La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 ¿Deberiamos pasar al plato principal? Capitulo 12. FINAL. Recuerda que la vida es bella.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
PlatinumAlchemist

avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 31
Fecha de nacimiento : 13/09/1991
Edad : 26
Galeones Snarry : 6863
Fecha de inscripción : 04/02/2012

MensajeTema: ¿Deberiamos pasar al plato principal? Capitulo 12. FINAL. Recuerda que la vida es bella.   Vie Nov 30, 2012 11:01 pm

al fin llegamos el final de esta historia. al filo de las 23:00 horas del 30 de noviembre y apenas cumpliendo a tiempo el reto les traigo el gran final Very Happy espero que les guste.


Título: ¿Deberiamos pasar al plato principal?
Resumen: Harry Potter, un alumno de quinto semestre de Medicina empieza a tener sueños húmedos donde siempre aparece un hombre de ojos negros... todo seria muy normal si estos sueños no fueran tan recurrentes y si no le cobraran factura. Provocando en el chico cansancio crónico y ataques de ansiedad por su misterioso amante. Todo por lo que esta luchando parece irse por el drenaje cuando descubre que su adorado desconocido es igual a su nuevo profesor de Farmacología. El grandioso Profesor Severus Snape.

Categoría: Harry Potter

Personajes: Harry Potter, Severus Snape, Original

Géneros: Romance, Sobrenatural, Drama


Clasificación: NC-17

Advertencias: AU=Universos Alternos, Lemon.

Desafío: Día Internacional del Snarry (23 de octubre) - Convocatoria 2012

Capitulo: 12/12

Completa: Si

Disclaimers: Como saben, Harry Potter y sus personajes pertenecen a la Maravillosa J.K. Rowling.[/size]



¿Deberiamos pasar al plato principal?


Recuerda que al final de todo, la vida es bella.

Harry miraba con curiosidad alrededor todo lo que acontecía a su alrededor. En la sala había quince hombres alrededor del rector y el Señor Phineas discutiendo sobre cosas que Harry no entendía del todo. Hablaban sobre temas como repartición de poderes, cambios necesarios, constitución de acciones o algo por el estilo, mientras el rector Weasley intentaba calmarlos y el Señor Phineas no parecía escucharlos en absoluto, pues permanecía con los ojos cerrados impasible.

Phineas Black era un hombre alto, podría decir que incluso mas alto que sirius y Severus. Largo cabello castaño amarrado en una gruesa trenza que descansaba sobre uno de sus hombros. Pese a no tener demasiadas canas sus rasgos duros y algo toscos revelaban que era algo mayor. A juzgar por Harry, el hombre tenía el aura de un rey. Era imponente y orgulloso pero al mismo tiempo tan magnético y misterioso que era imposible ignorarle.

Mientras tanto sirius black permanecía apoyado contra la pared a su lado y miraba hacia la puerta con una sonrisa confiada.

-Ginny. ¿Qué es esto?-pregunto Harry incomodo.

-somos la hermandad del fénix.-respondio sirius con voz baja.- una organización oculta conformada por docentes y catedráticos de Cambridge que esta en contra del Wizengamot.

-Wizen… ¿Qué?- pregunto Harry aun mas confundido.

- ¿realmente no lo sabes? Pensé que te a estas alturas ya te habían reclutado. El Wizengamot es la sociedad secreta conformada por los directivos, profesores, alumnos, algunos egresados más influyentes dentro de la universidad. Comandados desde hace mas de 10 años por Albus Dumbledore. – Explico sirius.- y por su culpa ahora el Wizengamot ha perdido todo su objetivo inicial de velar por el bien de la universidad y ahora es usado para aprovecharse de los recursos y el buen nombre de Cambridge. Pero ahora todo ha cambiado, con la hermandad del Fénix y el retorno de nuestro verdadero líder todo cambiara. – termino de hablar sirius antes de ser llamado por medio de una seña por el hombre mayor.

-La hermandad del Fénix quiere volver a Cambridge a sus valores iniciales. Como el honor, esfuerzo, sabiduría y trabajo duro. –Explico Ginny.- todo esto es gracias a Sirius. Él fue el que convenció a mi padre y a los demás miembros a confabular contra el Director Dumbledore. Además sirius logro traer de vuelta al ex- director Phineas Black después de que fuera derrocado por el director Dumbledore. Con su regreso dejamos de ser el pequeño grupo para ser una gran fuerza. Nadie tenia idea de encontrar al exdirector pero ahora ha vuelto y esta dispuesto a recuperar su lugar. Ahora que tienen la victoria casi asegurada.

- ¿Y eso a mi de que me sirve?-Recordó Harry el porque estaba en ese lugar.- tu me trajiste aquí…

Pero las puertas se abrieron al mismo tiempo y entrando por ellas el Profesor Snape con su aura orgullosa y amenazadora. Severus le miro y Harry se sintió herido al recibir una mirada envenenada de su parte.

Pero fue una mirada fugaz pues Severus empezó a avanzar apresuradamente al igual que el Ex-Director Black seguido de Sirius a pocos pasos detrás de él. Ambos adustos hombres se encontraron al centro de la sala y Severus se arrodillo ante el mayor.




Llegue al salón de usos múltiples después de asegurarme de dar varios rodeos innecesarios en caso que alguien me siguiera antes de dirigirme a mi destino. No puedo imaginar de todo lo que perderemos en caso que nos descubran o fallemos aunque sea en lo mas mínimo. Abrí las dos puertas del salón y estas se cerraron a mi paso. Recorrí rápidamente el salón comprobando que no faltara nadie y al final del salón divise a la engreída hija del maricon del rector sentada demasiado cerca de mi Harry. Contuve mis ganas de apartarla por los cabellos lejos de mi ojiverde pero ahora tenía cosas más importantes que hacer.

Me reuní con el mayor director que habia tenido Cambridge en toda su historia. El gran Phineas Nigellus Black. Aquel hombre que durante su época de estudiante le concedió el Primer Premio Ingles de la historia y mas tarde el Intercambio. Me arrodille ante el cuando nos juntamos y espere pacientemente su palabra.

-Joven Snape. No esperaba que tu fueras aquel en quien mi sin valor yerno le encomendara tal difícil tarea. –Hablo mayor con aire ligeramente divertido.- después de todo tal vez mi adorada Desireé tenga razón y no seas tan incompetente después de todo. Pero sijes siendo indigno de adoptar el apellido Black. Dime que tienes que reportarme Severus.

-Lord Black, antes que nada quiero que sepa que me llena de gozo volver a verle.-dijo Severus con voz monótona y sacaba dos pequeños artículos de su bolsillo.- he cumplido con mi cometido de traer ante usted el chip que me dio su pulgoso yerno. con toda la información que me fue posible robar de la computadora de Dumbledore y además le he traído ante usted el Token del anciano, con esto podrá acceder a toda su información bancaria.

-Vaya, tan eficiente como siempre, Joven Snape.- un ligero deje de asombro se asomo por la mirada de Lord Black.- pero fue un tanto osado lo de robar su acceso a sus cuentas. Corres un grave riesgo que te descubra y nos pondrías en peligro a todos.

- Albus Dumbledore es tan egocéntrico que no cayo en que mi espontanea muestra de afecto seria su perdición. Le aseguro que no me será difícil eliminar de mi persona toda sospecha. Y siempre tendré un par de chivos expiatorios para ello.-dijo Severus sonriendo.- además ahora cuento con todo el apoyo de Dumbledore después de que acepte su propuesta de matrimonio con su nieta. Todo va tal y como estaba previsto, mi señor.

-Tan astuto como siempre, Joven Snape. –Hablo el hombre enarcando una ceja.- pero aun no nos has dado tu precio. Al igual que yo, no eres un hombre generoso ni haga las cosas solo por seguir un ideal. Eres más inteligente que eso así que dime que buscas. Pero con todo esto que has presentado esta noche, ten por seguro que cuando triunfemos no solo estarás a mi lado en esta nueva etapa para Cambridge, sino que aquello que en este momento me pidas se te concederá.

-Me halaga escuchar tan generosos cumplidos hacia su insignificante servidor. –hablo Severus con voz tranquila.- y es un gran honor ser considerado para continuar sirviéndole bajo su mando. Pero tiene usted razón, la generosidad nunca ha formado parte de mis virtudes. Mi petición es de protección, no para mí, sino para el joven que esta sentado justamente a mis espaldas. Al fondo de la sala junto a la señorita Weasley. Usted seguramente ya le estará al tanto que es el Famoso Premio Ingles.

Phineas miro discretamente en la dirección que Severus le habia mandado.- tu petición es muy curiosa, joven Snape. Totalmente inesperada de tu parte. Pero supongo que tendrás tus razones para pedírmelo pero esta bien. Solamente infórmame que clase de protección necesitara el muchacho. Desde mi parecer se ve muy insignificante como para que alguien desee dañarle.

-Me temo que el joven esta en riesgo de ser victima de una calumnia en contra de su honor, su señoría. Una tan grande que podría poner en riesgo su beca e incluso su intercambio a Francia.-baje la cabeza rogando que el hombre accediera.

-Y supongo que tú eres la causa directa de la misma. –Me lanzo Phineas directamente provocando un leve calor en mis mejillas.- Me sorprende esa muestra tan desinteresada de tu parte hacia tu amante. Aunque no esperaba que esos fueran tus gustos. Pero no es de mi incumbencia a quien metes en tu cama, y te aseguro que el chico estará a salvo. Ahora vete, mientras nosotros nos encargaremos de todo lo demás. Sirius se encargara de convocarte cuando seas necesario.

-Se lo agradezco, Lord Black.- dije esperando a que el hombre me diera la espalda para levantarme. El mayor le dio ambos artículos a sirius y salió de la sala seguido por su cumulo de seguidores.




Harry sintió un escalofrió recorrer su espalda cuando el señor Black le miro momentáneamente mientras hablaba con Severus. Después que terminaron de hablar el mayor salió del salón por una puerta trasera, seguido por casi todos sus seguidores, excepto Severus y sirius. Que se encontraban conversando en voz baja. Lo que fuera que estuvieran hablando causaba una ligera risa a sirius mientras Severus le contestaba enojado.

-Y en fin, Ginny. ¿Qué se supone que me mostrarías?-añadió Harry enojado.

-¿eh? ¡Ah es cierto! Ven vamos con mi papá para que te enseñe. Tal vez podamos alcanzarlo aun.- le empezó a jalonear la pelirroja.

-¡No! ¡Deja de hacerme perder el tiempo!-se resisto el ojiverde ante las ordenes de la pelirroja.- ¡Yo me largo!

Debía ser por culpa de Ginny todo esto. De eso estaba seguro. Ella era tan petulante, caprichosa, egoísta, chismosa, inconsciente, engreída. Por su culpa todo estaba arruinado. Y con lágrimas en los ojos aseguro que dentro de poco le quitarían la beca.

-Creo que el Señor Potter no desea acompañarla, Señorita Weasley.- dijo Snape apartándola de Harry y pegando al ojiverde a su pecho.
-Yo… -le dirigió una mirada a Harry siendo abrazado por el profesor, retrocedió al ver las lagrimas del ojiverde.- Lo lamento… si me disculpan me retiro.

Harry no se movió más que para acercarse aun más, al sentir el abrazo de su maestro. Apretando su nariz contra su pecho para embriagarse con su olor a lavanda y cedro. Se sentía seguro dentro de esos fuertes brazos, como si nada pudiera lastimarlo. Ninguno de ellos hablo disfrutando la cercanía del otro y sintiendo como si nada mas les faltara para estar completos.

-Oye Severus, tengo hambre. ¿Vamos por unas hamburguesas?-grito sirius arruinando el momento.

-Tan refinado como siempre, perro…-le respondio Severus soltando a Harry.

-Mmm…-Harry se negó a soltarse de la solapa de Severus intentando buscar alguna excusa para no apartarse de su lado. El mago…Su significado al salir así es que hay que confiar en el instinto y seguirlo. No se debe desperdiciar inútilmente el tiempo. No sabia porque pero recordó el consejo de su tía y simplemente escupió lo primero que se le ocurrió.-Yo… ¿podrían darme un aventón a mi casa?

-¿eh? ¡Claro! Pero es mejor si te nos unes. –añadió sirius sonriente dándole un ligero codazo a Severus.- ¿verdad, Snape?

-Cállate, black.- respondio Severus. Era curiosa la habilidad de Severus de hacer sonar tu nombre como si fuera el peor de los insultos. Pero aun así cogió de la mano a Harry hasta su coche y lo subió al asiento del copiloto. A penas dándole tiempo a sirius para terminar de subirse antes de arrancar a fondo.

Por todo el trayecto a casa de Harry, Severus permaneció en silencio. Sirius cortaba el pesado ambiente con sus anécdotas de sus tiempos de estudiante. Y Harry por pura cortesía contestaba monosílabos, pendiente de la evidente molestia de Severus. El camino se le hizo demasiado corto pues en menos de un suspiro ya estaban en la puerta de su casa.

-Hemos llegado, Potter.-gruño Severus al detener el coche apoyando un brazo en la ventana sin mirarle.

-¿Seguro que no quieres venir con nosotros? Conozco un lugar buenísimo donde hacen unas hamburguesas deliciosas.-dijo sirius animándole.- ¡Y también hay tacos! ¡¿Alguna vez los has probado?!

-Yo… este…-Harry no sabia que hacer. No sabia las intenciones del señor sirius pero para él era doloroso ver a Severus con alguien mas que no fuera el.- Ammm…

La emperatriz… tendrás fortuna si evitas las indecisiones y la pereza. Recordó nuevamente el ojiverde. Y sin pedir permiso ni pensar en nada más cogió al conductor por el cuello de su camisa. Y le beso. Adhiriendo sus labios contra aquellos tan ansiados. Le beso como si realmente no hubiera un mañana. Su corazón salto gozoso cuando a los pocos segundos el hombre también le correspondía y de demandaba por mas. Jalándole el cabello para forzarle a acercarse más y Harry gimió extasiado cuando le araño el cuero cabelludo.

-Ejem… ¿hola? ¿Alguien recuerda que teníamos hambre?-Dijo sirius aclarándose la garganta y picando el hombro de Severus. Distrayéndolo de su tarea de disfrutar a Harry.- digo, no me molesta el espectáculo. Pero tengo hambre. De comida.

Antes que siguiera hablando, Severus se bajo y lo saco del coche a patadas sin hacer caso a las quejas, insultos y reclamos del hombre.

-¡¿Qué te pasa, Snivellus idiota?!-grito Sirius.- ¡espera animal! ¡Olvide mi cartera en el coche! ¡Déjame aunque sea buscarla!

-Te prohíbo que vuelvas a llamarme de esa manera. Pulgoso.-dijo Snape arrojándole la suya en el rostro.

-¡¿y mis tacos?!-hasta que sirius cayo en cuenta de algo.- ¡Cómo demonios me voy a regresar!

-Espero que confíes en tus habilidades de orientación.-añadió Severus sonriente.- Porque las vas a necesitar.

-Lo lamento, Señor Black, pero creo que será en otra ocasión. Pero gracias…-se apresuró a decir Harry.

Y sin decirle mas, Severus arranco a toda velocidad dejándole en las puertas de los Siete Velos.

-¡TU MALDITA CARTERA ESTA VACIA, CABRON!- se alcanzó a escuchar por toda la calle mientras ellos giraban en la esquina.

Severus reía a carcajada suelta mientras salían de la colonia de Harry. Y el ojiverde le miraba sorprendido.
-¡JAJAJAJAJA! Estúpido black. –reía Severus.

-Te pasaste… debemos regresar-comento Harry sorprendido por esta nueva cara de Snape.- el ultimo autobús ya paso ¿ahora como le hará para volver?

-confía un poco mas en el perro. Además me la debía por chantajearme para que participara en su jueguecito en con los de la Hermandad del Fénix.- dijo Severus abrazándolo por los hombros y mirándole a los ojos.- además tu y yo tenemos que hablar.

Harry sintió un escalofrió cuando su profesor cambio sus manos a su cintura. E impulsivamente se apartó de él recordando lo pasado en Azkaban. Severus freno inmediatamente cuando vio el terror reflejado en los ojos verdes de Harry.

-Harry… por favor escucha.- dijo Severus titubeando y tomando una distancia prudente. Respiro hondo para tranquilizarse.- Demonios… tengo tanto que quiero decirte pero no se por donde debería empezar. Te pido que por favor escuches todo lo que tengo que decirte. Si después decides que te deje en tu casa, juro que te regresare a ella, sano y salvo.

-Yo jamás volveré a lastimarte… sé que no tengo derecho de pedirte perdón por lo que te hice. Eso tu lo decidirás cuando termine. Aun me arrepiento y tengo ganas de golpearme a mi mismo cuando recuerdo lo que paso. Fue salvaje, inhumano y demasiado cruel todo lo que te hice y dije esa vez.-Severus le miro arrepentido desde su asiento.- Pero te juro por lo más sagrado que tuve una buena razón. En ese momento no habia otra opción si deseaba mantenerte a salvo.

-¿De que estas hablando?-dijo Harry acercándose hacia Severus.

-El director Dumbledore recibió unas fotos… Longbottom le mando fotos de nosotros en la torre… y si queríamos evitar un escandalo que te costara la beca y el intercambio a Francia. Lo nuestro para él es sucio, antinatural y asqueroso desde su punto de vista. Yo…debía terminar mi relación contigo. Creí que te mantendrá a salvo. Pero uso eso como su arma. No me quedo mas opción que rendirme ante el. Cumplir todas sus órdenes cómo vengo haciéndolo fielmente desde entonces. Todo para evitar que se ensañara contigo. Entregándome completamente por tu felicidad.

Severus le abrazo fuertemente y Harry correspondió sin miedo.- Todo ha sido una completa mierda desde que no estas conmigo. Me la he pasado siendo el juguete de todos. De Dumbledore, la hermandad, Black incluso de Malfoy. Pero todo eso lo recibiría gustoso con tal de saber que es por tu bien.

-¡¿Como que de Malfoy?!- grito Harry.

-Amor, sé que será difícil de creer… pero te aseguro que no te miento…- Severus intento calmarle.- yo sé que no tiene ninguna base científica ni lógica… y si te sirve en mi defensa te puedo asegurar que no pude evitarlo…

-¡¿TE ESTAS ACOSTANDO CON ESE PUTO SUCUBO?!-bramo Harry sorprendiendo a Severus.

-¿cómo lo sabes?...-dijo Severus sorprendido.

¡Y UN PINCHE CARAJO CON QUE NO PUDE EVITARLO!-le golpeo Harry en el pecho.- ¡SÓLO PIENSAS EN SEXO, ESE ES TU PINCHE PROBLEMA! ¡CÓMO DEMONIOS CREES QUE YO SI PUDE LIBRARME DEL INCUBO QUE ME MOLESTABA!

Mientras Harry seguía insultando hasta las pestañas del ojinegro, Severus cogió una de las manos de Harry y le hizo golpearle en la cara con todas las fuerzas que fue capaz.

-¡SEVERUS! ¿Qué te pasa?-dijo Harry asustado y preocupado por como la sangre empezaba a correr por la nariz de su amado, manchando su camisa.- ¿estas bien?

-Primero que nada, por favor, te pediré que si te molestas por algo que diga. Golpéame. Golpéame con todas tus fuerzas hasta casarte pero déjame terminar. Te lo imploro.- dijo Severus cogiendo su nariz entre sus dedos y componiéndola con un doloroso chasquido.- Si acepte a Draco fue porque esperaba la muerte sino estabas a mi lado. ¿Cómo esperarías que ansiara vivir sabiéndome utilizado por todos y consiente de todo el dolor que te cause? Pero soy un hombre afortunado. Porque a pesar de todo, tú me amas.

-No te creas tan importante…-dijo Harry avergonzado.- aun no te perdono por lo de Azkaban.

-Sé que me amas. No lo merezco ni se cómo aun puedes amarme, pero lo haces. Tu preocupación me lo demuestra.-añadió Severus acercándose a su rostro.- No te pido tu perdón. Eso tu eres quien decidirá si me lo concedes. Sólo te pido que me ames. Ámame más incluso de lo que me amo a mi mismo, para que no vaya con el rubio a buscar mi muerte. Ni tampoco para que busque inútilmente tu sabor en otros labios. Si vas a condenarme a eso te pido que termines de una vez conmigo.

Harry conmovido hasta las lagrimas, le beso. A diferencia de otras veces fue Harry el que se aferraba a Severus con toda su alma. Harry esta vez fue el que le devoraba los labios secos de tanto hablar y bebía de su lengua como si fuera el más delicioso manantial. Ya estaba harto de todos los que deseaban separarlos. Draco, neville, Dumbledore…y todos los que le faltaran. El necesitaba una cosa para ser feliz. El amor de su maestro.

Se separaron unos minutos después por falta de oxigeno. Y Harry inflo el pecho orgulloso por las más mejillas sonrojadas del pálido hombre. Se siguieron besando hasta que ambos batallaban por recuperar el aliento. Pero sin quedar saciados de los labios del otro.

-Te amo.-susurro Severus besando sus mejillas.- si me uní a la hermandad fue para derrocar a Dumbledore para que no corrieras mas peligros. Si cobre venganza con Longbottom fue porque la furia no me dejo pensar con claridad. Si estuve a punto de entregarme a Draco fue porque deseaba la muerte antes que vivir sin estar a tu lado. Si aun sigo aquí, es porque de alguna retorcida y afortunada manera tú me amas. ¿Verdad?

-te amo…-dijo Harry volviendo a juntar sus labios con su amado.- pero tengo miedo aun. Tenía tanto miedo que lo que dijiste fuera verdad. Que tendría que soportar ver a todos mis compañeros desfilar por tu cama. ¿Cómo sé que mañana no me pedirás que me aleje de nuevo? no quiero compartirte mas. No quiero que vuelvas a tocar a Draco. Ni que nadie que no sea yo vuelva a tocarte.

-Lo lamento. Juro que no quería lastimarte. Pero cuando te creí en peligro supe que tenia que hacer algo. Aunque no fuera correcto. Yo tampoco deseo compartirte. Ni volveré a permitir que alguien más te ponga en riesgo. Aun si tengo que entregar mi propia alma en el proceso.-dijo Severus arrancando el coche hacia la ciudad.

A los pocos minutos ambos llegaron hasta un complejo departamental a las afueras de Cambridge. Pero a Harry no le importo lo bello del edificio, ni las elegantes instalaciones, los hermosos muebles de su departamento. Estaba demasiado entretenido en el sabor de los labios de Severus devorando su boca, y en sentir sus manos sobre su piel mientras lo cargaba tocándole hasta el alma por encima de la ropa.
Cuando Severus se poso sobre su cuerpo, Harry al principio se tenso, recordando su anterior encuentro. Pero al parecer el ojinegro lo noto pues le levanto hasta colocarlo encima de su pecho. Quedando Harry arriba y Severus le abrazaba diciéndole cuanto lo amaba. Mientras recorría su espalda con las manos dándole suaves masajes y tiernos besos en la frente.

Hasta que Harry no empezó a reaccionar, demandando mas, Severus no se movió de su lado ni intento apresurar al chico. Fue cuando Harry gimió demandando mas contacto que puso manos a la obra. Harry volviendo a estar debajo, no se preocupo por el calor de las suaves sabanas contra su ropa ni en el fría brisa que entraba en contacto con su piel al ser desnudado por las manos expertas que le apartaban cada pieza de tela con cuidado y lentitud como si fuera a quebrarse. Severus acariciaba con maestría cada parte de su piel, explorándola con todos los sentidos como si quesera memorizarlos.

Primero le saco la camisa, delineando su clavícula con la lengua, recorriendo con besos húmedos todo su cuello hasta detrás de las orejas. Las cuales devoro con ansias, lamiendo su interior y mordiendo delicadamente los sensibles lóbulos.

Harry suspiro al sentir las manos de Severus acariciando su pecho. Recorriendo cada pliegue con delicadeza y gimió cuando sintió la boca de su amado succionando sus pezones como si fuera un niño. Le embriagaba escuchar la profunda voz alabando la delicadeza de su piel y cuanto le amaba.

Harry estaba perdido en gozo cuando sintió las manos de Severus acariciar sus manos, explorando con calma cada rincón de los mismos. Severus se encargo de masajear con cuidado sus brazos y termino chupando sus dedos uno a uno de manera impúdica.


Llenando su vientre de besos y algunas caricias que le produjeron cosquillas a Harry, subiendo la intensidad conforme aumentaban los ruegos del chico, el ojinegro deleito a su amado devorando su ombligo siempre pendiente de cualquier reacción del chico que le indicara cualquier incomodidad.

Llevo sus manos con cuidado y lentitud hasta sus nalgas, amasando con delicadeza los redondeados y firmes cachetes. Recorriéndolos con la punta de sus dedos delicadamente como lo habia hecho con el resto de su cuerpo. Cualquier otra noche podría descargar sus deseos, pero no esta noche esta noche le haría el amor a Harry. Poso una de sus manos sobre el falo despierto de Harry y lo empezó a masajear con cuidado.

Descubrió divertido como Harry parecía reaccionar más y mas desesperado al contacto con su aliento cerca de su sensible miembro. Sin hacerse del rogar Severus empezó a lamer la rosada punta conforme se encargaba de masajear el pene de Harry hasta conducirlo a la locura.

Cuando lo sintió a punto de terminar loco de placer y gimiendo entre sus sabanas, Severus le apretó con un poco de fuerza la base de su miembro. –perdona amor, pero aun falta poco para el plato principal. – le volteo con delicadeza y sin esperar mas empezó a lamer con ansias la suave y rosada entrada de su chico.

-Aaah…-gimió Harry mientras Severus se encargaba de lamer y mordisquear la suave piel de su culo. Adentrando tanto como le fue posible la lengua en su interior. Dejando al sollozante Harry convertido en una masa moldeable a sus deseos. Se sintió lleno de orgullo cuando al levantar la vista, observo como Harry se aferraba fuertemente a una de sus almohadas como si esta fuera a salvarle de no caer en la locura.

Nuevamente Severus le giro para posarse sobre su amado. Besando los sensibles e hinchados labios, mientras sus dedos previamente lubricados con los jugos de su pequeño se encaban de entrar uno a uno dentro de Harry.

Harry se perdió en el éxtasis al sentir sus dedos jugando en su interior y golpeando certeramente ese punto que jamás creyó sentir. Era como si todo su cuerpo se centrara en ese lugar que Severus golpeaba una y otra vez. Con el coro de los gemidos placenteros de Harry musicalizando el cuarto entero, Severus se cómodo para entrar dentro de él.

-ahora es el momento en que podrás pararme si es lo que deseas.-susurro Severus acariciando las suaves piernas de su amante.

-No te atrevas… a dejarme así…- susurro Harry sin aire cuando fue callado por un beso que le dio Severus mientras entraba de una estocada a la estrecha abertura.

Severus se sentía en la gloria. La sensación de sus dedos no era comparable con la que ahora tenía su polla, siendo asfixiada dolorosamente por el ojiverde. Y se quedo quieto esperando por la más mínima señal que le diera para poder avanzar.

Esperando pacientemente se encargo de llenar el rostro de Harry de besos y caricias. Aguanto sin quejas el dolor de las uñas de su amante enterrándose en su piel. Susurrar palabras de amor que jamás hubiera compartido con nadie. Se encargo de beber con ansias las lágrimas que fluían por sus bellos ojos y rogaba su perdón por el dolor que seguramente sentía. Y le imploraba que esperara. Las cosas dentro de poco iban a cambiar.

Fue cuando Harry empezó un suave movimiento de caderas cuando Severus empezó a moverse. Marcando un ritmo lento pero profundo, tocando en cada embestida ese punto que conducía hasta la locura al amor de su vida. Obedeciendo cada orden de mas rápido, fuerte o duro del chico. Entregándose en cuerpo y alma a obedecerle con tal de escuchar sus gemidos, sus manos abrazándole contra su piel y los besos erráticos que ambos eran capaces de dar.

Ciego de placer ambos terminaron juntos. En una explosión que le dejo ciego, sordo y mudo por un instante. Sólo consiente del calor de Harry contra su piel mientras se descargaba en su delicioso interior.

Harry peleaba por respirar cuando sintió el clímax a manos de Severus. Derramo todo su semen sobre su amado y lo abrazo con tantas fuerzas como le fue posible reunir cuando este se desfalleció sobre el. Ambos se sentían en el paraíso en los brazos del otro.

Un poco recuperado, Harry abrió los ojos y se encontró con sus amados ojos negros viéndolo embelesado. Como si se tratara de una obra de arte o el último atardecer de su vida. Ninguna tenia que decir nada, ambos se expresaban su amor por medio de los tiernos besos que aun podían darse.

Un sollozo extraño lleno la habitación. Y ambos se giraron hacia donde venia alarmados. Era Draco. El malicioso y cruel Draco. En su forma mas hermosa viéndolos con una tristeza inmensa. Les miraba desde un rincón en el cuarto con los ojos amarillos desbordantes de lágrimas.

-¿Por qué? ¿Por qué tienes que escogerle?- dijo entre lagrimas el rubio y usando todo su encanto demoniaco.- ¿Por qué no te entregaste a mi? ¡Si él no te ama! ¡Apártate de él y ven conmigo!

-lo lamento, Draco. Y aunque así fuere, te advertí que mi alma tiene mucho que no me pertenece.-dijo Severus cubriendo la desnudez de Harry.

-Él no te merece.-Draco se acercó y le cogió del brazo. A pesar de ser un demonio, parecía un ángel que sufría injustamente.- ¡Él no te ama como yo lo hago! ¡Va a dejarte a la menor oportunidad otra vez y estarás solo! ¡Pero puedes venir conmigo! ¡Elígeme y no volverás a sufrir!

-¡Yo le amo!-grito Harry tomándole por el pecho y jalándolo hacia él.

Ambos chicos siguieron peleando y tironeando a Severus, quien no se movía de lado de Harry. Pero para horror de Harry, este se paro de la cama sin importarle su desnudez con Draco sonriente y llorando por su victoria.

-escúchame, Draco.- Severus tomo a Draco de la mano. Lo jalo hacia él y le apretó fuertemente entre sus brazos.- te agradezco toda tu ayuda. Te agradezco tu dedicación. E incluso te agradezco tu amor. Pero Harry me corresponde y yo le amo. Así que regresa a donde viniste. Después de Harry, a mis ojos eres la criatura más hermosa que he visto. No desperdicies tu tiempo en un mortal que no te merece. Regresa y por favor no me busques más.

Termino soltándole mientras el rubio se desvanecía lentamente, arrodillado y llorando su dolor. Cuando casi no quedaba más que parte de su torso, Severus le susurro algo en el oído y sonriente le dio un último beso en la frente. El corazón de Harry se contrajo por esa imagen tan hermosa, pero al mismo tiempo tan triste. Pero incluso el comenzó a llorar cuando Draco miro a Severus con una sonrisa y le dijo te amo. Por última vez.




Pasaron unas pocas semanas después de la auditoria y juicio de Albus Dumbledore. En el que se le encontró culpable por los cargos de desviación de recursos estudiantiles, fraude y abuso de autoridad. Se instauro nuevamente en el poder al señor Phineas Black como director de medicina y líder del wizengamot. Y juro respetar la relación de Severus con Harry. Jurando que si alguien se metía entre ellos se tendría que enfrentar contra el.

Dumbledore se fue deshonrado y siendo obligado a renunciar a sus cargos de poder. Le exiliaron y sin un centavo en su poder por el embargo en que le arrebataron todo. Incluso su nieta luna paso a manos de su sobrino sirius y su esposa Desireé. Sus seguidores le abandonaron con tal de salvar sus pellejos y bien, sino conservar sus puestos al menos conservar parte de sus fortunas. Con todo lo recaudado crearon becas para los estudiantes que merecieran un lugar en Cambridge y no tuvieran los recursos para lograrlo.

Mientras que aquellos estudiantes que habían logrado su lugar comprándolo o bajo las influencias de sus padres fueron purgados en casi su totalidad. Solo quedando aquellos que realmente valieran la pena o se comprometieran a darse a valer en su totalidad.

Pese a que Harry perdió su oportunidad para ser escogido como ayudante de Severus en su experimento con Hiperforina, pues el hombre escogió a Hermione y Blaise para el proyecto, al ser aquellos que entregaron los mejores ensayos en tiempo y regla. Pero Severus se encargo de reconfortar a su chiquillo cada noche. El experimento al resulto ser todo un éxito. Y tal y como lo habia jurado Severus, termino con menos de la mitad de alumnos en cada una de sus materias. Pues sólo pocos demostraron su valía y otros menos aun tuvieron el valor de enfrentarse a los exámenes del ojinegro. Era una lastima, porque le empezaba a agarrar gusto a la docencia. O al menos a poder desquitar sus frustraciones que le causaba su travieso amante con alumnos inocentes.

-Creo que ya es todo lo que necesitas, Harry querido.- dijo tía Sybil empacando la ultima maleta que le quedaba a Harry dentro del maletero del carro.

-Voy a revisar si no se quedo nada adentro.- dijo Severus mientras regresaba a la casa.

Al quedarse a solas con su sobrino, la mujer saco su juego de cartas desgastadas y empezó a barajarlas.-bueno creo que nos queda un poco de tiempo antes que regrese tu novio, querido. ¿Qué tal una tirada para saber tu suerte en Francia?

El ojinegro no respondio nada, le arrebato a su tía las cartas de las manos y las desperdigo por todos lados. No quería volver a saber nada de cartas ni tarot ni demonios ni nada por el estilo.- ¡NI LOCO!- y cogiendo a su amado del brazo se llevo a Severus al coche. Gritándole que arrancara ahora mismo que perderían el vuelo.

Porque si, Severus renuncio a su puesto en Cambridge y en Wizengamot con tal de seguir a su adorado Harry hasta Francia, España, México, Timbuktu o hasta donde fuera. Siempre y cuando fuera con el. Después de todo la vida ahora era bella, sólo les faltaba vivirla.




[b][u]


Capitulo 11
http://lamazmorradelsnarry.activoforo.com/t4456-deberiamos-pasar-al-plato-principal-capitulo-11-quieres-saber-algo-divertido

INICO
http://lamazmorradelsnarry.activoforo.com/t4396-deberiamos-pasar-al-plato-principal-capitulo-1-intruso
Volver arriba Ir abajo
http://www.slasheaven.com/viewuser.php?uid=32569
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1484
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100430
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: ¿Deberiamos pasar al plato principal? Capitulo 12. FINAL. Recuerda que la vida es bella.   Vie Mar 25, 2016 4:10 pm

Hahahaahah por poco sev caí en la trampa de la tía sybil.. XD hahahahah vueno al menos todo se soluciono ^^
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
 
¿Deberiamos pasar al plato principal? Capitulo 12. FINAL. Recuerda que la vida es bella.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de PlatinumAlchemist-
Cambiar a: