La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Enfermo de amor. Capítulo 1 *Aceptándose*

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212775
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Enfermo de amor. Capítulo 1 *Aceptándose*   Sáb Feb 28, 2009 3:34 pm


Aquí les traigo "Enfermo de amor"... una historia a la que le tengo un cariño sumamente especial. Y con un nuevo resumen!!!
love

Disclaimer: Ya saben, Harry, Sev, Dumbledore, Ron, Hermione, etc etc, son de Rowling... Angelito es mío, aunque lo odien jajaja

Resumen:
El amor desmedido puede ser la perdición de cualquier persona. Es tan peligroso no saber amar, como amar demasiado.

Harry creía conocerse bien, pero cuando va descubriendo sentimientos desconcertantes surgidos hacia su Profesor comprueba que hay mucho de sí mismo que no se imaginaba que podía hacer.

Alguien desconocido ha llegado, su nombre es Ángelo Abatelli, y comparte los mismos sentimientos que Harry por Snape, su amor es tan poderoso que es inevitable luchar por lo que desea.

Entre los dos habrá una inmensa rivalidad para ser el ganador, sin embargo, podría ser que obsesionarse por no perder puede hacerles olvidar que el amor también puede enfermarnos.


Categorías: Libros, Harry Potter
Personajes: Harry Potter, Original, Severus Snape
Géneros: Romance
Advertencias: Chan=Adulto/Menor, Mpreg=Embarazo Masculino
Series: Ninguno
Capítulos: 30
Completa: Palabras: 136575

Link a Slasheaven

************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************


Aceptándose



- ¡Es un imbécil! –gruñía Harry mientras se encaminaba furioso hacia las frías mazmorras, odiaba tener que pasar sus pocos momentos libres cumpliendo con un castigo que según él no merecía. -¡Lo odio, lo aborrezco!. –continuó vociferando para sí mismo hasta el momento que llegó frente al despacho del Profesor Snape.


Entre tanto, éste se encontraba sentado tras de su escritorio, había hecho a un lado los exámenes que tenía que revisar y se masajeaba las sienes con exasperación sintiendo todavía en la boca el sabor metálico de la poción que acababa de tomar para quitarse ese desesperante dolor de cabeza. Cuando escuchó los firmes golpes en la puerta tuvo deseos de arrojar el tintero sobre ésta pero simplemente se concretó a dar permiso para entrar.


- ¡Lo que me faltaba! –suspiró con profundo cansancio al ver a Harry frente a él-. ¿Qué quiere ahora, Potter?

- Vine a cumplir mi castigo. –respondió el otro en un gruñido.

- No tengo tiempo ahora… váyase.

- Pero…

- ¡Que se largue, he dicho! –le dijo con una ferocidad que hizo que el chico supiera que algo no andaba bien-. ¿Qué no me entendió?... ¡Fuera de aquí antes de que me arrepienta y lo ponga a limpiar los retretes de los slytherin!


Eso fue suficiente para que Harry sintiera que la sangre le volviera a hervir de rabia y sin decir nada más, salió dando un portazo que hizo estremecer las paredes. Severus tuvo deseos de gritarle y regresarlo a ponerle el castigo de su vida, pero prefirió dejarse caer sobre su escritorio intentando no pensar en nada ni nadie que incrementara ese dolor que no se iba… y Harry seguro que haría que el dolor se convirtiera en una verdadera tortura.


Harry caminaba velozmente por los pasillos, más histérico que nunca.


- ¡Pedazo de mierda, eso es lo que es!... ¡¿Qué cree que tengo su maldito tiempo?!. ¡Por su culpa suspendí el entrenamiento y todo para nada!... ¡Agh, lo odio!


Tan concentrado iba maldiciendo a su profesor de pociones y toda su estirpe, que no se dio cuenta de lo que lo golpeó y dejó tirado en el suelo, mirando estrellitas a su alrededor. De pronto sintió una cálida voz que le hablaba, quiso enfocar y lo primero que se topó fue con la sonrisa más encantadora que había visto en su vida, aquellos labios turgentes eran una invitación a tocarlos. Siguió mirando un poco más y notó una mirada verde olivo que lo veía entre preocupado y divertido. No supo qué lo impulsó a tomar la mano que se le ofrecía para ayudarlo a ponerse en pie, pero al hacerlo y percibir la suavidad de esa piel algo lo hizo estremecer. Era extraño que se sintiera así, y más frente a un perfecto desconocido… ¡frente a un hombre!, pero había que admitir que no recordaba haber visto uno así jamás. Tenía unas facciones tan suaves como varoniles, su piel era perfectamente blanca, el cabello lo llevaba suelto y le llegaba a la mitad de su espalda, de un castaño claro con brillos dorados. Su cuerpo, su cuerpo era realmente perfecto, más alto que Harry, atlético, de piernas largas y estilizadas. Debía de tener alrededor de unos treinta años, era difícil saberlo pues su sonrisa casi infantil contrastaba con la madurez de su mirada.


Quizá el hombre se dio cuenta de toda la inspección que le hacía Harry pues de pronto le miró con picardía consiguiendo que el chico de diecisiete años se sonrojara visiblemente.


- ¿Estás bien? –preguntó el hombre y su voz le pareció a Harry una de las más hermosas, tan encantadora como el canto de un fénix, de repente sintió el deseo de vivir por ese hombre, de convertirse en su esclavo y morir por él-. ¿Harry?

- ¿Cómo sabe mi nombre? –cuestionó saliendo un poco de su estupor.


Por toda respuesta, Harry recibió una suave caricia en la frente rozándole su cicatriz, y por primera vez en sus diecisiete años de existencia no se sintió molesto de tenerla.


- No me has respondido… ¿Estás bien?

- Sí… creo que sí.

- Discúlpame por no fijarme, venía distraído y no te ví, espero de verdad que no te hayas lastimado por mi culpa.

- Yo… yo también venía distraído… creo.

- Me alegra que estés bien. –dice casi con cariño-. Y me alegra encontrar a alguien, estoy buscando la oficina del Profesor Dumbledore… ¿Podrías guiarme a ella, por favor?


Harry asintió y le indicó que lo siguiera. Mientras caminaban, el hombre se mantuvo en silencio, su sonrisa se había borrado dejando lugar a una expresión afable y llena de serenidad. Al llegar frente a la gárgola, Harry pronunció la contraseña provocando que la puerta apareciera dejando ver el comienzo de la escalera de caracol que llevaba al despacho del director.


- Eres muy amable por guiarme, Harry. –le agradeció el hombre volviendo a sonreír y provocar que la noche se iluminara para el joven-. Creo que ya debes irte hacia tu dormitorio, es tarde.


Harry no podía pronunciar ni un sonido, era imposible dejar de verlo y admirar su singular belleza. Otra vez el hombre le pareció notar lo que sucedía al chico y levantó suavemente una ceja sonriéndole comprensivo.


- Me parece que no me he presentado, no sé donde he dejado mis modales y espero que me perdones por ello. Mi nombre es Ángelo Abbatelli, vengo de Italia, y si todo sale bien con el profesor Dumbledore, probablemente podamos seguir viéndonos por aquí, Harry.

- ¿Ah sí? –murmuró casi ininteligiblemente.

- Sí, pero ahora es tarde, te repito. No quiero hacer esperar más al Director, así que si me permites, espero tener otra oportunidad para charlar contigo, Harry.


Harry pensaba que cada vez que escuchaba su nombre pronunciado por los labios de Ángelo, se escuchaba como música celestial, y es que sabía que ningún otro apelativo le iría mejor a ese hombre de dulce mirada, era realmente un ángel descendido del paraíso. Lo vio desaparecer tras la gárgola y suspirando muy hondo, tuvo que continuar su camino hacia la torre de Gryffindor. Al dar vuelta al primer pasillo, se detuvo tan de repente que parecía que había chocado con una pared invisible, miró hacia atrás, confundido ante la gama de sensaciones que había despertado un extraño en él. “¿Qué demonios pasa contigo, Harry? –se cuestionó recobrando la cordura-. ¿Cómo es posible que te hayas sentido así por otro hombre?... no, eso no puede ser, seguramente debo estar bajo un hechizo o algo parecido, de otro modo no lo entiendo”.


Harry siguió con sus cavilaciones, preocupado por haberse sentido atraído por alguien de su mismo sexo, y ansiando desesperado encontrar una respuesta que justificara todo aquello. Al entrar a la sala común se encontró a Ron esperándolo mientras terminaba la redacción para Herbología. Fue justo en ese momento que una luz vino al cerebro de Harry…


- ¡Es un Veela, por supuesto, eso es! –gritó con algarabía y alivio yendo a sentarse junto a un aturdido Ron que lo miraba como si se hubiese vuelto loco.

- ¿Qué sucede, compañero, quién es un Veela?... ¿Acaso ya te han enloquecido los castigos del murciélago?


Harry sonrió con complacencia, hasta ese momento ya se había olvidado que debía haber tenido un castigo con Snape, pero prefería no pensar más en él y se recargó sobre el sofá que tenía detrás, fascinado con su inteligencia que lo había llevado a descubrir el secreto de Ángelo Abbatelli


- Esta noche me he salvado del castigo, Snape tenía otras cosas qué hacer. –dijo sin darle importancia al asunto-. Pero cuando venía de regreso me encontré con un hombre que buscaba a Dumbledore, era algo extraño, pero acabo de descubrir que es un Veela.

- ¿Y qué hacía aquí?

- No tengo idea, lo dejé en el despacho de Dumbledore. Pero por un instante me preocupé, ese hombre empezó a usar sus encantos conmigo ¿puedes imaginarte eso?



************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************
















Última edición por Araleh Snape el Sáb Mar 21, 2009 11:33 pm, editado 4 veces
Volver arriba Ir abajo
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212775
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 1 *Aceptándose*   Sáb Feb 28, 2009 3:36 pm



************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************





Harry empezó a reír fuertemente, pero Ron no lo hizo, se quedó viendo a su amigo con un gesto preocupado, intentando entender lo que había sucedido.


- ¿Estás queriéndome decir que… ese Veela intentó seducirte? –preguntó alarmado-. Si es así, debes decírselo a Dumbledore, no puede permitir que alguien agresivo entre en el colegio tan fácilmente.

- Pero Ángelo no es agresivo… es más, podría decirse que es muy gentil y dulce.

- Amigo, estás preocupándome.

- Yo era el preocupado… por un momento hasta creí que había cruzado del otro lado de la banqueta. –dijo riéndose estrepitosamente-. Pero afortunadamente no era más que el encanto Veela, eso justifica todo.

- Realmente no. –dijo Ron con sinceridad-. Un Veela que no es agresivo, no usa sus encantos nada más porque sí, y más siendo varón, su interés es procrearse y sólo busca a mujeres u hombres fértiles y con los que pueda formar una familia. Dudo mucho que se acerque a un heterosexual, Harry, además de que está prohibido. No digo que no pueda intentarlo, pero sus encantos no funcionarían, tendría que usar otras tácticas para enamorarlo, las de cualquier otro mortal, ya sabes, arriesgándose casi siempre a un fracaso total.

- ¿Estás bromeando, verdad? –preguntó de pronto muy serio.

- No.

Por unos minutos un pesado silencio se manifestó entre los dos jóvenes, Ron ni siquiera pudo continuar con su redacción y tamborileaba nervioso sus dedos contra la mesita de trabajo, hasta que finalmente se armó de valor y tomando aire continuó.


- No es para alarmarse, Harry… muchos chicos lo son.

- ¡Yo no soy gay, Ron! –gritó furioso con su amigo.

- No te enojes conmigo, yo sólo te digo lo que sé.

- ¡Pues no sabes nada, para información didáctica mejor se lo pregunto a Hermione!

- Como quieras. –respondió comprensivo.


Harry no pudo más ante la serenidad de Ron y se envolvió en sí mismo abrazando sus rodillas y hundiendo su cara entre ellas. Sintió como su amigo se ponía de pie y se alejaba pero no levantó el rostro, no supo cuanto tiempo pasó hasta que escuchó de nuevo sus pasos. Ron se detuvo a su lado y con una gran precaución, se agachó a su lado colocando un par de libros en el suelo junto a él.


- Sólo por si quieres informarte… tal vez tengas razón y yo esté equivocado. Pero quiero que sepas que puedes contar conmigo siempre, Harry.


Harry se sintió culpable de haberle gritado a su amigo pero no se atrevió a levantar el rostro hasta casi veinte minutos después de que Ron se marchara. Miró los libros, y con algo de indecisión los tomó y empezó a leerlo. En ellos había mucha más información de la que Ron le había dado sobre los Veelas y sus influjos de seducción… nada de lo que él había dicho era mentira, e incluso cada párrafo podía describir detalladamente lo que había sentido con Ángelo Abbatelli, aquello lo asustó y rehusándose a aceptarlo, arrojó los libros a las llamas de la chimenea mientras que empezaba a llorar angustiado. “¡Maldito Snape! –maldijo en su interior-. ¡Todo es su culpa, si no me hubiera dejado salir no habría conocido a ese Veela y nada de esto estaría pasando! ¡Sí, todo es culpa de Snape, lo odio!”.



A la mañana siguiente, Ron se levantó más temprano que el resto de sus compañeros, casi no había podido dormir y tuvo que soportar las ganas de bajar a averiguar como estaba su amigo, sabía que él necesitaba un momento a solas para reflexionar. Pero ahora que había amanecido debía apresurarse o de lo contrario alguien podría descubrir lo que le pasaba y eso no era conveniente, por lo menos no por el momento. Descubrió a Harry sentado frente a la chimenea, se había quedado dormido en el suelo, hecho un ovillo. Ron vio con tristeza que su rostro mostraba el surco de unas lágrimas secas, y aunque le hubiese gustado dejarlo dormir más, le movió suavemente por el hombro para que despertara y nadie lo viera en ese estado.


- ¿Ron? –preguntó Harry aún medio dormido.

- Sí, creí que quizá querrías irte a dar un baño antes que los demás despertaran.

- Ron… lo siento, te los pagaré. –le dijo mirando los libros carcomidos entre las cenizas.

- Eso no importa ahora. Vamos, debes ir a darte una ducha y después te sentirás como nuevo, ya habrá tiempo para hablar.


Harry asintió, sorprendido de la madurez con que Ron estaba comportándose con él y aceptó su mano para ayudarlo a levantarse. Un poco más tarde, Harry salía del baño luciendo un cómodo conjunto deportivo, era sábado y podía disfrutar de un poco de tranquilidad. Ron lo estaba esperando, el resto de sus compañeros aún dormían disfrutando de su día de descanso, así que el par de amigos decidió bajar a desayunar y aprovechar que el comedor estaría prácticamente vacío.


- Estoy asustado, Ron. –confesó Harry sin ánimo de dar la primera mordida a su tostada con miel-. No sé que voy a hacer.

- Si quieres mi consejo, deberías dejar de preocuparte, no te angusties… la respuesta vendrá con el tiempo.

- ¡Pero es que yo quiero saber ahora! –exclamó intentando no levantar la voz, pese a que no había más que un par de chicos de primero en la mesa de Ravenclaw-. ¡Estoy seguro de que debe haber una explicación!... después de todo, el hombre del que te hablé quizá no era tan buena gente como pensé y usó un hechizo en mi contra… o quizá era un mortífago disfrazado.

- Harry…

- ¡Es que no puedo aceptarlo, Ron!... Nunca antes me había sentido así por un hombre, y acuérdate que a mí me gustaba Cho, esa es la prueba irrefutable de que no soy gay.

- ¿No te molestas si te digo algo? –preguntó casi con miedo.

- ¿Qué cosa?

- Tal vez no lo has hecho conciente hasta ahora, pero he visto como tus ojos se van tanto detrás de figuras femeninas como masculinas.

- ¡Eso no es cierto!

- Te dije que no te enojaras, pero… durante cuarto año, además de perseguir a Cho, no dejabas de mirar a Cedric cuando los veías juntos… y las vacaciones en la madriguera, sonreías como tonto cada vez que Charlie te hablaba… y, para serte sincero –agregó tragando saliva- siempre me ha parecido que te le pegas mucho a Malfoy cuando jugamos al quidditch.


Eso fue más de lo que Harry pudo tolerar, miró a su amigo con odio y se levantó de su asiento dispuesto a marcharse y no volver a dirigirle la palabra. Ron respiró hondo, también se puso de pie para seguirlo, pero justo cuando Harry atravesaba la puerta, alguien más entraba provocando que casi chocaran.


- ¡Harry, qué gusto me da verte! –exclamó Ángelo con una brillante sonrisa. El Gryffindor no respondió de inmediato, sus hombros perdieron fuerza y le miraba absorto.

- Buenos días. –saludó Ron acercándose a ellos y saliendo en ayuda de su amigo que se había quedado con la boca abierta mirando al joven que tenía frente a él.

- Buenos días. –respondió Ángelo dirigiéndose al recién llegado, sin darle importancia a la actitud de Harry, parecía muy acostumbrado a esas reacciones-. Mi nombre es Ángelo Abbatelli, ¿Y el tuyo es…

- Ron… Ron Weasley. –dijo tendiéndole la mano con amabilidad-.

- Me da gusto conocerte, Ron, supongo que ustedes dos son amigos ¿verdad?

- Sí, lo somos, pero Harry no se siente del todo bien hoy… iba a llevarlo a descansar un poco más en la Torre, así que… con permiso.


Ron no permitió que Harry se estuviera exponiendo a esas situaciones, y sujetándolo del brazo, casi lo obligó a salir del comedor hasta que llegaron a un pasillo desierto, fue entonces que Harry pudo recuperarse un poco y en su rostro se dibujó la ansiedad.


- Soy patético, ¿No es cierto?

- No lo eres, pero intenta disimular un poco que te gusta, Harry, o se dará cuenta.

- Tú no sentiste nada… ¿Cierto? –cuestionó con temor.

- Bueno, es cierto que es un tipo agradable, y que su encanto Veela podía sentirse, pero…

- …no te quedaste como idiota mirándolo mientras se te escurría la baba. –concluyó Harry cada vez más angustiado.

- Amigo, ya te dije, deja de preocuparte por eso.

- ¿Porqué me tenía que pasar esto a mí, Ron? –se preguntó lastimosamente.

- Harry, no es una maldición. Y tampoco tienes porqué angustiarte por lo que sientes por ese Veela, no lo conoces y es probable que con el tiempo te acostumbres y se te olvide… ya después encontrarás a alguien para ti.

- Y a propósito… ¿Porqué continuará en el castillo? –preguntó de repente interesado-. Anoche dijo que si todo salía bien con Dumbledore, podríamos vernos más seguido… ¿Crees que se quede a vivir aquí?

- ¿Eso te gustaría?

- No sé… ¡Pero tengo que averiguarlo!




************************************
sun sun sun sun sun sun sun sun sun
************************************




Ir al siguiente capítulo.













Volver arriba Ir abajo
Susy Snape
Duelista
Duelista
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 634
Localización : Valparaíso, Chile
Galeones Snarry : 9812
Fecha de inscripción : 14/02/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 1 *Aceptándose*   Sáb Mar 28, 2009 4:52 pm

Hace mucho tiempo me imprimi está historia para leerla durante un viaje, y al revisar el link en SH me doy cuenta que nunca te deje un review contandote lo que me parecio... así que ahora que comenzaré a leerla nuevamente para recordarla no te libraras de mis mensajes jejejeje

Besos Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212775
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 1 *Aceptándose*   Sáb Mar 28, 2009 5:03 pm

Hola Susy!!!

Muchas gracias por animarte a volver a leerla. Yo estoy muy encariñada con Enfermo de Amor, no sé que tan buena o mala sea, pero no le quitaría ni una coma precisamente por el hecho de que me trae muy buenos recuerdos. star

aunque tambien malos, pues esta historia se borró por completo con la caída del servidor de SH hace casi dos años, creo, justo el día en que subí el final. Perdió todos los comentarios que tenía, y aunque los sufrí todos, los que más me entristecieron fueron los del final, que ni siquiera tuve tiempo de leerlos, cuando llegué a casa ese día ya no existía mi historia lloro

Por eso te agradezco mucho cualquier cosa que quieras decir de Enfermo de Amor, la apreciaré enormemente.

disco

Te mando muchos besitos!!!













Volver arriba Ir abajo
kakarotta
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 74
Fecha de nacimiento : 09/03/1986
Edad : 31
Localización : México
Galeones Snarry : 9020
Fecha de inscripción : 26/06/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 1 *Aceptándose*   Vie Jun 26, 2009 6:02 pm

wow un veela y competira contra harry ya quiero ver que pasara, el comortamiento agresivo de harry es normal y justificado, la sociedad lo provoca al ser homofobica
Volver arriba Ir abajo
Araleh Snape

avatar

One shots-Vacaciones 2015 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Juego palabras hechizadas DIS 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Chistes Snarry DIS 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015
Femenino Cantidad de envíos : 4300
Galeones Snarry : 212775
Fecha de inscripción : 16/01/2009

MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 1 *Aceptándose*   Sáb Jun 27, 2009 12:47 pm

Hola Kakarotta!!

Bienvenida a este fic, y ese Veela que mencionas nos hará la vida un poquitín difícil, jajaja, ya lo irás conociendo.
Y además de la sociedad, pues Harry está asustado, es justificable los cambios de humor cuando se entiende ni a sí mismo Sad

nos vemos en el siguiente capítulo
besitos













Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Enfermo de amor. Capítulo 1 *Aceptándose*   

Volver arriba Ir abajo
 
Enfermo de amor. Capítulo 1 *Aceptándose*
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Araleh Snape-
Cambiar a: