La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Una esperanza de felicidad. Capítulo 4. Recuerdos, Reclamos, Culpa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Mariana Snape
Explota calderos
Explota calderos
avatar

No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 88
Fecha de nacimiento : 22/12/1988
Edad : 28
Localización : Kensington, Londres, Inglaterra
Galeones Snarry : 9833
Fecha de inscripción : 17/04/2009

MensajeTema: Una esperanza de felicidad. Capítulo 4. Recuerdos, Reclamos, Culpa   Jue Jun 03, 2010 2:36 am

Mientras Lucius salía del gran comedor, para ir a hablar con sus hijos, no pudo evitar que su mente viajara a otros tiempos, exactamente al momento en el que su hija nació, para él fue una sorpresa, enterarse de ese modo del embarazo de su amor Severus, verlo tan mal, le hizo reflexionar sobre cómo había llevado su vida.

Flashback

La mañana del día 21 de diciembre , se presento con una fuerte nevada, la cual producía muchos problemas, sobre todo por los inconvenientes, en los que se encontraba el mundo mágico, la guerra entre el bando de la luz, y el bando del lord oscuro, era cada vez más violenta. Aquel día los mortifagos fueron convocados, para realizar dos misiones, cuyos líderes eran y Severus Snape.

- Hola Severus

- Hola Lucius

- ¿Severus te encuentras bien?, te noto algo pálido

- Estoy bien Lucius, no te preocupes

- Espero verte para Navidad, en la mansión

- Si ahí estaré, además quiero ver a Draco

- Si, Draco es un niño sano y eso me alegra. Nos vemos luego de la misión, para festejar.

- Nos vemos Lucius


Lo que Lucius no noto, es la expresión de tristeza en los ojos del pocionista, y la leve caricia que dio a su vientre.

Para los resultados de las misiones, nadie supo que paso, la misión de Lucius salió a la perfección, la conquista de un pueblo mágico en París, fue total y devastadora, aunque con ganancias productivas, pero la de Severus no se pudo completar; Cuando Lucius Malfoy llegó al cuartel, se encontró con que el señor oscuro torturaba cruelmente, al amor de su vida, no supo porque le hizo, pero interrumpió al Señor Oscuro, dando las noticias, de su trabajo, y recordándole, que Severus era el único pocionista capaz en su servicio.

Al momento de ver a su sirviente inconsciente, , ordeno a Lucius su cuidado, en los calabozos de la mansión, donde deberá pasar, hasta nuevas órdenes.

Lucius tomo con cuidado el cuerpo de su amor, y descendió a los calabozos, en donde con presteza, se propuso curar lo mejor posible a su compañero.

Pero algunas heridas, no se curaban, de repente Severus comienza a reaccionar.

- Severus que te duele

- Nada Lucius, estoy bien

- Sev, ¿Qué paso en la misión, porque no se completo?


- No lo sé Lucius, parece que hay un traidor, cuando llegamos todo iba bien, pero de repente, se aparecen los aurores y la orden del fénix, así que ordene la retirada.

- ¿Por qué la ordenaste?, tú no eres un cobarde.

- Lucius tengo mis razones

- ¿Cuáles son?

- Lucius, no te las puedo decir

- ¿Por qué?

- Porque, AHHHHHHHHH

- Sev que te pasa

- Nada

- Pero

- Ahhhhhh

- Sev, ¿Estas embarazado?

- No

- No me mientas más, mira tú vientre

- Lucius

- Lucius nada, ¿Es mío cierto?

- Sí

- ¿Cuánto tiempo?

- Ahhh, Ahhh, 7 meses

- ¿Por qué no me dijiste?

- Estas casado y tienes a Draco

- Esa no es razón para ocultarme, la existencia de un hijo mío

- No puedo más, me duele

- Tranquilo Sev, vamos acepta mi magia y combínala con la tuya ,mientras veo cuan dilatado estas

- Tengo miedo

- Yo también, pero verás que pronto tendremos a nuestro hijo


El alumbramiento fue largo y cansado, las horas pasaban y Severus cada vez estaba más débil, pero los dos soportaron, como pudieron, luego de más de seis horas de trabajo de parto, la madrugada del 22 de diciembre, vio la luz su hija. La cual era una princesita, con características, de la familia Malfoy pero con el color de pelo y ojos igual que su padre de sus ojos negros.

- Severus, es una niña preciosa

- Lo sé Lucius

- ¿Por qué no me lo dijiste?, ya sé lo que me dijiste antes, pero ¿Cómo la ibas a ocultar?, ¿Acaso ibas a huir?, ¿ibas a negarme el derecho de su paternidad?

- La iba a ocultar dándola en adopción, para cuando naciera, me iba a inventar un viaje, y así poder estar lejos, y si mi plan hubiera salido bien, tú no tendrías que saber de su existencia, ya que iba a tener nuevos padres.

- ¿Y ahora Severus?, ¿Qué quieres hacer?

- Ahora no lo sé, es tu hija también, así que tú también tienes voto en esta decisión, o la damos en adopción, o yo la crio y tú puedes visitarla con Draco para que conozca a su hermano.

- Cuídala tu, pero desde ahora esta princesita tendrá lo mejor igual que Draco, ambos crecerán en compañía de nosotros, y para Draco tu también serás como su padre, ya que eres su padrino.

- Eso es lo mejor Lucius, ¿verdad?

- No lo sé Sev, lo único que sé es que a partir de ahora son 3 personas importantes en mi vida, y que safricaría cada día por verlos felices.

- Te amo Lucius.

- Te amo Severus.


Fin Flashback

Como hubiera querido que lo que pensaba en esos momentos, se hiciera realidad, pero la felicidad nunca dura. Mis decisiones y las de Severus, quizás no fueran las más adecuadas, pero creímos, que era lo mejor; Quizás si mi padre, el Lord oscuro y Narcisa, no se hubieran entrometido, ahora seriamos una familia completa y feliz.

Pero esos solo eran pasamientos de un pasado que no pudo ser. Le dolía, pero no podía cambiar nada. Lo más importante en ese momento era poner un límite a ese par de diablillos, a los cuales divisaba en la puerta de su despacho.

- Padre _ digieron los dos hermanos

- Hijos, pasen, adelante y tomen asiento, que tenemos una charla larga y tediosa ,sobre porque me ocultaron esto


Los chicos pasaron al despacho de su padre, que era sobrio y elegante como él, y el cual estaba adornado, con fotos de la familia Malfoy, donde aparecían Lucius, Severus, Narcisa y Draco, lo cual dejaba en claro que no les importaba su hija, o por lo menos no les importaba tanto como Draco.

- Bien ¿Quién comienza?

- Yo padre

- Si, Draco

- Lo primero que te quiero decir, lo siento, siento haberte mentido esta mañana en el andén, al momento que me preguntaste por mi hermana, pero yo ya había hecho un juramento mágico con ella, para darles una sorpresa. Pero ahora creo que debimos avisarte, para que estuvieran preparados.

- Mía ¿Qué tienes que decir a tu favor?

- Bueno, yo, padre

- Se directa

- Está bien, yo quería formar parte de este proyecto, para poder estar cerca de ustedes, ya que no los conozco muy bien, y creí que esta oportunidad era única, ya que Draco estudia aquí, papá Severus da clases de Pociones, y tu ibas a comenzar a dar Runas, así que pensé que por fin podría conocer a la familia que siempre quise.

- Me parece que es algo irresponsable de tu parte, presentarte así como así Amelia, sobre todo cuando tu sabes que nadie conocía tu existencia, y menos de la relación que tuve con Severus, me decepcionaste muy gravemente, te he pagado la mejor educación, y es así como te comportas, como una simple sabandija.

- Padre, yo

- Cállate Mía

- Draco quizás cometió un error al encubrirte, pero se lo perdona, ya que no tiene la culpa en esto.

- Pero

- Pero nada Amelia.

- Y ahora quiero que me escuchen los dos; Quiero que tu Draco vayas a la sala de Slytherin, y empaques las cosas de tu hermana, ya que esta misma noche se va de , y usted señorita, se va a disculpar con el director de este colegio, por las molestias ocasionadas, y retornaras a , de donde mandaran a otro estudiante.

- Y si no quiero irme _ Responde Mía

- Te olvidas completamente de mi apoyo y del apoyo de Severus, y pasaras a ser una desconocida.

- Entonces no me iré, no tienes potestad sobre mí

- ¿Qué dices?, ¿Cómo te atreves? _ responde un choqueado Lucius

- Lo que escucho Sr. Malfoy, no me voy, primero porque yo tome ya mi decisión, soy legalmente un adulto, ya que presente mi emancipación, cuando a los 15 años comprendí que soy un estorbo para ustedes, además no me importa si no tengo su apoyo o el apoyo del Sr. Snape, ya que nunca lo he tenido, así que no lo necesito. Solo decidí venir aquí, para conocer mis raíces y a quienes me dieron la vida, y así tratar de formar una comunicación y un lazo con ustedes, pero como no les importo, todo me da lo mismo. Así que no preocupe, no seré una molestia en su vida ni en la vida del Profesor Snape, ya que desde siempre supe que no me querían, y las fotos de su despacho lo demuestran. Así que sin más que decir, me retiro Profesor Malfoy, no quiero llegar tarde mañana, ya que es mi primer día de clases, hasta luego.

- Mía espera _ grita un desolado Lucius; que hice Merlín, que hice, no pensé que mi bebita tuviera tanto resentimiento, porque Merlín, porque Dios Mío, repetía como una mantra el gran

- Padre, padre, reacciona por favor _ pedía un triste Draco

- Dragón, tu lo sabías, sabias como se sentía tu hermana

- Si lo supe todo el tiempo

- Entonces ¿Por qué no me lo dijiste o se lo dijiste a Severus?

- No era algo, que pudiera contar con facilidad, siempre tuve esa espina clavada en mi pecho y por eso la apoye que venga a este proyecto, para demostrarle que sus padres la quieren, pero veo que me equivoque.

- No te equivocaste Draco, ella merece una familia que la ame y eso tendrá te lo juro.

- Eso espero padre, porque te voy a repetir algo, que me dijo antes de venir para tu despacho: "Venir aquí, es mi más grave error, mis padres me odian y aprovecharan esto para dejármelo claro, siempre he sido el error que arruino sus vidas"

- Draco, dime que es una broma de mal gusto

- No lo es, y discúlpame padre, pero me retiro, tengo que verla, y calmarla, no quiero que haga locuras como las que ya ha hecho, mañana nos vemos

- Hasta mañana Dragón, duerme bien y dale un beso de mi parte a tu hermana

- Está bien

- Dragón, espera ¿Qué locuras ha cometido tu hermana?

- Pregúntale tu mismo, eso es algo de ella y solo ella tiene derecho a decidir quién lo sabe y quién no. Lo siento


Al salir de la oficina su padre, este comienza a tirar todo lo que se encuentra a su paso, sintiendo una culpa muy grande al saber el daño que él y Severus han provocado en el alma su hija y jurándose que hablara con Severus, para demostrarle a Mía el amor que sienten por ella.
Volver arriba Ir abajo
marissa02



No tienes logos aún.
Femenino Cantidad de envíos : 22
Fecha de nacimiento : 22/11/1974
Edad : 43
Galeones Snarry : 4443
Fecha de inscripción : 29/12/2013

MensajeTema: Re: Una esperanza de felicidad. Capítulo 4. Recuerdos, Reclamos, Culpa   Miér Ene 01, 2014 7:12 am

espero la continues pronto, ya lleva 3 años asi y es buena por favor acabala gracias
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1498
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100667
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Una esperanza de felicidad. Capítulo 4. Recuerdos, Reclamos, Culpa   Dom Jun 08, 2014 2:23 pm

OHHH POR DIOSSS...tenia que meter las cuatro patas lucius..... no se porque esto perjudicara a harry.... XS
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una esperanza de felicidad. Capítulo 4. Recuerdos, Reclamos, Culpa   

Volver arriba Ir abajo
 
Una esperanza de felicidad. Capítulo 4. Recuerdos, Reclamos, Culpa
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Mariana Snape-
Cambiar a: