La Mazmorra del Snarry


 
ÍndicePortalRegistrarseConectarseFacebook
Mejor posteadora de Enero: Nanndyta ¡¡Felicitaciones!!

Comparte | 
 

 Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 10. Amada libertad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Majo-san
Vencedor de Voldemort
Vencedor de Voldemort
avatar

Juego del verano 2 Juego del verano 1 Reto Feliz cumpleaños Harry 2014 Maraton Junio 2014 Reto Navidad 2015 FanArt Reto Fanart DIS 2015 Reto one shot DIS 2015 Reto navideño de fanarts D.I.S. 2014
Femenino Cantidad de envíos : 3106
Fecha de nacimiento : 21/01/1986
Edad : 31
Localización : chilena
Galeones Snarry : 93530
Fecha de inscripción : 22/06/2009

MensajeTema: Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 10. Amada libertad   Vie Dic 11, 2009 7:34 am

10º Capítulo: Amada libertad



El anciano juez del Wizengamot comenzó a hablar:
-Se presenta ante nosotros el reo Severus Snape, para revisar los cargos que lo llevaron a permanecer en Azkaban por un periodo de 15 años.
Todo el mundo tenía la vista puesta en él, y Harry junto a sus hijos ni siquiera respiraban.
El antiguo profesor de pociones, por su parte, estaba demasiado impaciente por lo que fuera a pasar, tanto aquí como afuera, ya que si salía libre (que era lo que su corazón más deseaba) no lo haría solo. Claud estaba escondido  estratégicamente entre sus ropas, en una postura un tanto incómoda, ya que entre los dos habían decidido que lo mejor sería que se transformara en una serpiente para poder sacarlo del lugar.
Salir de Azkaban había sido demasiado fácil. Cuando lo revisaron, antes de trasladarlo, la serpiente se había escondido en las rendijas de la pared; para luego escabullirse a través de las murallas y treparse al pantalón del mago, quedando adherido a su piel,  enrollado en sus tobillos. Era una falsa Coral de Formosa, reptil sumamente delgado, por lo que pasaba desapercibida sin ningún problema.
Habían tenido que trabajar mucho en la forma animaga del hombre, ya que debía mantenerla por muchas horas… las necesarias  para cubrir el tiempo que les llevaría el traslado al Ministerio y el juicio.
-Por favor,  continúe -pidió el Ministro de Magia.
-En primera instancia, el hombre que lleva por nombre Severus Snape Prince fue acusado de abuso de menores, pedofilia y violación; en contra de la persona de  Harry Potter, el cual era su alumno y por ende menor de edad… -comenzó a exponer.
Harry apretaba sus puños ante cada palabra, y no pudo evitar que las lágrimas se empezaran a agolpar en sus ojos.
Remus acariciaba el hombro de su esposo tratando de darle fuerzas. Sabía muy bien que su  amado se estaba controlando para no ponerse a maldecir a diestra y siniestra.
Los chicos se aguantaban de gritarles a esos idiotas que habían cometido el peor de los errores; pero por el momento no podían hacer nada.
-Se les tomó declaración a los tutores del menor Harry Potter: sus tíos y guardas, Petunia y Vernon Dursley…
Harry bufó ante eso. Los malditos sólo veían por ellos y nadie  más, nunca se preocuparon por él,  y  lo más probable es que les hubieran ofrecido una fuerte cantidad de dinero para que hablaran en contra de Severus.
-La declaración de los Dursley daba a conocer las extrañas visitas que hacía Severus Snape a su sobrino -siguió con su discurso-. Se les pidió que hicieran un perfil psicológico del hombre. Dijeron que a su parecer el acusado se presentaba como una persona abusiva y dominante, que no aceptaba un no por respuesta cuando ellos negaban  al menor, intentando  protegerlo de lo que pensaban era un acosador -los murmullos se empezaron a escuchar por el salón.
-¡Silencio! -pidió Kingsley Shacklebolt  tratando de que vuelva la calma- Por favor, señor Gratbolt, continué -volvió a dar pie a las palabras del fiscal.
-Se encontró a Severus Snape culpable de los delitos de violación y pedofilia en contra del menor Harry Potter, el cual se encontraba medicamente imposibilitado para declarar -Harry sólo negaba y escuchaba, ya llegaría su hora de hablar- por lo que se le sentenció a prisión preventiva de 15 años y un día en las celdas de Azkaban, con posibilidad de revisión del caso luego de pasado este plazo. Si la víctima confirma el delito  aporta nueva evidencia que de causal agravante, la condena deberá ser ampliada a Cadena Perpetua sin posibilidad de apelación…
El salón era un hervidero de murmullos. Todos estaban seguros de que el salvador del Mundo Mágico había ido a testificar en contra del acusado para hundirlo en la prisión.
-Se llama al estrado a Harry Potter -declaró  una bruja que al parecer sería la defensora del ex espía.
Harry se mantuvo tranquilo. Luego de besar las cabezas de sus hijos se dirigió al estrado.
Otra bruja se paró frente a él y lo hizo levantar la mano derecha  para el juramento  de rigor.
-¿Jura ante este estrado, y condenando su magia en el proceso, que sólo dirá la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad? -Preguntó la mujer.
-¡Lo juro! -dijo con voz fuerte y segura.
-Señor Harry Potter, ¿Se encuentra usted presente para atestiguar en contra del condenado Severus Snape? -Inquirió  el Ministro, sin dar pie a que la mujer empiece a interrogarlo.
Todas las miradas estaban puestas sobre Harry, al igual que la de éste estaba sobre los ojos de su amor.
-No.
Murmullo general. Los magos se preguntaban que rayos estaba haciendo el hombre.
-¡Silencio o desalojo la sala! -advirtió Shacklebolt- ¡Prosiga! -indicó a la mujer.
-Por favor su nombre completo y edad -pidió con paciencia.
Mientras, Kingsley aguardaba para nada sorprendido. La mujer que decepcionaba en la puerta le había contado de los chicos, y ya se imaginaba  lo que pasaría: una revelación  impactante y un posible dolor de cabeza.
-Harry James Potter Evans, 30 años -hablaba firmemente y sin demostrar las terribles ganas que tenía de salir de ese lugar  llevándose a su familia.
-Describa su relación con el condenado Severus Snape -pidió amablemente.
-Severus era, y espero que aún lo sea, mi pareja. Fue, es y será el hombre que más amo en mi vida… y del cual me separaron injustamente, sin pensar en mis sentimientos ni en todo lo que la guerra ya me había quitado -la gente estaba en silencio, escuchando impactados  las palabras del moreno-. Nos hicimos pareja mientras yo estaba en Hogwarts y él era mi profesor de pociones. Era  quien estaba protegiéndome de las garras de Voldemort, siendo espía para la Orden del Fénix y arriesgando su vida en cada encuentro con el Lord Oscuro -los murmullos empezaban a formarse en torno a las declaraciones.
-¿Dice que era pareja de Severus Snape? -preguntó otra persona del jurado.
-Así es -contestó firme.
-Podría  entonces explicarnos, con sus propias palabras ¿Por qué si lo amaba tanto, dejó que se le condenara por un crimen que no cometió? -la voz era gélida y trataba de agredir al moreno.
-No podía estar presente porque la noche que tomaron preso a Severus yo tuve un colapso mágico,  el cual me mantuvo en coma por cerca de tres días.
-¿Por qué no apeló a la sentencia luego de reaccionar? -preguntó una mujer, igual de rotunda que sus pares.
-Porque en ese momento me di cuenta de que no estaba solo -la gente empezó a susurrar por lo confuso del asunto.
-¿Podría especificar la situación en que se encontraba? -sugirió la defensora, con tono un poco más gentil que los demás.
-Poco después de despertar me enteré de que estaba embarazado ¡En mi vientre llevaba el fruto de mi amor con Severus! -un gran escándalo se desato en la sala.
-¡Orden, orden! -gritaba el ministro Shacklebolt, pero su voz no era más que un murmullo- ¡Silencio! -dictaminó con un sonorus para ser escuchado por todos- ¡Prosiga, señor Potter! -le indicó al moreno.
-Como decía… estaba embarazado. Nuestros hijos se encuentras hoy aquí en esta sala. Por culpa de los  idiotas que condenaron a Severus hace 15 años ellos recién lo conocerán. Por sus errores del  pasado, señorías, mis hijos  no tuvieron la oportunidad de crecer con su padre al lado. Se formaron sin una familia completa y yo, quien supuestamente los liberé y salvé de las garras de Voldemort, tuve que sobrevivir  lejos de mi pareja y criar a nuestros niños en soledad…
Ahora sí que Harry había explotado. Todos los años de angustia que vivió, y las penurias de un embarazo solitario, pasaban la factura y hacían  salir de su boca sentidas acusaciones contra los que habían mermado su familia
-Todos los que estuvieron presentes en el juicio de Severus, y lo condenaron, fueron participes de la  traición que se cometió contra nosotros. Severus fue y sigue siendo un Héroe de Guerra, y yo, como tantas veces me proclamaron, fui el niño-que-vivió-y-venció. Pero nada de eso sirvió para que abrieran los ojos y se dieran cuenta de la verdad ¡De que nos amábamos! Simplemente nos separaron injustamente.
La sala en pleno estaba en silencio. Nadie se atrevía a decir nada, porque no había nada que decir. Pero siempre hay voces hipócritas que difaman amparadas por la oscuridad.
-Entonces… Si estaba embarazado… ¡Quiere decir que el acto de violación contra un menor de edad si se logró! -a Harry esa voz le pareció terriblemente familiar, por lo que trato enfocar su mirada para averiguar quién había hablado. Con pesar se dio cuenta de que era quien menos esperaba.
-Lamento decirle, señorita Weasley, que no fue violación. Ya que mi relación con Severus Snape era aceptada por mi tutor legal, que no eran los señores Dursley debo añadir, sino más bien el profesor Remus Lupin, (ahora Malfoy) quien tenía pleno conocimiento de la misma y la cual apoya hasta el día de hoy… -vio como Remus asentía y sonreía ante sus palabras.
Ginny calló furiosa. Estaba entre el público y había elevado su voz víctima del despecho. Ron le informó de la aparición de Harry y ella había acudido al juicio esperando verlo, tratando de reanudar su supuesta relación con el hombre, pero su hermano no le había hablado en ningún momento de la existencia de los mocosos… Al escuchar las palabras del moreno, su corazón se llenó de ira.
-Si todo lo que dice es verdad ¿Por qué huyó y no luchó por la libertad del acusado luego de haber nacido sus hijos? -Cuestionó otra voz en el estrado. Era un mago del montón.
-Porque tenía miedo. Les temía a ustedes -la gente se extrañó de las palabras del hombre-. Tenía miedo de que me quitaran a mis bebés, lo único que me quedaba del hombre que amaba. Ya me había separado de Severus por ser menor de edad ¿Qué seguridad tenía yo, de que no hicieran lo mismo con mis hijos? Mil escenarios pasaron por mi cabeza. Y la idea de que nos mandaran nuevamente con los Dursley me aterraba. No por mí, sino por ellos; porque no quería que los trataran como esclavos, como insectos, que les maltrataran, que hicieran con ellos todo lo que hicieron conmigo -los murmullos se esparcieron por el lugar -. Al parecer no sabían que el salvador del Mundo Mágico tuvo una mierda de vida al lado de esas personas, porque ni siquiera los investigaron cuando tomaron en cuenta sus declaraciones -vio que una de las brujas del estrado iba a hablar por lo que alzó la voz, este era su momento y lo aprovecharía sin tapujos-. Severus me iba a sacar de ese infierno. Él se enfrentó a mis parientes para que me dejaran ir, y sin recurrir a la magia o cualquier artilugio que pusiera en riesgos sus vidas, pero ustedes apoyaron a mis verdugos y me quitaron la esperanza de ser amado, de vivir feliz y formar al fin mi propia familia.
Un largo silencio se mantuvo en la sala. Los magos del estrado sólo hablaban en voz baja, analizando los hechos, y tratando de llegar a una decisión que no los haga quedar como lo que eran: unos idiotas.
Shacklebolt miraba Harry y se alegraba de que estuviera a salvo. Le dolía el haber sido participe del daño que se le causó y esperaba remediarlo aunque sea en parte.
Los magos y brujas del jurado no sabían que hacer. Ellos, los más viejos en el puesto, habían condenado al hombre hace muchos años. Lo habían hecho pensando en que era lo mejor para el menor, pero ahora éste se paraba frente a ellos con un discurso impresionante y del cual se desprendía un odio sordo en su contra.
Luego de unos minutos los miembros del Wizengamot se acercaron al Ministro y le susurraron al oído. Luego volvieron a tomar asiento y Shacklebolt se puso de pie para dar el veredicto.
-En vista de lo declarado por la supuesta víctima; que conlleva a nueva y fundamental evidencia en este juicio; y tomando en consideración la presencia viva que apoya este testimonio -posó su mirada en los tres muchachitos sentados junto al matrimonio Malfoy, que se mantenían tranquilos aunque era evidente su nerviosismo -Se declara al acusado Severus Snape Prince ¡Inocente de todos los cargos! Se ordena su liberación inmediata y una compensación monetaria para él y sus descendientes, por los daños y perjuicios causados en estos años de encarcelamiento. ¡He dicho!
Harry no pudo evitar cubrirse la cara con las manos y dejar ir las lágrimas que tanto tiempo mantuvo guardadas.
El Auror que mantenía preso a Severus le quitó las esposas que restringían su magia.
Los chicos querían correr hacia sus padres, pero María los detuvo un momento y les guiñó un ojo.
Harry no podía dejar de sollozar, hasta que unos brazos lo rodearon y pudo al fin aferrarse a su amado, quien ahora lo tenía fuertemente agarrado, como queriendo fundirse con él y evitar que cualquier cosa los separara.
-¡Oh, Merlín! -pronunció el moreno, abrazado a Severus con todas sus fuerzas -Mi amor ¡No me sueltes!  Por favor, no me dejes… porque si lo haces no seré capaz de respirar de nuevo -añadió,  mirando aquellos los ojos con los que soñó por tantos años.
-No pienso soltarte, Harry, no te perderé de nuevo -le dijo Snape, cortando la distancia y besando sus labios de manera casi salvaje-¡Merlín, necesitaba de tus besos! -volvió a besarlo, probando el sabor salado de las lágrimas que luego de bajar por sus mejillas  encallaban en sus labios, dándoles un gustillo casi mágico -Necesitaba de tu aroma, de tu cuerpo, de ti… -recorrió con sus labios todo su rostro, mientras Harry se mantenía con los ojos cerrados disfrutando de la sensación.
-Severus, mi amor, mi vida… -su corazón se aceleraba a cada paso, hasta que su conciencia lo abandonó por completo y cayó exánime.
-¿Harry? -Severus vio como el cuerpo de su amado quedaba laxo en sus brazos- ¡Harry! ¡Harry! -lo llamaba, pero el moreno no respondía. Estaba comenzando a desesperarse cuando sintió una mano sobre su hombro.
-No se preocupe, Señor Snape. Es el exceso de emociones -dijo suavemente una mujer a su lado-. Sólo se trata de un desmayo.
Severus se quedó contemplando el cuerpo que tenía entre los brazos. La sensación era maravillosa y no la cambiaría por nada.
-¿Padre? -preguntó una voz tímida a sus espaldas.
Casi con temor volteo la cabeza para encontrarse a tres adolescentes que lo miraban fijamente:
-Bienvenido  a casa -dijo el más bajito.

Continuará...

Sigueinte capitulo
Capitulo anterior


Última edición por Majo-san el Jue Mayo 12, 2016 7:43 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Yuki Fer
Buscador de Quidditch
Buscador de Quidditch
avatar

Mejor posteador del mes  (Mayo 2015) Yo entré-Mes del amor [Mejor posteador del mes] Enero 2015 [Mejor posteador del mes] Junio 2014 Yo entré-Vacaciones 2015 Juego lechuza chismosa-D.I.S 2015 Juego Yo entré-D.I.S 2015 Juego palabras hechizadas DIS 2015
Femenino Cantidad de envíos : 1484
Fecha de nacimiento : 07/04/1992
Edad : 25
Galeones Snarry : 100334
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 10. Amada libertad   Lun Oct 08, 2012 8:25 pm

woah este cap me saco unas cuantas lagrimas k conmovedor....pero realmente una compensasion monetaria no reapara el daño hecho...u_u
Volver arriba Ir abajo
http://yukif.livejournal.com/
Helen Black P
Duelista
Duelista
avatar

Maratón Junio 2014 [Reto de Fanfics]Renovación [Tú eliges cómo continuar] Juego 1 [Mejor posteador del mes] Mayo 2014 Maratón one shots D.I.S.2014 [Mejor posteador del mes]  Septiembre 2014 Juego del verano 2 Tú eliges cómo continuar 2
Femenino Cantidad de envíos : 557
Fecha de nacimiento : 02/07/1988
Edad : 29
Galeones Snarry : 25282
Fecha de inscripción : 23/12/2010

MensajeTema: Re: Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 10. Amada libertad   Dom Sep 07, 2014 7:47 pm

Pobre Harry fueron muchas emociones en muy poco tiempo, por fin podrán estar juntos ahora solo falta que los otros no los lastimen y puedan ser felices Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 10. Amada libertad   

Volver arriba Ir abajo
 
Salvaje, Valiente y Dulce. Capítulo 10. Amada libertad
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mazmorra del Snarry :: Biblioteca de la Mazmorra :: Fanfics Snarry :: Fanfics de Majo-san-
Cambiar a: