La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Una buena celebración de cumpleaños

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
YukimuraSayu
Diseñadora de Honeydukes
avatar

[I Concurso Fanarts] 2do puesto Tú eliges cómo continuar 2 [Tú eliges cómo continuar] Juego 1 Maraton Junio 2014 Reto Navidad en el Mundo (Fanarts) Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Posteador del mes (Julio 2014)
Femenino Cantidad de envíos : 2191
Fecha de nacimiento : 26/01/1994
Edad : 23
Galeones Snarry : 119697
Fecha de inscripción : 02/03/2010

MensajeTema: Una buena celebración de cumpleaños   Sáb Ene 31, 2015 9:29 pm

Título: Una buena celebración de cumpleaños.
Autor: YukimuraSayu
Géneros: Romance
Advertencias: Lemon
Disclaimer: Los personajes de Harry Potter no son míos, son de J.K. Rowling.
Resumen: Comenzaron como unas tutorías… Se convirtió en algo más…

Respuesta al reto “Feliz Cumpleaños Severus 2015” del foro “La Mazmorra del Snarry”

CAPÍTULO ÚNICO

La última batalla había dejado grandes destrozos por todo el castillo, a pesar de que ya muchos de ellos se habían reparado, otros tantos seguían sin hacerlo.

Pequeños montoncitos de escombros se veían por aquí y por allá mientras se dirigía hacia su destino. El despacho del Director. Cuando estuvo frente a la Gárgola que custodiaba la entrada, pronunció la contraseña y está empezó a moverse.

Subió uno a uno los escalones hasta encontrarse con la puerta que lo separaba del despacho. Escuchó un “Adelante” muy tenue. Suspiró profundamente, tomando un poco de valor. Tomando el pomo de la puerta lo giró y entró a la habitación.

Todo seguía igual a como lo recordaba. Y allí, detrás del escritorio en el que tantas veces vio a Dumbledore sentarse, donde él mismo se sentó muchas veces, estaba Minerva McGonagall .

–Adelante Severus, por favor toma asiento – le indicó la directora, mirándole cálidamente.

Severus se entretuvo varios segundos observando el que hasta hace unos días era su despacho.

–¿Cómo te encuentras? ¿Ya estás mejor?– preguntó Minerva, sacándolo se su trance.
–Sí, bastante bien. De no ser por la Señorita Granger no la hubiera contado– susurró el ojinegro, sentándose frente al escritorio.
–Fue bastante inteligente por parte de ella tener esas lágrimas de Fénix. – comentó la directora mientras servía dos tazas de té. Una se la ofreció a Severus quien la aceptó agradecido.
–Muy inteligente, nunca podrá pagarle por lo que hizo.
–Y nosotros tampoco podremos pagarte nunca todo lo que hiciste por nosotros, Severus.
–Solo hice lo que tenía que hacer– sorbió un poco de su té.
–Lo sé, pero igual estamos muy agradecidos. Por eso quiero ofrecerte el puesto de director, creo que Hogwarts no tendrá mejor director que tú. – le dijo con una sonrisa la mujer.
–Me halaga que me ofrezcas esto, Minerva. Pero debo declinar.

Decir que Minerva estaba sorprendida era poco. Cualquiera hubiera aceptado, pero entonces recordó que Severus Snape no era cualquiera.

–¿Puedo preguntar por qué?
–Quiero tomarme un año lejos de todo esto, conocer otros lugares o simplemente quedarme aquí a descansar.
–Me parece lógico que quieras hacer eso, pero tal vez después de ese año…+
–No – interrumpió Severus – después de ese año quiero comenzar con un proyecto que tenía desde hace mucho tiempo, más nunca había tenido la oportunidad de siquiera pensar en realizarlo– le comentó, dejando la taza de té vacía encima del escritorio.
–No preguntaré cual es, porque ya me imagino que es. Solo tengo algo que decirte, Severus, y es que siempre serás bienvenido en Hogwarts – dijo Minerva, parándose, rodeando el escritorio y apoyando una de sus viejas manos en el hombro de Severus.
– Te lo agradezco – le agradeció el ojinegro, para luego pararse y retirarse del despacho.

Caminó lentamente hasta sus mazmorras, tenía mucho que organizar antes de partir.

-.-.-.-.-.-.-

Se paseaba de un lado a otro delante de una oscura puerta, con la indecisión plasmada en su rostro. No sabía cómo pedírselo. Aunque si lo pensaba, era algo sencillo, pero a la persona que se lo iba a pedir no se caracterizaba por tener un carácter “sencillo”. Y eso era lo que le atemorizaba, que rechazara. ¡Y necesitaba que aceptara! Era su última esperanza.

Suspirando profundamente y tomando valor, tocó la puerta. Pasaron varios segundos antes que hubiera ruido al otro lado. Las manos de Harry empezaron a sudar cuando vio la puerta abrirse.

–¿Potter?– preguntó el ojinegro, bastante extrañado de esa inesperada “visita”
–Buenas tardes, Profesor Snape. ¿Podríamos hablar un momento? –preguntó Harry con voz un poco aguda, notándose el nerviosismo.
–Pase adelante – “Bien, hasta ahora todo va bien” pensó Harry al pasar al despacho privado de Snape.

El más joven observó detenidamente el despacho al cual nunca había entrado. Detalló cada mueble, libro y utensilio que encontrara con la mirada. Al fondo, dos puertas de caoba oscura se visualizaban. Había un escritorio justo en medio de las dos puertas.

–¿Y puedo saber de qué necesita hablar conmigo, Señor Potter?– preguntó Severus, sentándose detrás del escritorio, invitando al otro a sentarse en la silla que estaba al frente. Harry así lo hizo.
–Necesito su ayuda– Directo al grano. Así no se andaría con rodeos.
–¿Mi ayuda? ¿Y en qué puedo serle útil?– preguntó bastante intrigado, aunque sin demostrarlo.
–Verá… Dentro de 6 semanas tengo un examen muy importante. Mi entrenamiento para convertirme en Auror contiene una materia en la cual se especializa en identificar pócimas venenosas. El examen es sobre eso, identificar algunas pociones. – Harry le explico, observando que el ojinegro le prestaba atención– El problema, se identificar algunas, pero otras no. Y allí entra usted. Necesito que me enseñe como identificarlas– terminó de contar el más joven, esperando expectante la respuesta del ojinegro.
–Interesante…– y el despacho se inundó de un silencio sepulcral. Durante varios minutos Harry vio a Severus meditar la petición, poniéndolo extremadamente nervioso. Snape se levantó y fue a una de las estanterías, agarró un par de botellas de varios tamaños y colores, satisfecho, las colocó sobre el escritorio.

Harry le miró nervioso

–Aquí hay cinco pócimas letales, son bastante simples, y ya en el nivel en el que está, debería saber de cuales se tratan – dijo Snape afilando la mirada.
–mgh… – Harry tragó. No reconocía ninguna, no estaba seguro de qué podrían ser.
–Si logra acertar por lo menos dos, acepto el trato. – dijo el ojinegro, mirando fijamente al otro. Harry miró detenidamente cada una, recordando todo lo que había aprendido en las clases.
–Esta transparente es el filtro de los muertos en vida– dijo Harry, señalando el frasquito que contenía un líquido asemejando agua.
–Muy bien, veo que las clases con Slughorn no fueron tan desperdiciadas después de todo. – comentó Severus sin dejar la seriedad. Harry se sintió satisfecho, pero no le duró mucho, porque ahora que veía las otras, no reconocía ninguna. Y ni todas las clases que recordaba le servían.
–N-No lo sé… – susurró sin ser consciente de que lo decía en voz alta.
–Lamento decirle que si no sabe otra, no puedo ayudarle. Estas son pócimas venenosas básicas. Aunque el filtro de los muertos en vida no es venenosa, es letal, y necesita saber diferenciarla.
–¿Qué? ¿No va a enseñarme?– preguntó bastante pasmado Harry. No podía estar pasándole esto.
–Está usted en lo correcto, Señor Potter. – dijo Severus levantándose.
–Por favor, ¡Tiene que ayudarme!– le pidió, mientras también se levantaba.
–Ya he dicho que no, Señor Potter.
–¡Se lo suplico! Necesito pasar ese examen, es muy importante. – le rogó Harry, mirándole con angustia.
–Potter, puede ser muy importante, pero para mí no. No voy a perder mi tiempo enseñándole algo que ya debería saber y que sé no va a aprender nunca – le dijo Snape mientras seguía organizando algunas botellas de los estantes.
–Por favor, ya he aprendido a diferenciar algunos con bastante eficiencia, pero todavía me falta aprender muchos todavías. Juro que no lo molestaré más.

Severus suspiró. Dejó los frasquitos que tenía en sus manos en una de las vidrieras detrás del mostrador, para luego girarse y mirar fijamente a Potter.

–¿No descansará hasta obtener una respuesta positiva, cierto Potter?
–Si– contestó firmemente.
–De acuerdo, puede venir los sábados a las 9am, traiga un pergamino, pluma y tinta – dijo resignado el pelinegro.
–¡Gracias Profesor! En serio, me ha salvado. Seré puntual– dijo Harry antes de salir del despacho
Severus suspiró, reprochándose mentalmente por haber aceptado aquel trato.

El primer sábado de tutoría llegó, era la segunda semana de octubre. Para el examen faltaban 6 semanas, así que solo tenían 6 días para hacer que Harry supiera diferenciar una pócima de otra.

Preparó su laboratorio personal con dos calderos, ambos harían la poción, así Harry aprendería más rápido a hacerla, o eso creía el ojinegro. El tenía una teoría de que se aprendía a identificar una poción con bastante facilidad si se elaboraba dicha poción. Así que mientras le explicara irían elaborándola.

No tuvo que esperar mucho. Harry fue bastante puntual, apenas habían cambiado las agujas del reloj marcando la hora acordada cuando ya estaba escuchando el tocar de la puerta. Tomando una gran bocanada de aire, el ojinegro se acercó a la puerta para abrirla y dejar pasar al nervioso Harry que se encontraba detrás de ella.

–Buenos días– saludó el muchacho mirándole a los ojos.
–Veo que ha sido puntual, no como en su época escolar– comentó el ojinegro mientras avanzaba hacia una de las puertas que estaban al lado del escritorio. Harry no dijo nada más, solo lo siguió.

Severus le dejó pasar al que era su laboratorio privado. Harry observó con deleite el pequeño cuarto. En el, había una estantería bastante grande con diferentes frascos vacíos y otros con una y otra opción, también había una puerta al fondo, supuso que iría a un pequeño almacén.

Había otra estantería pero esta vez de libros y tomos para elaborar pociones. Un mesón estaba pegado a la pared que quedaba libre, donde se podían observar varios utensilios para la preparación. Y por último, otro mesón se encontraba en el medio de la habitación en el cual se hallaban dos calderos encima de unas hornillas.

Harry observó como el ojinegro se acercaba al mesón y se colocaba delante de uno de los calderos.

–No tengo todo el día, Potter. Acérquese– le ordenó Snape. El joven se sonrojó un poco por su descuido e inmediatamente se posicionó delante del caldero restante.

>>Muy bien. Hoy prepararemos el Filtro de Muertos en vida– dijo el ojinegro mientras le pasaba un pedazo de pergamino con las instrucciones– Sé que usted la identificó, pero dudó mucho de si era o no. Y debo decir que no es la única pócima letal que es transparente como el agua. – Harry escuchaba atentamente a las explicaciones, sin perder ni un detalle.

Mientras elaboraban la poción, Harry notó lo distinto que era tener clases privadas. Aquí si entendía mucho de lo que no había entendido en sus siete años en Hogwarts.

El tiempo pasó entre un agradable silencio. De vez en cuando se podía escuchar el pequeño golpe del cuchillo al cortar algún ingrediente, o el burbujeo que provenía de los calderos.

–Potter, así no se hace, tiene que girarlo en sentido contrario a las agujas del reloj– le corrigió Severus mientras él hacía su propia poción.
–De acuerdo.

Entre corrección y corrección, el primer día de tutoría terminó. Ambos recogieron todo lo que habían utilizado, embotellaron la poción y la colocaron en el estante. Para asombro de Harry, Severus le felicitó muy a su manera, “Una poción bastante aceptable para ser de un Gryffindor” fue lo que le dijo. Luego de sentirse bastante bien con eso, Harry se retiró.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

La segunda tutoría llegó.

Se encontraban de nuevo en el pequeño laboratorio preparando una poción que adormecía los sentidos, dejando a la persona vulnerable. Esta vez lo pasaron entra platicas amenas de cualquier tema. Por ejemplo, cómo le iba en el ministerio, que había hecho durante sus vacaciones, lo que habían cenado en la noche anterior. Esta vez, el ambiente era más cómodo.

Varias veces, Harry no sabía si era a propósito o no, sus manos se rozaron, pero eran tan suaves que no les dio importancia.

Esa clase terminó sin ningún inconveniente.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

La tercera tutoría estaba avanzando y Harry se encontraba bastante nervioso. La noche anterior había tenido un sueño perturbador. Una escena bastante erótica. El problema no era lo erótico del sueño, era el protagonista.

Severus Snape.

De solo pensarlo le daban escalofríos. No solo por miedo, si no porque le daba placer pensar en eso. Y no quería que el otro lo notara, sería la peor vergüenza que hubiera pasado en toda su corta vida. Y sabía que Severus sospechaba algo, por la mirada que le enviaba, tenía que desviar su atención con cualquier cosa.

–¿Por qué regresó a Hogwarts?– se ve que la pregunta le tomó por sorpresa, porque se podía notar los ojos de Severus ligeramente más abiertos.
–Mmm– el ojinegro siguió cortando unos ingredientes–Me fui ese año para descansar, quería olvidar todo lo que había pasado en los meses antes de que la guerra estallara. Mi plan era que cuando regresara, montar una tienda en Hogsmade, o tal vez en el Callejón Díagon.– en ese momento, tomó un cucharón y empezó a revolver la poción– pero cuando hubo pasado el año, no tenía la misma emoción de empezar ese proyecto. Así que decidí regresar a Hogwarts, y aunque suene sorprendente, no me arrepiento– fue lo último que se dijo en esa clase.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Cuarta semana.

Si la semana anterior fue bastante incómoda, esta era peor. Los roces de los que había sido protagonista lo tenían en alerta. Roces inocentes que su mente pervertida y calenturienta los interpretaba de otra manera.

Uno de los roces fue cuando se había frustrado en la preparación de una de las pociones, y el ojinegro se había puesto detrás de él para ayudarle un poco.

Era insoportable. Tenía la sensación de que el ojinegro lo hacía a propósito. Esa tutoría fue una de las más incomodas que había tenido.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

La quinta fue más amena. A pesar de los constantes roces, ya podía controlarse. Así que esa tutoría pasó entre chistes, si, Harry se sorprendió cuando Severus le hizo una pequeña broma… También lo invitó a una copa luego de terminar la poción, y fue la primera vez que salió bastante tarde del despacho del ojinegro…

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Para Harry, la sexta tutoría significaba muchas cosas. Era la última antes del examen, por lo cual se encontraba un poco nervioso. Era también la última oportunidad para “conquistar” al ojinegro, lo cual lo inquietaba mucho. También, era que después no podría verlo, y eso lo entristecía.

–¿Qué sucede?– preguntó después de un rato el ojinegro.
–Solo estoy nervioso por el examen– mintió un poco. Si estaba nervioso por el examen, pero no era lo único.
—Mmm….– aunque sonara extraño, era la única conversación en lo que llevaban de tutoría, cuando por lo menos ya deberían haber tenido como tres.
–¿Sucede algo?– preguntó esta vez Harry, mirando un poco extrañado al otro
–No, nada– aunque eso fue lo que respondió, ni el mismo Severus estaba seguro de esa respuesta.

Se sentía realmente a gusto con la compañía de Harry, aunque era un golpe a su orgullo por su odio a James Potter. Pero como Albus le había repetido tantos años, Harry no era como James.

Esos pensamientos extraños le hacían discutir internamente consigo mismo sobre sentimientos que habían estado surgiendo en las últimas semanas. Sentimientos que solo había sentido por una sola persona. La madre de la persona que ahora le estaba provocando todas esas sensaciones.

Sacudió la cabeza, sorprendiendo un poco al otro, pero no se dijo nada más esa tarde.

El fin de la clase llegó demasiado rápido para disgusto de Harry. La despedida fue demasiado formal para ambos, pero ninguno dijo nada. Solo dejaron que ambos tomaran rumbos diferentes.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Pasaron dos semanas en las que el ojinegro no supo nada de Harry. Y siendo sincero, estaba preocupado. No saber si había pasado, si había reprobado. Si siquiera lo había presentado. Estuvo tentado de mandarle una carta muchas veces, pero se decía que iba a ser demasiado molesto tener que explicar el por qué había mostrado esa preocupación por alguien que supuestamente odiaba.

Pero desde hace mucho tiempo que no lo hacía, solo que no quería admitirlo, ni siquiera a él mismo.

Esa noche, como tantas otras, se estaba debatiendo el enviar una carta o no hacerlo, cuando unos golpes en la puerta. Pensó que sería Minerva, la cual había tomado como iniciativa tomar el puesto de Albus en inmiscuirse en su vida últimamente. Pero grande fue su sorpresa al ver a un Harry sonriente detrás de ella.

–¡Pasé! ¡Pasé el examen! Dios, gracias Severus, no sabes cuánto te lo agradezco– sin pensarlo, el joven abrazó al ojinegro, dejando a este último bastante sorprendido. Con nerviosismo, devolvió muy suavemente el abrazo, pensando en que esa sensación era bastante agradable. Susurró algo y la puerta tras ellos se cerró.

Pasaron así varios minutos, deleitándose con cada sensación que los embargaba al moverse un poco, era algo nuevo e indescriptible. Algo que ninguno había experimentado nunca.

–Severus… – susurró Harry contra su pecho, restregando su rostro contra él. Un fuerte escalofrío recorrió el cuerpo del ojinegro al sentir el cálido aliento contra él.

–Harry… detente… – dijo sin fuerzas el mayor al sentir como el otro acariciaba su espalda y sus glúteos.
–No puedo…No quiero– dijo Harry antes de asaltar por primera vez sus labios. Y allí, todo vestigio de racionalidad se esfumó.

Lo siguiente de lo que fueron conscientes fue de sus labios siendo devorados por el otro sin ningún tipo de restricción. Las caricias que comenzaron como suaves roces, ahora parecían serpientes recorriendo cada rincón posible del cuerpo del otro.
–Vamos a un lugar más cómodo…– susurró el ojinegro, jalando a Harry hacia el despacho. Cuando hubieron salido, Harry se dirigió hacia la otra puerta que había en el despacho, pero el más alto lo detuvo.
–¿no vamos a la habitación?– preguntó extrañado.
–Sí, pero ese es el baño, no la habitación– le explicó. Lo llevó hacia una de las bibliotecas que tenía, murmuró algo, y de pronto, esta se apartó para dejar a la vista un pequeño pasadizo. Harry se sorprendió– ¿No creería que dejaría mi habitación a la vista, o si Potter?

Caminaron por el estrecho pasillo hasta llegar a una habitación. Esta contenía una cama con doseles verdes, mesitas de noche, una chimenea y un armario.

Cuando Harry vio el lecho, fue cuando el peso del mundo le cayó encima. Nunca había tenido relaciones, por lo menos no con hombres. ¿Dolería? ¿Estaría a la altura? ¿Se notaría su inexperiencia en ese campo?

–¿Por qué tan callado Harry?– preguntó el otro, mientras encendía la chimenea y se sentaba en uno de los bordes de la cama.
–Yo…– no sabía cómo explicarle el “problema”.
–¿Tú…?– preguntó, quitándose la túnica que tenía encima, dejando a la vista una camisa blanca.
–mgh…– tragó, viendo como el cuerpo delgado pero esbelto se visualizaba detrás de la camisa.

Severus se levantó y se acercó al otro, parándose frente al más pequeño. Harry se sintió atemorizado por un momento, la imponente figura del otro le hacía sentir nervioso.

–No tengas miedo– le susurró el ojinegro, acariciando suavemente la mejilla. Con ese pequeño gesto, Harry no tuvo más duda y se lanzó contra el pocionista.

No hubo necesidad de decir más nada, solo se encargaron de prodigarse caricias que anhelaban más que nada, quitando la ropa estorbosa que no dejaba apreciar el gesto. Los besos fueron castos.

Muy pronto, ambos se vieron en el lecho, Harry debajo de Severus, los dos a medio vestir. La mirada que ambos se daban hablaba más de lo que ellos podrían hacerlo con palabras.

Nadie fue testigo de lo que pasó esa noche, pero ellos si supieron que sucedió.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Despertó varias horas después, bastante cansado, más de lo normal. Hacía bastante frío a pesar de que la chimenea estaba encendida, pero no le extrañaba ya que en diciembre siempre hacía más de lo habitual y las mazmorras ya se caracterizaban por ser fr Sentía también un peso extra a su lado, pero lo descartó, pensando que eran alucinaciones suyas. Pero cuando sintió movimiento se sobresaltó y abrió sus ojos.

Giró su cabeza rápidamente, encontrando el cuerpo de Harry Potter totalmente desnudo junto al suyo, igual de descubierto. Con brusquedad removió el otro cuerpo.

–¿Severus?– preguntó bastante extrañado y adormilado.
–Lárgate, esto no debió suceder – le ordenó Severus, alejándose del lecho mientras recogía sus prendas y se las iba colocando.
–¿Cómo que no debía de suceder? Ambos lo disfrutamos, ambos consentimos esto – dijo angustiado el joven, mirando como el otro terminaba de vestirse.
–Solo fue el momento, necesitaba desahogarme – mintió descaradamente, incluso a sí mismo, no quería aceptar lo que estaba sintiendo desde hace mucho.
–¿Desahogarte? ¿Solo eso fui para ti? –incrédulo, Harry dejó de mirarlo.
–Sí, solo eso… –respondió el ojinegro. Harry no esperó más. Se vistió, salió por el pasadizo y segundos después se escuchó un portazo.

Severus no hizo nada por detenerlo ese día, ni ningún otro día.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Nueve de Enero.

El día había amanecido frío y oscuro. La nieve caía lentamente por el cielo formando una gruesa capa de nieve en el suelo. Eso era lo que observaba Severus desde lo alto de la Torre de Astronomía. Aquel paisaje invernal que reflejaba como se sentía en ese momento. Su cumpleaños no era precisamente su día favorito, la razón era que no lo celebraba nunca, ni cuando niño, su padre nunca se lo permitía. Aunque su madre siempre se las ingeniaba para hacerle un pequeño pastel y cantarle cumpleaños, todo a escondida de su padre. Su madre era con la única persona que le hubiera gustado compartir esta fecha… tal vez con Albus también, pero él ya no estaba entre los vivos.

Había otra persona en esa corta lista, pero su mente se negaba a pensar en él. Después de cómo lo había tratado hace casi un mes no creía que si quiera se acordara de esta fecha.

Él no lo haría.

Suspirando, se retiró de la Torre yendo hacia sus amadas mazmorras, pasaría esedía encerrado totalmente en su laboratorio haciendo pociones hasta desfallecer…

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Eran más de las ocho de la noche cuando alguien llamó a su puerta. Bastante extrañado, Severus se encaminó a atender al desconocido visitante. Abrió lentamente la puerta y asombrado observo a la persona que estaba frente a él. Un joven de cabellos alborotados y ojos verdes le miraba desde el pórtico de su casa.

–¿Potter?– preguntó asombrado de verlo allí.
–¿Puedo pasar?– le respondió con otra pregunta.
–Claro…– dándole paso, Severus observó absorto como el muchacho entraba a su pequeña residencia.

Harry, por otro lado, observaba todo como si nunca hubiera estado allí antes, cosa que no era cierto. Había pasado los mejores días de su vida. Observaba con detalle cada cosa de la cual no se había percatado antes, guardando todo en su memoria.

–¿Puedo saber por qué estás aquí?– interrumpió Severus.
–mmm… Es tu cumpleaños– dijo sencillamente el joven, dejando aún más asombrado al ojinegro.

El silenció reinó de nuevo en la estancia, un silencio bastante incomodo. Harry, viendo que el otro no iba a hablar, se acercó lentamente hasta dejar solo unos cuantos centímetros de separación.

–¿Por qué? – preguntó Harry, mirando directamente a los ojos de Severus.
–¿Por qué?– repitió extrañado el ojinegro.
–¿Por qué me alejaste? ¿Por qué dijiste aquellas cosas si no las sentías?– Y Severus recordó aquella noche de diciembre en dónde él le dijo al muchacho que nada más era un desahogo. Lo peor, no supo responderle.

Harry, viendo el debate interno del ojinegro, se acercó y plantó sus labios en un suave beso. Severus no opuso resistencia. Durante varios minutos se besaron lentamente, mordiendo suavemente los labios del contrario, separándose solo cuando necesitaban un poco de aire.

–Severus… no me alejes de nuevo, por favor… – susurró Harry contra los labios del otro.
–No seré aceptado, Harry… – susurró también, sin moverse.
–Claro que lo serás, además, no debe de importarnos nada de lo que digan los demás – de nuevo lo besó, esta vez más intenso que el anterior.

Severus apretó fuertemente a Harry en un abrazo, ocultando su rostro en el cuello de Harry. Aspirando el dulce aroma que desprendía.

–No me dejes, nunca lo hagas…– susurró angustiado el ojinegro. Si alguien le hubiera dicho que terminaría enamorado de Harry Potter, le hubiera cruciado sin pensarlo.

Pero ahora se veía dependiendo de aquel chico revoltoso. No lo lamentaba, podía decir que había encontrado lo que le hacía falta después de tanto tiempo.

–No lo haré, nunca… – susurró el joven al oído de Severus. – Feliz cumpleaños, Severus.

Y este supo que no había mejor forma de celebrarlo que esta…
Volver arriba Ir abajo
lia libros



No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 17
Fecha de nacimiento : 16/08/1972
Edad : 45
Galeones Snarry : 4595
Fecha de inscripción : 13/04/2014

MensajeTema: Re: Una buena celebración de cumpleaños   Dom Feb 01, 2015 4:29 am

Muy bonito como van surgiendo los sentimientos...
gracias por la historia
Volver arriba Ir abajo
YukimuraSayu
Diseñadora de Honeydukes
avatar

[I Concurso Fanarts] 2do puesto Tú eliges cómo continuar 2 [Tú eliges cómo continuar] Juego 1 Maraton Junio 2014 Reto Navidad en el Mundo (Fanarts) Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Posteador del mes (Julio 2014)
Femenino Cantidad de envíos : 2191
Fecha de nacimiento : 26/01/1994
Edad : 23
Galeones Snarry : 119697
Fecha de inscripción : 02/03/2010

MensajeTema: Re: Una buena celebración de cumpleaños   Dom Feb 01, 2015 10:39 am

Me alegra de que te gustara Very Happy!
Volver arriba Ir abajo
NANNDYTA
Duelista
Duelista
avatar

Navidad 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 El muñeco de nieve-Navidad 2015 La magia del mundo Muggle-Navidad 2015 El pergamino Apolillado-Navidad 2015 Posteador del mes (Diciembre 2015)
Femenino Cantidad de envíos : 690
Fecha de nacimiento : 27/07/1991
Edad : 26
Galeones Snarry : 124817
Fecha de inscripción : 14/10/2012

MensajeTema: Re: Una buena celebración de cumpleaños   Lun Feb 09, 2015 2:21 pm

Definitivamente en cuanto comienzan a relacionarse sin obstáculos de por medio, dígase, amigos metomentodo, directores manipuladores y muchos etcéteras más, se puede dar una hermosa relación como la que has descrito, me ha gustado mucho, espero sigas deleitándonos con tus fics.
Volver arriba Ir abajo
Gabriela Cruz
Explota calderos
Explota calderos


Femenino Cantidad de envíos : 56
Fecha de nacimiento : 23/03/1974
Edad : 43
Galeones Snarry : 3900
Fecha de inscripción : 31/07/2014

MensajeTema: Re: Una buena celebración de cumpleaños   Lun Feb 09, 2015 7:31 pm

Me encanto, te felicito.
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1498
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100661
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Una buena celebración de cumpleaños   Mar Feb 10, 2015 6:56 pm

por un momento pense que harry no perdonaria a sev tan rapido...pero definitivamente harry tiene un grannnn corazón..>.<
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
yatta
Duelista
Duelista
avatar

Juego del verano 1 [Mejor posteador del mes] Agosto 2014 [Reto de Fanfics]Renovación Maraton Junio 2014 Reto libre de fanarts D.I.S. 2014 Reto Longfics D.I.S.2014 Maratón one shots D.I.S.2014 Juego del verano 2
Femenino Cantidad de envíos : 640
Fecha de nacimiento : 29/03/1984
Edad : 33
Localización : mexico
Galeones Snarry : 111606
Fecha de inscripción : 12/07/2010

MensajeTema: Re: Una buena celebración de cumpleaños   Dom Feb 15, 2015 11:25 pm

Yo si le doy unos cuantos catorrazos a Snape por decirle que es un desahogo!!
Para mi uno de los peores insultos que te pueden hacer!
pero bueno Harry es demasiado Gryffindor a veces y me alegra que recordara lo cretino que es Snape y lo perdonara jajaaj XD!!
gracias por escribir!!
Volver arriba Ir abajo
YukimuraSayu
Diseñadora de Honeydukes
avatar

[I Concurso Fanarts] 2do puesto Tú eliges cómo continuar 2 [Tú eliges cómo continuar] Juego 1 Maraton Junio 2014 Reto Navidad en el Mundo (Fanarts) Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Posteador del mes (Julio 2014)
Femenino Cantidad de envíos : 2191
Fecha de nacimiento : 26/01/1994
Edad : 23
Galeones Snarry : 119697
Fecha de inscripción : 02/03/2010

MensajeTema: Re: Una buena celebración de cumpleaños   Jue Mar 19, 2015 8:52 am

¡Chicas! Me alegra mucho de que les gustara Very Happy Y pos si, Harry sabía lo cascarrabias que era Sev, así que lo perdonó owo.
Volver arriba Ir abajo
elamordesnarry
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

[Mejor posteador del mes] Noviembre 2014 Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 [Mejor posteador del mes] Octubre 2014 [Mejor posteador del mes] Abril 2015 Yo entré-Mes del amor Reto Navidad en el Mundo (Fanfics) Posteador del mes (diciembre 2014)
Femenino Cantidad de envíos : 1322
Fecha de nacimiento : 25/10/1950
Edad : 67
Galeones Snarry : 257587
Fecha de inscripción : 25/12/2011

MensajeTema: Re: Una buena celebración de cumpleaños   Lun Jul 06, 2015 7:35 pm

Por poco y salto a darle unos cuantos golpes a Sev cunado le dijo a Harry que era solo un desahogo, lo bueno es que Harry fue a arreglar las cosas y Sev dejo de ser tan terco si no ahora si le doy sus cates jajajja
Me encanto espero que sigas deleitarnos con otra historia de esta parejita
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una buena celebración de cumpleaños   

Volver arriba Ir abajo
 
Una buena celebración de cumpleaños
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de YukimuraSayu-
Cambiar a: