La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Traducción Invisible Capítulo 35

Ir abajo 
AutorMensaje
Eowyn
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 123
Fecha de nacimiento : 10/08/1990
Edad : 27
Localización : España
Galeones Snarry : 5455
Fecha de inscripción : 24/07/2013

MensajeTema: Traducción Invisible Capítulo 35   Sáb Abr 14, 2018 9:23 am

Podeis encontrar la historia original aquí https://www.fanfiction.net/s/3780602/1/Invisible

Nota: Estos personajes no son nuestros, le pertenecen a la multimillonaria escritora J.K. Rowling, y otros que hayan comprado sus derechos. Este fic no es de mi autoría, yo solo estoy traduciendo del idioma inglés, este fic pertenece a DebsTheSlytherinSnapefan.


Capítulo 35. Reacción y Consecuencias

Albus tragó ruidosamente, nunca había visto así a Severus, no en todos los años desde que le conocía. Sabía lo molesto que estaba, por primera vez mostraba lo enfadado que estaba, y eso era algo muy grande para Severus. Normalmente no enseñaba sus emociones, lo que normalmente le hacía parecer sin sentimientos y más intimidante si es posible. Segundo no había paseos, lo que significaba que estaba por encima de la furia. Severus siempre paseaba cuando estaba furioso, lo había hecho mucho durante los días que espiaba. De hecho estaba muy nervioso, por que esa furia de hecho estaba dirigida a él. Si esos ónix negros podían decir algo, estaban brillando furiosamente. Albus casi quería desaparecer en su sitio, nunca había visto a Severus así antes, y parecía como si fuese a tener un ataque. La vena en un lado de su cabeza parecía que iba a explotar. Estaba genuinamente preocupado por un hombre joven, de quien pensaba como un hijo. "Severus, siéntate," dijo Albus su voz un poco aguda, Severus le miró con fiereza una vez más en la mitad de la frase.

"¿Cómo te atreves a dejar a esa... esa mujer entrar en Hogwarts?," gruñó Severus, de pie en frente de Dumbledore. Sus manos apretadas con fuerza en el borde de la mesa de Dumbledore. Tan fuerte que sus manos se estaban poniendo blancas en alguna parte y brillante rojo en otra parte. Severus tenía problemas para hablar sobre su furia. Era una de las cosas que odiaba de si mismo, su a veces incontrolable furia; le recordaba a su padre. Cómo se refrenó a si mismo de llamar a Umbridge algo extremo y desagradable no tenía ni idea. Simplemente no había un nombre lo suficientemente malo para describirla.

"¿Me imagino que hablas de la profesora Umbridge?" preguntó Dumbledore calmando su acelerado corazón. ¿Le había dado a Harry un suspenso en defensa? ¿O a lo mejor detención por nada? No parecía bien. Severus no estaría tan cabreado por algo tan insignificante. Aunque otra vez era posesivo de gente y personas que consideraba suyos, fue así incluso cuando era joven. Conocía a Severus muy bien, o tan bien como alguien podía. Severus no era un hombre que revelaba mucho por si mismo, por lo menos nunca intencionadamente.

"Ella no es una profesora," escupió Severus enfadado, ella no era una profesora; no era la definición de nadie de profesora. ¡Podría estar haciendo daño a sus Slytherin! Algo que él no toleraba. ¡No se había ido para que le hicieran daño! Por qué no habían ido a Slughorn no lo sabía. ¡No estaban en los años 60 donde estaba bien pegar a los estudiantes! Haciéndole daño era un gran no, no. Cómo Dumbledore lo permitía era algo inconcebible para él. No podía creérselo, ¿por qué había permitido Dumbledore que continuase? El viejo tonto sabía todo o que pasaba en Hogwarts.

"Severus, ¿por qué estás aquí?" preguntó Dumbledore, su propia irritación saliendo, fue un infierno de año. Había planeado usar a Nick para ganar miembros en la Orden, lo cual había fallado espectacularmente. Tuvo que enfrentarse a los artículos, y una familia que se estaba desmoronando. Entrenar a Nick, lo cual en vez de estar siendo cada vez más fácil, era cada vez más difícil. Nick estaba oprimido, enfermo y su magia estaba actuando de manera rara. Por extraño era que a veces la magia no salía de la varita de Nick. Había estado meditando qué hacer, entonces Severus entró u todos los pensamientos de Nick volaron de su mente.
"¿Lo sabías?" preguntó Severus su máscara ahora puesta, estaba enfadado pero su furia estaba comenzando a emerger. Si Dumbledore lo sabía, esto era el final. Saldría de esa oficina, y no volvería a tener nada que ver con ese viejo tonto. Antes de eso iría a visitar a sus Slytherin después contactaría con sus padre. Las consecuencias serían malas, el viejo tonto podría ser quitado de su puesto pero no le importaba. Nadie hería a sus Slytherin, o lo permitía por el bien mayor. Sus Slytherins le importaban más que Dumbledore, al final del día.

"¿Que si sé qué?" preguntó Dumbledore, estaba siendo juzgado por Severus, no le gustaba. Sabía que había tomado algunas malas decisiones, y había pasado la mayor parte de su vida pagano por ellas. No le gustaba que un hombre que había cometido sus propis errores le juzgue así, le vea como a un hijo o no.

"Umbridge está usando plumas de sangre con mis estudiantes," dijo Severus, bueno él no sabía eso pero habría dado su dinero por hacerlo. Otra cosa era que no eran sus estudiantes ya, se había retirado. Severus no lo veía así, para él siempre serían sus estudiantes, por lo menos hasta los que había dado clase auqnue solo fuera su primer año, w incluso los que ya se habían graduado de Hogwarts. Severus estaba aliviado de ver como el color dejaba la cara de Dumbledore. Significaba que no lo sabía, los mentirosos no empalidecían, ni siquiera el gran Albus Dumbledore. Lo que significaba es que el viejo tonto no lo sabía, y Severus sintió como su enfado disminuía, solo un poco.

"¿Qué?" dijo Albus Dumbledore, incapaz de creer lo que Severus acababa de decir. Se sentía derrotado; sabía lo que Severus había dicho simplemente le parecía difícil de creer. ¿Había ido tan lejos que los estudiantes ya no confiaban en él? De venir a él con sus problemas.

"Oh eso no es todo, tu precioso 'Niño que vivió' está siendo torturado por ella también." estampó Severus tomando gran satisfacción ante la mirada enferma de Dumbledore. Entendimiento y devastación pronto atravesó la cara de Dumbledore. Sintiendo prácticamente malvado y feliz miró a Dumbledore con fiera satisfacción.

"¿Nick?" gruñó Dumbledore; bueno parecía que no era un buen mentor si Nick no fue a él. Obviamente no fue a sus padres, nada iba como lo planeó. La pérdida de sangre estaba causando que la magia de Nick se drenase, especialmente si lo había estado haciendo desde el principio de curso. Nick se suponía que confiaba en él sobre todos los demás. Falló en ver lo sarcástico que Severus había llamado a Nick el 'Nño que vivió' tanto sarcasmo y desdén en sus palabras.

"Oh sí, será mejor que lidies con esto Albus, antes de que yo lo haga." dijo Severus, y eso era una promesa. Si encontraba que alguno de sus Slytherin había sido tocado, más le valía a Umbridge estar lejos del colegio o se figuraría por qué gustaba tanto a los Slytherin. Era por que les defendía con tanto desdén, y siempre, siempre se ponía de su lado porque no había nadie más para hacerlo.

"No hagas nada precipitado Severus," dijo Albus con su mirada sabia. Tenía una profesora con la que lidiar, y tenía que ser tonto si la dejaba quedarse. ¿Por qué no fueron a él sus estudiantes? ¿Se había alejado tanto este año? No quería pensar eso. "Debo alertar a Filius, Pomona y Minerva." Su brillo notablemente ausente. NO se molestó en hablar con Slughorn, no estaba bajo ningún engaño - Severus iba a bajar a la sala común de Slytherin. Obviamente quería saber si sus Slytherin estaban bien.

"Hablaré con mis Slytherin," dijo Severus cortante, mirando a Dumbledore. Sabiéndolo o no permitió que pasara en su propio colegio. Obviamente estaba perdiendo su toque, y si continuaba, no merecía seguir siendo el Director.

"Muy bien Severus," dijo Albus cansado, "Deja a Umbridge al Ministerio." La amenaza en su voz era clara. No merecía su venganza esa mujer; incluso él no sería capaz de contener a Severus de Azkaban si hacía algo. No es como si estuviera espiando todavía para el bando de la luz o el bien. Que malo que Severus nunca tuviera miedo de Albus Dumbledore. Después de enfrentarse a Voldemort todas esas veces, nadie le podía culpar. Voldemort era más dado a matarte que Dumbledore.

Severus no dijo ni una palabra mientras salía de la oficina y prácticamente voló a la sala común de Slytherin. Era raro por no decir otra cosa, ver los pasillos vacíos, ni un alma a la vista. Parecía como que Umbridge había tenido más efecto en Hogwarts de lo que parecía. Ningún estudiante quería estar encerrado en su sala común a no ser que fuera necesario. Parecía que las salas comunes se habían convertido en el sitio más seguro para los magos, hizo que Severus fuera incluso más rápido.

"Abre," demandó Severus al cuadro, al cual agradecidamente le gustaba lo suficiente como para abrir sin contraseña. Severus entró en la sala común, y por un momento se silenció, entonces todos simultáneamente comenzaron a hablar, preguntando preguntas. Las más comunes preguntando si iba a volver. Hizo que el corazón de Severus se calentase al oírlo, habría apostado que no muchos le echaban de menos. Especialmente los Gryffindor.

"Estudiantes, tengo una pregunta muy importante que hacer, todo lo que pido es honestidad. ¿Todos seguís cumpliendo las reglas que os puse verdad?" preguntó firme.

"Sí señor," dijeron todos a coro mirando a su ex jefe de casa solemnemente. Algo obviamente había pasado para que hubiese vuelto, y obviamente era importante a juzgar por su voz.

"Un paso a delante los que tengáis detenciones con Dolores Umbridge," dijo Severus su voz demandando obediencia. Miró al resto de vuelta, mirando por signos de duda o culpabilidad. "¡Ahora!" gritó impaciente.

Daphne Greengrass fue la primera en adelantarse, su cara estaba comenzando a encenderse por la atención que estaba recibiendo. "Blaise Zabini también, está arriba en la habitación." Ella admitió en voz baja. Pronto algunos más se adelantaron; eran sobretodo las mujeres las que fueron elegidas. Tracy Davis y por supuesto Millicent Bulstrode. Severus estaba incluso más furioso que cuando había entrado vía flú al despacho de Dumbledore.

"¿Por qué ninguno se lo dijo a Slughorn?" preguntó Severus su furia evidente.

Todos se dieron la vuelta para mirar a Malfoy, Crabbe, Goyle, Pansy Parkinson, Warrington y Montague. Los ojos de Severus se estrecharon, ¿habían tenido algo que ver? Eso iba en contra de cualquier regla que había creado para sus Slytherin si lo que sospechaba era cierto. Notó que parecían culpables, extremadamente incómodos y decididamente enfermos.

"Hablad o 100 punto se os quitarán ahora." escupió Severus, que todos los estudiantes sabían que lo haría. Severus siempre cumplía su palabra, era una cosa que sus Slytherin nunca olvidarían de él.

"Lo que quieren decir es que fueron elegidos por Umbridge para formar parte del Escuadrón Inquisitorial. Han estado ayudando a Umbridge a aterrorizar al colegio, y a nosotros." dijo Blaise bajando por la escalera de los dormitorios de chicos.
Severus parecía listo para explotar, los culpables trataron de mirar al suelo incluso más. "¿Ha usado la pluma de sangre con vosotros?" preguntó a los estudiantes que habían tenido detención con ella. Asintieron, temblando al recordar.
"Entonces esperad fuera de la sala común por favor," dijo Severus, una vez que los estudiantes dejaron la sala común, Severus se quedó mirando al llamado 'Escuadrón Inquisitorial' sus sentimientos muy claros. "¿No tienen algo que hacer?" preguntó a los estudiantes inocentes, los cuales prácticamente corrieron a su habitación, o eso pareció. Severus no se sorprendía si se hubiesen quedado lo suficientemente cerca como para oír como regañaba a los estudiantes que quedaban los cuales parecían nerviosos y enfermos.

"Decidme 3 reglas básicas de Slytherin," dijo Severus dando un paso adelante pareciendo intimidante. "Protegerte a ti mismo." susurró Pansy la primera en levantar la vista con terror.
"¿Y?" demandó Severus su voz más alta ahora.
"Siempre ayudar primero a un Slytherin necesitado," dijo Malfoy su cara más pálida de lo normal.

"Slytherin es nuestra familia, y siempre debemos permanecer a su lado," dijo Montague; básicamente todas decían lo mismo.
"¿Habéis estado siguiéndoles?" siseó Severus.

"No señor," dijeron los estudiantes.

"Debéis agradecer a vuestra estrella de la suerte que ya no soy vuestro jefe de casa. Aunque, me aseguraré de que el Profesor Slughorn trate con vosotros apropiadamente." dijo Severus, dándose la vuelta y saliendo de la sala dejando a los estudiantes que casi se caen al suelo de alivio al ver que por fin se había ido.

"Vamos," dijo Severus finalmente fuera de la sala común de Slytherin, notó que estaban frunciendo el ceño, habían estado escuchando la conversación. Sonriendo con sorpresa, rápidamente les guió hasta la oficina de Dumbledore. Dentro había bastantes estudiantes, de todas las casas alrededor de la mesa de Dumbledore. Dumbledore parecía completamente derrotado por el número de estudiantes que le rodeaban. Notó a un estudiante ausente - Nicolas Potter.

"¿Qué está pasando?" preguntó Severus colocándose al lado de Minerva, Filius y Pomona sin torpeza.

"Madam Bones va a venir una vez que mire las fichas, Umbridge está aclamando que tiene el permiso apropiado." dijo Minerva crispada, sus garras estaban sacadas; quería sangre para la mujer. ¿Quién se atrevía a dañar a sus Gryffindor? Se parecía mucho a Severus cuando se refería a los niños de su casa.

"¿Fudge?" preguntó Severus incrédulo.


"Aparentemente," dijo Flitwick.


"Dudo que arriesgue su empleo," bufó Severus en amarga sorpresa.

"Puedes tener un punto," dijo Minerva pensativa, Fudge era un idiota pero no arriesgaría abiertamente su trabajo por eso. No por algo que le puede volver y morder el trasero. No había forma de que Cornelius fuera tan estúpido como para firmar eso, no, era imposible.

"Profesores ¿de verdad tenemos que estar aquí?" preguntó Daphne Greengrass, parecía que hablaba por todos, incluso las casas diferentes.

"Eso me temo que sois necesarios aquí," dijo Dumbledore mirándoles triste, "Dolores Umbridge debe ser castigada por lo que ha hecho." Notó que todos los alumnos que estaban ahí no tenían lazos con el ministerio, o con padres que hubieran sido relacionados con los mortífagos en los años pasados. No la llamaba Profesora, como Severus tan malévolamente había aclamado - de hecho no era una profesora.

"Sí señor," dijeron a coro los estudiantes, pareciendo incluso más nerviosos y preocupados ahora. Saltaron cuando la chimenea se iluminó, saliendo de ella un grupo de gente.

Madam Bones y 5 Aurores.

"Ella de hecho decía la verdad," dijo Amelia Bones, su monóculo faltaba. Tenía unos papeles de la mano y parecía enfadada y severa, pero un poco aliviada de que su sobrina no estuviera en el grupo. Le dio los papeles a Dumbledore, quien los tomó severo y los miró.
"¿Hay algún lugar donde los alumnos puedan hablar con sus padres? Necesitan a alguien aquí mientras les hacemos las preguntas." dijo Shacklebolt avanzando y tomando el control. Era el Auror más mayor ahí así que era su trabajo.

"Podéis usar la red flú," dijo Dumbledore, su voz llena de cansancio mientras hablaba con Shacklebolt, hablando con él como si no le conociese. El secretismo era necesario, puesto que Voldemort personalmente cazaría a cualquiera que estuviera en la Orden. Especialmente con lazos en el ministerio.

"Entonces hablad con los niños en mi oficina, y las clases de alrededor, si lo deseáis." dijo Minerva.

"Gracias," dijo Shacklebolt asintiendo en su dirección. Los niños todos contactaron con sus padres, y gracias a dios todos estaban disponibles lo que hacía que el proceso fuera más sencillo. O eso pensaron, los pobres Aurores estuvieron forzados a tratar con padres histéricos y enfadados. Aunque Shacklebolt no pudo evitar agradecer tener bajo custodia a Umbridge, con la mirada en la cara de Lady Zabini.

"¡SEÑOR! ¡Encontramos a Potter!" dijo Filch entrando corriendo en la oficina del director, sin aliento, con su gato detrás como siempre.

"¿Dónde?" preguntó Dumbledore levantándose abruptamente, Minerva ya estaba levantada mirando preocupada. Nick estuvo perdido por tres horas, incluso con la orden de que todos los estudiantes volvieran a la sala común falló en llevar a Nick a Gryffindor.
"Le envié a la enfermería Director, estaba inconsciente cuando lo encontré." dijo Filch. Estuvo buscando con Slughorn, quien fue encomendada la tarea desde que Severus estaba ahí. En ese momento estaba flotando al estudiante, y Flich fue ordenado que avisara al Director. Slughorn obviamente no era el más brillante, de otra manera habría usado el encantamiento Patronus en vez de dejar exhausto al pobre squib.

"¿Está herido?" preguntó Minerva sus ojos como platos.
"No hay señal Minerva," dijo Filch sacudiendo la cabeza diciendo que no.
"Bueno eso es algo," suspiró Minerva aliviada, "Si me disculpan tengo que comprobar a mis Gryffindor."
"Recuerda que tienes otros estudiantes también," dijo Severus desdeñosamente. Honestamente, estaba dejando tirados a todos sus otros estudiantes de Gryffindor para ver a un estudiante. Sí estaba en la enfermería, pero los demás necesitaban a su jefe de casa.
La red flú se iluminó una vez más y Slughorn salió de la chimenea, pareciendo solemne. "Me ocuparé de ellos Minerva," ofreció Flitwick.

"No, Severus tiene razón, debería ir a ver a Poppy y después regresar," dijo Minerva, Severus tenía razón, no era justo para ellos. A lo mejor no estaban en la enfermería pero no se merecían ser abandonados.

"Muy bien," dijo Flitwick.

Slughorn era cauteloso con Severus, acababa de ser reprendido como un niño de 5 años. Por no mantener a los Slytherin en orden, y cumpliendo las reglas. Severus no era más el estudiante al que enseñó, había crecido totalmente y era un mago completo y aterrador. Slughorn esperaba no experimentarlo más. Magia emanaba de él, su furia e intensidad mostrado por ese simple hecho. Así que nerviosamente se separó de la figura de ropa negra no quería otra regañina.

"Debería acompañarte Minerva," dijo Dumbledore, "Filch traiga a la Profesora Potter."

"Sí Director," dijo Filch de acuerdo antes de salir corriendo de la oficina, para cumplir la orden del director. Albus era la única persona de la que Filch nunca hablaba mal, le importaba lo suficiente como para darle un empleo aquí en Hogwarts. A pesar del hecho de que no tenía magia, a pesar de las protestas que su llamada 'familia' hizo.

5 horas más tarde, los aurores por fin habían terminado, los padres estaban de vuelta en casa, y los estudiantes estaban de vuelta en su sala común. Las conversaciones habían terminado, y todos estaban muy cansados. Fuera del colegio, la oscuridad hacía tiempo que se había asentado y la lluvia parecía retumbar en el colegio como si quisiera borrar el hedor de Umbridge.

"¿A cuánto tiempo crees que se la sentenciará?" preguntó Minerva sirviéndose un whiskey escocés, prefería la variedad Muggle. Mordió una galleta de mantequilla escocesa, eran su debilidad, las adoraba.

"Objeto ilegal, niños menores de edad, diría que recibiría 10 años mínimo," dijo Severus, los niños mágicos eran atesorados pues había muy pocos de ellos. Por lo menos en las Islas Británicas. Pueden sentenciarte a 10 años por usar magia frente a Muggles; puede recibir una sentencia mayor. Especialmente en estos días tan oscuros.

"Espero que reciba más," dijo Minerva maliciosa.
"Ella podría," estuvo de acuerdo Severus, "¿Pero es seguro?" musitó más a si mismo que a la sala.

"La seguridad se ha mejorado, como bien sabes, no creo que Voldemort pueda sacar a sus seguidores." dijo Dumbledore.

"Los Dementor deberían ser quitados." argumentó Severus.

"Deberían, pero no hay mucho que podamos hacer. Hemos aumentado los Aurores estacionados en Azkaban por si pasa lo peor." dijo Dumbledore.

"¡Albus! ¿Dónde está mi hijo?" preguntó James saliendo de la red Flú pareciendo mayor y grisáceo. Parecía que las palabras le acababan de llegar, sobre lo que había pasado.

"Está en la enfermería, Lily está con él," calmó Dumbledore.

James tragó, antes de asentir preocupado y entonces se giró para salir de la oficina del director hacia la enfermería. Sin aliento, con dolor y sudor finalmente llegó a la enfermería y entró en la habitación. La situación finalmente le había calado al ver a su hijo yaciendo en la cama, tan pálido como las sábanas que le cubrían. La culpa le consumía, causándole que se cayera de rodillas. Era un fracaso como padre; Harry se había repudiado a si mismo, y les había dejado totalmente arruinados. Se dio cuenta ahora de que probablemente era su culpa, se lo había ganado él. Puesto que situación tras situación recordaba a su hijo como un borrón en sus ojos. Su hijo ni siquiera fue educado, completamente olvidándole, en su obsesión por asegurarse de que Nick tuviera el mejor. Harry preguntado por un gato de pequeño, después él consiguiéndole uno a Nick en el segundo que preguntó por uno. Después Harry preguntando por una mascota con la que ir a Hogwarts, y él diciéndole que usara la de Nick. Había fracasado con Harry, y finalmente lo entendía. Sus fracasos sobre su hijo los años anteriores venían a cazarle. Solo trató de mejorar a su hijo, para que cuando el momento llegase tuviera oportunidades de vencer a Voldemort. En su obsesión por conseguir eso había ignorado a su hijo, maltratándolo y ahora...estaba tan pálido e inconsciente en la cama de la enfermería...y rezaba por que no tuviera nada que ver con él.

"¿Cómo está Poppy?" preguntó James, finalmente levantándose del suelo, su cara reflejaba vergüenza y derrota.

"Está sufriendo deshidratación; su garganta está adolorida por haber estado muy enferma. También sufre pérdida de sangre, lo más preocupante de todo es que las reservas mágicas no existen. No uses magia ni cerca de él ni en él, o me temo que le perderemos." dijo Poppy profesionalmente.

"¿Q-Qué quiere decir eso?" dijo James sus ojos abiertos de preocupación por su hijo.

Lily simplemente se mantuvo callada, sus ojos rojos hinchados y lustrosos como si hubiera estado llorando por horas.
"Significa que el tiempo es crucial," dijo Poppy honestamente.

"¿O qué?" preguntó James mojando sus secos labios con nerviosismo.

"Podría morir, o convertirse en un squib si su núcleo mágico no se regenera por si mismo." dijo Poppy en voz baja, odiaba dar a los padres malas noticias, esta era la peor noticia que podía dar a un padre.

"¿Un Squib?" dijo James sus ojos saliéndose de las órbitas.

"Ha usado más magia de la capacidad que tiene; su cuerpo simplemente ya no lo puede soportar más. Dime, ¿ha estado usando magia durante las vacaciones de verano?" preguntó Poppy, no había preguntado a Lily por que siendo francos la mujer había estado histérica. Roxy había estado ahí también, tuvo que sacar a la niña, antes de que fuera testigo de la crisis de su madre.
"Sí," dijo James confuso.

"Esa es la razón, a los niños se les da ese tiempo para que su núcleo mágico se regenere, para dejarles crecer y que se expanda para que cuando seamos mayores podamos usar la magia." dijo Poppy su cara sin emoción. "Por eso la educación mágica toma 7 años, si no se da ese tiempo, puede llevar a lo que acabas de ver, problemas mentales, estar exhausto, que falle el núcleo mágico, squibs y muerte."

"¿Por qué no nos lo dijo Albus?" preguntó James pareciendo derrotado. "Porque entrenar a Nick era más importante," dijo amargamente Lily.

"¿Qué le pasará a Nick ahora?" preguntó James ignorando a Lily por el momento, tenía que encontrar más información sobre su hijo. Su entrenamiento de Auror por fin estaba resultando útil, puesto que se estaba calmando.

"Está en coma, todo lo que podemos hacer es rezar por que su núcleo se reconecte y comience a regenerarse solo. Le he dado una poción regeneradora para la sangre, para que vuelva a ser normal. Le hemos puesto una vía, para que se hidrate. La herida de la pluma de sangre ha sido fotografiada y curada. Me temo que no hay nada más que pueda hacer por él, nada más que rezar." dijo Poppy.

James tragó; asintió para agradecer a Poppy y se sentó al lado de su esposa. Abrazándola, consolándose a si mismo tanto como a ella, mientras velaban por su hijo. Esperaba y rezaba por que Nick saliera de esta, si lo hacía juraba que se disculparía con Harry, le diría que por fin lo entendía. Que se merecían el castigo que les había sido impuesto. Finalmente entendía por qué Dumbledore que nunca hablasen mal de Harry en su presencia. Dumbledore sabía que se lo merecían, ¿Cuán estúpido había sido para no darse cuenta de eso?

Poppy se fue de la enfermería para dar a la familia un poco de privacidad. Se fue a su cuarto, los cuales estaban justo al lado de la enfermería. No fue capaz de poner un hechizo monitoreador en Nick, así que iba a tener que estar vigilándole de vez en cuando. Se puso la alarma con la varita, para exactamente 2 horas.

"Severus ¿qué ha pasado?" preu¡guntó Eileen quien estaba sentada al lado de la chimenea con la ropa de cama. Estaba sorprendido de verla, era casi media noche. ¿Qué narices hacía ella despierta? Necesitaba dormir, no era tan joven como antes, con poción o sin poción.

"¿Dónde está Harry?" preguntó cansado Severus, sin ninguna duda el chico seguro que se sentía abandonado. Había regañado a Minerva por la misma cosa que había hecho él a su aprendiz. Esperanzadoramente Harry entendería que sus Slytherin no tenían a nadie con quien hablar. A parte de él claro.

"Durmiendo, me explicó lo que pasó, ¿Cómo están tus Slytherin?" preguntó Eileen.

"Tan bien como cabría esperar," dijo Severus en voz baja, su voz estaba raspada por todo el gritería que tuvo que realizar ese día. Honestamente se había olvidado de lo mal que se podía poner su garganta. "¿Cómo está Harry?"

"Se fue a la cama muy confuso," dijo Eileen haciendo que Severus se sintiera culpable, "No se dio cuenta de que había cortado a los Potter completamente. No sabe muy bien qué hacer con la información. También le aseguré que nada de lo que dijo Nick era cierto. También le dije que tus Slytherin estaban heridos y que era la única razón por la cual tu seguías ahí. Que harías lo mismo por él. Lo sabe, me dijo que después de todo le ayudaste en mi piso." terminó.

Un peso se puso en los hombros de Severus al oír eso. "¿Qué hay de Nick Potter?" preguntó Eileen.

"Es malo, aparentemente sufre de malnutrición, deshidratación, magia exhausta, tan mala que sus reservas están vacías. Está en coma, será mejor que se quede en coma si su núcleo no se reconecta." dijo Severus.

"¡Severus!" le regañó Eileen."Si termina siendo squib, sabes igual que yo lo que pasará." Terminó con más amargura.

Severus se desinfló, "Lo se, todo lo que podemos esperar es que ese bastardo malcriado salga de esta."

"Sí, para todo lo importante, especialmente Harry." dijo Eileen, "De otra forma tendrán a otro Nick en sus manos. No uno malcriado, pero Dumbledore nunca aprende de sus errores. No hay duda de que en un año Harry acabaría en las mismas condiciones."

"Lo sé," dijo Severus.


"¿Quieres un trozo de tarta? Harry simplemente adoró el suyo," dijo Eileen.

"No, estoy exhausto solo quiero dormir ya que mañana empiezo pronto." dijo Severus incapaz de contener el bostezo.

"La guardaré para otro día," dijo Eileen.

"Vete a dormir mamá," dijo Severus su voz llena de cariño, un cariño que no tuvo por ella cuando fue un adolescente. Nunca entendió por que un usó nunca la magia sobre su padre. Por qué no les sacó de los malos tratos, pero ya estaba superado, y se prometió a si mismo no pensar en ello.

"Muy bien cariño, buenas noches," dijo levantándose, besando a su hijo en la mejilla y en silencio salió de la habitación.


Volver arriba Ir abajo
 
Traducción Invisible Capítulo 35
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Eowyn-
Cambiar a: