La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

  Death Eater takes a Holiday. Capítulo 72. Lealtades Y Revelaciones

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6708
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 234965
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 72. Lealtades Y Revelaciones    Lun Ago 06, 2018 5:04 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 72

Lealtades Y Revelaciones




Severus yacía de espaldas con un brazo alrededor de su joven amante. Miró a través de la ventana, disfrutando de la simple paz de la nieve que caía. Severus anhelaba estar de vuelta en su propia cama, pero tenía pensamientos contradictorios en ese sentido. La cama en la que había estado durmiendo cómodamente durante muchos años no era la cama en la que había acostumbrado a acostarse con Harry. Disfrutó mucho tener la cabeza de Harry descansando contra él, sintiendo cálidas respiraciones sobre su pecho desnudo.

Harry se movió y se acurrucó más cerca de Sev bajo las cálidas mantas. Sintiendo una pequeña protuberancia contra sus labios, la sacudió con su lengua y volvió a dormir con una sonrisa satisfecha.

—Descansa—susurró Severus, presionando un beso en la parte superior de su cabeza, obteniendo un "Hmm" dormido, en respuesta.







Era tarde esa noche cuando Harry despertó de su siesta. Se sintió muy aliviado de encontrarse a sí mismo lo suficientemente bien como para sentarse en una pequeña mesa donde cenaron tarde. Severus había esperado que posiblemente durmiera toda la noche, pero Harry no iba a dejarlo tan fácil. Habían pasado más de seis meses desde que Severus había admitido que había una razón específica por la cual Albus comenzó a confiar en él. Sin embargo, recibió un respiro ya que Harry estaba en ese momento satisfecho con hacer preguntas sobre sus veranos en la mansión. Severus contó varias historias de sus primos y de cómo se había escondido de ellos en la cocina. Y recordó los tiempos en que Adeline se dio cuenta de que estaba en la cocina, incluso cuando sus torturadores no estaban en casa para esconderse. Severus se rió mientras relataba su primer intento de hornear. Había sido un desastre, pero Adeline no le había dicho que era terrible, sino que hizo varias sugerencias que mejorarían sus resultados la próxima vez y luego sirvió tarta de fresas esa noche.

—Eso está bien; ella hizo tu tarta favorita para que te sintieras mejor—dijo Harry mientras disfrutaba por completo de su nueva capacidad de comer alimentos regulares de nuevo.

—No fue por eso. Fue porque Anton era alérgico a las fresas y se lo serviría en cualquier desastre que horneara ese día—dijo Severus con una sonrisa y un bufido indigno. Estaba seguro de que, si esa mujer hubiera ido a Hogwarts, ella habría sido clasificada como Slytherin—.

—¿Que les pasó a ellos? —preguntó Harry, dándose cuenta de que todos debieron haber fallecido. Observó la cara de Severus, pero no vio emociones externas. Harry a menudo podía ver lo que otros no podían hacer cuando se trataba de las reacciones de Severus, pero no siempre.

—Honestamente, no sé qué fue de la mayoría de ellos. Con los tratos de mi padre y los rumores de que ambos habíamos tomado la Marca Tenebrosa, nos repudiaron. No les había prestado ninguna atención y fue solo porque la muerte de Anton fue un escándalo que incluso supiera que lo mataron—dijo, con un movimiento de los ojos, sobre el fallecimiento de su primo, que involucró a un político que lo atrapó en la cama con su esposa y su hija y luego procedió a maldecirlo hasta la muerte—No sabía que mi tío había sobrevivido a sus hijos hasta que recibí la noticia de mi herencia después de su fallecimiento. Ser repudiado es diferente de ser desheredado: el primero es más un repudio personal, una negación de reconocimiento o responsabilidad; estado en relación con los derechos de línea de sangre. Mi primera reacción fue deshacerme del lugar. Confíe en Albus para convencerme de no tomar una decisión precipitada—Severus tomó un sorbo de su vino, contento de no haber sacado a la familia de Adeline de su hogar todos esos años atrás.

—Estoy aprendiendo que Albus generalmente piensa en los próximos años cuando toma decisiones o da consejos. Supongo que eso es lo que pasa cuando tienes más de un siglo y medio—Harry perdió su hilo de pensamiento mientras cerraba la boca alrededor de una cucharada de budín celestial.

—Hablando de Albus y confianza—supo cómo recuperar la atención de Harry—Tenemos diferentes opiniones sobre el evento que ha sido un punto de inflexión en mi vida como espía y miembro de la Orden—replicó Severus rellenando su vaso y sugirió que llevaran la conversación a la cama donde Harry podría estar más cómodo.

—¿No es ese el caso entre tú y Albus? — Harry preguntó retóricamente—Eso fue realmente bueno—comentó, deslizando un dedo a lo largo del borde del cuenco para obtener la última parte antes de abandonar la mesa. Severus vio como Harry chupaba la dulce sustancia de su dedo, pero no dio ninguna indicación del efecto que estaba teniendo sobre él—¿Puedo hacer una sugerencia? —Preguntó Harry, alejando su atención de lo que esa boca podía hacer—A menos que hubiera detalles en los que no quisieras entrar, tal vez en vez de contarme la historia, ¿podrías mostrármelo? —Harry fue rápido en continuar, no estaba seguro si estaba sobrepasando sus límites al hacer semejante pregunta—Si ni tú ni Albus están de acuerdo, entonces tal vez debería juzgar por mí mismo, obteniendo una versión imparcial—.

Severus pareció pensar esto por un tiempo, bebiendo su vino—La idea tiene mérito—admitió. Él había estado angustiado por cómo pondría su historia en palabras y este método resolvería ese problema.

—Mi Pensadero está en mi piso, y el hechizo de proyección no es una opción. Estoy lo suficientemente bien para moverme, así que podría disparar llamar a Albus, decirle que estamos bien, y obtener una caja de su cerebro para usar—sugirió Harry, quien notó que Severus había rellenado su vino por tercera vez. Parecía estar haciendo algunos cálculos en su cabeza.

—Podríamos intentarlo, pero creo que esta noche es la reunión semanal de los Jefes de Cámara, y digamos que Minerva es la última en abandonar esa reunión en particular—Severus no tuvo que esperar mucho para que Harry lo descubriera—Tal vez podríamos enviar una lechuza—.

—No me gusta pensar que Albus haya programado sexo regularmente—dijo Harry estremeciéndose—Una lechuza será—Harry lo vio abrir un escritorio con ruedas, donde un pequeño cajón contenía pergamino, plumas, cera y un extraño silbato.

Severus hizo sonar el silbato y comenzó a escribir su carta. Cuando terminó, había una lechuza moteada en la ventana esperando a que la dejaran entrar.

—Se ve un poco peor por el uso—comentó Harry, viendo las plumas erizadas en la desaliñada lechuza.

—Como maestro de la mansión, mi silbato llama al mejor búho disponible, lo que lleva a un pequeño desafío entre los rangos—.

—Cuán honrado deberías sentirte, que las lechuzas se pavoneen para ganar los derechos de entrega de tu correo—se rió Harry—Algo así como la temporada de apareamiento—añadió, riéndose aún más. Severus eligió no dignificar ese comentario con una respuesta. En cambio, sugirió que Harry se lavara mientras devolvía la bandeja de la cena. Se negó a reír cuando Harry respiró hondo para hincharse el pecho y se pavoneó hasta el retrete.

Harry se deleitaba con la privacidad que tenía y la capacidad de atender sus propias necesidades sin ayuda, incluso si aún le tomaba demasiado tiempo. Más tarde, terminó de cepillarse los dientes y se quedó mirando su rostro. No se había afeitado desde que había sido atacado; lo que tenía realmente no parecía el comienzo de una barba, sino de pelo desigual. No le importaba especialmente que no había mucho crecimiento, estaba demasiado ocupado escuchando a Severus. Mirando a través de la puerta, vio cómo su amante enderezó la cama y comenzó a desvestirse. Antes de que pudiera alcanzar una camisa de dormir, Harry gritó.

—¿Sev? —se detuvo un momento, sabiendo que su amante estaría allí en un instante. Harry agarró el fregadero, haciendo como si necesitara mantener el equilibrio.

—¿Estás bien, amor? —Severus corrió a su lado para ver a Harry lucir aturdido.

Severus estaba parado en sus bóxers y Harry no podía quitar sus ojos de él. Parpadeó varias veces, afirmando haber perdido el hilo de su pensamiento, sin tener una razón real para llamar a Sev. Podía ver los ojos oscuros vagar de arriba abajo mientras permanecía desnudo, todavía aferrándose al fregadero, fingiendo la necesidad de equilibrar—Es hora de ir a la cama, creo—dijo Harry con voz ronca, y se encontró justo donde había planeado estar, en los brazos de Severus siendo llevado a la cama. Gimió un "gracias" contra su cuello y no lo soltó cuando lo colocaron con cuidado en la cama.

Antes de que Severus pudiera yacer junto a él, con cuidado de no aplastar a su joven amante, sus labios se apretaron contra los suyos. Harry rodó sobre su costado para mirarlo, sin dejar los labios de Sev mientras entrelazaba sus piernas para poner más piel en contacto. Lejos de los besos frenéticos de la mañana, Harry se movía a un ritmo lento y lánguido. Después de varios minutos se alejó, inclinando la cabeza en señal de oferta, amando la forma en que Sev respondió, probando su cuello una y otra vez.

Las manos lentas exploraron un territorio conocido en medio de los sonidos de la pasión. Se estremeció cuando la fuerte mano en su cintura que lo había acercado suavemente se movió más abajo para arrodillarse y apretar su trasero. Harry imitó los movimientos, disfrutando del sensual dar y tomar de sus acciones reflejas. Por el momento, no podía recordar cuándo fue la última vez que tomó a Severus.

—Creo—comenzó Harry, con una mano alrededor de cada mejilla—Que has sido descuidado durante mucho tiempo—enfatizó su declaración, acercando a Severus de manera increíble. Harry continuó ofreciendo su cuello, disfrutando completamente de la fiesta que Severus hizo de él—Accio—le tendió la mano, sonriendo cuando la loción de masaje aterrizó sólidamente en su mano.

La pecaminosa boca chupando su lóbulo de la oreja se alejó cuando Harry se movió a una mejor posición, y Severus comenzó a respirar pesadamente mientras los hábiles dedos de Harry lo preparaban. Una fuerte inspiración le indicó que había encontrado el lugar correcto—Más—jadeó Severus, quien no se decepcionó. A Harry le encantaba la atención que había estado recibiendo, pero necesitaba voltear a Sev para cucharear detrás de él. Sus ojos se cerraron por su propia voluntad mientras presionaba hacia adelante y dentro de su amante deliciosamente apretado, tomando un ritmo lento y constante. Realmente había sido demasiado tiempo.

—Oh, sssí—gimió Harry, provocando algo en Severus mientras sus palabras tenían un toque de pársel—Me estoy moviendo. Voy a instalarme en tu trasero. Tendrás que llevarme a clases contigo—murmuró Harry contra su espalda, sin querer dejar el fuerte calor que lo rodeaba.

—¿Te moverás en algún momento pronto? —Severus apretó sus músculos internos, tratando de impulsarlo a la acción. Se negó a pensar en dar clases con Harry en su regazo "Tal vez los estudiantes que no corrieran gritando podrían elaborar un poco de lubricante para ellos". Si Harry pudiera haber visto su rostro desde esa posición, vería la "cara de miedo" de nuevo. La que el "Profesor Snape" hace cuando disfruta de atormentar a sus alumnos.

Aunque se apretó contra el cálido cuerpo lo más cerca posible, Harry acercó las caderas de Sev, presionándose aún más antes de finalmente retirarse nuevamente. No siempre había visto el atractivo de tomarlo con calma. No es que una ronda de amor pausado no sonara bien, pero no siempre tenía la paciencia que requería. Esta vez, sin embargo, él quería que durara el mayor tiempo posible.

Habían mantenido un ritmo cómodo durante un tiempo, pero pronto necesitaron más tracción. Severus colocó una almohada junto a sus caderas y rodó suavemente sobre ella. Se deleitó con las sensaciones, sintiendo el peso del cálido cuerpo de Harry presionado contra él y profundamente dentro de él también. Sabiendo que no habían podido colocar un hechizo de silenciamiento, hizo todo lo que pudo para no gritar cuando él y Harry llegaron al clímax juntos. Tomando placer en todo el contacto de piel que dos personas podían tener, Severus estaba demasiado contento para moverse. Estaba donde quería estar, incluso si eso significaba dormir en el "punto húmedo". No se quejaría más tarde cuando su amante se durmió mientras todavía estaban en esa misma posición.







Fue varias horas después cuando una lechuza los despertó, tocando en la ventana. Harry apenas reaccionó ante el sonido, pero se despertó sobresaltado cuando una ráfaga de aire frío sopló junto con la lechuza.

—Vuelve a dormir. Puedes verlo por la mañana—le dijo Severus, sosteniendo una caja de cerebro y algunos otros artículos pequeños. Vio el artículo de periódico que lo acompañaba, solo una historia recortada del periódico. Dejó escapar un suspiro de alivio al leer el informe que decía que era inocente de los cargos recientes—Nos iremos a casa mañana—dijo, más para sí mismo que para el dormido Harry.

—Lo sé—recibió una respuesta inesperada—Dijiste que volvíamos después del almuerzo con Adeline—.

—Sí, pero ahora sé que no voy a ser enviado a prisión cuando lleguemos—Severus inmediatamente movió su varita a su lugar habitual. Harry no hizo más comentarios ya que ya había empezado a soñar de nuevo.

Necesitando sentir el pulso de la magia fluyendo de sus dedos a través de su varita de nuevo, no perdió tiempo en limpiar la habitación y hechizar cualquier resto de poción de su túnica, junto con un hechizo para eliminar las arrugas. No podía esperar a su próxima ducha, por lo que podía hechizar el agua tan caliente como quisiera.







No fue hasta la mitad del desayuno cuando Harry se dio cuenta de que Severus estaba usando magia otra vez. Estaba emocionado de leer el artículo, contento de que, por una vez, el Ministerio hubiera acertado sin demasiado retraso, y que el periódico había olvidado otras implicaciones, simplemente afirmando que Severus había sido absuelto de todos los cargos. Al levantar la vista, Harry notó rápidamente que el estado de ánimo de Severus no reflejaba las buenas noticias que había traído el artículo. Estaba seguro de que la caja del cerebro que acompañaba el artículo era la única razón de la desagradable disposición de Severus.

—Tal vez debería ver esto ahora y terminar de una vez—dijo Harry, mirando la pequeña caja cuadrada—Puedo sentir la magia. ¿Hay algo aquí? —preguntó antes de recordar que habían pedido a Albus que pusiera su propia memoria, ya que, en ese momento, no creían que Severus pudiera usar la magia para recuperar la suya. En el momento en que hicieron la solicitud, no se le había ocurrido que todavía necesitarían magia para abrir la caja. Brevemente preguntándose cómo Severus había planeado abordar ese tema, se dio cuenta más claramente ahora de lo que estaba en juego cuando se había tomado la decisión de regresar antes de que hubieran recibido la palabra de la exoneración de Severus. Le sorprendió cuánto su proceso de pensamiento se había visto afectado durante su recuperación, incluso hasta hace poco. No era tanto que se hubiera sentido empañado, ya que ahora estaba al tanto de cosas que antes simplemente no había registrado.

—Quizás eso sea lo mejor—dijo suavemente Severus. Había querido decir algo antes de que Harry lo viera, pero por la vida de él, de todos modos, no sabía lo que le diría. Era mejor que terminaran de una vez, ya que había cosas que hacer y discutir antes de reunirse con Adeline para almorzar y luego irse a Hogwarts.

Harry quería consolar a su amante de alguna manera, pero claramente Severus no aceptaría el consuelo. Podía ver que Severus estaba ocupado regañándose a sí mismo por una multitud de pecados y no dejaría que Harry le dijera que todo estaría bien cuando todavía no había visto el recuerdo de por qué Albus confiaba en él implícitamente.

Sin querer retrasar lo inevitable, Harry inclinó la cabeza hacia el líquido brillante hasta que se encontró mirando la oficina de Albus.







Albus Dumbledore estaba sentado en su escritorio, el pelo en su cabeza todavía blanco como podía ser, pero su barba aún tenía varios mechones más oscuros esparcidos en su interior. Se sirvió una segunda taza mientras Severus rehusó la oferta de té por tercera vez. El director consideró la información más reciente y qué medidas tomar. Severus había recibido órdenes de distraer a Albus, convencerlo de que varios estudiantes estaban bajo ataque y necesitaban su ayuda. No le dieron una hora o fecha exacta, solo le dijeron que esperara una señal y se asegurara de que Dumbledore no abandonara los terrenos de Hogwarts.

—No pude obtener ninguna información sobre lo que le estaba distrayendo, señor—suspiró Severus en derrota—Me reuniré con Lucius Malfoy esta noche. Puedo obtener información de él—.

—Eso no será necesario. Tengo otros espías e informantes a quienes puedo recurrir—dijo, sabiendo que era importante que Severus demostrara su lealtad—Voldemort puede tener la idea errónea de que fue su idea para ti solicitar un trabajo aquí, pero eso no significa que no te esté vigilando de cerca—Albus recogió una galleta con chispas de chocolate, mirándola como si comprobara si había una cantidad adecuada de chispas de chocolate.

>> ¿A menudo te encuentras con Lucius Malfoy? —preguntó Albus, mostrando una pequeña preocupación, pero sin emitir ningún juicio. El joven Severus se rió. Una risa burlona, pero una risa, no obstante, lo que puso al director ligeramente a gusto.

—Solo cuando necesita un favor, que generalmente es una poción—continuó, ya que este favor en particular no involucraba nada oscuro o ilegal—Su esposa tuvo un bebé con cólicos, por lo que necesitan una poción para ayudar con el llanto—pensó Severus la primera vez que vio al heredero Malfoy. Estaba envuelto en una manta, con la cara acurrucada, gimiendo en lo alto de sus pequeños pulmones.

—No sabía que había una poción para evitar que un bebé llorara—Albus parecía preocupado, pensando que podía tratarse de magia oscura.

—No lo hay. La poción es un sedante para la esposa—respondió Severus con una sonrisa.

Harry ignoró la extraña sensación de tener un punto de vista de "mosca en la pared". Severus parecía mucho más joven, aunque no exactamente como el joven Sev que había conocido. Su amante tenía razón cuando dijo que "nunca fue ese despreocupado y joven mago". Sin embargo, él todavía era sexy como el Infierno en su propia moda oscura, y feroz en una especie de picardía. Harry apenas podía alejar sus ojos de un parche de piel suave donde sabía que ahora había una cicatriz. El remolino de líquido que denotaba un recuerdo separado interrumpió sus observaciones distraídas de las partes más agradables de Severus.

Al parecer, cuando comenzó la escena, la señal había sido enviada. Harry vio como Severus y Albus cruzaban rápidamente los terrenos, dirigiéndose a un área aislada detrás de los invernaderos. Albus sabía que no sería un farol. Los mortífagos no tendrían reparos en atacar a estudiantes inocentes simplemente para proporcionar una distracción.

Apenas habían doblado la esquina, las chispas estaban volando. Los Mortífagos conocían el papel de Snape y no lo atacaron por completo. Era como si simplemente hubiera esquivado la mayoría de las maldiciones lanzadas en su camino, mientras que el objetivo de Snape también estaba ligeramente torcido. Albus rápidamente había erigido un escudo para los estudiantes y para él mismo, sabiendo que estaban esperando el momento oportuno. Sorprendió a un par de magos, pero continuó un duelo con un mortífago solitario que inteligentemente estaba usando un seto para lanzarse entre maldiciones. Albus podría haber terminado fácilmente la batalla, pero sabía que los atacantes podrían hacer algo estúpido en pánico si pensaban que no estaban logrando la tarea que el Señor Oscuro les había asignado. Permitió que lo detuvieran, sabiendo que un escuadrón completo de aurores estaba en ese momento impidiendo un gran ataque en otra ciudad. Algunos podrían decir que estaba evitando enfrentarse cara a cara con el mago más oscuro desde Grindelwald, pero sabía que la ciudad donde los Mortífagos habían planeado atacar no era un lugar probable para que el Señor Oscuro montara un duelo de esa magnitud.

El movimiento detrás de un pequeño muro de piedra llamó la atención de Severus. Albus también lo había notado, pero también sabía que una varita había volado de ese lugar poco antes, después de un Expelliarmus mal dirigido, por lo que se concentró en su atacante actual. Severus continuó lanzando maleficios mal dirigidos al Mortífago con el que luchaba mientras avanzaba hacia la pared. Cuando finalmente vio quién estaba detrás de la pared, hizo un gesto para reconocer al otro Mortífago. Severus permaneció inexpresivo y lanzó otro hechizo, esta vez demasiado cerca para su comodidad. En realidad, no había golpeado al mago, sino que había chamuscado su túnica. De vez en cuando, Severus miraba por encima del muro para ver si el otro mago se estaba quedando quieto.

Uno de los más valientes, pero lamentablemente, no más inteligente del grupo de estudiantes había intentado huir. Albus tuvo que hacer una pausa y reformular el hechizo que los protegía. Severus hizo un comentario despectivo sobre Gryffindors y se aseguró de que el siguiente maleficio encajara fuertemente a su oponente y evitara que obtuviera el control. No le gustaba jugar al gato y al ratón, pero tenía pocas opciones. Sus pensamientos sobre la idiotez de los estudiantes y Mortífagos por igual fueron interrumpidos cuando el mago detrás de la pared le habló.

—Los tres podemos sacar al viejo—dijo, tomando al mago más joven por sorpresa. Eso sería desviarse del plan que le habían dicho, y no fue un buen augurio para Severus.

—Esas no fueron mis órdenes—respondió en voz lo suficientemente baja como para que los demás no los escucharan—No es tan fácil de derrotar. Podrías volar mi tapadera—agregó Severus en un intento de influir en él.

—Con Dumbledore muerto, no necesitarás tu tapadera, sin mencionar el desperdicio de tus talentos en un trabajo humillante como enseñar. Mira a los pequeños tontos... — se calló, no menos intimidado por la mirada que Severus le envió.







Harry observó la pelea, sus ojos se movían rápidamente a todas partes a la vez. Aunque no fue una batalla acalorada, todavía era estimulante estar justo en medio de todo y ser un espectador total. Se encontró queriendo advertirles de desagradables maleficios enviados a su manera o saltar a la refriega para ayudar. En un momento particularmente angustioso, Harry no pudo evitarlo y gritó cuando el mago detrás de la pared sacó una varita extra de su bota, que luego señaló a Albus. Severus no parecía haber notado nada extraño, pero luego rápido como un rayo, había metido la mano en la manga en el momento en que escuchó el conjuro comenzar.

—Avada... —la voz grave fue bruscamente cortada por un cuchillo en la garganta. La mirada de traición fue clara al ver cómo caía el mago desagradable.

Asombrado, los ojos de Albus se agrandaron como platillos. El juego había terminado. Con solo un Mortífago que quedaba luchando, Albus rápidamente se dedicó a petrificarlo, obliviarlo y luego lo aturdió. No habría ningún testigo que transmitiera la noticia de la "traición" de Severus al Señor Oscuro. Por su parte, los estudiantes no perdieron el tiempo en salir de detrás de su cubierta para correr hacia el castillo, dejando solos a los magos. Con un movimiento de su varita, el director ató a los magos inconscientes. Cuando se dio la vuelta para comentar, vio que Severus ya estaba caminando hacia el castillo.

El mago muerto yacía en la tierra, con los ojos todavía abiertos por el impacto final; había sangre cubriendo su cuello y sus manos de donde el cuchillo había entrado y el mago lo había sacado en su agónico pánico. Manos viejas y cansadas se agacharon y cerraron los ojos de Tobías Snape por última vez.

—Puede que no lo hayas sabido, si es así, está claro que no lo apreciaste, pero tu hijo es un buen hombre. Puede que él no lo crea, incluso si me toma el resto de mi vida convencerlo de eso, me esforzaré por hacerlo—Las rodillas de Albus emitieron un crujido cuando se levantó de nuevo. Iba a ser un día largo.







La imagen se desenfocó, haciendo que Harry volviera al tiempo presente. Estaba contento de haber visto el recuerdo de Albus del evento, de lo contrario no se habría dado cuenta de que el hombre era el padre de Severus. Mirando hacia atrás, debería haber reconocido el parecido, pero había quedado demasiado atrapado en el momento para darse cuenta.

—Severus, yo... no sé qué decir. Eso explica algunas cosas—Harry no había notado a Severus levantarse mientras miraba la escena en el Pensadero; no le gustaba la distancia entre ellos ahora.

—No explica nada—dijo Severus bruscamente, pero Harry no creía que realmente lo creyera—Hice lo que tenía que hacerse para proteger mi posición y la seguridad que proporcionaba Hogwarts—.

—No me creo eso—dijo Harry en voz baja.

—Oh, no romantices acerca de cómo sentí una profunda necesidad de proteger al mago que me salvó la vida. Estaba cubriéndome el trasero—espetó Severus mientras caminaba de un lado a otro de la habitación.

—Dijiste que no habías recurrido a Albus para esconderte en Hogwarts. Pensaste que te estabas muriendo y fuiste a hacer lo correcto. Míralo todo lo que quieras—añadió encogiéndose de hombros—Ya no eras un estudiante bajo su protección. Albus no te debía nada, sin embargo, todavía se preocupaba lo suficiente para curarte. Se preocupaba más que el bastardo que debería haberte tratado decentemente incluso si no te amaba—Harry no consiguió una respuesta.

Severus selló la caja del cerebro y la dejó caer en un bolsillo dentro de su bata. Miró por encima de su varita, contento de estar usándola de nuevo. Agarró una pequeña franela y lustró la madera antes de desterrar la tela con un movimiento de su muñeca.

—Muy parecido a Vernon, creo—dijo inesperadamente Harry—Un malvado hijo de puta que no te quería allí, pero te aguantó hasta que descubrió que podías ser útil y luego se aprovechó. Yo era mano de obra gratuita y tú estabas un paso arriba en su camino hacia el poder y el dinero—Harry notó que las facciones de Severus se habían suavizado un poco.

>> Dime algo—Harry se acercó, dejando poco espacio entre ellos—¿De quién fue el trasero que cubriste cuando sacaste a Vernon? Porque tengo que decírtelo, también lo he romantizado—.

—Las nociones románticas no te llevarán a ninguna parte—trató de mantener su tono insensible, pero fracasó cuando Harry sonrió.

—No sé... — Harry alisó su solapa como una excusa para pasar sus manos sobre el pecho de Sev—Logré hacerte llevarme a la cama anoche—dijo con una sonrisa. No había esperado que Severus lo agarrara por los hombros con fuerza, tirando de él hacía un abrazo aplastante, con los labios apretados firmemente en los suyos.

Severus hizo un buen uso de su capacidad restaurada para colocar un hechizo silenciador. Harry amaba esas raras ocasiones en que Severus se ponía ruidoso. Juntos desarrollaron un buen apetito para su almuerzo con Adeline.




sev Capítulo 73-I . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 72. Lealtades Y Revelaciones
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: