La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

  Death Eater takes a Holiday. Capítulo 75. Una Noche Fuera

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234689
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 75. Una Noche Fuera    Lun Ago 06, 2018 5:43 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 75

Una Noche Fuera  



Harry se miró al espejo e hizo una mueca. Albus, Severus y él mismo estaban trabajando juntos para perfeccionar el Glamour apropiado para él. Severus había insistido en que podía hacerlo, pero Albus había sido persistente y no tenía sentido discutir con el mago anciano.

—¿Café oscuro? —Gritó Harry, mirándose el cabello con disgusto. Se sorprendió cuando usaron un color de pelo muggle, y explicó que, si de alguna manera se quitaba el Glamour, su cabello no cambiaría, dándoles una ligera ventaja—¿Podemos al menos domesticarlo un poco, como lo hice en el baile? ¿Más largo quizás? —.

—El punto es que te mezcles, no que te destaques—señaló Severus, y luego lanzó un hechizo para hacer que las mejillas de Harry parecieran más rellenas. Pasó un dedo por la cara de Harry, donde la línea de su pómulo ya no sobresalía. Harry quería comentar sobre comenzar a parecerse a Neville, pero no pensó que fuera una buena idea.

—Tengo lentes de contactos azules—Harry levantó un pequeño estuche—¿Qué vas a hacer con mi cuerpo? —notó que todos los cambios habían sido sobre el cuello hasta ahora.

—Nada—respondió Albus mientras golpeaba su varita en la caja de lentes de contacto—A pesar de que ha pasado un tiempo, el público todavía se está acostumbrando a que te veas tan saludable. No mucha gente se ha dado cuenta de lo bien que se ha llenado. ¿Cuál es la palabra que usan los niños...? ¡Pulido! —.

Harry se encogió y rodó los ojos de manera exagerada, haciendo que Albus sonriera aún más—No eres un niño—dijo Harry sin expresión, haciendo sonreír a Severus. Tenía que admitir que incluso algunos de sus amigos todavía estaban sorprendidos de ver cuán en forma se había puesto desde que había dejado la escuela—¿Qué hiciste? —preguntó y luego abrió el estuche para obtener su respuesta. Sus bonitos contactos azules ahora eran cafés—¿Vas a lanzar un Corrector para enmascarar el Glamour? —sabía que algunas brujas y magos lo podían percibir, incluso si no podían decir qué se ha cambiado o cubierto. Creyó haber escuchado a Severus decir "todavía no".

—A veces es mejor esconderse a simple vista—dijo Albus simplemente—Puede que seas bendecido con una buena piel, pero muchos magos de tu edad tienen defectos de los que preocuparse—sonrió de nuevo y le tendió el cuenco de dulces.

—Gracias, pero creo que necesito algo más fuerte—respondió Harry, bajando las gotas de limón. Severus estaba por comentar sobre la hora, de que era demasiado temprano para estar bebiendo, pero luego vio al mago más joven sacar una rana de chocolate de su bolsillo. Harry simplemente le dedicó una risita a su amante, quien obviamente estaba reteniendo un comentario mordaz en la lengua.

Severus observó a Harry lamerse los dedos justo antes de que Albus le ofreciera una servilleta en lugar de comentar sobre sus modales. Harry trato de mirar reprendido, pero no mucho. Se dio cuenta de que Harry todavía tenía la costumbre de llevarse el pelo detrás de la oreja derecha, a pesar de que ya no necesitaba comprobar si sus viejas cicatrices estaban ocultas.

—Sugiero darle a Harry algo para cubrirse, por si alguien intentara ver qué está ocultando mi aprendiz con Glamour. Albus, podrías asegurarte de que nadie lo note o lo quite—.

—Ni siquiera pienses en darme manchas también ahora—se quejó Harry, pensando en la que acaba de desaparecer hace un día.







Severus revisó su agenda, discutiendo varias pociones que quería observar y algunas que deseaba preparar. Los Maestros de Pociones podían participar en un concurso donde a cada pocionista se le dieron los mismos ingredientes y suministros. El primer premio iría al pocionista con las pociones más variadas e inusuales u originales. Severus explicó que el atractivo del concurso era que representaba una oportunidad para trabajar con ingredientes raros o controlados. Harry notó que Severus no se mofó del caldero de oro por el primer premio, como había mencionado con los otros trofeos.

Repasaron varios procedimientos, haciendo que Harry se familiarice con el aprendizaje. Severus explicó que no era raro que los maestros tuvieran aprendices haciendo la base para las pociones, así que no sería notorio si Harry trabajara en su poción. Era una buena oportunidad para preparar las pociones de dolor que podría necesitar si Voldemort estuviera de mal humor.

—Este será un buen momento para que seas consciente de tu magia y la tengas controlada ¿Recuerdas cuando te dije que los Maestros de Pociones comúnmente tienen poco poder? —preguntó Severus.

—Sí, dijiste que los magos débiles tienden a gravitar hacia ocupaciones que no dependen en gran medida de la magia ¿Estás "refinándolo", por así decirlo? —.

—Sí. Si puedes hacerlo fácilmente sin magia, entonces hazlo. Siempre es mejor que se te subestime, entre otras cosas—explicaba las "otras" cosas a medida que se acercaban. Estaba contento de ver lo ansioso que Harry estaba de ver y tomar parte en este aspecto de su vida.







—¿De nuevo? —Severus se sorprendió al ver a Harry entrar a su laboratorio por tercera vez esa semana.

—Sí. Bueno, dijiste que necesitaba retocar—sonrió Harry y revisó los calderos para ver si podía descifrar qué estaba gestando—¿Es eso una solución de hinchazón? —preguntó, después de haber identificado al menos dos ingredientes.

—Ni siquiera cerca—dijo Severus secamente—Supongo que Albus te dijo que era seguro entrar—Se había sorprendido de ver a Harry haciendo un esfuerzo, pero aún así no le haría ningún cumplido sin un hechizo silenciador en la habitación.

—Puse un hechizo silenciador—comentó Harry, reconociendo la conducta de Severus por lo que era, y luego metió su capa de invisibilidad en un bolsillo grande dentro de su túnica.

—¿Y tú punto? —Severus bromeó—Tengo algunos estudiantes que van a ir a detención pronto—transfiguró la túnica de Harry en la túnica de la escuela, colocando un "No-Me-Notes" en los colores de la casa, manteniendo a Harry discreto—Este sería un buen momento para practicar el Glamour—Le agradó ver que Harry solo necesitó algunos intentos para cambiar toda su apariencia de una sola vez. El mago más joven podía hacer fácilmente cada encantamiento por separado, pero en un apuro, Harry necesitaba poder colocar el Glamour en un solo hechizo—Sugiero quitar las barreras antes de que mis alumnos crean que las levanté—.

—Eso rompería sus corazones, estoy seguro—Harry rodó los ojos con una sonrisa—No sigues enojado porque no pudiste entrar a tu oficina desde el aula, ¿o sí? —Harry fingió inocencia. La última vez que bromearon, él había levantado barreras en el fragor del momento, pero no había pensado en derribarlas. Albus tuvo que bajar al día siguiente para dejar a Severus en su propia oficina. Definitivamente necesitaba aprender a moderar su poder; tendía a exagerar los hechizos rápidamente colocados.

—Te aseguro que no guardo rencor por tu cautela—Severus levantó las palmas—Sin embargo, todavía estoy perturbado por mi guardarropa—miró a Harry, haciendo reír al joven mago.

—¿Qué? ¿Cómo se suponía que sabría que cuando hechice tu ropa, todas desaparecerían? —Trató de parecer contrito, pero aún temblaba de risa. Severus se había dado cuenta de que cuando Harry los desvistió, sus ropas no estaban a la vista. Aunque no estaba demasiado molesto por perder un atuendo, Severus no estaba nada contento de descubrir que todo el resto de su ropa había desaparecido—Los recuperé—gimió Harry en su propia defensa.

—Sí, los recuperaste—dijo Severus en un tono peligroso, acercándose mucho; sus ojos de ónix se encontraron con el verde. La ropa había vuelto cuando Harry probó el Finite Incantatum, pero todas aterrizaron en un montón, esparcidas por toda la habitación—Incluso encontraste algo para ti en el proceso—acentuó sus palabras con la mano, alisando provocativamente la parte trasera de Harry.

—No tenía idea de que tenías una correa de cuero—sonrió Harry—¿Por qué nunca te la pones para mí? —preguntó, aunque tenía sus sospechas. Severus había parecido bastante sorprendido de ver el artículo. Obviamente no se había dado cuenta de que era una de sus otras cosas. Había despertado algo en Harry; tenía curiosidad de ver si su corazonada era correcta, y si Sev lo admitiría o no.

—No encaja—respondió Severus simplemente.

—No—No fue una pregunta. Harry estaba agradecido de que su propia polla no estuviera tan poco desarrollada como el resto de él, pero Severus era más grande, y Harry estaba seguro de que la correa nunca hubiera encajado. Era apretada incluso en él. Demostrando su punto, Harry levantó su túnica para mostrar qué tan caliente se veía en el artículo de cuero—Supongo—comenzó en un tono seductor, apretando su miembro a través del cuero—Que esto nunca te queda—Harry se humedeció los labios. Severus había mantenido sus ojos en las manos de Harry hasta la última palabra.

Le quitó los ojos a Harry por solo un momento, para verificar la hora. Solo tenía diez minutos antes de que llegaran los estudiantes para su detención. No le había dicho a Harry que la correa no le pertenecía, pero tenía la sensación de que su amante se había dado cuenta de eso.

—De nuevo, solo estoy adivinando... —Harry se quedó sin aliento, se apretó con fuerza—esa vez que me follaste contra la pared—miró hacia la pared—pusiste mis bikinis negros en el bolsillo y te olvidaste de ellos. Apuesto a que no era la primera vez que algo así había sucedido—Él estaba en lo correcto.

—Ganarías esa apuesta—admitió Severus. Se acercó, examinando la correa y cuán deliciosamente apretada estaba en Harry—¿Te molesta? —preguntó, aunque la erección de Harry era una pista de que el joven no estaba demasiado molesto por encontrar algo perteneciente a un ex amante.

—No te enojaste demasiado con la camiseta de Charlie—Harry sabía que esto no se podía comparar, pero no sabía qué más decir. Se puso celoso a veces, pero luego lo excitó saber que Severus eligió estar con él exclusivamente, cuando podría haber estado follando con muchos otros hombres—Al menos sé que estoy mejor dotado—Harry apretó su polla de nuevo y contuvo la respiración cuando Severus se acercó lo suficiente como para respirar aire cálido contra su sensible piel.

Severus había empezado a quitarse la apretada tanga, disfrutando de los escalofríos que causaba con cada exhalación—Es cierto, tienes una gran polla—sus palabras prácticamente se expresaron en el oscuro parche de pelo, su nariz acariciaba la polla mientras retiraba el cuero agonizantemente lento. Había estado tentado de decir que había sido irrelevante, ya que él era el que estaba enloqueciendo al dueño original de la correa, pero no estaba seguro de cruzar la línea más allá de bromas lúdicas. Presionó a Harry hacia atrás hasta que se estuvo contra la mesa de trabajo.

Harry cerró los ojos en éxtasis cuando su amante engulló completamente su polla. —Sí—siseó, causando que Severus gimiera alrededor de su pene—Joder—siseó de nuevo con un estremecimiento cuando la vibración del gemido aumentó su placer. Fue un ciclo satisfactorio, pero solo por muy pocos minutos. Ambos habrían disfrutado durante bastante tiempo, pero el tiempo era escaso. Harry no estaba seguro de lo que su amante tenía en mente cuando sintió una punta de varita mágica presionando contra su entrada, provocándolo. Sin embargo, estaba perfectamente claro cuando la punta de la varita se deslizó entre sus piernas y presionó suavemente contra su saco. Con un grito, Harry se corrió con fuerza. Si no hubiera tenido sus manos apretadas en los hombros de Severus, se habría caído por la abrumadora sensación.

Cuando sus rodillas cedieron, Severus permitió que se deslizara hacia donde había estado arrodillado. Harry se desplomó contra su pecho, su corazón acelerado—Oh, dulce Merlín—jadeó Harry—Ese no es el mismo hechizo que usaste para hacerme correr en otro momento. Ese te hacia derramarlo, pero esto... —se calló, aún tratando de calmarse de un clímax tan poderoso.

—... no es tan simple—terminó Severus por él, sin entrar en detalles del hechizo utilizado. Su sonrisa terminó bruscamente cuando escuchó el sonido de un fuego crepitante cobrar vida en su oficina—Maldita sea—Ayudó a Harry a levantarse del piso, su túnica cayendo limpiamente en su lugar como si no hubieran estado agrupadas alrededor de su cintura un momento antes. El fuego no había sido encendido, pero Albus tenía formas de cambiar eso cuando servía a su propósito.

El director entró a la sala a tiempo de ver a Harry emerger detrás de la estación de trabajo—¿Severus? —el mago anciano miró a su Maestro de Pociones, queriendo saber por qué la magia Oscura había sido utilizada en el castillo.

—Albus, ¿hay algo mal? —preguntó Harry. Había pasado bastante tiempo desde que su guardián había logrado acceder a una habitación, su expresión parecía lista para cualquier desafío que le esperara.

—¿Esta ahí? —Albus respondió la pregunta con una pregunta, dirigida a Severus, que parecía querer saltar a su gran caldero y ahogarse... o tal vez simplemente esconderse.

—No—respondió Severus rápidamente, su cara impasible, aunque Harry pensó que sonaba como un niño reprendido. De repente tuvo una visión de Albus sosteniendo una pelota, mirando por la ventana rota a un niño que estaba sosteniendo un bate.

—¿A qué hora esperas a los estudiantes que servirán la detención, Severus? —preguntó Albus, su tono ominoso, cuando un golpe en la puerta respondió su pregunta—Tal vez sería mejor si tus—hizo una pausa para aclararse la garganta—lecciones con Harry no coincidieran con las detenciones. ¿Mmm? —.

Harry descubrió que se trataba de una verdadera prueba para mantener su rostro impasible mientras casi se reventaba una tripa para no reírse. La idea de cantar "Oo-oooohhh, estás en prooobleemaaas" habría sido tentador si Albus no se hubiera visto tan serio. Eso, y no estaba seguro de lo que estaba pasando, solo que Albus estaba reprendiendo a Severus solo Merlín sabía por qué.

Antes de que Harry pudiera pensar más en eso, y antes de que Severus pudiera responder, el director agitó su mano, abriendo la puerta del salón de clases, permitiendo que los pocos desafortunados estudiantes sirvieran la detención. Harry claramente quería saber qué estaba pasando, pero solo recibió un "más adelante" en respuesta. Tendría que esperar; ciertamente no iba a preguntarle a Albus por qué estaba tan molesto.







En una estación de trabajo cerca del frente de la habitación, Harry se ocupó de la preparación de varios ingredientes mientras Severus preparaba a sus alumnos para que usaran los calderos. Cuando regresó, Severus explicó varias técnicas de corte y sus nombres científicos, que eran más comúnmente utilizados entre los Maestros de Pociones y aprendices, en comparación con los términos simplistas utilizados en los libros de texto de los estudiantes.

—Podría ser bueno en esto y luego podrías ser mi Maestro de verdad—dijo Harry, provocándolo solo un poco. Severus permitió que una sonrisa de satisfacción adornara su rostro por medio segundo. Harry podía recordar cómo Sev y Gwen trabajaron juntos y lo increíble que fue verlos trabajar y comunicarse sin esfuerzo—O tal vez no—agregó con una sonrisa.

—Has aprendido mucho más de lo que esperaba que aprendieras esta semana, y aún así no es probable que pases por un aprendiz principiante y mediocre—Severus ajustó el cuchillo de Harry para cambiar ligeramente el ángulo.

—Entonces, ¿cómo vamos a lograr esto? —Tuvo cuidado de mantener la voz baja, pero luego recordó que era difícil escuchar mucho mientras tu cabeza estaba en un caldero de cuando había estado detenido en el pasado. Los estudiantes no los escucharían.

—Habrá muy poco para que hagas frente a las masas. Ya sabes lo suficiente como para ser pasable, si tenemos cuidado. En su mayor parte, estaremos en un área relativamente privada, compartiendo un laboratorio con solo otro Maestro de Pociones y posiblemente su aprendiz. Es entonces cuando tus habilidades, o debo decir la falta de habilidades, serán abundantemente claras—Él sonrió de nuevo—Trabajaremos profesionalmente y mostraremos un buen frente, pero puedes estar seguro, sabrá que no eres material de aprendiz, pero también reconocerá que eres extremadamente follable—Severus descubrió que la mirada incrédula de Harry era divertida—Cuanto antes lo descubra, mejor—agregó Severus.

—¿Por qué? ¿Y cómo sabes que lo hará? —Harry trató de no frustrarse cuando su "Maestro" ajustó su hoja una vez más.

—El noventa y ocho por ciento de los Maestros de Pociones son hombres. En cuanto al por qué, es un lugar común utilizar al aprendiz de los demás en ese entorno. Si te encuentras inactivo y necesita algo, él preguntará. Una vez que se dé cuenta de que no eres un verdadero aprendiz, probablemente te pidan que hagas más. Espero que no te importe ser un recadero"—esta vez Severus no sonrió. Quería que Harry disfrutara de su tiempo juntos, no que se arrepintiera de haber sido puesto a trabajar.

—Prefiero ir a buscar agua que intentar fingir esto por mucho tiempo—admitió Harry, dejando la hoja.

—¡Ay! ¡Idiota! —Ambos se volvieron hacia el fondo del salón donde un estudiante había dejado caer un caldero jabonoso sobre el pie del otro.

—¡Tontos! —gritó Severus. Esta vez Harry se rió, pero se mantuvo de espaldas a los estudiantes—Tú—señaló Snape al tercer estudiante que se había quedado fuera del camino cuando el Slytherin herido había respondido de la misma manera, dejando caer un segundo caldero—Llévenlos a ambos para ver a Madame Pomfrey. Todos pueden repetir sus detenciones mañana con el Sr. Filch—Severus frunció el ceño a sus espaldas en retirada, ignorando la protesta del estudiante que en realidad no hizo nada malo. Tan pronto como la puerta se cerró, Severus la selló y protegió con un movimiento rápido de su varita.

—¿Me quieres decir que tiene las bragas de Albus en un giro? —preguntó Harry casualmente. Si bien tenían una audiencia de algún tipo, él había ocupado su mente, concentrándose en sus preparativos, pero ahora quería saber. No era frecuente que viera a Albus mostrar tal enojo, al menos no delante de Harry.

—Desde el año en que Barty Crouch asumió la posición de Ojo Loco como profesor de Defensa, Albus ha colocado protecciones que indicarían si se hizo magia oscura dentro de los muros del castillo o en los terrenos—Severus se sentó en su escritorio con un suspiro—Algunos hechizos son más oscuros que otros, y algunos solo bordean el área gris, y pueden o no alertar al director. El hechizo que usé contigo aparentemente no era lo suficientemente gris como para pasar desapercibido—hizo una pausa, dejando que se hundiera.

—¿Qué pasa con la intención? ¿Eso no entra en juego? —preguntó Harry, tratando de descubrir por qué el hechizo se consideraría oscuro.

—No siempre. Podría usar un Wingardium Leviosa sobre ti desde la torre más alta y aún así sería un hechizo de luz. Sin embargo, un Imperius es imperdonable incluso si tuviera que usarla para evitar que saltes desde la misma torre. No consideres la intención con respecto a algunos hechizos—.

—¿Y el hechizo que usaste conmigo? —preguntó Harry, animándolo a seguir explicando—Sé que no se considera algo bueno admitir abiertamente que conozco algunos hechizos, pero ¿cómo es que ese es oscuro? —.

—Ese encanto particular es un acelerador, más comúnmente usado por asesinos a toda prisa. Pude haber tenido mi mano alrededor de tu garganta, presionar mi varita en tus pulmones y sofocarte en menos de cuatro segundos—observó cómo Harry abría los ojos—Quitarte la ropa con un hechizo donde los Sanadores te etiquetó como promiscuo. Incluso en un club de sexo, el hechizo que usé contigo hoy me etiquetaría como un asesino—.

Harry levantó su barbilla del piso antes de contestar—¿Sabe él qué hechizo se usó? —preguntó. Severus negó con la cabeza "no"—Entonces él solo sabe que hiciste algo oscuro—.

—Eso, y él te vio subir del suelo. Albus no está contento—Incluso en el estado de ánimo en el que estaba, Severus disfrutaba ver a Harry sonrojarse.

—Hay tanto que no sé—susurró Harry, más para sí mismo que Severus—¿Te molesta que no tenga ni idea? —.

—No estás despistado—dijo Severus con firmeza.

—Pero hay toneladas de información que sabes que yo no. Temo que algún día te cansarás de enseñarme todo el tiempo y que querrás a alguien más a tu nivel—No podía creer que lo dijo en voz alta.

—No seas ridículo—Severus había dado la vuelta al escritorio y se había sentado a horcajadas sobre el banco como lo hizo Harry—Sé cosas que la mayoría de los magos no deberían—acercó a su amante, hasta que sus rodillas rodearon las de Harry—Te aseguro que nuestra relación también ha sido una experiencia de aprendizaje para mí—.

—Oh, ¿qué has aprendido? —preguntó Harry, lamiéndose los labios—¿Te refieres a lo divertido que es tener relaciones sexuales en tu clase? —.

—Mocoso. En realidad, estaba pensando más en la dificultad de encontrar un regalo de Navidad para ti—.

—¿Tú también? He estado perdiendo la cabeza—espetó Harry—Antes no podía esperar a que mis bóvedas estuvieran disponibles para mí, pero eso no ayudó tanto como pensé. Si veo algo que creo que es perfecto para alguien y no es caro, entonces me veo barato, y si gasto demasiado, incomoda a la gente. Y eso es con amigos, nunca antes había comprado un regalo para un amante—Cuando terminó, Severus se preguntó si había tomado aliento durante la charla y se rió de su joven compañero.

—Lo resolveremos, estoy seguro—dijo Severus con un beso en la nariz. Harry inclinó la cabeza para otro beso, cerrando los ojos cuando sintió que sus labios se encontraban. Él gimió cuando Severus chupó el labio inferior antes de reclamar su boca, pero se decepcionó tristemente cuando dicha boca se separó.

—¿Sev? —luego se dio cuenta de que Sev estaba escuchando algo. Golpearon la puerta, y Harry se dio cuenta de que había escuchado a alguien acercarse.

—Ponte tu manto—fue todo lo que dijo Severus. Hizo un gesto con la mano para levantar las protecciones y estuvo sentado en su escritorio en un instante—Entre—su tono no era atractivo; parecía estar concentrándose en un pergamino desenrollado sobre su escritorio.

—¿Señor? —habló una pequeña voz. Harry la reconoció, un Slytherin que solía seguir a Malfoy y sus amigos.

—Sí, ¿señorita Carrows? —la vio mirar a otros estudiantes antes de hablar. Estaba claro para él que la chica estaba molesta, pero le dio crédito por mantener tanta compostura como pudo.

—Profesor. Señor. Me preguntaba si no era demasiado tarde para poner mi nombre en la lista para quedarme aquí en la escuela durante las vacaciones—las palabras practicadas eran claras y precisas, pero los dedos pequeños que retorcían la bufanda revelaban su ansiedad. Miró hacia la estación de trabajo de Harry, sin duda preguntándose, sabiendo que su amigo estaba detenido, pero que no parecía estar en la habitación.

—Por lo que yo sé, no hay fecha de corte—la vio suspirar de alivio—Señorita Carrows, como anuncié la semana pasada, no estaré en el lugar durante las vacaciones. Cualquier problema debería ser dirigido a la vice directora, si no al director mismo—asintió antes de continuar—La profesora McGonagall es un viejo pájaro estricto, pero descubrirá que no es tan difícil hablar con ella, en caso de necesidad—sabía que a veces era más fácil para las estudiantes hablar con una mujer, por no mencionar a alguien de quien estaban seguros de que no era un Mortífago. Ella asintió entendiendo y le dio las gracias de nuevo antes de salir de la habitación con alivio.

—Me da la impresión de que los Slytherin tienen muchos más problemas que los Gryffindor—Harry no recordaba que sus compañeros tuvieran muchos problemas serios.

—Dicen que la valentía es más fácil cuando uno no comprende realmente el mal que se opone. Eso no quiere decir que los Gryffindor sean ignorantes, sino que no estén expuestos a las mismas dificultades que un Slytherin típico. Tal vez no sean sus similitudes con el Señor Oscuro lo que hizo que el sombrero quisiera ponerte en Slytherin, sino tus experiencias antes de recibir tu carta de Hogwarts. Estoy seguro de que la mayoría de los Gryffindor no han experimentado nada parecido a las mismas situaciones, y probablemente no podrían mostrar la misma empatía—.

—Puede que tengas razón. Estamos mucho mejor vistos, sin embargo—se rió, aligerando la conversación, y se rió más fuerte cuando Severus estuvo de acuerdo.







Descansando para almorzar, Harry no desempaquetó sándwiches como solían hacerlo. En cambio, había traído una gran cantidad de deliciosas comidas calientes. Kieran inhaló profundamente, para oler los deliciosos aromas del almuerzo que Harry había preparado para ellos.

—Le pedí a Sev ideas sobre qué regalarte para Navidad. Dijo que ustedes dos no intercambian regalos, así que pensé en prepararles el almuerzo—explicó alegremente. Estaba emocionado de irse con Severus. Planeaban irse justo después de su entrenamiento con Kieran. Él había tenido un rebote en su paso y una gran sonrisa en su rostro toda la mañana.

Kieran sacó una pequeña caja del bolsillo y la agrandó antes de dársela a Harry, cuya cara cayó inmediatamente—Te ves como si alguien pateara a tu perro—se rió Kieran, al ver la reacción de Harry ante el regalo inesperado. Le entregó a Harry el paquete con envoltorio rojo, moño y todo—Es de Frances, pero ella me dijo que te dijera que es de los dos—explicó rodando los ojos.

—¡Dile que dije gracias! —Harry rompió el papel y encontró un juego de sellos de cera. Levantó el sello plateado, mirando sus iniciales—Siempre quise tener uno de estos, pero nunca lo compré—comentó, mirando los diferentes colores de cera.

—Frances dijo que no usaste un sello en la carta que enviaste a Wellingfield, y esperaba que no fuera porque no te gustaba usarlo—comentó Kieran, más que feliz de haberse zambullido en el pequeño banquete mientras Harry miraba el set. Después de sellar su botella de bebida, inadvertidamente goteando cera sobre su comida, Harry la guardó—Hay montones de encantamientos que puedes usar en la cera para hacer cosas diferentes. Es probable que Snape tenga un libro sobre eso—.

Harry recordó haber visto diferentes sellos de cera de Frances. Ella tenía uno personal que había usado en su tarjeta de Navidad, y un sello oficial del Instituto de Sanación y Bienestar Wellingfield en la carta de "Gracias" que le habían enviado para su generosa donación.

—Se van hoy, ¿verdad? —preguntó Kieran entre bocados.

—Sí. Esta noche es la "gran noche", supuestamente—comentó, sabiendo que Kieran sabría de lo que estaba hablando. Severus le recordó que un grupo de Maestros de Pociones salían todos a un buen restaurante la primera noche, e inevitablemente terminaban en un club de striptease más tarde. Harry trató de recordar todas las cosas que Severus le había contado acerca de los simposios hace unos seis meses, cuando habían hablado toda la noche, tratando de mantener a Severus despierto después de que Voldemort lo había "dotado" con una nueva herida cortada sobre su corazón.

—Desearía que no fuera nuestra primera noche—Harry supuso que era la única noche en que todos estaban libres, ya que una vez que empezaran a prepararse, muchas pociones tardaban tanto en completarse que llegarían hasta la madrugada—No es que no me guste mirar a las mujeres, pero... —pensó que era mejor no decirlo. Kieran hubiera estado más que feliz de tomar su lugar, y sugerir algunas formas creativas para inclinar a las bailarinas.







Harry revisó y comprobó dos veces para ver que había empacado todo lo que necesitaba. Severus incluso le envió una lista "sugerida". Tenía tantos de sus propios artículos para empacar para las pociones que había planeado elaborar que le dejó a Harry empacar los artículos más personales. Harry incluso había hecho una prueba con su nueva apariencia temporal mientras compraba algunos artículos. Abrió una pequeña botella para oler el lubricante perfumado, que, según la etiqueta, era impermeable y podía usarse bajo el agua. También compró el removedor de lubricante, ya que el anuncio juraba que el agua sola no lo eliminaría. Desde que lo había visto, había estado pensando en cosas que podrían hacer en la enorme bañera que se mostraba en el folleto del hotel.

—¿Listo para irnos? —preguntó Severus, quien acababa de aparecerse—Puedo llevarnos a los dos a la entrada de Aparición en el hotel—le tendió el brazo en señal de invitación.

—Pensé que no se esperaba que fuéramos lo suficientemente poderosos como para Aparecer una distancia tan grande—Harry se había preparado mentalmente para una miserable serie de redes Flu para llegar a su destino.

—Ese sería un viaje abismal por Flu—no era uno de los que Severus tenía la intención de tomar, si podía evitarlo. Se resistió al impulso de comprobar si Harry había empacado todo lo que necesitaba. Explicó que nadie podía decir si estaban apareciendo en todo el continente o al otro lado de la calle, por lo que no iba a someterse a un largo viaje de Flu—Esta conferencia se lleva a cabo en un lugar diferente cada año, pero está organizada por el mismo grupo. Encontrará que el inglés se habla comúnmente durante la mayor parte de la conferencia—.

Harry entendió por qué Severus le había explicado eso cuando llegaron al hotel y podía oír hablar muchos idiomas. El check-in era algo que esperaría en Heathrow. Un hotel lleno de Maestros de Pociones significaba muchos magos con baúles llenos de diversas plantas y criaturas en todas sus formas, vivas, secas y posiblemente venenosas. Si se creía en el parloteo en la larga cola para el check-in, se habían encontrado algunos artículos restringidos e ilegales en conferencias anteriores. Harry estaba agradecido de que solo tuviera algunas pociones para aliviar el dolor y relajantes musculares. Estaba cruzando los dedos para que Voldy permaneciera relativamente tranquilo durante los próximos tres días.

Harry ni siquiera se había dado cuenta de que la cola se había movido nuevamente hasta que un mago de aspecto severo le estaba hablando en búlgaro. El mago lo miró desdeñosamente; Harry se dio cuenta de que estaba trabajando en el personal de seguridad—Parlez-vous en francais? —.

—Um... ¿inglés? —Harry se negó a mirar a su amante para ver lo que debía ser una sonrisa. El mago de aspecto severo asintió y habló con otros dos hombres antes de que alguien finalmente llegara, haciendo que Harry esperara. Harry sintió la tentación de sisear, preguntando si el hombre podía parlez-vous pársel.

Severus simplemente negó con la cabeza, resistiendo una sonrisa acompañada de una mirada fija cuando Harry fue detenido. Él no estaba preocupado. Ya habían discutido sobre lo que podría y probablemente sucedería con el extenso Glamour que Harry estaba usando.

Los alojamientos que Severus había reservado para ellos eran más agradables que la habitación que usualmente reservaba para sí mismo. Había usado Navidad como excusa para derrochar en una suite. Abriendo uno de sus dos baúles, Severus metió su ropa en el armario vacío y colocó sus artículos de tocador en el baño. La bañera era grande y tenía la intención de hacer un buen uso de ella. Mirando los diversos grifos en busca de burbujas y aceites de baño, Severus tomó nota de algunos de los que deseaba oler mientras los frotaba con cierto mago detenido. Había empezado a proteger las habitaciones de los intrusos cuando se dio cuenta de que tendría que permitir el servicio de limpieza y ajustó las protecciones en consecuencia. Verificaría a Harry antes de ir a la fiesta para ver quién había llegado y con qué grupo quería cenar. En los siguientes tres días habría contactos antiguos con los que quería conectarse y otros nuevos que deseaba establecer.







Harry se paró justo donde había estado durante los últimos 15 minutos, esperando. En la neblina de palabras en idiomas que no entendió, escuchó claramente la voz de Severus. Hizo una nota mental para preguntarle al hombre cuántos idiomas hablaba. El búlgaro no era sexy como cuando Sev le habló en francés, pero luego no intentaba parecer sexy mientras preguntaba por qué su aprendiz había estado detenido por tanto tiempo.

—Fawkes—llamó Severus, atrayendo la atención de Harry, pasando al lado del mago que había estado hostigando en nombre de Harry. De pie cerca de Harry, le aseguró—Cuando hayas terminado aquí, estaré en el salón a la vuelta de la esquina a la izquierda—Severus levantó la vista y dijo algo más, pero aparentemente era para beneficio de otra persona, ya que no estaba en inglés.

—Me debes mucho por esto—siseó Harry en su oído, causando que Severus temblara. Le divirtió que Harry siempre lograra decir algo en pársel cuando se sentía inadecuado. Antes de irse, Severus le dijo a Harry que lo más probable era que lo obligaran a esperar como parte de un juego mental jugado por Seguridad.

—¿Monsieur Fawkes? —preguntó un empleado.

—Anglais—interrumpió otro mago.

—Ah sí, inglés—comenzó de nuevo, como si no lo supiera perfectamente—Por favor, venga conmigo, señor Fawkes—dirigió a Harry a una habitación pequeña.

—¿Hay algún problema? —Preguntó Harry, manteniendo sus expresiones impasibles.

—No hay problema, se trata de un control de rutina, controles aleatorios, como se podría decir—señaló a una silla. Harry podía verlo sosteniendo una pequeña tarjeta que parecía tener la información de registro del hotel para el Sr. H P Fawkes.

Él tomó la silla ofrecida y esperó. Estuvo tentado de decir que el ser seleccionado al azar no tenía nada que ver con el hecho de que llevaba un Glamour. Harry se reclinó en su silla, y miró a otro caballero, quien también había entrado en la habitación, pero había permanecido en silencio mientras examinaba el contenido del equipaje de Harry.

—¿Tiene alguna sustancia ilegal con usted? —.

—No—.

—¿Tienes algún animal vivo o plantas en tus bolsas o en tu persona? —preguntó rotundamente, y Harry se preguntó si el hombre tenía un guión.

—No—.

—¿Qué tipo de pociones planea preparar este fin de semana, señor Fawkes? —el tono del hombre había cambiado, como si simplemente estuviera haciendo una pregunta amistosa, pero no estaba engañando a nadie.

—No sé qué pociones preparará el Maestro Snape. Principalmente preparo ingredientes—Harry no ofreció nada más. En realidad, no recordaba los nombres de lo que estarían elaborando.

—¿Estás registrado como aprendiz bajo el control del Maestro Severus Snape? —.

—Sí—Harry pensó que era una pregunta retórica, pero estaba tratando de no pensar en estar bajo el control de Severus en este momento. Hizo una nota mental para llamarlo "Maestro" tanto como fuera posible.

—¿Cuánto tiempo has sido aprendiz? —el hombre preguntó. Harry recordó lo que había dicho Severus acerca de cuándo decir la verdad y cuánto de ella debía revelarse.

—No soy aprendiz—vio al hombre que esperaba que continuara, pero Harry simplemente sonrió.

—¿En qué capacidad asistes a la conferencia? —.

Harry no tenía una respuesta preparada, así que la aventó—Compañero de viaje—y chico-juguete. Tanto Harry como su interrogador levantaron la vista cuando el otro mago en la habitación dijo algo burlón, sosteniendo un consolador de la bolsa de Harry.

El mago que había estado haciendo el interrogatorio escupió algo enojado y el juguete se cayó.

—Somos conscientes de que muchos de los asistentes a la conferencia traen acompañantes bajo la apariencia de aprendices. Sin duda, usted puede contar con nuestra discreción. Nosotros, el hotel, simplemente deseamos garantizar la seguridad de nuestros huéspedes. Seguramente comprenderán nuestra posición— dijo el hombre sedosamente.

—Vi al menos cuatro evidentes fulanos tontos, ¿por qué no fueron detenidos? La mayoría de ellos tenía Glamours que un niño de doce años podría detectar—espetó Harry enojado. Estaba cansado del juego y quería estar junto a Sev.

—Dado que mencionaste Glamour—sorprendentemente fue el otro mago quien habló y que milagrosamente ahora podría hablar inglés—Para los sentidos entrenados, los hechizos cosméticos son diferentes de los amuletos para alterar por completo la apariencia. ¿Qué tipo de seguridad tendríamos aquí, si no supiéramos la diferencia? —.

Harry resopló irritado—Solo echa el maldito Revelador y déjame salir de aquí—insistió. Él no quería jugar el juego, y sabía que continuaría hasta que tuvieran una respuesta suficiente. Puede haber estado bromeando antes, pero Severus le debía algo grande.

Después de un debate, decidieron qué mago realizaría el hechizo. Albus había afinado los Glamours para que cuando el hechizo Revelador fuera lanzado por el mago promedio, se revelara lo que habían predeterminado, pero los cambios del Glamour subyacente y avanzado permanecerían sin ser detectados. Harry esperó por sus reacciones, manteniendo su rostro lo más impasible posible.

Para su crédito, el mago que había hecho la mayoría de las preguntas mantuvo su reacción en un jadeo apagado; fue el detestable de los dos quien farfulló improperios, volviendo al búlgaro cuando vio la espantosa cicatriz que marcaba el rostro y el cuello de Harry. Era similar a la cicatriz que alguna vez tuvo, solo que más ancha y extendida sobre su mejilla, explicando su uso de Glamour.

Hubo un momento de silencio aturdido cuando Harry agitó su mano como si aplastara una mosca, cancelando el Revelador—Creo que hemos terminado aquí, caballeros—Harry se levantó para irse, sin esperar escuchar ninguna protesta; ninguno estaba lográndolo. Claramente, esperaban simplemente que Harry se viera como alguien menos "bonito" cuando el Glamour fue removido. Ya sea por vergüenza o por su reacción ante la magia sin varita, Harry fue tratado de repente como un visitante diplomático. Le habían ofrecido una mejora gratuita a una habitación mejor por su inconveniencia, pero para desconcierto de los hombres, Harry ya estaba en la mejor habitación del hotel.

—Si quisiera unirse a las festividades, estaríamos felices de que envíen sus maletas a su habitación—su expresión de disculpa estaba irritando los nervios de Harry.

Una vez más, la habitación estaba en silencio. Harry había sacado su varita, deteniéndose lo suficiente para que los hechiceros se sintieran incómodos, antes de colocar una protección en sus maletas—Sí, lo haré—dijo y se fue. Harry podría haber localizado fácilmente el salón, pero pronto se encontró escoltado por una agradable bruja de la recepción.







Severus, bebida en mano, había estado escuchando amablemente a un compañero Maestro de Pociones cuando su nuevo aprendiz llegó con una hermosa bruja de su brazo. Harry se inclinó para decirle algo y ambos se rieron como viejos amigos. Nunca dejó de sorprender a Severus cómo Harry siempre parecía tener esta habilidad innata para encantar o provocar a todos los que conocía. Raramente había un feliz promedio con su amante.

—Qué bueno que te unas a nosotros, Fawkes. ¿Te perdiste en el camino? —comentó Severus, su tono más burlón que sarcástico.

—Me habría perdido también, si hubiera pensado que recibiría ayuda de alguien tan encantador—dijo con la mirada un mago robusto que era incluso más bajo que Harry. La chica sonrió dulcemente ante su comentario, aunque Severus podía ver que había sido forzada a apretar los dientes.

—Gracias, Victoria—se inclinó cortésmente, sacándole su verdadera sonrisa.

Se fue con un "Que tenga una buena estancia, Sr. Fawkes" y Severus negó con la cabeza. Dejó que Harry hiciera una entrada. Tanto por tratar de no sobresalir, pensó.

—Maestro—Harry bajó los ojos y Severus casi gimió. Las visiones de Harry con un collar arrodillado a su lado estaban causando que su polla se moviera.

—Caballeros, este es mi aprendiz, H J Fawkes. Fawkes, este es... —Severus continuó presentando a los varios magos que formaban parte del grupo, y Harry esperaba que no se esperara que recordara todos sus nombres. Uno de ellos comentó que Harry no estaba perdiendo el tiempo para conocer a las damas.

Harry vio como el ojo de Severus vio a un mago que acababa de entrar al salón. El hombre tenía un aire de confianza sobre él. Al entrar, había escaneado casualmente la habitación antes de observar al grupo en el que estaban Harry y Severus, y luego se movió en su dirección.

—Dobbs, me preguntaba cuándo aparecerías—gritó uno de los magos.

—Siempre es bueno verlos, caballeros—respondió, y Harry trató de recordar por qué su nombre le sonaba tan familiar—Algunas caras nuevas, ¿puedo ver? —dijo mientras miraba a Harry y a otro mago que parecía tener unos veinticinco años. Uno de los otros asistentes hizo las presentaciones esta vez.

—Recuerdas a John Richardson, fue aprendiz de Clearwater hace unos años. Y Fawkes es el aprendiz de Snape. Lo más probable es que veamos una cinta ganadora en la solapa de Manfred Dobbs al final del fin de semana—dijo, la mayoría de ellos asintiendo con la cabeza en acuerdo.

Dobbs se disculpó con Richardson por no reconocerlo, y luego se volvió hacia Severus—Snape, no pensé que tomarías aprendices. Fawkes, ¿verdad? —extendió una mano, que Harry sacudió con firmeza.

—Es un placer conocerle. Descubrí que tu último trabajo con belladona es fascinante—dijo Harry suavemente y deseó poder volverse para ver si Severus parecía tan sorprendido como esperaba. El mago pareció bastante complacido de que Harry reconociera su trabajo. Harry, por su parte, no estaba seguro si más tarde le admitiría a Severus que leyó su revista de pociones cuando no pudo volver a dormir después de una pesadilla. Ese pequeño fragmento sobre Dobbs era todo lo que podía recordar. Había encontrado el artículo tan increíblemente aburrido, que se había vuelto a dormir después de leer solo unos pocos párrafos.







Entrando en sus habitaciones por primera vez, los ojos de Harry se abrieron ante la espléndida decoración y la cama más grande que jamás había visto—Oh, tengo grandes planes para la bañera—cantó después de haber revisado el baño. Severus dijo algo acerca de sus propios planes, pero Harry no lo había escuchado, después de haber visto una gran canasta de frutas—Wow. ¿Siempre tienen estas en las habitaciones? —preguntó, admirando la forma en que la fruta estaba dispuesta para hacer un diseño interesante. Podía sentir el aire fresco que rodeaba la canasta y lanzó un hechizo para controlarlo, revelando solo los hechizos típicos de preservación de alimentos. Los labios de Severus se curvaron cuando vio a Harry lanzar los mismos hechizos que había hecho en la canasta hace un momento mientras Harry miraba alrededor de la habitación.

Al no haberse alojado en esas lujosas habitaciones antes, Severus no sabía si era común tener tales servicios. La tarjeta adjunta respondía sus preguntas—¿Me atrevo a preguntar por qué te han enviado una canasta de frutas? —La habitación estaba registrada bajo Snape, pero era el nombre de Harry en la tarjeta.

—Me molestaron—dijo simplemente, e hizo una nota mental para desinfectar todo en sus bolsas. Estaba deseando ir a cenar con Severus. De acuerdo, era con un grupo de Maestros de Pociones, pero aún así estarían en un buen restaurante y estaba agradecido de que no arruinara una buena comida con un retrogusto de Multijugos. Habiéndose quitado la túnica mágica, Harry estaba deliberando sobre qué pantalones usar para cenar cuando fue emboscado.

Con un gruñido, Harry aterrizó en la cama, el peso de un Severus completamente vestido presionado contra su piel desnuda. Casi desnudo, llevaba un bikini rojo bastante pequeño debajo de la túnica. La tela abrasiva de Sev rascó su suave piel de una manera deliciosa—¿Crees que podrías intentar pasar desapercibido, o debería esperar más entradas grandiosas? —preguntó Severus, quien luego cambió su peso, haciendo que Harry siseara, aunque no estaba seguro si de dolor o placer.

—No sucedió nada que no hayas predicho—dijo Harry, inclinando su cabeza para permitir el acceso que Sev necesitaba para atacar su cuello—No puedo evitarlo si estaban tan avergonzados por mi "deformidad" que hicieron todo lo posible para compensarme. ¿Podrías imaginarte cómo serían si supieran quién soy realmente? —se estremeció ante la idea.

—Merlín nos ayude, si es así—estuvo de acuerdo Severus. Pasó lentamente un dedo por la nariz de Harry y por su mejilla—Justo lo que hicieron tú y Albus... —se detuvo, pasando su varita sobre el rostro de Harry para revelar lo que los guardias habían visto—No veo de qué se trata el alboroto—comentó con suavidad, permitiendo que el Glamour cubriera una vez más la cicatriz conjurada. Harry podía decir que estaba pensando mucho. Severus lamentaba profundamente su reacción inicial a la cicatriz que solía tener Harry. Esperaba ver la verdadera cara de Harry más tarde, cuando regresaran después de la noche.







—¿Reservaciones para las 7:00? —preguntó un asistente para confirmar los planes de la cena—¿Snape? —El mago levantó la vista para ver si Severus también se estaba yendo.

—Estaremos juntos—respondió Severus, indicando que no se estarían apareciendo. Harry estaba tratando de averiguar si el cabello del hombre era falso cuando desapareció, habiéndose aparecido en su próximo destino. Creyó haber escuchado a Severus murmurar algo por lo bajo.

—¿Está el restaurante demasiado lejos para que podamos aparecer? —preguntó Harry, fingiendo inocencia. Severus no respondió, pero un hombre que estaba instruido para el Flu se volvió hacia Severus con una sonrisa de agradecimiento. Él era el único en su grupo que aún no se había ido.

—¿Finalmente tomaste un aprendiz, Snape? —preguntó el amistoso mago, con un educado saludo a Harry—Espero grandes cosas de ti, considerando cuántos años le tomó a este hombre tomar a alguien—le hizo un gesto a Severus.

"Nunca será solo Harry" pensó Severus, pero no dijo una palabra.

—Me temo que estarás decepcionado—comenzó Harry con una sonrisa débil mientras recordaba a Ollivander diciendo lo mismo sobre esperar la grandeza—Estoy bastante seguro de que fue mi experiencia en el lavado de calderos lo que me valió el puesto—Harry observó al hombre irse por flu mientras todavía se reía de su comentario, y esperaba que el mago llegara al lugar correcto.

Harry salió de la Flu con más gracia de lo que solía hacer, pero aun así no tan suave como Severus. Estaba agradecido de que los magos con los que viajaban estuvieran vestidos apropiadamente como muggles sin signos de ponchos mexicanos u hombres con batas de casa para damas. El restaurante tenía una zona de entrada para los magos, pero una vez fuera de la acogedora sala, los clientes eran una mezcla de muggles y gente mágica—La hija de los dueños es una bruja—explicó Severus.

Durante la comida, Harry permaneció callado, contento de escuchar y retomar lo que podía usar en la conversación durante los días siguientes. También disfrutó al escuchar a Severus debatir sobre el uso de varias especias en la comida que estaban comiendo. Él y el tal Dobbs hablaron extensamente acerca de un restaurante donde habían comido hace años y no pudieron recrear algunos de sus platos favoritos. Aparentemente, el chef no era alguien que divulgara sus secretos, y había sido un desafío de larga data para los dos descifrar los ingredientes desconocidos.

Harry notó que el chico de Richardson parecía estar intentado unirse a la conversación, pero no pudo hacerlo de inmediato. Sus intentos parecieron divertir a los dos magos más viejos. Cuando finalmente tuvo su oportunidad, Richardson aprovechó la oportunidad para preguntarle a Dobbs sobre una poción de algún tipo. Dobbs cortésmente respondió algunas preguntas, pero Harry no creía que el hombre quisiera ser mentor mientras disfrutaba de una agradable cena con sus colegas.

Cuando la atención de Severus estuvo en otra parte, Dobbs se volvió para hablar con Harry. Harry, por su parte, estaba básicamente relajado, pero no quería decepcionar a Sev diciendo algo estúpido.

—Hay una pregunta que quieres hacer—No fue una pregunta. Dobbs no parecía molesto, pero Harry no quería que pensara que lo molestaría como Richardson. Miró a Severus y volvió, no queriendo que su pregunta fuera escuchada. Dobbs, por su parte, parecía querer acabar con todo, como si hubiera respondido a las preguntas del otro mago y hubiera apartado a Harry para poder disfrutar el resto de la velada. Para su sorpresa, a diferencia del típico aprendiz entusiasta, Harry no quería picar su cerebro acerca de las pociones.

—¿Podrías decirme el nombre del restaurante del que tú y, eh, el Maestro Snape estaban hablando? —Harry había perdido el nombre, pero Dobbs no pareció darse cuenta o preocuparse. Estaba gratamente sorprendido con la pregunta y estaba feliz de contarle a Harry los detalles de uno de los lugares favoritos de Sev. Harry no sabía con certeza qué hacer con la información, pero pensó que podría ayudarlo a idear una buena idea para un regalo de Navidad. Harry pensó que podía escuchar la voz de Hermione en su cabeza, reprendiéndolo por esperar hasta el último minuto. Ignoró la voz en su cabeza al igual que ignoró la mirada incrédula en su dirección de parte de Richardson, quien aparentemente pensó que Harry estaba loco por perder la oportunidad de hablar con uno de los grandes Maestros de Pociones al preguntar por algo tan tonto como la comida.

Las bebidas después de la cena parecían borrarse cuando Harry probó algo nuevo que le quemó la garganta al bajar. En poco tiempo, el grupo estaba una vez más en movimiento, esta vez en busca del entretenimiento nocturno. Para entonces, Harry estaba contento de salir del restaurante. Algunos de los Maestros de Pociones habían estado tratando desagradablemente de unirse entre sí, cantando sus propias alabanzas. Había tenido la tentación de decirles que simplemente compararan los tamaños de caldero, declararan un ganador y terminaran con eso. No importaba que sus amigos hicieran lo mismo cuando defendían sus equipos favoritos de quidditch.







Sentados a una pequeña distancia del escenario, estaban lo suficientemente cerca de la acción sin sentarse realmente al borde de esta. Una camarera escasamente vestida tomó sus órdenes de bebidas. Severus inclinó su cabeza para llamar la atención de Harry hacia donde uno de los hombres estaba hablando lo suficientemente bajo como para hacer que la camarera se inclinara para escuchar su orden, mientras disfrutaba la vista de su pecho.

—Estoy en un club de striptease con un montón de viejos sucios de una convención de pociones. Solo mátame ahora—susurró Harry a la oreja de Sev, haciéndolo reír de buena gana—Todavía me debes por dejarme defendiéndome a mí mismo durante la Inquisición—siseó Harry en broma. Severus simplemente le dio una sonrisa malvada y se salvó de los comentarios cuando comenzó el espectáculo.




sev Capítulo 76-I . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 75. Una Noche Fuera
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: