La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Death Eater takes a Holiday. Capítulo 82-II. La Serpiente Sin Nombre Y Otras Deidades II

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234689
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 82-II. La Serpiente Sin Nombre Y Otras Deidades II    Mar Ago 07, 2018 5:58 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 82-II

La Serpiente Sin Nombre Y Otras Deidades II





Rodeados de carteles con etiquetas brillantes y productos aún más vibrantes, Harry y Ron examinaron detenidamente las estanterías de la tienda de bromas donde los gemelos tenían una sección dedicada a sus propios productos. El dueño había pensado que era mejor alquilarles un área pequeña; además de ese ingreso, más personas se vieron atraídas a la tienda, impulsando su propio negocio. Desconocido para él, la mayor parte del dinero de los gemelos se hizo con su enorme negocio de venta por correo. Sus pocas estanterías en la tienda permitían a los nuevos clientes examinar detenidamente la mercancía para verificar su calidad y realizar compras; luego, el boca a boca, junto con el catálogo que incluían los gemelos en cada orden, difundieron la noticia incluso mejor que una publicidad grande y costosa en las publicaciones locales, a una fracción del costo. Por la popularidad de los productos, estaba claro que Sortilegios Weasley pronto tendría su propia tienda.

Harry levantó varios artículos para obtener la opinión de Ron y se rió cuando su amigo se indignó, después de haber sido el sujeto de prueba para un regalo de broma en particular.

—¿Ves algo que te guste? —preguntó Fred, cuya cabeza parecía haber surgido de la nada.

—No tu taza fea—bromeó Ron—Será mejor que no traigas un montón de estas cosas a la fiesta—advirtió.

—¿Que fiesta? —preguntó Fred, coronado por Harry y George al mismo tiempo.

—¡Harry! —saludó George—¡Ronnikins! —apretó a su hermano por los hombros—¿Tal vez te pueda interesar en algunas velas especiales de cumpleaños? —el sugirió. La imagen de Severus luciendo como si hubiera sido rociado en un pastel en la fiesta de cumpleaños de Harry vino a su mente.

—¿Vas a jugar juegos de fiesta como pinchar al Ron? —algo que Harry había olvidado hacer en su propia fiesta, cuando venció a Ron durante una demostración de cómo usaba, o no usaba, un bastón. Los otros chicos lo habían incitado a acabar con Ron. Fue entonces cuando Harry lo besó y corrió por su vida.

—Ron ya creció, con una fiesta de niño--niña—bromeó Fred.

—Pensé que habías dicho que no iba a haber una fiesta—replicó y miró a Harry cuando levantó un chocolate de forma ofensiva—Sé más de lo que piensas—.

—Sí—Harry se inclinó más cerca—Él es el señor observador, pasando la mayor parte de la noche con Hermione, y luego preguntando si obtuvo aretes nuevos, ¡después de haberse pasado la mitad del día peinándose! —.

—Sabía que ella te hablaría sobre eso—se quejó Ron—Apuesto a que no te dijo que había tenido esta pequeña cosa muggle sin mangas. Apenas podía hacer que mis ojos pasaran por encima de su cuello, mucho menos hasta su cabello. ¿Sabías que hacen sujetadores para empujarlas hacia arriba y realmente juntarlas? Es una cosa hermosa—su voz se hizo más profunda cuando hizo un ruido que le recordaba a Harry comiendo pasteles.

—Creo que está en calor—silbó la serpiente, quien pensó que Ron olía como si pronto estuviera listo para aparearse.

Siguieron hurgando en la tienda, revisando los artículos que no habían visto o que habían olvidado. Harry descubrió un producto que recordaba que los gemelos tardaron meses en perfeccionar. Después de mucho daño a su piso y varias notas y garabatos en rojo por cierto Maestro de Pociones en su libro de registro, finalmente lo hicieron bien. Volteando la botella, mirando la letra pequeña, Harry estaba sorprendido pero complacido de ver una pequeña nota al lado de la advertencia.

Un agradecimiento especial a nuestra serpiente favorita por su valiosa contribución.

Para el resto de su visita, el tema de conversación fue bromas y Harry. No habían logrado bromear con él en mucho tiempo. Su "constante vigilancia" había socavado muchos intentos. Ron puso una solicitud en su cumpleaños.

—Alguien tiene que atraparte tarde o temprano—la sonrisa traviesa de Ron no asustó a Harry... mucho—Ese sería un gran regalo de cumpleaños—agregó. Los ojos del gemelo se iluminaron, asumiendo el desafío. Harry hizo una nota mental de varios artículos en la tienda de los que debería estar pendiente de la fiesta. Él y Ron se marcharon cuando la tienda tuvo un poco de prisa, por lo que Fred y George pudieron atender a los clientes y rellenar las existencias.

Harry notó un ratón blanco e hizo una nota mental para decirles a los gemelos que colocaran un encantamiento repelente de roedores. Su mente se preguntó sobre el ahora muerto Peter Pettigrew, curioso por saber si tal encanto también lo habría mantenido fuera. Parecía que varias tiendas tenían un problema con roedores.

—¿Ron? —Harry comenzó tan pronto como salieron de la tienda—¿Cuáles son las posibilidades de ver un ratón hoy en dos tiendas, uno blanco, como los que tienen para mascotas o investigación, no el típico tipo salvaje? —preguntó, encogiéndose de hombros en respuesta—Creo que hemos terminado de comprar, pero podríamos detenernos en Artículos de Calidad para Quidditch y verificar si tienen un problema de plagas—.

—¿Estás pensando en un cierto bicho... o rata, tal vez? —.

—Tal vez. Podría estar equivocado, pero ¿cuándo necesitamos una razón para revisar las cosas de quidditch? —Harry hizo un gesto, tendiéndole una mano y haciendo una pequeña reverencia para que Ron lo guiara.

Después de veinte minutos, Harry arrastró a Ron lejos de la última escoba prototipo para mostrarle un nuevo diseño de snitch que alguna compañía intentaba ser aceptada por la Asociación Mundial de Quidditch.

—Les llevará una eternidad lograr que todos acepten este nuevo diseño—Ron casi presionó su cara contra el cristal como lo estaban haciendo unos pocos niños pequeños—¿Recuerdas cuando salió el Cometa 260? En el pasado, cuando creíamos que el 45 era rápido, ahora las escobas son más del doble de rápidas—Ron recordó los días en que él y los gemelos se tendían en el suelo, compartiendo un Quidditch Semanal admirando las últimas escobas.

—Claro, Ron—Harry puso los ojos en blanco, lo que le recordó a su amigo que cuando salió el Cometa 260, todavía creía que las escobas eran solo para limpiar pisos.

—Lo siento, amigo—la sonrisa de Ron era demasiado grande para acompañar una disculpa.

Harry señaló el piso con los ojos, agradecido de que Ron se diera cuenta enseguida. Allí, entre las ramitas de la escoba del modelo del año pasado, había un ratón blanco. Harry abrió el bolsillo de su camisa hacia donde dormitaba su pequeña serpiente—Hey, ¿estás despierto? —.

—No—.

—¿Te importaría si usara magia para hacerte crecer por un rato? —Preguntó Harry, atrayendo la atención de la serpiente. Enfrentándose a Ron para mantenerse fuera de la vista, Harry agrandó su bolsillo y la serpiente con un hechizo Engorgio.

—¡Mírame! ¡Podría comer una rata grande de este tamaño! —La serpiente ahora más grande siseó felizmente.

—No puedes comerte ese ratón ahí abajo, pero si silbas y abres la boca, recibirás un gran regalo más tarde—.

—¿Un tritón con sabor a ratón? —.

—¿De qué está tan entusiasmada tu serpiente? —preguntó Ron, demasiado fuerte, considerando que estaban de pie tan cerca.

—Tiene hambre—mintió Harry con una enorme sonrisa en su lugar—Accio Ratón —Harry extendió su mano, atrapó hábilmente al ratón y luego lo sostuvo por la cola. La serpiente abrió tanto la boca que Harry pensó que se había desarticulado la mandíbula. El ratón se retorció como loco, se balanceó desesperadamente y le arañó la muñeca, tratando de escapar, de deslizarse detrás de los hombros de Harry.

—HSSSSS—siseó la serpiente, junto con una risa maniática. Harry pensó que era bastante cómico que el "silbido" salvaje y bullicioso de la serpiente sonara exactamente como la palabra.

Con un chillido que Harry pensó que solo podía pertenecer a una niña, el chillido del ratón se convirtió en un grito cuando se transformó en un mago que estaba parcialmente sobre el brazo y los hombros de Harry, sacándolo de equilibrio.

—¡No por favor! —gritó el hombre, que Harry parecía estar dando un paseo en el caballito. Con un movimiento que era difícil de atrapar, dada la velocidad a la que Harry se movía, el mago se encontró inmovilizado en el piso de Artículos de Calidad para Quidditch con la varita de Harry pinchando su cuello. Era un mago alto, aunque no tan alto como Ron, y estaba bien vestido. Ron se paró encima de los dos, la varita también señaló al extraño que todavía estaba encogido por la serpiente sibilante. Harry tuvo que decirle que dejara de silbar y que lo recompensaría más tarde.

—¿Por qué nos sigues? —gruñó Harry. El mago debajo de él prácticamente estaba hiperventilando.

—Yo, oh por favor, yo... solo quería... conseguir—se dio por vencido al tratar de hablar y muy lenta y cuidadosamente sacó una tarjeta de su bolsillo. Harry leyó la tarjeta y se la dio a Ron.

—¿Eres un reportero? —resopló Ron—¿Tratas de que te maten? —volvió a mirar la tarjeta—Nunca he oído hablar de esta publicación—agregó.

—Eso es porque eres heterosexual—explicó Harry. Reconoció la revista que atendía a los magos homosexuales. Es cierto que era una revista exclusiva en comparación con las revistas porno que había visto en la escuela.

—¿Es él? —preguntó el periodista, que había olvidado su posición precaria tan pronto como había obtenido una primicia.

—Caballeros—interrumpió el empleado de la tienda, de pie nerviosamente detrás de la caja registradora.

—Disculpe—Harry le hizo una pequeña reverencia educada al empleado y se apartó del reportero, lo que le permitió levantarse—Con esa forma, deberías evitar las serpientes—sugirió con una sonrisa.

—Dile eso a mi compañero, que ha mantenido serpientes durante años—dijo el reportero con un suspiro, soltando una pequeña carcajada tanto de Ron como de Harry.

Cuando llegaron a la calle de nuevo, Harry sugirió que encontrara una mejor manera de obtener una historia que seguirlo, arriesgando su vida. Él y Ron habían pasado por varios escaparates antes de que el periodista los alcanzara nuevamente.

—Señor Potter—gritó aprensivamente y sin aliento por correr—Si puedo—se detuvo para recuperar el aliento—Me disculpo por lo de antes y sé que tuvimos un comienzo horrible, pero me odiaría a mí mismo si no preguntara...—.

—No suelo hacer entrevistas y si lo hiciera, no sería en medio de la calle—trató de ser amable, pero firme.

—¿Podrías hablar con la serpiente de mi compañero? —espetó el mago, sorprendiéndolo—Sé que es una petición extraña, pero si tuviera un knut por cada vez que dijéramos "si tan solo pudiéramos hacer que Harry Potter le hablara para averiguar qué pasa..."—.

—No soy un especialista en serpientes. No sé mucho más que el cuidado general y la alimentación—.

—Lo sé, pero estamos desesperados. El veterinario dijo que estaba deshidratado, pero le doy agua fresca todos los días. Tal vez puedas verlo y él podría decirte lo que está mal o quizás solo si está sufriendo—suplica el mago, mirando con esperanza a Harry y resoplando de Ron.

—¿En realidad no crees que va a ir a ningún lado contigo? —se burló Ron—¿Crees que una tarjeta de negocios nos demuestra que no tienes un tatuaje de serpiente en el brazo? —Ron miró acusador a la manga del hombre. El reportero prácticamente gritó ante la sugerencia, sosteniendo su mano esterilizada en su pecho. A Harry le pareció gracioso ver que los gestos del mago eran bastante ostentosos cuando se los tomaba por sorpresa. Eso y sus gritos antes como una niña fueron bastante divertidos.

—Te diré una cosa—comenzó Harry, feliz de ver que el mago ya se había subido la manga para revelar un brazo liso sin marcas oscuras—Ron y yo iremos a las Tres Escobas por cerca de quince minutos. Trae tu serpiente allí, y hablaré con él—ofreció.







Las Tres escobas estaba lleno, pero se las arreglaron para encontrar una pequeña mesa en la esquina que ofrecía la mayor privacidad posible en un lugar como ese. Harry vio como el mago, que ahora conocía como Ian, se apretujó a su lado y tomó una boa constrictora, bastante grande, de una bolsa de alfombra bordada. Ron lanzó un revelador para asegurarse de que la serpiente fuera una verdadera serpiente y no otro animago.

—Hola, no te ves tan bien—Harry lo saludó, acariciando suavemente la parte superior de la serpiente. Sus escamas tenían una calidad opaca, pero no era debido a que comenzaran a desprenderse como lo sugería el color. Incompatiblemente, la serpiente levantó la cabeza, mirando a Harry con curiosidad.

—Puedes hablar con serpientes. Debes ser muy especial entre los hombres—Dijo cansado.

Harry podía sentir que su propia serpiente sacaba la cabeza de su bolsillo. Miró a Harry y luego a la boa, que era cuatro veces más grande que él, y optó por no comentar acerca de la respuesta de la otra serpiente al oír a un mago que puede hablar con los de su clase.

—¿Agua? —Preguntó la boa.

Harry le pidió a la camarera un vaso limpio adicional y lo transfiguró en un recipiente que Ron llenó con agua de su varita cuando Harry bajó suavemente la gran serpiente al baño improvisado. Al escuchar el siseo apreciativo de la serpiente, Harry le hizo algunas preguntas. Ian se sobresaltó cuando Harry lo fulminó con la mirada.

—Dice que no hay agua limpia para él en casa—Harry trató de mantener el tono acusatorio de su voz—Tu pequeña serpiente es una prueba de que no tomaste todo al pie de la letra, ya que la perspectiva animal es muy diferente de la gente—Ian chilló, pareciendo destripado.

—Todos los días limpio su agua—protestó Ian, que ahora se estaba acercando a Harry para frotar la cabeza y el cuerpo de la boa—Mi pobre bebé—le susurró a la serpiente—Soy el mago más exigente con el que te vas a encontrar—admitió.

Ron observó mientras la boa parecía silbar continuamente a Ian como si tratara de decirle algo, pero obviamente no llegaba a ningún lado. Él encontró la reacción de Harry entretenida. Su expresión siguió pasando de la sorpresa, a la incredulidad y viceversa, con un toque de diversión, pero luego volvió a preocuparse.

—Alguien está haciendo algo con su agua—explicó Harry—Um, tiendo a parafrasear porque las serpientes no siempre estructuran oraciones como nosotros hablamos. Sería mejor si te dijera exactamente lo que dijo. Tal vez tenga más sentido para ti—Harry confirmó la historia con la boa antes de repetirlo por Ian y Ron.

—Hay una gran bestia que no tiene contención en una jaula. Lleva al cielo invocar al mal con un grito que envía escalofríos y envenena las aguas—Harry trató de no reírse, considerando lo mal que se veía la serpiente, pero sonaba como algo que Sibyll Trelawney diría.

—Mataré ese pájaro yo mismo—gruñó Ian, que no parecía que pudiera manejar esa mirada feroz. Había notado que el agua estaba sucia todos los días, pero había pensado que estaba empañada por algún sustrato que se había arrastrado al agua cuando la serpiente se bañó. Luego les contó acerca de un loro viejo que tenían que tomar cuando murió la madre de su compañero. El pájaro odiaba a la serpiente y con frecuencia volaba alrededor del perímetro del recinto, provocando al pobre. Supusieron que el loro estaba usando el agua de la serpiente como un inodoro. Harry sugirió que el hechizo de contención se cambiara por uno de una clase ligeramente diferente. Era común usar un hechizo que mantenía a la serpiente adentro, pero permitía que el propietario soltara comida y cosas por el estilo. Con el cambio que Harry sugirió, verían si en realidad había excrementos de pájaros sobre los encantamientos de contención que rodeaban el tanque.

—¿Cómo puedo agradecerte? —Preguntó Ian, aunque su atención todavía estaba en frotar la boa y arrullarla.

—¿Por qué no cambiamos sillas y te diré cómo puedes pagarme? —Sugirió Harry, mientras se reclinaba alejándose del mago. Sin pensarlo dos veces, Ian se levantó, permitiéndole sentarse frente a Ron. Cuando Harry se instaló, un gran pájaro negro aterrizó en el hombro de Ron. Gritó cuando Harry tomó el pequeño pergamino de su pico, asustando a la boa.



¿Por qué el editor de Varitas Cruzadas está en tu regazo?

Harry sonrió a Severus en su forma animaga, agradecido de haber cambiado de asiento justo antes de leer la nota. Al menos no necesitaría explicar eso. Con una sonrisa, pronunció la palabra "celoso". De repente, se acordó de lo que decía la nota.

—¿Eres el editor? —preguntó Harry incrédulo.

Ian levantó la vista, ligeramente nervioso y curioso.

—Un pajarito me lo dijo—sonrió Harry. Severus dio un graznido indignado. Ian comentó lo bien informado que Harry se mantenía, y asumió que había personas que lo miraban en todo momento, no solo un compañero que había pasado por allí para encontrar a un mago atractivo... un mago atractivo, conocido como gay, sentado tan cerca como prácticamente estar en el regazo de su amante.

—¿Esto cambia lo que vas a querer para ayudarme con Chester? —Ian preguntó tentativamente. Harry sonrió. Al menos la boa tenía un nombre.

—No, en realidad, solo significa que realmente puedo obtener lo que quiero—la mirada imponente en el rostro de Harry enorgulleció a Severus—Antes que nada, gracias por la revista—hizo un gesto hacia la copia de este mes que Ian le había dado cuando llegó—No he leído esta revista lo suficiente como para respaldarla, así que no quiero que uses mi imagen. Sí, vi al tipo al otro lado de la sala, tomando fotos—sorprendió incluso a Ron con ese comentario ya que estaba enfrentando el camino equivocado para haberlo visto.

—¿Está esperando una respuesta? —preguntó Ron, refiriéndose al pájaro todavía en su hombro. Harry le dijo que respondería más tarde y que el pájaro tendría que esperar, sin querer delatar la forma de Sev.

Ian sorprendió a los tres agitando al fotógrafo hacia la mesa. Con un gesto del editor que solo el fotógrafo parecía entender, el mago abrió la cámara sin decir una palabra y le pasó el rollo de la película a Harry. Ian despidió al fotógrafo antes de volver su atención a Harry.

—Soy un hombre honorable, Sr. Potter. En Varitas Cruzadas no imprimimos basura o inventamos historias para vender más copias. Si en el futuro tiene tiempo para leer y disfrutar de nuestra revista, le daríamos la bienvenida a una entrevista con usted, en cualquier momento. Tendrá derecho a una corrección antes de que se imprima nada, si elige reunirse conmigo otra vez—el tono profesional de Ian vaciló cuando su boa se deslizó por su brazo—No puedo decirte lo mucho que aprecio lo que has hecho por mí—.

Harry se guardó la película en el bolsillo y se despidió de Ian; tenían una fiesta para prepararse. Harry sostuvo la cabeza de la boa en la palma de su mano—Fue un placer conocerte, Chester—Harry recibió un asentimiento de la boa y un escalofrío de Ian.

—Es sorprendente cuando no estás acostumbrado—dijo Ron, refiriéndose al Pársel. Se puso de pie, tratando de no desequilibrar el pájaro que todavía tenía en el hombro.

—Oh, um, sí—respondió el nervioso Ian. Harry le dio a Ian una mirada de complicidad y se obligó a no mirar hacia abajo en la entrepierna del mago, donde estaba seguro de que vería un endurecimiento de los pantalones del hombre.

—Si no era tu intención buscar una historia, ¿por qué me seguías? —Preguntó Harry, moviendo a Severus sobre su propio hombro mientras se levantaba.

—Por casualidad te vi en la primera tienda y no lo pude resistir. Sé cómo funcionan los medios. No confío en todo lo que leo, y tenía curiosidad, ya que nunca negabas abiertamente el anuncio de tu preferencia sexual. Extraoficial, ¿es seguro asumir que no has estado en una relación con el Sr. Weasley? —Ian pareció disfrutar viendo los ojos de Ron agrandarse.

—Él es heterosexual—dejando fuera el "No soy" pero eso había sido entendido—... y comprometido—agregó Harry.

—¿Y tú también estas tomado? —Ian no pudo resistirse a preguntar. Harry simplemente asintió, afirmando que había alguien especial.

—Esta no entrevista terminó. Fue un placer conocerte, Ian—Harry le estrechó la mano y estaba a punto de irse con Ron y el pájaro que había permanecido callado durante el resto de su charla.

—Gracias de nuevo. Si hay algo que pueda hacer por ti—le ofreció Ian. Harry pensó que no estaría de más estar en favor de este hombre. Nunca sabías lo que el futuro traería. Harry no pudo evitar imaginar su propio anuncio de compromiso impreso. Bueno, técnicamente, había visto a docenas de ellos, pero ninguno de ellos era para personas que realmente conocía. Realmente odiaba los periódicos.







Ron envolvió sus brazos alrededor de Hermione y le agradeció la fiesta sorpresa. Acababa de terminar su cena de cumpleaños con todos sus favoritos: Molly se había superado a sí misma. Tan pronto como se limpió la mesa, su madre lo acompañó afuera, donde encontró a Hermione en una pequeña mesa, terminando de poner velas en el pastel. Ron estaba emocionado de ver a todos sus amigos en el patio, listos para gritar "¡SORPRESA!".

—He sido bombardeado con exámenes. Ginny y Harry principalmente pusieron todo junto, y tu madre cocinó toda la cena, comenzando esta tarde, para que todos pudieran comer antes de que tus padres tengan que irse—explicó Hermione, que no quería tomar el crédito.

—Qué suerte que mamá y papá ganaron esas entradas para el espectáculo—exclamó Ron, emocionado de tener a sus padres fuera de la casa por la noche. Tener a sus hermanos mayores allí para "vigilar" a la pareja comprometida era como tener algunos viejos amigos geniales en la fiesta.

—Puedes agradecerme por esa idea, al menos—Hermione le guiñó un ojo—Tus hermanos aportaron las entradas y Harry le pidió a un miembro de la Orden en el Ministerio que organizara la rifa amañada. Ah, y no creo que en realidad lo hayan comprado, pero mamá y papá son geniales y prometimos dejar la casa limpia.

—Y puedes darme las gracias cuando llegues tarde a dormir—canturreó Harry, su tono fue más alto al final—Sin ollas y sartenes golpeando—envolvió sus brazos alrededor de los dos—¿No sabías que el premio de la rifa incluye una estancia en un bed & breakfast muy pintoresco después del espectáculo? —Harry pestañeó y presionó un fuerte beso en la mejilla de Ron. Los ojos de Ron se salieron de sus órbitas cuando se dio cuenta de que sus padres no regresarían a casa toda la noche, tan sorprendido que no protestó demasiado por el beso.

—Sabía que lo amamos por una razón—dijo Ron en un susurro en el oído de Hermione.

La fiesta terminó bien entrada la noche. El tema involuntario fue bromear con Harry. Había sido tan bueno evitando las diversas bromas que los gemelos habían estado tratando de hacerle, que se convirtió en su nueva tarea. Harry disfrutó el desafío. En preparación, incluso había pasado algunos momentos ligeramente intoxicados con Kieran para poner a prueba sus reflejos y habilidades, mientras que no estaba en su mejor estado mental. Pensó que esto era un giro novedoso, pero que podría ser útil. Nunca se sabía cuándo atacarían los Mortífagos, y estaba más que feliz de beber todo el día con Kieran en nombre del entrenamiento. Incluso habían intentado preparar una poción cuando Severus se había negado a darles remedios para la resaca después de su tercera SEE: "Sesión de Entrenamiento Ebrio".

Durante la cena de cumpleaños de Ron, Harry había cogido varios panecillos de la mesa y escondido los panecillos minimizados en sus bolsillos. Más tarde, cuando ya no fuera seguro comer nada, incluso con su verificación de maleficios, al menos sabía que los panecillos serían comestibles. Mientras que muchos de los invitados estaban disfrutando tratando de convertir a Harry en un canario, o algo así sin sentido. Todos habían acordado dejar la bebida en paz.

Ron había abierto los regalos con entusiasmo, e incluso encontró divertido cuando Harry hechizó su papel de regalo para explotar en confeti como Albus lo hizo por Harry.

A Gred y Feorge les pareció fascinante ver cuáles eran algunos de los efectos de sus productos después de que Harry intentó "desarmar" varios artículos. La cita de Seamus era tan descabellada que tenían que evitar que se lastimara a sí misma. Aparentemente, Harry, incluso mientras estaba ebrio, podía eliminar la magia no deseada, pero no podía cambiar las propiedades de los ingredientes de una poción. Fue una fiesta entretenida y muchas de las bromas tuvieron un efecto muy diferente al originalmente previsto... en todos menos en Harry.

—Ustedes dos son los mejores amigos que un chico podría tener—las exageradas palabras de Ron debieron haber sido el primer aviso de Harry de que algo no estaba bien. Ron tenía sus brazos alrededor de los hombros de Harry y Hermione. Ginny se acercó a hablar con Hermione, parada en un extremo del trío—¡Mi pequeña hermanita! —gritó Ron felizmente—¿Cómo es que no salimos de fiestas en Hogwarts en nuestro séptimo año? —.

—No conocíamos a ningún antiguo alumno en aquel entonces—explicó Harry, recibiendo comentarios insultados de los gemelos, que sentían que eran geniales... simplemente no tenían ninguna fiesta para que los estudiantes asistieran.

Ron dejó de apoyarse en Harry y Hermione para darle un gran abrazo a su hermana—¡Eres la mejor! Poniendo todo esto en orden con Harry—luego se volvió hacia su prometida, envolviéndola con sus largos brazos alrededor de ella otra vez—Eres la mejor chica que un chico podría tener—la apretó con tanta fuerza que jadeó por aire—Y tú—Ron sostuvo los hombros de Harry con fuerza. Acercó a Harry mientras hablaba, aparentemente solo para los oídos de Harry—Eres tan buen "amigo"—luego procedió a plantar un beso en los labios de su mejor amigo, recibiendo exultantes abucheos de todos los que lo rodeaban.

A Harry le pareció bastante entretenido y estaba muy sorprendido de que Ron realmente lo besara. Si esta era la broma de Ron, era gracioso, pero Harry podía darle la vuelta fácilmente y dejar que lo hiciera. Labios suaves presionados contra él, manos fuertes aún sosteniendo sus hombros apretados. Para sorpresa y asombro de Harry, sintió una lengua burlándose de sus labios.

Fue entonces cuando Ron empujó algo en la boca de Harry. Había hecho lo que nadie más podía hacer: había alimentado a su amigo con algo que Harry no había tenido la oportunidad de comprobar si tenía bromas.

Momentos después, Harry se encontró sacudiendo las brillantes plumas amarillas de la simple crema de canario que le habían dado. Estaba sacudiendo la cabeza con risas e incredulidad.

—Me atrapaste—admitió con una sonrisa y una risa autocrítica—Bastardo podrido—le dio una bofetada a Ron en la cabeza—¿Pasaste por todo ese problema solo por una crema de canario? —preguntó, pensando que había tantos buenos productos para elegir.

—No exactamente—tanto Fred como George estaban positivamente rebotando de alegría—Simplemente no todo comenzó aún—.

Veinte minutos después...  

—Tal vez esta no fue una buena idea—Hermione se mordió el labio mientras Harry, Fred, George y Charlie bailaban provocativamente.

—Todos ustedes se están divirtiendo, ¿verdad, Harry? —Ron saludó a Harry que estaba apoyado fuertemente en su hermano mayor—Cuidado con las manos allí—bromeó.

—¡Sin preocupaciones! —Harry gritó bulliciosamente—George... quiero decir, Charlie es un caballero y nunca tomaría ventaja. ¿Sabías que los gemelos a veces se juntan con una chica? ¡Gred! ¿Recuerdas a Joanne? —esto le ganó a Harry una mano sobre la boca de ambos gemelos antes de que pudiera dar más detalles.

Ron estaba reconsiderando su opinión cuando Harry continuó hablando de cosas malas.

—¿Alguna vez les dije a ustedes dos que pensaban que ustedes eran caballeros? —Por suerte para Harry, tanto Hermione como Ron gritaron al mismo tiempo que él.

—"Sev", "¡Varias personas piensan así!", "¡Santa!"—.

—¿Santa? —Hermione miró a Ron como si tuviera dos cabezas.

—¿Qué? —él puso su entrenador en la hierba—No pensaste en un nombre con "S" rápido tampoco—intentó Ron, pero ella ya había corrido hacia Harry para mantenerlo callado. Un hechizo de privacidad adicional o dos ayudaron. Los hechizos de sobriedad no ayudaron en absoluto. Aunque no fue difícil guiar a Harry hacia un nuevo tema, fue muy difícil evitar que los gemelos hicieran preguntas. "¿Todavía te da detención?", "¿Fue difícil dejar de llamarlo bastardo?", "¿Realmente no le importa que él tenga una nariz tan grande?" Harry estaba feliz de responder, y Hermione no estaba segura si él los estaba molestando o no.

—Sí, pero la tinta roja tarda una semana en lavarse. ¿Quién se detuvo? El idiota todavía me llama mocoso, pero como por lo general está lamiendo algo en ese momento, ¿a quién le importa? ¿Hubo otra pregunta que olvidara acerca de su gran...? —.

—¡No! —gritó Hermione, roja de la cara. Era extraño; por alguna razón, cada vez que alguien menciona a Snape, se sonroja.







—¿Comprendes todo lo que he dicho? —Hermione le habló lenta y claramente a Harry, que estaba concentrado en sus palabras.

—Esa fue una muy buena broma—sonrió Harry alegremente—Ron tiene los labios suaves, también—soltó una risita.

—¡Atención! —Hermione exigió.

—Claro—asintió e intentó no sonreír demasiado—No quiero decir algo que pueda causar problemas. Oye, ¿quién es la chica que siguió tratando de besarme? Asco—negó con la cabeza y arrugó la nariz como si hubiera probado algo vil—Me rodeó con sus brazos. Aún puedo oler su perfume—Esforzándose por enfocar—¡Qué tiene que hacer un tipo para convencerlos de que soy GAY! —gritó en dirección de donde creía que estaría la joven—Estoy concentrado... ¿qué? —.

—Harry, casi convenciste a Seamus para que te lleve a casa a ver a su padre y darle las gracias por la donación de sangre—levantó las manos para evitar que él elaborara—Sí, sé que querías convencerlo de que Seamus y tú no salieron—.

—Sabes, iba a decirle que no se preocupara, porque no me acuesto con amigos de nuestro dormitorio. Oye, ¿sabías que Ron me besó? —.

—No creo que sea seguro tenerte así. Podrías decir algo de lo que te arrepentirás más tarde, sin mencionar que no estás en condiciones de defenderte—.

—¿De quién me estoy defendiendo? ¿Voldemort o esa chica con el perfume apestoso? —Harry miró a Hermione y por un momento pareció más lúcido, pero solo por un momento.

—Harry, espero que no te sientas mal por esto, pero creo que sería mejor si estuvieras en un lugar seguro—.

—¿Sabías que todos mis lugares seguros son donde más he estado acostado? —Harry levantó la vista para ver a Ron acercándose.

—¿Todo listo? —preguntó Ron—Vamos Harry, Nev y yo te ayudaremos a pasar por el flu—le tendió la mano para ayudarlo a ponerse de pie.

—Puedo Aparecer—explicó, recibiendo un coro de "No" y "¡NO!" en respuesta—¿Ves esos chocolates en la mesa del otro lado del patio? —preguntó Harry, pero antes de que pudieran contestar, se apareció a la mesa, agarró uno o dos caramelos, y se apareció, notando que lo había hecho en menos de siete segundos—Habría regresado antes, pero quería elegir los buenos—le dio a Hermione un dulce de lujo y se embolsó otro. Antes de que Harry pudiera hacer otras excursiones por el patio, Neville y Ron lo acorralaron en la cocina.

—Oye, mira, dulces—Saludó Harry, encontrando el chocolate en su bolsillo. Neville intentó agarrarlo, pero Harry era demasiado rápido, masticándolo con una sonrisa tonta—Demasiado lento, Nev—Harry le dio una palmadita en el hombro, dando sus condolencias y direcciones a la mesa donde encontró la delicia—Antes de irme—Harry abrazó a Ron y le dio un fuerte golpe en la espalda—¡Gran fiesta, amigo! —.

Para asegurarse de que no hubiera malas pronunciaciones, Ron practicó algunas veces hasta que no arrastrara sus palabras. Incluso sostuvieron una mano sobre la boca de Harry para que no pudiera cambiar accidentalmente el destino. Las llamas relampaguearon alrededor de su amigo, enviándolo a salvo a casa.

—¿Dónde está Harry? —Preguntó Fred cuando vio a Ron regresar de la casa, sirviéndose otro trago—No puedes ir a Hogwarts desde aquí—.

—No, estúpido—gruñó Ron a su hermano—Harry dijo que tenía una cita a última hora de la noche, pero no iba a llevarlo a Hogwarts desde las puertas de entrada con él en esa forma. No sería seguro—Ron tomó un sorbo de su bebida y miró alrededor del patio para ver quién estaba haciendo qué—No necesitamos tantas antorchas aquí como pensaba—le dijo a nadie en particular y puso su brazo alrededor de Hermione que acababa de llegar.

—No, la luna llena ilumina el patio muy bien—apoyó la cabeza sobre los hombros de Ron, complacida con lo mucho más musculoso que se había puesto desde junio.

—Oh, mierda—los ojos de Ron se abrieron de par en par.







Harry entró tambaleándose en su sala de estar bajo un enjambre de plumas amarillas—¡Un perrito! —.




sev Capítulo 83-I . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 82-II. La Serpiente Sin Nombre Y Otras Deidades II
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: