La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Buscando una reconciliación. Respuesto al reto: Una frase navideña (one-shot)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Majo-san
Vencedor de Voldemort
Vencedor de Voldemort
avatar

Juego del verano 2 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Reto Navidad 2015 FanArt Reto Fanart DIS 2015 Reto one shot DIS 2015 Reto navideño de fanarts D.I.S. 2014
Femenino Cantidad de envíos : 3106
Fecha de nacimiento : 21/01/1986
Edad : 31
Localización : chilena
Galeones Snarry : 93359
Fecha de inscripción : 22/06/2009

MensajeTema: Buscando una reconciliación. Respuesto al reto: Una frase navideña (one-shot)   Jue Dic 15, 2011 6:34 pm

Buscando la reconciliación


Resumen: Matías está empeñado en que sus padres hablen. Sabe que ambos tienen cosas que decirse y sabe que en navidad, los milagros se dan.
Respuesta al 1º reto de la mazmorra: Una frase navideña
Géneros: Drama, Romance.
Clasificación: PR-13
Advertencias: AU=Universos Alternos, Mpreg=Embarazo Masculino.

 flower  flower  flower  flower  flower 

Matías estaba tan acostumbrado a todo esto que ya, de verdad, no quería ni siquiera estar presente. Él sabía que sus padres eran un par de idiotas, los amaba, pero eran un par de estúpidos. Vamos, era el hijo de dos famosos y prestigiosos magos; Severus Snape, pocionista destacado del ministerio de magia, encargado de toda el área de interrogatorio, y Harry Potter, quien era el jefe de Auror más admirable de los últimos tiempos. Además, tenía la edad suficiente como para entender absolutamente todo lo que pasaba a su alrededor. Ya iba en su tercer año en Hogwarts y estaba cerca de su cumpleaños numero catorce. Era el mayor de cuatro hermanos, el único hombre, cabe mencionar, y era el chico más inteligente de su generación. Con todo eso, no podía entender cómo dos personas que se aman pueden arrojar un matrimonio de dieciséis años a la basura por una estúpida pelea, que tenía todas las luces de ser una mala indiscreción por parte de su tía Hermione, algo que nunca se imaginó que podría pasar, pero bueno, él no estaba en la posición de juzgar a los demás.
El asunto aquí es que sus padres ya no estaba juntos, desde hace un poco menos de un año. En realidad se enfadaron el día del cumpleaños de su padre, cuando su tía llegó con un regalo para Severus que no llegó con muy buenos deseos, de hecho, estaba muy molesta cuando se lo entregó. Resultó que el famoso regalo era una fotografía de su padre con un chico de dudosa edad, al cual tenía fuertemente abrazado por la cintura. Harry había estallado en furia y todo había estallado. Había notado que sus padres habían estado discutiendo desde hace unos cuantos meses. No días, como cualquiera imaginaría. Y al parecer este supuesto engaño por parte de su padre, fue la gota que derramó el vaso. Harry había insultado a Severus hasta el cansancio y Severus no hizo nada por defenderse, mucho menos por el avanzado estado de embarazo que Harry traía a cuesta. Su hermana menor, Katherina, había nacido hacía siete meses, mientras sus padres estaban en la peor parte de su separación. El mal intencionado divorcio, que hasta el día de hoy no salía.
Ahora el asunto es que estaban a unos días de Navidad y él estaba más que dispuesto a que sus padres arreglaran las cosas, mucho más, después de haber decidido ir a hablar con su padre. Cosa que lógicamente su papá no sabía. Creía que las cosas tenían que arreglarse de una vez por todas, porque estaba seguro que sus padres se amaban, aún a pesar de las discusiones y todo eso. Obviamente tendría que mover sus hilos para que las cosas salieran bien.
-¿Estas listo, Matías? -le preguntó Harry desde la puerta de la habitación.
-Ya estoy -dijo abriendo la puerta y mostrándole su atuendo a su papá- ¿Qué tal me queda? -dijo dando una vuelta sobre su eje, modelando su nueva tenida.
-Te queda bien -dijo arrugando el entrecejo- ¿De donde sacaste esa ropa, hijo?
-Bien -dijo un tanto incomodo-. No quiero que te molestes conmigo…
-Matías…
-Mi padre me lo regaló.
La faz de Harry se transformó de un momento al otro ante la mención de su ex-esposo.
-¿Cuándo lo viste? -le preguntó cruzándose de brazos.
-Hace unas semanas -dijo con resignación, era mejor que empezara a “ablandar” el camino-. Además le dije que viniera a la cena de Navidad.
Harry abrió la boca sin poder creer lo que su hijo mayor había dicho.
-¿Por qué hiciste algo así, Matías? -le dijo empezando a molestarse- ¿No sabes que no quiero ver a tu padre? Quería pasar una fiesta en paz con mis hijos.
-Y mis hermanas y yo una en paz con nuestros padres, con los dos -dijo tomando la misma actitud-. Sé que estas muy molesto con él, pero ni siquiera has querido escucharlo.
-Él ya no significa nada para mí -mintió con descaro.
-Por favor, papá -dijo con un bufido-, ¿No te parece raro que no haya rebatido tus palabras cuando tía Hermione te trajo las fotos?
-No tenía nada que rebatir.
-¿Ni siquiera explicar por qué lo hizo? Porque de verdad no creo que lo haya hecho.
-¿Ya te convenció con sus palabras?
-No me quiso decir nada. Dijo que eso era cosa de adultos, que no tenía por qué preocuparme…
Harry notó que bajaba la cabeza y luego negaba para levantarla y sonreírle. Con esa sonrisa tan parecida a la suya.
-Por favor, papá -dijo abrazándolo-, sé que es muy difícil para ti, pero escúchalo, por lo menos un par de minutos esta noche. Sería un regalo perfecto para mí y mis hermanas.
Harry abrazó a su bebé. Matías era capaz de convencerlo de cualquier manera. Estaba seguro que ese mismo poder lo heredaron Marie, su pequeña de diez años. Isabella, su ángel de seis años, y su bebita Katherine.
-Sólo hablaré con él por un par de minutos, Matías, y será antes de la cena, si las cosas están muy mal, le pediré a tu padre que se retire…
-No importa -dijo emocionado, al punto de besar la mejilla de su papá y luego salir corriendo de la habitación-. Mi padre debe estar por llegar.
Harry vio como su hijo desaparecía por las escaleras hasta la primera planta y por fin dejó salir el aire.
-¿Qué mentira me dirás ahora, Severus? -le preguntó a la nada- ¿De que manera me convencerás de que lo mejor es que estemos juntos eternamente?
Harry no había querido hablar con su ex-esposo, por que estaba seguro de que si Severus se lo pedía, volverían a estar juntos. Aún lo amaba, pero también le dolió tremendamente su engaño. Se maldijo por meses cuando sus hijas le pedían ver a su padre y él es mentía diciéndoles que estaba trabajando en el colegio de Matías. Prefería decirles eso a que su matrimonio estaba completamente roto. Por una foto estaba destruido.
Severus estaba parado en la entrada de la casa, no había querido entrar por la chimenea. Eso pondría a Harry sobre alerta y estaba tratando de hacer las cosas bien. Tenía mucho que explicar, mucho por lo que pedir perdón, pero nunca, nunca engañaría a Harry. Lo amaba, aún lo ama. Los niños y Harry son su vida. El destino lo puso en el camino de ese hermoso hombre que le había dado la dicha de compartir con él su vida, sus sueños y una infinidad de buenos recuerdos.
¿Por qué le engañaría con otro muchacho?
El mismo Harry sabía que había sido todo un reto para él, el estar con un chico que podría ser su hijo.
¿Por qué lo engañaría con uno que podría ser su nieto?
Bien, estaba exagerando, pero Harry era su mayor pecado, nunca cometería uno más, mucho menos si este amenazara la estabilidad de su familia.
-¡Papi!
El corazón de Severus se contrajo al sentir esas suaves vocecitas. Sintió sus ojos derretirse y terminó de avanzar los pocos pasos que le separaban de la entrada de la casa. Donde Marie e Isabella estiraban sus brazos para abrazarlo. Cuánto las había echado de menos.
-Mis niñas -dijo encerrando a ambas en un abrazo necesitado. Por parte de los tres.
-¿Ya no tienes que trabajar más, papito? -le preguntó Marie.
-Es mejor que entren -dijo Harry desde la entrada, interrumpiendo la pregunta de su hija, al notar la cara de confusión de Severus.
Severus. Tantos meses separados y aún lo notaba igual al día en que se declararon.
¿Por qué tenía que arruinar tantos años de amor por una calentura?
Severus vio a su esposo -por que para él aún estaban casados, bajo las leyes muggle y mágicas-, se dio cuenta de que se notaba tranquilo, lo que significaba que Matías había hablado con él. Estaba seguro que de no ser así, ahora estaría a varios metros a la distancia.
-¡Qué bueno que viniste, padre! -le dijo Matías en la entrada, luego de que Severus terminara de entrar y que Harry cerrara la puerta.
-Yo también me alegro. Estoy feliz de estar aquí -le dijo abrazándolo.
Harry veía como sus hijos volvían a sonreír, cosa que no pasaba hace meses. Desde que Severus se fue.
-¿Podemos hablar? -le preguntó Severus, sacándolo de sus recuerdos- Por favor.
-Bien -dijo dando la vuelta-. Matías, lleva a tus hermanas a la sala y no salgan de ahí -le dijo mirándolo reprobatoriamente-, te hablo en serio, hijo.
-Lo sé, papá -dijo rodando los ojos-, no saldremos de ahí -vio como su papá caminaba hacia el despacho-. Buena suerte, padre -le susurró antes de tomar de la mano a las niñas e ir salón, ya buscaría a Katherine luego.
-La necesitaré mucho, de hecho -dijo Severus, al quedarse solo.
Severus no dijo nada mientras caminaba, ni tampoco cuando llegaron al despacho, ni tampoco cuando Harry comenzó a caminar por el lugar, dando pisadas, furioso y frotándose las manos, mientras le reclamaba una y otra vez el que se hubiera confabulado con Matías en su contra. Tampoco dijo nada cuando Harry llegó a su lado y le dio una fuerte cachetada, diciéndole que por su culpa todo su mundo familiar se había ido a la mierda.
-¡¿No vas a decir nada?! -le preguntó al borde del colapsó.
-¿Serviría? -preguntó de verdad, evitando completamente la ironía.
-¡Claro que sí! -le dijo sosteniéndolo de la solapa- Dime por qué -le pidió apretando los dientes-. Dime lo que te motivó a engañarme.
-Nunca te engañé -dijo sosteniendo sus manos con tranquilidad, sabía que Harry trataría de apartar sus manos y por eso tenía que actuar rápido-. Si ya terminaste de decir todo lo que tenías para mí, es ahora mi turno para hablar.
-¿Y que vas a decir…?
-No me interrumpas, por que yo te escuché en silencio, y espero el mismo respeto de tu parte.
-Respeto -dijo mordaz- ¿Tuviste respeto al arruinar nuestra familia?
-¿Vas a seguir así? -le preguntó sosteniendo sus puños con más fuerza- Mira, Harry, no te engañé. La foto si es real, pero esta tomada completamente fuera de contexto…
-¿Fuera de contexto? -preguntó incrédulo- ¡Suéltame, mentiroso! -le dijo removiéndose-. Estabas abrazándolo.
-Nos chocamos, Harry -le dijo apretando los dientes-. Me choqué con el maldito muchacho. No por eso me lo lleve a la cama.
-No te creo…
-No te estoy pidiendo que me creas. Te estoy diciendo que me escuches, por que pareciera que al único que no quieres escuchar es a mí, aún tomando en cuenta que soy el único que esta involucrado.
-No quiero seguir escuchando mentiras, Snape -dijo soltándose finalmente-. Esta cena es una mala idea.
-Tú estas poniendo las cosas difíciles -dijo soltando el aire y dejándose caer elegantemente en el sillón. En su sillón-. Recuerdo que por esos años, cuando pasó lo de la foto, yo estaba de compras, simplemente una inocente compra. Isabella estaba en camino y fue ese día cuando fui por su medalla.
Harry le escuchaba en silencio, con los brazos cruzados, y recordando que todos sus hijos tenían las dichosas medallas que Severus mencionaba. Bien, todos menos Katherine, por que Severus aún no se la había dado, el hombre sólo vio a la bebé un día después de haber nacido, cuando Matías, aprovechando que él estaba sedado, llamó a su padre para decirle que su hija menor había nacido y que sería bueno que la conociera.
-Creo que cuando la señora Weasley -dijo refiriéndose obviamente a Hermione- te trajo la fotografía, estaba tratando de protegerte, pero me dolió mucho que creyeras en su palabra inmediatamente y no me dejaras explicarme. Simplemente fue más fácil para ti echarme de la casa, el día de mi cumpleaños, sin dejarme siquiera despedirme de mis hijos.
Harry seguía en silencio. Nunca se había puesto a pensar en todo eso. ¡Maldito sea! Severus siempre le hacía ver las cosas como eran, de una u otra manera.
-Luego de eso me fui a la casa que teníamos antes de que nos casáramos. ¿La recuerdas? ¿Esa que se encuentra en la rivera francesa?
Claro que Harry la recordaba. Habían vivido momentos maravillosos allí, pero no por eso dejó de mirarlo de manera amenazante.
-Pensé en todo lo que había pasado. Tú dejaste muchas cosas por nosotros, te dedicaste completamente a los niños y la casa. Tomaste un papel que por posición no te hubiera pertenecido si las cosas fueran de otra manera, pero nunca protestaste. Vi las cosas de otra manera y sentí que me llevé más que tu juventud al permanecer a tu lado y por eso no puse trabas en el momento del divorcio.
El divorcio. Para Harry aún era un tema complicado si se tomaba en cuenta que el asunto en si aún no salía.
-¿Pero sabes qué?, no quise seguir así -le dijo acercándose, adormeciendo con su voz a Harry, como siempre lo había hecho-, quiero seguir a tu lado y junto a nuestros hijos. Por que te amo. Por que sé que aún me amas, pese a todo lo que puede estar pasando por tu cabeza.
-Yo… yo no puedo…
-Lo sé también. No es como si te obligara a aceptarme de un momento al otro. Hemos pasado separados más de un año, pero quiero pedirte algo.
Harry no sabía que hacer. Su estomago se retorcía y no quería seguir escuchando.
-Severus, será mejor que…
-Empecemos desde cero -le dijo antes de que pudiera seguir hablando y acortó un poco más la distancia que los separaba-. Déjame volver a conquistarte. A llevarte a comer algunas noches a la semana. Volver a tener citas como hace años.
-Eso es ridículo -dijo negando con la cabeza-, no tenemos la edad…
-Querrás decir que yo no la tengo -dijo tratando de aligerar el ambiente, era la única manera de que Harry dejara de pensar-. Tienes menos de cuarenta años. Yo sí que estoy bastante mayor, pero no por eso dejo de pensar en ti cada día. De añorarte a mi lado. De rogarle a Merlín por que un día amanezcas nuevamente junto a mí.
-Sé que estoy pidiendo cosas fuera de cualquier lógica, pero lo merecemos, Harry. Nos hemos visto envueltos tantas veces en un millar de cosas que no nos corresponden, que lo mínimo que espero es que podamos tomar estas últimas decisiones sólo nosotros. Sin la intervención de terceros. Sin mentiras ni desconfianzas.
Harry lo miraba sin poder creer que Severus fuera el mismo hombre con el que se casó hace años. Este hombre era completamente diferente. Sin comparación alguna.
Severus esperaba pacientemente a que su esposo se decidiera, por eso lo siguió con la vista hasta que salió del despacho y lo vio regresar nuevamente sobre sus pasos.
-Ve por lo niños que aún te echan de menos -dijo sin mirarlo a la cara-, la cena estará lista dentro de unos minutos -luego de eso se fue.
Severus sonreía de lado. Eso era prácticamente un sí, gritado a todo pulmón.
La cena la pasaron entre las risas de las niñas y Severus que no apartaba la vista de ninguno de sus hijos, siempre pendiente de ellos en todo momento, y de Harry también, claramente, pero más que nadie de su pequeña Katherine que había llorado cuando la tomó en brazos, desconociendo inmediatamente los brazos de su padre. Harry había tratado de quitársela, pero él le dijo que se las arreglaría. Por eso estaba con ella sentada en su regazo, mientras comía el pedazo de pavo que Harry había servido en su plato, así como las ensaladas y la copa ancha de de vino tinto que reposaba junto a una copa de agua.
Eran cerca de las doce, los niños estaban impacientes y a Harry se le ocurrió salir a dar una vuelta para distraerlos y engañarlos con lo de Papá Noel. Matías iba feliz de la vida caminando delante de los esposos, tomando de la mano a sus hermanas menores, mientras que Harry llevaba en brazos a la bebita. Severus, viendo que la noche estaba algo más oscura, se acercó a Harry y lo abrazó contra su cuerpo.
-¿Qué… haces? -preguntó bajito, esperando que sus hijos no se voltearan y así no preguntaran por su evidente sonrojo.
-Sólo te abrazo.
-Pero…
-Es Navidad, Harry. Todo el mundo se abraza en navidad. No importa que sea de día, de noche, en casa o en la calle.
Harry se dio cuenta esa Navidad de dos cosas. La primera es que Severus Snape se ponía tremendamente meloso en las fiestas, cuando de tratar de reconquistarlo se trataba; y la segunda… es que ese hombre no tenía nada que reconquistar, sólo esperaría unos días para pedirle que volviera a casa. Que olvidaran todo. Que empezaran desde cero como se lo había propuesto, y por sobre todo, pasar esta y las demás navidades como corresponde. En familia.

Fin

 flower  flower  flower  flower  flower
 

Biblioteca de mis fic


Última edición por Majo-san el Lun Jul 14, 2014 12:05 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1484
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100163
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Buscando una reconciliación. Respuesto al reto: Una frase navideña (one-shot)   Vie Oct 05, 2012 6:12 pm

ahhh k tonto es harry aser caso a hermione....¬¬ deberia de confiar mas en sev..XD jajaja lo bueno k el baka de harry entendio k no puede vivir sin sev...n_n
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Majo-san
Vencedor de Voldemort
Vencedor de Voldemort
avatar

Juego del verano 2 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Reto Navidad 2015 FanArt Reto Fanart DIS 2015 Reto one shot DIS 2015 Reto navideño de fanarts D.I.S. 2014
Femenino Cantidad de envíos : 3106
Fecha de nacimiento : 21/01/1986
Edad : 31
Localización : chilena
Galeones Snarry : 93359
Fecha de inscripción : 22/06/2009

MensajeTema: Re: Buscando una reconciliación. Respuesto al reto: Una frase navideña (one-shot)   Vie Oct 05, 2012 8:41 pm

El engaño y los celos ciegan a cualquiera... XD
un beso
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Buscando una reconciliación. Respuesto al reto: Una frase navideña (one-shot)   

Volver arriba Ir abajo
 
Buscando una reconciliación. Respuesto al reto: Una frase navideña (one-shot)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Majo-san-
Cambiar a: