La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Un mes para el recuerdo... Juno Snape...29 de mayo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Juno Snape
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Juego del verano 2 Juego del verano 1 Tú eliges cómo continuar 1 El pergamino Apolillado-Navidad 2015 Navidad 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 329
Fecha de nacimiento : 13/09/1991
Edad : 25
Galeones Snarry : 60197
Fecha de inscripción : 27/04/2012

MensajeTema: Un mes para el recuerdo... Juno Snape...29 de mayo   Miér Mayo 29, 2013 8:44 pm

a) Título del fanfic:Silencio
b) Autor (a):Martila de Danvers
c) Link a la historia: http://www.slasheaven.com/viewstory.php?sid=38202&ageconsent=ok&warning=5
d) Fragmento que deseen recordar del fanfic en cuestión:
-¿A dónde te crees que vas, Potter? - dijo con voz cargante.

Antes de responder, se dio la vuelta lentamente y encendió la luz de la habitación, mostrando a un Severus Snape sentado en la cama y con los brazos cruzados.

-Eh -titubeó un poco-, tenía un poco de hambre e iba a ir a desayunar antes de que bajasen el resto de profesores y alumnos.

-Son las cinco de la mañana -añadió sin mover de su rostro el gesto de enfado y su ceja levantada.

-Es que, verás, anoche me acosté pronto y no tenía mucho sueño, ya sabes -Hizo ademán de darse la vuelta de nuevo, pero otra vez aquella voz le detuvo.

-¿Crees que soy estúpido? ¿Crees que no sé que significa que Shacklebolt te llame a esta hora? -Harry comenzó a tallarse las sienes, aquello iba para largo-. Lo que no entiendo, es porque has vuelto a ocultarme algo como esto...

-¿Y tú me lo preguntas? Creo que no hace falta, solo hay que ver cómo te pones... -dijo sentándose en la silla donde antes descansase su mochila.

-No volverás a ir -ordenó tajante.

-¿Quién te crees para darme ese tipo de ordenes? -preguntó bastante molesto. El profesor levantó una ceja incrédulo-. No eres mi padre, así que no tienes el derecho de prohibirme absolutamente nada.

-Y volvemos a lo mismo -dejó caer apesadumbrado-, al mismo reproche... Estoy harto de que el maldito ministro de magia tenga más control sobre ti que yo.

-Él no me trata como si fuese un niño indefenso -intentó justificarse. Sabía cómo acabaría aquella conversación, pero esta vez no estaba dispuesto a dejarse ganar.

-Te comenzaré a tratar como un adulto, cuando te comportes como uno -le acusó-. Además, eso que hace Shacklebolt contigo, no es tratarte como un hombre, si no como un kamikaze.

-Por el amor de Merlín, Severus, es mi trabajo, soy auror, no seas tan exagerado -se quejó mientras el otro intentaba acercarse al ajetreado muchacho.

-Harry, tienes poco más de treinta años, dudo que si sigues así, llegues siquiera a los treinta y cinco. De hecho, me sorprendería si llegases a mi edad -añadió para darle más dramatismo. Cosa que Harry odiaba con todo su corazón. Siempre hacía igual.

-Voy a ir te guste o no, ¿entendido? Es mi trabajo, me comprometí con esa gente, no voy a dejarles tirados porque esté con alguien que cree que aun soy un niño indefenso.

-Sé de sobra que no eres indefenso, deja de repetírmelo -volvió a atacar-. Tan solo intento que te des cuenta de que estás arriesgando tu vida innecesariamente, hay aurores mucho mayores y más expertos que tú. No entiendo que ese estúpido tenga que enviarte a cada misión en la que la probabilidad de bajas está por encima de la media.

-Ese estúpido como tú lo llamas, es mi jefe.

-Tan solo quiero poder vivir tranquilamente, sin miedo a que cualquier día, ese jefe tuyo aparezca en mi chimenea y me diga que necesito ir a identificar tu cuerpo.

Ya estamos, pensó Harry, ya había comenzado con el chantaje emocional. Pues esta vez no lo conseguiría, estaba harto.

-Tan solo voy a la sala de pruebas, lo sabes. Esto no será eterno, te lo prometo, estoy considerando otras opciones -intentó calmarle-, además, aun no sé si quiera a que misión van a mandarme, hoy tengo entrenamiento en la sala cambiante del departamento de misterios. Lo que significa que al menos estaré una semana probando escenarios y entrenando y que ni siquiera es seguro que vaya, si no doy la talla, me quedaré en el departamento.

Claro que lo sabía, lo había hecho ya dos veces, y las dos veces finalmente había ido a aquella estúpida y peligrosa misión y había vuelto con algo roto. Como odiaba al ministro por querer lucir a su auror estrella, al niño-que-vivió, el cual insistía en que ya no lo era. Y en cuanto a lo de que "no era seguro que fuese"... ¡y una mierda! Era tan solo una excusa, una pobre, en su opinión; ambos sabían muy bien que aquella decisión estaba ya más que tomada.

-Harry -intentó razonar con él-, sabes de sobra que es lo que quiere Shacklebolt de ti, no dejes que lo haga. Odias que otras personas se aprovechen de eso, pero parece que te gusta que él lo haga.

-¿Por qué siempre terminamos discutiendo de lo mismo? Estoy harto, más que harto. Te tomas atribuciones que no tienes -añadió con rabia-, estoy harto de escuchar tus sermones cada vez que tengo que trabajar, por una vez, me gustaría no tener que oír tu insufrible tono de sarcasmo y tus reproches hasta que terminara la maldita misión.

-Bien... -dijo sin mirarlo y dándose la vuelta hacia la cama-, si eso es lo que quieres, no diré una sola palabra, ahora escúchame bien: tampoco quiero oír cuando vengas quejándote de lo que sea que esa puñetera misión te provoque, ¿me oyes?

(...)Harry suspiró pesadamente, pero siguió sin pronunciar palabra. En cambio, se posicionó detrás de la silla ocupada y comenzó a masajear aquellos hombros cargados. Notó como el hombre se relajaba ante esto y cerraba los ojos, así que aprovechó para pasear sus manos por su pecho y su cuello.

Viendo que el otro no reaccionaba ante aquellos toques, decidió dar un paso más y comenzó a besar el cuello que tenía delante. Dio largos besos y fuertes lamidas mientras sentía como Severus se estremecía bajo él.

Siguiendo en su pacto mudo, Snape se levantó y encaró al auror que en cuanto lo tuvo delante, lo besó con suavidad. Atacó su boca con miedo a ser rechazado, pero en cuanto sus labios notaron la aceptación, siguieron navegando libres mientras sus manos comenzaron a desabrochar lentamente cada botón de aquella interminable túnica negra.

Mientras era desnudado con tesón, Severus iba conduciendo a su joven amante hacia la cama, e intentaba a la vez desprenderse de aquellos duros vaqueros que tanto adoraba. Ya sin camiseta y con los pantalones desabrochados, Harry fue empujado sobre la cama y saboreado por la mirada voraz que el profesor le mostraba en ese momento.

Sin pensárselo dos veces, volvió a atacar la boca del chico, el cual siguió quitándole cada prenda de ropa, hasta dejarlo tal y como él se encontraba en ese momento, completamente desnudo.

Severus besaba una parte de su cuerpo, mientras sus manos acariciaban la restante. Harry se estremecía bajo aquel derroche de cariño que hacía tanto que no sentía y que tanto había echado de menos.

Una de las manos inquietas del más mayor, voló hasta la entrepierna del otro mientras este intentaba que su boca no dejase escapar el más mínimo gemido. Su labio inferior estaba peligrosamente cerca de sangrar y sus nudillos estaban blancos de tanto apretar las sábanas. Pero tozudo, no dejaba que ni un solo sonido escapase de sus labios. Labios que en ese momento eran saboreados y lamidos hasta la extenuación.

Snape decidió que si no iba a pronunciar palabra, iba a hacerlo sufrir un poco más, así que sin más, alzó las piernas del chico y comenzó a penetrarlo con cuidado. Harry que no se esperaba aquello tan rápido, pero que no se quejaba en lo absoluto, agarró los fuertes hombros frente a él y le rodeó las caderas con sus piernas.

El vaivén comenzó suave al principio, aunque fue adquiriendo velocidad a los pocos minutos, ambos deseaban descargar algo más que lo que sus cuerpos le pedían.

Y todo terminó, sin que ninguno tuviese siquiera un amago de palabra, ya fuese de cariño o de reproche, sobre el otro. Y con tan solo una mirada intensa de sus rostros sonrojados, ambos se quedaron dormidos enroscando sus cuerpos.

(...)-Vamos, Harry, ya falta poco, tan solo tienes que abrir los ojos. Mírame. -le exigió sabiendo que aquello no sucedería, de hecho dudaba siquiera que pudiese escucharle-, vamos, no hagas que tenga que tenga razón con lo de niño indefenso -sonrió con amargura-. por favor, necesito que abras los ojos, necesito volver a oírte...

Acercó una silla y estuvo acariciando la mano del chico al menos durante una hora, hasta que sintió que el apretón era devuelto. Miró rápidamente y observó cómo sus ojos se apretaban con fuerza. Poco a poco un atisbo de verde se fue descubriendo a medida que los parpados se iban moviendo. Sostuvo su respiración hasta que, ya completamente abiertos, los ojos de su muchacho lo miraron directamente.

-¿Severus? - dijo quedamente.

Snape cerró los ojos, soltó el suspiró más largo que sus labios habían dejado escapar nunca, y le abrazó fuerte.

-Me has dado un susto de muerte -dijo con la cabeza apoyada en su hombro, mientras sentía como las manos de Harry le envolvían también pero más lentamente.

-¿Qué ha pasado? -preguntó cuando quedo liberado de los brazos del profesor-. Estoy molido, no recuerdo mucho, tan solo estar en una vieja fábrica y que todo comenzase a caer...

-Tuviste un accidente mientras estabas de servicio. Pero ahora no pienses en ello, preocúpate por recuperarte y por salir de aquí -añadió mientras acariciaba su cara con cuidado y depositaba un suave beso en sus labios.

-Sí, y también porque Shacklebolt no reciba una muerte lenta y dolorosa de manos de mi madre -añadió Ron desde el umbral de la puerta, ambos se giraron inmediatamente-. me alegro de que por fin hayas despertado, Hermione se alegrará muchísimo, creo que iré a avisarla... -viendo la cara asustada de ambos añadió-: la próxima vez, cerrad la puerta, así nadie podrá interrumpiros -y sin más, la cerró con una amplia sonrisa.

El día que Harry por fin pudo despedirse del hospital, Severus decidió que se lo traería a sus habitaciones del colegio, ¿Quién mejor que él iba a cuidarlo? Nadie, por muy pesada que fuera Molly Weasley. Así que mientras entraba con cuidado, pues aun sentía algunas molestias, el profesor fue acomodando sus cosas para que pudiese tumbarse en la cama a gusto.

Una vez sentado en el amplio lecho, hizo señas a Severus para que se sentase junto a él. Éste lo hizo sin rechistar y al instante siguiente tenía a Harry recostado sobre su pecho.

-Me alegro que ya estés bien -comentó mientras posaba uno de sus brazos sobre el chico.

-Yo también, al final, no fue para tanto -dijo como el que no quiere la cosa, provocando que Severus diera un salto y lo mirase con una ceja levantada.

-Niñato engreído, ¿Qué no fue para tanto dice? Casi te mueres y de paso me matas a mí del susto... la próxima vez que me asustes de esa forma, si no mueres, seré yo quien te mate... eso, o te ataré para que no vuelvas a salir de aquí jamás -notó la suave risa de Harry sobre su pecho-, no estoy bromeando...

Harry se incorporó un poco buscando los labios de su pareja, quien al principio fue un poco reticente de seguirle, pero que al poco tiempo cayó rendido ante los pequeños mordiscos que éste le profesaba. Poco a poco fue deslizando su mano por la túnica negra e intentando colarla por alguna rendija entre los botones. Cuando Snape sintió la suave mano acariciando su pecho, lo miró.

(...)Una vez limpios, pero no menos agitados, ambos se tumbaron boca arriba y giraron sus cabezas para poder mirarse, Harry sonrió ampliamente, Severus alejó varios mechones de pelo negro que se pegaban a la frente del joven para poder admirar mejor sus intensos ojos verdes que tan solo lo adoraban a él.

Poco a poco, el sueño se fue apoderando de ambos.

Aun era de noche, cuando el profesor se sobresaltó al oír un grito. Se giró en la cama, y vio que Harry estaba temblando y algo estremecido. Tenía los ojos apretados y parecía estar diciendo algo que no entendía. Con todo el cuidado que pudo, lo zarandeo un poco para intentar despertarlo.

-Harry -lo llamó quedamente-. Harry; despierta, es una pesadilla.

Al instante, abrió los ojos con asombro mientras soltaba una bocanada de aire. Poco a poco fue respirando con más tranquilidad y se incorporó para poder mirar a Severus quien lo observaba un poco preocupado.

-No ha sido nada -dijo tallándose el puente de la nariz-, una pesadilla... -.Volvió a cerrar los ojos por varios segundos-, es... tan solo recordé cuando desperté debajo de todos aquellos escombros...

-¿Despertaste mientras estabas sepultado? Tuvo que ser horrible -dijo acercándose a él mientras lo abrazaba fuerte.

-Eso no fue lo peor... -dijo Harry levantando un poco la cabeza del pecho de su pareja para verlo un instante a los ojos-, lo peor no fue despertar y ver que no podía moverme o respirar con normalidad -Severus lo miraba con intensidad mientras hablaba-. Lo peor fue creer que moriría llevándome tu silencio como ultimo recuerdo -el mayor lo miró, recordando sus propias palabras-. Aquel silencio; el de saber que estaba solo, que nadie podía oírme gritar y no podría salir de allí, no fue peor que el silencio de tu voz. El pensar que por una estupidez, mis últimos pensamientos y mis últimos momentos junto a ti eran mudos, fue mucho peor. Y quizás fue el pensar en eso, el que debía cambiar aquello, lo que me hizo tener fuerzas resistir -y ahora con una pequeña sonrisa para tranquilizarlo, añadió-. Sabía que me matarías si me quedaba ahí abajo, y las cosas se quedaban mal entre nosotros.

Severus dejó resbalar una lágrima cuando cerró sus ojos con fuerza para apretar a Harry entre sus brazos.

-Harry... yo... -dijo mientras acunaba su cara entre sus manos.

-Yo también te quiero Severus -confesó dejando un suave beso en sus húmedos labios.

e) Razones por las que recuerdan ese fragmento en especial. Es un fic lindo, tal cual me imagino seria Sev si Harry expusiera su vida, lo terrible que seria llevarse el silencio de la persona que amas como ultimo recuerdo. Es genial y dulce aunque algo angustiante, muy dulce que muestra el amor de ellos Very Happy es un buen fic para recordar Very Happy
Volver arriba Ir abajo
 
Un mes para el recuerdo... Juno Snape...29 de mayo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry-
Cambiar a: