La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Un mes para el recuerdo... Juno Snape...21 de mayo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Juno Snape
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
avatar

Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Juego del verano 2 Juego del verano 1 Tú eliges cómo continuar 1 El pergamino Apolillado-Navidad 2015 Navidad 2015 Yo entré-Mes del amor Yo traje mi regalo
Femenino Cantidad de envíos : 329
Fecha de nacimiento : 13/09/1991
Edad : 25
Galeones Snarry : 60197
Fecha de inscripción : 27/04/2012

MensajeTema: Un mes para el recuerdo... Juno Snape...21 de mayo   Mar Mayo 21, 2013 8:50 pm

a) Título del fanfic: Tus dulces ojos negros

b) Autor (a): valethsnape

c) Link a la historia: http://www.slasheaven.com/viewstory.php?sid=24603&ageconsent=ok&warning=5

d) Fragmento que deseen recordar del fanfic en cuestión.:

En ellas habían fotos de ellos, pequeños, ya más grandes y como estaban ahora, todas sumamente alegres y por lo general abrazados entre todos; hubo una sin embargo que le llamó la atención, era una donde ellos aparecían en el gran comedor.

estaban los tres sonriendo mientras comían y pasando al lado de la muchacha de cabellos enrolladitos estaba un hombre, este tenia el cabellos negro como el suyo, los ojos negros como los suyos, y le gustaba el negro como a él, pero en su rostro no había un rastro de alegría, mas bien era un rostro inexpresivo, como siempre su padre le decía que debía ser.

Severus se llevó las manos a la cabeza, era como si recordara ese momento, pasaba por el comedor y oyó la risa de alguien sin duda era Harry, al voltear curioso; lo vio con una enorme sonrisa posando para la cámara, -sin sentido pensó- y siguió su camino rumbo a las mazmorras.

Soltó el libro haciendo que Harry despertara de golpe; al verlo llorando mientras veía el libro se acercó a él y lo abrazó, preguntándole:

-¿Qué te pasa mi niño? –acariciando el suave cabello.

-Yo….estoy ahí……¿soy yo cierto? –preguntó llorando en su pecho.

Harry intrigado abrió el libro, revisó las fotos hasta que vio una donde Snape aparecía de pasada y suspirando le respondió:

-Si papito eres tú, ¿no ves que hasta grande eres lindo? –mintiendo Harry.


-No es cierto, soy feo y viejo y de paso estoy muy triste –le dijo mirando con miedo la foto.

Harry estuvo a punto de darle razón pero levantando sus mejillas y enfrentando esos ojazos le aclaró:

-No por ser lindo o feo eres especial; tu eres una gran persona que ha hecho mucho por todos, ¿sabes que es lo bueno de esto? que cuando vuelvas a ser tú, puedes ser feliz, -le dijo sin ánimos de romperle el corazón.

El niño lo meditó y secando sus lágrimas le preguntó:

-¿Harry serías feliz a mi lado? –sintiendo ganas de besar a ese pedazo de cielo que le mando Dios.

Harry se quedó callado iba responder cuando Hermione entró.

(...)
-Severus cariño –con voz melosa- ¿quieres algo de pastel? –mostrándole un hermoso pastel de manzana.

-Si, señora gracias –mientras que en ese momento su estómago sonó dando la señal de que tenia hambre.


Harry le miró travieso y le dijo: -Prepararé la cena –empezando a buscar algo que hacer.

-¿señor Potter esta seguro de saber cocinar? –preguntó en un tono que rivalizaría a su yo mayor.

-No lo dude, profesor Snape –mostrando una tierna sonrisa.

-¿soy tu profesor? Si es cierto, lo soy, creo que no me acostumbro a esto –dijo mostrándose de repente triste.

-No lo hagas, vas a volver a ser el de antes, además tú eres tú en la edad que tengas e igual te quiero –siguiendo su trabajo de preparar la cena mientras Molly preparaba las habitaciones.

-me gustaría volver a ser grande para recordar todo, pero me gustaría quedarme como un niño para poder estar siempre contigo, ¿Qué hago Harry? –preguntó mirando como cachorrito abandonado a el ojiverde.

-Siempre estarás conmigo, y aunque no lo estés, siempre estaré para ti –aseguró Harry con un rastro de tristeza.

-sé que cuando vuelva a ser grande, te voy a querer mucho Harry, ¿prometes no olvidar que te quiero? –con una sonrisa de esperanza.

-seria imposible olvidarlo mi niño, no olvidaré que me quieres, tu tampoco lo olvides. –le recordó mirándolo con cariño.

Severus empezó a saltar por toda la estanca mientras decía:

-Harry me quiere, Harry me quiere, Harry me quiere –el gryffindor no pudo mas que reír de sus ocurrencias.

(...)Una vez que Harry y Severus estuvieron sentados el mayor miró fijamente al adolescente con una extraña mezcla a los ojos de Harry de curiosidad y admiración; no entendió porque.

Por otra parte Severus se debatía entre la confusión que sentía el no saber quien era y la fascinación que sentía por el joven que estaba delante de él, aunque no recordaba nada, era como si su sola presencia le fuera muy familiar y agradable. Tal vez eran hermanos, aunque lo dudaba, a lo mejor amigos, aunque siendo sincero dudaba que fuera amigo de alguien tan joven, aun cuando Harry había dicho que lo eran, solo esperaba el relato del joven para aclarar sus pensamientos.

Harry se aclaró la garganta y con voz tranquila habló:

-Como te dije mi nombre es Harry y tú eres Severus Snape, en tu vida no soy más que tu alumno en una escuela, tal vez no vayas a creerlo, porque yo mismo lo creí cuando me lo dijeron pero eres un mago Severus y si me permites decirlo uno muy poderoso. –con un rastro de osadía en la voz del ojí verde que lejos le molestar a Severus le hizo sentir halagado.

Severus aun aturdido por esa revelación le preguntó como si fuera una máquina repetidora.

-¿Un mago? ¿Estas diciéndome que la magia existe? –Sin poder creérselo; si fuera un mago recordaría todo –se explicó más a si mismo lógicamente.

-Si eres un mago, al igual que yo; no recuerdas nada porque otro mago te quitó los recuerdos para que pudieras volver a la normalidad. –explicó Harry sin alterarse, entendía la confusión de Severus.

-¿Normalidad? Acaso estaba, suponiendo que sea cierto lo que dices, ¿embrujado? –hizo la pregunta con algo de ironía ya que era difícil pensar que era cierto, al igual que era difícil pensar que Harry le estuviera mintiendo.

Harry levantó su varita y apuntó hacía las frutas que estaban sobre la mesa y dijo:

-Accio manzana –sin más la fruta voló hasta él dejando a Severus impactado. -No te estoy mintiendo eres un mago al igual que yo.

-¿Puedo hacer lo que tú haces? –preguntó aun recuperándose de la impresión.

-Y algunas cosas muchos mejores que yo; por algo eres mi maestro, me enseñas magia, me enseñas a hacer pociones mágicas, eres mi maestro de pociones. –explicó claro para que Severus entendiera.

-¿Pociones? –Repitió confuso Severus-; debo ser entonces un patético profesor, porque no recuerdo nada y menos tengo idea de que es una poción.

-Mientes, eres el mejor profesor de Hogwarts. –halagó Harry con admiración. -Solo que no recuerdas nada, no es tu culpa, en parte es mía, por eso estas aquí conmigo.

Severus le miró como comprendiendo y le preguntó:

-¿Eso quiere decir qué tú me quitaste los recuerdos? –sintiéndose un tanto ultrajado.

-No, pero tuve la culpa por hacer mal una poción te convertiste en un niño, para que no quedaras loco te hicimos crecer y te quitamos los recuerdos, luego te los devolveremos cuando tu mente este sincronizada con tu cuerpo, dado que cambiaste de 5 a 36 años, es una gran diferencia. –explicó un poco avergonzado.

-¿Cuánto tiempo dure siendo niño? –preguntó asombrado por la revelación.

-Aproximadamente un mes, eras un niño maravilloso, paso el tiempo y aun creo que paso muy rápido. –su voz se quebró un poco al decir eso; extrañaba endemoniadamente a sus ojitos de noche.

Severus notó el cambio pero no encontró palabras para expresarse en ese momento, así que solo le dijo:

-Pareces algo triste por eso –sintiendo inmensa curiosidad. -¿Era importante de algún modo para ti que yo fuera un niño?

Harry enfrentó los ojos negros y cediendo con una opaca sonrisa le respondió:

-Solo porque extrañaré ser tu especie de padre. –dijo tratando de ocultar su decepción.

-¿Padre? … definitivamente no eres mi padre, pero yo podría ser el tuyo, aunque prefiero ser tu amigo, ahora no me considero tu maestro. –se explicó mas a si mismo que a Harry.

-Te entiendo, un poco. De todas formas recobraras la memoria, y volverás a ser el mismo de antes. Frió, amargado, valiente y arrogante. Toda una serpiente. –susurró Harry a Severus que le miraba profundamente.

Severus entendió solo una cosa; Harry sentía algo fuerte por su “yo” niño y lo extrañaba, así que centrándose a su lado le abrazó y le dijo suavemente.

-Si así será, pero tú seguirás siendo el mismo; el mismo chico de bonitos ojos y palabras dulces que me tiene fascinado, y creo que si te importo tanto conseguirás llegar a mi a cualquier edad, y siendo como sea. –apretando el abrazo a Harry y dejando que éste le correspondiera por un momento para luego separarse.

-Solo espero cumplirte una promesa y que no me odies por ello. Pero cuando seas grande, y cuando puedas recordarlo. –le dijo Harry caminando a la escalera.

Severus le respondió.

-Harry aunque pasaran miles de años y luego recuperara la memoria, te recordaría, porque sin saber quien soy ahora, te recuerdo, se que te conozco, y que eres importante en mi vida. Aunque no sepa porque.

Harry soltó una lágrima traicionera y corrió a su habitación sin voltear ni una sola vez. odiaba estar enamorado

(...)Harry aun petrificado se dio cuenta que Severus disfrutaba ducharse a media noche en el mar. Así que quitando su ropa con un pase de varita fue hacerle compañía.

Estaba acostumbrándose al frió cuando Severus llegó hasta él y le susurró tomándolo de la cintura.

-yo tambien. –Al ver la extrañada mirada de Harry siguió.- Tambien te amo.

Harry solo pudo buscar la boca del mayor y besarla con ternura. Este lo acercó más a su cuerpo acarició la suave espalda de Harry.

El de ojos verdes soltó un suspiro y arrastrándolo al muelle de nuevo ambos se sentaron mojados. Severus le dijo:

-sé que no recuerdo nada, pero estoy seguro de amarte, como tu amas al niño que yo me convertí. –razonó acomodando los cabellos desordenados de Harry.

Harry tiritó del frió y propuso:

-¿Porque no le das calor a este niño? –levantando los brazos para ser abrazado por el mayor.

Una vez en sus brazos Severus susurró mientras besaba su cuello.

-Hay muchas formas de dar calor ¿cual prefieres tú? –preguntó apasionado.

-La que deje mejores recuerdos. –más que todo era un pensamiento que salió sin querer de su boca.

Severus lo recostó en el muelle de madera y beso largamente sus labios.

Harry temblaba del frió y del miedo pero ya nada le importaba, iba dejar que Severus le hiciera suyo sin importar lo que pudiera suceder luego.

Severus estaba concentrado en marcar aquella piel que se encontraba ahora casi dorada en comparación con la suya. Besaba con pasión, mordisqueaba con dulzura, tocaba con amor. Todo solo para oír los dulces suspiros de Harry. Era buena forma de pagar por sus servicios.

Harry solo se había abrazado al hombre a disfrutar de lo que éste hacía.

(...)-¿Paso algo inapropiado entre usted y yo este verano? Hable Potter, estoy por pensar que mi mente me esta jugando una mala pasada. –mirando los ojos hinchados del chicos que le miraban como sorprendidos.

Harry se asombró que los recuerdos estuviesen asediando al hombre y respondió:

-Si señor…paso algo….Pero no seria bueno hablar de eso. –desviando su mirada al piso apenado.

-¿No me diga que le rompí el corazón Potter?. –queriendo hacer hablar al chico. No le gustaba estar ignorante de sus actos.

Harry solo dejó caer unas lágrimas y afirmó.

-Nunca debió haber crecido, porque es malo, es cruel y es….despreciable. –susurró dolido ante las palabras del mayor.

-Crecí y aun así llora como un mocoso por mi Potter. –aseguro el hombre mirándole malévolamente.

Harry se levantó para marcharse. Odiaba a su Severus así.

A Severus se le estrujó el corazón al verlo caerse al piso a causa de la falta de energías.

En un impulso le levantó en los brazos. Harry se abrazó a él. Cuando le recostó en la cama y estuvieron muy cerca, el de ojos verdes le dijo:

-Te perdono. Se que te perdono. –aunque no se lo había pedido y tal vez nunca lo haría, le agradeció internamente.

Iba marcharse cuando Harry le halo el brazo con la poca fuerza y lo acercó más a sí.

Muy cerca del joven vio como este le dio un suave beso en los labios mientras le decía:

-Si me voy a morir esta noche quédate a mi lado Severus. –sonando desesperado.

Severus cabreado se sentó y exclamó:

-¿Que hice para merecer esto? –mirando la ventana del lugar.

Harry solo sonrió. Ese era Severus Snape, frió, cruel y despiadado. Pero aun así lo amaba e iba hacer todo lo posible porque lo recordara y nunca pudiera volver a olvidarlo.
Al llegar a la enfermería, Harry charlaba alegremente con Remus.

-¿Qué vas hacer ahora Remus? –preguntó curioso, recién había despertado con las lagrimas de fénix.

-Tengo trabajo siendo escritor para El Quisquilloso. Y voy a pasar las Navidades en una mansión de los Malfoy, el señor Malfoy quiere “conocer” al novio de su hijo. –dio a conocer a todos ganándose miradas picaronas de los Gryffindor.

Draco estaba abrazando a él y Lucius los veía desde atrás, aunque la idea no le agradaba, la experiencia de la guerra y esto último le hizo ver que su actitud era retrograda y si cambiaba su modo de pensar estaría haciéndose un favor.

-Me alegro. –susurró Harry mirando a su casi padrino. -Aunque te voy a extrañar más de lo que ya lo he hecho. –aseguró abrazando al licántropo quien se iba junto a Draco y Lucius.

Cuando estos salieron exclamaron al ver al hombre de negro allí parado:

-¡Severus! Pasa Harry te esta esperando. –señalando la cama

Severus entró y miró incomodo a los Gryffindor amigos de Harry.

Harry entendió y les dijo a sus amigos:

-¿Pueden dejarnos solos? –pidió con una sonrisa.

-Seguro, pero ten cuidado, aun estás débil y ¿Nos vemos esta noche en la cena navideña? –preguntó la castaña interesada.

-No sé, pero seguramente. –respondió Harry viendo como estos dos salían.

Una vez solos Severus le susurró:

-Recordé todo esta mañana. –mirando como Harry abría la boca de la sorpresa.

-¿Y bien? ¿Me quieres o no? –preguntó con el corazón en la mano.

-Te amo Harry. –dijo sinceramente Severus.

-Yo tambien te amo. –le aseguró sonriendo bobamente.

Severus le espelucó el cabello en forma de cariño y le dijo:

-Me gustó ser tu niño, pero prefiero que seas tú mi chiquillo. –acercándosele para darle un beso.

Harry recibió esos labios, gustoso y aseguró:

-Estoy deseando serlo. ¿Qué tal si vamos juntos a esa cena papi? –dándole a Severus una mirada traviesa, era una mirada de un digno merodeador.

(...)

e) Razones por las que recuerdan ese fragmento en especial. Es una historia muy dulce, me encanta Harry siendo el todo de un pequeño Sev, como el adolescente ama a Harry y aunque lo niegue cuando es adulto lo ama de igual forma, ademas del adorable Snarry me gusta el drama que hay de Remus tiene buena intriga. Es una historia emocionante y que engancha, por eso la recuerdo con cariño en especial al pequeño Sev con sus ojos de grillo Very Happy
Volver arriba Ir abajo
 
Un mes para el recuerdo... Juno Snape...21 de mayo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry-
Cambiar a: