La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Death Eater takes a Holiday. Capítulo 85. Cena Y Espectáculo

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234893
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 85. Cena Y Espectáculo    Mar Ago 07, 2018 6:44 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 85

Cena Y Espectáculo



Harry, Remus y Severus se sentaron frente al escritorio del director. Albus había preguntado si a Harry le importaría si Remus estaba allí ya que fueron sus preguntas las que motivaron la reunión. Un comentario solo audible para el hombre lobo hizo que el pobre Remus se sonrojara de nuevo. Mientras Harry no escuchara el comentario, podía decir que Severus había dicho algo inapropiado. Desafortunadamente, la tranquilidad de Harry de que no tenía nada que esconder de Remus solo hizo que el hechicero se enrojeciera aún más.

Trayendo a Remus al límite, Albus le explicó la habilidad de Harry para transformarse en el animal que deseara para su forma animaga. Pensaron que una de las razones por las que Harry podría lograrlo tan fácilmente era simplemente porque Kieran le había dicho que intentara un gato negro y Harry había supuesto que era su forma, y no lo cuestionó. También lanzaron teorías sobre qué Harry había obtenido algunos de los poderes de Voldemort además del suyo.

Cuando Severus discutió las ideas de Albus sobre la mente sobre la materia y que ese solo pensamiento no podía cambiar lo poderoso que eras, o las leyes generalmente entendidas de la magia, el director lo desafió a ponerlas a prueba.

—Te estás perdiendo el punto, muchacho—dijo Albus con una sonrisa, haciendo que Severus quisiera tirar un caramelo de limón en su cabeza. Habían entrado en una habitación que se parecía más a un viejo salón de clases que se usaba para almacenar cosas que les resultaban costosas. Lo único que evitó que pareciera abandonado fue la falta de polvo. Con un gesto de su mano, aparecieron las palabras sobre un viejo cofre que decía—200 kilogramos—Harry pensó que sabía a dónde iba todo esto.

—¿Kieran Donnelly me dice que practicas con un baúl similar a este? —Albus miró a Harry en busca de confirmación, obteniendo un asentimiento a cambio—¿Cuánto tiempo puedes levitar el baúl? —.

—Alrededor de diez minutos—respondió Harry encogiéndose de hombros, como si no fuera un gran problema, sin la ampliación cómica de los ojos de Remus.

—¿Qué tal si lanzo un hechizo para hacer esto más ligero y veo cuánto tiempo puedes sostenerlo? —Albus ignoró el bufido burlón de Severus.

—Sí, porque decirle que lo hiciste más ligero obviamente lo hará pensar que puede elevarlo más y demostrar tu teoría, incluso si el baúl todavía pesa 200 kilogramos, o aproximadamente el peso de Hagrid—Severus continuó con su sarcasmo—Por favor continúa—.

—Realmente no tiene fe—dijo Albus alegremente en dirección a Harry. Luego lanzó un hechizo que Harry reconoció como uno que aligeraba el baúl por apenas 10 kilogramos—Pruébalo y veamos qué tan bien lo haces—hizo un gesto hacia el baúl con una floritura—Severus, ¿te gustaría tener tiempo? —Albus asumió que el rodado de los ojos del Slytherin era una confirmación adecuada.

—Remus, simplemente debo mostrarte este baúl por aquí—Albus movió su mano desdeñosamente hacia Harry y Severus, para que comenzaran la prueba—Ves las marcas aquí, son…—.

Harry dejó de prestarles atención por un momento mientras levitaba el baúl unos dos metros en el aire. Una vez que tuvo el baúl nivelado y le hizo un guiño a Severus, Harry miró hacia el otro baúl. Remus estaba mirando ávidamente la artesanía mientras Albus hablaba de su historia y demás. Oyó vagamente que Albus le advirtió a Remus que tuviera cuidado porque tendía a morder a alguien que estaba demasiado cerca, y lo terriblemente doloroso que era hasta que volvieran a abrir el baúl. Entre libros de monstruos y baúles mordelones, Harry se preguntó por qué los hechiceros colocaron una magia tan estúpida sobre los objetos inanimados.

Severus estaba felizmente ignorando a los demás a favor de ver el tiempo y la fatiga de la construcción de Harry. No había estado seguro de si Harry sabía que el hechizo que había sacado tan poco peso del baúl no debería haber hecho la diferencia. El reloj se acercaba a los ocho minutos y el sudor empezaba a gotear por la cara de su amante. Severus finalmente le prestó atención al director cuando dejó escapar un aullido aterrador.

Harry no había escuchado un sonido como ese desde que Dudley pisó al perro Ripper de su tía Marge. Descartando la prueba por completo, Harry dejó flotar el baúl que había estado levitando mientras simultáneamente abría el otro baúl cerca de Albus.

—Albus—gritó Harry, corriendo a su lado—¿Estás herido? —Preguntó de prisa cuando Severus revisó sus dedos buscando heridas, sin encontrar ninguno.

—Estoy bien, ¿por qué? —respondió Albus con tanta alegría Severus apretó los dientes con una mirada que claramente decía, “¿Por qué demonios gritaste?”.

—Había una araña—explicó el director inocentemente—¿Cómo te fue, Harry? Me temo que no estaba mirando—Los ojos de Harry miraron a los ojos centelleantes y deslumbrantes de dos de sus magos favoritos.

—No me asustes así, viejo maltratado—bromeó Harry con un suspiro de alivio—¿Vas a explicar el punto de eso? Tus teatralidades difícilmente demostraron tu punto, ya que me distraje y simplemente duré casi tanto tiempo como de costumbre, incluso si sacaste un miserable 10 kilogramos del peso—.

—¿Hiciste levantar el maletero por diez minutos? —preguntó Albus.

Era Severus quien estaba revisando todos los hechos en su cabeza—En realidad, no dijo que este baúl tenía 200 kilogramos, vimos los números y supusimos que era el peso—Apenas había dicho esto, Severus lanzó su propio hechizo para revelar el peso del baúl de 400 kilogramos.

—Harry, ¿puedes levitar más de 60 piedras? —preguntó Remus incrédulo—¿¡Por diez minutos!? —.

—¿Lo hice? Bueno, casi…—respondió Harry de un trago y luego lanzó su propio hechizo para confirmar el peso—Brillante—añadió con asombro.

Severus también aceptó, aunque a regañadientes, que Harry logró la gran hazaña. Había estado bajo la impresión errónea de que ya había logrado la misma tarea recientemente. Al ver a Albus sonriendo mientras lo hacía, Severus pensó más en lo que acababa de pasar. La mirada alentadora en los ojos del viejo mago lo empujó aún más a encontrar otra pieza de un rompecabezas que no estaba seguro de que existiera. El director obviamente había probado su punto. No solo Harry había logrado levitar un gran peso, había mantenido el control, bajando suavemente el baúl para ir a la asistencia de su mentor cuando Albus lo había distraído. Pensó en Harry y en lo bien que había mantenido la calma, sin entrar en pánico cuando su querido amigo y guardián parecía estar sufriendo. No había dejado caer el baúl, sino que controlaba el descenso mientras simultáneamente hechizaba la caja. “¿La caja?” la apariencia de revelación en el rostro de Severus apenas se ocultaba por la investigación aparentemente casual.

—¿Qué tenía de especial la caja? —preguntó, y fue recompensado por la sonrisa de Albus, que claramente indicaba lo complacido que estaba porque Severus había comprendido que la prueba había sido más que un peso pesado que había sido levitado.

—¿No es encantador, con las finas tallas*...? —comenzó Albus, pero se detuvo ante la mirada de Severus—Aquí hay una rana de chocolate para cada uno de nosotros—sonrió alegremente mientras pasaba los sabrosos anfibios a cada mago. Harry ya se había comido el suyo y exclamó su alegría al recibir su tarjeta de Dumbledore número 25 cuando Severus le entregó su propia rana para que Harry la devorara.







De vuelta en la oficina del director, Harry se lamió los dedos y casi podía hacer cuenta regresiva hasta el momento en que Albus le entregaría un trapo para limpiarse las manos. Le encantaba tener a alguien que se sintiera responsable de corregir sus malos modales casi tanto como a él le gustaba ignorar dichas correcciones.

—Si estás terminado—se burló Severus en dirección a Harry. Harry simplemente sonrió; sabía que mientras Severus despreciaba los malos modales, era la visión de los dedos de Harry desaparecer en su boca caliente lo que había perturbado a su amante—¿Qué no nos estás diciendo sobre la caja? —Severus fue directo al grano.

Albus finalmente admitió que la caja había sido defendida ampliamente por el profesor Flitwick y él mismo. Además de los hechizos y encantamientos más comunes pero fuertes para evitar el ingreso, la única forma en que cualquiera debería haber accedido fue que Filius sostuviera su mano sobre la caja para que pudiera reconocer su firma mágica, mientras recitaba la contraseña al mismo tiempo.

Con un traqueteo audible, Harry miró a cada uno de ellos, calculando sus reacciones.

—¿Qué significa esto? —preguntó, inseguro de si estaba dispuesto a adivinar.

—Simplemente que los magos a veces están limitados por sus propias suposiciones con respecto a la habilidad mágica—.

—No hace daño tener un inmenso poder mágico—murmuró Remus.

—Eso también—admitió Albus, con una sonrisa y asentimiento—Harry, tus recientes... digamos, variados estados de conciencia racional, tu magia no ha estado limitada por...—.

—Sentido común—interrumpió Severus—Falta de todo pensamiento razonable, junto con tu habitual desdén por las reglas, y simplemente haces lo que quieras, la improbabilidad mágica sea condenada—el tono severo de Severus era similar al que había usado cuando Harry estaba en su clase, pero la sonrisa en el rostro del Maestro de Pociones lo delató.







En el apartamento de Harry, Harry les contó a sus amigos cómo había ido la reunión.

—Entonces, ¿Estás diciendo que es como si nunca te hubiera jugado esa broma, nunca te habrías dado cuenta de lo poderoso que eres? —preguntó Ron, su curiosidad se tambaleó un poco cuando Hermione suspiró.

—Honestamente Ron, después de esa historia, lo primero que se te ocurre es cómo nuestro estúpido error pudo haber tenido un resultado redentor—.

—Tú eres la que siempre está diciendo que busques el lado bueno y esas cosas. ¿No es así, Neville? —Ron intentó defenderse arrastrando a su amigo hacia él, pero Nev fue lo suficientemente inteligente como para no meterse entre ellos.

—No me mires, yo no fui quien besó a Harry con dulces adulterados—se rió Neville, que estaba mirando alrededor de los bocadillos sobre la mesa, y escuchó a Ron murmurar “¿Celoso?”—Así que esta es la noche de la cita, ¿eh? —preguntó y se decidió por agarrar un puñado de palomitas de maíz—Ginny lanzó un ataque de furia cuando descubrió que venía aquí esta noche—agregó entre bocados.

—Bueno, difícilmente puedes llamarlo una cita nocturna sin las películas de chicas y las conversaciones sexuales—dijo Harry entre cucharadas de helado—En realidad, Jolo ha estado hablando sobre sexo durante veinte minutos, pero afortunadamente ustedes tres se han librado de esa conversación—.

—Puede ser interesante escuchar sobre sexo de serpientes—se rió Neville.

—Créeme, no lo es. Además, él no está hablando de su propio sexo, está hablando sobre el mío—admitió Harry con una sonrisa—De todos modos, no podemos hablar de sexo. A Ron no le gusta pensar que Mione y yo hablemos de sus partes—dijo Harry con un guiño exagerado—Y ninguno de nosotros—hizo un gesto a Ron y a sí mismo—quiere pensar, y mucho menos hablar de ti y Ginny teniendo sexo. Y como eso solo me deja…—Harry se detuvo con una sonrisa, sabiendo que Ron lo interrumpiría.

—No queremos escuchar acerca de tu vida sexual—dijo Ron con una mueca, como si la idea de sexo gay, o tal vez el sexo con Severus, fuera demasiado para él.

—Habla por ti mismo—Hermione intervino rápidamente—Voy a tener una pequeña charla con Jolo—se dirigió hacia el recinto de la serpiente, siseó y asintió con la cabeza como si estuvieran conversando.

—¡Hermione! No puedo creer que le hayas dicho eso a Jolo—gritó Harry con los ojos muy abiertos.

Ella instantáneamente dejó de silbar—¿Qué? ¿Qué dije? —ella tartamudeó, luego frunció el ceño, al darse cuenta de que estaba bromeándole.

—Eres tan crédula—se rió Harry. Ron dio unos golpecitos en sus vasos, aprobando una buena broma. Neville simplemente se rió entre dientes y se rió con más fuerza cuando un hechizo que Hermione envió a Harry se desvió fácilmente, pero accidentalmente golpeó a Ron—Te diría que tengas cuidado con las paredes, pero perdí mi depósito de seguridad en este lugar hace cuatro meses. Menos mal que me iré pronto—.

—¿Estás trabajando en la casa este fin de semana? —preguntó Neville—Me encantaría ver cómo va todo—se veía esperanzado pero cauteloso, sin querer interponerse en el camino.

—Mejor tú que yo—dijo Ron, poniendo su brazo alrededor de Hermione—Harry te pondrá a trabajar. Vamos a ver un bed & breakfast en el que podríamos quedarnos para nuestra luna de miel. Mejor que transportar madera, cualquier día—.

Neville declaró que no tenía ningún problema con un poco de trabajo duro, y Ron le recordó que eso no cambiaba el hecho de que tenía problemas en la habitación de invitados.







Ese fin de semana encontró a Neville en el sitio de la nueva casa de Harry.

—No pensé que dejarías a los gemelos cerca de este lugar después de lo que le hicieron a tu piso—dijo Neville, señalando el plano donde denotaba el laboratorio de pociones.

—No lo dejo—respondió Harry rotundamente y continuó dando un gran recorrido por su nuevo hogar—Trato de no comprar pociones que puedo preparar fácilmente. Es más seguro de esa manera—.

—¿Y esto no tiene nada que ver con tu “Hombre del Misterio”? —dijo Neville en un tono sarcástico—No planeas vivir aquí solo, ¿verdad? —se dio cuenta de que Harry estaba revisando el área para asegurarse de que nadie estaba al acecho para escuchar su conversación—Con las pocas cosas que te han fallado, Mione y varios Weasleys, estaba pensando que la única vez que debes ver a este tipo es durante el día cuando todos los demás están trabajando o en la escuela. ¿Es ese sanador el que te está entrenando? alguien en el campo de la medicina necesitaría suficientes pociones para merecer un laboratorio tan grande—Neville sonrió ampliamente cuando los ojos de Harry se abrieron un poco.

—No, pero me impresionaste con tu deducción lógica—Harry y él continuaron con los planos de la casa. Neville comentó sobre la impresionante sala de estar para elfos domésticos, y prometió a petición de Harry repetir esa declaración nuevamente para beneficio de Hermione—Ya sabes—se rió Harry—Si hubieras conocido al Sanador que me ha estado entrenando, nunca habrías llegado a esa conclusión. Imagina a alguien tan duro como Crabbe o Goyle, solo que más grande y mucho más inteligente. Ciertamente alguien que quiero de mi lado, pero no en mi cama—La risa de Harry pronto se unió a la de su amigo.

—Claro, te estás riendo ahora, pero mi primera suposición fue Snape—Neville continuó incluso cuando Harry dejó de reír bruscamente—Ron y tú pasaste esas vacaciones en la escuela principalmente con Snape, lo cual no era ningún secreto. Cuando Dean, Seamus y yo revisamos la lista de Slytherins tratando de descubrir quién era 'S', no pudimos encontrar ninguno con buenas perspectivas. Dean dijo que era demasiado difícil de entender, ya que no sabíamos si 'S' era un nombre o apellido. Fue entonces cuando Seamus hizo la broma sobre que era Snape, ya que se ajustaba a ambos nombres. Bromeamos sobre eso entre nosotros cada vez que Snape era malo o molesto, lo que fue siempre, de hecho…—Neville se detuvo e intentó distinguir la expresión en la cara de Harry, pero era decididamente impasible—... y después de la broma que Ron jugó en tu cumpleaños, Hermione explicó que llamaron a Snape en busca de ayuda porque confiaban en él y él te había estado entrenando—.

—Una vez más, la lógica es muy impresionante. Suenas casi tan confidente como Seamus cuando argumentó que podrías ser el verdadero Chico Que Vivió—.

—¿Lo estás negando? —preguntó Neville astutamente.

—Cierto o no, hablar así hace matar a la gente—Harry asintió con la cabeza hacia los arbustos al otro lado de la calle donde la chica acababa de aparecer. Ella discretamente se sentó detrás del arbusto y sacó un pequeño bloc de notas y una cámara. Neville, quien recordó el atentado contra su vida poco después de que Dean lo Reasumiera como el Niño Que Vivió, sabía lo suficiente como para no mencionar el tema otra vez, a Harry o a cualquier otra persona. Él ya sabía que Snape estaba entrenando a Harry, lo que significaba que el hombre estaba arriesgando su vida. Mientras que el entrenamiento puede ser explicable como un espía, las citas con Harry Potter no podrían.

—Supongo que tienes razón. No tiene sentido ponerlo en peligro por algo tan ridículo. Quiero decir, saliste con ese tipo Anthony en la escuela, así que ¿cómo pasas de joven y sexy a viejo y malvado? —Neville no pudo evitar pensar que a pesar de que la idea de Harry y Snape juntos era absurda, la posibilidad se perdió en el fondo de su mente.

—¿Cómo estás en encantos pegantes? —preguntó Harry, cambiando descaradamente el tema mientras sostenía una fina pieza de madera que se convertiría en parte del manto de la chimenea.

—Um... ¿Encantos pegantes permanentes? —Neville preguntó nerviosamente.

—Suficiente para mantener esto en su lugar mientras lo clavo—Harry levantó el nivel, comprobando si la madera estaba recta, confiando en que su amigo lo haría bien.

—Eso puedo hacerlo—dijo con confianza antes de ayudar a ajustar el nivel—Las esquinas no coinciden demasiado bien—comentó, sin querer criticar.

—Sí, no sé cómo recortar las esquinas para hacerlas coincidir cuando las corte en ángulo—Harry presionó un puñado de serrín entre los surcos y dijo un hechizo que se unía a la madera lo suficientemente bien como para que pareciera si un maestro artesano hubiera creado la repisa de la chimenea—Hay un producto muggle que llena todos los huecos que también funciona muy bien. Un poco de pintura para cubrirlo, y eso es todo—.

—Olvidé que tomaste una clase para construir una casa mágica en el mundo muggle. ¿Hay algún hechizo para pintar habitaciones también? —preguntó Neville al ver varias pilas pequeñas de trozos de pintura que habían sido raspados en el piso.

—No exactamente—admitió Harry, cambiando su peso de un pie al otro—Traté de modificar un hechizo que Hermione me enseñó, pero el hechizo para extender la loción uniformemente en el cuerpo no era para pintar. El hechizo no cuenta las ventanas, los pisos de madera o la gente que está de pie en el piso. Pinte el cristal de la ventana de blanco con bastante facilidad, pero el piso fue una perra. No quiero hablar de mi ropa y cabello—dijo Harry con un sonrojo.

—Eso explicaría el titular “El Fantasma De Harry Potter Fue Visto Por Varios Testigos Oculares” en el periódico de ayer—se rió Neville.







—¿Cuál es la ocasión? —Preguntó Harry emocionado mientras Severus veía una caja de fotos—¿No tienes deberes de Jefe de Casa esta noche? —Había estado encantado de recibir una invitación a cenar de su amante y supuso que comerían en las habitaciones de Sev, pero se sorprendió gratamente al saber que irían a un restaurante. Harry abrió cada una de las botellas de colonia de Severus, decidiendo qué ponerse.

—No salimos lo suficiente—dijo Severus con una sonrisa triste, pensando que Harry no estaba mirando, e inesperadamente se encontró con una curiosa mirada verde.

—¿Crees que algo va a suceder pronto, verdad? —No fue realmente una pregunta.

—Hay señales—Severus suspiró, envolviendo sus brazos alrededor de su joven amante—He escuchado algunas cosas, pero no lo suficiente para armar el rompecabezas. No creo que me mantengan fuera del circuito, pero sea lo que sea que haya planeado puede no incluir pociones complejas—acarició el cuello de Harry, le gustaba esa colonia particular en Harry más que en sí mismo—¿Recuerdas la planta que murió en la nieve, cuando Draco te encontró? —.

Harry asintió, inclinando su cabeza a un lado para que Sev pudiera seguir mordisqueando. Le gustaba la forma en que pequeños besos se apretaban contra su piel entre oraciones.

—El Señor Oscuro piensa que me estoy reuniendo con alguien que puede reemplazar la planta perdida. Sé que la poción no tiene nada que ver contigo, pero mientras estoy ocupado con la poción, no estoy siendo utilizado en lo que sea que esté planeando él para ti—.

—¿Pensé que tenía a alguien vigilando tu progreso en esas cosas? —preguntó Harry, más preocupado por Severus que el último plan para quitarle la vida.

—El idiota…—.

—Tu asistente, ¿verdad? —.

—Sí, ese idiota. No está en lo que yo llamaría el lado bueno del Señor Oscuro en este momento—.

—No hay un lado bueno—comentó Harry ociosamente, girando la cabeza para permitir el acceso al otro lado de su cuello—Pero si lo mantiene alejado de ti, estoy totalmente de acuerdo—Harry giró en sus brazos—Ahora, ¿a dónde me llevas? —preguntó con entusiasmo.

—Solo uno de mis viejos lugares favoritos. El lugar no parece mucho, pero la comida es excelente y tienen un excelente vino de la casa. ¿Qué piensas de él? —Severus levantó una foto de un hombre atractivo. Tenía una caja entera de fotos, con anotaciones de nombre, tamaño, ubicación, fecha y varios cabellos pegados en la parte posterior de cada uno.

—Um, ¿de qué manera? —Los ojos de Harry se agrandaron cuando vio la botella llena de una sustancia verde muy desagradable—¿Quieres que luzca como él esta noche? —.

—En realidad, estoy jugando con la idea de que yo me parezca a él. Es menos probable que alguien piense en molestarme, y aunque puedes manejarte solo, preferiría evitar cualquier conflicto esta tarde—Severus se quitó un pelo de la cabeza y lo dejó caer en un vaso.

—¿Me veré como tú? —bufó Harry—Eso debería ser divertido. ¿Puedo caminar por la escuela solo un poco? —preguntó con un guiño.







—¿Qué te tomó tanto tiempo? —preguntó Severus, que había estado esperando en las puertas de la escuela durante diez minutos.

—Oh, ya sabes cómo es cuando eres Jefe de la Casa. Puntos que tomar, niños que asustar—sonrió Harry y Severus encontró muy extraño mirar su propia cara. Harry podía llevar a cabo los gestos muy bien, pero había una luz inherente en sus ojos que lo hacía ver como Harry incluso con los ojos más oscuros. Le sorprendió cómo Harry podía mantener el buen humor a pesar de la constante invasión de la privacidad por parte de la prensa y las amenazas ocasionales sobre su vida, especialmente sabiendo que muy bien podrían estar llegando a un punto crítico en la guerra contra Voldemort.

Mientras caminaban hacia el punto de Aparición, Harry le contó acerca de encontrarse con uno de los muchachos con los que jugó Quidditch el año pasado—Dice que su tarea de adivinación esta noche es usar cartas estelares, cartas del tarot u otra cosa, no puedo recordar, hacer una predicción sobre Harry Potter. Como si no pudieran matarme lo suficiente en los siete años que asistí a Hogwarts—se rió sardónicamente. Severus no lo encontró muy divertido.







Cuando los dos magos caminaron una corta distancia desde el punto de Aparición, Harry notó que varios hombres provocativamente vestidos dejaban un club. La experiencia de clubes de Harry era limitada y se sintió atraído por el ritmo de la música que solo podía escucharse en el momento en que la puerta estaba abierta. Severus explicó que el club era propiedad del mismo caballero que era dueño del restaurante donde iban a comer. Cuando doblaron la esquina del club, un pequeño restaurante apareció a la vista—¿Es ese uno de tus viejos lugares favoritos también? —preguntó Harry, mirando hacia atrás en la esquina.

—No es uno de mis habituales—admitió Severus—Hay gente más joven allí de lo que prefiero. No muevas los ojos, mocoso, simplemente quise decir que prefería lugares en los que sería menos probable encontrarme con estudiantes—Severus mantuvo la puerta abierta para Harry y asintió en dirección a un mago un poco mayor que Harry, que estaba limpiando mesas—Caso en cuestión—señalo para que Harry reconociera a un estudiante de hace unos años con un asentimiento. El joven se inclinó nerviosamente y rápidamente limpió la mesa con tanta fuerza que tiró un salero.

—Si quieres comer en otro lugar, siempre puedo Obliviar al ayudante de camarero por ti—dijo Harry, medio bromeando después de que el camarero se fue con su orden de bebida.

—No, gracias—sonrió Severus—Creo que, en un futuro muy cercano, no importará—dijo honestamente.

—¿Qué, que eres gay o que tienes una vida social? —Harry miró a los ojos del extraño que Severus estaba pidiendo prestado por la noche—¿Me sacaste esta noche porque no crees que sea importante una vez que ya no tienes que seguir con tu “otro” trabajo, o querías asegurarte de que ahora tuviéramos más momentos buenos, en caso de que esto sea todo lo que tenemos? —.

—¿Están listos para ordenar? —preguntó el camarero, obteniendo un coro de “no” tanto de Harry como de Severus.

Hubo un prolongado silencio mientras cada uno tomaba un sorbo de sus bebidas contento de estar solos una vez más—No necesitas habilidades de adivinación para saber que nuestras vidas pronto tendrán grandes cambios. Incluso con el mejor resultado, el conocimiento de mis lealtades tendrá un gran impacto en mi vida, eso suponiendo que todavía tenga una—.

Harry respondió con una queja sobre el creciente costo de las plántulas para las plantas más raras y exóticas para los ingredientes de pociones, y Severus le agradeció silenciosamente por hacer parecer como si realmente estuvieran discutiendo negocios para el beneficio del camarero que se había acercado y comenzado a limpiar la mesa al lado de ellos. No es que su alumno anterior importara tanto, pero todavía tenía un hermano menor en la escuela y Severus encontró mejor que los estudiantes ni siquiera pensaran en tener una vida social, y mucho menos considerar con quién podría tener una.

—Sígueme la corriente por un momento—comenzó Harry—Digamos solo por el argumento de que todo va muy bien. ¿Te mudarás a la nueva casa cuando esté lista? —nerviosamente tomó otro trago, tomando un trago demasiado grande, pero se las arregló para no jadear ante la sensación de que su bebida fuerte bajaba un poco más fuerte de lo esperado—Quiero decir, realmente no hemos hablado mucho desde que el marco fue destruido la última vez. ¿Te planteará un problema con tu posición en el trabajo? —.

—Puedo resolver algo. Hay alguien que me cubre cuando no estoy disponible algunas noches ahora. Podemos cruzar ese puente cuando lleguemos a él—dijo Severus de manera tranquilizadora—El salmón es realmente bueno aquí—señaló.

Cuando el camarero regresó, Harry ordenó el salmón con poca atención, su mente estaba en otra parte.

—No quiero que pienses que no soy realista, o que me estoy engañando sobre mi futuro, que sin duda está indeciso, pero necesito saber algunas cosas. No sé en cuanto tiempo estarán los toques finales para hacer en la casa, y si voy a estar allí antes de que mi propietario decida echarme. A veces sueño con despertar solo en la casa nueva. Demonios, ni siquiera sé lo que quiero ser cuando sea grande—Ambos se rieron.

—Si te ayuda a sentirte mejor acerca de tu futuro el tener algunos aspectos de tu vida más estables, permíteme ayudarte—comenzó Severus con una sonrisa—No necesitas preocuparte por un trabajo en un futuro cercano, porque si logras todo lo que esperas lograr, estarás demasiado ocupado con el público para tener tiempo para un trabajo, eso es “cuando crezcas”—.

—Culo inteligente, no hay chistes cortos—que sonaba gracioso viniendo de Harry mientras estaba “multijuciado” como Severus.

—En cuanto a tus arreglos de vivienda, si tu propietario desea deshacerse de ti antes de que la casa esté completa, te aseguro que Albus y Molly estarán peleándose por quién lo puede tener—.

—¿Quién crees que ganaría esa pelea? Molly es bastante aterradora cuando se trata de sus hijos—sonrió alrededor de un bocado de ensalada.

—No importa, ya que en ese momento la prensa te perseguirá por historias sobre cómo has logrado tu mejor tarea hasta la fecha—no tuvo que decir “matar a Voldemort”—Para salvarte de los reporteros y simpatizantes asesinos, tendré que mantenerte atado a mi cama, donde estarás a salvo de las masas—dijo Severus con una cara tan seria, Harry se echó a reír.

—¿Atado a tu cama? ¿Quién me va a salvar de ti? —.

—Como he dicho antes, tu vida es demasiado incierta para saber todo—se removió en su silla al pensar en Harry atado a su cama. Durante un cómodo silencio, mientras simplemente disfrutaban de su comida, Severus notó que Harry apartaba un vegetal que no le importaba. Si bien le gustaba el raro placer de salir en público, echaba de menos la manera relajada en la que Harry se hubiera acercado sin ceremonias a la mesa para darle a Severus la comida no deseada mientras se servía los pepinos de su ensalada. Severus decidió no comer. Le resultaba divertido que Harry siempre pusiera pepinos en sus ensaladas en casa, sabiendo que los tomaría de regreso durante la comida de todos modos.

—Has estado tranquilo por un tiempo. ¿Estás pensando con qué tipo de cuerda vas a atarme? —preguntó Harry, lamiéndose los labios. Severus simplemente le dio una sonrisa malvada, sin mencionar sus sueños de una comida reciente que habían tenido juntos.

Flashback  

—¿Por qué insistes en servirme comida que sin dudas terminarás comiéndote tú mismo? —preguntó Severus cuando Harry una vez más se acercó para servirse una rebanada de pepino de su plato, después de asegurarse de que él tomara una buena cantidad de vinagreta primero.

—Compartir y compartir por igual—respondió con un encogimiento de hombros—También puedes servirte tú mismo—Harry levantó un pimiento en rodajas en ofrenda, sabiendo muy bien que estaba cubierto con un aderezo cremoso que Severus detestaba.

—Gracias, creo que lo haré—Severus se acercó, agarrando a Harry directamente de su silla, jalándolo sobre su regazo para comenzar su propia fiesta, que terminó con ambos en el piso.

Fin de flashback  

Pensando en esa noche, Severus sonrió, recordando a Harry desnudo arrastrándose hacia la nevera para tomar budín de chocolate y crema batida antes de reunirse con él en el piso de la cocina.

—Estás pensando en atarme a la cama, ¿no es así? Reconozco esa mirada donde sea—Harry también estaba moviéndose en su asiento—Siempre estoy deseando poder salir juntos en público, y ahora todo lo que quiero hacer es volver a casa—la punta de su lengua se deslizó por el borde de sus dientes.

—Te lo aseguro, tengo autocontrol. Mi mente no está en eso todo el tiempo, a diferencia de ti—Severus sorbió su vino altivamente.

—Claro—respondió Harry con un tono sarcástico—Volveré en un momento; mantén tus pensamientos limpios hasta que regrese, ¿eh? —obteniendo un simple asentimiento, Harry fue en busca del retrete.

Al encontrar la puerta cerrada, Harry miró su reloj después de esperar varios minutos—Hay otro retrete a través de esa puerta, señor—sugirió uno de los camareros que estaba señalando una puerta cerca de la cocina. Para su sorpresa, la puerta conducía a través de un pequeño pasillo al club vecino. Aunque era una hora tardía para la cena, el club aún no estaba muy lleno.

Mientras se relajaba, el peso de la polla de Severus se sintió pesado en sus manos. Era extraño estar en el cuerpo de Sev, sosteniendo el gallo familiar, pero sintiendo las sensaciones, tanto en él como en la mano fuerte. No pudo evitar darle un pequeño golpe y preguntarse si más tarde se quedarían en los cuerpos prestados en la cama.

—Hola, Severus—llegó una voz llena de lujuria desde detrás de Harry. El hombre tenía treinta y pocos años y estaba bien construido. Su cabello castaño claro caía sobre un ojo de una manera despreocupada, pero no se movía con la suficiente libertad como para colocarlo de forma natural allí: había sido rociado con aerosol o hechizado en su lugar—Puedo ver que estás bien en la mano, pero sí puedo ser de alguna ayuda para ti...—se apagó, su cuerpo lo suficientemente cerca como para que Harry sintiera el calor irradiando del otro hombre. Lo primero que Harry pensó fue decirle que se fuera a la mierda, pero se dio cuenta de que no tenía idea de quién era este hombre. Teniendo en cuenta la posición de Severus como espía, Harry sabía que no debía actuar precipitadamente, pero sin duda este chico probablemente era solo alguien del pasado de su amante. ¿Cierto?

—Como ya lo mencionaste, tengo las cosas a mano—dijo Harry simplemente y observó la puerta. Mentalmente contó cuánto tiempo le tomaría a la puerta abrirse y felizmente no llegó muy lejos antes de que la puerta se abriera de golpe con más fuerza de la que él esperaba.

—¡Mantén tus manos alejadas de lo que es mío! —gruñó Severus—No comparto—A pesar de haber visto al extraño en la mesa durante la última media hora, aún sorprendió a Harry el no ver la cara de su amante. Él parecía furioso.

—No es de extrañar que no hayas venido—dijo el desconocido sin demasiada preocupación por el hombre iracundo que acababa de irrumpir en el retrete—Si tuviera algo tan hermoso envuelto en mí, nunca me iría de la casa—inclinó una pequeña reverencia, sin saber que en realidad era Severus—Aaron Porto, es bueno ver que alguien mantiene ocupado al anciano—dijo con un guiño exagerado a Harry.

—¿Aaron Porto? —Severus pronunció lentamente como si estuviera tratando de recordar el nombre—Sí, creo que Severus te ha mencionado—comenzó y el pecho del hombre se hinchó como un orgulloso pavo real—Escuché que podrías chupar un núcleo de corazón de una varita de diez pulgadas—dijo con una sonrisa. Los ojos de Aaron se agrandaron, el aire abandonaba sus pulmones en un gimoteo entrecortado.

—¿Estás seguro de que no compartes? —Preguntó, descaradamente apretando su endurecida polla—Estaría feliz de chuparte hasta la médula mientras Severus mira... desde atrás—se lamió los labios, pero era demasiado descuidado para ser tan seductor como Aaron aparentemente intentaba ser.

—Aunque aprecio la oferta, estoy seguro de que nuestra cena ha llegado—dijo Harry como Severus. Sosteniendo la puerta, Severus lo siguió hasta el restaurante, donde seguramente estaba esperando la cena. Estaba agradecido por el hechizo de “mantener caliente” que sintió en la comida.

—Me disculpo—dijo Severus en voz baja después de que se sentaron—Debería haberte advertido de la posibilidad de toparte con alguien de mi pasado—.

—Está bien—Harry se mordió el labio, tratando de no reírse—¿Es realmente tan bueno? ¿Querías…? —Harry se detuvo. Si bien descubrió que toda la experiencia era emocionante, no quería ver a Severus follándose a otra persona, incluso si estaba recibiendo una excelente mamada.

—No—fue rápido para tranquilizar a Harry—La única razón por la que incluso le hice el cumplido exagerado fue porque un amigo cercano suyo fue un contacto importante para mí—Las palabras fueron un alivio para Harry, quien rápidamente tuvo su mente en otro lado.

—Sabes lo que estaba pensando—comenzó Harry con un tono que solo hablaba de problemas—Mientras tengo tu cuerpo para una prueba de manejo…—movió sus cejas sugestivamente.







La música era ruidosa y dificultaba la comunicación mientras se bailaba en el club—Y aquí asumí que te referías al sexo—dijo Severus al oído de Harry, mientras apretaba sus cuerpos más cerca.

—La noche todavía es joven. Este cuerpo es increíble—Harry acentuó sus palabras, presionando su endurecida polla contra la cadera de su amante. Harry se aseguró de no desmayarse y descubrió que requería más esfuerzo de lo que esperaba mientras bailaba en el cuerpo alto de Sev contra un cuerpo bastante similar al suyo. Se rió mentalmente cuando Severus se puso de puntillas para besarlo, besando parcialmente su barbilla—Apesta ser bajo, ¿no? —Harry dijo con un guiño.

—Hay ventajas, estoy seguro—Severus hizo algo que nunca había hecho estando junto a Harry. Cuando Severus apoyó la cabeza en su pecho, Harry entendió por qué Severus a menudo lo besaba en la cabeza.

Harry imaginó que sería mucho más divertido si hubieran estado bebiendo y se les unieran amigos en el club. Había escuchado a Dean y Seamus hablando sobre pasar horas en los clubes teniendo un buen momento, pero en este momento solo quería estar a solas con Severus. Tal vez era la idea de todos los ataques recientes de los Mortífagos a las familias del lado de la luz, y sabiendo que la guerra estaba alcanzando nuevas alturas, o eran bajos, pero esta noche, Harry encontró la emoción de estar en público sin la molestia de ser famoso, nada emocionante. Severus ni siquiera había ocultado su preocupación por los próximos eventos, y eso simplemente hizo que fuera muy difícil actuar como un adolescente promedio y disfrutar su primera vez en un club gay con su amante.

—Necesitas relajarte. Sé que es difícil en mi viejo cuerpo—bromeó Severus—Por esta noche, nadie nos molestará. Lo prometo—dijo tranquilizadoramente, pero a Harry le pareció más desconcertante que Severus solo pudiera prometer esta noche. Su mente estaba tan atrapada con posibles escenarios que descubrió que de repente no podía relajarse.

Harry casi perdió el equilibrio cuando Severus inesperadamente agarró el frente de su camisa con gran fuerza. Harry se inclinó hacia delante, pero una mano pequeña pero fuerte lo mantuvo en posición vertical. Los labios finos se aplastaron firmemente contra los de él cuando Severus lo besó con fuerza. Sus dientes se juntaron antes de que las cabezas y las narices se reposicionaran y Harry se aprovechó de su altura añadida, metiendo la lengua profundamente en la boca de su amante. Increíble, qué tan rápido Severus podía hacerle perder todas las preocupaciones previas con un único y acalorado beso.

—Es hora de irme, creo—dijo Severus mientras jadeaban en busca de aire.

—Sí... um, ¿ir a dónde? —Harry no estaba seguro si Severus necesitaba estar en el castillo.

—¿Por qué no me dejas llevarte para variar? —Severus agarró la mano de Harry como si estuviera a punto de guiarlos en el tango y Harry se encontró parado cerca de las puertas de Hogwarts.

—¿Olvidas tu marca? —Bromeó Harry mientras aterrizaban en un área oscura en la que no se había aparecido antes—Supongo que no—logró decir después de que Severus lo atrajera hacia sí y lo apartara de cualquier vista posible de miradas indiscretas mientras dos estudiantes subían por el sendero. Harry pensó que Severus habría tomado puntos por estar fuera después del toque de queda, pero no iba a dejar el calor de su abrazo—La caminata va a matar el ánimo, especialmente si nos topamos con alguien—Harry rompió dos ramas de los grandes arbustos que estaban detrás y las transfiguró en escobas—¿Debemos? —preguntó Harry mientras le ofrecía una de las escobas a Severus.

—Transfigurar un palo en una escoba solo no lo hace volar. Hay hechizos complejos necesarios para…—Severus se detuvo mientras Harry gritaba '¡Arriba!' y voló lejos. Con una grosería amortiguada, Severus intentó montar la escoba—Añade cachondo a la creciente lista de estados mentales variados en los que Harry no conoce límites a su magia—se dijo a sí mismo—¡Arriba! —gritó inseguro y se sorprendió gratamente al encontrar la escoba chocando con la palma de su mano. Por un breve momento, Severus pensó que tal vez Harry simplemente voló sin la ayuda de la escoba recién hecha y en efecto lo dejaría varado.

—Coge el ritmo, viejo—llegó la voz profunda de Severus Snape. La sonrisa contagiosa de Harry era más brillante en el rostro del Maestro de Pociones de lo que Severus normalmente podía manejar.

Severus se sentó sobre la escoba y pasó zumbando a Harry a gran velocidad. Harry, por otro lado, se sentía menos cómodo sentado tan alto en la escoba en su cuerpo temporal, y tuvo que compensar constantemente mientras hacía giros.







En la sala común de Gryffindor, Ginny y varios compañeros de clase estaban terminando las tareas.

—No puedo creer que esa loca nos haga hacer predicciones sobre Harry—se quejó Ginny—Harry solía inventarlo todo, pero no soporto predecir su muerte, incluso si me da una mejor calificación—.

—¿Por qué no predecir algo más? —preguntó un compañero estudiante que barajaba cartas del tarot—Hazme una pregunta específica que no tenga que ver con su muerte—Le entregó las tarjetas a Ginny para que barajara mientras consideraba su pregunta.

—Hmm, está bien, ¿Harry estará viviendo en su nueva casa en nuestro descanso de Pascua? —sus ojos se iluminaron—Ya sé, ¿van a vivir Harry Potter y su compañero en la nueva casa antes del receso de Pascua? —.

Cuando la niña entregó varias tarjetas y explicó lo que pensaba que querían decir, otro séptimo año estaba trabajando con cartas estelares y una bola de cristal. Después de mucha deliberación, las cartas predijeron que no, Harry y su compañero no estarían en la casa para vacaciones.

—Espera, en realidad no recibí una respuesta clara, ¿podríamos reformular la pregunta para ver si surge algo? —la chica inclinó su cabeza, tratando de ver algo más que niebla gris en la bola de cristal.

—¿Vivirá Harry Potter en su nueva casa con su pareja? —Preguntó la chica con las cartas del tarot. Ginny frunció el ceño cuando sintió que la pregunta era notablemente cercana a preguntar si Harry iba a vivir. Con varias herramientas de adivinación que mostraban que la respuesta era no, volvieron a trabajar la pregunta nuevamente, esta vez dejando de lado la parte sobre su compañero. Cuando todos recibieron una respuesta clara y aterradora de “NO”, Ginny salió furiosa. Después de haber decidido tener un cero en la tarea, ella trató de convencerse a sí misma de que simplemente podría significar que la casa de Harry iba a ser destruida una vez más y que no tenía nada que ver con que no estuviera vivo para disfrutar de su nuevo hogar sin pareja.

A Ginny le sorprendió descubrir que la idea de la muerte del Profesor Snape también la molestaba.







La chimenea en la sala de estar de Severus se encendió cuando le anunciaron a Albus que estaban a salvo en el castillo. El director los saludó con una sonrisa complacida y le dijo a Harry que esperaba verlo en el desayuno por la mañana.

Con la cara de Albus fuera del fuego, Harry agarró a Severus con fuerza. Había bebido otro sorbo de multijugos solo unos momentos antes, y planeaba disfrutar de la experiencia.

—Harry, necesito…—Las palabras y los pensamientos de Severus se cortaron cuando Harry agarró la parte posterior de su cabeza por un puñado de pelo, metiendo la lengua profundamente en la boca del otro hombre.

—Mío—gruñó Harry, que descubrió que era casi imposible meter la mano en los apretados pantalones de cuero de Sev. Con la circulación cortándose en su mano, Harry apretó la nalga firme, acercándolas más. Sus lenguas se entrelazaron a un ritmo frenético mientras que las caderas se unieron en una deliciosa fricción—¿Lubricante? —preguntó Harry, y acarició los bolsillos de su amante con su mano libre, como si algo podría haber cabido en los bolsillos. Es cierto que a Severus le faltaban los bolsillos cavernosos ocultos en su túnica habitual. Se sentía perdido sin una gran cantidad de suministros a la mano. Mencionó su distracción del momento, que ni pensó en revisar la túnica de Harry/Severus.

—¿Tengo que hacer todo yo mismo? —preguntó Harry. Usar la voz de Sev fue una gran ventaja. Con un giro inesperado, Harry lo giró, dejándolo en el respaldo del sofá. Una sensación de calor era la única indicación de que se había hecho algo de magia cuando Harry deslizó un largo y elegante dedo por la costura de los pantalones de Severus y le abrió la parte posterior de los pantalones, como si fuera un regalo que debía desenvolver. Severus siseó cuando los movimientos de Harry fueron tan rápidos, la lengua caliente y húmeda lo tomó completamente por sorpresa. El primer golpe de Harry de las bolas al coxis lo hizo estremecerse y suplicar por más. Había algo acerca de estar en un cuerpo diferente que le hacía más fácil rendirse y dejarse ir.

—Sí, por favor—suplicó Severus, agarrando con los dedos el respaldo del sofá. La punta de la lengua de Harry se hundió más profundamente de lo que había esperado y recordó que técnicamente era su propio cuerpo, de ahí su propia lengua más larga que bordeaba este culo ansioso, necesitado, pero aún algo más pequeño—Más—.

Harry sorbió y comenzó a meter ambas bolas en su boca, pero se dio cuenta a tiempo de que sería demasiado ajustado para cualquiera para su comodidad, y se conformó con alternar, antes de zambullirse en la entrada de Sev, follándose con su lengua. Él había tenido su lengua rígida forzando en la medida de lo posible con un giro ocasional hasta que la baba goteó de su barbilla. Los gemidos y las convulsiones lo hicieron valer.

Severus, por su parte, apenas era coherente, ya que recordaba vagamente que había algo que había querido decir o hacer antes de que lo abordasen y lo trataran con los detalles de su vida. El calor del fuego lo golpeó como si hubiera algo que olvidó, pero todo pensamiento coherente se desvaneció cuando Harry le hacía cosas tan increíbles. Tristemente, la lengua caliente finalmente dejó su entrada y él contuvo un gemido por la pérdida, cuando sintió un fuerte mordisco en su trasero.

—Me encanta darte un festín—dijo Harry al oído mientras abría sus propios pantalones—Lubricous—agregó, por las dudas, y mordió el hombro de Severus mientras empujaba su dolorida polla contra el agradablemente preparado trasero de Sev. Alcanzando alrededor y por debajo de la camisa de Sev, encontró una polla igualmente dura que necesitaba liberarse de sus confines. El hecho de que los dos estuvieran todavía vestidos le hizo pensar en cómo se encontró con dos hombres follando cuando hizo su segundo viaje al lavabo del club. Todavía estaban vestidos en su mayoría, con uno inclinado sobre el fregadero, sin preocuparse en lo más mínimo cuando Harry entró para usar las instalaciones.

—Severus—Harry escuchó la extraña voz que lo llamaba y descubrió que disfrutaba el juego de roles. Se preguntó si el multijugos de Sev se estaba gastando, ya que la voz no sonaba del todo igual.

—¿Cuál es tu nombre, otra vez? —preguntó mientras agarraba con firmeza las caderas de Severus para aprovechar y empujarlo con fuerza.

—¡Snape! —llamó de nuevo la voz y Harry se dio cuenta de que la voz provenía del fuego. Lucius Malfoy estaba mirándolo con una sonrisa irónica.

En cuanto al verdadero Snape, el pensamiento que había estado molestando en el fondo de su mente se precipitó a la vanguardia con abundante claridad. No había cerrado el Flu después de hablar con Albus. Se desplomó hacia adelante como avergonzado y oró para que Harry pudiera lograr esto.

—Lucius—Harry comenzó con un tono aburrido y continuó deslizando su polla en el culo apretado a un ritmo pausado—¿Qué puedo hacer por ti? —.

—Creo que se suponía que estabas haciendo una compra esta noche, ¿o simplemente estabas evitando las actividades de la noche? —comentó, sabiendo que Severus no había participado en demasiadas incursiones estos días.

—No es que sea de tu incumbencia, pero actualmente estoy negociando un precio—con una mueca de sus caderas, Harry se inclinó, agarrando un puño lleno de pelo una vez más—¿Creo que lo dejamos en un 30%? —preguntó y deslizó su polla casi por completo antes de volver a entrar.

Severus negó con la cabeza lo mejor que pudo mientras su cabello se mantenía firmemente en su lugar—V... v... veinticinco, eso es lo mejor que puedo hacer—su voz amortiguada por el sofá.

—Tenemos que hablar—interrumpió Lucius, pero siguió mirando por encima del hombro.

—¿Puede esperar? No tengo que hacer esto ahora—Harry se retiró y comenzó a meterse.

—Puede—dijo Lucius rápidamente, mirando detrás de él otra vez—Pero no mucho—.

—¡No! —gritó Severus—¡No te detengas! Voy a darte un 30%, no pares—suplicó, ganándose una risa y una mirada terriblemente hambrienta de Lucius Malfoy. Harry, no queriendo perder su oportunidad en este negocio falso, felizmente obligado. Se preguntó qué tan mal le hacía disfrutar el sexo mientras Malfoy, de todas las personas, miraba. No estaba excesivamente preocupado, ya que sabía que solo era la idea de haber sacado uno sobre el culo pomposo que lo hizo disfrutar de la experiencia... o eso se dijo a sí mismo.

—Te contactaré nuevamente mañana—Lucius hizo una pausa, sus ojos grises se cerraron con el ónice de Harry—Puedo estar cumpliendo mi deuda con esto—dijo enigmáticamente y desapareció de las llamas.

Inseguro de lo que debería hacer, Harry se quedó quieto, esperando que Severus dijera o hiciera algo. Había aprendido en la clase de cultura mágica que cuando se trataba de una deuda o un favor, salvo salvar una vida, nunca sería tan grosero asumir que pagaron su deuda, sin importar el acto. Lo que Lucius tenía que decir, era significativo. Y aunque todo esto debería haber estado pesando en su mente, todo en lo que Harry podía pensar era en la leve pulsación que podía sentir por los músculos envueltos tan fabulosamente apretados alrededor de su pene.

—Si no te mueves, tu precio vuelve al 25%—dijo Severus inesperadamente. Una pequeña voz en la parte posterior de la mente de Harry dijo que Severus solo estaba haciendo esto porque no quería permitir que Lucius Malfoy arruinara lo que podría ser su último momento íntimo juntos. Harry respiró hondo e ignoró la pequeña voz en favor de la follada de Severus hasta que estuvo seguro de caminar cojeando cuándo terminará.

—Creo que no—ronroneó Harry—¿Sientes esto…? —empujó unas cuantas veces más—eso es solo yo calentando. Voy a tener mi polla tan arriba en tu culo que me pagarás para quitarte la planta de tus manos—Harry ahora entendía por qué Severus usualmente sostenía sus caderas tan apretadas. Habiendo encontrado un buen agarre y un ritmo increíble, Harry se puso de puntillas para enterrarse hasta la empuñadura—Cuando me corra, vas a probarlo—dijo Harry contra su hombro.

Severus no podía creer las sensaciones que estaba sintiendo en este cuerpo prestado ya que Harry lo follaba con tanta fuerza que estaba seguro de que sentarse a desayunar por la mañana sería difícil incluso después de un bálsamo curativo y un encantamiento. Solo era ligeramente consciente del apretón doloroso en sus caderas que seguramente se magullaría. De hecho, Harry estaba tan dentro de él que probablemente lo saborearía. Su inminente clímax se acercaba rápidamente mientras cualquier pensamiento restante se fundía en algo parecido a una poción de afilado de ingenio. Sus dedos de los pies se curvaron cuando sus pies ya no tocaron el suelo. Harry golpeó contra él con tanta fuerza; el agarre en sus caderas no era solo por la influencia de Harry, sino para evitar que Severus cayera por completo sobre el sofá.

Harry gritó cuando su orgasmo lo alcanzó. Los apretados músculos que ordeñaban su polla marchita le dijeron que Severus, también, había alcanzado su clímax sin haber sufrido un golpe en su polla desde antes de que la cabeza de Malfoy llegara al fuego. Entonces Harry sintió la sensación más extraña en su vida. El cuerpo prestado de Severus se transformó a su estado natural mientras Harry todavía estaba enterrado en lo más profundo de él.

—Eso fue lo más extraño—jadeó Harry. Lentamente ayudó a Severus a retroceder, acercándolo—Extrañé tu cara—murmuró antes de apretar los labios. Un trozo de leña crepitó y Harry cerró rápidamente el Flu a más visitantes no deseados—Mira—dijo Harry contra el cuello de Severus—En el reflejo de una vitrina, podían verse a sí mismos, dos Severuses abrazándose.

El verdadero Severus metió la mano en el bolsillo de su túnica que Harry estaba usando y sacó una bolsa de frascos de pociones. Seleccionó tres viales, bebió dos para él y le entregó el tercero a su joven amante. Harry no reconoció el líquido claro, casi inodoro.

—¿Qué es? —agitó el frasco, comprobando la viscosidad, pero no lo ayudó a identificar la poción. Severus descorchó el pequeño vial y lo presionó en los labios de Harry.

>> No eres divertido—Harry hizo un puchero cuando su cuerpo comenzó a volver a su estado normal otra vez a pesar de que la hora no se había acabado aún. Estiró las piernas y rió ante la sensación de la ropa de Sev colgando de su pequeño cuerpo—Es divertido ser tú por un tiempo, pero estoy acostumbrado a este cuerpo—Harry se permitió ser atraído por un abrazo, metiendo la cabeza cuidadosamente debajo de la barbilla de Sev donde encajaba perfectamente.

Severus disfrutó el jadeo sorprendido que obtuvo de Harry cuando los desnudo a ambos mágicamente. Sin forma de levantar a su amante del suelo, Severus simplemente lo presionó más cerca, caminando hacia atrás hasta que sintió la resistencia de la cama. Con sus fuertes brazos, lentamente bajó a Harry a la cama, levantándolo lo suficiente como para colocarlos junto a las almohadas—Eres increíble—dijo entre mordiscos en el cuello y la clavícula de Harry. Su joven amante simplemente tarareaba, perdido en la profunda voz que resonaba cerca de su oreja.

—No puedo evitar pensar en ti como alguien que necesita mi protección, pero entonces eres tan fuerte—besó a lo largo del hombro bien formado de Harry—Tan poderoso…—tarareó alrededor del bulto que se endureció bajo sus cuidados. El pecho de Harry se estaba llenando aún más desde que había estado construyendo la casa—Si bien los momentos en los que voluntariamente estabas arriba en el pasado fueron agradables, nunca me había sometido y me había relajado lo suficiente como para disfrutarlo a estas alturas—Severus dejó escapar un suspiro de satisfacción, sin remordimientos por su decididamente dolorido trasero.

Harry miró con curiosidad cuando oyó silbar a su amante mientras cambiaban posiciones en la cama—¿Te gustaría que te cure? —preguntó, contento de ver una cálida sonrisa en la cara de Sev.

—No—respondió simplemente y acercó a Harry.




sev Capítulo 86-I . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 85. Cena Y Espectáculo
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: