La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
La Mazmorra del Snarry... El escondite favorito de la pareja más excitante de Hogwarts

Comparte | 
 

 Logrando lo imposible capitulo 13

Ir abajo 
AutorMensaje
IndraSnape
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 56
Fecha de nacimiento : 10/05/1995
Edad : 23
Galeones Snarry : 5721
Fecha de inscripción : 03/09/2013

MensajeTema: Logrando lo imposible capitulo 13   Miér Jul 09, 2014 12:41 am

“Diana te matare” grite en mi fuero interno, esto no me podía estar sucediendo, ¿Por qué a mí? De todos los integrantes de la familia Snape porque él tenía que haber venido, se lo dije a Diana, se lo dije maldita sea!!!

Diana corrió hacia mí y me dio un fuerte abrazo.

-Harry.- Chillo dando saltitos -Me has metido el peor susto de mi existencia!!!.- Diciendo esto me volvió a abrazar pero pego su boca a mi oído, su frio aliento me dio escalofríos- Lo siento mucho Harry, escucho nuestra llamada y me amenazo, de que si no lo dejaba venir conmigo, el vendría a la fuerza- Su tono tomo un tono de enojo -Enserio que lo intente… lo siento.

Se separó un poco de mi pero aún tenía sus manos en mis hombros, tomándome como a un niño pequeño. Sus ojos escrutaban mi cara en busca de alguna señal que pudiese decir que era lo que estaba pensando, pero yo solo me limite a asentir con la cabeza.

¿Por qué Severus hacia esto? ¿Qué ganaba con venir? ¿Quería verme sufrir más? ¿Acaso era tan masoquista? Estas y mil preguntas se metieron en mi cabeza en menos de un segundo, sabía que había venido por alguna razón, pero no la encontraba. Él ya tenía a Andre ¿Qué más quería de mí?, un escalofrió gigante recorrió todo mi cuerpo al sentir la mirada de Severus clavada en mi rostro y en ese momento hasta la última de mis terminaciones nerviosas se pusieron alerta.

Seguía inmerso en mis pensamientos hasta que la voz de Diana me saco del ensimismamiento.

-Harry, mejor entremos- Me jalo de un brazo y yo la seguí mecánicamente, aun con las sobras del escalofrío que me había dado.

Entramos y Diana y yo nos sentamos en un silloncito de la sala, Severus se sentó en el sillón individual. A pesar de tenerlo frente a mí no me atreví a levantar la mirada, sabía que en cuanto me encontrara con aquellos ojos negros que se me asemejaban a túneles sin salida me perdería en ellos y mi fuerza se haría polvo, no me podía dar el lujo de hacer eso, aunque lo desease con toda el alma. Tenía que dejar a Severus tener su propia vida, él no podía estar siempre con el pequeño humano. Él tenía que ser libre y feliz y yo se lo estaba impidiendo. “eres un cobarde” Gritaba una vocecita en el fondo de mi cabeza.

La sala estaba en silencio, un silencio incómodo. Se podía casi cortar la atención que había con un cuchillo. Pero dadas las circunstancias yo tendría que ser el primero en hablar, quiero decir, yo fui quien salió huyendo primero.

-Yo– Tome aire lentamente -Lo siento mucho, si los preocupe- Dije con la mirada aun clavada en mis manos entrelazadas y el dolor de mi pecho se hacía un poco más agudo.

-No importa Harry, - Dijo Diana con vos cálida -Lo importante es que estas bien y nada te sucedió, y ahora- Dudo un poco pero por fin pregunto -¿Nos podrías explicar por qué huiste?

Ipso facto me congele, no podía decirles el porqué de mi huida, eso solo haría que Severus se sintiera más culpable y que yo siguiese arruinando su vida, como esperaban que les dijera “Diana, Severus me fui porque me entere de que el amor de mi vida se va a casar con un maldito vampiro que por cierto, me odia!!!!” era algo que no se podía explicar con palabras. Y tampoco yo quería hablar respecto al tema.

-Bien Harry.- La voz de Diana empezaba a dejar al aire su curiosidad -Estamos esperando.

-Fue por… una situación… que me tomo por sorpresa- En ese momento me atreví a levantar la vista hacia Diana -Pero estoy intentado superarlo.

Severus frente a mi soltó un bufido casi inaudible y yo volví a bajar la mirada, esta situación hizo que el agujero en mi pecho se tensara una vez más, pero este dolor se iba haciendo cada vez más familiar, de todos modos sabía perfectamente que me tendría que acostumbrar, dudo que se pudiese quitar con el tiempo.

-¿No quieres hablar del tema?- Pregunto Diana con voz amable.

-No, la verdad es que no- Murmure mientras una gota de sudor surcaba mi nuca.

-Ok- Diana tomo mi cara entre sus manos y me obligo a verla -Harry no te voy a obligar si no quieres- Sonrió cálidamente -Por cierto, Clemence ha marcado como loca al hospital, quiere hablar contigo. Lestat le dijo que tú estabas con Eileen y conmigo en Escocia acompañándonos, porque no te podías quedar solo en casa, así que no te preocupes podemos quedarnos aquí algunos días si quieres- Volvió a sonreír pero esa alegría no le llego a los ojos.

Al escuchar esto mi corazón destrozado dio un brinco, Clemence, tenía que hablar con ella, se me había pasado por completo esto. También necesitaba hablar con Arturus, recordé la última vez que lo vi y pareció que había sido hace años en vez que hace una corta semana, esto me dio un poco de esperanzas.

-Diana, ¿Puedo llamar a Clemence y a Arturus?- Pregunte con un poco de brillo en los ojos.

Severus frente a mi soltó un gruñido y cerro la mandíbula audiblemente ¿Qué demonios le sucedía? ¿Ahora porque estaba enojado? Por primera vez me atreví a mirarlo, sus ojos se oscurecieron al instante, en ellos había un dejo de ira, pero ¿Por qué? Sabía bien que Arturus nunca le había caído bien. Pero esa no era una razón para comportarse de esa manera.

Independientemente del enojo que me embargo al ver su expresión, me di cuenta de que en el momento en que lo mire directamente a los ojos todo mi cuerpo pareció relajarse, era como si el tuviese algún don extraño sobre mí, parecía como si todo el mundo alrededor desapareciese y quedáramos solo él y yo en alguna clase de burbuja me perdí de nuevo en su mirada y presentía que él hacía lo mismo, lo mire detenidamente, sus facciones, sus labios, todo, otro escalofrió me recorrió el cuerpo al darme cuenta de lo que estaba sucediendo. No sabía cuánto tiempo había estado observándolo. Pudieron haber sido segundos o bien horas la verdad es que eso no tenía demasiada relevancia. “Idiota!!!... deja de mirarlo parece que tienes retraso!!!” me gritaba una vocecita demasiado lejana en el fondo de mi cabeza. Que cada vez se fue haciendo más fuerte hasta que por fin logro sacarme del ensimismamiento en el que estaba.

Sacudí la cabeza un par de veces para quitarme del todo el hechizo de su mirada y gire mi cabeza para ver a Diana que intercambiaba miradas entre Severus y yo parecía demasiado extrañada. Pero una vez más no era algo que me importase demasiado.

-Si Harry- Dijo dubitativamente -Llámales, mientras Severus y yo iremos por las maletas al auto.

Salte del sillón y subí las escaleras corriendo, por más extraño que pareciese sentía como si volara, esa mirada que habíamos cruzado Severus y yo había hecho que sintiera un poco de vida de nuevo en el cuerpo “Estas volviendo a concebir esperanzas!!!”.

Sacudí la cabeza ante ese pensamiento, esperanzas, esperanzas no ya no, ni una sola vez mas, tenía que librarme de esto a como diese lugar, me estaba lastimando y estaba lastimando a Severus- Al pensar en esto el dolor en mi pecho se hizo un poco más fuerte- Así que por esa razón tendría que dejarlo ya.

Con estos pensamientos llegue a mi cuarto ausente. En mi buro estaba mi celular. Dude un poco en tomarlo ya que sabía perfectamente que me esperaría una charla demasiado larga con mi madre respecto a todo lo que había sucedido y la verdad no sabía si estaba de humor para aguantar que me estuviese repitiendo todo una y otra vez. Suspire lentamente y marque el número de la casa de Clemence en Jacksonville, tenía que marcarle. Al fin y al cabo era mi madre.

El teléfono sonó tres veces y una linda voz contesto el teléfono.

-¿Si diga?

-¿Mama? Soy yo Harry.- Dije cautelosamente.

-Harry James Potter, por fin llamas a la pobre de tu madre, hijo no sabes lo preocupada que he estado por todo lo que ha sucedido con el pobre de Louis y tu ni una llamada me habías hecho ¿Qué piensas? ok, ok olvida lo que dije ¿Cómo estás? ¿Cómo te has sentido? ¿Estás en Escocia cierto? ¿Cómo te la estás pasando?- dijo todo tan rápido que no tomo ni un solo respiro, jamás pensé que hubiese una persona que pudiese aventar tanta cantidad de palabras sin respirar, pero parece que ya la había encontrado.

-Calma mamá, respira. Estoy bien, la estoy pasando fenomenal aquí en Escocia aunque extraño a mi tio Louis, pero regreso a Londres en un par de días.- Dije poniendo los ojos en blanco.

-Oh mi niño- Clemence comenzó a sollozar -Pobre de ti y de todo lo que está pasando, en cuanto llegues a Londres iré contigo no quiero dejarte solo.

Un espasmo recorrió mi cuerpo completo, Clemence no podía ir a Londres, sería ponerla en peligro… no… no podía permitir eso. El simple hecho de saber que Bellatrix estaría cerca de la indefensa de mi madre me puso los nervios de punta.

-Ah, no mama no te preocupes, Lestat dice que Louis estará fuera del hospital en algunos días, así que no hay la razón por la cual vayas hasta Londres, todo estará bien- Intente sonar lo más alegre y despreocupado del mundo, no quería a Clemence en Londres.

-¿Estás seguro hijo?- pregunto dubitativamente.

-Si mamá no te preocupes- Mentí de nuevo pero con más naturalidad que nunca, esto de mentir se me estaba empezando a dar bien.

-Prométeme que si necesitas algo no dudaras en llamarme y estaré ahí más rápido que un rayo.- dijo con voz tierna.

-Te lo prometo mamá- Murmure.

Después de una exhaustiva plática de treinta minutos con Clemence en la que me obligo a contarle casi todos los detalles de lo que había sucedido últimamente por fin pude colgar. A veces mi madre podía ser tan exagerada.

Tome el celular una vez más, buscando el teléfono celular de Arturus pero justo antes de que me pudiese meter a la agenda de mi móvil Diana entro en mi cuarto con sus andares de Bailarina y su sonrisa plateada, se sentó a un lado de mí en la cama.

-Harry,- Dijo quitándome el celular de la mano -vamos a cenar. Mañana podrás llamar a Arturus. De todos modos Lestat ha estado en contacto con toda la manada. Así que no te preocupes todos están enterados de todo lo que ha sucedido.

Sus palabras me dejaron con la boca abierta. Vampiros y licántropos. Licántropos y vampiros. Juntos. Esto no podía estar sucediendo.

-Jajaja Harry respira- Dijo Diana pasando una mano por enfrente de mis ojos -Aunque no nos gusten los chuchos- dijo con un tono despectivo -ellos te quieren y nos han servido para cazar a Bellatrix. Créeme no le queda mucho tiempo teniendo a los licántropos de nuestro lado- Sonrió con seguridad.

-¿Ellos están con... ustedes? Ósea, ellos los están ayudando- Dije sin aire.

-Sí, pero no te preocupes por eso, ya habrá tiempo para hablar del tema- me toco la mejilla -Ahora vamos a cenar.

-Está bien- Murmure aun perdido en mi mente.

-Harry respira.- Volvió a reír -Oye ¿Quieres salir hoy?

Ok... Ahora si Diana se había vuelto completamente loca, ya era demasiado tarde eran las ¡¿8:35 pm?! era muy temprano.

Diana debió de ver mi expresión de incredulidad y puso su cara de borreguito degollado a medio morir, como odiaba esa maldita cara.

-Si, por favor, vamos a salir- Puso un puchero -Por favor, por favor, por favor hazlo por mí… te prometo que estaremos aquí para antes de las 12 pero por favor, quiero conocer algo de Paris por favor…!!!

-Diana estás completamente loca, no voy a salir hoy, no ves que no tengo ropa, aparte de que soy un peligro andante para caminar por las calles de Paris y por ultimo no creo que a Severus le guste demasiado la idea. Y un bono extra estoy demasiado incomodo en esta situación- Dije casi gritando.

-Harry, Harry, no seas tonto- Dijo sonriendo - traigo la ropa de Albafica, vamos a salir para que se te despeje un poco la mente, Severus ya acepto en ir porque él también quiere salir y por ultimo yo sé que esto es incómodo pero te terminaras acostumbrando por favor- Junto sus manos y puso un puchero… “Como odio a Diana Snape”.

-Está bien, está bien… pero antes de las 12 quiero estar aquí- Entrecerré un poco los ojos con enojo.

-¡Yuppy!- Empezó a dar saltitos por todo el cuarto y a aplaudir.

-Impresionante- Murmure con los ojos clavados en el duende que saltaba -Como algo tan pequeño puede ser tan nefasto.

-Es un talento natural- Me saco la lengua divertida.

-Bien, empecemos antes de que me arrepienta.- Dije con un gesto dramático.

Diana bajo las escaleras y subió de nuevo en menos de un minuto con 3 maletas. Suspire esto realmente iba a ser una tortura.

Mientras Diana me arreglaba- O más bien me torturaba -mi mente divago sabía perfectamente que esto era lo que necesitaba, salir y despejarme, conocer gente nueva e intentar sacarme a Severus Snape de la mente, pero por desgracia no podía y no es porque no pudiese lograrlo sino porque no quería, sabía que esta era una actitud demasiado sadomasoquista de mi parte y que al final cuando él se fuera y se casara iba a pagar las consecuencias muy, muy caras, pero como ya lo había pensado antes, preferiría sufrir por todo lo que restaba de mi maldita existencia a olvidar siquiera algún detalle de la existencia de Severus en mi vida. Sabía que era una actitud estúpida de mi parte, que al fin y al cabo el único herido en la situación sería yo, pero una vez más, no me importaba. Aparte de que estaba el hecho de que yo tendría que seguir con mi maldita y desastrosa vida… sabía que si no lo hacía terminaría lastimando a Severus, por no poder superarlo, así que lo tendría que hacer aunque sintiese que una parte de mi alma se quedara con el…Severus Snape jamás podría ser otra cosa que el más puro y simple amor de mi total existencia. Nadie podría tomar su lugar.

Y ahí prometí que aunque me doliera tendría que seguir adelante con alguien, con alguien que no fuera Severus y que lo tendría que empezar a hacer desde ahorita, a mi mente vino la imagen de Sebastián, el perfecto clon de Severus. Este pensamiento hizo que me diera escalofríos. Era demasiado difícil imaginarse una vida sin Severus, imaginarme con Sebastián era mucho peor, él era un buen chico y todo, pero era demasiado parecido a Severus y eso sería un recordatorio no solo físico sino también mental de que Severus algún día existió. Aunque sabía que con el tiempo por lo físico me vería diferente, renovado o como lo pudiese llamar, por dentro cada sentimiento, cada célula, cada latido de mi corazón serian de él y eso nunca nadie lo cambiaria.

-Harry estás listo- Chillo Diana limpiándose una lágrima imaginaria de su cara con gesto dramático.

Yo todavía seguía ensimismado en los más oscuros recovecos de mi mente cuando me vi en el espejo. La imagen que vi me regreso a la realidad.

-Diana White Snape- Grite con furia -No pienso utilizar esto. Mejor desnúdame, creo que eso taparía más- Dije con sarcasmo.

-Oh vamos Harry, aquí hace calor y te ves magnifico,- su mirada y su voz se tornaron más siniestras -Aparte, no te vas a cambiar, inténtalo si quieres pero te aseguro que saldrás vestido de esta casa así.

“¿Por qué había aceptado salir? ¿Por qué? ¿Por qué?” mientras me preguntaba esto me pateaba mentalmente al ver mi reflejo en el espejo. Era yo, pero diferente. Tenía el cabello más alborotado de lo normal. Tenía una camisa roja que se pegaba a mi torso como una segunda piel, tenía unos shorts negros que me quedaban más cortos que mi ropa para dormir y se podían apreciar mis piernas blancas y mi trasero realmente bien. Mi simple imagen hizo que me pusiera rojo. Sabía que no podría cambiarme de ropa, a menos que quisiera morir en manos de Diana. “Maldita Diana Snape te odio!!!” grite internamente. Traía unas sandalias rojas, como de satín que era de piso. Mis ojos estaban delineados por afuera y por dentro con delineador negro y las pestañas se veían demasiado espesas, así que mi mirada se veía más profunda que nada, mis labios rojos por mordérmelos. En otra ocasión podría decir que si me veía bien. Pero ahorita era algo que realmente no me importaba.

Suspire pesadamente antes de girarme a Diana.

-Listo…- Gruñí- Ahora ¿Nos podríamos ir? Tengo mucha hambre- Mi estómago gruño al mismo tiempo.

-Claro- Sonrió malévolamente- Vamos Severus nos espera abajo.

Respire profundamente varias veces para no hiperventilar mientras bajaba las escaleras, ¿Por qué demonios me había metido en esto? Yo no debería de salir así vestido y menos en el estado de depresión en el que me encontraba en estos momentos “Bravo Harry James Potter, solo a ti se te ocurre!!!” mi conciencia me pateaba internamente mientras gritaba esto.

Llegamos abajo y las luces de la casa estaban apagadas, pero la luz de la luna se filtraba por la ventana, ahí estaba Severus sentado en uno de los sillones, su belleza resaltaba gracias a la luz que se colaba por la ventana, tenía una camisa negra, abierta de los primeros dos botones y las mangas dobladas hasta la mitad de su antebrazo, estaba desfajado, y llevaba unos pantalones medio sueltos de mezclilla, me deslumbre al instante. No podía quitarle la mirada de encima. “deja de verlo así idiota!!!” me grite internamente.

Sacudí la cabeza y fije mi mirada en Diana que miraba a Severus divertida y Severus a su vez me miraba a mí con los ojos abiertos como platos. Su boca estaba en una línea. Eso solo podía decir una cosa. Problemas.

-Él no va a salir vestido así- Gruño con voz siniestra.

-Hermanito- dijo Diana con sarcasmo y enojo- va a salir así porque yo lo digo, ¿Alguna duda?- Dijo entre dientes.

Severus se tomó el puente de la nariz con dos de sus dedos de la mano izquierda, respiro profundamente y abrió los ojos.

-Vámonos- Gruño.

Salimos de la casa y nos subimos en el volvo, yo atrás y Diana y Severus adelante. Nadie dijo ni una sola palabra en todo el camino, solo se podía sentir la tensión que Severus emanaba de sí mismo. ¿Por qué se había puesto así? No tenía derecho a decirme que era y que no era lo que yo me podía poner, es decir si a esas vamos yo le diría que es un pecado andante y no lo dejaría salir de su casa. Él no tenía derecho alguno en decidir nada en mi vida. Nada. Aunque me gustaría que lo hiciera. “Tonto Harry deja de pensar así de él!!!..” me grito mi conciencia. Y tenía razón. Tenía que sacarme a Severus Snape de mi mente, lo tenía que hacer.

Llegamos al centro de Paris, donde había muchos restaurantes, discos y bares. Aparcamos en un lugar vacío casi en el centro de la calle y nos bajamos. Yo me sentía demasiado incomodo con el atuendo que estaba utilizando, así que mis mejillas estaban pintadas de rojo por tiempo indefinido. Solo rezaba porque no me dijeran nada.

Caminamos hacia un restaurante muy lindo, que tenía mesas afuera con sombrillas y había lámparas con la luz tenue, había música lounge, así que se podía decir que estaba agradable el lugar.

Nos sentamos en una de las mesas de afuera y llego el mesero a pedirnos la orden.

-Yo un vaso de coca cola por favor- Dijo Diana con una sonrisa deslumbrante.

-Que sean dos- Dije yo.

-Tres- Apunto Severus con la mirada fija en mí, esta mirada hizo que me diera un escalofrió, no era una mirada de odio, ni de curiosidad, era una mirada con un sentimiento que realmente no pude descifrar.

-¿Y de cenar?- Pregunto el camarero.

Dos pares de ojos se posaron en mí rápidamente, obvio, yo era quien cenaría, “y un demonio!!!..” pensé en mi fuero interno.

-Humm… ravioles con zetas por favor- Murmure, era lo primero que vi en la carta.

Al pronunciar estas palabras ipso facto me petrifique… un flash back de una fría noche en Inglaterra, de una mesera de veintiún años, de unos individuos queriéndome lastimar, de un secreto que descubrí, de un vampiro del que me enamore irrevocablemente me llegaron a la mente. El dolor de mi pecho que por un momento se había calmado volvió a regurgitar con toda su fuerza, dejándome sin aire. Esto era demasiado difícil, demasiado.

Gire mi vista hacia Severus, que parecía que también se había acordado de aquella noche en Inglaterra, solo que esta vez el me desvió la mirada. Como intentado ocultarme alguna emoción que no quería que yo viera.

Suspire pesadamente, y Severus me observo por el rabillo de su ojo para luego volver a poner cara de nada. Inescrutable.

-Hay, Harry- Gire a ver a Diana que tenía una sonrisa maliciosa en la cara -Iré a hablar con Albafica, en un momento regreso- Sonrío con más ganas.

No pude decir nada y me congele, maldita Diana me las iba a pagar luego. ¿Por qué me quería dejar a solas con su hermano? ¿Qué no se daba cuenta de la situación? Maldije internamente. La mire con ojos asesinos, esto nunca se lo iba a perdonar. Ella simplemente sonrío.

Se paró con sus andares de bailarina y se desapareció de mi vista, quien sabe a dónde se fue.

Severus y yo nos observamos por un buen rato, ninguno le desvió la mirada al otro esta vez. Intentábamos decirnos mil y un cosas con la mirada. Pero por desgracia eso no era suficiente. Por fin… se dignó a dirigirme la palabra.

-Harry- Murmuro con voz enojada- Nunca, me escuchas, nunca en tu vida vuelvas a hacerme esto.

-¿De qué hablas?- Luche porque mi voz no dejara ver el temblor que ahora me recorría todo el cuerpo.

Se acercó un poco más a mí.

-No vuelvas a desaparecer de esa manera- Sus ojos llamearon.

Me quede en silencio. No sabía que responderle. De lo único de lo que era consciente era de la gota de sudor que me surcaba la nuca y del temblor que me recorría entero el cuerpo.

-¿Por qué te fuiste?- Pregunto expectante.

Negué con la cabeza.

-Dímelo- Dijo demandante.

Negué con la cabeza una vez más.

-Ahora- Susurro tan cerca de mí que su aliento dulce me golpeo la cara.

Parpadee un par de veces antes de volver a mi cuerpo, me había quedado petrificado por la cercanía en la que estábamos, si me acercaba unos centímetros más lo podría besar. Claro, eso no sucedería ni ahora ni nunca. Aunque muriese por hacerlo.

Lo mire fijamente a los ojos, y puse mi cara más cínica. Tenía que decírselo, tenía que sacarme esto de la mente y ver cómo reaccionaba. Él y yo todavía estábamos demasiado, peligrosamente demasiado cerca. Este era el momento.

-Felicidades por tu boda- Dije con tono casual y un intento de sonrisa en los labios, pero esa alegría no me subió a los ojos.
Volver arriba Ir abajo
carolina snape



No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 4
Fecha de nacimiento : 03/02/1993
Edad : 25
Galeones Snarry : 4668
Fecha de inscripción : 29/06/2014

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible capitulo 13   Miér Jul 09, 2014 11:28 am

aiii me re atrapo tu historia , espero que continues esta buenisimaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
IndraSnape
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 56
Fecha de nacimiento : 10/05/1995
Edad : 23
Galeones Snarry : 5721
Fecha de inscripción : 03/09/2013

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible capitulo 13   Miér Jul 09, 2014 12:29 pm

Que bueno que te gusta. La actualizare la próxima semana, de ser posible en menos tiempo.
Volver arriba Ir abajo
gabrielle62

avatar

Reto one shot DIS 2015 Feliz cumpleaños Severus 2015 Maratón Junio 2014 [Reto de Fanfics]Renovación No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 2828
Fecha de nacimiento : 02/04/1972
Edad : 46
Localización : Al Norte de España
Galeones Snarry : 40188
Fecha de inscripción : 08/01/2009

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible capitulo 13   Miér Jul 09, 2014 3:39 pm

Indra Snape, por favor revisa tu historia y cumple las normas que exigimos en este foro para la publicación de fics, Ali ya te lo pidió y ahora lo hago también yo.




Volver arriba Ir abajo
http://elescondrijodegaby.jimdo.com/
Helen Black P
Duelista
Duelista
avatar

Maratón Junio 2014 [Reto de Fanfics]Renovación [Tú eliges cómo continuar] Juego 1 [Mejor posteador del mes] Mayo 2014 Maratón one shots D.I.S.2014 [Mejor posteador del mes]  Septiembre 2014 Juego del verano 2 Tú eliges cómo continuar 2
Femenino Cantidad de envíos : 557
Fecha de nacimiento : 02/07/1988
Edad : 30
Galeones Snarry : 26398
Fecha de inscripción : 23/12/2010

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible capitulo 13   Miér Jul 09, 2014 5:11 pm

pobre Harry tener que estar así con Severus debe ser horrible, aun que su ultimo comentario me encanto, me dejaste con la duda de que va a responder Severus, en verdad espero que esta boda no se realice y que Harry si se desquite de todo lo que lo están haciendo sufrir, un buen capitulo Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
As de oclumancia
As de oclumancia
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1500
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 26
Galeones Snarry : 101529
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible capitulo 13   Miér Jul 09, 2014 6:22 pm

acaso harry es un tipo de masoquista y sev que rayos piensa...T__T a decir verdad dudo que este pensando si el muy baka piensa casarse con el otro...T_T pobre harry cada vez entiendo nada de nada.. :s excelente sensei espero la actualizacion..XD
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
IndraSnape
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 56
Fecha de nacimiento : 10/05/1995
Edad : 23
Galeones Snarry : 5721
Fecha de inscripción : 03/09/2013

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible capitulo 13   Miér Jul 09, 2014 8:48 pm

Esta enamorado el pobre y Severus es un cabezota.
Volver arriba Ir abajo
severusprince23



Femenino Cantidad de envíos : 7
Fecha de nacimiento : 12/04/1993
Edad : 25
Galeones Snarry : 4776
Fecha de inscripción : 16/07/2014

MensajeTema: Re: Logrando lo imposible capitulo 13   Lun Ago 04, 2014 5:49 pm

buenisimoooo estoy esperando el 14 con ansias
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Logrando lo imposible capitulo 13   

Volver arriba Ir abajo
 
Logrando lo imposible capitulo 13
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de IndraSnape-
Cambiar a: