La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Recuerdo de una promesa (one shot)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Valethsnape
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 1163
Fecha de nacimiento : 31/10/1990
Edad : 26
Localización : Venezuela
Galeones Snarry : 12264
Fecha de inscripción : 14/02/2009

MensajeTema: Recuerdo de una promesa (one shot)   Miér Oct 23, 2013 7:44 pm

¡Feliz día internacional del Snarry!
Para celebrarlo, una historia de nuestros amados. En respuesta al reto de La Mazmorra del Snarry. Que lo disfruten.
Recuerdo de una promesa



Disclaimer: Los personajes pertenecen a JK Rowling, monetariamente no gano absolutamente nada con esto, personalmente, satisfacción y el comentario de uno que otro lector agradecido. La trama es lo único que me pertenece.

Parejas: Severus Snape/Harry Potter

Resumen: Harry debe enfrentar un pasado que no recuerda y la intensidad de un sentimiento que alberga en su corazón por el Sanador que le ha cuidado estos tres años.


Notas de Autora: He decidido que prefiero escribir AU y he regresado con otro. Esta fue una historia de aquellas en que tarda en consolidarse. Afortunadamente estuvo lista para el 23, ¡Feliz día internacional del Snarry! Gracias por leer a mis fieles lectores. Como no gano ni medio partido por la mitad con esto, si van a criticarme sean constructivas.


:::__:::__:::__:::__:::__:::__SNARRY__:::__:::__:::__:::__:::__:::__:::



Desde el momento que había despertado bajo la observación preocupada y amorosa del Sanador Snape, no consiguió sacar el recuerdo de su mente. En su cabeza solo existía un inmenso vacío y cada día empezaba a llenarlo más con información sobre el misterioso hombre: Las arrugas que se formaban alrededor de sus ojos, los cabellos negros brillantes como el ébano y su actitud sosegada. Nadie más en ese lugar le agradaba, no le trataban bien.

Suponía que el psiquiátrico no era un lugar especialmente agradable para ninguno de sus recluidos, especialmente por lo sombrío del lugar, pero estaba convencido que en sus tres años de coma mágico solo tuvo visitas de Snape. Era un médico que se interesaba por sus pacientes. Aunque le entristecía la idea de que sus familiares le hubieran hecho de lado todo este tiempo.

El corazón de Harry se aceleró al ver llegar a Snape al puesto de enfermería del hospital de San Mungo en el área de Psiquiatría. Sonrió, mientras escondía mejor su cuerpo desde la esquina en la que espiaba. Era un hombre tan bien parecido. Se estremeció. Anhelaba aprobar los exámenes mentales que le aplicarían este mes para tener la posibilidad de conquistarlo.

Harry conocía muy bien la rutina de Snape, primero harían una visita a sus pacientes de mayor gravedad y llenaría de anotaciones las carpetas con instrucciones que debían seguir las enfermeras, luego chequearía el estado evolutivo de aquellos que tenían alguna mejoría y por último le visitaría; conversarían por largas horas. Harry a menudo pensaba que él era especial para el Sanador de ojos negros.

No obstante el ojiverde no era capaz de esperar por tanto tiempo para admirarlo, así que constantemente se escondía a espiarlo durante los recorridos. Rogaba porque no le descubrieran acosándole o lo tomarían como un síntoma de locura.

El Gryffindor era feliz en esas horas con el Medimago, ya que el hombre le dejaba hablar con largas horas sobre lo que le gustaba y aunque todo era difuso en su mente, constantemente, recordaba juegos de Quiddtich o Ajedrez en el colegió. “Poco a poco esos espacios en blanco desaparecerán” había dicho el Sanador Snape, a pesar de todo lo que había dejado atrás, Harry deseaba mantener su amnesia. Estaba seguro que nunca había sido tan feliz.

A menudo el sanador intentaba que Harry hablará sobre sus emociones, aunque odiaba parecer débil ante el hombre, le confiaba lo confundido que estaba respecto a sus sentimientos. No se sentía conectado con sus recuerdos, nada parecía tener algún sentido en su mente. Sin embargo, estaba seguro de estar locamente enamorado de Snape; aunque no pudiera explicarse el porqué.


:::__:::__:::__:::__:::__:::__SNARRY__:::__:::__:::__:::__:::__:::__:::



Esa tarde, su corazón latió desbocado al sentir el toque tan personal del sanador Snape en su puerta, emocionado y nervioso se miró varias veces el espejo que estaba junto a la cama para evaluar su apariencia, no había forma de que su cabello estuviera presentable, rendido ante sus genes, se dirigió a la puerta para darle paso al Medimago.

Sonrió espontáneamente al ver el hombre de ojos negros observarle desde el umbral con mirada inquisidora que le recorrió por unos segundos, evaluaba su bienestar, lo que conseguía hacerle sentir muy especial. Severus entro sin prisas y tomo asiento en una silla que estaba frente a la cama de su paciente.

Al momento en que Harry logró encontrar una posición cómoda en la cama también pudo darse cuenta de la forma intensa en que le miraba, sintió su piel ponerse de gallina, perdía todo su autocontrol con una sola mirada.

—¿Pasa algo malo? —cuestionó Harry conectando su mirada a la del sanador.

Snape pareció abandonar la especie de trance en el que se encontraba y rectifico su expresión por una desprovista de emociones.

—Hoy debemos hablar de tu pasado, Harry, es importante que empieces a recordar —enfatizó el Sanador con absoluta seriedad, lo que no le permitió a Harry tomarlo a la ligera.

—Te lo he dicho montones de veces, Severus, no siento ninguna conexión con mi pasado —repitió Harry casi monótonamente como en gran parte de las sesiones que compartía con Severus.

El hombre dejo a un lado su libreta de anotaciones y busco entre en los bolsillos de la bata verde una fotografía y se la entregó a Harry.

—Pensé que algo más tangible te ayudaría a traer de vuelta tus recuerdos, la mujer de cabellos rojos es tu esposa. —Harry trago grueso, recordaba ese momento, se introdujo en su mente por unos instantes recordando la sonrisa de la chica y la alegría que rodeo a ambos en ese momento de la fotografía. No estaba seguro de recordar amarla pero sin duda le agradaba mucho.


—Recuerdo cuando tomaron la fotografía, estaba feliz, pero no la recuerdo a ella. —El ojiverde observo al Medimago anhelando una explicación. — ¿Cómo no puedo recordar amarla?

—Fueron amigos por muchos años, tal vez sea un sentimiento más predominante. Los recuerdos empezaran a surgir, Harry, date tiempo —le explico el hombre analizando su reacción.

—Es usted quien trae todo esto a flote; me afecta —se sinceró Harry mirando fijamente a los ojos negros.

—Haz cumplido exitosamente con el tratamiento psiquiátrico estos seis meses desde que saliste del coma, Harry, es tiempo de pasar a la siguiente fase —anunció Severus son solemnidad.

—¿Qué consiste en? —cuestionó inmediatamente sin pensarlo.

Harry sintió un gran temor por la respuesta que recibiría, una parte de él, sufría al adivinar que significaría separarse de Snape.

—Volver con tu familia —sentenció Severus.

Harry agacho la cabeza para meditar, ¿cómo regresaría con unas personas a las que no recordaba? Estaba seguro que eso no sería justo para ellos ni para Harry. Snape movió sus manos con nerviosismo ante su actitud retraída y el muchacho de ojos verdes fijo su atención en el objeto que brillaba en la mano derecha de Snape. Un anillo de plata, redondo y liso, aunque era muy sencillo activo las alarmas del muchacho.

—¿Es casado? —pregunto inmediatamente sin poder evitarlo, señalando poco educadamente el anillo que tanto malestar la causaba.


Snape pareció procesar la pregunta durante un rato, luego simplemente su expresión cambio y Harry evidenció una profunda tristeza en sus ojos.

—Es el recuerdo de una promesa—respondió Severus con intensidad.

— ¿La cumpliste?—cuestionó por curiosidad.

—Todavía lo intento y tú debes hacer lo mismo, Harry, se lo debes a quienes te aman —aseguro Severus poniendo de pie y caminando sin prisas hacía la salida.


:::__:::__:::__:::__:::__:::__SNARRY__:::__:::__:::__:::__:::__:::__:::



A la mañana siguiente se despertó con el sonido de una risa clara y espontanea a su lado y aunque le tomo tiempo adaptarse al nuevo amanecer, rápidamente tomo consciencia de lo que estaba pasando.

La mujer de cabellos rojos que revolvía su pelo negro revuelto y reía sin control alguno era su esposa y se veía radiante por estar allí.

—Al fin me han dejado verte, Harry, no espere encontrarte dormido pero me ha traído tantos recuerdos verte así —comento ella con una familiaridad que a Harry le costaba asimilar.

Harry se incorporó en la cama y sin dejar de mirarla, suspiro, se sentía abrumado. Algunas imágenes empezaban a revolotear en su mente. Había muchas risas, como ahora, pero de la misma forma, no había intensidad. ¿Acaso Harry había perdido la capacidad de recordar el amor?

—Eres hermosa, hay muchas cosas que no vienen a mi mente… pero si tu sonrisa, me gustaba, desearía poder recordarnos Ginny —pronunció su nombre sin que nadie se lo recordará, acudió a sus labios voluntariamente, sin embargo, el sentimiento que debió acudir con él no lo hizo.

La muchacha sonrió, no había decepción en los ojos marrones de su compañera y eso sorprendió a Harry.

—Tendremos años para construir nuevos recuerdos, Harry.

— ¿No lamentaras perder el pasado, Ginny? —cuestionó Harry sin poder comprenderlo.

—No, Harry. Tu y yo somos significamos futuro. Ahora ¡arriba! Hace un lindo día en los jardines —le insto ella a levantarse sin perder la alegría.

Harry sintió envidia por la felicidad de la pelirroja, quisiera poder no necesitar su pasado para seguir adelante pero no estaba seguro de poder desprenderse tan fácilmente de esos recuerdos.


:::__:::__:::__:::__:::__:::__SNARRY__:::__:::__:::__:::__:::__:::__:::



Esa tarde de nuevo en terapia con el sanador Snape se sentía intranquilo, confundido e incómodo. Todos parecían desear más que siguiera con su vida que realmente llegar a comprenderse a sí mismo.

Se sonrojo al sentir la mirada de Severus en su rostro, aunque conocía parte de su pasado, sus emociones y reacciones ante la presencia del hombre no habían cambiado e increíblemente para Harry se sentían mucho más reales que su vida entera.

— ¿Te trajo recuerdos la visita de tu esposa? —cuestionó Severus con una frialdad que contrajo el corazón de Harry.


—Mi mente la recuerda pero mi corazón no puede hacerlo.

Severus le miro sin parpadear por largo rato y luego simplemente dijo:

—Es posible que tu mujer haya sido una elección más racional que emocional.

Harry suspiro y desvió sus ojos verdes a la ventana de la habitación, sintiendo una amarga desazón al responder.

—El amor no debería ser racional en lo absoluto.

El silenció de Snape le dio una extraña confirmación que incremento su miseria.


:::__:::__:::__:::__:::__:::__SNARRY__:::__:::__:::__:::__:::__:::__:::



En la mañana de su salida del hospital Harry seguía confundido consigo mismo. Se tomó su tiempo para empacar y no acepto la amable ayuda de Ginny. Se dedicó a escuchar y asentir mientras la mujer hablaba sobre su exitosa carrera como periodista del profeta. Se veía llena de inspiración.

Una vez todo estuvo dentro de la maleta se dirigieron al puesto de enfermería donde el sanador Snape les esperaba. Estaba trajeado tan pulcramente como todos los días y le dedico una sonrisa particularmente especial a Harry. O tal vez solo era su imaginación.

—Tu alta médica, Harry —le entrego Severus a Harry con delicadeza. Tomo el pergamino en sus manos y sintió el peso de la libertad acudir a sus hombros.


— ¿Nos volveremos a ver, Severus? —preguntó Harry de forma anhelante sintiéndose deseos de abandonarse a las lágrimas.

—No, Harry. Sé feliz.

Las palabras le golpearon en el alma de forma contundente y nuevamente lucho con el deseo de llorar. Respiro profundo y observo al Medimago dándole recomendaciones a su esposa.

Quería escapar de todos porque estaba consciente que iba camino a una vida que no le traería felicidad. Harry volteo al escuchar su nombre en boca de una de las enfermeras.

La mujer de cabellos blancos y piel arrugada le sonrió, entregándole una pequeña caja le hizo saber.

—Son tus cosas, objetos personales que guardamos desde que ingresaste al hospital. Seguramente querrás recuperarlos.

Harry asintió sin seguridad, había tantas cosas que no encajaban en su vida que estaba convencido que un par de objetos no marcarían diferencia. Despreocupado, abrió la caja y le toco contener el aliento.

En el medio dela caja solo había un objeto que brillaba a contraluz y consigo le devolvió a Harry un montón de recuerdos. Tomo el anillo redondo de plata lisa y lo acarició mientras sentía sus lágrimas correr, el recuerdo de las palabras de Severus acudió a su mente “es el recuerdo de una promesa” se sintió lleno de furia.

Lo dejo caer, dentro de su mente todo cobro sentido y la indignación de Harry creció. Se dio la vuelta para darse cuenta de la escena que estaba detrás de él. Ginny sostenía el anillo que Harry había dejado caer con expresión confusa mientras Severus le observaba con intensidad y esperaba su reacción.

—Lo siento, Harry —susurró Severus con voz derrotada. Por segunda vez esta semana Harry le vio realmente infeliz.

— ¿Cómo pudiste engañarme así? —Recrimino Harry sin apaciguar su ira—eres mi esposo, Severus, debías cuidar de mí, no deshacerte a la primera oportunidad que tuvieras. Supongo que es mi culpa por aceptar que te casaras conmigo cuando yo sabía que jamás ibas amarme. Pensé que la promesa que me hiciste el día de nuestra boda valía algo para ti.

—Así es, prometí cuidarte y verte feliz, lo he hecho, Harry —Severus recorrió a Harry con la mirada, estaba firme en su posición de haber actuado de la forma correcta—. Te he cuidado como tu sanador y cambie tu pasado para que fueras feliz con alguien mejor que yo. Sé la profundidad de los sentimientos de Ginny hacia ti y estoy convencido que tendrás una mejor vida con ella.

—No quiero a alguien mejor que tú, te quiero a ti —Harry le hizo saber a Severus mientras limpiaba las lágrimas de su rostro con desesperación.


Por un instante solo se escucharon los gemidos de Harry en la habitación pero pronto fue interrumpido por el bufido obstinado de Ginny.

—¡Basta ya, ustedes dos! —exclamo llena de indignación, centro su mirada en Harry y confesó—Harry no tienes idea de cuánto ha sacrificado Severus por tu bienestar, desde que entraste en coma no ha hecho más que velar por ti, dejo su puesto de profesor de pociones para ser tu Medimago a tiempo completo y Severus creo que ha quedado claro que estábamos equivocados, Harry no puede ser feliz sin ti —camino hasta Severus y colocó el anillo de bodas en sus manos— haz lo correcto.

La mujer de cabellos rojos y actitud decidida se fue dejándoles en silenció y a pesar de que Harry había logrado calmar las lágrimas no conseguía recuperar su voz.


Severus camino hasta Harry antes de que pudiera decir algo y le tomo de las manos. Sonrió al sentir como su anillo de bodas se deslizaba entre sus dedos. Seguía siendo a su medida.

—Perdóname, Harry, yo deseaba que olvidaras todas las lágrimas que te cause. Quería cumplir mi promesa y que olvidaras el dolor, pero pase por alto que tu corazón es mucho más fuerte que tu mente y aunque intente engañar tus recuerdos no pude lograr que te olvidaras de mí.

—Yo también hice una promesa ese día, Severus. Jure amarte eternamente, a pesar de ti.

Severus sonrió de forma especial y Harry sintió nuevamente la electricidad recorrerle.

—No, nunca más a pesar de mí.

Severus besó el anillo en las manos de Harry para sellar esa nueva promesa.


:::__:::__:::__:::__:::__:::__SNARRY__:::__:::__:::__:::__:::__:::__:::


Notas de autora:
Es corto pero espero que muestre lo que más me gusta de la pareja, drama por supuesto, pero el hecho de que ambos son capaces de sacrificar tantas cosas por el otro, es lo que más me enamora del Snarry. Este fic realmente me hace pensar en “precuela” pero sería tan cliché como otros que he escrito que realmente no estoy animada. Además, realmente disfruto más escribir universos alternos.

Por ahí estaba leyendo que decían “es que las autoras no tienen imaginación para inventar profesiones a los protagonistas” debo decir que me disculpo por adelantado porque en los fic que llevo en proceso, en todos, Severus es Medimago, creo que soy una médico frustrada. Ya en serio, jamás quise estudiar medicina ¡Lo Juro! Creo que es muy difícil escribir sobre una profesión que uno no conoce, hay que investigar mucho y no siempre se tiene tanto tiempo. Aun así yo sigo escribiendo sobre Sanadores, estoy mal. Debo proponerme esto para algún fic, Severus Ing. civil y les hablaré extensamente sobre el diseño estructural jajaja… realmente creo que últimamente odio tanto la universidad que aborrecería el slash si tuviera que escribir sobre ello.

Lejos ya de mis divagaciones, espero que disfruten mucho este día y estoy feliz de estar de vuelta, espero estar publicando el otro fic antes de terminar este año. Awww estoy muy emocionada con esa historia.

Mil gracias a todos por leer, en especial a esas personitas que siempre me apoyan y me animan a escribir. ¡¡Besos gigantes!!

Valethsnape.
Volver arriba Ir abajo
https://www.youtube.com/user/valeth13
 
Recuerdo de una promesa (one shot)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Valethsnape-
Cambiar a: