejando rápidamente la presencia de la forma Patronus de Harry.

La excitación momentánea de Severus murió cuando el cuerpo de su Maestro cayó, barriéndose a través de la forma brumosa de Harry, que también parecía disolverse, cada partícula se esparcía como un diente de león en el viento. Era como si estuvieran en un globo de nieve y alguien acabara de conmocionar a todo su mundo. Las chispas permanecieron en el aire, haciéndole cosquillas en la nariz a Severus antes de finalmente caer al suelo.

Se quedó paralizado en el lugar, inseguro de qué hacer. Mientras consideraba sus opciones, llegando a muy poco, una tabla cayó de la estructura desmoronada. Golpeando el suelo, causó que un remolino de aire se moviera, provocando que restos brillantes del Patronus de Harry se levantaran una vez más. Al ver esto, Severus temió que su amante realmente pudiera volar con una ráfaga de viento. Lanzó un hechizo alrededor del patio, formando su propia esfera para contener el área mientras pensaba qué hacer a continuación.

Severus pensó que, en teoría, Harry podría posiblemente reformar su forma. Pero ¿tenía que ser consciente de eso? ¿Podría tener un pensamiento consciente mientras está disperso? ¿Era como un árbol en otoño con hojas esparcidas? Una vez que las hojas cayeron, estaban muertas, y el árbol necesitaba comenzar de nuevo el próximo año. ¿Harry ya estaba muerto? Él no podía pensar de esa manera. No, Harry no estaba muerto. Solo tenía que recoger la sustancia reluciente y mantenerla contenida por el momento. Severus no sabía lo que esperaba que sucediera, pero mantendría la esfera de contención tanto tiempo como fuera necesario.




sevCapítulo 86-II . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 86-I. Tristeza, Triunfo y Acontecimientos Inesperados I
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: