La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

  Death Eater takes a Holiday. Capítulo 66. Sutileza Y Falta De Ella

Ir abajo 
AutorMensaje
alisevv

avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 Juego del verano 2 Juego del verano 1 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 6718
Fecha de nacimiento : 15/01/1930
Edad : 88
Galeones Snarry : 235108
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Death Eater takes a Holiday. Capítulo 66. Sutileza Y Falta De Ella    Lun Ago 06, 2018 1:41 pm

Traducido por thesnarrysarchivist  



Death eater takes a holiday
Capítulo 66

Sutileza Y Falta De Ella




Severus Snape se había estado relajando en su sala de estar leyendo los últimos Maestros de Pociones Mensual cuando Draco Malfoy llamó. Los planes iniciales del mago más joven para una escapada de dos semanas, para evitar al Señor Oscuro, se habían extendido ahora varias semanas más. Severus, Slytherin como es él, estaba aprovechando al máximo la situación.

—He tenido muchos problemas para encontrar a alguien que pueda entregar... —Severus hizo una pausa, consciente de que no estaba en un Flu privado y -seguro-un ingrediente necesario para una poción recientemente comisionada, —Snape sabía que Draco lo haría entender que se refería al Señor Oscuro. —Te informaré de la fecha de llegada pronto, necesito que recibas el paquete y lo cuides hasta que pueda ir a recogerlo personalmente. —Ya había estado hablando con el rubio durante diez minutos y quería desesperadamente cerrar su Flu y volver a su lectura.

—¿Cuidar de él cómo? —preguntó Draco, inseguro de lo que se esperaba de él, aunque no estaba en condiciones de rechazar nada. Su nuevo trabajo (que trabajaba para su futuro suegro) no comenzó por unas pocas semanas más, y tenía que mantener la calma hasta entonces. Tendría influencia en su nueva posición, así que cualquier futuro —favor— solicitado por el Señor Oscuro no lo involucraría personalmente ayudando en la muerte de nadie. Todavía se estaba engañado por el hecho de que el —simple dolor de cabeza— que le habían encargado para Potter en agosto había resultado en varias muertes, incluido el hermano de un buen amigo.

—Lo entenderás cuando llegue, el agua será suficiente a menos que me detengan en recogerlo. Si me detienen, vamos a discutir la adición de nutrientes—Severus estaba dependiendo de que la planta se entregara en buena forma, pero él había trabajado con un comerciante de mala reputación de bienes ilegales. Sólo podía esperar que llegara vivo y al menos en maceta, y planeaba recogerlo personalmente antes de que Draco lo matara inadvertidamente. —Me pondré en contacto contigo de nuevo antes de que yo espere la entrega —dijo Snape, y luego recordó a su joven huésped que fuera educado con los demás ocupantes de la mansión. Draco sujetó su lengua mientras Severus le recordaba varias reglas de la casa.








Harry escaneó su casa buscando señales de Severus antes de que llegaran sus invitados. Todos los 'juguetes' se guardaron con seguridad en un cajón cerrado con llave. El Pociones Semanales se metió cerca del fondo de un montón de revistas de quidditch, y una botella de 'cosas buenas' se guardó en el armario de la cocina detrás de una bolsa de azúcar. Apenas terminó dio una rápida y última mirada alrededor, escuchando un golpe en la puerta.

—¡Neville! Entra, —Harry saludó a su viejo compañero de dormitorio. Todavía le sorprendió el ver a Neville tan bien. Había tenido poco para acostumbrarse a ver a su amigo con unos centímetros más de altura. —Ey, Ron— saludo enérgicamente al pelirrojo detrás de Neville.

—Mantente alejado de Ginny. Tiene un berrinche porque le dijimos que era noche de chicos y que ella no fue invitada, —se rió Ron. Obvió la parte donde Ginny le dijo a Neville que Ron no tuvo el valor de decirle eso a Hermione, y que solo se había salido con la suya porque estaba ocupada estudiando para un examen. —No es como si fuera capaz de salir de Hogwarts una noche entre semana—.

—Perdón por el Flu, Nev—se disculpó Harry, ya que su amigo no estaba en su lista privada de Flu.

—¿Estás bromeando? —rió Neville. —Es perfecto, la abuela no puede llamarme mientras estoy aquí. Le dije que enviara una lechuza si necesitaba algo—dijo con una sonrisa. Llamaría a su casa desde la de Harry para demostrar que había llegado con seguridad, y que todos iban a salir en paz. Ron estaba muy contento de contar la vez que Neville vino a cenar, solo para recibir tres llamadas de su abuela durante esa corta noche.

—Aún así, me siento como un imbécil. Albus pensó que sería más seguro si solo incluyera personas con las que me comunico más de una vez a la semana. Esa es una lista muy pequeña—agregó Harry, sin querer que su amigo pensara que no calificaba lo suficiente estar en su —lista de amigos—.

—Sí, eso es verdad—gritó Ron desde la cocina, donde estaba tomando varias botellas de cerveza de mantequilla. —¿Qué? ¿hay en la lista como una docena? —Preguntó Ron, pensando que era útil. Harry quería ir y golpear a Ron en la cabeza. Neville hizo todo lo posible para no parecer desanimado, pero falló miserablemente.

—No escuches a ese idiota. —Dijo Harry, golpeando a Ron mientras este entraba a la sala de estar. —Casi una docena. Solo siete de ellos se apellidan Weasley, todos viven en la Madriguera. Luego, además de Hermione, los últimos son personal de Hogwarts—explicó Harry, haciendo que Neville se sintiera mejor en el proceso. Harry dio el 'gran tour', que consistía en las tres habitaciones más el baño. Los ojos de Harry se abrieron y con un poco de magia sin varita ocultó el nombre de Sev en el reloj. Felizmente, la manecilla que declaraba que era hora de ir a la fiesta se mostraba prominentemente. Un golpe en la puerta sobresaltó a Neville antes de que Harry pudiera tranquilizarlo, solo era Seamus.

—Dios, Potter, ponme en la lista ¿por qué no? —gritó Seamus cómicamente. Harry notó que la sonrisa de Neville se ensanchaba cuando se dio cuenta de que no era el único. —¡Neville! — gritó Seamus en señal de saludo, antes de hacer lo mismo con Ron. —Dean no obtuvo su licencia para aparecerse, así que nos verá en el pub—explicó. Una vez más, Neville se sentía mejor consigo mismo. Pensó que había sido el último de sus antiguos compañeros de habitación en obtener su licencia. Los magos criados como muggles tomaron la prueba más tarde que aquellos con familiares que podían enseñarles y darles confianza al darles algunos consejos.

—Te traje algo para calentar en tu casa— dijo Seamus con una sonrisa astuta, y le entregó a Harry una bolsa de papel marrón.

—¡Bien! —Ron miró la gran botella de whiskey de fuego con un brillo depredador en su mirada. —¿Quién necesita salir? —.

—¡Yo! — Harry puso la botella fuera del alcance de Ron. —Mi vida social es como, inexistente. Gracias—dijo a Seamus en agradecimiento.

—Eso no es para calentar en la casa, es un soborno—rió Neville.

—¡No lo es! —protestó Seamus. —Pero ... si te sientes generoso, esperaba ponerte como referencia para un trabajo o dos para los que estoy en entrevistas—.

—No hay problema. No necesitabas conseguirme una botella de whiskey de fuego solo para poner mi nombre en un formulario—.

—Si, bueno, ya puse tu nombre. La botella es para tu carta de recomendación donde les dices lo bueno que soy— dijo, con una mano sobre su corazón para dar efecto.

El plan era tomar una cerveza de mantequilla e ir a ver a Dean, pero luego Neville mencionó haber visto a Harry y Ron, 'su amante', en el periódico. Sabiendo que no podían tener la conversación en el pub, le dieron a Neville los detalles de la gran aventura de Ron y Seamus como falsos Mortífagos, y los eventos que siguieron.

La historia incluía los detalles exagerados de Seamus sobre el rescate y la conmoción posterior en el Ministerio cuando él —apareció— con Dudley y la señora Dursley. Abrieron la botella de whiskey de fuego y brindaron en honor de los dos héroes mientras Seamus les obsequió con el testimonio de su gran coraje.

Un poco más tarde, Harry y sus amigos, ahora incluyendo a Dean, se reunieron en un pub local y comentaron quien estaba haciendo qué desde que abandonó la escuela. A medida que la tarde y los temas avanzaban y alguien brindaba por el nuevo 'grillete' de Ron, Harry hizo una mueca de dolor. No fue por el comentario sobre el compromiso de Ron, sino por el dolor en su cicatriz. Si Severus era convocado, Harry esperaba que su amante no tuviera una noche demasiado dura.

Apenas escuchaba el comentario de Neville sobre el último juego de quidditch de Ginny. No se había dado cuenta de que su amigo disfrutaba el juego tanto como lo indicaba su animado cuento. Una ráfaga de aire frío sopló a través del pub cuando un hombre grande con una túnica verde entró. No fue el hombre quien atrajo el interés de Harry, sino un pequeño búho que había esperado que la puerta del pub se abriera lo suficiente como para que se abalanzara sobre él.

Tanto Ron como Harry vieron el pequeño cartero que volaba cerca del techo mientras rodeaba el pub algunas veces buscando al destinatario de su paquete.

—Por un segundo, pensé que era Pig, pero está volando suave y nivelado—. Ron había pensado alguna vez que su pequeño búho se tranquilizaría con la edad, pero no tuvo tanta suerte. Harry se frotó la cicatriz, indicando a Ron que esperaba que la lechuza fuera para él, con respecto a Severus. Cuando el búho lo vio y bajó rápidamente, dejando caer la nota de su pico en la mano de Harry, Ron se apoyó en el hombro de Harry para ver mejor.



Querido Harry

Un pajarito, o tal vez un pelirrojo, me dijo que estabas con amigos. Como puede estar durmiendo hasta tarde en la noche, pensé que era mejor posponer nuestros planes de mañana por la mañana. Disfruta de la noche con tus amigos.

Atentamente, Albus


—¿Qué es eso, Harry? —preguntó Neville. Harry le entregó la nota.

—Parece que tu novia nos ha dejado fuera—Harry se burló de él, luego giró la cabeza para que solo Ron pudiera escuchar. —Canceló mi sesión de entrenamiento para poder dormir. Eso significa que Severus no quiere que vaya a dormir pronto. Suena como si alguien fuera a tener una mala noche—.

—Esperemos que sea otra persona—dijo Ron, considerando lo que significaría el mensaje transmitido por el espía. Severus probablemente esperaba preparar pociones, o Albus no habría hecho que la nota sonara tan alegre. Por supuesto, eso no garantizaba nada en lo que respecta a Voldemort.

—Disfruta de la noche con tus amigos—repitió silenciosamente la última línea de Albus. —Me está diciendo que esté con amigos—.

—Estás con amigos—Ron no entendió.

—Significa, no esperes a nadie más esta noche—Harry pudo ver la comprensión llegar a los ojos de Ron. No esperaba a Severus esa noche, pero se preguntó qué había estado haciendo. Podría haber dejado una poción en estasis cuando lo llamaron, o encontrarse con Albus. Harry se había dado cuenta de que Severus había estado pasando mucho tiempo el último mes investigando. Aunque Severus no lo había dicho, Harry pensó que podría estar buscando una manera de matar a Voldemort.

Ocasionalmente, cuando Sev se había perdido en sus pensamientos, de pronto le hizo una pregunta a Harry sobre sus encuentros pasados con el Señor Oscuro. Estaba especialmente interesado en los eventos que involucraban al profesor Quirrell. Como siempre, la pregunta que se hizo a lo largo de los años no fue simplemente cómo matarlo, sino cómo mantenerlo muerto y desaparecido. Eventualmente, Harry volvió a concentrarse en sus amigos y compró la siguiente ronda.

—Iba a pagar la siguiente—protestó Ron.








—Guárdalo para la luna de miel—sugirió Harry, bromeando, lo que trajo consigo un tema completamente nuevo de discusión y risa burda.


Inclinándose sobre un caldero humeante, Severus comprobó la viscosidad de la poción de su asistente. —Espesor, aceptable—admitió antes de fruncir el ceño ante el color. —¿A qué tono de amarillo estabas apuntando? — preguntó con una sonrisa burlona. El asistente rápidamente miró dentro de la olla para ver que el color se había vuelto dos tonos más oscuro de lo deseado.

—Yo, um...—quería patearse a sí mismo por un error tan negligente.

—Eras un estudiante excelente. ¿Qué podría causar tal alteración? —Snape sabía que su asistente sabía la respuesta, pero quería prolongar su incomodidad el mayor tiempo posible.

—Cabello humano—murmuró el miserable mago. Cuando Snape le pidió que lo repitiera, simplemente miró al Maestro de Pociones.

—Incluso el pelo corto se abre paso en un caldero, si no está adecuadamente contenido—dijo—. Especialmente cuando comienzas a envejecer, y comienza a adelgazar en la parte superior—Severus realmente se estaba divirtiendo. Su alumno anterior, incluso cuando era muy pequeño, ya mostraba señales de una línea de cabello que retrocedía. El padre del niño había sido completamente calvo a los cuarenta y cinco años.

—Usé un hechizo de contención más temprano en el día; debe haber desaparecido—.

La excusa del asistente solo hizo reír a Snape. Había visto al chico encantar su cabello solo una hora antes. Otro caso más de un mago con poca capacidad mágica tras una carrera respetada que requería poco trabajo de una varita mágica.

El asistente miró los largos y negros mechones de Snape, juntados de forma poco atractiva. El chico era, al menos, lo suficientemente inteligente como para no expresar sus pensamientos. Severus sonrió, como desafiando al asistente a comentar su peinado.

Desafortunadamente para Severus, la poción fallida no fue lo único en una larga lista de cosas que perturbaron al Señor Oscuro esa noche. La falta de información sobre el amante de Potter estaba cerca de la parte superior de la lista. Severus estaba contento de saber que Harry permanecería despierto para evitar experimentar la ira de Voldemort por la noche.







—¿Har? —Ron le dio un codazo a su amigo. —¿Soy solo yo o todos los chicos feos se fueron todos a la vez? —.

Harry asintió. También se dio cuenta cuando un tipo en la esquina lo agarró del brazo. El mago trató de cubrirse exclamando "mira la hora", y rápidamente salió del pub, seguido de otro tipo en su grupo.

Harry miró a su grupo de amigos y consideró cuánto le tomaría a Voldemort llegar a un plan. Era solo una coincidencia que él estuviera en el mismo bar que ellos, pero eso no significaba que los Mortífagos no aprovecharan un golpe de suerte. Severus le había dicho que el Señor Oscuro estaba trabajando en un plan más grande, pero aprovecharía cualquier oportunidad que se presentara para atacar a Harry. Se estaba divirtiendo con sus amigos y no quería retirarse solo porque los Mortífagos podrían haberlo visto o no. Él tenía que vivir su vida, después de todo. Por supuesto, viviría más tiempo si no fuera descuidado ... como lo harían sus amigos, pensó con un suspiro.

—Seamus tuvo la amabilidad de sobornarme ... quiero decir, darme una botella de whiskey de fuego—anunció Harry, sonriéndole a Seamus.

—Entonces, ¿por qué estamos aquí, pagándolo? —preguntó Ron, acariciándose la barbilla. —Tenemos a Dean, vamos— Ron se puso de pie, apoyando su codo en la cabeza de Harry, burlándose de la altura de su mejor amigo.

—¡A lo de Harry! —Dean brindó, bebiendo lo último de su bebida. Muy pronto, el grupo estaba parado afuera del bar, discutiendo los efectos del alcohol sobre la Aparición.

—Si podemos mover a Dudley de San Mungo, podemos llevar a Dean a su casa—dijo Ron ansioso. Dean protestó que probablemente no deberían, pero Harry conocía a Ron lo suficientemente bien y él mismo no había bebido demasiado. Todavía.

—¿Al frente de la tienda? —preguntó Ron, obteniendo el visto bueno de Harry. Neville obedeció y se interpuso entre Harry y Ron, mientras Dean y Seamus formaban el grupo.

—¿Estás seguro acerca de esto? —Dean nunca se había aparecido más allá de una habitación, y eso lo hizo sobrio. —¿Realmente apareciste con un muggle? —.

Después de que estuvieron de acuerdo con el lugar y a la cuenta de tres, los cinco magos aterrizaron frente a la tienda de Antigüedades de Jenning en un montón, con todas sus partes en los lugares correctos. No fue un espectáculo bonito, un montón de magos cayendo uno encima del otro, riendo histéricamente.

—Eso fue bien—dijo Seamus sarcásticamente. —¡Ay! ¡Esa es mi pierna, Dean! —.

—¡Quita tu mano de mi culo! —gritó Ron. —¿Eras tú, Harry? —.

—Como si quisiera tu culo huesudo—replicó Harry, poniéndose de pie.

—Lo siento—dijo Neville, apartando con cuidado su pie debajo de Ron.







El Maestro de Pociones removió cuidadosamente su brebaje, mirando las burbujas por tamaño y número. Sus movimientos suaves y parejos no indicaron que hubiera sufrido un dolor imperdonable esa noche. Sin embargo, su asistente no mostró tanta compostura.

—¿Querías que tallara...? —Preguntó el mago más joven tímidamente, pero fue interrumpido bruscamente.

—No—dijo Snape bruscamente. Al ver que las manos del otro temblaban, dijo secamente que no quería que la sangre del niño contaminara los ingredientes más que sus pelos perdidos en el caldero. Se preguntó suavemente si el mago más joven estaba comenzando a cuestionar la sabiduría de su jurada fidelidad.

—Hablando de sangre—pensó el asistente. —¿Señor? —comenzó nerviosamente, no queriendo atraer la ira de Snape a la superficie en mayor medida de lo que ya lo había hecho. —Creo que, cuando me caí— (convulsionando bajo Cruciatus) —Puede que te haya cortado con el cuchillo que tenía en la mano—había notado una sustancia oscura y pegajosa saliendo de un corte en la túnica de Snape. —¿Puedo curar eso por usted, señor? —.

—No en tu vida—respondió Severus en un tono extrañamente tranquilo. Podía sentir el corte en algún lugar alrededor de su espalda baja. Incluso si el joven mago no fuera incompetente, Severus no habría aceptado su ayuda. Tampoco estaba dispuesto a hacer el ridículo tratando torpemente de apuntar un hechizo de curación al área. Podía decir que, aunque doloroso, no era una amenaza que requiriera tratamiento inmediato. Había tomado una poción que trataba lo peor mientras su asistente no estaba mirando. Mientras permaneciera relativamente quieto, podría esperar hasta que estuviera en casa y delante de un espejo de cuerpo entero.







—¡Neeevilllle! —cantaron Dean y Seamus cuando un búho familiar golpeó la ventana. Se burlaron de él sin piedad cuando Neville saltó para atrapar al búho, sabiendo que su abuela estaba esperando una llamada de la chimenea en ese momento. Hizo una mueca mientras leía la nota. Estaba seguro de que ella tenía alguna pregunta tonta como excusa para checarlo.

—¿Te importa, Harry? —preguntó Neville, recogiendo la ornamentada caja de polvos Flu, y refunfuñando por ser un adulto que no necesitaba chequeo.

—¡¿Estás loco?! —gritó Ron, tomando la caja de la mano de Neville. —No puedes llamarla todavía, esta es la llamada inicial que establece el estándar a partir de ahora—Ron estaba hablando con sus manos gesticulando hacia el pájaro y la chimenea.

—¿De qué estás hablando? —preguntó Harry, lo que tranquilizó a Neville ya que él tampoco tenía ni idea. Ron resopló porque sus amigos eran solo niños y no habían aprendido las cosas importantes. Harry optó por no señalar que ni sus padres ni los de Neville estaban en condiciones de agregar hermanos.

—¿Tengo que enseñarles todo a los dos? — preguntó Ron. Harry luego tomó su vaso, interrumpiéndolo por la noche—Si llamas a tu abuela ahora, sabrá cuánto tarda tu lechuza en volar aquí. Si aún estuviéramos en el pub, tendrías que esperar hasta que hayamos pagado la cuenta y aparecieras aquí. Espera al menos diez minutos antes de llamarla—.

—Sabía que te manteníamos cerca por una razón—dijo Seamus, golpeando a Ron en la espalda y devolviéndole su copa. Neville admitió que Ron tenía un buen punto y esperó. Resultó que el viejo pájaro no solo era odioso, sino que tenía que salir para ayudar a un amigo enfermo. Lo quería en casa de inmediato, para que pudiera restablecer las protecciones antes de irse. Era un estado triste de las cosas que ella pensara que su nieto era inepto en esa área. Harry le ofreció quedarse toda la noche, relajando a Longbottom.

El alto pelirrojo envolvió su brazo alrededor del hombro de Neville—Trato de comprarte tiempo, y Harry aquí te da toda la noche en un plato—arrastró con incredulidad Ron. —. El estudiante ha superado al maestro—añadió, y sostuvo su vaso, derramándose un poco en medio. Neville tuvo algunos roces por tener que checarse, pero el tema pronto fue olvidado a favor de Seamus cuando alguien le preguntó acerca de su última novia. Harry se preguntó si Seamus alguna vez le había dicho a su padre que él no era gay o bi, pero no lo mencionó. Aunque era el más grande del grupo, Seamus se fue alrededor de las once y media, diciendo sobre otra entrevista de trabajo por la mañana.

Neville les dijo que Seamus se reuniría con su novia para el almuerzo después de la entrevista, que era la verdadera razón por la cual su amigo quería estar en buena forma al día siguiente. Seamus alegremente le dijo que se largara, pero en realidad nunca negó la observación de Neville. Aunque no parecía completamente borracho, Harry fue capaz de convencer a Seamus para que se fuera por Flu a casa en vez de intentar Aparecerse. A Harry no se le había ocurrido que un parloteo de palabras pudiera hacer que su amigo no llegara al hogar correcto, ni había considerado los efectos de tanto girar sobre un cuerpo ebrio. A pesar de eso, Seamus se las arregló para llegar allí sano y salvo.







En la cocina de Hogwarts, un elfo doméstico envolvió felizmente un cuenco lleno de fresas y crema para Poppy Pomfrey. Un segundo elfo ofreció una taza caliente de cacao. Con una tapa sellada sobre la taza para evitar que se derrame, la enfermera de la escuela regresó a la enfermería. Había sido despertada más temprano cuando un estudiante ingresó en su dominio, sin una nariz. Después de haber resuelto todo, envió al niño de vuelta a su dormitorio con un hechizo para ayudar a calmar sus ronquidos, e hizo un plan para hablar con el profesor Snape acerca de regañar a los estudiantes. Si conocían un hechizo para eliminar una parte del cuerpo de su compañero de residencia, sin duda podrían haber hecho un hechizo silenciador en su lugar.

Como convocado por sus pensamientos, Severus Snape abrió la gran puerta de entrada de roble mientras ella pasaba. Parecía cansado, arrastrando los pies.

—Justo el hombre que quería ver—dijo en lo que Snape pensó era un tono demasiado alegre para una hora tan tardía.

—¿Esperando? —Por lo general, habría puesto más sarcasmo en sus palabras, pero ahora no quería ser molestado. Estaba muerto y quería llegar a sus habitaciones lo antes posible. No le prestó atención cuando le explicó que había estado demasiado ocupada en la cena como para comer su budín favorito, y por eso participaba de un refrigerio a medianoche.

—¿Me perdonarás si tenemos esta conversación en un momento más apropiado? —como nunca. Luego recordó algo y sacó su bolsa de pociones. Necesitaba reabastecerse y le entregó unos frascos, que ella guardó con seguridad en el bolsillo del parche de su bata mientras explicaba cada uno—Las pociones analgésicas tienen algunos días más de vida útil. El vial marrón es un coagulante. Si nadie tiene un sangrado incontrolado al mediodía de mañana, tíralo—.

—Sé que odias derrochar pociones de calidad, pero al menos trata de no sonar como si esperaras un aumento en los pacientes. Te aseguro que estoy lo suficientemente ocupada—bromeó, pero sus ojos se abrieron de repente. —¡Severus! —Él había reemplazado la bolsa en su bolsillo y ahora tenía sangre en su mano.

—No es nada por lo que preocuparse. Ahora, si me disculpas—comenzó a irse cuando ella descaradamente agarró su brazo. No era propio de ella tomarse tales libertades. Muy pocas personas en la escuela se atreverían a ponerle una mano inesperada.

—Sé perfectamente que tú, como Maestro de Pociones, sabes lo suficiente como para curar muchas cosas. Siempre he entendido y respetado tu privacidad. Pero...— sabía que habría un "pero" y puso los ojos en blanco. —Estamos a solo unos pocos pasos de la enfermería. A menos que me digas que no es tu sangre, no aceptaré un 'no' como respuesta—.

Tenía que darle crédito por darse cuenta de que podría no haber sido su sangre. Aunque pudiera engañarla, no le mentiría. Y, la idea de sanar su espalda mientras la giraba en un extraño ángulo frente a un espejo se volvía cada vez más desagradable a cada momento.

—Bien—exhaló resignado—. Es una pequeña herida de arma blanca, así que no te preocupes—exigió e ignoró cuán indignada se ponía.

—¿Fuiste apuñalado? —preguntó, ni un poco asombrada por su indiferencia.

Severus siguió a Poppy a la enfermería y se quitó la bata, el abrigo y la camisa de una manera digna. Fue una maravilla que un cuchillo lograra atravesar tantas capas de tela. Para su crédito, Madame Pomfrey limpió y sanó la puñalada con muy poco 'alboroto', o al menos comenzó de esa manera.

—Esto se está curando muy bien—comenzó vacilante. A Severus no le gustó el tono. —Acuéstate un momento antes de cubrir esto. ¿Hay algo más que pueda tratar mientras tanto? —de nuevo con el tono vacilante. —A veces las lesiones se pasan por alto cuando hay mucha sangre—mientras hablaba, con la mano presionada sobre la parte inferior de la espalda en la parte superior de los pantalones.

—Además de un dolor de cabeza, por el que ya tomé una poción, estoy ileso—dijo, y volvió la cabeza, boca abajo sobre la almohada. Aún le dolía la cabeza y la bruja se preocupaba por algo sobre lo que no le importaba nada.

—Puedo ayudarte—dijo suavemente.

—Lo has hecho, y lo aprecio. Véndame para poder irme—Se juró a sí mismo que diría que era la sangre de otra persona la próxima vez.

—Te lo aseguro, todos los registros se mantienen confidenciales...—comenzó de nuevo.

—Mujer, ¿qué crees que no te estoy diciendo? —gritó, girándose para hacer contacto visual y abriendo su herida nuevamente.

—Esta no es una simple herida de arma blanca. La incisión es larga y corta justo en la parte superior de tus pantalones. Hay sangre hasta tus rodillas. Aquí tienes varias marcas de mordiscos. No hay vergüenza en admitir que te han agredido sexualmente—de nuevo, sus palabras terminaron con una nota suave y Severus quería estrangularla por la compasión en su voz solitaria.

—No fui asaltado sexualmente—dijo con bastante claridad, teniendo en cuenta que su cara fue presionada una vez más en la almohada. Cuando finalmente volvió a salir a la superficie, ella estaba parada a su lado para hacer contacto visual. —Si un hombre tiene un corte en la espalda y permanece de pie durante un período sustancial de tiempo, ¿la gravedad no causará el flujo de sangre hacia abajo? ¿Estás familiarizada con la gravedad? —agregó para efecto sarcástico.

—Es muy diferente a ti aceptar mi ayuda y... —.

—No volveré a cometer ese error—refunfuñó, interrumpiendo su frase. En su opinión de ella, él estaba claramente en negación. Al ver que intentaba pararse, ella lo sostuvo lo suficiente como para volver a sellar la herida y aplicarle un vendaje en la espalda.

—Sé que hay pociones para este tipo de cosas, pero te prometo que la combinación de esos y los hechizos que sé te ayudarán inmensamente—lo vio suspirar y no pudo evitar sentirse triunfante cuando parecía haber llegado a un acuerdo con su ira y comenzó a hablar con ella.

—¿Hay algo más que dejar caer mi pantalón que te convencerá de que fui cortado por un idiota que sostenía un cuchillo cuando se cayó? —notó que su mirada triunfal vacilaba. Severus negó con la cabeza en señal de derrota. —Aunque me aborrece divulgar información personal, te aseguro que las mordeduras de las que hablas estaban allí antes de que me llamaran esta noche—.

Echó un vistazo más de cerca y se sonrojó al ver que las marcas de los dientes se desvanecían levemente y que no podrían haberse hecho ese día. Consideró contrarrestar que él pudo haber sido agredido sexualmente hace un día, pero la sonrisa en su rostro solo la hizo sonrojar más.







Una tarde fría encontró a Harry y Ron afuera de la Madriguera nivelando nuevas losas frente a la puerta principal. Molly Weasley, en la cocina, murmuró sobre la nieve que se derretiría, se ponía frente a la puerta y se congelaba nuevamente.

—Le ha pedido a papá hacer esto desde siempre—gruñó Ron mientras bajaba una pesada piedra.

—Esto se ve bastante bien—dijo Harry con orgullo, admirando su obra. Su espalda crujió cuando estiró sus brazos sobre su cabeza. Al escuchar un estallido, Harry estuvo preocupado por su espalda por un segundo hasta que oyó un segundo estallido donde los gemelos se habían aparecido en el césped.

—¡Genial! Ahora no tenemos que ir a buscarlos—dijo George. Fred se volvió hacia Harry y le explicó—Necesitamos que vengas a una reunión a marcar tu 'X' para que podamos alquilar el lugar donde haremos nuestras últimas y mejores creaciones—dijo Fred abrazando a Harry—Sabemos que ya no nos quieres en tu casa—.

—¿Qué te dio esa idea? —preguntó Harry rotundamente. —¿Ustedes saben que mi arrendador no va a renovar mi contrato de arrendamiento cuando tenga que hacerlo? —.

—Esa es exactamente la razón por la que deberías estar dispuesto a ayudar—George colocó su brazo alrededor del otro lado de Harry, fijando al mago más corto entre los gemelos. —Puede mostrarle a su propietario que hemos alquilado un lugar y ya no seremos un riesgo. Además de eso, le dijimos al dueño de este lugar que tú eras un socio silencioso en el negocio. Estaba algo emocionado y quería encontrarse contigo. Prometo que tu nombre no figurará en el contrato ni nada por el estilo. Es como un tipo de referencia —.

Harry todavía no había descubierto a dónde enviar la carta de recomendación para Seamus, y ahora esto—Supongo que, junto con los riesgos que asumes al ser mi amigo, también hay beneficios—sonrió Harry, y soltaron un suspiro colectivo de alivio—¿Dónde estaban ustedes dos cuando Ron y yo estábamos moviendo estas piedras? —bromeó Harry. Los ojos de Fred se iluminaron.

—¿Hiciste que Harry probara la roca? —preguntaron simultáneamente, señalando una enorme roca no lejos de la casa. Ron hizo una mueca y sacudió la cabeza.

—Sí, Harry y yo probamos la roca y luego medimos nuestros puños para comparar—dijo Ron sarcásticamente. Aclaró para Harry, quien parecía confundido. Ignorando al dúo ligeramente desinflado, continuó—Harry, ¿ves las marcas en el costado de la casa? —Ron señaló varias líneas con iniciales escritas a su lado—Alguien levanta la roca con magia lo más alto posible por tres segundos. Luego marcamos en la pared para ver quién ha llegado más alto—Ron ignoró a Gred y lo desafiaron a una revancha.

—Si vas a continuar siendo parte de esta familia, realmente deberías tener tus iniciales en la pared—señaló Fred a las diversas líneas. Harry pudo ver algunas líneas descoloridas marcadas como BW, CW y las entradas más recientes—Ginny está por aquí abajo—señaló un GiW—pero ella se distrajo y la dejó caer antes—explicó Fred mientras George se quejaba al aterrizar en su pie. En poco tiempo, todos se turnaban. Después de que Ron levantó arriba de Fred por unos pocos pies, Molly llegó a evaluar la nueva entrada y para ver qué era el ruido sordo cuando la roca gigante se había caído una vez más.

—¿Estas bien, Harry? —preguntó Ron, viendo a Harry presionarse la palma de la mano contra su frente, con la cara sonrojada y pareciendo tambalearse un poco.

—Estoy bien, solo un poco mareado por alguna razón—sacudió la cabeza para despejarse. Molly estaba sonriéndole orgullosamente.

—Estas un poco más tarde que Ron, pero eso no hace la menor diferencia. Bill y Percy tardaron más en descubrir su magia también—sonrió Molly—Siéntate un minuto, pasará—agregó con seguridad. Harry se sentó, divertido con los gemelos persuadiendo a su madre para que lo probara. Ella protestó por no tener tiempo para esas tonterías, pero se las arreglaron para persuadirla. Ella era una bruja engreída que volvía a su cocina, sus iniciales ligeramente más altas que las de Ron.

Cuando la cabeza de Harry se aclaró, Ron insistió en que intentara de nuevo; seguro de que borraría su primera marca fácilmente. Él tenía razón. El segundo intento de Harry para levitar la roca fue significativamente más alto, aunque incluso su primer intento fue muy superior a cualquiera de las viejas marcas en la pared—¿Crees que los tratamientos están funcionando? —preguntó, sus ojos verdes brillando intensamente.

—Es difícil de decir. Todos tuvimos el mismo tipo de aumento en la magia a esta edad. Solo unos pocos de nosotros nos sentimos mareados, pero eso es normal. ¿Hay alguna clase de prueba que los Sanadores hagan? —preguntó Ron, cambiando su equilibrio de un pie al otro.

—Volveré al Instituto Wellingfield nuevamente la próxima semana para averiguarlo—Harry miró hacia donde Fred estaba parado sobre la roca para alcanzar hasta donde marcaba HP en la pared. Harry explicó el proceso en el que la esbelta bruja, Phoebe, primero leería la magia en él y luego volvería a controlarla después de esforzarse. Se movieron a la casa, fuera del frío, donde Harry les contó más sobre el Instituto y las personas que conoció allí. Aunque Molly parecía convencida de que lo que Harry experimentaba era normal para un adulto en ciernes, todavía estaba emocionado de pensar que podría haber visto las primeras señales de que los tratamientos funcionaban. Entre su aumento mágico, las celebraciones de Hagrid y la cita en el Instituto, no podía esperar a que terminara la semana.







No debería haber sido una sorpresa para Harry cuando sus días comenzaron a prolongarse. Al menos entrenar con Kieran era normal otra vez. Harry había pensado que Kieran estaría emocionado de que mostrara signos de aumento de la magia, pero Kieran, como Molly, pensó que podría o no ser un gran avance. Tenía la edad para esperar un aumento natural de su magia. A Harry le gustaba entrenar sin los tratamientos posteriores, pero estaba emocionado de saber qué diría Phoebe. Él pensó que la semana nunca terminaría. Decidiendo sacar lo mejor de él, agarró su capa de invisibilidad y se dirigió a Hogwarts. Era hora de visitar a cierto Maestro de Pociones.

En Hogwarts, ese cierto maestro de pociones también sacaba adelante su semana, y esperaba la visita de Harry durante la luna llena.

—Lupin, necesito aparentar como si te estuviera presionando para obtener información—dijo Severus, entrando en la oficina de Remus, sin siquiera un "hola" a su compañero de trabajo.

—¿Estás aquí para decirme qué hacer, o vamos a discutir lo que se necesita lograr? —Remus señaló una silla, que Severus ignoró y continuó hablando como si Remus no había hecho la oferta.

—Estoy aquí para usar mi influencia sobre ti para averiguar con quién está involucrado Harry Potter—dijo Severus con sarcasmo—El mocoso de Flynn no ha sido sofocado tanto como me hubiera gustado. Estoy seguro de que está tratando de conseguir la gracia del Señor Oscuro manteniendo un ojo sobre mí durante mi asignación actual—.

—¿Ha sido marcado? —preguntó Remus con un sobresalto. Todavía era difícil llegar aceptar el hecho de que algunos estudiantes, suficientemente jóvenes que todavía asistían a Hogwarts, ya se llevaban la marca oscura.

—No que yo sepa. Si lo ha hecho, ha sido recientemente. Parece que buscar signos de estudiantes marcados, ha sido mi nuevo hobby designado—dijo inexpresivo y rápidamente consiguió volver al tema—Flynn no sabe ser sutil si se le muerde en el culo. Te hare saber dónde estar. Lo más probable es que será la tarde antes de la luna llena, ya que es cuando tengo la mayor influencia, por así decirlo—Severus parecía molesto; realmente odiaba Flynn. Lo que le molestaba más era que Flynn era inteligente, sin embargo, demasiado ingenuo para reconocer que el Señor Oscuro lo estaba manipulando.

Incluso Draco Malfoy, que fue criado en las formas de los mortífagos, había sido sorprendido cuando descubrió que la simple tarea de dar a Harry Potter un dolor de cabeza aquella noche en julio había dado lugar a varias muertes, algunas de los cuales él había conocido personalmente. Fue entonces cuando el joven mago había decidido no estar disponible para hacer favores al maestro de su padre. Severus sólo esperaba que Flynn y otros como él aprendería la lección antes de ser marcados de por vida.

Pensamientos de sus más difíciles delincuentes de séptimo año se dejaron de lado cuando la clase de pociones se llenó de estudiantes de tercer año de Gryffindor y Slytherin. Severus estaba siempre en los dedos de los pies con los niños de trece años. Con dos años de entrenamiento mágico en Hogwarts, los recientemente convertidos adolescentes sabían su camino alrededor de la escuela y lo suficiente sobre pociones para provocar caos.

Las rivalidades de las casas se encontraban en alto todo el tiempo. Desde la explosión que había permitido Severus para asistir al tratamiento curativo de Harry, los rumores se extendieron como un reguero de pólvora. Con las clases de todo el día canceladas, el rumor en el comedor era que el profesor Snape había sufrido con los humos y había casi muerto.

Para apoyar aún más la historia, un prefecto de Hufflepuff había oído a la profesora McGonagall decir que un sanador había sido llevado cuando varios estudiantes cuestionaron la razón para que alguien llegar a tales extremos para salvar a un idiota malnacido, se estableció de forma rápida directamente hacia el rumor más antiguo; como el príncipe mestizo de la oscuridad, Snape, parte vampiro/parte malnacido tendría que ser salvado si se esperaba a las criaturas oscuras de élite para convertir a Potter a tiempo para derrotar al Señor Oscuro.

Mientras escuchaba a los profesores compartir varias historias que había oído durante toda la semana, Severus tuvo que admitir que el rumor de parte de la junta de personal había sido entretenido. Aparte del factor de entretenimiento, el incidente había valido la pena, ya que los estudiantes eran más cuidadosos durante una semana más o menos después de la 'experiencia cercana a la muerte' de Snape. Él no esperaría que su buen comportamiento tentativo durara mucho.

Severus observó al último estudiante caer en la clase, y luego observó la puerta cerrarse lentamente apenas después de que el estudiante se hubo sentado. El espía no tenía necesidad de usar ninguna gran habilidad para oír los pasos de un intruso invisible. Severus se permitió una pequeña sonrisa en sus labios por sólo una milésima de segundo. Harry sabía sería detectado en su propia aula de Severus por él; sólo los estudiantes podían no ser conscientes de su presencia. Antes de abordar la clase con las instrucciones y advertencias, Severus miraba de frente a la pared del fondo, donde sentía que estaba Harry.

Diez minutos en la clase, Severus se preguntó si Harry tenía un plan o estaba improvisando. Tan pronto como este vino a su mente, sintió que alguien soplaba en su oído. "Hermione debe haberle mostrado ese encantamiento", pensó, sabiendo que Harry estaba atravesando la habitación y no estaba a su lado. Una vez más se permitió una pequeña sonrisa. Pequeña, lo que significa que nadie excepto Harry la habría reconocido.

Su amante estaba jugando el juego con un maestro y pronto aprendería. Severus regresó el encantamiento, pero con mucha más complejidad. El soplo mágico no sólo soplaba el calor en el oído de su amante, sino también continuó haciéndolo por su cuello, hasta llegar a los dedos del pie.

A medida que el maestro de pociones paseaba entre las mesas para observar a los estudiantes trabajar, esperó por la respuesta de Harry. No sólo era un desafío de magia, sino también un concurso de lanzamiento de conjuros con sigilo y falta de respuesta perceptible del mago golpeado por un hechizo. Severus superaba a Harry en estas áreas, pero eso no quería decir que no sería divertido. Intentaban encantos sensoriales, desde los cortos y tal vez un poco chocantes al persistente e igualmente difícil de ignorar.

Al doblar la última mesa en la fila, Severus se acercó a la habitación, con las manos detrás de la espalda, mirando en los calderos cuando se acercó a la pared del fondo. Harry estaba tranquilo, pero Severus podía sentir lo cerca que estaba del calor que irradiaba su cuerpo. Tomando un paso brusco hacia atrás, presiono contra el calor. Sus manos, estando estratégicamente detrás de la espalda, encontraron su objetivo.

Severus tomó placer en saber que Harry estaba duro por él. No escuchó un sonido desde el cuerpo flexible detrás suyo, pero sintió que se ponía rígido por la sorpresa. No sintió muchas capas de tela, y se preguntó que llevaba Harry debajo de su capa invisible.

El maestro de pociones mantuvo el rostro impasible, disfrutando del sonido de un gemido ahogado mientras se distanciaba del calor después de soltar el control sobre lo que más tarde sería su premio.

—Señor Cole, si usted prefiere mantener su vista y piel intacta, sugiero que baje su llama—para su crédito, el maestro de pociones enunció cada palabra sin pausa. No hubo indicios de que había sido golpeado a mitad de la frase con un hechizo lubricante. El chico Cole iba a volverse loco. Él estaba constantemente ruborizado y tratando de llamar la atención de la niña infortunadamente al otro lado de su compañero de clase.

Después de un par de hechizos más, Severus se vio obligado a sentarse en su escritorio. No tenía una capa de invisibilidad que ocultara su dolorosa erección. Con dos minutos para finalizar la clase y un tiro claro entre las mesas de trabajo, Severus dirigió lo que estaba seguro sería su ataque final en su pequeño juego. Incluso centrado en él, difícilmente se podría ver sus labios moviéndose cuando el hechizo fue susurrado sutilmente.

Por una fracción de segundo, Severus se decepcionó cuando un estudiante se puso de pie, bloqueando el hechizo cuidadosamente elegido. Nadie más que Harry debería haber sido afectado por el hechizo, incluso si era interceptado otro.

Para su horror, cuando Cole, el mocoso de Gryffindor, se metió en el camino del hechizo, de inmediato reaccionó. Cuando el niño abrió la boca en estado de shock, todos los ojos se volvieron hacia él. Nadie notó el encantamiento de su profesor a un vaso de precipitados con salmuera filtrada que se derramo sobre la mesa, sobre su desafortunado compañero.

—¡Cole! —gritó Snape—¡Diez puntos menos para Gryffindor por su incompetencia! Clase terminada—.

El estudiante en cuestión estaba tan preocupado por haberse corrido en sus pantalones, simplemente porque la chica de la que estaba enamorado le tocó la mano, que él no se quejó de los puntos perdidos. Se quedó allí, tratando de comprender lo que había sucedido y cómo había derribado la salmuera.

—¡Salga! —La orden del profesor le sacó de sus pensamientos. El muchacho corrió rápidamente hacia la puerta detrás de sus compañeros de clase. Después de que el último estudiante se fue, la puerta pareció cerrarse por sí misma, alertando a Severus una vez sobre la ubicación de Harry. Se dirigió rápidamente a la puerta mientras gruñía hechizos de bloqueo y silencio. Llego y agarró donde pensaba que Harry estaría, y no se decepciono cuando agarró una capa y unos fuertes bíceps.

Harry se quitó la capa. La colgó sobre su brazo, donde Severus tenía una firme prensión en él. —¿Que acaba de suceder? —preguntó con cautela, dejándose arrastrar desde el aula, por la oficina, hasta las habitaciones personales de Severus—¿Hiciste que se corriera el pobre chico? — Se rió y considero que debería haber permanecido en silencio cuando su amante gruñó. Pero mientras, pensaba que no podía dejar de reírse nuevamente.

—Estás loco por que golpeaste a un estudiante con un hechizo— dijo Harry —¿Qué fue eso? —Habían entrado a las habitaciones de Sev en el momento en el mago mayor, finalmente, tuvo a bien contestar.

—Profundo—dijo sin dar explicaciones. Harry repitió la palabra varias veces, tratando de averiguarlo.

—Profundo, profundo, prof... undo. ¿Qué es eso, es el latín para 'soltarlo'? —.

—Liberación—aclaró Severus. Harry se rió de nuevo y no pareció importarle que había sido presionado contra la pared.

Riendo todavía, Harry continuó su interrogatorio—¿Hiciste que el pobre chico se corriera en sus pantalones? —Harry estaba riendo tan fuerte que empezó a deslizarse por la pared, pero Severus lo mantuvo donde él quería. "Lo bueno que no me importa tanto esta camisa", pensó Harry cuando su camisa no salió de su persona en una sola pieza.

—¡Malditos trece años de edad! —gruñó Severus—Elegí ese hechizo cuidadosamente—continuó, pero parecía estar maldiciendo en francés.

—Inglés, Sev—bromeó Harry, trabajando los diminutos botones de la chaqueta del hombre lo más rápido posible. Severus parecía continuar con su discurso, pero cambió a inglés de nuevo. En realidad, pensándolo bien, Harry decidió que no había necesariamente tenía que saber lo que decía en ese momento; le gustaba escuchar el lenguaje que su amante estaba utilizando anteriormente, pensó que sonaba erótico. Un pequeño botón se disparó de la chaqueta, haciendo un sonido de ping al chocar contra el suelo.

—¡Anatomía básica! —Sev despotricó, sin notar el rodado de ojos de Harry mientras continuaba en el modo de conferencia—No se puede llegar al clímax, si no tienes una erección. Si el hechizo te golpea y no estas duro, no pasaría nada. Ese maldito chico Cole estaba caminando con una erección. No es de extrañar que él no puede hacer una poción decente—Severus estaba muy incómodo con la idea de lo que le había hecho sin querer a un estudiante. Le gustaba pensar que Harry sería el primero, último, y único estudiante que haría llegar al clímax. Fue tomado por sorpresa cuando Harry giró bruscamente a su alrededor, empujando con fuerza, haciendo que su espalda golpeara la pared con fuerza.

—Cállate—Exasperado, Harry sacó su varita, apuntando a Severus justo entre los ojos por un momento para llamar su atención, y luego bajó su objetivo. Se deshizo con un hechizo de la ropa de Severus y lo apretó contra la pared.

—¿Por qué no...? —Severus comenzó de nuevo, pero ya no podía recordar lo que iba a decir. Sólo registró la sensación de su pene envuelto en el succionante, aterciopelado, húmedo calor, con la cabeza presionando contra la parte posterior de la garganta vibrando de Harry—Oh, sí—soltó una respiración estremecedora. En opinión de Sev, el calor latente de la boca de Harry lo dejó demasiado pronto—Más...—jadeó sin aliento. Había querido que sonara como una orden, pero tenía miedo de que se acercara más la mendicidad que a una demanda.

—Dado que ya está todo peinado—Harry lo maniobro hacia la cama, tomando la cabeza.

—Me parece recordar haber usado el mismo hechizo sobre ti—replicó Severus, con la intención totalmente a fondo, pero disfrutando de la réplica entre ellos. Se preguntó si Harry le haría esperar agonizantemente mucho tiempo preparándolo, o si tenía la intención de utilizar un hechizo. No era como si tuvieran toda la noche. Severus sólo tenía un descanso de noventa minutos hasta su siguiente clase. Harry se había tendido sobre él, estando casi completamente vestido. Acariciando su cuello por un momento, Harry acercó su cara hacia atrás para encontrarse con la de Sev.

—¿He mencionado... — mordisqueaba bajo la barbilla de Sev—... que tengo más magia? —terminó su frase, tirando de un lóbulo de la oreja entre los labios y la lengua. Continuó sus cuidados después de las interrogantes cejas levantadas. Presionando su cuerpo revestido en mezclilla contra Severus, Harry gimió al sentir la polla con ganas de su amante, olvidando que había sido a medias su explicación. Harry se quedó sin aliento cuando sus ropas se desvanecieron. Había dejado la varita de Severus en el suelo con su ropa. —Muéstrame—murmuró, con respecto a la magia sin varita mientras acariciaba y besaba su camino de regreso a una clavícula que pedía a gritos ser lamida.

—Termina con tus divagaciones y follame—Sev susurró en un tono bajo, atractivo contra su oído. —O bien, haz las dos cosas al mismo tiempo. No soy exigente—agregó y apretó el culo firme de Harry.

—Accio varita— Harry dijo con pereza y cogió su varita con un chasquido. —Me estaba metiendo con Ron—Harry se detuvo cuando vio las cejas se levantan de nuevo con la diversión. —No este tipo de meterse—se retorció para dar énfasis. —Estábamos levantando una piedra pesada y yo... bueno, cuento largo, me di cuenta de que estoy más fuerte mágicamente. Molly piensa que es simplemente crecimiento normal, pero tal vez no lo es. Tengo que tener cuidado de la cantidad de energía que ponga en un hechizo hasta que me acostumbre a ella—dijo con una enorme sonrisa, esperanzada. Severus devolvió una sonrisa muy alegre. Era casi escalofriante.

—Eso es excelente y estoy feliz por ti, sea lo que sea—dijo, con la sonrisa espeluznante todavía en su lugar. —Tal vez—comenzó con dulzura—podríamos celebrar tu follandome en, digamos, ¡¿La siguiente hora?!—A Severus le hubiera gustado pensar que sus palabras tuvieron un impacto, pero el cuerpo de él era botando de risa.

—Y te quejas de que yo no tengo paciencia—bromeó Harry, molestando contra Severus en un esfuerzo por aplacar al hombre. Sosteniendo su varita de nuevo, Harry decidió que Severus no podía esperar y utilizó el hechizo para prepararlo, lubricar y relajar sus músculos. Miró a la cara de Sev que destellaba de agradecimiento a sobresaltado en cuestión de una fracción de segundo.

—¡No utilices otro hechizo! —Severus habló tan rápidamente que Harry se congeló. Él tragó saliva, notando el mismo movimiento en la garganta de su amante. El hechizo de Harry era demasiado fuerte, y había relajado a Severus desde las caderas hacia abajo, tanto que no podía mover las piernas. Si Harry no utilizó ningún otro hechizo, él podría utilizar 'Finite Incantatum' más tarde, y todo volvería a la normalidad. Harry quería hacerlo de inmediato, temiendo lo peor, pero Severus lo convenció de que todavía estaba sintiendo, y estaría bien, pero en la actualidad tenía muy poco control muscular, si lo hubiere.

—No todos en ti esta flácido— bromeó Harry, agarrando firmemente el pene de su amante. Colocó una almohada debajo de su muy relajado trasero, y llevó las piernas de Severus hasta los hombros—Me gusta esta posición—dijo, lamiendo un pálido tobillo. Empujo cuidadosamente en la entrada de Sev, Harry le preguntó si realmente podía sentir todo bien. Severus le gruñó con impaciencia. Sosteniendo las largas piernas por encima de sus hombros, inclinándose hacia su supino* amante, Harry empujó profundamente en él. Cualquier temor que albergaba se alejó cuando Severus dejó escapar un aullido. Hacía mucho tiempo que no podía hacer gritar al usualmente compuesto mago. Ajustando su ángulo un par de veces hasta que pudo ver los ojos del insecto de Sev, Harry encontró la posición correcta para asegurar que su compañero permaneciera vocal.

Severus se sintió a gusto en una manera que nunca podría haberlo estado, en condiciones normales. El efecto del hechizo era como una que había usado en bondage; sin embargo, él sabía que su Harry era todavía relativamente inocente de tales perversiones. De hecho, esto sería un buen augurio para sus actividades futuras. Tomó un cierto nivel de confianza para disfrutar de la pérdida de control.

Lo que hizo la diferencia para él realmente era no solamente los músculos relajados, sino también la falta de tener conscientemente la voluntad de sus músculos para estar a gusto, para relajarse cuando sus piernas se estiraron al máximo al doblarlas casi en contra de su propio cuerpo, las rodillas por encima de los hombros de Harry. Esto le dio la capacidad de concentrarse exclusivamente en el tremendo placer que Harry le estaba dando. Severus sólo podía esperar que su joven amante, a pesar de su edad, iba a durar el mayor tiempo posible.

—Te sientes tan bien, no sé cuánto tiempo voy a durar—se quejó Harry. Severus se quejó por una razón completamente diferente.

—No se detengas—jadeó, sintiendo inspirado—Accio varita— Severus sabía que había algunos hechizos detallados que no siempre podía hacer sin varita y en su estado actual.

Harry no había escuchado con claridad el encantamiento, pero los resultados eran inconfundibles.

—¡¿Qué demonios es eso?! —se sobresaltó Harry, deteniéndose cuando la correa invisible se envolvió alrededor de sus genitales.

—No te detengas—repitió Severus, deseando tener uso de sus piernas para envolverlas alrededor de Harry, lo que le obligó de nuevo a moverse. Por suerte, Harry había comenzado a moverse de nuevo. Severus explicó brevemente lo que era un anillo de pene; se aplicaba presión de tal manera que no podía correr antes de su eliminación. Esperaba que Harry no lo tomara como un insulto a su resistencia.

Harry, por su parte, estaba encantado de la prueba de que él estaba dando tanto placer a Severus que tomó una medida de este tipo para mantenerlo en marcha. También pensó que era mejor utilizar un dispositivo de este tipo por encima de tener que distraerse pensando en pus de bubotubérculo u otras cosas viles para mantener a sí mismo sin correrse.

Estaba más que feliz de follar a Severus hasta que se desmayara, o por lo menos hasta la próxima clase del hombre. Sin embargo, ninguna de las dos opciones se produjo antes de la apreciación de Harry para el hechizo de anillo de pene se desvaneciera y él estaba rogando por la liberación.

En su desesperación necesitada, Harry se puso de rodillas. Sosteniendo firmemente las delgadas caderas, levantó a su amante de la almohada, empujando con fuerza con todo lo que tenía, inspirado por su amante gritando.

—Dios. SSSev. Por favor, tengo que correrme—Siseo Harry. Severus ya había comenzado a decir el encantamiento para retirar el anillo del pene. No creía que hubiera sido lo suficientemente coherente para hacerlo de haber esperado un segundo más. Al oír el pársel, sintió que sus bolas se levantaban. Apenas tocando su miembro adolorido, Severus se perdió cuando sintió a Harry latiendo con vehemencia una y otra vez dentro de él. Gritando su liberación, fue a coro con Harry. Sus caderas se sacudieron con los últimos empujes de Harry, cuando sintió los últimos chorros de la palpitante polla de su amante. Harry se estremeció y se retiró, ayudo a enderezar las piernas de Sev antes de desplomarse sobre su agotado amante.

Severus habría estado feliz de pasar las próximas horas como estaba, pero era necesario vestirse para su siguiente clase. Podría no haber hecho un alboroto si hubiera estado solo, pero lo hizo apreciar la demostración de cuidado de Harry cuando lo limpió y utilizo 'Finite Incantatum' para restaurar el uso de su parte baja otra vez.

—Ahora sé para qué es la correa de cuero—Harry había visto el artículo en el cajón de su mesita de noche, pero había estado demasiado excitado y distraído por un juguete nuevo que Sev había comprado y se había olvidado del otro elemento. Observó a Severus buscar sus calcetines y ajustarse al uso de sus piernas otra vez.

—Me preguntaba cuánto tiempo tomaría para que me preguntaras acerca de eso—comentó Severus con una sonrisa—Estaba seguro de que tu curiosidad habría conseguido lo mejor de ti antes de ahora—.

—Sabía lo que era...— Harry se calló. Severus se deleitaba con el hecho de que todavía podía hacer ruborizar a Harry en alguna ocasión—Yo um, no quería admitir que no estaba seguro de cómo funcionaba o donde se envuelve—Harry permaneció tendido en la cama. A Severus le hubiera gustado volver a clase sabiendo que el cuerpo flexible yacía desnudo en espera de su regreso. Por desgracia, no podría ser hoy, sino que tendría que esperar. El fin de semana, junto con la luna llena, vendría pronto.

—Le dije a Remus que podía estar en mi casa el fin de semana. Creo que aprecia cuando no se siente como que tiene que salir de inmediato. Ginny dijo que no había oído ningún rumor sobre ti y Remus todavía. ¿Las cosas están bajo control allí? —Harry no había oído nada de Sev desde que se enteró de la nueva misión de "descubriendo al amante de Potter". Severus frunció el ceño, despertando su curiosidad.

—Voy a estar presionando el tema esta semana. El estudiante que he mencionado ha estado tranquilo, pero manteniendo un ojo abierto. Él va a pensar que me está espiando cuando convenza a Lupin que me diga la identidad de tu amante. El niño es demasiado atento y va a terminar metiéndose en problemas. más de los que conoce—dijo Severus al último más para sí que para Harry.

—Espero no seas muy rudo con Remus—dijo Harry, tratando de persuadir a Severus de ir tranquilo con él.

—Son tiempos difíciles—Severus comenzó en tono serio, pero Harry pudo ver la formación de la sonrisa—Uno debe obtener placer siempre que sea posible—para probar su punto, Severus envolvió sus brazos alrededor de la esbelta forma presionando contra él. Harry gimió cuando las fuertes manos de Sev acabaron en su culo, tirando de él cuerpo a cuerpo. Harry empujo a su amante para darle un beso, disfrutando de la sensación de las túnicas de enseñanza contra su piel, haciendo que se sintiera como si hubieran hecho algo 'incorrecto'.

—Tu placer está bien cuidado, señor Snape —dijo Harry con altivez-. Severus apretó el culo de Harry más fuerte, comentando que lo tenía bien en la mano. —Oh, ¿pensabas que estaba hablando de sexo? Me refería a que Gryffindor estaba lejos en los puntos—bromeó Harry, moliéndose las caderas, deseando que fuera unos centímetros más alto para tener un mejor impacto—No puedo esperar este fin de semana. Te extraño—dijo Harry, acariciando el cuello de Sev.

—¿Cómo pudiste echarme de menos? me acabas de follar, y muy bien, podría añadir—la voz de Severus le hizo estremecer.

—Eres malvado—gimió Harry —Usando esa voz y dejándome deseando más. —Presionando su cuerpo sinuosamente contra Severus, susurró: —No te vayas— y lo repitió en pársel, esperando tener el efecto deseado.

—Quieres decir, que no te dejes así—dijo Severus, refiriéndose a la erección de Harry. —Ah, juventud—añadió, y sonrió cuando Harry se quejó petulante-. —¿Quieres que me encargue de eso por ti? —preguntó Severus, dando un paso atrás, bajando deliberadamente la voz. Harry pensó que ronroneaba.

Severus murmuró un rápido conjuro y Harry repentinamente derramó su semilla en el suelo.

Con los ojos tan abiertos como los de un elfo doméstico, la mandíbula de Harry se abrió con la comprensión de lo que Severus había hecho. —¡Me hiciste correrme con un hechizo! —Gritó en su cabeza y en voz alta. Cuando Severus salió sin problemas de sus habitaciones privadas a su oficina, Harry seguía gritando obscenidades y prometiendo represalias para el próximo fin de semana.




sev Capítulo 67 . harry






“No es el árbol, ni la chimenea.
La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas,
la generosidad de compartirla con otros
y la esperanza de seguir adelante”
Anónimo
Volver arriba Ir abajo
 
Death Eater takes a Holiday. Capítulo 66. Sutileza Y Falta De Ella
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Alisevv-
Cambiar a: