La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Logrando lo imposible Capítulo 16

Ir abajo 
AutorMensaje
IndraSnape
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 56
Fecha de nacimiento : 10/05/1995
Edad : 23
Galeones Snarry : 5721
Fecha de inscripción : 03/09/2013

MensajeTema: Logrando lo imposible Capítulo 16   Dom Sep 14, 2014 10:15 pm

Capítulo 16: "Olvidando Parte I..."
“Esto no está sucediendo, no, esto no está pasando….” Me gritaba en mi fuero interno mientras intentaba luchar con la obscuridad que me rodeaba completamente, tenía que salir de ahí… a como diera lugar… aunque muy dentro sentía que aquí nada me podía lastimar… era como estar en un duermevela tranquilo y sin dolor… solo escuchaba susurros alrededor mío pero no les encontraba el significado… aunque sabía perfectamente bien que esto no sería lo suficiente como para escapar de lo que me esperaba.

Abrí mis ojos lenta y cautelosamente no queriendo encontrarme con la realidad y me encontré con cuatro caras de ángeles que me rodeaban observándome con los seños fruncidos y todo tipo de expresiones, alivio, enojo, ira, dolor… en fin. Rem, Diana, Albafica y Lucius me veían desde arriba como dioses griegos viendo desde el Olimpo y dejaron escapar un suspiro de alivio cuando vieron mis ojos abiertos. Un fuerte dolor de cabeza me pego, inconscientemente me lleve las manos a las sienes y empecé a masajeármelas.

-¿Qué sucedió?-Dije con voz pastosa.

-Te desmayaste- Contesto la vocecita de soprano de Diana mientras me veía preocupada.

-¿Eh?- Pregunte con cara de incredulidad.

-Si Harry, te desmayaste cuando viste a… bueno tu sabes a quien...- Dijo Albafica mientras me mandaba olas de tranquilidad.

En ese instante todos los recuerdos me volvieron a la mente como gotas de lluvia cuando caen. Todos al mismo tiempo. Recordé el haberme desplomado y los grandes brazos de Lucius rodearme para que no me pegase con el piso, recordé los ojos preocupados de Severus al verme, los gruñidos que salían de su boca cuando Lucius le dijo que se hiciera a un lado y el sollozo sofocado que salió de la garganta de Eileen, por ultimo recordé los siseos y movimientos bruscos de Albafica y Rem al quitar a Severus del camino para que me pudieran llevar a su habitación. Temblé ante el recuerdo y el dolor de cabeza se hizo más fuerte.

-¡¡¡Hermanito!!!... ¿Ya te sientes mejor?- Chillo Lucius como un niño pequeño.

-Sí, creo que si- Murmure aun aturdida por los recuerdos vagos que me venían a la mente… pero el que más me golpeaba eran los ojos de Severus sobre mi… recordaba bien esa expresión. Era la expresión que tenía cuando me encontró en el salón de espejos donde Tom estaba a punto de matarme. Otro escalofrió me recorrió el cuerpo y un vacío se fue apoderando de mi… o más que vacío era el sentimiento de mis ilusiones muertas que gritaban inconscientemente por ser despertadas.

Sacudí la cabeza un par de veces, estos malditos pensamientos me los tenía que sacar, el dolor en mi pecho se volvía insoportable… me encontré a mí mismo pidiéndole a dios que me volviera a dejar caer en los brazos de Morfeo… aunque aun así siguiera sintiendo… pero ya no tanto, como si fuera una medicina que calmaba el dolor… más nunca lo quitaba.

-Harry- Murmuro Remus sacándome de mi cabeza.

-¿dime Rem?- Enfoque mi mirada en ella.

-Necesitamos hablar contigo- Dijo con el ceño fruncido.

-Claro- La duda se apodero de mi cuerpo roto… ¿De que querrían hablar conmigo? ¿Sera algo malo? ¿Tendrá que ver con el – Me había prometido mentalmente no decir su nombre- o con Andre?

Levante mi cabeza y me senté con los pies cruzados en la cama mientras sentía que todo me daba vueltas. Lucius se sentó a mi lado izquierdo pasándome un brazo por los hombros, Diana se sentó a mi lado derecho y Albafica y Remus frente a mí.

-Harry.- Comenzó Rem viéndome con una extraña expresión en la cara que no supe descifrar- Tienes que dejarlo ir.

Ipso facto me congele… sabía perfectamente a quien se referían y mi pecho también… ya que el dolor comenzó subir y bajar por todo el cuerpo dejándome sin aire.

-Harry, esto no es sano para ti- Añadió Ficc que me veía con ojos impacientes- Él no va a cambiar de opinión y solo te está lastimando.

Una gota de sudor me surco la nuca, esta era la plática que yo no quería tener… con nadie… sabía perfectamente lo que me iban a decir… pero yo no lo quería escuchar, más que nada no lo quería aceptar “Severus es diferente… él es diferente… él no ha hecho nada NADA!!!” intente levantar las manos para taparme las orejas, pero el brazo de Lucius no me dejaba… me dio la impresión de que él sabía perfectamente lo que iba a hacer y por eso no me dejaba moverme.

-Harry por favor, el solo te hace daño ya no soportamos verte así, no podemos, no a ti- Murmuro Lucius con voz enojada, jamás en mi vida lo había visto así, con los ojos entrecerrados y las comisuras de su boca levantadas dejando ver sus dientes, se veía realmente como un vampiro.

Mi mente comenzó a comprender sus palabras… aunque su significado no me dijese nada… podrían decirme lo que quisieran… pero yo sabía perfectamente que nunca lo olvidaría “nunca te olvidare… nunca amor… nunca” una vocecita me susurraba desde el fondo de mi cabeza. Y aunque yo supiese que eso estuviera mal… tenía miedo… una parte de mí no quería dejar ir a Severus, aunque supiese que eso significara ser infeliz por el resto de mi vida.

-Harry- Diana tomo mi cara con sus dos manitas frías y me obligo a mirarla -Esto te está destrozando y si no lo dejas ir pronto será demasiado tarde. Ve lo que hiciste, huiste hasta Paris, dejaste a Louis en el hospital, estas más delgado que nunca porque no has probado ni un solo bocado… ¿Es que enserio piensas estar así toda tu vida? ¿A la espera de que Severus regrese y te diga que te ama?... no puedes seguir así.- Dijo con un tono maternal.

No podía articular ni una sola palabra… el dolor que tenía internamente me bloqueo todo lo físico… sabía que lo que me estaban diciendo era la verdad, sabía que yo no podía seguir así… pero algo me detenía… aunque realmente no sabía que era.

-No puedo…, Él es mi vida- Murmure bajando la mirada con los ojos llenos de lágrimas y el dolor en el corazón.

-Harry- me hablo Remus con voz firme- Mírame Harry- dijo con un tono que no se podía ignorar, así que subí mis ojos bañados en lágrimas y me la encontré cerca de mí, tomo mi cara con sus dos manos y me vio a los ojos con expresión demandante- Tu eres fuerte, Dios, no sé cómo has soportado todo esto y por eso eres lo suficientemente inteligente para hacer lo que es correcto, así que escúchame bien- Dio un largo suspiro pero sin soltarme ni dejar de observarme- Deja a Severus, deja que haga su vida… tú y el ya no están juntos y te estás aferrando a una idea que no va a suceder. El ya escogió su camino y me duele decirte esto, pero no lo va a cambiar… así que solo déjalo ir.

No fui capaz de decir ni media palabra porque los sollozos salían por mi boca como aire… “No lo va a cambiar… su camino… no lo va a cambiar por ti” las palabras seguían retumbando en mi mente como tambores, sabía perfectamente eso… lo sabía desde un principio, desde que lo vi en la escuela hace ya algunas semanas, lo sabía, solo que no había sido lo suficientemente fuerte como para pensarlo.

Y ahí en medio de esos bellos ángeles fue cuando todas las conjeturas que me había formado en la cabeza de un posible cariño de Severus hacia mí se desmoronaron. Nada era real… todo había sido una pantalla, una maldita pantalla… y sabía que yo había sido la culpable por haberme dejado llevar. Severus solo me había besado porque era egoísta, porque no quería verme feliz, porque sabía perfectamente que Sebastián podría ser mi salvavidas. Él lo sabía… y eso le enojaba. Lo sabía desde el primer momento en que vio al chico en la clase de lengua.

Este pensamiento hizo que me diera un ataque más fuerte de lágrimas, Lucius me paso los dos brazos y dejo que me recargara en su pecho… llorando más de lo que había llorado hace ya bastante tiempo.

Muchos recuerdos me inundaron la mente, El beso de Severus en la obscuridad… la sensación de felicidad que me había embargado, sus orbes color onix que me observaban con diferentes sentimientos que me confundían, recordé aquella noche en el lago de su casa… la manera en que se había portado… aquella noche en Paris cuando me tomo de la cintura… su roce aun dolía, aun podía sentir el vacío amargo que dejaban sus manos por mi cuerpo.

-Harry- Lucius me murmuro al oído. -Tranquilízate hermanito yo sé que te duele… pero tranquilízate- Decía suavemente… y por extraño que pareciese sus palabras lograron parar un poco las lágrimas que salían por mis ojos, pero no del todo… aun había rastros del agua salada que corría por mis mejillas.

-Harry- Diana me miraba con ojos avergonzados- Siento mucho haberte traído hoy aquí… no pensé que esto fuera tan fuerte para ti, pero te prometo que en cuanto despiertes iremos a Inglaterra por Louis… lo llevaremos a tu casa y no tendrás que regresar aquí… lo siento mucho- Bajo la cabeza en estas últimas palabras.

La observe por largo rato, también vi los rostros de Albafica, Rem y Lucius todos me veían con preocupación… como si fuera una pieza de cristal que con cualquier cosa se pudiera romper. Y en todo caso así era, me sentía tan frágil que sentía que hasta el viento en ese instante me podría destrozar con una sola de sus ráfagas.

Tendría que reponerme, lo sabía… por el bien de todos aquellos a quien amaba… incluyendo a Severus, sabía que con mi sufrimiento lo único que hacía era lastimarlo… y eso era algo que no me podía perdonar. Yo no podía lastimar a un ángel… así que aunque me costara la vida intentaría hacer lo mejor por los demás. Aunque muriese en el intento. Lo tenía que hacer.

-Todo va a estar bien- Canturreaba Albafica mientras me mandaba olas y olas de tranquilidad quedando exhausto.

-Harry- Rem llamó mi atención- Prométenos que lo vas a intentar por favor.- Vi en sus ojos que en verdad quería que yo me repusiera… que en verdad se preocupaba por mí. Así que tuve que prometerlo, no quedaban más opciones.

-Lo prometo- Murmure hundiendo más mi cabeza en el hombro de Lucius y cerré mis ojos para intentar dormirme.

Todo se quedó en silencio… un silencio muy largo, solo se escuchaba de fondo el latir rápido de mi corazón. Los pensamientos que tanto había encerrado en un cajón en mi cerebro se liberaron. ¿Cómo superaría a Severus? ¿Cómo sobreviviría? ¿Severus se pondría contento por esto?... mil y un preguntas rodaban por mi mente como mariposas en verano. Las manos me sudaban y la mandíbula me empezó a temblar al empezar a buscar las respuestas que tanto había evadido…

Las lágrimas salían silenciosas por mis ojos cerrados e hinchados. Las horas parecían eternas en aquella habitación. No quería abrir los ojos, no, aun no. Quería quedarme un poco más dentro de mi mente, aquel lugar donde la única persona que podía lastimarme era yo y mi subconsciente.

Mis recuerdos me inundaron la cabeza… todas las veces que Severus había estado conmigo, los besos que nos habíamos dado, las caricias llenas de sentimientos que habían inundado cada parte de nuestro cuerpo.

No supe en qué momento me quede dormido soñando con cosas lindas y agradables, posibles finales de cuentos de hadas que venían a mi mente donde yo era un doncel y Severus mi príncipe azul… sé que sonaba como una soberana tontería… pero por unos escasos momentos me hubiese gustado que así fuera. Doncel y príncipe. Cuentos de hadas, corceles blancos, sapos que hablaban y mariposas de colores que soltaban algún polvo mágico. Por desgracia mi realidad era otra. Una demasiado diferente.

Y aun así en los sueños podía sentir un leve dolor nebuloso que se extendía por mi cuerpo.

Una voz que gritaba mi nombre se escuchaba a lo lejos, “Harry… Harry… despierta” se hacía cada vez más cercana… hasta el punto en que desperté de mi sueño y me encontré aun en los brazos musculosos de Lucius que me observaba con curiosidad.

-Hermanito… estabas hablando en sueños… príncipes y donceles- Intento sofocar su risa en un ataque de tos… pero no lo logro.

-Lo siento…- “y un demonio!!!” Maldije en mi fuero interno, siempre me tenía que pasar lo mismo- ¿Dónde están los demás Lucius?- Pregunte mientras me tallaba los ojos rojos y adoloridos de tanto llorar.

-Rem y Diana han ido abajo por agua y comida para ti- Contesto tranquilamente.

No alcance a contestar cuando alguien entro por la puerta. Me tense al instante y escondí la cara en el hombro de Lucius… pero me tranquilice al instante… solo era Albafica. Una oleada de paz y calma inundo el cuarto… como por arte de magia.

-Hermanito, sé que no es el momento adecuado… pero te queremos preguntar algo- Lucius se puso serio, dio un suspiro y apretó su agarre alrededor mío.- ¿No tienes algo que decirnos a Albafica y a mí?- Sentí el escrutinio detrás de su voz y sus ojos se entrecerraron un poco al igual que los de Albafica que se sentó a un lado mío.

-¿Algo como que Lucius?- Pregunte en un bostezo.

-Algo como – Empezó a imitar mi voz con sarcasmo- “Hermanito, Albafica me he vuelto novio del idiota de Sebastián”- Entrecerró un poco más los ojos y Albafica que se encontraba a un lado mío se tensó.

-Esto… yo…- No sabía por dónde comenzar… sabía que a Albafica y a Lucius no les caía bien Sebastián… así que no supe bien cómo explicarlo- Yo…. Bueno… y un demonio!!!... si Lucius y Albafica soy novio de Sebastián- Gruñí un poco divertido por sus expresiones de enojo.

-No nos cae bien- Siseo Albafica a mi lado y yo torcí el gesto.

-Así que, aunque sabemos que está contigo- Dijo Lucius entre dientes- No nos caerá bien- Me apretó un poco más casi dejándome sin aire- Y tendrá que pasar nuestro interrogatorio ¿De acuerdo?- Dijo con voz firme.

Tuve que utilizar todo mi autocontrol para no reírme en ese momento, así que solo atine a asentir utilizando mi pelo como cortina para que no vieran la sonrisa que jugueteaba en mis labios. Enserio estaban enojados y celosos… como los hermanitos que nunca he tenido. Por extraño que parezca esto me subió un poco mi estado de ánimo, logro calmar un poco mi dolor del pecho… aunque no del todo.

-¿Por qué les cae tan mal?- Cuchichee con cara de incredulidad. No conocía a nadie aparte de ellos dos que les callera mal Sebastián. Era una excelente persona.

Lucius abrió la boca, pero en el momento en que iba a contestarme entraron Diana y Rem por la puerta y la volvió a cerrar. Le di una mirada para que supiera que esto no se quedaría así, igual a Albafica. Tenía que haber una verdadera razón por la cual lo odiaran. Y yo la tenía que saber.

-Harry- Canturreo Diana danzando hasta mi con una bandeja de comida- Te hemos hecho el desayuno- Frunció el ceño- Aunque no hemos comido en más de 60 años comida humana… presiento que ha quedado muy bien.

-Gracias Diana- Mire la bandeja frente a mi sin mucho apetito- Pero de verdad no tengo hambre- Baje la mirada.

-Harrison James Potter, Vas a comer AHORA!!!- Dijo Rem con aquel tono suyo que daba miedo desobedecer.

Negué con la cabeza.

-No tengo hambre… de veras…- Mire por la ventana un momento y se veía que empezaba a aclarar un poco- ¿Qué hora es?- Pregunte mirando a Diana.

-Las 7:30 de la mañana- Acerco un poco la bandeja hacia mí- Así que señorito “Desvió-el-tema” comerás A-HO-RA- separo las palabras como si estuviese diciéndolas a un niño pequeño.

Acepte refunfuñando, a veces Diana podía ser tan… decidida. Picotee mi desayuno, sin saber en sí que engullía… me perdí en mis pensamientos mientras veía fijamente por la ventana… escuchando sin escuchar lo que sucedía a mi alrededor. Escuche que Diana decía algo de ropa, y Rem algo de unos autos… pero al fin y al cabo me perdí, en mi interior mi conciencia gritaba “Lo tienes que olvidar Harry… por tu bien, por su bien y por el de los demás… lo tienes que olvidar” Y por cada una de esas palabras sentía como si me quitaran una parte de mi interior. Era consciente de lo que sucedería en algunos días… su boda. Pero aun no me podía hacer a la idea de que Severus realmente se fuera a casar con una persona que no fuera yo. El hueco en mi interior se volvió a tensar a causa del dolor que sentía, pero sabía perfectamente que tendría que aprender a lidiar con el… porque ahora si dudaba demasiado que se fuera… ni siquiera aunque pasaran los años. Me terminaría acostumbrando… porque será algo con lo que tendría que vivir día a día… año tras año... hasta que dejase de existir… y aun así dudo que dejara de sentir ese tipo de vacío en mi interior.

La luz de la ventana seguía aclarándose y con ella mi mente se iba despejando cada vez más. Ahora lo veía todo con más claridad… sabía perfectamente lo que tendría que hacer. Aunque no lo quisiese “Es todo por tu bien Harry… todo por tu bien” me repetía aquella vocecita desde el interior de mi cabeza.

-¿Harry?- Pregunto Diana sacándome de mi ensoñación- Báñate y vámonos, Hoy Louis sale del hospital- y Diciendo esto me puso de pie me dio un conjunto de ropa limpia y me empujó hacia el baño.

Hoy a Louis lo daban de alta, sentía como si cada una de esas palabritas tan simples me quitara uno de los muchos pesos con los que cargaba encima… “Louis por fin estaría en casa… por fin…”. Una sonrisita de suficiencia se formó en mi cara. Por fin estaría bien.

Me bañe rápidamente y me cambie… sin darme cuenta en sí que era lo que traía puesto… era una playera negra y unos pantalones de mezclilla demasiado entallados, pero por las prisas no me moleste ni en chistar por la ropa.

Salí pitando del baño hacia el cuarto de Lucius y Rem que era donde Diana me estaba esperando.

Bajamos las escaleras para ir por las chaquetas y fue cuando caí en cuenta…, no había visto a la familia de Lestrange ni tampoco a Eileen… ¿Dónde se encontrarían?

-Diana- Pregunte dubitativamente- ¿Dónde está Eileen?

-Ah…- Dudo un poco pero contesto- Se fue de caza ayer con los de Lestrange y con él.

No pregunte más. Era normal que se haya ido con ellos… quiero decir, el –A quien me había negado a pronunciar su nombre por temor a que me rompiera en pedazos- formaría parte de su familia en muy poco tiempo. Gemí internamente ante el dolor de mi pecho.

Lucius, Albafica, Rem y Diana me acompañaron al hospital, íbamos todos en el Jeep de Lucius, cuando subimos a él me extraño no ver el Volvo del estacionado. Pero mi mente inconscientemente repelo ese pensamiento… me había dicho – o más bien obligado- Internamente a repeler como peste cualquier pensamiento que tuviese que ver con el… aunque era demasiado difícil, ya que toda mi vida giraba alrededor suyo.

El viaje fue callado, cada quien iba inmerso en sus pensamientos… íbamos a una velocidad terrorífica, pero no me sentía de ánimos para ponerme a discutir con Lucius respecto a eso. Iba perdido viendo los manchones de colores que se pintaban en la ventana como cuadros de museos. ¿Sera feliz?.... esa simple pregunta rondaba por mi cabeza desarmando todos mis pensamientos. Esperaba realmente que así lo fuera… él se lo merecía. Él se merecía esa oportunidad y esperaba fervientemente que Andre se la pudiese dar… a comparación de mí que nada más servía para darle dolores de cabeza. ¿Estará enamorado?... Una pregunta nueva regurgito de mis pensamientos… y digamos que eso era más que obvio… Andre en si era el hombre que todos quieren… hermoso tanto como por fuera… como – Me imagino- Por dentro. “Es que enserio Harry James Potter no hay nada atractivo en ti como para retenerlo METETELO EN LA CABEZA DE UNA MALDITA VEZ!!!” me gritaba internamente intentando por todos los medios que esas palabras me quedaran grabadas en toda mi mente y pensamientos.

Escalofríos internos me recorrían el cuerpo una y otra vez haciéndome estremecer por dentro. Amargamente disfrutaba de esta situación, porque mínimo era sentir algo diferente a solo el dolor que me embargaba desde hace ya bastante tiempo

“Tonto, tonto, tonto… Harry eres un tonto!!!” me gritaba una de mis mil vocecitas… todas al unisonó eran verdades que por tanto tiempo había intentado evadir. Me pregunte por un momento si esto era lo que sentía Severus al escuchar las mentes de los demás, porque en mi interior había una batalla interna entre diferentes voces. Aunque todas gritasen lo mismo.

Seguía inmerso en la batalla con mis voces interiores hasta que un grito ahogado me saco de mi pensamiento.

Diana… Diana había gritado.

-¿Qué sucede Diana?- Chille tomándola de un brazo ya que estaba a un lado mío.

-Harry… Harry- Empezó a murmurar.

Lucius aparco el Jeep a un lado de la carretera y se giró hacia donde estaba Diana que tenía la mirada perdida… conocía perfectamente esa expresión.

-¿Qué sucede Diana que viste?- Pregunte tenso… sabía que esa visión tenía que ver conmigo… murmuro mi nombre.

-Bellatrix… Harry… Bellatrix- Sollozo abrazándome.

-Diana que sucede- Hablo Remus mientras le tomaba una de sus manos.

-Lo vi… a Harry…- Desvió la mirada de mis ojos y se centró en Remus y Albafica que la veía con cara de preocupación- Muerto...- Murmuro la última palabra.

-Diana ¿De qué hablas?- Dijo Albafica cada vez más tenso.

-Harry… en el bosque de la casa de Louis- Empezó a hablar tan rápido que se le atropellaban todas las palabras- Muerto, Bellatrix lo mataba… por un descuido nuestro… no, no, no…- Y diciendo esto se tapó la cara con sus manitas y comenzó a sollozar pero sin lágrimas.

Ipso facto me congele  “y es que enserio no me puede pasar nada más???” me pregunte internamente. No.. Yo realmente tenía la peor suerte de todo el mundo. Me sentía extraño, porque en realidad no me impresiono demasiado esa visión… lo sabía… sabía desde hace demasiado tiempo de que había demasiadas probabilidades de que Bellatrix me matara, aunque en realidad nunca lo había pensado lo suficiente como para asustarme o algo así.

Lucius arranco el Jeep mientras hablaba a velocidad vampírica… solo entendí algunas palabras que eran... Lestat, Harry, casa, protección, pero me perdí toda la conversación.

El ambiente en el auto era cada vez más tenso… Albafica intentaba mandarnos olas de tranquilidad, pero ni el mismo las conseguía. Diana estaba hablando por teléfono –lo más probable es que fuera con Lestat- Rem hablaba con Albafica y Lucius iba concentrado en la carretera por la que íbamos de nuevo a la mayor velocidad que alcanzara el Jeep.

“Dios… esto sí es demasiada mala suerte” me repetía internamente. Estaba en blanco, ningún pensamiento coherente me venía a la mente… la única imagen que se aparecía era la cara felina con cabello negro que me acechaba, pero, por extraño que pareciese… más que miedo me daba alegría verla, una manera más de acabar con el sufrimiento de todos los que estaban a mi alrededor.

A mi mente se vino otra imagen, la cara de Severus sonriendo de esa manera que tanto me encantaba y me quitaba el aliento… dios… esto era tan difícil. Sabía perfectamente que si Bellatrix me llegaba a matar sería un respiro para todos. Aunque me dijesen lo contrario.

La hora se pasó demasiado rápido y de un momento a otro ya nos encontrábamos frente al hospital. Lucius se estaciono en un lugar que yo pensé sería demasiado pequeño para el Jeep, pero él lo logro en un solo intento. Bajamos del auto, mis acompañantes estaban todos tensos. Albafica llego a un lado mío y Lucius del otro, me pasó un brazo por los hombros, Rem se puso detrás de mí y Diana delante. Si hubiesen estado de mejor humor se hubiese visto graciosa la Escena. Cuatro vampiros cuidando a un humano.

Caminamos hacia la entrada y ahí Rem, Albafica y Diana se fueron a los consultorios donde supuse los estaría esperando Lestat, Lucius se quedó conmigo.

-Hermanito- Me dijo suavemente aunque se le podía notar lo tenso que estaba- Todo va a estar bien, te prometí que nada ni nadie te haría daño y pienso cumplir mi promesa- Sonrió, pero esa alegría no le subió a los ojos.

-Gracias Lucius- Lo abrace y así nos quedamos por unos minutos que se hicieron eternos, adoraba a Lucius… era como el hermano que en verdad nunca había tenido… igual a toda la familia Snape… todos menos una excepción… que era a la persona que más amaba en el mundo… aunque el sentimiento no fuese mutuo, este pensamiento hizo que me doliera más el pecho y me aferre más a Lucius en un intento estúpido de calmarme, el contesto abrazándome un poco más fuerte. Justo cuando íbamos a separarnos Lucius se tensó al instante y cerro la mandíbula audiblemente.

-Hay viene tu “Noviecito”- Mascullo entre dientes, y yo observe en la dirección de su mirada.

Frente a nosotros Sebastián se estaba acercando con una sonrisa en su rostro, viéndome con sus orbes verdes que tanto me gustaban. Un escalofrió me recorrió el cuerpo al ver el gran parecido con el… un dolor más fuerte me llego, pero no tuve ni tiempo de estremecerme cuando Sebastián ya había llegado a mi lado.

-Hola mi principito, Snape- Dijo con amabilidad.

Me separe de Lucius que seguía viéndolo envenenada mente pero Sebastián ni se inmuto, me acerque a mi novio –me patee mentalmente por esto, aunque no supiese por qué- y le di un suave beso en los labios.

-Hola- Dije con una sonrisa tímida mientras nos tomábamos de la mano casualmente.

-Hermanito- Gruño Lucius- Ve con Louis, yo iré con Lestat- vio a Sebastián con desprecio y sus labios se curvaron hacia arriba- Ve directo con Louis Harry… no quiero que te desvíes.- Y diciendo esto se fue a zancadas para el área de consultorios.

Todo se quedó en silencio hasta que vimos que Lucius se perdió de vista y Sebastián hablo.

-Pequeño- Dijo suavemente tomándome la cara con sus dos manos- Te he extrañado- antes de poderle contestar pego sus labios con los míos y nos fundimos en un beso suave y tierno… pero para mí desgracia mis labios deseaban la boca de otra persona y a mi mente solo se vino la imagen de el a quien no quería nombrar. Esto hizo que rompiera el beso instantáneamente. Me sonroje al instante pero el solo sonrió con aquella sonrisa torcida que tanto me mataba.

Le sonreí tímidamente y lo tome de la mano para caminar hacia la habitación de Louis sintiéndome extraño por su tacto cálido al que por cierto no estaba acostumbrado.

-Pequeño- Dijo Sebastián con tono burlón- ¿Me debería de presentar con tu tio como tu novio?- Dijo con una carita angelical que me recordó a las caritas que hacia Diana.

-Esto… am…- “y un demonio!!! ¿Qué hago? ¿Qué hago?”- Si… de todos modos… se va a enterar- Dije frunciendo el ceño. Y era la verdad, lo más probable era que Louis ya lo supiera.

Rio entre dientes y me dio un rápido beso que hizo que me sonrojara. El espectro del agujero en mi pecho estaba a la espera de hacerme caer, pero Sebastián hacia que todo esto se tranquilizara… su sola presencia hacia que todo estuviera en calma, aunque sabía que la única razón por la cual sucedía eso era porque era el doble del amor de mi vida.

Llegamos a la habitación de Louis y me puse nervioso al instante, Sebastián sintió eso y me dio un suave apretón en la mano dándome confianza y yo le sonreí tímidamente antes de tomar el picaporte y abrir la puerta.

Entramos y Louis tenía una sonrisa triunfal en su cara, la habitación estaba llena de felicidad, como si Louis la iluminara con su sonrisa.

-Hijo- Grito- Te he extrañado mi niño- Abrió los brazos para que me acercara y le diera un abrazo, a lo que yo respondí.

-Lo siento tio, pero Eileen me obligo- Dije en un susurro.

-No hay problema hijo- Contesto emocionado y me dio un beso en la frente.

-Jefe Rousselot- Dijo Sebastián con caballerosidad.

-¡¡¡Sebastián!!!- Chillo Louis como un niño pequeño- Hijo que bueno que vienes por aquí… hace mucho que no te veía.

-Igualmente Jefe Rousselot - Dijo Sebastián con una sonrisita jugueteando en sus labios.

-Dime Louis por favor- Dijo mi tio intentando sentirse joven.- Así que… -Me miro dubitativamente- Ustedes dos…- y al instante me congele ¿Era posible que fuera tan observador aun en esa cama de hospital?

-Así es Jefe… Louis- Dijo Sebastián con otra sonrisa que iluminaba su cara mientras yo me ponía de todas las tonalidades de rojo posibles- mi pequeño y yo estamos juntos.- y diciendo esto se acercó y me tomo de la mano.

Por un momento pensé que a Louis se le iba a descomponer la mandíbula de tanto que sonreía como niño pequeño.

-Eso es genial chicos los felicito- Dijo con una sonrisa.

Sebastián se acercó a mí y me tomo la cara con las dos manos, giro un poco la cabeza y se acercó a mí un poco… todo a mi alrededor desapareció… pero escuche a lo lejos silbido bajo de Louis… aunque en realidad eso ya no importara. Era como estar en una burbuja privada. Sus orbes verdes me observaban con pasión, bajaba su mirada de mi boca a mis ojos y otra vez, hasta que acorto el espacio que nos separaba y me dio un beso cargado de deseo… al que yo correspondí sin chistar… no era porque me gustase… sino porque me recordaba demasiado a él…

Me deje llevar y le respondí el beso hundiendo mis dedos en su sedoso pelo negro mientras él me tomaba por la cintura… estaba demasiado concentrado en nuestro beso cuando escuche el ruido de una puerta abrirse y me separe al instante.

Frente a nosotros estaba Lestat que sonreía con tristeza y… -“no… esto no puede estar sucediendo… ¿Por qué a mí?..."  me gritaba internamente- el detrás de Lestat con los ojos llenos de fuego y su boca en una línea… conocía demasiado esa expresión… estaba furioso.

Ipso facto la culpabilidad me llego el cuerpo… aunque sabía que no tenía que sentir eso.
Volver arriba Ir abajo
severusprince23



Femenino Cantidad de envíos : 7
Fecha de nacimiento : 12/04/1993
Edad : 25
Galeones Snarry : 4776
Fecha de inscripción : 16/07/2014

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible Capítulo 16   Miér Sep 17, 2014 12:58 pm

hola no podes escribir tan bien ...!!!!! me encantaa tu historiaa ojala subas pronto saludos..... te juro que estoy odiando a severus que deje ser feliz a harry
Volver arriba Ir abajo
Helen Black P
Duelista
Duelista
avatar

Maratón Junio 2014 [Reto de Fanfics]Renovación [Tú eliges cómo continuar] Juego 1 [Mejor posteador del mes] Mayo 2014 Maratón one shots D.I.S.2014 [Mejor posteador del mes]  Septiembre 2014 Juego del verano 2 Tú eliges cómo continuar 2
Femenino Cantidad de envíos : 557
Fecha de nacimiento : 02/07/1988
Edad : 30
Galeones Snarry : 26398
Fecha de inscripción : 23/12/2010

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible Capítulo 16   Jue Sep 18, 2014 12:40 pm

un gran capitulo, que bueno que ahora el molesto sea Severus se lo merece por lastimar tanto a Harry, en verdad espero que ahora entienda todo el daño que le esta haciendo.
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
As de oclumancia
As de oclumancia
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1500
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 26
Galeones Snarry : 101529
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible Capítulo 16   Dom Mayo 31, 2015 5:11 pm

Ah simplemente dire hombres quien los entiende ¬¬ para que da muesyras de celos si el tiene a otro T_T
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Logrando lo imposible Capítulo 16   

Volver arriba Ir abajo
 
Logrando lo imposible Capítulo 16
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de IndraSnape-
Cambiar a: