La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 El Síndrome de Estocolmo. Viñeta

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Silvara Severus
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 194
Fecha de nacimiento : 06/08/1986
Edad : 31
Localización : España
Galeones Snarry : 8873
Fecha de inscripción : 10/01/2011

MensajeTema: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   Mar Mayo 10, 2011 4:22 am

Bueno, esta idea surgió cuando estaba pensando en un tema para el concurso de este mes. Como siempre, no me vino la inspiración para el reto propuesto, pero a cambio llegó otra cosa que nada tiene que ver con la frase xD.



TÍTULO: SÍNDROME DE ESTOCOLMO.

PAREJAS: Harry/Severus

CLASIFICACIÓN: NC-17

ADVERTENCIAS: Angustia, AU.

RESUMEN: Cuando estás encerrado en una celda, cualquier compañía es buena para hacer desaparecer la soledad.

DISCLAIMER: Los personaje no son míos, son propiedad de J.K. Rowling. Yo los uso para entretenerme y no obtengo beneficio alguno con ello.

NOTAS: Como definición sencilla del Síndrome: “Cuando alguien es secuestrado y permanece únicamente en compañía de sus captores, puede desarrollar un lazo afectivo hacia ellos.”
El síndrome de Estocolmo se desarrolla en relaciones abusivas, dónde hay un controlador (generador del abuso) y una víctima (receptora del abuso). Se defiende la teoría de que el Síndrome de Estocolmo no se produce únicamente en los casos de secuestro, sino que también puede ser observado en otros ámbitos afectivos.

Aviso: Esta viñeta no pretende ser un retrato fiel de las situaciones y reacciones psíquicas que padecen las víctimas de un secuestro o aquellos que son retenidos contra su voluntad. Simplemente, he cogido la información y las nociones básicas de este síndrome para apoyar la idea de mi viñeta.




EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO.




La habitación está fría. Helada.

Mi aliento se condensa en mis resecos labios al salir de mi boca, formando pequeñas nubes blanquecinas que se dispersan en el juego de claro-oscuros de la estancia. Todavía respiro, me digo; aunque he de hacer un esfuerzo por identificar si lo que siento ante esa certeza, es alivio o desesperación.

Yo también estoy frío. Helado. Muerto.

Arrastro mi desnudo cuerpo entre las gélidas sábanas desgastadas, e intento engañar a mi yo consciente, evocando una imagen cálida que consiga apartar de mí esta abrasadora frialdad. Pero no lo consigo. Las imágenes están demasiado lejanas para traerlas hasta la penumbra de esta habitación; mi mente ha perdido la capacidad de recordar y ahora, ya sólo puede reproducir el tintineo metálico de las cadenas que abrazan mis muñecas. Por un instante, deseo irracionalmente ver llagas y sangre sobre mi piel, tan sólo por sentir, durante un momento, algo más que escarcha y hielo a mi alrededor.

De repente, la puerta que me separa de la libertad se abre con un quejido, permitiendo que la luz se infiltre y se apodere de la oscuridad. Mis pupilas se dilatan y me veo obligado a cerrar los ojos ante la intrusión de la claridad en mi pequeña y húmeda cueva. Duele. Y, aunque me resisto, mis ojos acostumbrados a la ceguera perpetua, se echan irremediablemente a llorar.

Tu figura se recorta en el umbral de la puerta, durante unos minutos que me parecen eternos, hasta que avanzas para acercarte a mi sucio jergón, proyectando a tu paso una alargada sombra. El corazón se me acelera al notar tu presencia tan próxima de mi carne y me descubro preguntándome si hoy volverás a besarme, devolviéndome el derecho a sentirme como un ser humano de nuevo. Lo cierto es que lo deseo y me odio internamente por ello.

Has acabado con mi voluntad.

—Severus —susurras, aunque tu voz suena atronadora en medio de este silencio que me acompaña.

Te sientas a mi lado, con tus ojos verdes clavados en mi rostro, esperando por mi parte una reacción que no llega. Ante mi falta de respuesta, apoyas tus dedos sobre mi hombro descubierto, delineando unos huesos excesivamente marcados. Me estremezco al contacto y, por fin, consigo sentir algo a través del entumecimiento que me cubre. Los percibo cálidos e incluso gentiles sobre mi piel, mientras los deslizas suavemente por el brazo al encuentro de mi mano. En su recorrido, se tropiezan con los incómodos eslabones y te detienes, observando mis muñecas en busca de heridas sangrantes. No las hay, te has encargado de borrarlas. De todas maneras, convocas el mismo hechizo sanador, como prevención. No te gustan esas marcas. Sé que te recuerdan constantemente el ser en el que te has convertido.

>>He traído algo para ti —me dices a continuación, ofreciéndome una triste sonrisa y mostrándome, a manera de compensación, lo que mi estomago reclama desde hace horas.

Estoy a punto de negarme. Quiero despreciarte por obligarme a permanecer así, vulnerable, y pongo todo mi empeño en convocar mi ira contra ti; mas, en su lugar, sólo aparece un terrible sentimiento de agradecimiento por tu amable gesto. Todavía envuelto en el mutismo, acepto el agua y la comida que has convocado para mí.

Definitivamente has destrozado mi integridad y mi cordura.

Mientras ingiero mi primera comida del día, me observas, y empiezas a hablarme otra vez de tu soledad y de tus desdichas, como si con ello intentaras justificar el hecho de que me mantienes encerrado como a un animal. Sé por qué renunciaste a tu humanidad y a tu destino, por qué acudiste a Ellos. La presión, la rabia, la muerte, la traición. La verdad es que puedo comprenderlo, porque conozco la debilidad y la soledad, y soy consciente de que es más fácil no sentir nada que permitir que el dolor recorra tus venas. Por eso yo también me uní un día a Ellos.

Advierto con disgusto que te estoy disculpando y que, sin darme cuenta, mi mano se ha posado sobre la tuya para aportarte consuelo. Al sentirla, dejas de hablar y el silencio se construye otra vez entre nosotros. Sé lo que ocurrirá a continuación, es nuestra rutina perfectamente ensayada; y aunque no quiero reconocerlo, anhelo que lo hagas, porque yo también necesito sentir un poco de ese calor que sólo proporciona la compañía humana.

Te inclinas sobre mí y noto como, contra mi otrora férrea voluntad, mi magullado cuerpo tiembla de anticipación. ¿Por qué?, me pregunto. He de odiarte. Y sin embargo, mis labios, que actúan con autonomía propia, recorren la distancia que los separa de los tuyos, para fundirlos en un beso que consigue calmar mi angustia. Tu lengua se aventura en mi cavidad, empujando ansiosa contra la mía, y, al devolverte la caricia, sé que he vuelto a caer en tu perverso juego. Gimo sin pretenderlo.

Me odio por querer esto, te odio.

La frialdad interior se desvanece en favor del fuego ardiente, cuando tus manos vagan por mi cuerpo en busca del control. No sé en qué momento te has quitado la pesada capa y la ropa que te protegía de este frío, pero ahora puedo sentir como tu piel besa la mía, registrando la tibieza de nuestros cuerpos. Los movimientos se aceleran y mi excitación aumenta al ritmo de las atenciones que me prodigas, hasta que noto mi masculinidad dura, lista para empezar. Tú también reparas en mi longitud y pareces decidir que ya estoy preparado. Te entierras en mí sin preámbulos y aunque hay dolor, la sensación de calidez que lo acompaña es mucho más poderosa y gratificante.

Las cadenas repiquetean contra el muro de piedra, al compás de la cadencia que has impuesto, y cierro los ojos para experimentar más intensamente el placer de la penetración. Tu respiración agitada se ha convertido en un sollozo que busca el consuelo del orgasmo, uniéndose a mis jadeos que son cada vez más difíciles de disimular. Me embistes con rapidez, con profundidad, y siento como la familiar sensación de la culminación se acerca a pasos agigantados, hasta que finalmente te derramas conmigo en un desgarrador y potente gemido, cuyo eco resuena en la vacía habitación. Te desplomas cansado sobre mi sudorosa espalda, resollando junto a mi oído, mientras yo también intento recuperar la respiración que he perdido al llegar al éxtasis. Me horrorizo cuanto he de contener en mi garganta un gracias.

Un suave y tímido beso se deposita amablemente en mi frente caliente, antes de que te afanes en limpiar los restos de nuestro encuentro con un simple movimiento de varita. El pánico se apodera de mí cuando te apartas para vestirte, y me sorprendo suplicando mentalmente que no te lleves el calor que has traído contigo. No quiero estar solo. La soledad de esta celda está destruyéndome y tú eres el único que evita que caiga en el profundo agujero de la locura.

Pero te vas, cerrando la pesada puerta tras de ti, devolviéndome a la oscuridad y dejándome solo con mi encierro. Me consuelo pensando que mañana volverás a mí y, en nuestro particular juego, podré volver a odiarte y a odiarme con el calor de nuestra mutua compañía.

Vuelvo a estar frío. Helado.



La historia la podéis leer también en Slasheaven




Última edición por Silvara Severus el Miér Mayo 18, 2011 5:32 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Susy Snape
Duelista
Duelista
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 634
Localización : Valparaíso, Chile
Galeones Snarry : 9797
Fecha de inscripción : 14/02/2009

MensajeTema: Re: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   Lun Mayo 16, 2011 6:23 pm

De primera pensé que la historia estaba narrada por Harry y fue sorpresivo ver que no, que en realidad esta contada por Severus, me hubiese gustado saber por qué Harry actuaba así, y aunque Severus dio a entender algo, creo que la historia daba para mucho, pero obviamente el muso manda y cuando no da más.. no queda nada que hacer Very Happy
Muy buen relato, me gusto...
;D
Volver arriba Ir abajo
Silvara Severus
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 194
Fecha de nacimiento : 06/08/1986
Edad : 31
Localización : España
Galeones Snarry : 8873
Fecha de inscripción : 10/01/2011

MensajeTema: Re: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   Mar Mayo 17, 2011 5:49 pm


Muchas gracias por tu comentario Susy Snape!! Me alegra que te gustase el pequeño relato ^^. La verdad es que había pensado en la posibilidad de hacer una precuela que explicase el comportamiento de Harry....pero ya veremos. A ver si el muso quiere aparecer jejeje.

Un besito linda!
Volver arriba Ir abajo
Rowena Prince
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 350
Fecha de nacimiento : 08/09/1968
Edad : 48
Localización : Madrid
Galeones Snarry : 9017
Fecha de inscripción : 12/08/2010

MensajeTema: Re: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   Miér Mayo 18, 2011 2:42 am

Me ha encantado Silvara. Coincido en la sorpresa al caer en la cuenta de que el prisionero era Severus.
Un lenguaje muy poético, por cierto.
Volver arriba Ir abajo
Silvara Severus
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 194
Fecha de nacimiento : 06/08/1986
Edad : 31
Localización : España
Galeones Snarry : 8873
Fecha de inscripción : 10/01/2011

MensajeTema: Re: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   Miér Mayo 18, 2011 5:27 am

Muchas gracias por pasarte por aquí, Rowena ^_^

Me alegra mucho mucho que te haya gustado la pequeña viñeta Very Happy. Sé que es un poco sorprendente que sea Severus el prisionero, pero pensé que esta vez le tocaba sufrir a Sev xDD.

Y sobre lo del lenguaje... lo cierto es que a veces soy muy ñoña escribiendo xDD Razz

¡Un besito y gracias por dejarme tu comentario!


Volver arriba Ir abajo
ItrustSeverus



No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 30
Fecha de nacimiento : 18/11/1980
Edad : 36
Galeones Snarry : 7972
Fecha de inscripción : 17/05/2011

MensajeTema: Re: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   Vie Jun 17, 2011 3:24 pm

+


Última edición por ItrustSeverus el Mar Nov 20, 2012 3:46 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Silvara Severus
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 194
Fecha de nacimiento : 06/08/1986
Edad : 31
Localización : España
Galeones Snarry : 8873
Fecha de inscripción : 10/01/2011

MensajeTema: Re: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   Lun Jun 20, 2011 3:07 am


¡Hola Itrust!

Se me acaban los agradecimientos, guapa jeje. Muchas gracias por pasarte a leer y sobre todo por comentar, que eso siempre anima mucho ^^. La imagen de Severus en una celda me llegó de repente y tuve el impulso de plasmarla en "papel". A mi me gusta el tema de este síndrome, me parece que da mucho juego para un fic, pero es difícil manejarlo bien y que resulte un poquito creíble, la verdad.

En cualquier caso, me alegra mucho que te gustase esta viñeta Very Happy

¡Un beso!


Volver arriba Ir abajo
elamordesnarry
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

[Mejor posteador del mes] Noviembre 2014 Yo entré 2 (D.I.S. 2014) Bombardeo de chistes snarry D.I.S. 2014 [Mejor posteador del mes] Octubre 2014 [Mejor posteador del mes] Abril 2015 Yo entré-Mes del amor Reto Navidad en el Mundo (Fanfics) Posteador del mes (diciembre 2014)
Femenino Cantidad de envíos : 1322
Fecha de nacimiento : 25/10/1950
Edad : 66
Galeones Snarry : 257227
Fecha de inscripción : 25/12/2011

MensajeTema: Re: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   Dom Dic 07, 2014 12:22 pm

Es una historia con una temática muy poética y creo que coincido con las demás yo me imagine que era Harry y dio un giro inesperado saber que era Severus muy bien manejada la narrativa felicidades me encanto
Volver arriba Ir abajo
Silvara Severus
Aprendiz de vuelo
Aprendiz de vuelo
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 194
Fecha de nacimiento : 06/08/1986
Edad : 31
Localización : España
Galeones Snarry : 8873
Fecha de inscripción : 10/01/2011

MensajeTema: Re: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   Vie Mar 06, 2015 8:04 am

Hacía mil años que no me pasaba por aquí! Perdóname el retraso en contestar a tu mensaje.

Muchas gracias por el comentario. Me alegra mucho saber que te ha gustado. Fue de mis primeras historias y le tengo un cariño muy especial.

Besos
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1484
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100232
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   Vie Mar 06, 2015 11:09 pm

Sii igual pense que era harry el que narrava..>.< excelente historiaa..realmente sale de lo normal..no con los tipicos finales felices....me encantoo a pesar de que es un poco triste..u_u pero ahorita es perfecta para mi estado de animo..u_u..XD excelente sensei..n_n cheers palms
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El Síndrome de Estocolmo. Viñeta   

Volver arriba Ir abajo
 
El Síndrome de Estocolmo. Viñeta
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Silvara Severus-
Cambiar a: