La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Logrando lo imposible Capítulo 14

Ir abajo 
AutorMensaje
IndraSnape
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 56
Fecha de nacimiento : 10/05/1995
Edad : 23
Galeones Snarry : 5427
Fecha de inscripción : 03/09/2013

MensajeTema: Logrando lo imposible Capítulo 14   Dom Sep 07, 2014 8:30 pm

Harry POV

¿Era posible que a los vampiros se les callera la mandíbula? Porque si no era posible entonces no sabía exactamente qué era lo que le había sucedido a Severus. En el momento en que pronuncie aquellas palabras Severus se quedó completa y totalmente inmóvil con la boca abierta – literalmente abierta- y sus ojos estaban tan abiertos que temí por un momento de que se le fuesen a salir de las orbitas.

Aparte de que al pronunciar aquellas palabras mi interior había quedado reducido a puro y simple polvo, “estúpido, estúpido, estúpido!!!” me gritaba en mi fuero interno, ¿Qué demonios me había sucedido?, tanto quería saber su respuesta, pero ahora que veía su reacción se esfumaron todas las ganas de escucharla. El obviamente no esperaba esto, el no esperaba que yo lo supiese. Pero, digo, ¿Esperaba que yo no me enterase de lo que iba a ocurrir hasta el día de su boda? ¿Qué me iba a quedar con una maldita sonrisa en los labios y que le iba a dar mis felicitaciones? No, él sabía demasiado bien lo que sucedería en el instante en que yo me enterara. Morirme en vida.

Severus siguió con esa cara de impresión, es más, creo que se veía un poco más pálido de lo normal –si eso era físicamente posible-. Mis ansias subieron, quería una respuesta, así que tuve que ser yo quien rompiera el silencio.

-Severus,- Murmure -¿Podrías responderme?

-Ha… Harry…- Musito -Lo siento… yo… realmente lo siento- Bajo su mirada y crispo sus manos en dos puños.

Me quede en silencio intentando analizar sus palabras, él decía lo siento, pero no era porque en realidad lo sintiese, sino por pura y mera cortesía, no lo decía por haberme hecho sufrir de esa manera. No él nunca diría un lo siento por eso.

El silencio se prolongó, pero yo no iba a ser el que lo rompiera, mi mente en si se encontraba en un estado de atolondramiento gigante, el dolor en mi pecho se hacía cada vez más fuerte conforme respiraba la dulce esencia que venía de Severus, quien estaba a escasos centímetros de mí, “esto no puede estar sucediendo, esto no puede estar sucediendo. Despierta por favor DESPIERTA!” me gritaba en mi fuero interno. Me separe un poco de él, sus ojos negros, me tenían hipnotizado, pero no me podía dar el lujo de estar tan cerca, no cuando tenía la maldita sensación en mis labios de querer besarlo.

-Harry, dime lo que estás pensando por favor- Dijo con tono ansioso.

Negué con la cabeza.

-Nada Severus.- Esboce una simple sonrisa, pero esa alegría no me subió a los ojos -No estoy pensando en nada.

Un gruñido sordo salió de su pecho, sacándome completamente de mi ensimismamiento, acerco un poco sus labios a mi oído y dijo con voz enojada, si es que el terciopelo podía escucharse así.

-Harry, te conozco- suspiro y su frio aliento me dio escalofríos -Así que dime de una vez que es lo que piensas.- se separó un poco de mí y me volví a perder en su profunda mirada ónix.

-No Severus, tu no me conoces- Al decir esto sentí que algo en mi interior se quebraba.

-¿Acaso has cambiado?- Pregunto enarcando una ceja perfecta.

-Demasiado- Dije suavemente.

Me observo de nuevo, pero ahora su expresión era diferente, sus ojos denotaban tristeza y tenía una mueca en la cara. Nos miramos de nuevo por un largo rato, intentando descifrar lo que cada uno estaba pensando. No sabía cuál era la cara que yo tenía, pero por su mirada sabía que no estaba del todo bien. Yo había cambiado, demasiado, la vida en si para mí ya no tenía sentido. El sentido de mi existencia estaba sentado a un lado de mí observándome. Pero el ya no me pertenecía, más bien, nunca lo había hecho. Pero yo sí, cada partícula de mi cuerpo, cada suspiro adquirido, cada respiración, cada latido del corazón tenían la marca de Severus, toda mi maldita existencia tenía la marca de Severus. Aunque eso no le importase demasiado a él por supuesto.

Recorrí cada centímetro de su rostro con mi mirada, sus labios entre abiertos, sus ojos negros, su nariz simétrica, todo. Su rostro era el de un ángel, un ángel al que yo no merecía. ¿Qué cosa podría tener yo que lo hiciera quedarse conmigo? Nada. Ni un solo pelo de mi cabeza valía tanto la pena como para merecerlo.

El mesero llego con nuestras bebidas y la comida. Pero yo no me moví ni cambie el curso de mi mirada. Ni él tampoco lo hizo. Suspiro lentamente y por fin se dignó a hablar.

-Come- Me ordeno apuntando con su barbilla el plato.

Obedecí al instante. Tome uno de los ravioles con el tenedor y me lo metí en la boca, esto me abrió el apetito como por arte de magia, no me había dado cuenta de cuanta hambre tenía hasta que sentí el delicioso sabor del raviol recorriéndome toda la garganta.

El me observo sin decir ni una sola palabra. Sabía que no se quedaría así de quieto. Sabía realmente bien que teníamos esta plática pendiente. Le agradecí al cielo por qué me dejara comer en silencio, tenía que poner mis ideas en orden. Sabía que si seguíamos hablando terminaría por decirle toda la verdad, que lo amaba, y que si se casaba con Andre yo moriría completamente, más de lo que estaba ahora. Que moría por besar sus labios y que mataría por ser yo quien estuviese en lugar de Andre para casarme con él, porque yo moría por unirme a él, era lo único que deseaba en este momento. Aunque mi miedo al matrimonio fuera casi una enfermedad, estaba dispuesta a sacrificar eso por estar con él por el resto de mi humanidad.

Fije mi mirada en el plato mientras cogía otro raviol con el tenedor. No quería verlo, esto era demasiado difícil, el agujero en mi pecho estaba a la espera de por fin poderse abrir contundentemente, y yo sabía perfectamente que esa espera no se alargaría mucho.

Gracias al cielo Diana apareció de nuevo, pero no traía una expresión de felicidad. Se dejó caer en la silla frente a mí y resoplo.

-¿Y bien?- Enarco una ceja perfecta.

-¿Y bien qué?- Dije poniéndome otro raviol en la boca.

Me miro con cara de incredulidad por unos segundos y después agrego.

-Nada, Albafica está bien. Dice que a Louis lo darán de alta para pasado mañana.- Dijo con una sonrisa.

Me emocione tanto al pensar en eso que casi me ahogo con un raviol. Me tuve que dar varias palmaditas en el pecho para poder volver a respirar.

-Entonces ¿Nos podríamos ir mañana?- Dije con los ojos abiertos como platos y una sonrisa dibujada en mi cara.

-Sí, si eso es lo que quieres- Diana asintió con la cabeza dándole una rápida mirada al vampiro de cabellos negros que se encontraba a un lado mío y luego a mí.

-Sí, eso es lo que quiero- Musite.

-¿Listo para irnos?- Pregunto Diana.

-Sí, estoy listo- Hice una mueca.

Severus le hizo una seña al camarero y este vino hacia nosotros.

-Alguna otra cosa más que les pueda ofrecer- Dijo viéndome a mí, entendí el doble sentido en sus palabras.

-No- Dijo Severus atrayendo la atención del camarero hacia el -La cuenta por favor- Dijo con la voz fría y calculadora.

-Por supuesto.- El camarero saco una carpetita de cuero negro y se la entregó a Severus pero sin dejar de verme.

-Aquí tiene- Dijo Severus al instante mandándole una mirada asesina mientras le entregaba la carpeta con el dinero.

-Gracias- Dijo el camarero y me volvió a observar con un intento de mirada sexi que más que gustarme me dio asco.- Regresen pronto

Severus tomo mi cintura y me saco de ahí. Me tense al instante por su agarre pero camine a su lado. Cuando estábamos fuera de la vista del camarero me soltó. Dejándome una sensación de hormigueo donde me había tocado. Extrañe su frio tacto.

-Wow Harry.- Chillo Diana saltando y dando palmaditas- Casi te come con la mirada.

Severus a un lado de mi gruño.

-Eso no es gracioso Diana- Dije con enojo -Hizo eso por la manera en la que vengo vestido y todo gracias a ti- Arrugue el ceño.

-Oh vamos Harry,- Dijo con una sonrisa malévola- estas soltero ¿No? Deberías de aprovechar.

Severus y yo nos tensamos al instante. Hasta ese momento me di cuenta de que yo realmente estaba soltero. La misma palabra hizo que me diera escalofríos. Severus a mi lado volvió a gruñir, aunque aún no entendía realmente el porqué de su enojo. El debería de alegrarse de eso ¿No?, en todo caso él fue el que me dejo así.

-Bueno, bueno no se pongan así los dos- Dijo Diana con un puchero irresistible -No era para tanto.

-Está bien- Murmure -Solo que no lo había pensado de esa manera.

Los ojos de Severus se posaron en mí, mientras que yo tenía mi mirada baja. Parecía que mi respuesta lo había impresionado. Pero la pregunta aquí era ¿Por qué? El de seguro había pensado en eso antes que yo. Aunque algo muy muy dentro de mí que fue creciendo cada vez más me dijo que no.

-¿A dónde vamos ahora?- Pregunto Diana con una sonrisa de oreja a oreja -Hay que celebrar que Louis ya va a salir del hospital ¿No creen?- Hizo un puchero.

-No- Gruñí -Yo quiero dormir.- Aunque en realidad no tenía sueño.

-Oh vamos Harry no seas aguafiestas, ¿Cuándo personas como nosotros- se apuntó a sí misma y luego a Severus- podremos estar en Paris otra vez sin correr peligro?

-Cuando ustedes quieran y sea de noche- Contraataque con mi ceño fruncido.

Diana bufo y rodo sus ojos.

-Bien, vámonos- Gruño.

Caminamos hacia el volvo en silencio y nos metimos en el auto, como siempre en el viaje de regreso no se dijo ni una sola palabra. Gracias a dios, no podría haber soportado otra de las locas ideas de Diana por divertirnos, ella tendía a dejarse llevar por el momento. Severus también estaba muy ausente, parecía perdido en su propio mundo. Con la mirada perdida en las grandes luces de la ciudad mientras las pasábamos a toda velocidad. Yo iba también viendo por la ventana, pensando en lo que había sucedido hace rato con Severus, la realidad me pego como si fuera un guante de box. Severus y Andre se iban a casar muy pronto y para mi desgracia yo no podía hacer nada para evitarlo.
Y aunque lo pudiese sabía que con quien realmente Severus quería estar era con él, no conmigo, sino ¿Por qué demonios me había dejado? Los ojos se me empezaron a rozar una vez más de lágrimas, pero las retuve. No podía hacerle esto a Severus, no podía dejar que viera mi sufrimiento porque sabía que eso lo haría infeliz. No porque me quisiera ni mucho menos- porque eso ya me había quedado bastante claro desde hace tiempo- sino porque él era todo un caballero y odiaba verme llorando. El agujero en mi pecho se tensó dejándome sin aire. Tuve que respirar pausadamente para regresar a la normalidad.

Estacionamos el auto afuera de la casa y nos bajamos. Todo seguía en silencio cuando entramos a la casa. Por supuesto Diana lo tenía que romper.

-Así que…- se giró hacia Severus en cuanto entramos a la sala- Tú te irás con Harry mañana por la noche en avión a Londres. Yo todavía me tengo que quedar aquí haciendo unas cosas- Dijo con una sonrisa malévola.

Ipso facto me tense, ¿Por qué Diana me quería hacer esto?, no, no esto era una maldita pesadilla, realmente empezaba a odiar a Diana en este momento.

Harry acepto sin chistar, con un movimiento de su cabeza. El y Diana intercambiaron una mirada demasiado extraña que no pude descifrar. Solo esperaba que esa mirada no tuviera nada que ver conmigo.

Me despedí de los dos y subí a mi cuarto. Estaba demasiado agotado y ya pasaban de las 11:00 así que me desvestí con desgana y me puse un pijama que Diana me había dejado sobre la cama. Era un short y una playera azul obscuro. Me acurruque en mi cama y me deje caer en el sueño que tanto me llamaba.

Caí en un estado de duermevela que no me ayudo del todo, puesto que aún era consciente del dolor que tenía dentro de mí, realmente no sabía cómo había sobrevivido todo este tiempo. Ninguna persona normal hubiese aguantado todos los sentimientos que yo tenía encerrados en mi corazón. ¿Por qué Severus tenía que hacerme esto? ¿Qué le había hecho yo?... aparte de amarlo con toda mi alma. Sabía que era un completo estúpido al estar amando a alguien al que no pensaba en mí de la misma manera. Pero era lo único que aún me mantenía con vida. Lo único que realmente me daba un aliento para poder seguir adelante. Él ha sido, es y será el amor de mi vida y aunque él se case, y se vaya no poder cambiar los sentimientos que tengo por él.

Y ahí me deje caer de nuevo más hondo en el abismo negro de mi sufrimiento. Extrañaba tanto su tacto contra mi piel. Sus fríos labios sobre los míos. Argh…. Era simplemente insoportable.

No sé en qué momento de la noche me dormí realmente. Un sueño sin pesadillas. Aunque aun así sentía el vacío en mi cuerpo, desde hace exactamente 6 meses me sentía así. Como si no tuviese nada en el cuerpo. Como si toda la alegría de mi mundo se hubiese extinguido. Como extrañaba ser feliz y poder creer en las cosas. No sabía realmente como había caído en esto, hace seis meses era la persona más feliz que había en el mundo y hoy era un huraño. Mi vida dio un giro de 360° y no entendía porque. Estos pensamientos me acechaban constantemente. Aunque ahora no tenia del todo la energía para poder hacerme más preguntas. Solo me deje caer en los brazos de Morfeo para que mis parpados descansaran.

-Harry - La voz chillona de Diana me trajo de nuevo a la realidad.

Gire sobre mi mismo y me tape la cara con una almohada, ¿Es que acaso esta duendecilla no sabía qué hora era?

-Harry ya levántate dormilon- Canturreo mientras saltaba en mi cama.

-Diana por dios, es muy temprano- Gruñí bajo la almohada.

-No- Chillo -Son las 10:00 de la mañana Harry, levántate ahora- Y diciendo esto me quito las cobijas de encima.

-Eres la cosa más peligrosa que he conocido en toda mi vida- Dije con mi voz pastosa.

-Ja- Rio sarcásticamente -Lo sé, ahora a levantarse. Vamos flojo.

Me estire en la cama y me levante tallándome los ojos, odiaba definitivamente a Diana Snape.

-Vamos, vamos- Me empujo al baño -Metete a bañar, ten aquí está tu ropa.

Me dio un juego de ropa limpia y me metió a fuerza al baño. Suspire. Ella nunca iba a cambiar.

-Rápido Harry, que se nos hace tarde- Chillo mientras ponía sus manos en mi espalda para seguir empujándome.

-¿Tarde para qué?- Gruñí.

-Tonto Harry, para desayunar y preparar todo para nuestro regreso- Dijo como si fuera lo más obvio del mundo.

No dije nada y me encerré en el baño. Abrí la llave de la regadera y me comencé a desvestir mecánicamente. Ningún pensamiento coherente me venía a la mente. Solo varios recuerdos de Severus y de mi me llenaron la cabeza. Decidí recordarlos todos, una vez más esto era lo único que me podía subir el ánimo un día como estos. El olor a mi shampoo me regreso la vida al cuerpo. Fresas. Este olor me hizo tener un flashback de una conversación que tuve con Severus.

----OoO Flashback OoO---

El día del partido de beisbol con su familia en el claro Severus pasó por mí en el Jeep de Lucius. La lluvia me había mojado todo el cabello. Entonces él se acercó para darme un suave beso en la coronilla. Al instante gimió y yo lo mire sorprendido.

-Hueles deliciosamente a lluvia- comento.

-Pero ¿Bien o mal?- pregunte con precaución.

-De las dos maneras- suspiro- Siempre de las dos maneras.

---OoO Fin Del Flashback OoO---

Nunca comprendí realmente lo que quiso decir en ese momento. ¿A qué se refería con siempre de las dos maneras? Suspire. Severus siempre iba a ser un misterio para mí. Creo que jamás podría llegar a conocerlo realmente. Eso me entristeció al instante.

Las gotitas de agua caliente que recorrían mi espalda me relajaron completamente. Era lo que necesitaba, relajarme, porque sabía que en el instante en que estuviera dos horas con Severus en el avión mi cuerpo se tensaría ipso facto.

Salí de bañarme, me seque el cuerpo y me puse lo que Diana me había dado. Realmente no le preste mucha atención. Sabía que era algo blanco y unos pantalones de mezclilla muy estrechos y entubados pero no me interesaba realmente. Seguía inmerso en mis pensamientos mientras me lavaba los dientes. “Severus… si supieras cuanto te amo…” decía una vocecita en el fondo de mi cabeza. ¿Me pregunto si la alguna vez sabría realmente cuanto lo amo? ¿Habría una persona que lo pudiese amar más que yo?... y la respuesta para las dos preguntas era un simple y rotundo No… él nunca lo sabría y por ende no se daría cuenta. Y no creo que hubiese otra persona que lo amara más que yo, él era mi mundo, aunque él no lo supiese. Pero creo que era mejor así…. Así no tendría por qué preocuparse por algo que realmente no importaba.

Salí del baño, aunque me encontrase perdido en algún lugar de mi mente camine escaleras abajo, ahí con todas las cortinas cerradas se encontraban Diana y Severus en la sala platicando en murmullos bajos, parecía como si se estuviesen peleando. Diana miraba a Severus enojada y con los brazos cruzados, este la veía con cara divertida pero enojada. Los dos al verme se callaron al instante. ¿Por qué estarían peleando? Mi curiosidad creció.

-Harry.- Canturreo Diana ahora con una sonrisa en la cara- ¿Qué quieres desayunar?

Camine hacia la sala y me senté en uno de los sillones frente a ellos, tome mis piernas con mis manos y suspire.

-No tengo hambre- Murmure.

Diana puso cara de disgusto.

-Harry, ya sabes lo que dijo Lesthat sobre tus desmayos- Dijo entre dientes.

-Lo sé- Baje la mirada -Pero enserio no tengo hambre.

La mirada de Severus estaba clavada en mi rostro, esto me ponía demasiado nervioso, mi corazón empezó a acelerarse y mis mejillas se tornaron rojas.

-Bien Harry.- Diana llamo mi atención una vez más -Hoy te irás a las 6:30 de la tarde con Severus a Londres, yo me quedare aquí un rato más porque necesito hacer algunas cosas y me iré en el Porche, así que los alcanzare haya más al rato- Dijo lentamente como si se lo estuviese explicando a un niño pequeño.

-Está bien- Murmure casi inaudiblemente con la mirada de nuevo fija en mis rodillas.

-¿Harry?- Dijo Diana con los ojos perdidos en algún lugar lejano.

Severus al leer su pensamiento puso cara de enojo y frunció el ceño.

-¿Si Diana?- Murmure con la vista fija en ella.

-Deberías ir a contestar tu celular- Dijo con una sonrisa en la boca.

En ese momento mi celular comenzó a sonar en el piso de arriba. Me pare rápidamente y subí pitando las escaleras, llegue a mi cuarto y tome el celular que estaba en la mesita de noche, era un número desconocido, pero decidí contestar.

-Bue… Bueno- Jadee por el esfuerzo hecho.

-¿Harry?- una voz demasiado sensual y familiar me llego desde el otro lado del teléfono -soy yo Sebastián.

-Hola Sebastián- sonreí al instante -¿Cómo estás?

-Bien pequeño aquí extrañándote- dijo con tono triste -¿Tu cómo estás?... escuche que te fuiste a Escocia.

-Ah sí, pero regreso hoy, a las 9:00 de la noche ya estaré en Inglaterra con Louis- Dije con una sonrisa.

-Qué bueno pequeño, realmente te extraño. Oye ¿Te importaría si te voy a visitar hoy por la noche?- Dijo con un tono dulce.

-Claro Sebastián, me encantaría que fueras- Dije con voz jocosa.

-Bien pequeño, entonces ahí estaré a las 9:00 en punto, me tengo que ir… pero te mando un beso de esos que te gustan- Dijo con tono pícaro y no pude evitar reírme al igual que él, las imágenes del beso que nos habíamos dado me llegaron a la mente como diluvio.

-Claro Sebastián, cuídate y nos veremos luego… igual tú también un beso de esos que te gustan- Murmure la última parte.

-Ah… entonces serán besos tuyos… jaja ja… adiós pequeño- Dijo con voz tierna.

-Adiós Sebastián- Colgué el teléfono.

A veces era tan fácil que Sebastián me gustara, con el todo era más fácil todo salía más natural pero no, él no era la persona a la que yo amaba. Aunque sabía perfectamente que él me podría ayudar a superar a Severus pero no lo quería utilizar de esa manera. No, Sebastián valía demasiado como para poder hacerle eso.

El día se pasó demasiado rápido, yo me la pase sentado en la sala leyendo – O más bien intentando leer ya que Severus no dejaba de observarme- El cuervo de Edgard Alan Poe. En realidad no entendí ni una sola palabra de las que había leído porque mi mente viajaba a kilómetros de mi cuerpo. Pensé en demasiadas cosas, ¿Cómo sería la boda de Severus? ¿Tendría sus gustos? ¿Estaría llena de vampiros? ¿Qué flores pondrían? ¿Qué música habría? ¿Diana estaría ayudando? mil preguntas al respecto me saltaron a la mente. Aunque sabía que esto me lastimaba lo suficiente como para dejarme sin aire, me daba demasiada curiosidad saber todos los detalles…. ¿Severus dejaría a Andre coordinar la boda o el también ayudaría? ¿Cómo sería su anillo de compromiso? ¿Dónde seria la boda?. Intente imaginármela, y por desgracia si pude, la boda perfecta con las personas perfectas, simplemente la vida perfecta. Por supuesto yo no estaba dentro de la imagen. La imagen que yo tenía de donde estaría cuando la boda pasara era de mi, más destruida que nunca, mas lastimada que nadie, esa era mi imagen.
Realmente no sabía cómo le iba a hacer para salir de ese sufrimiento una vez que ocurriera ni yo mismo lo sabía. Varios suspiros se me escaparon en toda la tarde, por supuesto Severus se daba cuenta de ellos, porque cada vez que suspiraba Severus ensanchaba más su mirada, como intentando ver cuál era la razón por la cual suspiraba. Obviamente no pudo… pero creo que tenía una pequeña idea por la cual yo estaba tan perdida en mi mente, porque no me dejo solo ni un instante.

A las seis de la tarde ya nos encontrábamos yendo hacia el aeropuerto en el volvo, todo iba en silencio como ya era costumbre, Severus iba perdido en su mundo, Diana iba canturreando algo tan bajo que no supe bien que era lo que decía y yo iba en el asiento trasero con la cabeza entre las manos, el corazón a toda velocidad, mis mejillas rojas y casi hiperventilando.

-Harry- La voz de Diana me regreso a la realidad.

Levante la cabeza y ya nos encontrábamos en el estacionamiento subterráneo del aeropuerto.

-Harry llegare luego a Inglaterra no te preocupes- Sonrió- Ahora bájate o si no perderán el vuelo- Hizo un ademan con la mano.

-Gracias Diana- Me acerque y le di un beso en la mejilla -Nos veremos luego.

Dicho esto me baje del auto, Severus ya me esperaba en la entrada para los elevadores, suspire este iba a ser un largo viaje.

Llegamos al avión casi corriendo, por suerte aun no cerraban las puertas de abordaje. Subimos y nos sentamos en nuestros respectivos asientos, el mío era el que daba a la ventana. Por suerte tenía algo en que distraerme, porque todavía me quedaba un vuelo de dos horas con el amor de mi vida.

Severus a mi lado estaba leyendo un libro, aunque no pude leer el texto porque estaba en Francés, no sabía de dónde demonios lo había sacado. Yo por consiguiente recosté mi cabeza en el mullido asiento de primera clase y deje que mi mente vagara de nuevo en aquel abismo negro, iba a empezar cuando la aterciopelada voz de Severus llamó mi atención.

-Harry.- Murmuro con sus ojos hipnotizantes en los míos.

-¿Si Severus?- mi voz se quebró en la última letra.

Dudo un poco pero luego hablo.

-Siento, mucho de que te hayas enterado de mi boda con Andre de esa manera- Me vio con ojos tristes -Yo… te lo iba a decir, solo que no sabía de qué manera.

Sentí como si me sacaran todo el aire del cuerpo, “No por favor… otra vez no!!!” grite en mi fuero interno, requirió de todo mi autocontrol para poder responderle sin que me pusiera a llorar.

-No importa Severus.- Murmure -De todos modos, ya se veía venir.

Al escuchar esto su expresión se crispo y asintió. No se dijo nada más en todo el viaje. Yo estaba al borde de la hiperventilación, sentía que cada uno de los huesos de mi cuerpo se estaban partiendo, sentía que las lágrimas amenazaban por salir de mis ojos, sentía que el corazón cada vez se iba haciendo más polvo, tenía las manos aferradas al asiento en un intento de calmar mi ansiedad… aunque me sirvió de muy poco.

Entonces el si se iba a casar, de nuevo la verdad me abofeteo la cara… si antes no lo había tenido claro ahora si… ahora que él lo había dicho en voz alta no me quedaban dudas… él y Andre se iban a casar y no había nada más que yo pudiese hacer.

Una suave lagrima que escapo recorrió mi mejilla y llego hasta mi labio, por suerte estaba volteado hacia la ventana, pero claro, Severus se daría cuenta, pero no dijo nada… solo se limitó a observarme… como intentando leerme el pensamiento… si tan solo supiera que dentro de mi había un remolino de emociones que no podía entender…

Todo el trayecto de Paris a Inglaterra me la pase viendo hacia la ventana, perdido en mi dolorosa mente, por suerte en cuanto llegáramos al hospital no lo vería, necesitaba ubicarme… necesitaba respirar… ya que su dulce aroma había llenado todo a mi alrededor. ¿Por qué me sucedía esto a mí? Definitivamente el mundo me odiaba más de lo normal, esto era producto de mi mala suerte… maldito el momento en que se me ocurrió pisar Londres. Maldito el momento en que se me ocurrió estar con Severus Snape. Maldito el momento en que le entregue mi corazón.

No sabía si era porque yo estaba tan perdido y despistado maldiciendo todo en mi vida o si me había dormido en algún trayecto del vuelo pero el punto es que de algún momento a otro ya nos encontrábamos en el aeropuerto de Inglaterra. Bajamos del avión, yo aún iba demasiado ausente cuando me subí al volvo plateado… realmente no sabía que sucedía a mi alrededor… seguía en mi lucha interna por no morir… me pregunte en algún momento si esto hubiese sido más fácil, si Tom me hubiese matado… nada de esto estaría ocurriendo.

Las luces de la ciudad pasaban volando por el camino, ya que Severus seguía manejando como loco… pero en este momento era algo que realmente no me importaba, si me moría o no… no me interesaba ni una pizca…

Ni Severus ni yo dijimos ni una sola palabra en todo el viaje hacia el hospital, aparcamos el auto en un lugar cerca de la puerta y bajamos… el frio que me azoto fue el que me hizo regresar a la realidad, por poco me empezaban a castañear los dientes… por suerte llegamos al hall del hospital antes de que eso sucediera.

-Gracias por traerme- Murmure con la vista baja.

-No hay de que- Murmuro el también.

En ese instante levante la vista… parecía que él quería decirme algo… pero una voz llamo mi nombre en la lejanía.

-Harry!!!...- Conocía perfectamente esa voz

Severus a mi lado bufo.

-Iré con Lestat.- Cuchicheo y se fue a paso firme al pasillo.

Yo me quede sin habla… ¿Por qué esto me sucedía a mí? ¿Qué era lo que Severus quería decirme?

-Pequeño!!!- Sebastián me tomo de la cintura antes de darme tiempo de girarme, me abrazo fuertemente y me dio un suave beso en la coronilla.

-Hola- Sonreí involuntariamente ante su expresión de cariño.

-Hola mi pequeño- Me observaba tiernamente, como si un niño hubiese encontrado su juguete preferido. -¿La pasaste bien en Escocia?

-Si…- “si tan solo supieras” murmure en mi interior -¿Y tú? ¿Cómo la has pasado?

-Mal –Frunció el ceño- Te he extrañado como no tienes idea- Sonrió, con aquella sonrisa que me dejaba sin aliento.- Oye pequeño- Sus mejillas se pusieron de un color rojo intenso, se veía tan adorable- Quiero hacerte una pregunta.

-Si dime- Dije jocosamente.

-Tú… me preguntaba si tú…- Se empezó a trabar y yo reí internamente- ¿Quieres ser mi novio?

Ipso facto me congele, ni siquiera llevábamos tanto tiempo de conocernos, apenas una semana, dos a lo mucho… y ya me estaba pidiendo ser novios… no… no podía… pero una vocecita en el fondo de mi cabeza gritaba que si… sabía que él era lo que necesitaba para sacarme de la mente a Severus. El solo pensamiento de que eso sucediera me lastimo… pero sabía que era necesario…, sabía que me iba a odiar profundamente por esta decisión si Sebastián salía herido… pero era un riesgo que tendría que correr.

-Si- Murmure.

Sus ojos brillaron de excitación al entender el significado de aquella palabra, tomo mi cara entre sus manos y me dio un suave, dulce y tierno beso en los labios. Se separó de mí lentamente y sonrió como nunca antes lo había visto sonreír.

-Gracias pequeño- Murmuro juntando su frente con la mía- Te prometo que no te vas a decepcionar.

Me quede callado, aun no asimilaba demasiado bien que era lo que estaba sucediendo, era novio de Sebastián, si… pero por alguna extraña razón esto no me decía nada… esas palabras no las podía poner en una oración coherente.

-Tengo que ir a ver a Louis- Murmure perdiéndome en sus ojos verdes. Un escalofrió recorrió mi espalda.

-Bueno pequeño- Me dio otro suave beso en los labios- Nos veremos mañana de acuerdo?...

-De acuerdo- Dije aun perdido en sus ojos azules.

Me dio un suave beso de despedida y se fue… camine como zombi por el pasillo para ir al cuarto de Louis pero no pude llegar hasta ahí, en uno de los pasillos me detuve y me apoye contra una pared ” ¡¿Qué demonios he hecho?!” me grite en mi fuero interno. Mi corazón estaba acelerado y las lágrimas empezaron a caer por mis mejillas.

De un momento a otro las luces se apagaron, todo estaba a obscuras. Mi corazón dio un brinco al no poder ver nada, así que me quede pegada a la pared muerto de miedo, nunca me había gustado la obscuridad. “Todo va a estar bien, es solo un apagón”. Me repetía internamente.

Las lágrimas caían cada vez más rápido por mis mejillas mientras seguía pegada a la pared, ¿Qué otra cosa me podía suceder hoy?...

Sentí a alguien cerca de mí, me tense en ese instante.

-¿Quién está ahí?- Dije con voz temblorosa.

Pero nadie me contesto…yo ya me empezaba a desesperar, mil imágenes se me vinieron a la mente… podría ser cualquier persona… incluso Bellatrix, temblé al pensar en su nombre.

Sentí a ese alguien frente a mí, y de pronto dos manos me tenían pegada a la pared… no sabía quién era, solo escuchaba su respiración…

Estaba a punto de gritar cuando unos labios me callaron.

Me quede congelado pero luego me deje llevar, ese beso era diferente, esos labios yo los conocía. Nuestras lenguas hicieron una danza salvaje mientras yo enredaba mis manos en su cabello y él me tomaba por la cintura con una mano apretándome contra él mientras que con la otra se detenía de la pared. Esta fue la mejor sensación de mi vida, era el mejor beso que había tenido, su lengua delineaba mi labio inferior mientras que la mía hacia lo mismo. Sus manos recorrían mi espalda y un gemido lento salía de su boca, esto hizo que me pegara más a él y que profundizara más nuestro beso hasta casi dejarnos sin respiración.

Me perdí de nuevo en ese beso, sabía que este estaba llegando a su fin… así que lo aproveche a como pude, aferrándome más a él, lo sentía venir, mordí suavemente su labio inferior y se separó de mí, podía escuchar su respiración entrecortada, una sonrisa apareció en mi rostro.

Me soltó y suspiro cerca de mi oído.

-Ese es un beso verdadero- Dijo con su voz aterciopelada antes de irse.

Ipso Facto me congele, unos segundos después se prendieron las luces. Yo estaba recargada en la pared hiperventilando y con el corazón latiendo a mil por hora, me deje caer en el piso y puse mi cabeza entre las rodillas.

-Severus- Murmure.

Y los recuerdos me volvieron a azotar.



Severus POV

La furia recorría todo mi cuerpo mientras veía en la cabeza de ese idiota las intenciones que tenía con Harry ¿Qué acaso era idiota? ¿Por qué no se daba cuenta de que Harry no lo quiere?... vi también en su mente cuando le daba un beso fugaz antes de irse ¿A eso le llamaba besar?... ¿Es que enserio estaba tan idiota que no sabía besar? ¿Y más no besar los labios rojos y carnosos de Harry? Enserio que ese chico me empezaba a colmar la paciencia.

Y fue ahí cuando tuve la maravillosa idea, aunque sabía que tendría que ser rápido porque no tendría demasiado tiempo. Corrí a velocidad inhumana hacia la caja de electricidad que estaba en el subterráneo debajo del hospital… Corte la electricidad y subí a toda velocidad al pasillo donde el olor a Fresias era más fuerte… y ahí escuche el latir de su corazón rápido y su respiración entrecortada… me pare frente a él y pude sentir la tensión en su cuerpo y el miedo que salía por todos sus poros… su olor me llamaba… más que llamarme me cantaba.

-¿Quién está ahí?-Murmuro de forma tensa… recordé lo adorable que se veía cuando se asustaba y puse mis dos manos como una jaula para que su cuerpo estuviera entre el mío y la pared.

Sentí que iba a gritar así que lo silencie de la única manera que sabía. Al unir sus labios de nuevo con los míos sentí una chispa encendida dentro de mí. El me tomo del cabello como recordaba que a él le gustaba y yo lo tome con una de mis manos por la cintura para acercarlo más a mi… no quería que escapara… me impresiono realmente que mi ángel me devolviera el beso… así que jure sacarle el mayor jugo posible a sus deliciosos labios que sabían cómo a dulce… estos últimos días en Paris lo había observado y seguía idéntico… solo que por mi culpa ya no tenía vida en su cuerpo… se movía mecánicamente… ya no se ruborizaba ni reía de la manera en la que yo recordaba… y me culpe internamente por eso.

Profundice más el beso porque me encantaba como olía… Fresias… mi olor preferido. Los impulsos me llevaron a querer hacer muchas más cosas con el ahí… cosas que no me había imaginado nunca. Así que esa fue mi señal para irme de ahí… no quería que mis impulsos me llevasen a otros lugares.

Me separe lentamente de él y sonreí al sentir su aliento tibio contra mi cara.

-Ese es un verdadero beso- Le murmure al oído y sentí que temblaba en mis brazos.

Me fui a velocidad vampírica aun con el dulce sabor de sus labios en los míos.
Volver arriba Ir abajo
Helen Black P
Duelista
Duelista
avatar

Maratón Junio 2014 [Reto de Fanfics]Renovación [Tú eliges cómo continuar] Juego 1 [Mejor posteador del mes] Mayo 2014 Maratón one shots D.I.S.2014 [Mejor posteador del mes]  Septiembre 2014 Juego del verano 2 Tú eliges cómo continuar 2
Femenino Cantidad de envíos : 557
Fecha de nacimiento : 02/07/1988
Edad : 29
Galeones Snarry : 26104
Fecha de inscripción : 23/12/2010

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible Capítulo 14   Dom Sep 07, 2014 10:57 pm

En verdad me dan ganas de golpear a Severus cabreo como se atreve a jugar así con Harry, si ya se va a casar por que no deja que Harry lo trate de olvidar, solo lo esta lastimando mas y no es justo, pero al menos aun siente celos, en verdad espero que ahora sea Harry el que le cause dolor para que deje la tonta idea de casarse
Volver arriba Ir abajo
IndraSnape
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 56
Fecha de nacimiento : 10/05/1995
Edad : 23
Galeones Snarry : 5427
Fecha de inscripción : 03/09/2013

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible Capítulo 14   Dom Sep 14, 2014 9:53 pm

Severus es muy egoísta verdad
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1498
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 26
Galeones Snarry : 101225
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible Capítulo 14   Dom Mayo 31, 2015 1:49 pm

Kyaaaaa ya lo entendí bueno quiero creer que la actitud de sev es para despistar a la loca de bella se supone que ella quiere matar a la pareja de sev por eso esta haciendo todo ese relajó ahh pero sev acabas de arrojar a harry a los brazos de otros u_u bueno al fin hombres quien los entienden ¬¬ a leer lo demás
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Logrando lo imposible Capítulo 14   

Volver arriba Ir abajo
 
Logrando lo imposible Capítulo 14
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de IndraSnape-
Cambiar a: