La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 a pesar de todo...capítulo 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
yoshio
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 63
Fecha de nacimiento : 30/01/1994
Edad : 23
Localización : Perú
Galeones Snarry : 7437
Fecha de inscripción : 04/04/2011

MensajeTema: a pesar de todo...capítulo 3   Vie Ene 01, 2016 7:48 pm

POV's Harry Potter
-¡Quiero ser castigado!-pensé mientras me cruzaba de brazos y hacía un puchero infantil- ¡quiero que Severus Snape me vuelva a castigar!- quería hacer un berrinche y patalear, pero al estar en la sala común de Gryffindor, eso habría sido un poco vergonzoso.
Pensar en que deseaba ser castigado sonaba un tanto masoquista de mi parte, pero eso es lo que verdaderamente quería. Ya casi había pasado una semana desde mi última detención con el Profesor Snape, y eso hacía que me sintiera sumamente triste porque desde aquel día ya no había podido verlo aparte de en clases. Quería hablar con él como en detención. No me importaba tener que lavar todos los calderos del mundo, con tal de poder tener una conversación con él.
Debía pensar en algo. Algún plan se me debía de ocurrir.

-Harry- me llamó Hermione- en qué tanto piensas?- preguntó con curiosidad

- en nada- mentí

-estabas pensando en el Profesor Snape ¿no?- me miró con una pequeña sonrisas en el rostro

-sí- dije, con otro puchero de enojo- quiero verlo- confesé

- pero lo vez en clases, Harry

-no es lo mismo!- exclamé

Algunos alumnos que aún se encontraban en la Sala Común de Gryffindor voltearon ante el pequeño grito que di.

-baja la voz, Harry- me regañó- o quieres que todos se enteren?

-no- dije en un tono casi inaudible- Hermione- la llamé. Ella me miró con una sonrisa maternal- yo lo amo

-lo sé, Harry- me acarició el cabello como si de un cachorro se tratara- no tengo duda de eso

-pero él no me ama- bajé la mirada con tristeza

-eso no lo sabes- habló despacio- Él es un hombre que no sabe cómo expresar lo que siente porque nadie se lo ha enseñado. Siempre ha mantenido esa actitud para evitar que lo dañen

-yo quiero cambiar eso- dije con determinación- Quiero que abra su corazón y que deje salir todo aquello que tiene guardado hace tanto tiempo

-entonces debes esforzarte para que eso suceda- apoyó con entusiasmo

-pero cómo?- volví a desinflarme en mi lugar

-podrías empezar por estudiar un poco más- rió

-no!- volví a exclamar, pero esta vez en un tono de voz más moderado- Con eso sólo lograría graduarme con buenas notas pero no lo enamoraría

-no te preocupes- dijo poniéndose de pie- mañana pensáremos en algo, lo prometo- dijo levantando la mano a modo de promesa- pero hoy ya es tarde y debemos dormir porque mañana hay clases…-me sonrió- clases con el Profesor Snape

Llevé ambas manos a mi rostro para ocultar mi sonrojo por aquellas palabras. Era verdad…lo había olvidado por completo. Mañana vería al hombre que amaba durante dos horas. Mi rostro se iluminó con alegría.

Me despedí de Hermione al pie de la escalera y subí a mi habitación. Definitivamente mañana pensaría en un plan. Me coloqué la pijama y me dispuse a dormir con una pequeña sonrisa en los labios

POV's Draco Malfoy

Lo amaba. Lo amaba locamente. Lo amaba más que a nada en el mundo. Amaba a esa comadreja de pelo rojo.
Luego de aquella batalla no había podido sacar de su mente a Ron Weasley. Se le hacía en hombre más maravilloso y sensual de todo el mundo. Provocaba en él algo que nadie nunca había logrado…hacía que su corazón latiera con violencia con tan sólo pensar en él.
Se odiaba a sí mismo por no haberse dado cuenta de eso antes…antes cuando las peleas e insultos eran interminables.
En la guerra fue cuando se dio cuenta de cuán maravilloso ser era Ronald. Peleó con fiereza sin importar si perdía la vida en aquella batalla o no. Nunca dejó desprotegidos a aquellos que necesitaban de él, pero sobre todo, lo defendió a él sin importar todas aquellas rencillas del pasado.
En un principio creyó que su corazón estaba confundiendo agradecimiento con amor, pero descartó aquello cuando no podía dejar de soñar con él, y lo confirmó cuando supo que Hermione Granger había ido de visita a la casa de los Weasley. Sentía que iba a morir de celos en ese preciso instante.
No. Claro que no…Él era un Malfoy y no iba a dejar las cosas así. Tenía que llamar la atención del pelirrojo a como de lugar. Quería ir a su casa, colgarse de su cuello y besarlo frente a todos para que supieran que ese hombre era suyo y de nadie más. No iba a permitir que nadie más lo anduviera rondando. Descartó esa idea, porque estaba seguro que no iba a ser muy bien recibido.
Debía de acercarse con precaución para que no se asustara. Sabía que con Ron no iba a funcionar eso de coquetearle con descaro, porque estaba seguro de que él no era de esos gustos. Debía ser más sutil…debía actuar con discreción.
Y una idea brillante vino a su mente como un as de luz. Le enviaría cartas…
Dudaba que recibiera alguna respuesta, pero eso no importaba mucho. Lo imprescindible era que ese hombrezote se diera cuenta que cuán interesado estaba en él.

Durante todas las vacaciones envió cartas casi todos los días y, como lo supuso desde un principio, no obtuvo respuesta a ninguna.
Al regresar a clases tuvo la esperanza de que el pelirrojo por lo menos lo viera de una forma un poco más amistosa, pero al parecer se había equivocado ya que no notó diferencia al saludarlo en el tren.
Por primera vez en su vida se sentía derrotado, ya que no sabía qué más hacer para agradarle. Sabía que no tenía derecho a pedir nada, porque durante años había sido grosero y arrogante, pero estaba dispuesto a cambiar su forma de ser solo con tal de tener a Ronald.

Suspiré con cansancio y me fui a mi habitación. Necesitaba descansar para mañana poder pensar en algo.



POV's Harry Potter

Caminé contento por los pasillos. Tenía una gran sonrisa en el rostro que nadie me la iba a quitar. Por fin había llegado la hora de la clase de Severus. Era tan extraño en mí querer ver a ese hombre, cuando en el pasado no soportaba estar cerca de él ni un minuto, pero ahora todo era distinto…ahora estaba enamorado.

Suspiré con alegría. Antes de ir a las mazmorras, necesitaba ir al baño a refrescarme un poco ante los nervios que sentía. Entré a uno de los cubículos, cerré la puerta y me dispuse a orinar. Sentí que alguien más entraba, pero no le di importancia. Al terminar, salí y me dirigí hacia los lavamanos. Abrí la llave del agua y limpié mis manos, además aproveché para mojar un poco mi rostro. Al levantar el rostro, pude notar que a mi lado estaba Draco Malfoy sin moverse mi un centímetro. Me miraba fijamente.

-qué quieres?- pregunté con hostilidad

-que me ayudes- dijo con una sonrisa. Eso era algo perturbador viniendo de él. Nunca habían sido amigos ni nada parecido, por eso resultaba tan extraña su actitud, y a eso se le sumaba que sonreía con alegría…sin esa expresión de asco tan típica en los Malfoy

-ayudarte, yo?- mi tono denotaba pura burla- JÁ! no me hagas reír. Mejor vete y deja de joder- advertí, volviendo a lo que estaba haciendo

-necesito que me ayudes- repitió- eres el único que me puede ayudar en esto.

-y por qué habría de ayudarte?- no era que me interesara algo de lo que pudiera decir, simplemente era una pregunta retórica.

-porque yo también te puedo ayudar- su tono era de total convicción

-ayudarme, tú?- esto era una burla total- Esta vez sí me hiciste reír- aunque no emití ningún sonido que ni siquiera se asemejara a la risa. En realidad estaba molesto y no quería seguir escuchando a ese rubio que tanta antipatía causaba. Giré sobre mis talones y me dispuse a ir hacia la salida.

-te puedo ayudar con mi padrino!- soltó cuando ya estaba casi en la puerta
Giré hacia él con asombro y espanto. ¿Cómo sabía él sobre lo que yo sentí por Severus? Porque estaba seguro que ese no había sido solamente un comentario al azar con la intención de que me detuviera. Sentí que mi rostro enrojecía de una manera alarmante.

-no sé de lo que estás hablando- intenté simular que no sabía a qué se refería- ¿Qué interés puedo tener yo en el Profesor Snape?- sabía que no se lo iba a creer porque cada parte de mi ser me delataba

-el mismo que yo tengo en tu amigo Ron- al decir su nombre sonrió más ampliamente. No entendía nada de lo que estaba pasando. ¿Qué podía querer Malfoy de mi amigo?

Arrugué la frente con desconcierto. Toda esa situación estaba resultando demasiado atípica.

-te comes con la mirada a mi padrino- rió con descaro- No lo puedes negar. Yo te he visto en clases o cuando estamos en el Gran Comedor- entrecerró los ojos como analizándome

Quise refutar, de verdad lo quería, pero el haberme visto descubierto hacía que todo en mí se paralizara.

-<<Yo te puedo ayudar a que te acerques a él- continuó hablando ante mi total mutismo- pero tú me tienes que ayudar a que yo me acerque a tu amigo Ron>>- una vez más esa extraña sonrisa apareció en su rostro al mencionarlo

-y tú para qué quieres acercarte a Ron?-pregunté con el ceño fruncido

Río con sorna, como sabiendo que al haberle respondido eso estaba aceptando todo lo que había dicho acerca de lo que sentía yo por Severus.

-estoy enamorado de él- de pronto su rostro se iluminó al decir eso

-tú enamorado de Ron?- pregunté con tono burlón. Todo esto debía de ser una mala broma que ya estaba llegando muy lejos- Mejor vete a joder a otra persona, porque yo no tengo tiempo.

-no miento- dijo con rapidez. Sí fuera otra persona, seguro le habría creído porque sonaba sincero, pero era Draco Malfoy el que estaba frente a mis ojos, y por lo tanto nada de lo que dijera podría ser tomado como verdadero- de verdad estoy enamorado- me miró con algo que podría asemejarse a la súplica- yo lo amo- bajó la mirada- y tú me puedes ayudar

Toda esa situación era de lo más bizarra. Era como si Draco hubiera bajado todas sus defensas y ahora sólo pidiera por un poco de compasión. Lo mire con desconfianza. ¿Por qué un Malfoy restaría interesado en un Weasley si siempre los había despreciado? Siempre insultaba a Ron por usar ropa y libros de segunda mano. Los insultos entre ambos no cesaban, y era por eso que no podía creerle tan de buenas a primeras lo que le decía, aunque ahora que recordaba, Ron les había contado en el tren que durante las vacaciones de verano Draco no había dejado de escribirle. A todo eso se sumaba la actitud tan fuera de lo común que tuvo cuando fue a saludarlos, pero en especial había saludado a Ron.

Abrí los ojos con absoluto espanto al darme cuenta de que todo aquello que decía podría ser verdad.

-desde cuándo?-pregunte, aun absolutamente sorprendido

-desde que salimos de vacaciones-un ligero rubor tiñó su blanca piel

-y cómo tengo la seguridad de que no es solo una broma tuya o una de tus tantas majaderías y caprichos?- debía despejar todas las dudas que ahora rondaban por mi cabeza

-te lo juro-me miró fijo a los ojos-De verdad lo amo como a nada en el mundo-su voz sonaba sincera, pero aun así me costaba creerle

-es difícil creer en alguien que siempre ha tenido todo lo que quiere en la vida y luego de un tiempo lo deshechas-hablé son seriedad

-lo sé- volvió a bajar la mirada al piso- pero he cambiado

-nadie puede dar fe de eso

-deja que lo demuestre, pero por favor, ayúdame-parecía como si en cualquier momento se fuera a poner a llorar-Me ha costado mucho dejar de lado mi orgullo y venir a pedirte un favor

Todo era tan raro. Draco parecía un cachorro abandonado bajo la lluvia pidiendo que alguien le tendiera una mano. Era una situación muy comprometedora, porque sabía que si aceptaba la ayuda de Malfoy, de seguro iba a poder acercarme mucho más a Severus, pero por otro lado estaba el ayudar a ese rubio presumido con mi amigo Ron, y eso era algo francamente escalofriante. ¿y si Malfoy conseguía algo con Ron y luego lo botaba como si de una prenda vieja se tratara?

Me sentía entre la espada y la pared. Quería decir que sí, pero al mismo tiempo no quería que Draco pensara que Ron podía ser uno más de sus tantos antojos, aunque se veía que en su mirada no había rastros de algún engaño.

-no lo sé- dije-tengo que pensarlo- la verdad es que no quería descartar esa posibilidad, así que por lo tanto lo mejor era meditarlo con calma

-gracias!-dijo con alegría

-he dicho que lo voy a pensar- al parecer Malfoy ya estaba dando por sentado que le iba a decir que sí

-tenemos clases y creo que ya llegamos tarde- dijo aun sonriendo

-clases!-casi grité con alarma. Iba a llegar tarde a la clase de Severus. Tomé mi mochila y corrí lo más rápido que mis piernas me lo permitieron. Ahora sí que estaba metido en un gran problema
Volver arriba Ir abajo
Karenina Snape



No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 3
Fecha de nacimiento : 06/10/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 4700
Fecha de inscripción : 07/07/2013

MensajeTema: Re: a pesar de todo...capítulo 3   Dom Ene 03, 2016 1:23 am

me encanta! espero pronto más acercamientos entre harry y severus!! :3
Volver arriba Ir abajo
 
a pesar de todo...capítulo 3
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Yoshio-
Cambiar a: