La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Death Eater takes a Holiday. Capítulo 81. De Serpientes Y Slytherins

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234689
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 81. De Serpientes Y Slytherins    Mar Ago 07, 2018 5:22 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 81

De Serpientes Y Slytherins




Fue a la mañana siguiente cuando Harry entró a la cocina y encontró la caja olvidada. Podía oír débilmente una pequeña voz quejándose de ratones muertos cuando Severus entró en la habitación.

—¡Me olvidé de él! —Exclamó Severus desde la puerta del dormitorio. Estaba muy agradecido de haber puesto comida y agua en la caja la noche anterior antes de entregar la serpiente.

—¿Él? —preguntó Harry, quien estaba escuchando el débil siseo—¿Por qué tiene un ratón muerto? —preguntó divertido, escuchando a la serpiente quejarse.

—Pregúntale—tenía curiosidad por saber qué respondería la serpiente, pero para su decepción, no parecía que Harry estuviera tan dispuesto a preguntar.

—No, aprendí hace dos serpientes, que es mejor esperar un poco antes de hablar con ellos. Te sorprendería lo mucho que dicen cuando creen que no puedes entenderlos—.

Severus explicó que el ratón tenía un encantamiento de preservación que duraría todo el día y que la serpiente no debería oler que estaba muerto, aunque la falta de movimiento era un buen regalo, especialmente porque la serpiente estaba acostumbrada a tener ratones muertos arrojados a su recinto.

—¿Él es para mí? ¿Qué clase de serpiente es? —Preguntó Harry mientras abría la caja.

Severus envolvió sus brazos alrededor de Harry, mirando hacia abajo en la caja para encontrar a la serpiente en la caliente esquina, y un ratón muerto flotando en el plato de agua—Es una serpiente rey escarlata. Sé que has liberado a unas cuantas serpientes, pero esta no puede vivir en libertad, por lo que es poco probable que te convenza para que lo liberes—.

—Esos colores brillantes, él es precioso—arrulló Harry—¿Por qué no puede vivir en la naturaleza? No es que no lo quiera, lo quiero—agregó, sin querer sonar ingrato.

—Perdió un colmillo de alguna manera y no puede atrapar comida viva. El dueño de la tienda no planeaba mantenerla viva por mucho tiempo después de que tuvo la oportunidad de reproducirse al menos una vez. No quiero que te sientas obligado; siempre puedo ponerlo en mi oficina para que parezca más aterrador—dijo con una sonrisa—La otra noche fui un tonto y pensé dártelo como ofrenda de paz—apretó sus brazos alrededor de Harry.

—Ya te perdoné—le recordó Harry—pero amo los regalos y tiene mejores colores que cualquier otra serpiente que haya tenido—Vieron a la serpiente deslizarse por la esquina, solo para descubrir que había una barrera invisible que lo mantenía en la caja. Su lengua negra saboreaba el aire, silbando a los humanos que lo habían mantenido en una caja tan pequeña. Harry se rió inesperadamente fuerte. Severus levantó una ceja en cuestión.

—Dijo que huele como un acoplamiento aquí—Y agregó—Creo que está un poco apretado allí—.

—Oh, pensé que te dejaría elegir el tanque, o cualquier recinto que creas que es el mejor. En realidad... hay muchos tanques en Hogwarts. No habría necesitado comprar uno si no lo quisieras, entonces pensé que primero estaría seguro—.

Harry se dio cuenta de que Severus no estaba acostumbrado a dar regalos y no era muy confidente en sus elecciones. Él también había estado inseguro de dar el brazalete, pero a Harry le encantó.

—Me gustara cualquier cosa que me hayas traído, pero... —dijo con una sonrisa—No necesitas gastar más dinero en mí. Todavía tengo todo el equipo de otras serpientes—Caminó hacia el armario de abrigos junto a la puerta, sacó una pequeña caja y golpeó su varita para expandir su contenido. Dentro había un gran tanque de vidrio, una piedra siempre-cálida y otros objetos varios que no había visto desde que soltó una gran serpiente venenosa en el jardín de la tía Petunia.

En poco tiempo, le dieron una buena limpieza al tanque grande, le proporcionaron un plato de agua fresca (sin ratón) y activaron el encantamiento de calentamiento en la piedra. Harry retiró cuidadosamente el hechizo de protección que había mantenido a la serpiente en la caja, y soltó una risita cuando la serpiente de colores siseó advertencias de que permaneciera alejado, por miedo a sufrir un mordisco letal tan poderoso que podría detener a un caballo en seco.

—¿Alardear mucho? —preguntó Harry, aunque se aseguró de hacer contacto visual con Severus para evitar caer fácilmente en Pársel—Cuidado, Sev, este es un asesino—Harry lo bajó al tanque, pensando que necesitaría recoger algunas astillas de madera y cosas por el estilo.







En un lugar llamado Godric's Hollow, Harry y Ron descifraron qué madera era salvable y cual tenía que irse.

—No, no pode usar hechizos de protección en el marco una vez que estaba hecho, tenía que hechizar cada pieza de madera individualmente para hacerlo más fuerte y durara más—gimió Harry—Ni siquiera podemos usar esta madera desguazada como leña debido a los encantamientos resistentes a las llamas—Harry arrojó otra pieza sobre la pila mientras limpiaban el área para que Harry pudiera comenzar a construir su futuro hogar.

—¿Todavía tienes audiencia? —Preguntó Ron, inclinando su cabeza en la dirección donde alguien estaba escondido y mirándolos desde la distancia. Él pensó que Snape había dicho que los Mortífagos dejarían a Harry solo por un tiempo, para darle una falsa sensación de seguridad antes de poder hacer algo grande más tarde.

Harry sabía que todavía lo miraban a veces. No sabían que podía sentir la magia de otros magos. Esa era la importancia de su vigilancia: una vez que se había dado cuenta de ellos, incluso cuando practicaban el sigilo, podía decir dónde estaban.

—Ese no es un Mortífago—Harry ni siquiera miró a los arbustos donde se escondía una bruja de unos treinta años—Ella apareció el otro día—recordó el día en que pasó—Pensé que me estaban atacando cuando un pequeño puñado de brujas y magos se aparecieron cerca de allí. No parecían darse cuenta de mí, así que los seguí a una fiesta de décimo cumpleaños a una manzana o algo así. Vi un cartel y algunos globos—Él rió.

—¿Qué? —preguntó Ron, conociendo esa mirada.

—Quería ver con que podía salirme, ya que la fiesta parecía bastante relajada—sonrió y tomó un extremo de una pesada viga—Vamos a poner esto en la pila—inclinó la cabeza para mostrar dónde.

—¿Qué hiciste, estrellar la fiesta? —.

—Pude haber probado un nuevo glamour y echar un vistazo al patio trasero. No me quedé mucho tiempo—sonrió—Tenía un pedazo de pastel y cuando alguien me preguntó quién era, saqué un galeón de la oreja del chico de cumpleaños y les dije que era amigo de Alice—.

—¿Quién es Alice? —Gruñó Ron mientras dejaban caer la viga sobre la pila. Harry se encogió de hombros.

—No sé. Escuché a alguien decir que siempre dejaba los planes en el aire*, así que pensé que no se sorprenderían si traía a un amigo sin mencionarlo, luego me fui sin hacer presentaciones. Funcionó, y no me quedé mucho tiempo. De todos modos, unas horas más tarde, la "espía" llegó caminando con un amigo borracho y me vio aquí. Si ella es periodista, no se fue inmediatamente con una historia, no he visto nada en los periódicos. Ella tenía una cámara con ella en la fiesta y noté que estaba tomando algunas fotos del desastre que debería ser mi casa, y de mí, supongo—se encogió de hombros otra vez—Ella mira, toma notas en una pequeña libreta muggle y me deja en paz. Podría ser peor—imaginó a Colin Creevey tomando fotos con cada clavo que martilleaba.

—Supongo que no estaban bromeando cuando dijeron que diez era un gran año—recordó los regalos coloridos envueltos y una gran pancarta con el nombre del niño. Vio a Ron encogerse de hombros.

—Mamá siempre hace nuestras comidas favoritas en nuestro cumpleaños. Solo recuerdo el de Ginny y mi décimo, pero no era muy diferente del resto, excepto que Mamá derrochó globos y sombreros de fiesta. Ah, y no tuvimos que hacer nuestras tareas ese día—recordó Ron con una sonrisa—La mayoría de nosotros conseguimos un baúl. Estaba muy emocionado de llenarlo durante nuestro primer año en Hogwarts—.

—Tuviste todo un año antes de recibir tu carta—Harry pensó lo emocionado que habría estado si hubiera sabido de Hogwarts antes de que llegaran sus cartas.

—Claro, pero tardó casi un año en llenarlo—se rió Ron—Mamá recogía una o dos plumas aquí y allá. Dijo que era una recompensa para nosotros por hacer las tareas domésticas, pero creo que fue para que no tuvieran que desembolsar todo ese dinero de una vez en suministros escolares—Sabía que debe haber sido difícil hacer el doble cuando llegó el momento de Fred y George. Todos tenían baúles de segunda mano, pero Arthur había gastado los ocho sickles adicionales para que sus iniciales estuvieran grabadas en el baúl.

Harry estaba escuchando mientras revisaba los planos del piso—¿Alguno de tu familia tiene elfos domésticos? —preguntó—Mione ha estado conociendo a más de tus parientes, ¿verdad? —Hizo una nota sobre los planes y levantó la vista para ver a Ron frunciendo el ceño.

—¿No lo mencionó ella en tu última cita? —La voz de Ron subió unas octavas.

Esto debe ser bueno—Harry se sentó en una pila de leña, colocando sus planos—¿Hambriento? —preguntó, sacando un pequeño saco y entregándole a Ron unos sándwiches. Se metió uno en la boca y comenzó a hacer un boceto de los planos de la casa. Dejó el lápiz el tiempo suficiente para tomar el sándwich que colgaba de su boca y le ordenó a su amigo que lo "soltara".

—Fue un desastre—Ron bajó la cabeza en un movimiento como Severus—Empezó a hablar sobre los derechos de los elfos domésticos y mi tía Bessie se lo tomó bastante bien, escuchando su opinión. Pero el elfo de la tía Bessie, Bitsy, estaba allí y escuchó. Es tan vieja como el polvo y se asustó—.

—¿Bessie y Bitsy? —se rió Harry.

—Ni siquiera comiences con eso—dijo Ron con una sonrisa—Cuando éramos niños, la llamábamos tía Bitsy, y el elfo, Bessie. De todos modos, Bitsy, la elfa, se volvía loca pensando que, como mi tía se estaba burlando de Mione, a ella le iban a dar "el calcetín". Chilló, dejó caer la bandeja de la cena y salió corriendo llorando. A partir de allí, se fue cuesta abajo—Ron metió la mano en el saco y sacó dos botellas de agua.

—¿Por qué el repentino interés en los problemas familiares? —Ron felizmente aceptó un tercer sándwich.

—Estaba pensando—Harry señaló sus planes—No incluí las viviendas para los elfos de la casa en mi plano original. Incluso Hermione está de acuerdo en que debería llevar a Dobby conmigo cuando me mude. Ha hecho demasiado para dejarlo en Hogwarts una vez que tenga un hogar real—.

—¿Le dijiste que tú y Dobby están unidos? —.

—No, ¿crees que estoy loco? —preguntó, limpiándose la boca con la manga. Ron miró la comida de Harry por un momento, perdido en sus pensamientos.

—¿Harry, todavía revisas tu comida cada vez que comes? —.

—Sí, ya casi no pienso en eso. Te dije que te hicieras el hábito, no solo cuando salías en público—Harry quería mantener a salvo a su amigo.

—Lo hago—juró Ron—A veces podría olvidarlo, pero siempre trato de buscar hechizos y cosas así—dijo alrededor de un bocado.

—Claro que sí—sonrió Harry, notando el nuevo color de cabello de Ron—¿En cuánto espacio viven normalmente los elfos domésticos? —él cambió el tema; después de todo, quería hacer cambios antes de que el nuevo marco se iniciara... nuevamente.







En el Gran Salón de Hogwarts, tanto estudiantes como profesores disfrutaron de una buena comida. La comida era buena, pero después de una década más o menos, incluso la comida generalmente superior de la escuela se estaba volviendo aburrida. O podría ser que el Maestro de Pociones estuviera pensando demasiado en las comidas que cocinaba recientemente. Tal vez a Harry le gustaría pasar parte del tiempo de "luna llena" en la cocina. No habían cocinado juntos en algún momento. Claro que habían cocinado para los amigos, pero eso no era lo mismo que crear delicias culinarias sin distracciones externas. Apenas se abstuvo de sonreír, pensando que cada vez que él y Harry habían hecho eso, por lo general arruinaban al menos un plato cuando finalmente se encontraban más atractivos que la preparación de la comida.

Los pensamientos de Harry vistiendo nada más que un delantal, se detuvieron cuando un conocido búho nival voló. Remus, como de costumbre, sostenía su carta cerca de la mesa. Madame Hooch comentó que Remus conseguiría más años si tuviera que extender más el brazo para leer la letra pequeña. Severus sonrió burlonamente cuando su respuesta al envejecimiento de los miembros del personal no fue bien con la instructora de vuelo. Él disfrutó siendo el más joven empleado en la escuela, incluso si era solo por unos pocos meses, en lo que respecta a Lupin. Severus ni siquiera estaba seguro de qué edad tenía Hooch, pero aparentemente era lo suficientemente joven para ofenderse cuando lo mencionaba.

La diversión de molestar a su compañera de trabajo duró poco, ya que Severus volvió su atención a la carta, solo para estar decepcionado. La carta, que comenzaba con "Hey Moony", no era para él. Harry siempre dirigía la carta como "Querido Remus" cuando se suponía que era para Severus. Eso no le impidió seguir leyendo, y al profesor de Defensa tampoco pareció importarle.



Hey Moony,


Me dirijo al mercado por la mañana antes del entrenamiento. ¿Algo especial de lo que tengas ganas? Trato de cocinar extras en esta época del mes, así tienes una gran variedad de golosinas para elegir, pero Ron y yo hemos estado pasando el rato esta semana y no hay restos en la nevera. ¿Tienes ganas de algo especial? Oh sí, hablando de impulsos... ja, ja. Estaba pensando que como mencionaste visitar a un amigo recientemente, tal vez podrías tener a alguien a veces. Por supuesto, puede que no sea una buena idea, pero probablemente haya precauciones que podamos tomar para que sea factible. Es posible que desee obtener la opinión de otra persona sobre esto. ¿Qué diversión es tener el apartamento para ti solo por unos días con solo la tele como compañía? En realidad, hay alguien más aquí también, pero él no será un problema. Te presentaré si alguna vez se me ocurre un nombre para él.


Harry


—¿Nueva mascota? —preguntó Remus—¿Debería tener miedo? —.

—Eso depende de cuán amenazado estés por las serpientes—la expresión de Severus permaneció impasible.

—No soy demasiado aficionado a ellas—sonrió Remus—Pero como no es mi elección si me asocio con serpientes, haré lo mejor que pueda—.

Albus no hizo ningún comentario, pero se preguntó si estaban hablando de reptiles o Slytherins.

—¿Es la serpiente de Harry venenosa? —.

—Solo una de ellas—sonrió Severus. Él se estaba divirtiendo demasiado; no solía esperar estar tan entretenido bromeando con Lupin. Volvió a mirar la carta donde Harry mencionaba que Lupin tuviera invitados en el departamento. Estaba contento de ver que su amante le había sugerido que hablaran sobre eso. No es que esperara que Harry le pidiera su opinión, sobre todo, pero Severus podría pensar en varios escenarios que los otros dos podrían no haber considerado. Desde su reciente discusión, él apreció que Harry no lo mantuviera desinformado por despecho.

—Las opciones recientes con respecto a la poción matalobos están disponibles. Debemos discutirlas antes de la próxima luna llena—Severus ignoró el comentario "realmente sutil" de Hooch. Una vez los escuchó hablar sobre el rumor de que follaban, y los había visto como un halcón desde entonces. Para su alivio, Lupin la ignoró.

Tengo detenciones para supervisar esta noche hasta las ocho—gimió Remus.

—¿Siete, entonces? —preguntó Severus, recibiendo un asentimiento afirmativo del profesor de Defensa.







Ron se apareció en la Madriguera, cansado al final de un largo día. Acababa de abrir la puerta y poner un pie en el umbral cuando se encontró en la punta de una varita mágica.

—¡Mamá! —gritó, alejándose de la varita de su madre, rezando para que ella no estuviera bajo la maldición Imperius.

—¡Ronald! ¡Me asustaste hasta la muerte! — gritó ella, bajando su varita—¿Por qué tu cabello es negro? —.







Hogwarts, 6:59 p. m. Llamaron a la puerta del aula de Defensa Contra las Artes Oscuras—Entra—llamó Remus Lupin, entretenido al escuchar que el reloj comenzaba a dar las siete. Justo a tiempo.

—Profesor Snape, ¿qué puedo hacer por usted? —preguntó—Puedes continuar tus líneas—miró al estudiante que estaba deteniendo.

—Si puedo tener una palabra—.

—Sí, por supuesto—sonrió Remus—Estaré terminado en alrededor de una hora, si vuelves—levantó la vista en cuestión y observó, esperando que los labios de Severus se curvaran en una sonrisa malvada. Ahí está, pensó para sí mismo con una mirada petulante en su rostro.

—Como Jefe de la Casa y proveedor de todas las necesidades de pociones de la escuela, mi tiempo es más apremiante que el tuyo. Si esto es todo lo que está en tu agenda para la noche, estoy seguro de que el Sr. Filch estaría más que feliz de ayudar. Creo que actualmente se encuentra en su oficina, necesita una distracción—disfrutó al ver que los ojos del estudiante se abrían—Sin embargo, si sientes la necesidad de supervisar la caligrafía descuidada del Sr. Hopkins...—se inclinó y leyó el pergamino del alumno—"Entregaré todas las tareas a tiempo" dudoso—agregó—yo puedo tomar decisiones con respecto a tu poción sin tu aporte—.

—Sr. Hopkins, vaya a ver al Sr. Filch y termine su detención con él—ordenó Remus, recibiendo un gemido de su alumno—Si prefiere servir la detención conmigo, puedo hacer los arreglos para que venga otra noche, pero escribirá el doble de líneas—ofreció. El chico miró su papel y consideró sus opciones, aún no había hecho ni una cuarta parte de sus líneas, y optó por hacerlo.

—Sr. Filch—respondió el chico abatido y salió corriendo.

—¿Té, o algo más fuerte quizás? —ofreció Remus cortésmente.

Dos cosas más fuertes más tarde resolvieron la mayoría de los problemas para que Remus pudiera tener un invitado. Harry ya tenía el hábito de esconder las huellas de Severus cuando llegaban amigos. El plan era mantener el departamento sin formato, para que no fuera obvio que Harry Potter vivía allí. Remus no lo dijo, pero quedó impresionado por la gran cantidad de hechizos únicos que Severus conocía para proteger sus pertenencias personales. Suponía que ser profesor de Hogwarts durante tantos años requeriría la necesidad de tales hechizos, especialmente un profesor que era despreciado por el 80% de los estudiantes, y el Jefe de la Casa de aquellos conocidos por su astucia... y ambiciosas motivaciones.

—Harry escribió un amigo en su carta. ¿Es amigo o amigos? —preguntó Severus, que no estaba seguro si Lupin todavía estaba con Will y Basil.

—Son amigos, en plural, pero nunca he discutido mi vida sexual con Harry. Él sabe que salgo, pero no discutimos nada más—Remus observó la cara de Severus para ver si podía reconocer algún cambio. Él tuvo la impresión de que Severus se esforzó por no mostrar casi ninguna emoción frente a él. A pesar de los mejores esfuerzos de Severus, ninguno de los dos podía negar que, si no cordiales, al menos ahora tenían una buena relación de trabajo—¿Te sorprende que los vea a los dos? —Remus sabía que la mayoría de los que lo conocían lo consideraban moderado.

—No me sorprende, solo me dice algo sobre ti—.

—Has leído lo suficiente sobre los datos del hombre lobo como para saber que mi resistencia se incrementa mucho varios días antes de la luna llena—.

—Lo cual es irrelevante cuando se trata de las necesidades de tu compañero de follar, Will—Severus sonrió. Se preguntó si esto era lo que Albus sentía todo el tiempo, sabiendo más de lo que dejaba ver, pero diciendo lo suficiente para hacer que una persona tuviera el doble de preguntas que cuando entraron.

—¿Supongo que no me darás pistas para que pueda continuar haciendo lo que sea que mantenga el interés de Will? los disfrutó a los dos, y aunque no sería horrible tener solo a Basil, son mucho más divertidos juntos—.

—Él es una talla "Queen"—sonrió Severus y luego hizo un punto para mirar hacia la entrepierna de Remus, que estaba bloqueada por el escritorio entre ellos. Severus disfrutó de lo incómodo que el mago se sentía con esa declaración.

Remus nunca había recibido quejas y sabía que estaba bien dotado, pero también sabía que con el aumento de la resistencia también se producía un ligero aumento de tamaño. No todos los aspectos de la Licantropía eran una maldición.

—¿Planeas hacer que se queden durante tu transformación? —preguntó Severus, cambiando de tema. O al menos era su intención cambiar de tema. No necesitaba saber si Will o Basil estaban en la bestialidad.

—¡No! — dijo Remus rápidamente—No podría arriesgarme a tener a alguien en el apartamento de Harry mientras esté indefenso, incapaz de evitar que hagan algo que no deberían hacer—Para el caso, no tenía intención de ser tan vulnerable, independientemente de la ubicación. No había sido tan abierto desde Sirius y no esperaba serlo durante mucho tiempo, ni nunca más—.

Hablaron durante un poco más de tiempo, discutiendo varios escenarios que pueden surgir. Cuando parecía que cubrían todo lo que podían pensar, Severus se levantó para despedirse.

—¿Hubo alguna opción que surgió con respecto a la poción matalobos? —preguntó Remus, quien asumió que había sido una artimaña.

—Pero por supuesto—Descubrió que un poco de verdad en cualquier declaración la hacía más creíble. Severus desenrolló el pergamino que había traído. Había esperado para ver si Lupin recordaba la premisa original. Si la bestia quería una voz en la prueba, sería mejor que prestara atención. Examinó el documento por un momento como si buscara algo—¿Preferirías que entregara tu poción en la copa habitual o preferirías tener una taza de cerámica? —preguntó con una sonrisa.

—¿Son esas mis únicas opciones? —se rió Remus.

—Tengo un cáliz etiquetado como Segundo Lugar, 1983 British Potions Symposium. Hmm—se tocó el mentón—Parece que no puedo recordar si está hecho de peltre o plata. Eso podría ser un problema—agregó con una leve diversión.







Hermione fue a ver a Harry para una breve visita para ver a su nueva serpiente, y para responder algunas preguntas que él dijo que quería preguntar.

—Me pregunto si tal vez perdió algo de maniobrabilidad cuando perdió el colmillo—reflexionó Hermione—No estoy segura de que la pérdida de un colmillo dificulte su oración—observó a la pequeña serpiente de colores brillantes moverse por su recinto, sacando la lengua, saboreando el aire—No tengo mucho tiempo para dejar de estudiar, pero estoy muy contenta de haber podido verte—.

—Está bien, temía no verte de nuevo este trimestre. Recordé que dijiste que iba a ser difícil—Harry abrió una caja y sacó una pequeña cosa rosa que no reconoció de inmediato. Aturdió al ratón bebé antes de ponerlo en el tanque.

—Por favor, no hagas eso conmigo aquí—chilló y volvió la cabeza. Harry sostuvo su varita, usándola como un puntero para hacer que el ratón pareciera moverse por sí mismo. El diminuto ratón avanzó lentamente a lo largo de las virutas de madera durante lo que pareció una eternidad antes de que la serpiente se interesara e hiciera su primera matanza en varias semanas.

—Todo listo—la alertó de que era seguro mirar de nuevo.

—Ew, puedes ver el pequeño bulto donde está el ratón—se estremeció—Tengo trabajo que hacer, así que, si terminaste de darme asco, qué tal si haces las preguntas que dijiste que tenías—.

—Está bien, lo siento—se rió entre dientes, sin sonar lo más mínimo avergonzado—¿Hay un hechizo o encantamiento para suavizar tus uñas? —.

—Claro que sí—levantó las manos para verlas perfectamente cuidadas—Guau, nunca he visto a un hombre con uñas tan bonitas—pensó en sus días de colegio—Entonces, ahora que estás saliendo, ¿finalmente te importan las pequeñas cosas? —ella bromeó—¿Se da cuenta Severus? Tenía mi cabello peinado en algo fácil de cuidar, y después de tres horas, Ron me preguntó si llevaba aretes nuevos—.

—Ron pasó sus últimos tres años escolares mirándote. Supongo que cree que ya sabe cómo te ves—dijo Harry con un guiño—Severus, por otro lado, tiene un gran interés en el cuidado y mantenimiento de mis uñas—lo miró fruncir el ceño, pensando en eso.

—No hay nada personal contra Severus; me gusta ese hombre, pero si me sirve la memoria, sus hábitos de aseo en la escuela dejaban algo que desear. Me resulta difícil imaginarlo atrapado por lo bonitas que se ven tus uñas—.

Harry movió sus cejas—¿Por qué lo piensas? —hizo un puño con una mano y deslizó en un dedo de la otra—Oh, espera, eso habría dolido—chupó su dedo y repitió el gesto.

Los ojos de Hermione se agrandaron cuando su rostro se contorsionó, mostrando curiosidad, conmoción y vergüenza al mismo tiempo.

—Deberías verte la cara—se rió tan fuerte que apenas pudo pronunciar las palabras.

—Eres un cerdo—dijo con una sonrisa de oreja a oreja y las mejillas enrojecidas—Oh, Merlín—añadió antes de reír, obviamente tratando de imaginarlo—¡Si hicieras eso delante de Ron, juro que vomitaría! —ella dijo, todavía riendo. Ella hizo el gesto con la mano y rió con más fuerza.

—¿Quieres decir que empezaría a preocuparse por el bienestar de los elfos domésticos? —preguntó, esperando a que ella lo golpeara.

—Eres un idiota—ella realmente resistió la tentación de golpearlo—Eso me recuerda, ¿ajustaste tus planes para las viviendas de Dobby? Me pregunto si tienen sus propias habitaciones en Hogwarts—ella tenía esa mirada en sus ojos, y Harry pensó que era mejor distraerla lo antes posible.

—Voy a comprobar cuánto espacio es habitual y me aseguraré de hacerlo más grande que la mayoría—dijo no solo para apaciguarla, sino porque quería hacer eso por su pequeño amigo. Pensó que era bastante fácil de hacer ya que la casa todavía estaba en las etapas de construcción—De hecho, podría necesitar algunas habitaciones. Severus me habló de una elfa que parece adularlo. Sí, sé que suena extraño—agregó cuando ella lo miró con incredulidad.

—De todos modos, Sev dijo que se refiere a Dobby como 'su Dobby'. Odiaría separarlos o algo así. Ni siquiera sé si los elfos se casan como la gente—.

—¿Te refieres a Winky? —.

—Nah. Después de la rehabilitación, ella siguió adelante y consiguió un trabajo fuera de Hogwarts—.

—¿Qué? —Hermione lo miró y cuando vio que sus labios se curvaban en una sonrisa, ella lo golpeó—Lo estás inventando—declaró y lo golpeó de nuevo.

—Pudo haber sucedido—dijo con una sonrisa—Oye bruja, cuidado con la roca—sintió un arañazo en el brazo de su anillo de compromiso.

—Oops—dijo ella, todavía riéndose—¿Quieres que lo sane por ti? —ella se burló de él ya que era apenas un rasguño—¿Qué estás haciendo? —ella vio a Harry lanzar varios hechizos sobre el tanque de la serpiente.

—Lo estoy calentando. Se queja de que hace frío. Creo que solo le gusta quejarse de cosas. Todavía tengo que encontrarle un nombre—Levantó una caja transparente con un pequeño lagarto.

—¿Otra mascota? Dime que no estás cortando las uñas de los reptiles—hizo una mueca.

—Un libro que leí decía que debes alimentarlo con ratones muertos, para que la serpiente no se vuelva agresiva al tener que matar su comida y también que, al matarlos, se pueden rayar. Otro dijo que era mejor hacer que su entorno fuera lo más natural posible, lo que les permite cazar. El ratón bebé no era mucho para comer para el tamaño de esta serpiente, pero es un comienzo, y yo quería aprender ese hechizo para recortar las uñas, para usar para cualquier cosa más grande—continuó—Estaba pensando en una maldición Impedimenta para alentizar mucho al lagarto. De esa forma, tampoco es probable que tenga tiempo de morder—.

—¿Un lagarto discapacitado con una buena manicura? Me voy de aquí. Tengo que estudiar. Puedes debatir sobre la mejor manera de matar animales pequeños en tu propio tiempo—le besó en la mejilla y se dirigió hacia el Flu—¡Buena suerte! —ella le dijo antes de irse.







En un piso duro, Harry yacía sudando. Kieran lo tuvo atado y luchando por salir de las ataduras, tanto físicas como mágicas. Harry gruñó cuando intentó liberarse por primera vez. Había dejado que su entrenador lo distrajera, pero pensó que probablemente podría encontrar una manera de liberarse, si solo podía concentrarse.

—¿Cómo ha estado Snape? —preguntó Kieran, enviando una sensación de picor a través del cuerpo de Harry.

—Me consiguió una serpiente—Harry arrugó la cara, manteniendo su enfoque en las ataduras mágicas primero—Una abajo—dijo, sintiendo que su cuerpo podía moverse dentro de las cuerdas atadas alrededor de su muñeca y tobillos.

—¿Qué hizo esta vez? —preguntó Kieran antes de reemplazar las ataduras mágicas—Hazlo de nuevo, pero no seas tan obvio al respecto esta vez—dirigió mientras escuchaba a Harry.

—Dijo que era un adulto—refunfuñó Harry—...como si fuera un niño—.

—Eres un niño—Kieran le dio unas palmaditas en la cara, molesto—¿Qué te está llevando tan...? —Sus palabras se cortaron bruscamente mientras se congelaba en su lugar y caía.

Harry pateó la cuerda de su tobillo y quitó el hechizo a Kieran.

—No está mal, Fawkes—elogió—Entonces, él dijo la verdad, que de hecho eres un niño, ¿y te has desviado de tu forma? —preguntó, disfrutando la mirada en la cara de Harry, un cruce en algún lugar entre insultado y ligeramente divertido.

—Le pregunté cuánto tiempo llevaba follando niños—sonrió Harry.

—Apuesto a que fue bien—dijo Kieran rotundamente—De vuelta al trabajo. Necesitas mejorar tu velocidad de transformación. Toma una forma—asintió con la cabeza al Crup—Vamos a practicar maniobras. Cuando escuches la señal, vuelve a transformarte en tu forma de gato oficial—La intención era que, si Harry era capturado, podría cambiar de forma en un esfuerzo por escapar, pero debería ser capaz de transformarse rápidamente a su forma 'conocida' para evitar que cualquiera pudiera descubrir que también podía tomar las formas de otros animales.

Harry practicó actuando como un Crup, pero se mantuvo alerta, escuchando el pequeño sonido de 'clic' que Kieran había elegido para la señal de hoy. Vagó por el establo, olfateó varias balas de heno e inclinó el cesto de basura. Él registró el sonido, pero Kieran ya había doblado la esquina y lo vio transformarse. Después de aproximadamente diez intentos, con solo la mitad de ellos siendo completamente exitosos, continuaron. Pasó los siguientes cuarenta minutos caminando alrededor del cubo de basura y las vigas de soporte, transformándose para que pareciera que un animal había perseguido al otro fuera de su escondite.

—Tu cambio de persecución va suave, solo recuerda cambiar a un animal más abajo en la cadena alimenticia. No sería bueno tener a un hipogrifo huyendo de un escarbato. Dime, ¿cuándo te transformaras en un animal más grande? —Kieran le arrojó una botella de agua, indicando que tomarían un descanso, al menos del entrenamiento físico.

Harry aprovechó la oportunidad para sentarse. Dio un golpecito con el pie en el suelo mientras trataba de encontrar un escenario que garantizara la excepción a la regla—Detente, estoy tratando de pensar—se quejó Harry mientras continuaba sacando un hechizo de su botella con cada sorbo. Después de pensarlo mucho, beber la mayor parte de la botella y ser hechizado dos veces, Harry no estaba más cerca de la respuesta—Puedo cambiarme a algo más grande si estuviera en el bosque y detrás de una gran roca o algo así—supuso, obteniendo una mirada de los ojos del escocés.

—¿Qué te dije sobre cómo decidir qué forma tomar? —.

—Tomar una forma común, así no llamo la atención sobre mí mismo—recitó, monótono—Entonces...—hizo que Harry quisiera obtener la respuesta.

—Así que, niño malcriado—dijo Kieran con una sonrisa traviesa—Estás tratando de escapar y encontrar un buen lugar para esconderte. Si eres un animal común en la zona, con la tonta suerte que usualmente tienes, te encuentras con...—se interrumpió, esperando que Harry terminara.

—Podría toparme con un animal que se parece bastante a mí. Entonces puedo cambiar a algo más grande y quien me busque creerá que el verdadero animal soy yo cuando vea algo más grande que lo persigue saliendo de su escondite—¿Tenía eso sentido? —preguntó Harry, inseguro.

—Suficientemente cerca—.

Al escuchar el batir de grandes alas, ambos asistentes alzaron la mirada para ver una lechuza volar desde una abertura en lo alto de las vigas. La carta apretada en sus garras tenía una forma interesante y Harry atormentó su cerebro para recordar lo que significaba. Hermione había estado revisando las tradiciones mágicas con él mientras planeaba su boda. Se enteró de que una vez fue común que el mensaje fuera más colorido y en diversas formas, para representar diferentes cosas. Al igual que el color rojo era generalmente un Aullador, y un sobre negro contenía la noticia de que un ser querido había muerto. La práctica había caído en desgracia cuando la privacidad se convirtió en un problema hace varios siglos.

—Una invitación a cenar—canturreó Kieran—Sabes que Frances me encuentra irresistible. Podría tener que afeitarme—Su gran sonrisa vaciló cuando el búho voló hacia Harry.



Hola Harry,


¿Cena esta semana? Necesitamos planear una fiesta para el idiota. Perdón por la breve carta, pero estoy en la clase de Historia, y es posible que necesite tomar notas... o no.


Ginny


Harry esperaba que Ginny usara la tinta corregible que Hermione le había comprado. Lanzó un hechizo sobre el pergamino, satisfecho cuando la nota de Ginny desapareció. Le mostró la papelería en blanco a su entrenador—Invita a Frances a cenar. Se sorprenderá de que hayas tenido problemas para enviársela con esto—agitó el pergamino prístino—Tal vez tengas que afeitarte después de todo—bromeó Harry—Tengo una cita—Él sonrió. El cumpleaños de Ron era el primero de marzo y el joven Auror estaba espiando a todos para ver si había algún plan en marcha.

—¿Terminamos? —preguntó Harry optimistamente.

—Sí, pero solo porque voy a querer enviar esto desde casa. Francés podría pensar que es sospechoso si no tiene mi sello—.







Cuando una clase de estudiantes de cuarto año de Ravenclaw/Hufflepuff se presentó, Severus tomó una asistencia mental, notando que todos habían llegado a tiempo. También notó que cada estudiante estaba sentado con un compañero, lo cual era extraño ya que la clase tenía un número impar de estudiantes. Apenas se había parado frente a la clase, sintió que el colgante debajo de su varita indicaba que Harry estaba muy cerca.

Fue un hechizo impresionante. A diferencia del "No Me Notes", el glamour de Harry lo hacía parecer anodino, pero hubo un tirón que hizo que la gente tomara nota de su presencia. Una mirada rápida y la persona promedio no podía ubicar su rostro, pero sin embargo lo encontraba familiar. Severus había hecho dos pases visuales a través de la habitación para verlo. Vestido con un uniforme de Ravenclaw, Harry se sentó cerca de la parte trasera junto a un Hufflepuff que le prestaba más atención a su amenazador profesor que al chico sin nombre que estaba a su lado.

Por un momento, Severus no le prestó atención. Cuando la clase comenzó sus pociones, él hizo su caminata habitual entre ellos, haciendo correcciones y tomando puntos a medida que avanzaba. Esperó a ver lo que Harry había planeado, en todo caso.

Harry casi pudo escuchar la alegría en su voz cuando Severus le quitó puntos a su amante por primera vez en siete meses más o menos. "Malvado idiota" murmuró Harry entre dientes, y aparentemente se salió con la suya, aunque varios estudiantes lo escucharon.

Cuando llegó el momento de obtener una segunda serie de ingredientes, Harry se ofreció a ir y luego se sirvió un tritón mientras estaba allí. Hechizó el bolsillo de su camisa para mantener a la pequeña criatura confinada. Luego trabajó cuidadosamente, ayudando a hacer una poción aceptable con el Hufflepuff que se había sentado a su lado. Con solo unos pocos minutos para la clase, Severus revisó cada caldero y ordenó a cada pareja que llenara sus resultados, si lo encontraba aceptable, o alternativamente, volcar el intento fallido. Harry pensó que su amante parecía sorprendido de ver su poción bien hecha.

—Embotéllala—dijo el Maestro de Pociones de forma plana y se volvió hacia el siguiente escritorio. Solo dio un paso y dio media vuelta—¿Qué hay en tu bolsillo? —miró al bolsillo de Harry mientras se movía.

—Dos Knuts y un Sickle—Harry vació el bolsillo de su pantalón, mostrando las monedas.

—Este bolsillo—Severus golpeó el bolsillo de la camisa y este lo mordió. Varios jadeos y algunas risitas se escucharon antes de que el Profesor de Pociones soltará—¡No se tolerará el robo de mis tiendas! —Con un firme agarre en el hombro de Harry, Severus gruñó—Lidiare contigo en un minuto—y empujó a Harry a su oficina, dando un portazo.

Se escuchó un estruendoso choque al otro lado de la puerta. Severus, que sabía que no había habido nada en el camino para chocar, encontró la teatralidad de Harry divertida. La sonrisa perversa que apareció en su cara después de escuchar el choque silenció a los estudiantes que se atrevieron a hablar o reírse—Terminen de embotellar sus proyectos si esperan una calificación aprobatoria—.

Apenas habían entrado en el corredor comenzó el frenesí. —"Él es Ravenclaw, me senté junto a él", "¿Cuál era su nombre?", "Probablemente no robó nada", "Creo que está en mi clase de Aritmancia", "¿Escuchaste eso?", "Es tan aterrador cuando sonríe", "¿Recuerdas lo que le pasó a Flynn?", "¿Qué tiene Snape contra nosotros los Ravens, de todos modos" —Los desvaríos y las especulaciones de lo que estaba por venir se detuvieron cuando la puerta de la clase de Pociones se cerró bruscamente. Rápidamente se lanzó un hechizo de escucha, pero evidentemente su profesor estaba muy por encima de ellos con un hechizo silenciador.

Pronto se corrió la voz por la torre de Ravenclaw de que uno de sus hermanos había sido detenido en una mansión desconcertante. Primero y segundo años fueron rápidos en encontrar faltas en el cuarto año por no saber bien quién había desaparecido. El tercero y el cuarto año comenzaron a hacer un inventario de sus compañeros estudiantes, que parecían algo confusos, mientras que el quinto y sexto prestaron poca atención, ya que había mucho por estudiar. Fueron los séptimos años que finalmente no pudieron soportar más la conmoción y escucharon la historia del profesor Snape arrojando a un estudiante a su oficina. El mismo profesor que había expulsado a Flynn, también un Ravenclaw, de su salón de clases y lo había amenazado con matarlo justo antes de que encontraran al niño casi con muerte cerebral días después.







Cuando Severus abrió la puerta de su oficina, encontró a Harry sentado en su silla, sonriéndole inocentemente—¿M extrañaste? —.

—Difícilmente—Severus lo sacó de su silla para sentarse y poner a Harry en su regazo—Esta no es una casa de autoservicio para tu conveniencia. Hubiera pensado que después de siete años de escuela, tendría un respiro de tu robo—las palabras de Severus fueron duras, pero su tono careció de severidad, y besó el cuello de Harry entre oraciones. Harry dejó escapar un suspiro de satisfacción, y movió su cabeza como un gato, disfrutando las atenciones.

—¿Qué estás haciendo aquí distrayéndome de mi trabajo? —Con dedos ágiles, le quitó la corbata Ravenclaw y abrió varios botones. Lanzó un hechizo para eliminar el glamour, pero no tuvo ningún efecto. Intentó con dos de los otros tres hechizos reveladores que conocía, y se decepcionó de que no pudiera probar el último ya que alertaría a Albus sobre magia oscura.

Harry agitó su propia varita y regresó a su ser natural, pero se encontró con un uniforme demasiado pequeño una vez que no era del tamaño de uno de catorce o quince años. Los pantalones ajustados eran demasiado apretados, bastante más allá de mostrar cada ondulación de músculo y bulto. La idea había sido divertida, pero la experiencia demostró que podría haberlo hecho con un poco de reflexión.

—Creo que necesitabas una distracción apropiada—murmuró Harry—Y mientras estoy aquí, cenaré con Ginny para planear la fiesta de cumpleaños de Ron en unas semanas a partir de ahora—acercó a Severus para darle un beso—¿Qué estás haciendo entre ahora y la cena? —preguntó contra de la extensión del cuello de Sev.

—Tengo planeado ir a mis habitaciones privadas e interrogar a un ladrón. Lo torturaré hasta que revele todos sus secretos—Severus se chupó el lóbulo de la oreja.

—No hay suficiente tiempo entre ahora y la cena para que puedas sacar algo de mí—declaró Harry e inclinó las caderas, rechinando contra las de su compañero. Separó las piernas con la intención de ejercer más presión, pero terminó desgarrándose los pantalones. La sonrisa malvada en la cara de Severus era emocionante y atemorizante, todo al mismo tiempo.

Grandes manos acariciaron su espalda, más allá de la cintura y sobre la curva del culo de Harry. Dedos largos llegaron más allá de la rasgadura en la tela y para su deleite, Severus podía sentir la piel. Harry se había olvidado de los pantalones, dejándole acceso inesperado. Deslizó sus dedos tortuosamente lento, bordeando el agujero del culo de Harry. Llegó lo suficientemente lejos como para acariciar los huevos de Harry antes de deslizar sus manos hacia atrás, esta vez en el centro, provocando su agujero fruncido.

—Te diré cualquier cosa que quieras saber—siseó Harry en pársel antes de agarrarse al cuello de Sev, chupando febrilmente.

Severus se paró con Harry en sus brazos, y luego lo colocó en el escritorio el tiempo suficiente para cambiar de posición, colocando a Harry sobre su hombro como un saco de patatas.

—¡Severus! —Gritó Harry—Bájame, me caeré—.

—No podemos permitir eso. Permíteme agarrarme mejor—ronroneó y agarró el culo de Harry. Los ojos de Harry se agrandaron cuando sintió el dedo cubierto de saliva entrar en él. Severus acababa de cerrar la puerta de su oficina cuando escuchó un golpe en la puerta.

—Profesor Snape—ambos reconocieron la voz de Minerva McGonagall.

—Maldito infierno—gruñó y caminó hacia la puerta. Harry gritó y solo se sintió aliviado cuando Severus se aseguró de que la bata Ravenclaw cubriera su culo expuesto. Quitando el hechizo silenciador, Severus abrió la puerta un poco.

—¿En qué puedo ayudarte profesora? Estoy bastante ocupado en este momento—.

—Me temo que debo entrar—frunció los labios molesta, pero no estaba claro con quién estaba molesta—He tenido varias quejas de estudiantes molestos. Abre la puerta para que podamos hablar en privado—.

Severus sabía por sus palabras que no podía negar su entrada. De hecho, como vicedirectora, podría obtener acceso a cualquier habitación con o sin su permiso. Harry se retorció, asumiendo que iba a ser derrotado, pero para su mortificación, Severus se mantuvo firme.

La puerta se abrió con apenas espacio suficiente para pasar; Minerva se metió en la habitación. Ella jadeó, viendo a Snape con un cuerpo arrojado sobre su hombro. Severus permaneció fuera de la vista de cualquiera que pudiera estar en el corredor, cerró la puerta y reemplazó los encantos silenciosos.

—¡Severus! ¿Quién es ese? —ella farfulló—No les creí. Solo vine aquí para demostrar que no hiciste nada inconveniente. Filius está seguro de que cada Ravenclaw ha sido contado—.

—Eso es porque este es un Gryffindor—ronroneó Severus. Los ojos de McGonagall se salieron de sus órbitas hasta que reconoció la voz de la víctima.

—Bájame—insistió Harry, y chilló cuando Severus flexionó su dedo.

—No—Severus respondió simplemente—Como puedes ver, Minerva, tengo las cosas bien bajo control. Como ya no tienes jurisdicción sobre este ladrón, él es mío para castigar como lo considere oportuno—.

Harry no podía ver su rostro, pero imaginó que estaba tan rojo como el suyo. Por supuesto, la sangre corría a su cabeza, pero tenía la sensación de que habría sido roja de todos modos.

—Buen día, Severus—sonó como si simplemente se hubieran cruzado en el pasillo—Harry—agregó—Renuncia a la vida del crimen; soy demasiado vieja para el tipo de confusión que provocas con tus bromas—.

—Sí, señora—murmuró.







Colocando a Harry sobre la cama, Severus agarró los pantalones rotos con cada mano y los partió por la mitad. La pretina era demasiado gruesa para rasgarla, pero las piernas del pantalón estaban hechas trizas. Admiraba su obra y pensaba que se parecían un poco a las chaparreras. Tendría que ver a Harry en un buen par de chaparreras de cuero negro algún día. Distraído por su imagen de Harry en cuero negro, Severus fue tomado por sorpresa cuando Harry se abalanzó.

Harry agarró a Severus por la solapa, puso un pie contra su cadera para hacer palanca y se retiró con fuerza para voltearse—Me has avergonzado al maldito Infierno—Harry se mantuvo firme por un momento, pero cuando estaba claro que Severus lo vencería, usó un hechizo para inhibir los movimientos del viejo mago.

—Mencioné la tortura, ¿verdad? —preguntó Severus con una sonrisa. Él luchó contra el hechizo. Uno podría luchar contra una maldición vinculante; todo lo que se necesitaba para romperlo era moverse incluso lo más mínimo. Solo debías tener suficiente voluntad. Lo que hizo difícil luchar contra el hechizo de Harry fue que se modificó, ya se le permitió un poco de movimiento; Romperlo no sería tan simple.

—Todas tus torturas pasadas me involucraron desnudo en una cama, no colgando sobre tu hombro como un cerdo premiado—Harry se sentó sobre él y comenzó a trabajar en una fila de botones.

—Entonces deberías estar agradecido porque te permití estar en la oficina vistiendo ropa mientras hablé con Minerva—Severus descubrió que no podía romper el hechizo por pura voluntad solo, pero pensó que eventualmente podría alcanzar su otro brazo y luego su varita, metiendo la mano en su manga, se sorprendió cuando la manga se desvaneció, junto con el resto de su ropa.

—Realmente no quieres hacer eso—Harry arrastró la punta de su varita sobre el nudo endurecido en su pecho.

"¿Cuándo sacó su varita?" Severus luchó para apuntar su varita, pero la mano libre de Harry sostuvo su muñeca, poniendo su peso detrás de él. "Chico inteligente, compensando el tamaño con apalancamiento".

Con un hechizo no dicho, Harry luego movió fácilmente los brazos de Severus sobre su cabeza.

Era intoxicante ver a Harry en acción. Había llegado tan lejos desde que terminó Hogwarts. Estaba aprendiendo a dominar sus habilidades, y aunque Severus lamentaba que la enseñanza en Hogwarts le impidiera participar en su entrenamiento, quedó muy impresionado con el resultado que estaba produciendo la experiencia de Kieran. En un último intento de obtener el control, Severus empujó su cadera para empujar a Harry, pero solo logró obtener una cara llena de piel suave. Con su nariz prácticamente en el ombligo de Harry, Severus sintió que le quitaba su varita de la mano.

Recuperando su equilibrio, Harry hizo un punto de sostener ambas varitas antes de meterlas debajo de la almohada de Severus—No puedo soportar más esta tortura—dijo Harry, y se llevó el dorso de la mano a la frente—Estoy listo para hablar—.

—Reina del drama—bromeó Severus, con las manos todavía sobre la cabeza—¿Ya has nombrado a tu serpiente? —.

—No, pero pronto descubriré si prefiere lagartos a los tritones—dijo Harry con una sonrisa—Reemplazaré el que tomé si le gusta. Además, Albus dijo que puedo tenerlo. Simplemente no mencioné que estaría sentado en tu clase de cuarto año para conseguirlo—dijo con una mueca—Ahora, creo que necesitas una buena sodomía—dijo Harry, empujando su polla contra los pantalones de Sev con movimientos exagerados y con la boca abierta como si se hubiera perdido en el momento.

Severus gimió por sus payasadas.

—Aquí es cuando me llamas un mocoso insoportable y extiendes tus piernas—susurró. Fue entonces cuando Severus se dio cuenta de que ya no estaba atado y abrazó al adolescente lascivo.

—Tu notable habilidad en el arte de la seducción siempre me ha sorprendido—dijo un entretenido Severus antes de capturar los labios de Harry en un apasionado beso.

—Lo que me falta en elocuencia lo compenso con entusiasmo—dijo Harry entre respiraciones—¿Al menos te he impresionado con grandes palabras? —preguntó con una sonrisa y volvió a besarlo, esta vez a lo largo del cuello de Sev.

—¿Todo el camino hasta E en el diccionario lo has leído tú? Me tienes cautivado—bromeó y luego separó las piernas. Podía sentir la sonrisa contra su cuello y sacar su varita de debajo de su almohada para lanzar hechizos de limpieza cuando Harry había seguido sus besos por su pecho. Severus siseó cuando Harry se lo tragó entero. Demasiado pronto, Harry echó la cabeza hacia atrás con un "pop" para continuar besándose y lamiéndose a lo largo de su camino.

Prestó especial atención a lamer los cojones de Severus y emitir sonidos entrecortados cuando intentó chuparlos a ambos en la boca al mismo tiempo. Harry hizo su camino hacia abajo a un ritmo lento y burlón hasta que finalmente presionó una lengua plana hacia la entrada de Severus. Espoleado por los sonidos de apreciación de Sev, Harry movió su lengua alrededor del agujero fruncido y extendió su lengua plana otra vez, sobre su entrada y luego sus bolas una vez más. Sintió que la mano de Severus agarraba su cabello y luego lo soltaba igual de rápido. Harry echó un vistazo para ver esas manos fuertes arrancando las sábanas de sus puños. Mejor para Severus abusar de la ropa de cama que su cabello. Cuando la lengua de Harry se hundió lo más que pudo, pensó en el hechizo de lubricación, preguntándose si los conjuros eran diferentes de un idioma al siguiente. En su mayoría eran palabras en latín, ¿verdad?

—Lubricous—siseó en Pársel con la esperanza de obtener los resultados que deseaba. —Sí—siseó felizmente cuando funcionó.

—Sí—repitió Severus sin saberlo.

Harry deslizó dos dedos y trepó sobre sus largas piernas para tumbarse a su lado mientras preparaba a Sev para la penetración. Volvió a lamer la polla de Severus de la base a la punta en un lado y luego en el otro. Respiró hondo, olió el complejo olor de su amante y lo tragó hasta la raíz, succionando con fuerza mientras volvía a levantarse. Con gran concentración, Harry lamió, chupó y adoró la polla de Severus hasta que sintió y le apartó gentilmente del miembro pulsante.

—Eso está bien—jadeó Severus. Harry ni siquiera recordaba cuándo había metido un tercer dedo, pero sabía que era hora de enterrarse en el apretado calor que lo esperaba. Después de retroceder con una fuerte succión final, Harry colocó un beso en la punta de la polla de Severus y regresó al lugar entre sus piernas. Ayudó a levantar una pierna por encima del hombro y usó la otra mano para guiar su propia penetración lo suficiente como para pasar el primer anillo de músculos. Un empujón suave y cuidadoso y él estaba en casa. Ambos sisearon ante la sensación y dejaron escapar un gran suspiro, necesitando tiempo para adaptarse.

Severus levantó su otra pierna para que Harry pudiera sostenerlos sobre sus hombros. La posición lo hizo silbar nuevamente cuando Harry presionó más profundo cuando la posición lo permitió.

Harry cerró los ojos con fuerza, tirando de su labio inferior entre los dientes cuando la sensación lo inundó—Tú—abrió los ojos de nuevo—te sientes tan bien—Lamiéndose los labios enrojecidos, Harry se retiró y se deslizó de nuevo a un ritmo tentadoramente lento. Le tomó varios empujones, empujando hacia adelante, yendo tan profundo como pudo, retrocediendo y luego moviendo las caderas mientras acariciaba profundamente otra vez, hasta que Severus emitió un sonido que le dijo que había encontrado el ángulo correcto, su reacción guiando a Harry a quedarse en esa línea para darle a su amante tanto placer como fuera posible.

Habiendo acelerado el ritmo, Harry se encontró levantando las piernas de Sev, dándole la influencia que necesitaba para follar a Severus en tal estado que ya no hacía sonidos, aunque su boca se abrió en un grito silencioso.

—Sev—jadeó Harry—Respira—no estaba realmente seguro de que su amante tomara aliento, pero sí soltó la sábana abusada en lugar de masturbar su propia polla al ritmo de los empujes constantes de Harry—Me corro—advirtió Harry después de un tiempo; fue todo lo que pudo decir.

—Casi—Severus finalmente tomó una respiración seguida con varios sonidos inarticulados mientras apretaba su culo en un orgasmo desgarrador. Los ojos de Harry casi se salieron de sus órbitas mientras su polla estaba apretada, justo cuando él también fue enviado al borde.

—Maldición—Harry exhaló con fuerza, una gran sonrisa en su rostro—¿Cómo es que no hacemos eso más a menudo? —Harry besó el tobillo de Severus antes de bajar cuidadosamente las dos piernas de sus hombros. Luego se sentó en dichas piernas, tirando de su amante en una posición sentada.

Se besaron brevemente antes de que Severus respondiera con suficiencia—Simple—atrajo a Harry para un beso inesperado pero abrasador, dejándolo sin aliento—La seducción gana al afán—La expresión aturdida y dichosa en el rostro de Harry solo sirvió para probar su punto.

—Maldita sea—repitió Harry, sin ofrecer ninguna discusión—Debería haber sabido en mi cabeza que estaba con un Slytherin experimentado—.

—¿No te advertí que obtengo lo que quiero? —Severus lo besó nuevamente antes de levantarse.

—Sip—sonrió Harry—Voy a tener que asegurarme de que me sigas queriendo—se recostó, observando a Severus comprobar para asegurarse de que su ropa todavía estaba alrededor y relativamente intacta.

—En ese asunto, no debes tener dudas—habiendo localizado su otro calcetín, Severus lanzó varios encantamientos, eliminando las arrugas y demás de sus túnicas.

—Vamos, toma una ducha conmigo—Harry lo tomó de la mano, arrastrando a Severus.







Albus Dumbledore estaba hambriento. Satisfecho de que en realidad era la hora de la cena, abrió el cajón de un escritorio y guardó una pila de papeles de los gobernadores de la escuela, junto con una nota de Harry diciendo que probablemente estaría en el castillo para ver a Ginny. Las conversaciones que escuchó en el camino al Gran Salón fueron entretenidas.

La sala pareció callarse cuando el director entró. Era como si esperaran un gran anuncio, o tal vez esperaban que se mostrara ansioso ante los rumores. Observó a los estudiantes volver su atención a la puerta cuando parecía que no iba a iluminarlos. Cada vez que un estudiante de Ravenclaw ingresaba, había un tintineo de conversación y parecía que los estudiantes estaban haciendo un inventario de algún tipo.

Una vez más, la habitación se volvió extrañamente inmóvil cuando la puerta se abrió para admitir al Profesor Snape. Con las recientes especulaciones, no fue una sorpresa que cierto Maestro de Pociones llegara tarde a la cena. Cuando recibió los saludos habituales de sus colegas profesores, los estudiantes volvieron a su puerta mirando y contando a los estudiantes de Ravenclaw.

—¿Severus? —llamo Albus afablemente.

—¿Sí, director? —Severus tenía una actitud satisfecha con él. Miró alrededor de la mesa para ver qué le gustaría comer.

—Por más que detestó los chismes—el tono de Albus indicaba lo contrario—¿Has escuchado los rumores? Se habla de una conspiración—después de haber visto un gran plato de pollo frito, tarareó—Oh, justo lo que quería—.

—No lo dices ¿Jugo de calabaza? —ofreció Severus, su expresión casi alegre asustando a varios estudiantes.




sev Capítulo 82-I . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 81. De Serpientes Y Slytherins
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: