La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 12. Guarda las apariencias

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Majo-san
Vencedor de Voldemort
Vencedor de Voldemort
avatar

Juego del verano 2 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Reto Navidad 2015 FanArt Reto Fanart DIS 2015 Reto one shot DIS 2015 Reto navideño de fanarts D.I.S. 2014
Femenino Cantidad de envíos : 3106
Fecha de nacimiento : 21/01/1986
Edad : 31
Localización : chilena
Galeones Snarry : 93725
Fecha de inscripción : 22/06/2009

MensajeTema: Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 12. Guarda las apariencias   Mar Dic 22, 2009 7:24 am

12º Capítulo: Guarda las apariencias



Un carraspeo los sacó de su mundo de ensueño y Harry vio a Lucius por primera vez desde que llegaron a la mansión. Lo que le extrañó era que  estaba más pálido que de costumbre.
-No es por querer interrumpirlos, pero creo que Severus tiene algo muy importante que explicar -se acercó al bar que se encontraba en una de las esquinas- ¿Alguien quiere un Whisky? -ofreció, mientras se servía uno y bebía de golpe.
Harry abrió los ojos pasmado. Ver al patriarca de la familia Malfoy al borde de un ataque de nervios,  bebiendo a las seis de la tarde, no era cosa de todos los días.
-Yo sí, por favor -dijo Severus-. Y sírvele uno a Harry, creo que lo va a necesitar -llevó a su pareja de la mano y lo instó a sentarse en uno de los sillones, para luego acomodarse  junto a él-. Amor, tengo algo muy importante que contarte, pero quiero que estés lo más tranquilo posible.
-No me asustes,  por favor -le pidió, recibiendo el trago de manos del rubio. Este, luego de servirles a los dos hombres,  le ofreció uno a la mujer que estaba allí. Esta se negó.
-No amor, no te preocupes. Sólo bebe. Créeme que lo necesitaras -le pidió  un tanto preocupado por lo que pudiera pasar.
Harry tenía los ojos puestos en su pareja. Vio tanta determinación en esa mirada que sin poner mayor objeción tomó todo el contenido del vaso de un solo trago.
-Ahora sí ¿Me vas a decir que es lo que te pasa? -le pidió entre angustiado y ansioso.
-Bueno, no salí solo de Azkaban -eso prendió las alertas en Harry, ¿Qué quería decir, con que “no salió solo”?-. Cuando entré el primer día en ese lugar me llevé una terrible sorpresa con mi compañero de celda…
-Amor, estas dando demasiados rodeos -Harry lo cortó impaciente.
Lucius y María se mantenían completamente al margen de la situación. Eran meros espectadores de esa conversación.
-El día que entre en Azkaban me encerraron con un tipo de nombre Claud -vio que Harry arrugaba el entre cejo, sin entender la situación-. Ese no era su nombre -tenía que llevar las cosas por la mejor vía para no lastimar a su pareja-. Mi amor, quiero que estés tranquilo y respires…
-¡Por favor, Severus! Dime de una vez lo que está pasando -ya las ansias lo consumían.
-¡Es Black! -vio que Harry perdía el color del rostro y empezaba a negar con la cabeza- Es Sirius Black, pero no recuerda absolutamente nada.
Harry se puso de pie y se alejó de su pareja, como queriendo huir de las palabras del moreno.
- ¡Harry! -llamó María- ¿Puedo saber qué pasa? Se supone que ese hombre murió hace años -preguntó, preocupada por el posible colapso nervioso que pudiera sufrir su amigo.
La mujer había escuchado miles de historias con respecto al tal Sirius Black, y sabía que era el padrino de su amigo y que supuestamente había muerto la noche de la batalla en el ministerio, semanas antes de que Harry derrotara a Voldemort.
-¡Eso es imposible! -la mirada perdida de Harry se clavó en él- ¡Estas mintiendo! -le gritó a su pareja, y una descontrolada onda mágica, fue expedida de su cuerpo.
Las tres personas en la sala tuvieron que agacharse para no caer de espaldas por la fuerza de la explosión.
Severus se acercó rápidamente a su pareja y lo abrazó con fuerza.
-¡Amor! ¡Necesito que te calmes para que me entiendas! -le pedía sin soltarlo.
-¡No, por favor,  dime que pasa! -le suplicó, desesperado por el dolor que sentía en el pecho y el zumbido en sus oídos.
-Mi amor, Black perdió la memoria, no tiene idea de quien es -le dijo sentándolo en el suelo. Era mejor ahora, antes de cayera al piso por un colapso-. Déjame contarte. Pero tienes que mantener la calma -vio que Harry asentía y clavaba sus ojos en los suyos.


-Se encuentra a Severus Snape culpable de los delitos de abuso, pedofilia y violación de un menor de edad; y se le condena a permanecer en Azkaban por un periodo de 15 años y un día -dictaminó el mago, encargado de dar la sentencia.
Severus estaba impactado ¿Qué demonios había pasado? ¿Cómo que lo separarían de su niño por 15 años? ¡Merlín, esto debe ser un maldito sueño!
No se dio cuenta cuando lo sacaron del Ministerio de Magia, ni tampoco cuando pasó por entre los periodistas y reporteros que querían tener la exclusiva del caso Snape. No fue consciente de cuando llegaron a Azkaban.
-Esta será tu celda, Snape -le dijo un Auror, mientras lo arrojaba dentro sin ninguna ceremonia- ¡Ah! Y ten cuidado con tu compañero de celda, dicen que está loco -cerró el lugar luego de tirarle algunas ropas sobre uno de los catres que habían en el lugar-. Cámbiate para quemar lo que traes. No lo necesitarás en largo tiempo - se carcajeó mientras ser alejaba del lugar.
Se dejó caer en el catre y llevó sus manos a la cara, quería cubrir la desesperación que empezaba a inundar sus emociones.
¡Sólo dos semanas! ¡Dos semanas había durado su libertad junto a Harry! Su tiempo junto a él, luego de la derrota de Voldemort, había pasado como un fugaz soplo del viento. Todo lo que planearon, todos sus proyectos de matrimonio, todos sus sueños… todo se había extinguido en un abrir y cerrar de ojos.
-Así que ya no estaré solo -hablaron desde arriba. Su “compañero de celda” se dejó caer  y se paró junto a él-. Soy Claud, según me han dicho -Severus lo escuchaba, pero no pretendía ponerle la más mínima atención-. Según dicen soy un criminal,  y luego de escaparme de aquí tuve un accidente y perdí la memoria. Creo que casi enloquecí cuando me llamaron por mi nombre real, por lo que me dieron un nuevo nombre.
Severus no puso atención, pero algo en las palabras de ese sujeto le llamó la atención ¿Alguien más, aparte de Black, había logrado escapar de Azkaban? Levantó la mirada tratando de no pensar lo imposible.
Frente a él se encontraba un hombre de aspecto pétreo. Su cabello largo y negro caía por su cara, mezclándose con una espesa barba del mismo color. Pudo verle un parche en el ojo derecho; en el otro, que aparentemente estaba sano, el color azul no parecía tener vida.
Una terrible sensación se posó sobre el ¡No podía ser verdad!
-Black -vio que el hombre retrocedía.
-¡No digas mi nombre, desconocido, no sabes de lo que soy capaz! -trataba de escapar de las palabras de aquel sujeto.
Severus se puso de pie y se acercó a él.
-¡Mírame, Black, soy Snape, Severus Snape! -esto era increíble, no podía ser que Sirius Black estuviera vivo. Se supone que había muerto en el cuarto del velo ¿Por qué demonios estaba allí?
-¡Cállate! -le gritó alejándose- ¡Te dije que no me nombraras! -y golpeó su cabeza contra la muralla haciendo sangrar su frente.
Los guardias no tardaron en llegar y se lo llevaron. Le dijeron a Severus que no podía llamarlo por su nombre, ya que si lo hacía de nuevo era muy probable que enloqueciera del todo.


Severus mantenía abrazado a Harry, que estaba más tranquilo y lo escuchaba atentamente; lo mismo que los otros dos.
-Luego de eso no volvió a la celda hasta una semana después. Estaba demasiado sedado, así que sólo recordaba mi nombre. Tenía que tener mucho cuidado de no volverlo a alterar, y tampoco le podía hablar de nadie de afuera. Intuí que la reacción no sería buena y que quien lo puso ahí podría desaparecerlo si se veía descubierto.
-¿Por eso lo sacaste de Azkaban? -le preguntó Lucius, bebiendo su tercer vaso de Whisky. Había sido un impacto el ver a Black con vida en el despacho de su casa.
-Por eso y porque hay algo raro en todo lo que pasó -vio que los otros tres lo miraban expectantes- ¿Quién llevó a Black de vuelta a Azkaban? ¿Qué pretendían al dejarlo en el lugar, si se supone que había quedado absuelto de sus cargos? Alguien lo quería en Azkaban sin que nadie lo reconociera ni le ayudara a recuperar la memoria ¿Pero por qué?
-Ahora entiendo. Por eso no avisaste de él, para tratar de sacarlo -dedujo Lucius.
-¡Así es! Ahora que esta fuera podemos averiguar quién lo quería preso… ¿Por qué?...  Y sin arriesgar su vida -explicó como lo más normal del mundo.
-Quiero verlo -le dijo Harry-. Te prometo que no le diré nada. No lo llamaré por su nombre ni le diré el mío -casi le suplicaba.
-Está bien, pero espéranos aquí. Acaba de salir de su forma animaga y se está reponiendo en el despacho de Lucius.
-Hablando de eso ¿Cómo sacaste un perro de Azkaban? -le preguntó curioso.
-Bueno, le tuve que enseñar una forma animaga nueva -sonrió ante la cara que puso Harry-. La de una serpiente.
-Eres perverso -le dijo rodando los ojos-. Acabas de pisotear su espíritu Gryffindor.
Severus salió del salón y María se ubicó al lado de Harry para prevenir un colapso o algo parecido.
Minutos después apareció Severus. Detrás de él venía Claud, sin entender demasiado todo lo que estaba pasando allí. Severus le había dicho que era inocente de todo lo que le habían acusado, pero que por su bien tendría que escapar de Azkaban, para buscar ayuda por fuera.
Harry casi trastabilla al ver al hombre frente a él ¡Claro que era Sirius! Pero ahora sus miedos se hacían latentes ¿Quién tendría razones para encerar a Sirius? No siguió los rumbos de sus pensamientos, para utilizar toda su atención en el hombre que estaba frente a él.
-Mucho gusto, mi nombre es Claud -se presentó el moreno. Su apariencia dejaba mucho que desear. Sus cabellos sucios y tan largos que casi llegaba a sus muslos, la barba larga y mal cortada, su piel calcina  que no era nada comparada con la tersura recuperada después de un tiempo fuera de las paredes de Azkaban.
-Él es mi pareja -le dijo señalando a Harry-. Sabes que no te daré nombres para no alterar tus recuerdos -explicó al ver que pretendía preguntar-. Ella estuvo encargada de mis hijos y es amiga de mi amado -le señaló a María que se mantenía a un lado de Harry-. Y él es mi mejor amigo -le indicó a Lucius, quien volvía a tomar su trago de golpe.
- ¡Merlín! -Una exclamación llegó desde la puerta logrando que los cinco ahí reunidos voltearan a ver quién era.
Tres de ellos se paralizaron enseguida. Se imaginaron que la exclamación podía venir de Remus, pero nunca se esperaron ver a Draco junto al hombre.
Draco concentró su mirada en la persona que estaba junto a su padrino. Remus le había dicho que algo malo debía estar pasando;  su instinto,  sentía una energía  demasiado familiar, aparte de la de Severus, en la casa.
El rubio más joven no podía apartar su mirada de ese hombre. Era imposible. Trató de negar con la cabeza y retroceder, ¡No podía ser!  ¡Era Sirius! Su amor estaba en la sala de su mansión: vestido con ropas de Azkaban y parado como si nada. Iba a acercarse pero el miedo le paralizó… la respiración se atoró en su garganta y un zumbido insoportable  hizo eco en sus oídos… Todo muy rápido antes de  que lo negro invadiera sus ojos y cayera inconsciente en medio del salón.
Lucius llegó junto a su hijo y esposo, más rápido de lo que hubiera imaginado y detuvo la caída del menor.
-No digas nada. Es por su bien así que no digas absolutamente nada hasta que hable contigo -le dijo a Remus, que no apartaba la mirada del hombre junto a Severus.


Continuará…

flower  flower  flower  flower  flower  flower  flower


Siguiente capitulo
Capitulo anterior


Última edición por Majo-san el Jue Mayo 12, 2016 7:41 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1498
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100598
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 12. Guarda las apariencias   Lun Oct 08, 2012 9:01 pm

Woahhh k impresion...............>,< pobre draco a deber sido un shock impresionante
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Helen Black P
Duelista
Duelista
avatar

Maratón Junio 2014 [Reto de Fanfics]Renovación [Tú eliges cómo continuar] Juego 1 [Mejor posteador del mes] Mayo 2014 Maratón one shots D.I.S.2014 [Mejor posteador del mes]  Septiembre 2014 Juego del verano 2 Tú eliges cómo continuar 2
Femenino Cantidad de envíos : 557
Fecha de nacimiento : 02/07/1988
Edad : 29
Galeones Snarry : 25477
Fecha de inscripción : 23/12/2010

MensajeTema: Re: Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 12. Guarda las apariencias   Dom Sep 07, 2014 9:35 pm

Si yo estoy impresionada no se que es lo que estaría sintiendo Draco, Harry y Remus al ver a Sirius, en verdad es algo sorprendente, ahora la duda es quien quiere a Sirius en Azkaban
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 12. Guarda las apariencias   

Volver arriba Ir abajo
 
Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 12. Guarda las apariencias
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Majo-san-
Cambiar a: