La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Death Eater takes a Holiday. Capítulo 82-I. La Serpiente Sin Nombre Y Otras Deidades I

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234689
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 82-I. La Serpiente Sin Nombre Y Otras Deidades I   Mar Ago 07, 2018 5:52 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 82-I

La Serpiente Sin Nombre Y Otras Deidades I



Kieran Donnelly asintió con la cabeza a su mejor amigo, mientras que el peso del oro en sus bolsillos le recordó por qué estaba en una sucia calle trasera del callejón Knockturn. Severus salió de las sombras para caminar con él a un bar cercano donde Kieran podía alcanzar a su amigo y descansar de Curar al Mortífago que necesitaba sus servicios.

—Está en mí—dijo Kieran, quien pagó sus bebidas y notó que Snape colocó los encantamientos habituales para garantizar la privacidad.

—Como debería ser—consideró Severus con una sonrisa, contento de poder llevarle negocios a su amigo. Se sentaron en un silencio cómodo hasta que la visión de una herida tan horrible ya no estaba en la vanguardia de sus mentes. Severus se había preguntado cuánto tardaría la presencia de Frances en la vida de Kieran en influir en su carrera—¿Sigues peleando con Frances por tu elección de clientes? —.

Kieran se encogió de hombros, pero tenía un brillo en los ojos—Ay, a ella le gusta mezclarse conmigo, estoy pensando. Demasiado aburrida en la clínica con todos tan adecuados—dijo con un guiño—Aunque, no vas a creer la referencia que ella me envió—El escoces tomó un trago largo de su bebida mientras Severus pensaba en varios comentarios despectivos para molestar a su amigo.

—Déjame adivinar, una buena causa, ¿pero lo suficientemente turbia como para pasártelo? —.

—Sabía que lo entenderías de inmediato—Kieran sostuvo su bebida en un falso brindis—Si puedes creerlo, ella me pidió que hiciera un SPR, Sanación Para Rejuvenecimiento. Te he dicho cuán astuta podía terminar ese tema, con razón—agregó y Severus supo que había sucedido; Kieran había tenido una especie de epifanía.

—¿Qué trajo esto? Pensé que te estaba alejando de los males en el mundo—.

—Nah, le dije que eras mi mejor amigo, un mal del que no pienso quitarme pronto—bromeó—En realidad, fue Albus Dumbledore quien acudió a ella para pedirle consejo para una joven bruja de nacida de muggles que fue presionada por sus futuros suegros de sangre pura para que le hicieran el procedimiento. Un joven recién salido de Hogwarts—agregó.

—¿Y no te parece una circunstancia extraña que una familia de sangre pura no haya insistido en un Sanador que este en su círculo? ¿Cuánto rejuvenecimiento podría uno necesitar a esa edad? —preguntó Severus—Excluyendo a Fawkes, por supuesto—Severus había oído que familias adineradas solicitaban un procedimiento así cuando la novia era de origen dudoso, pero había sido más bien un insulto destinado a disuadir a la joven pareja, especialmente si la chica no tenía el dinero para realizar una sanación tan costosa.

—Estaba pensando lo mismo, pero generalmente la familia se está asegurando de que pueda llevar a un hijo a término completo, producir un heredero y todo eso—El sanador saludó con la mano a la camarera para que rellenara—Muy buena chica, llevaba glamour así que no pude ver su rostro, pero tampoco quería que le tocara los dientes. Extraño, eso—pensó más para sí mismo que para Severus—Cosa graciosa, nunca habría concebido un hijo—.

—¿No? —Severus no había visto a su amigo tan animado por la curación en algún tiempo.

—La habían golpeado en el intestino con algún maleficio en el pasado. Fue cuidado y sanado, pero con un extenso tejido cicatricial en el interior. No tardé mucho en arreglarlo, probablemente no le habría cobrado mucho, pero ella insistió en que tomara todo el dinero que sus suegros estaban dispuestos a pagar. Chica inteligente—dijo con una sonrisa feliz.

—¿Mejor que tus pacientes habituales? —Severus se preguntó dónde estaría su amigo en cinco años.

—Lo sabes, Snape—.

—¿Una nacida de muggles dices? —una expresión calculadora se formó en la cara de Severus—¿Cuántas brujas crees que podrían haber sido golpeadas con tal hechizo a una edad tan joven? —.

—Tendría que estar corriendo con el tipo equivocado para estar en esa situación—hizo una pausa—O el tipo correcto. Llegué a pensar en por qué ella usaría glamour, y luego recordé haber leído sobre los amigos de Fawkes que pronto serían enganchados. ¿Es verdad que había estado engañando a los dos? —preguntó, simplemente para molestar a Snape—Es difícil perderse una cabeza así—.

—¿Supongo que no le mencionaste esa información a ella? —.

—¿Qué, el trío? —preguntó con una sonrisa—Deberías conocerme mejor que eso. Me imagino que Fawkes quería asegurarse de que su amiga esté sana después de todas las situaciones peligrosas en las que él y sus amigos estuvieron. No quiero que él tenga que pagar un precio tan alto por eso—Kieran había estado muy feliz de haber hecho una bolsa de oro tan fácil, pero después de armar el rompecabezas, era más fácil tomar el dinero de los "malos" suegros que de Harry.

—Permítele hacer esto por su amiga—Severus sabía cómo se sentía Harry por la falta de ingresos de Kieran durante el tiempo que había estado tratando a Harry—Se sentirá mal por no haberse salido con la suya y, sinceramente, no sentirá ninguna tensión por el pago—.

—¿Estás seguro de eso? —preguntó Kieran en serio.

—Tiene lo suficiente en varias bóvedas para mantenerse cómodo, por el tiempo que dure. No estoy hablando de dinero del tipo de Malfoy, pero ciertamente es más que suficiente. Sugiero que lo dejes ir. Además, no hace daño a tu posición en el Instituto Wellington—.

—Frances está feliz de que gane la pelea y me guíe en la dirección correcta—sonrió el escocés. Podía hacer que pareciera que se estaba cubriendo el culo para el futuro, pero no podía negar la satisfacción de sanar a la chica, devolverle algo que no sabía que había perdido, y que tal vez nunca tendría que darse cuenta de por qué no estaba concibiendo cuando finalmente lo intentara.

—¿Alguna vez has visto a Joanne? —recordó cómo se veía Harry en el vestido de Jo en julio.

—Nah, incluso cuando estábamos juntos, era solo de vez en cuando. ¿Qué tal tú? Eres el tipo más posesivo que he conocido, sin embargo, escucho rumores sobre ti y un lobo—Kieran sabía todo sobre Remus, pero les gusta molestar a Snape siempre que fuera posible.

—Le di opciones a Fawkes. Ha sido elegido para ser exclusivamente mío—Severus sonó sincero.

—¿Él te eligió sobre qué, muerte? —se rió Kieran.

—No seas absurdo, lo necesitamos vivo. Creo que su segunda opción fue estar encadenado a mi cama—.

Kieran eligió no hacer ningún comentario. Nunca antes había visto a su amigo así de feliz—Escuché sobre la nueva serpiente. Dándole regalos de "Lo siento", ¿eh, Snape? —.

—Como si no lo hicieras—resopló Severus.

—Técnicamente, no—.

—No, tuviste suerte. Resultó ser su cumpleaños cuando apareciste con el regalo "lo eché a perder" y ella no es tan consciente de que olvidaste su cumpleaños—Severus ordenó otra ronda de bebidas. Era una noche tranquila en el pub, y las otras mesas con clientes los ignoraban, queriendo su propia privacidad.

—La suerte de los sanadores, eso fue—se secó la frente, indicando lo afortunado que era de superar esa—Fawkes estaba bastante desanimado después de la pelea que tuvieron ustedes dos. Supongo que lo de la edad es un tema delicado—.

—¿Qué quieres decir con la edad? Estábamos discutiendo sobre ser cuidadosos y no tomar riesgos innecesarios—Severus no sintió la necesidad de mencionar que había estado equivocado. Kieran ya sabía sobre la serpiente; no tiene sentido seguir discutiéndolo.

—No sé sobre eso... —comenzó Kieran—Él no dijo nada acerca de tomar riesgos, estaba molesto acerca de que tú lo llamas "un niño", junto con el presumido, "sé algo que no se ve"—.

Severus había estado tan enojado en ese momento que ni siquiera había recordado esa parte de la conversación. Le pareció muy interesante que cuando Harry le contó a Kieran la discusión, él no había mencionado a Severus acusándolo erróneamente. No lo había golpeado cuando podría haberlo hecho correctamente. No, en cambio, su Harry solo había mencionado la única cosa a la que se había aferrado, lo que le molestaba pero que Severus ni siquiera había recordado. Ahora que lo pensó, su comentario—Soy un adulto—había silenciado la habitación. Sabía que era una mala elección de palabras, pero Harry aún no le había contado todas las precauciones que había tomado por el levantamiento de protecciones, y todavía estaba demasiado furioso para haberse preocupado en el momento.

—De vez en cuando me sorprende con una madurez superior a la mía—.

—¿Te refieres a cuando se presenta como un cuarto año y casi te hace arrestar por poner en peligro a un estudiante? —preguntó Kieran, recibiendo un refunfuño de Severus.

—Por suerte para mí, pensó en aparecer en la cena con el mismo glamour. Mejor si creen que es un estudiante de Gryffindor jugando una broma que otra víctima de Ravenclaw de su malvado Maestro de Pociones—Severus pensó por un momento sobre los séptimos años y cómo había mirado la mesa de Gryffindor durante toda la cena.

Algún tiempo después, después de varias copas más, decidieron que el sanador había recuperado la magia suficiente para aparecer de forma segura, solo que para entonces había bebido demasiado para hacerlo con seguridad. Él y Severus lanzaron un encanto aleccionador el uno al otro. No estaban completamente sobrios, pero sí lo suficiente como para llegar a casa de una pieza, por así decirlo.

—Déjame preguntarte algo—dijo Severus justo a tiempo antes de que el escocés saliera—¿No es una práctica común verificar los encantamientos de memoria durante una sanación completa como esa? —no podía recordar las iniciales estúpidas del nombre del tratamiento.

—Si, es bastante estándar. Es una de las razones por las que el procedimiento no se realiza con más frecuencia. No todos quieren saber qué es lo que no saben—dijo arrastrando las palabras—No estabas cerca, pero Frances le preguntó a Dumbledore si no le importaría ayudarnos. No quería saber si la muchacha había sido obliviada por alguien que podría haberse equivocado demasiado con ella y haber visto de quién era amiga—.

—¿Ambos? —preguntó Severus con una sonrisa. Los ojos de Kieran se ensancharon—Si debo vivir con los recuerdos, ella también debería—sonrió maliciosamente. Él se divertiría un poco con Hermione.

—No tiene sentido preguntar cómo sabías que tuvo dos Obliviates—.

—No—había bromeado Severus, pero sentía que era mejor así. No era seguro meterse con la mente de una persona muchas veces. Si ella lo hubiera confrontado acerca de que usara un encantamiento de memoria sobre ella cuando era un adulto en pleno funcionamiento y no un adolescente mal guiado de vacaciones, entonces él la habría convencido para que se quedara con la memoria, ya que es mejor mantener la mente lo más segura posible. Ahora, si alguien revisara y encontrara un recuerdo bloqueado, sabrían que podría estar ocultando más que momentos embarazosos. Dejando a un lado las racionalizaciones, él todavía se divertiría con su nuevo conocimiento.







Con su nuevo hogar en un vecindario mixto de muggles y gente mágica, Harry estaba agradecido por su habilidad para hacer magia sin varita. Aseguró el andamio antes de subir y comenzó a unir la madera para construir el encuadre. Acababa de terminar solo la base para el área de vida adicional para los elfos de la casa, pero logró secar y curar el concreto mágicamente en lugar de esperar los dos días estándar para que se estableciera.

Trepando a la siguiente sección, Harry observó el paisaje que eventualmente sería la vista desde la ventana de su dormitorio. No había estado tan arriba antes, así que no había notado el pequeño arroyo que corría por la parte posterior de la propiedad. Tendría que investigar eso un día cuando supiera que estaba solo.

Harry estaba seguro de que el espía en los arbustos había hechizado la propiedad para hacerle saber que estaba allí. El problema con eso era que ella había activado un sistema de verificación que tenía en su lugar para saber si el área había sido manipulada. Tuvo suerte de haber encontrado el hechizo que había usado, era pequeño y podría haberse pasado por alto fácilmente; en otras circunstancias, habría tenido que investigar una gran área y perder mucho tiempo.

Revisó sus planes varias veces, asegurándose de haber seguido las pautas que le había dado hacia el pueblo. La magia seguramente mantendría la estructura, pero preferiría no tener una casa que pareciera desafiar las leyes de la gravedad. Harry pensó que era gracioso que amara la Madriguera por su diseño único y lo diferente que era de su antiguo hogar, sin embargo, aquí estaba él, construyendo una bonita casa de aspecto normal.

Con una sonrisa que parecía que debería estar en la cara de un científico loco, Harry conjuró un lápiz de boceto y alteró una de las habitaciones para tener paredes redondeadas en el frente como una torre. Mientras dibujaba el techo puntiagudo para esa sección de la casa, le recordó que era un artista terrible. Él se rió entre dientes, notando que el cambio pobremente dibujado hacía que la casa pareciera torcida, un poco como la Madriguera. La sonrisa de Harry solo creció cuando dio los últimos toques a la alteración. Un cambio estructural tan grande restañaría el trabajo, pero el carácter adicional valió la pena. El clic de una cámara se ignoró fácilmente mientras resolvía los cálculos, calculando cuánto más concreto necesitaría para ampliar los cimientos para redondear la esquina de la casa.

Con sus cambios en el papel, Harry enrolló los planos y los volvió a colocar en un tubo protector que solía contener un póster de los Chudley Cannons. Otro poco de sabiduría de su amiga, Hermione. Sintió que solo porque tenía dinero para gastar, no debería ser un desperdiciado, gastando dinero donde no era necesario. Estuvo feliz de estar de acuerdo y pasó por alto el tubo de almacenamiento arquitectónico de tres galeones, y en su lugar compró a Ron un nuevo póster por ocho hoces y guardó el tubo para sus planos.

Ron, por supuesto, argumentó que había superado esas cosas, mientras que felizmente reemplazaba un viejo cartel con el nuevo. Les aseguró que era simplemente una coincidencia que hubiera reemplazado el póster del jugador gay de quidditch que alguna vez fue su héroe de la infancia. Sin embargo, eso solo sirvió para animar a los gemelos a molestarlo una vez más, como lo habían hecho hace años, solo que ahora entendía de lo que estaban hablando. Todos se habían reído y Ron se había tomado la broma muy bien. Con miradas sabias y risas, nadie mencionó que el jugador en el nuevo póster también era gay. Ni siquiera había escuchado el comentario de Hermione sobre el Sr. Noviembre del calendario anual de Quidditch Semanal.

Con pensamientos de quidditch, Harry decidió que había pasado demasiado tiempo desde que había estado en una escoba. Decidió llamar a Ron y desafiar a Ginny a un juego pronto. Tarareó una canción que no recordaba las palabras y cavó en una pila de madera, buscando la pieza de madera que necesitaba a continuación.

Buscando a través de la pila, Harry escuchó un zumbido, pero no vio de dónde venía. Ciertamente no había flores alrededor para atraer a las abejas, solo un montón de ortigas alrededor de los bordes de la propiedad donde el suelo no había sido pisoteado. Poniendo más atención a su entorno otra vez, Harry sintió algo así como un zumbido de magia y supo que había alguien cerca. Echó un vistazo a los arbustos donde sabía que la chica se estaba escondiendo, pero podía sentir la magia más cerca, en el mismo lado de la calle. Por una fracción de segundo vio algo relampagueando en la zona boscosa cercana. Fue un breve parpadeo que podría haber sido causado por alguien que se revelara momentáneamente, por ejemplo, si una rama se enganchó en una Capa de Invisibilidad.

Harry examinó dos pedazos de madera para ver cuál era más recta, o al menos parecía estar haciendo eso mientras permanecía quieto el tiempo suficiente para ver si su nuevo intruso tenía algún plan para hacerle daño, o era simplemente otro observador por el día. Él podía sentir la oscuridad; era algo que solo recientemente se dio cuenta de que podía reconocer. Mientras podía sentir la firma mágica de una bruja o un mago, también podía sentir la magia de la Marca Tenebrosa. Supuso que era todo el tiempo que había pasado con Severus lo que lo hizo sintonizar con la oscura firma mágica. Había pensado que era algo exclusivo de su amante, pero se sorprendió un día en un pub cuando sintió la magia familiar en otra persona.

Harry se quejó a sí mismo sobre los Mortífagos que estaban perdiendo el tiempo, sin mencionar el hecho de asustar a otros insectos en su camino. Harry volvió a la construcción, pero cuanto más lo pensaba, más enojado estaba Harry porque este intruso había arruinado su buen día. Estaba entusiasmado con el cambio en los planes de la casa que había pensado, y ahora no se estaba divirtiendo tanto construyendo su casa como lo había estado antes.

A pesar de su estado de ánimo, Harry continuó trabajando durante un tiempo. Le preocupaba que dejara que el idiota en el bosque lo irritara tanto. Le recordaba su pasado cuando solía juzgar su cordura por sus emociones. Ya no pensaba en su estado mental en peligro como solía hacerlo, pero todavía estaba pensando en eso ahora. En momentos como este, pensar demasiado en tales cosas podría ponerlo nervioso y ser más susceptible a desencadenar un flashback. La sensación abrumadora de que su hogar nunca se construiría llegó a ser demasiado para Harry. Él decidió parar por el día.

—Dejarlo por un día no lo hace crecer más rápido—se reprendió a sí mismo, pero no pudo encontrar nada más en sí mismo. Sustituyendo los hechizos para alertarlo si el área había sido manipulada, Harry también reorganizó los suministros antes de protegerlos también—La estúpida madera no es de una calidad tan buena como la del último lote—miró con tristeza la estructura que enmarcaba las habitaciones. Harry caminó por los jardines, notando dos árboles que Ron dijo que serían un gran lugar para una hamaca. Pensar en Ron con cabello negro le hizo desear reírse, pero en cambio se encontró preocupado por su amigo, que necesitaba ser más diligente por su propia seguridad.

—No puedo mantenerlos a todos a salvo. No tengo que rescatar a todos—se recordó a sí mismo. La voz en la cabeza sonaba como la Dra. Erin y le preocupaba que tal vez debería consultar con ella. Pensó que sabía dónde estaba la línea entre el ayudante y el salvador, pero Ron con el pelo negro lo hizo preocuparse. Al menos Hermione le había dado una conferencia a Ron—Hermione—susurró Harry. Ella se había ido todo el día a la universidad con personas de las que no sabía nada.

Harry se había puesto tan nervioso que ni siquiera vio por dónde caminaba. Él tropezó—Esto no está bien—Tan pronto como pensó que no estaba actuando por sí mismo, Harry decidió que era hora de dejar de revisar los terrenos y controlarse. Con la zona asegurada, Harry se apareció a Hogwarts, donde ya no tenía que preocuparse de que los muggles vieran, y pudo lanzar un hechizo para buscar maleficios. Para su sorpresa y desilusión, no encontró nada. Incluso lanzó un hechizo que Severus le había enseñado. Revelaría los últimos cinco alimentos o bebidas que había ingerido. El hechizo no mostró nada que él no supiera ya. Se había saltado el almuerzo, así que el hechizo le mostró el desayuno, las bebidas que había tomado de su propia nevera y el recipiente de helado que había terminado la noche anterior.

—Tengo que dejar de comer tanta basura. Él me dice lo importante que es mantenerse en plena forma y como helado, como ninguna de las cuestiones de entrenamiento—Harry escuchó un sonido y se sobresaltó cuando se dio cuenta de que nadie más estaba cerca, así que debe haber venido de él. Al cruzar los terrenos de la escuela, Harry notó a algunos niños que debían haber tenido un período libre. Una niña gritó de emoción cuando un amigo habló animadamente sobre el chico al que había besado. Se preguntó cuánto le tomaría a Severus darse cuenta de que estaba saliendo con un caso del basurero y dejarlo por alguien que supiera mantenerse al día con su intelecto, vocabulario impresionante e ingenio.

El estruendo de los pies lo sobresaltó como cuando Dudley y sus amigos lo perseguían—No—se dijo a sí mismo. No permitiría que una clase emocionada de los primeros años en su camino a la clase de vuelo lo enviara a un retroceso vergonzoso en el recinto de la escuela donde se haría un espectáculo. Él realmente necesitaba estar en un lugar seguro.

—¿Harry? —Minerva McGonagall lo vio en el pasillo frente a la gárgola que conducía a la oficina de Albus. Podía ver que él no era su yo alegre habitual, pero pensó que podría deberse a la vergüenza, ya que la última vez que lo había visto, estaba colgando de manera poco elegante sobre el hombro de Snape como un niño errante—Albus está en la sala de profesores en una reunión si lo necesitas—dijo, en caso de que Harry lo estuviera buscando.

—Oh, no quiero sacarlo de una reunión cuando está ocupado, pero sabrá si estoy en la torre y salé de su reunión para ver cómo no sabía que venía—dijo Harry en muchas más palabras de lo necesario.

—Sabes que a Albus no le importa—le aseguró—¿Vienes a verlo? —ella preguntó, obteniendo una sacudida de su cabeza antes de terminar.

—No—dijo rápidamente—Iba a mi habitación y no quería que se preocupara por mí—.

—Le daré el mensaje si quiere. Iba a la sala de profesores de todos modos—agregó cuando se disculpó por haberle asignado sus tareas cuando claramente tenía mucho que hacer como vicedirectora.







Albus había estado preocupado por Harry cuando regresó a su oficina y podía escuchar a Harry hablar solo. Minerva le había contado sus preocupaciones, pero sentía que debería esperar hasta después de la reunión para hablar con Harry, ya que sentía que el mago más joven no apreciaría que Albus abandonara la reunión después de haber hecho tanto escándalo al respecto.

—Buenas tardes—Albus lo saludó con una cálida sonrisa y quiso preguntarle a Harry qué lo había traído, pero nunca quiso que Harry pensara que necesitaba una razón para estar en la torre o en su habitación.

—Hola. Oh, quise disculparme por casi tener a Severus en problemas la última vez que estuve aquí. Me siento mal porque Gryffindor perdió puntos por mi culpa—pensó acerca de cómo a su amante no parecía importarle ni un poco que había aparecido en clase, pero había causado un gran revuelo—Hubiera tomado la culpa personalmente, pero eso haría que Severus pareciera un tonto torpe por no saber que había un intruso en la clase—.Sin mencionar cómo los Mortífagos reaccionarían al escuchar que Snape tenía a Harry Potter en sus garras y no se aprovechó de la situación—¿Cómo reaccionarían los padres si supieran que alguien que ni siquiera pertenece aquí puede entrar al salón de clases con niños desprevenidos? —.

A Albus no le gustó la elección de palabras de Harry—Perteneces aquí y el público lo sabe—afirmó Albus con firmeza, y suavizó su tono antes de continuar—No creo que nadie se irrite terriblemente si creen que le has jugado una broma a uno de tus antiguos profesores—.

Harry no parecía convencido y rechazó la invitación a tomar el té.


Severus miró a Minerva a través de la silla vacía donde Albus debería haber estado. Parecía que quería preguntarle algo, pero no pudo, dada la falta de privacidad. Para su alivio, Albus llegó momentos después, aunque él también parecía preocupado.

—¿Cómo están las cosas? —el director preguntó vagamente.

—¿Cosas? —Severus pensó que las cosas habían sido bastante tranquilas últimamente, pero eso no era algo malo—¿Te refieres a Pociones, estudiantes, conocidos mutuos, o...? —hizo una pausa en su sarcasmo cuando los pensamientos de Harry vinieron a la mente—¿Te estás refiriendo a alguien en particular? —preguntó Severus, obteniendo un inesperado asentimiento del viejo mago.

—¿Las recientes bromas de estudiantes han causado algún problema a alguno de ustedes? —Albus preguntó, incluso si hubiera estado bastante seguro de que toda la broma del "tritón robado" había explotado con nada más que unas pocas risas y puntos perdidos, que por cierto fueron añadidos por varios otros profesores al día siguiente.

—¿Quizás deberíamos discutir esto en tu oficina? —sugirió Severus que sabía que la mesa no era el mejor lugar para esta conversación, incluso si eran extremadamente discretos.

—No tendríamos privacidad allí—explicó Albus, es decir, Harry estaba en la torre—No quiero entrometerme, pero Minerva mencionó los castigos que habías planeado cuando ella bajó a tu oficina. Debo admitir que, con los antecedentes de Harry, no habría esperado ese tipo de... actividad—terminó en lo que parecía una cámara lenta mientras luchaba con la redacción de esa frase. Los ojos de Severus se abrieron de par en par. Albus no sabía en qué tipo de actividades había participado anteriormente y no tenía la intención de compartir esa información personal. Pero algo andaba mal para que Albus hiciera esa pregunta. Le molestaba que el director incluso tuviera en cuenta la idea de que Severus hubiera cruzado la línea con la seguridad mental o física de su joven amante.

—Como recuerdo, el castigo fue que Minerva lo había encontrado inesperadamente en una situación embarazosa—no pudo evitar la sonrisa burlona de su rostro, recordando la sensación de Harry retorciéndose cuando flexionó el dedo en su culo. La polla dura de su amante no se había suavizado en absoluto, a pesar de la inesperada interrupción—¿Te haría sentir mejor saber que fui yo quien necesitó un encantamiento amortiguador en mi silla durante la cena esa noche? —Hubiera disfrutado haciendo sonrojar al anciano, si no hubiera estado tan preocupado por Harry.

—Está en un caos sin causa aparente para haberlo activado. Mencionó varias cosas, pero nada significativo que lo haya molestado tanto—finalmente Albus habló lo suficientemente simple como para que Severus entendiera lo que estaba pasando.

—¿Era alguno o todos los varios problemas mencionados? —lo único que Severus podía recordar era que Harry planeó la fiesta de Ron durante la luna llena y había cortado sus planes de estar juntos, pero no creía que su amante siquiera lo hubiera notado todavía. Simplemente había mencionado la fecha a Severus, pero probablemente no había revisado el ciclo de la luna. Es solo su suerte que el cumpleaños de Ron estuvo en luna llena este año.

Albus se encogió de hombros tristemente. Harry había mencionado a Severus, pero junto con otras personas y nada específico que ellos no supieran. Esa noche se sintió complacido de ver lo divertido que Harry estaba en la mesa de Gryffindor con Ginny cuando se hizo pasar por el estudiante que había bromeado con Snape.

—¿La contraseña sigue igual? —preguntó Severus, en lugar de decir que iría a hablar con Harry. No tenía intención de esperar a que terminara la cena.







Al llegar a la oficina del director, Severus entró en el pequeño pasillo que conducía a las habitaciones. Encontró la puerta de Harry abierta, con el joven dormido en su cama. Era inquietantemente una reminiscencia de los días en que Harry pasaba el verano en la torre. La puerta siempre estaba abierta. Le ayudó a sentirse seguro, que podía salir si quería, incluso si no podía moverse mucho, y que podía escuchar a Albus y viceversa.

—¿Harry? —El tono dócil de Severus evitaría sorprenderlo. No estaba completamente seguro de que Harry hubiera estado dormido.

—¿Tuve un mal sueño? —preguntó Harry aprensivamente, como si fuera la medianoche, no la hora de la cena, y hubiera despertado a su amante.

—No lo sé ¿Lo hiciste? —Severus le apartó el pelo de la cara, arrastrando lentamente su dedo detrás de la oreja de Harry.

—No lo recuerdo, pero tengo esa sensación, sabes que te sientes molesto, pero ahora que estás despierto, no recuerdas por qué, pero aún lo sientes. Lo siento, no tiene sentido—Harry tiró de la manta debajo de él. La manta usada parecía haber hecho eso muchas veces en el pasado.

—Conozco ese sentimiento muy bien—dijo Severus con dulzura, solo que deseó poder olvidar sus propios malos sueños con más frecuencia—¿Te molestaba algo antes de dormirte? —Sus manos continuaron moviéndose a través del cabello de Harry—No es como para omitir una comida—.

—O helado—dijo Harry miserablemente y le dijo a Severus sobre el recipiente que había terminado la noche anterior. Severus hizo que Harry se sentara y se sentó frente a él, tocando sus rodillas.

—Háblame, amor. Dime qué sucede—.

—Todo—murmuró Harry miserablemente, pero elaborado con el aliento de Sev—Todo está mal. Yo, eh, hice más cambios en la casa, lo cual pensé que era algo bueno, pero va a tomar más tiempo ahora. No parece que vaya a lograrlo. ¿Qué tipo de casa voy a tener con los mortífagos haciendo un picnic al otro lado del camino mirando desde la propiedad del vecino? Al igual que eso te convencerá de querer mudarte conmigo a mi jodida casa donde la madera tiene demasiados nudos. Ni siquiera te pregunté si podrías vivir fuera de la escuela y seguir enseñando. ¿Todavía quieres enseñar cuando termine la guerra? Pensé que una vez que "la guerra" hubiera terminado y la gente supiera la verdad sobre ti, podrías hacer lo que quieras, pero ¿lo harás? ¿Todavía me querrás, aunque no tenga el ingenio que tienes? —Harry envolvió sus brazos alrededor de su cabeza—Ron ayudó, así que hicimos mucho el otro día, pero su cabello fue negro durante horas y me preocupa que se lastime por ser mi amigo—Harry bruscamente dejó de hablar. Se dio cuenta de que apenas había respirado y estaba preocupado de que Severus finalmente viera que era un caso mental—Dios, por favor no me dejes—susurró Harry en su hombro, de repente envolvió todo su cuerpo alrededor de Severus y enterró la cabeza.

—Nada menos que un Avada Kedavra me va a hacer dejarte—prometió Severus. Después de varios minutos de abrazar a su amante, pudo sentir que su respiración se atenuaba un poco—¿Harry? —.

—¿Sí? —su voz se quebró, pero afortunadamente, tenía los ojos secos.

—¿Eso es realmente todo? ¿Pasó algo más? —.

—¿No es suficiente? —Harry volvió a bajar la cabeza, esta vez mirando a Severus, por lo que habló contra su cuello—Si agrego algo a esa lista, me vas a reservar una habitación en San Mungo—bromeó Harry, pero Severus no estaba convencido de que realmente no lo pensara.

—No hay límites a la cantidad de consuelo que puedes darle a alguien que amas. Puedes decirme veinte cosas más, o solo una, y eso estaría bien—Severus todavía no estaba seguro de qué había llevado a Harry a ese estado. Había lanzado en secreto el mismo hechizo que Harry había hecho antes para comprobar si había una maldición o un hechizo—Lo probaré—sonrió Severus; decepcionado de que no pudiera obtener una sonrisa a cambio como solía hacerlo—Dime una cosa más que te moleste. No habrá San Mungo—Pudo ver a Harry concentrarse como si estuviera luchando contra su depresión y luego levantó un dedo.

—Tengo una astilla— Harry sonrió por una fracción de segundo antes de fruncir el ceño de nuevo.

—Creo que podemos trabajar en todo lo demás un problema a la vez, pero de esto puedo ocuparme ahora mismo—Severus sostuvo su mano, examinando el dedo de cerca—Discúlpame un segundo—Severus tuvo que empujar a Harry hacia atrás lo suficiente como para meter la mano en su bata por una pequeña maleta. Dentro de la caja había tres frascos pequeños y un par de pinzas.

—¿Siempre llevas contigo un kit para astillas? —preguntó Harry, su cara impasible.

—No—Severus se contuvo antes de que pudiera llamar a Harry un mocoso como solía hacer—Esto es para recoger muestras de plantas o insectos si los uso para pociones—Quitó con cuidado la astilla marrón del dedo de Harry y se disponía a deshacerse de ella, pero en cambio su curiosidad científica natural lo hizo mirar más de cerca. Frunció el ceño y volvió a abrir la caja, sacando una lupa para inspeccionar más de cerca el objeto, que tenía la corazonada de que ahí podría estar la raíz de los recientes problemas de Harry.

Bajo el vidrio, Severus podía ver púas en la posible astilla—Has sido mordido por un glumbumble—dijo, dejando escapar un suspiro de alivio.

—¿Un qué? —Harry había oído a Ron preguntarle a Hermione si una de esas la había mordido cuando estaba de mal humor, pero él siempre había supuesto que Ron lo había inventado.

—Las picaduras de Glumbumble causan melancolía. Comen ortigas como las que tienes en el valle de Godric. Bebe esto—Severus le dio de tomar una poción para combatir los efectos y lo envolvió en un cálido abrazo. Besando la parte superior de la cabeza de su amante, Severus agradeció a cualquier deidad que escuchaba que fuera una solución fácil. Él estaría allí para Harry y cualquier problema, pero no negó que el comportamiento irracional anterior de Harry lo había preocupado realmente.

—¿Yo, no estoy loco entonces? —llegó una voz pequeña pero esperanzada.

—No amor, no más que el resto de nosotros—besó la parte superior de la cabeza de Harry una vez más—Esto va a tomar un poco de tiempo para abrirse camino. Poppy simplemente te inflará de poción de paz y un encantamiento animador, pero creo que el repentino cambio emocional es inquietante—.

—¿Cómo es que nunca conocí a nadie que haya sido mordido por un Glumbumble en todos los años que fui a la escuela aquí? —.

—Probablemente sí. No todos sienten la picadura, por lo que se cree que a menudo no se diagnostica—.

—¿Como puede ser? —preguntó Harry, tratando de distraerse de sus propios problemas, sintiéndose mejor solo al saber que no se estaba perdiendo.

—Sin el aguijón, Poppy tendría que analizar la sangre o posiblemente la saliva para detectar rastros del fluido que se inyectó por la picadura. ¿Sugieres que probemos a cada adolescente hormonal cada vez que actúan de manera irracional o excesiva? —Severus explicó en broma y acarició su cuello. Harry no podía discutir con esa lógica.







—¿Cuál es su nombre? —preguntó Ron, quien estaba golpeando el cristal del tanque de la serpiente, encogiéndose de hombros y siendo ignorado por la serpiente.

—Aquel Que No Ha Sido Nombrado—se rió Harry—Tal vez deberíamos llamarlo Voldemort—.

Ron hizo una mueca, anunciando enfáticamente que se negaba rotundamente a llamar Voldemort a la serpiente de Harry, ya que le tomó tanto tiempo llamar al bastardo malvado por su nombre, no necesitaba decirlo más de lo necesario.

—¿Qué tal Tom? Es una broma, no te pongas las bragas torcidas— Harry rió cuando Ron le lanzó un puñetazo.

—Todavía eres rápido—elogió Ron cuando Harry saltó antes de que pudiera dar el golpe.

—Eso debe ser un baile de su especie antes del apareamiento—Silbó la serpiente sin nombre, causando que Harry se echase a reír.

—Él piensa que vamos a aparearnos—explicó Harry entre jadeos.

—Somos compañeros—Ron no había entendido completamente lo que Harry estaba diciendo ya que todavía se reía demasiado para hablar claramente. La respuesta de Ron solo logró hacerle reír más fuerte, sosteniendo sus costados de dolor.

—Al menos este tiene mejores colores—Comentó la serpiente.

—Creo que le agradas más que Sev—dijo Harry, calmándose y recuperando el aliento—Cuando finalmente empiece a hablar con él, tendré que decirle que no estamos apareándonos—.

—¿Cómo es que no has hablado con él todavía? —Ron metió la mano en el tanque, recogiendo cautelosamente la serpiente, que aprobaba las cálidas manos de Ron.

—Es muy divertido escuchar cuando cree que nadie puede oírlo. Se queja todo el tiempo de cosas estúpidas. También pienso que admite cosas que no podría si supiera que puedo entenderlo—.

—¿Confesiones de serpientes? —preguntó Ron con una sonrisa.

—Le estaba dando opciones para ver que le gusta comer. Se pone nervioso cuando huele ratones, pero en realidad elige los tritones. Se ha acostumbrado a comer ratones muertos y no le gusta arriesgarse a ser arañado o mordido. Le gusta la caza, pero se ha vuelto perezoso después de tanto tiempo—Harry puso un dedo debajo de la serpiente en la mano de Ron, levantando su pequeña cabeza—Oye, ambos son pelirrojos—.

—Es por eso que a él le gusto más—declaró Ron con una sonrisa—Pensé que Mione estaba bromeando cuando dijo que querías saber cómo hacer manicuras en tritones—.

—Son los ratones los que tienen garras afiladas. Es más difícil de lo que piensas—Harry rápidamente le quitó la serpiente a Ron cuando su amigo comenzó a reír casi tan fuerte como Harry lo había hecho antes. Ron tuvo visiones de Harry con una pequeña lima de uñas empapando pequeños pies de ratones.

—Tal vez deberían hacer tritones con sabor a ratón—sugirió Harry. Ron simplemente rodó sus ojos y luego se sobresaltó cuando la serpiente cayó desde donde había estado examinando el brazalete de Harry.

—¡Oh, mierda!, "¿Estás bien?" Harry preguntó apresuradamente en pársel.

—¡¡¡Aaaahhh!!! —.

¿Las serpientes gritan? Harry lo intentó de nuevo—¿Estás herido? —Siseó.

—No, no creo que esté herido. Espera, ¿puedes entenderme? —Preguntó la serpiente.

—Sí, te entiendo. Lo siento, no te estaba mirando de cerca—.

—¡Puedo hablar con humanos! —La serpiente se regocijó—¡Debo ser un dios! —.

—Oh, Dios mío—gimió Harry, sacudiendo la cabeza. Esta era una serpiente egocéntrica. Tal vez deberían llamarlo Voldemort después de todo.

—No eres un dios—Harry dijo rotundamente.

—¡Infiel! —Gritó La Serpiente Que No Será Nombrada (todavía). En este punto, Harry decidió que la serpiente debía tener una lesión en la cabeza y la puso de nuevo en el tanque sobre la piedra caliente.

—¿Hambriento? —Harry no tuvo que preguntar dos veces. Ron lo siguió a la cocina para preparar sándwiches antes de ir de compras—Le dije a Gred y Feorge que íbamos de compras hoy. Puedes elegir un regalo de cumpleaños—dijo Harry entre bocados.

—Ni siquiera te hacen pagar, bastardo barato—gritó Ron, todavía sonriendo—¿Cuándo es la fiesta? —preguntó, esperando que Harry se escapara.

—La cena es a las seis, dijo mamá—respondió Harry sin problemas—Te conseguí un póster sin ninguna razón. Ahora, ¿quieres un regalo de cumpleaños también? Maldito idiota—.

—Es cierto—dijo Ron asintiendo como si eso lo resolviera—Es un excelente póster de Morgan. Creo que es la escena de la gran victoria del año pasado sobre Kenmare Kestrals. Mione sigue llamándolo Sr. Noviembre porque no recuerda su nombre—.

—¿Alguna vez te has preguntado si te está molestando? Nadie podría pronunciar mal amago de Wronski durante seis años, especialmente ella—Ambos se encogieron de hombros, inseguros.

—Si le muestras una foto de O'Hare, ella te diría en qué mes del año hizo que número del calendario. Hablando de jugadores casi desnudos, ¿sabías que Morgan está saliendo con el cazador de Puddlemere United? —preguntó Ron, antes de tomar el último sorbo de su cerveza de mantequilla.

—No pensé que supieras que estaba con tíos. Espera, ¿el cazador de Pudd U es gay? —Harry no había escuchado eso—Tiene piernas fuertes y perversas. Escuché que puede volar sin manos y aún hacer giros—.

—No se puede hacer—Ron refutó con insistencia—¿De verdad crees que soy así de despistado? Leí Quidditch Semanal más de lo que Hermione lee textos escolares—Terminando con su almuerzo, Ron ayudó a limpiar un poco antes de regresar al tanque para ver a su amigo multicolor—Vamos a llevarlo de compras—llamó Ron desde la otra habitación, despertando a la serpiente.

—Hola compañero rojo—saludó a la serpiente—Necesito agua fresca —.

—Es lindo. Llegó directamente al borde del cristal. Creo que tienes razón, le gusto—movió el dedo por el cristal para ver si la serpiente lo seguía.

—Agua. Es la cosa húmeda en ese cuenco allí, pero preferiría que no estuviera llena de mugre. ¿Puedes entenderme? —La serpiente inclinó su cabeza, preguntándose por qué el servicio por aquí era tan lento.

Harry dobló la esquina y no dio ninguna indicación de que pudiera entender a la serpiente. Se preguntó si debería explicar que era él quien podía hablarle a las serpientes, y no al revés. Pensándolo nuevamente, la serpiente era bastante entretenida.

—¿Quieres venir con nosotros? Puede que te guste la oportunidad de ver algo del mundo—Siseó Harry.

—¡Sí! Estaba empezando a pensar que todo había sido un sueño. Necesito un poco de agua fresca. Este tiene buena apariencia, como yo, pero no es muy brillante—Respondió la serpiente.

Harry gruñó y señaló con el dedo a la serpiente, inmovilizándolo con solo la intención—Te disculparás por ese comentario si esperas disfrutar de tu tiempo aquí—Harry señaló a su amigo—Ron no habla con serpientes. Solo hay dos magos conocidos que lo hacen. Uno es un mago a quien nunca querrás cruzar. El otro es Voldemort—.

—Ew, orinó—comentó Ron.

A Harry se le ocurrió que sus emociones aún se estaban nivelando desde el glumbumble y el antídoto. O al menos eso es lo que se dijo a sí mismo, ya que no le gustaba pensar que se iría de esa manera sin una buena razón. Liberó a la serpiente de su atadura.

—No quise asustarte, pero es hora de que te libre de tus delirios de grandeza. Eres una serpiente regular. De acuerdo, admito que eres la mejor serpiente que he visto, pero una serpiente normal, no obstante—Esto hizo que la serpiente se sintiera un poco mejor.

—Ok, digamos que te creo. ¿Qué dice que no eres tú quien tiene delirios de grandeza? Debo agregar que has sido uno de mis mejores sirvientes hasta la fecha—Si las serpientes pudieran sonreír, Harry estaba seguro de que este haría eso ahora mismo.

Harry no tenía la intención de dar lecciones de pronunciación a una serpiente, así que mantuvo el tema en cuestión—No confundas que te cuide adecuadamente con ser un sirviente. ¿Preferirías que ignorara tus quejas toda la semana y no darte lo que necesitas? —La serpiente no tenía una respuesta. Tal vez estaba avergonzado de saber que el humano había estado escuchando todo el tiempo. Harry decidió que una demostración estaba en orden.

—Gran serpiente—advirtió Harry. Ron no había entendido lo que quería decir hasta que Harry se transformó en lo que podría llamarse un pequeño basilisco, sin los ojos que ponen en peligro la vida.

—Whoa. Bien, amigo—alabó Ron. La serpiente se sobresaltó y retrocedió, mirando entre la enorme serpiente que tenía delante y el pelirrojo a un lado. Tuvo que reconsiderar su opinión sobre el colorido humano, ya que no mostró temor a la gran serpiente.

—Mi Señor—la serpiente se inclinó.

—Creo que me gustaba más cuando creías que era el sirviente. ¿Tienes un nombre? —Preguntó, pensando que sería mucho más fácil si no tuviera que inventar uno. La serpiente solo lo miró confundida—¿Como te llaman otras serpientes? ¿Estabas con otras serpientes en la tienda? —Preguntó, sin recordar que Severus había dicho que lo usaban para criar.

—Sssssí—silbó la serpiente con un tono lejano, como si recordara a la hembra con la que había compartido un tanque—Ella era perfecta, con muchas bandas de color y un aroma que podía llevar a una serpiente a la distracción para que no lo notara hasta en la boca de una mangosta—Suspiró la serpiente soñadoramente.

—Oh, um, ¿cómo te llamó? —Preguntó Harry, sin querer escuchar demasiado, por temor a que comenzara a preguntarse sobre porno de serpientes.

—¡Me llamó Dios! —Cantó triunfalmente.

Maldición. Harry podía imaginar por qué, pero deseaba que su mente no hubiera ido allí.




sev Capítulo 82-II . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 82-I. La Serpiente Sin Nombre Y Otras Deidades I
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: